Después de sus polémicas frases, Charly García aclara: “Lo que dije del autotune no fue contra las mujeres ni contra el trap”

GENTE acompañó a García desde la salida de su casa hacia la ceremonia de los Gardel en el CCK. El músico habló en exclusiva, después de la repercusión de sus dichos acerca de su pedido de prohibición del célebre afinador automático de voz, que generó descontento en el colectivo feminista y la música urbana.

En el camarín improvisado del primer piso del ex Correo, Carlos García Moreno celebra haber ganado por tercera vez consecutiva el Oro –el último lo recibió quince años atrás– por el Album del Año (Random), con el que sumó seis galardones. Vio la premiación desde su bunker: sólo salió para recibir el premio mayor. (Foto Diego Soldini/GENTE)
En el camarín improvisado del primer piso del ex Correo, Carlos García Moreno celebra haber ganado por tercera vez consecutiva el Oro –el último lo recibió quince años atrás– por el Album del Año (Random), con el que sumó seis galardones. Vio la premiación desde su bunker: sólo salió para recibir el premio mayor. (Foto Diego Soldini/GENTE)

El martes 29 fue la gran noche de Charly García (66). Con Random se llevó el Gardel de Oro (por el Album del Año) y se impuso también en las categorías Ingeniería de Grabación, Mejor Album Artista Masculino de Rock, Mejor Diseño de Portada, Producción del Año y Mejor Clip (Lluvia).

Palito Ortega, su gran amigo, le entrega el premio a Charly García (Foto Diego Soldini/GENTE)
Palito Ortega, su gran amigo, le entrega el premio a Charly García (Foto Diego Soldini/GENTE)

En una premiación en la que los hombres doblaron a las mujeres en cantidad de galardones, el ex Sui Generis le dedicó el premio máximo –entregado por su amigo Palito Ortega– a Gardel, María Gabriela Epumer y a Gustavo Cerati, entre otros, y cerró con un pedido: “Hay que prohibir el autotune”.

Charly García rumbo a los premios Gardel. (Foto Diego Soldini/GENTE)
Charly García rumbo a los premios Gardel. (Foto Diego Soldini/GENTE)

Un rato antes se había presentado en el stage Duki, fenómeno del trap –género que utiliza el autotune como parte de sus producciones sonoras– con millones de views en YouTube, y todos pensaron que su discurso podía hacer referencia a él.

Luego de la entrega de premios, en charla con Clarín, García dijo algo que enfureció a las mujeres: “Cualquier pendeja va a un estudio de grabación, le muestra el culo a un productor y la contrata. Eso es el autotune”. GENTE tuvo su palabra después de la polémica.

–A Clarín le dijiste que el autotune era algo con lo que las mujeres seducían a un productor y así hacían música. Muchos hombres lo usan también, como Duki, que cantó en la ceremonia.

Fue una humorada decir que hay que prohibirlo. La primera que lo usó bien usado fue Cher, una mujer. Yo dije que hoy no importa si podés cantar o no. No tengo nada en contra de la tecnología, las mujeres o el trap… Sólo quise decir que la música queda emparchada como un Frankenstein y no importa la inspiración. El autotune sólo distorsiona la voz: no está pensado en quién lo va a usar, así que es igual para hombres y mujeres. Simplemente quise significar que así puede cantar cualquiera.

Charly García recibe el afecto de la gente. (Foto Diego Soldini/GENTE)
Charly García recibe el afecto de la gente. (Foto Diego Soldini/GENTE)

–¿Te sorprendió llevarte todo?

–Yo estaba expectante. El anterior me lo había ganado en 2003, y aunque me reconocieron un poco tarde, nunca es tarde. Además, me lo entregó Palito. Lo sospechaba, pero fue una sorpresa. Además de sacarme de una clínica, se ganó el cielo. Como sabés, lo escuchaba de chico y fue mi referente pop durante mucho tiempo. Realmente sentí muy buena onda de todos. Otras veces noté envidia y egos; ahora nadie se me tiró en contra.

Por Karina Noriega.

SEGUÍ LEYENDO:
Conocé a Daniela Rendon, la despampanante mujer de Franco Armani y la favorita de Sol Pérez

Diez datos desconocidos sobre Francesc Orella, el intérprete de Merlí

Donald Glover, es el Donald más googleado gracias a su rapeo como Childish Gambino ¡Crack!