El anuncio de la ministra Soledad Acuña: “Ahora la docencia va a ser una carrera universitaria”

Tras el lanzamiento de la reforma Secundaria del Futuro, la ministra de Educación porteña comunicó un proyecto de ley para la creación de la Universidad de Formación Docente de la Ciudad de Buenos Aires.

Soledad Acuña, ministra de educación porteña. Foto: Julio Ruíz/GENTE
Soledad Acuña, ministra de educación porteña. Foto: Julio Ruíz/GENTE

Desde su oficina en el edificio de Paseo Colón al 200, donde cuelgan varios mapas de la Ciudad de Buenos Aires en los que marca con chinches cada escuela que va visitando, la ministra de Educación porteña Soledad Acuña (42) hace un balance del 2017.

Dice que fue un año “movido” y no es para menos: además de hacerles frente a las críticas por las reforma “Secundaria del Futuro” (N. de la R.: Propone, entre otras cosas, pasantías para los alumnos de 5º año), Acuña debió lidiar con tomas de colegios y amenazas de bomba.

Sobre estas últimas asegura: “Simbolizan lo poco que significa la escuela para los chicos. Con esos llamados nos están diciendo: ‘No quiero ir a ese lugar’”. Hace una pausa y la ministra reflexiona: “Está bien que se expresen. El problema somos los adultos, que no les mostramos las consecuencias de hacer una broma de ese tipo”.

La ministra de educación porteña junto a los mapas en donde marca los colegios que visita. Foto: Julio Ruíz/GENTE
La ministra de educación porteña junto a los mapas en donde marca los colegios que visita. Foto: Julio Ruíz/GENTE

–¿Por qué piensa que hay alumnos a los que no les interesa la escuela?
–No podemos depositar todo en ellos. Nosotros también tenemos una responsabilidad en esto. Los chicos ya no saben de qué manera decirnos que la escuela de hoy no les sirve. Si hacemos oídos sordos y no nos proponemos repensar la educación, no estamos dándoles lo que necesitan.

–Si la escuela de hoy no sirve, ¿por qué hubo tanta polémica en torno a la reforma Secundaria del Futuro?
–El modelo actual de los colegios secundarios tiene 150 años. Fue pensado por Domingo Faustino Sarmiento cuando creó la escuela pública, con el objetivo de homogeneizar a la población para crear una Nación. Hoy, en cambio, necesitamos una escuela que entienda las diferencias y apunte a que cada chico pueda desarrollar su potencial. Mover un siglo y medio de estructura no es fácil y genera mucho ruido. No nos asusta, porque es el ruido del movimiento.

–¿Los docentes están a favor de este cambio?
–Como cualquier persona en su profesión, ellos quieren que su trabajo tenga buenos resultados. Al principio sintieron algo de temor, pero con el tiempo se fueron dando cuenta de que si no modificaban la forma de explicar los temas o no incorporaban la tecnología al aula, los chicos demostraban poco interés. Ahora, todos coinciden en que este cambio era necesario. Aun así, nuestra principal preocupación siguen siendo los docentes: hay un déficit de maestros en la Ciudad. Es un problema muy grande, porque ninguna de estas transformaciones puede llevarse a cabo sin ellos.

–¿Tiene que ver con los salarios?
–En absoluto. Hoy, un joven recién recibido de maestro, sin antigüedad, empieza ganando 28.500 pesos en mano por siete horas de trabajo.

–¿Entonces?
–El rol del docente está muy desvalorizado. Durante los últimos años, hemos sido testigos de cómo cualquiera cree que puede desautorizar a un maestro. Me refiero a madres y padres que cuestionan cómo evalúan a sus hijos o la manera en que enseñan algún contenido curricular. Ni hablar de las situaciones de violencia, cada vez más frecuentes. Por eso, presentamos un proyecto en la Legislatura para crear una Universidad del Docente. Además de pública y gratuita, va a ser la primera que dependerá de la Ciudad. Las que hay actualmente son nacionales o privadas, y ninguna ofrece la carrera de docente.

–¿Cree que eso va a otorgarle más prestigio a la profesión?
–En nuestra idiosincrasia, el título tiene un peso muy importante. Toda mamá o papá quiere que su hijo llegue al máximo nivel educativo, y eso es a través de la Universidad. Buscamos darle a la carrera todos los contenidos necesarios para que ser docente sea la aspiración de cualquier persona, como lo era en otra época.

–¿Cómo planean llevarlo a cabo?
–Hoy tenemos 29 institutos de formación distribuidos por toda la Ciudad. La idea es unificarlos en una sola oferta, de grado universitario. Es una reforma de fondo. Busca transformar la formación docente y va de la mano con lo que plantean los especialistas que analizan el impacto de la tecnología en el futuro. Si bien hay muchas cosas que no pueden predecir, todos coinciden en que maestros van a hacer falta siempre. Es una de las profesiones del futuro.

Por Flor Illbele

LEA MÁS:
Madres de Malvinas: “Hace 35 años que esperábamos este reconocimiento”
Las peleas mediáticas: “Todo aquello fue algo bizarro que me tocó vivir”
Las fotos de los famosos, invitados y momentos del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata