Recién nacidos: ¿Qué es la Vérnix caseosa, esa capa blanca que los recubre?

Tiene múltiples beneficios que le otorga a la piel del bebé. Enterate cuáles.

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Recién nacido, la capa blanquecina y grasosa llamada Vérnix caseosa o unto sebáceo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

Al nacer, los bebés generalmente están cubiertos por una capa blanquecina y grasosa, muy claramente visible. La obstetra Ángela Gómez, explica que se trata de la denominada Vérnix caseosa -o unto sebáceo-, una capa protectora que cubre la piel del bebé desde el cuarto mes de gestación, y lo acompaña hasta el nacimiento.

Protectora interna

La médica cuenta que la Vérnix caseosa está compuesta por múltiples sustancias, proteínas y grasas producidas en parte por las glándulas sebáceas del bebé que la depositan en la superficie y a la que se agregan pelos y células amnióticas.

Dice que son muchas las funciones que se han sugerido con respecto a ella dentro del vientre materno. Una de ellas, es que mantiene la piel bien hidratada, especialmente entre los cinco y siete meses de gestación, cuando la piel todavía está madurando.

Protectora externa

La Vérnix caseosa tiene funciones sobre la piel del recién nacido:

*Se cree que impediría la pérdida de agua a través de la piel inmadura, especialmente en bebés muy prematuros, ayudándolos por lo tanto a mantener su temperatura corporal.

*Como sabemos, la piel es nuestro órgano protector más extenso y es el que convive y nos relaciona con el medioambiente externo inclusive recibiendo impactos perjudiciales (rayos solares, tóxicos, residuos producto de reacciones químicas del propio cuerpo, etc.).

Para ello presenta barreras -entre las que se cuentan sustancias llamadas antioxidantes- y mantiene un medio ambiente ácido en el que los gérmenes no pueden crecer con comodidad. A eso llamamos acidez.

Dice que la piel al nacer, se ve sometida a ese estrés oxidativo importante (impacto medioambiental: el aire que nos rodea día a día, el sol, etc.), dado por el entorno. Como dijimos la piel adulta tiene antioxidantes internos como la vitamina E para prevenir o disminuir los daños de esas sustancias que nos rodean diariamente, esta vitamina fue encontrada también en la Vérnix caseosa.

“Por lo tanto, la acidificación natural que va a desarrollar la piel del bebé a partir del nacimiento hasta alcanzar su desarrollo final, se sabe, lo hace más tempranamente en presencia de la Vérnix que en su ausencia”, sostiene.

Por más tiempo

“Lo que la Vérnix hace, es mantener la superficie corporal con una acidez que impide el desarrollo de gérmenes. Asimismo tiene proteínas antimicrobianas que impedirían el acceso a infecciones a través de la misma dentro de la panza de la mamá y prevendrían la contaminación de la piel luego del nacimiento”, explica la Dra. Gómez, quien opina entonces, que sería ideal que el recién nacido permaneciera lo más posible con esta capa cremosa, sin retirarla, permitiéndole a su piel adaptarse más naturalmente en sus primeros días de vida.

Por Paula Germino / Asesora: Dra. Ángela Gómez, obstetra del Hospital Pirovano, M.N: 70.364.

SEGUÍ LEYENDO

Si tu bebé tiene el lagrimal tapado, seguí estos consejos

Cuidados posparto: cómo frenar la caída del pelo

¿Tu recién nacido transpira?: cómo vestirlo en época de calor

Por qué es tan habitual en los bebés. Un especialista brinda los claves para ayudarlos a regular la temperatura

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Observar a nuestro bebé abrigado y calentito nos reconforta y nos parece lo ideal. Sin embargo, en reiteradas ocasiones cuando lo alzamos podemos llegar a sentir su nuquita o espalda transpirada, o por ejemplo cuando lo cambiamos, percibimos sus pies o manos con sudor. “¿Tendrá fiebre?”,enseguida pensamos, aunque su frente no esté caliente ni su carita demuestre malestar.

Aprender a regular

Según la pediatra Lucila Fernie, al igual que los adultos, los bebés transpiran cuando su cuerpo comienza a perder calor. “Al aumentar la temperatura corporal se genera una dilatación de los vasos sanguíneos superficiales, y esto facilita el mecanismo de traspiración”, explica la médica, quien también comenta que esto les ocurre con mayor frecuencia que a nosotros, porque todavía no son capaces de regular correctamente su temperatura corporal. “Y cuanto más pequeño el niño, menos capacidad de regularla. Por eso siempre se les recomienda a los padres que si un recién nacido impresiona tener fiebre, primero se le quite la ropa y luego de media hora se le vuelva a controlar su temperatura, ya que podría estar sobreabrigado”, agrega.

En exceso

Sí, esa es la clave. No sobreabrigarlo. “Al no sobreabrigarlo va a transpirar lo normal. Todos tenemos una sudoración normal, en algunos se nota mas y en otros menos. El problema no es transpirar, sino el exceso de calor corporal que hace que el bebé transpire en forma exagerada y pierda de esta forma líquido que su cuerpo necesita y que lo puede llevar a la deshidratación”, explica la médica. Dice que para bajar la temperatura lo ideal es:

*Sacarle la ropa

*Bañarlo reiteradas veces con agua fresca o mojarle la cabeza

*Cambiarle la ropa si está sudada

*Ofrecerle pecho más seguido si amamanta o agua para asegurarnos de evitar la deshidratación.

Mejor prevenir….

Existen varias maneras de evitar que el bebé llegue a levantar su temperatura. La pediatra recomienda:

*Sé muy cuidadosa con la temperatura del ambiente en el que está el bebé. Si es muy alta, le generará aumento de la temperatura corporal, y por ende va a transpirar.

*No lo expongas en forma directa al sol.

*No lo dejes en lugares muy encerrados como puede ser un auto cerrado.

Por suerte, la profesional cuenta que a partir de los 2 o 3 meses el bebé comienza a regular mejor su temperatura, “mecanismo que madura hacia los 18 a 20 mes de vida”, agrega.

Vestimenta adecuada

La Dra. Fernie recomienda:

Para el día: Una buena regla para controlar su sudor, es poniéndole sólo una prenda más que cualquier adulto, siempre y cuando no haga calor. En ese caso se lo debe mantener desabrigado ya que el bebé va a sentir el mismo calor que sentimos nosotros.

Para la noche: Para dormir recomienda ponerle al bebé la ropa necesaria para estar abrigado, sin tomar en cuenta la manta, ya que los bebés se mueven y se destapan por lo que corren riesgo de enfriarse.

“Lo que hay que tener en cuenta es que el bebé no tiene la capacidad de sacarse ropa por sí solo y su forma de expresar que tiene calor es a través de la irritabilidad”, concluye la médica.

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

¿Sabías que…

… las zonas del cuerpo con mayor superficie corporal tienden a perder más temperatura? Por eso en los bebés, gran parte de la transpiración se da en la zona de la cabeza.

… habitualmente el sudor del bebé no tiene olor fuerte o desagradable? De ser así, consultalo con tu pediatra de cabecera.

Por Paula Germino / Asesoró: Dra. Lucila Fernie, pediatra, jefa del servicio de pediatría del Hospital Británico, M.N 87.929.

 

LEA MÁS:

Los 7 miedos más comunes de las madres primerizas

Dar la teta hace bien: averiguá por qué