Más amor de verano: claves para recuperar la pasión durante las vacaciones

El paisaje ideal. Tiempo libre. Relax. El momento perfecto. Las horas interminables. Sí, estas vacaciones pueden ser el viaje soñado para recuperar la pasión. Preparate para disfrutar en pareja como la primera vez.

#parati-news-vacaciones-en-pareja
Claves para recuperar la pasión durante las vacaciones

Inspirarse en un bolero cantado por Luis Miguel. O en la postal de una playa paradisíaca. O, simplemente, en la necesidad de recuperar la pasión de la pareja.

Todas las opciones son válidas si nos movilizan para hacer realidad la necesidad de rescatar la intimidad, volver a encender la pasión y las ganas de estar juntos. Porque, seamos sinceras: la rutina puede aplacar al amor.

El trabajo, la casa, los hijos, el perro, la economía y las preocupaciones lógicas de la vida hacen que muchas veces no tengamos el tiempo ni la energía para que el amor de la pareja se mantenga intacto.

“En el día a día sucede que si ambos trabajan y tienen hijos, el tiempo de calidad se resume a llegar a casa después de un largo día de trabajo, cenar juntos e irse a dormir, sin compartir mucho más, casi sin hablar”, dice la licenciada en psicología Cynthia Zaiatz, jefa de Psicología del Sanatorio Modelo de Caseros.

Y agrega: “De esta forma, cuando llegan las vacaciones los integrantes de esta pareja pueden haberse convertido casi en dos desconocidos que lo único que tienen en común es a sus seres queridos más que el uno al otro”.

Sin embargo, es posible desempolvar la pasión. Sólo hace falta trabajar en eso. Y las vacaciones pueden ofrecer un plus para que todo salga de maravillas.

Claro que es posible recuperar el vínculo de pareja estando de vacaciones”, asegura el Dr. Marcelo Suárez, especialista en Medicina Interna y médico clínico. “Cualquier ámbito lo es, pero ese momento del año en el cual nos dedicamos a descansar y recargar pilas, ofrece condimentos que no suelen aparecer en otro”, agrega.

Entonces, ¿cómo hacemos?

x Planificar, hacer pactos de a dos. “Se debería empezar por planificar un viaje que satisfaga a ambos, no necesariamente el romanticismo se expresa con velitas y lugares armados como set de película de Hollywood. A veces el viaje aventura es erotizante. Pero insisto, es relevante que ambos compartan una idea”, comenta Suárez.

Por su parte, la licenciada Beatriz Goldberg, especialista en Psicología Clínica, coincide en que no siempre es bueno idealizar: “Las vacaciones en pareja se piensan como un momento ideal, donde se está todo el tiempo juntos y bien, como en una película. Y puede pasar que uno viaje a un lugar paradisíaco en el que esté todo resuelto. Pero también existen esas vacaciones donde hay mucho para hacer y hay que lidiar con otras ocupaciones.

Entonces, es conveniente ponerse de acuerdo antes de salir: por ejemplo, a qué hora vamos a ir a la playa, dónde haremos las compras, si vamos a cenar afuera todos los días, etc.”, enfatiza. La psicóloga afirma que la importancia de hacer acuerdos previos se relaciona con la empatía, con el pensar en el otro y con el cuidado del vínculo.

x Comunicarse, y no sólo con palabras. “En la pareja debe haber diálogo y respeto, eso es primordial”, afirma Goldberg. Y agrega: “Si se toman con humor ciertas cosas, y se pacta y se interactúa con el otro, teniendo momentos en común, pero sin dejar de lado la individualidad, seguramente el vínculo se verá fortalecido”.

La psicóloga, experta en crisis vitales de pareja, afirma que cada relación tiene su contrato, pero que en reglas generales no se debe obligar al otro a hacer lo que uno quiere. “Es ideal preguntar al otro qué fantasías le gustaría cumplir y trabajar en la concreción de las mismas. La intimidad también se nutre de todos los momentos vividos a lo largo del día”, agrega.

Para la licenciada Zaiatz, lo principal pasa por no tratar de imponerse, especialmente si surgen discusiones: “Para solucionar problemas de pareja, primero es necesario resolver los propios. No tratar de imponer ideas; antes que tener razón, elegir ser feliz. En las discusiones de pareja nunca hay ganadores, y no son más que un laberinto que conduce a la nada.

No enfocarse en los conflictos, sino en el amor que los llevó hasta allí. Cuando empieza una discusión, intentar no enojarse, acordarse de que de las palabras hirientes no se vuelve fácilmente atrás. La violencia verbal aleja el amor. Aprender a pedir perdón no es una debilidad, sino una fortaleza, y cuanto más rápido se haga, mejor”, dice.

x Conectarse de manera profunda. Una vez que nos instalamos en el lugar soñado, que ya hicimos pactos de pareja, dividiendo las tareas y poniéndonos de acuerdo en qué haremos, comencemos a fortalecer el vínculo estando juntos. Y en el minuto a minuto serán necesarias otras tareas: “Obviamente, deshacerse de todos los distractores (celulares, notebooks)”, recomienda el Dr. Suárez.

Y continúa: “Proponerse estar totalmente, es decir: conectarse con uno mismo y con el otro. Es importante saber que de esa manera van a aparecer situaciones genuinas propias y de pareja. Respecto a las actividades, creo que también se debería evaluar la opción de hacer cosas por separado, ya que es inevitable que se elijan actividades diferentes y hacerlas es bueno porque ambos sienten que pueden compartir, aun sin hacerlo literalmente”.

xBajar las expectativas sin quitar el romanticismo. En opinión de Zaiatz, el hecho de tener las expectativas elevadas nunca es bueno para ninguna situación, ya que puede resultar que fantasía y realidad no vayan de la mano. “Por ejemplo, si imaginamos cenas a la luz de las velas con hermosos paisajes y eso luego no sucede, puede generar una gran frustración. Lo ideal es esperar que, en parte, el viaje nos sorprenda. No pensar de antemano qué es lo que podría pasar sino dejar que las cosas se vayan generando sobre la marcha; de esta manera nuestra propia fantasía no nos jugará una mala pasada”, agrega la psicóloga.

En cuanto a los encuentros íntimos, Suárez opina que el sexo no se programa, aparece: “Se puede armar el escenario adecuado pero, insisto, tienen que compartirlo ambos. Es un buen momento para ‘ser’ profundamente y manifestar los gustos sinceros; de esa forma todo sucede”.

x Cuidar la intimidad. Si deseamos fortalecer la pareja y reavivar la llama del amor, debemos procurar de pasión y no boicotearnos. “Puede pasar que planeamos salidas con otras parejas o familiares y llegamos muy cansados, sin ganas de nada más que dormir”, dice Goldberg.

“Es importante no descuidar esos instantes de gloria para la pareja, como son los encuentros sexuales. Si se arman salidas, ¡perfecto! Pero estemos atentos a mimar al otro, a comunicarnos con miradas cómplices o con mensajes de whatsapp que anticipen el momento que van a vivir al estar solos y en el cuarto”.

La sexóloga Alessandra Rampolla recomienda disfrutar de la previa con “masajes sensuales”. Dice en su libro Sexo, ¿y ahora qué hago? (Sudamericana): “Con el término ‘masaje sensual’ me refiero a un masaje extenso, lánguido y erótico, que incluya desnudez y caricias íntimas, no el tipo de masaje utilizado para deshacernos de tensiones y dolores corporales. Es una hermosa manera de comunicar el amor y relacionar los cuerpos. Lo que sigue a este contacto es aún mucho mejor”.

x Solos es mejor. ¿Qué hacer en caso de no tener dónde dejar a los chicos? ¿Es posible vivir vacaciones románticas con hijos incluidos? “Las vacaciones románticas son sin chicos, se planifican en base a las necesidades de cada uno, que no tienen que ver con las de los hijos”, opina Suárez.

Y agrega: “Las vacaciones con los hijos son familiares e imposibilitan muchas opciones de conexión entre padres. En caso de no poder dejarlos, la pareja tendrá que armar algo que los conecte cuando salgan o se vayan a dormir, o bien la famosa cena o compartir un trago y música que les recuerde momentos sublimes. Si son imposibles las vacaciones solos, los deseos se transformarán en salidas románticas durante el resto del año. Pero nunca descuiden la posibilidad de realizarlas”.

texto FABIANA POLINELLI fotos 123RF

SEGUÍ LEYENDO:

Dieta playera: plan semanal para no volver de las vacaciones con kilos de más

Divino botón: no se esconden y se adueñan de los vestidos

Volver sin que lo llamen

Él (ella) se fue hace tiempo y sin explicación. Pero de vez en cuando asoma, atisba, otea, te likea, te arroba, te postear con sorprendente regularidad. ¿Lo/a dejamos entrar?

nos ellos 28-9 - 20180928

Volver sin que lo llamen

por QUENA STRAUSS, periodista

Se fugó. Se deshizo. Alguna vez te rondó, te moscardoneó con insistencia y hasta llegaron a tener esa imprecisa forma de intimidad llamada “algo”. Pero un día, al más puro estilo Drácula a la salida del sol, el tipo se deconstruyó, se hizo humo, no lo viste más. Desapareció de las redes (cuando no hizo algo aún más berreta como bloquearte) y no supiste más de su augusta persona. Pero también eso ya es historia, porque en las últimas semanas y sin previo aviso el ex ha vuelto a encarnar. Te asoma, te likea, te da “toques”.

Primero fue volver a seguirte en Twitter, después un estúpido “Holis” en el Messenger y, finalmente, un pedido formal de “amistad” en Facebook junto con piropos y comentarios supuestamente floridos en Instagram.

La duda: ignorar, repeler o dar bola pura y exclusivamente para hacerlo pisar el palito, dejar que se enganche y, ahí sí, despacharlo de una patada. Todo depende de lo que haya representado realmente para vos. Si no fue más que un aperitivo sexy, dejalo regresar que el saludo, un vaso y un revolcón no se le niega a nadie. Ahora, si realmente te importó y todavía lo estás odiando por eso que te hizo, ni lo dudes: abrile las puertas de par en par y, cuando gane confianza, armá una cita y retirate sin dejar que te toque un pelo. Y después otra, y otra más. A cada una andá más despechugada y salerosa, y utilizá la cuchara para reprimir cualquier intento de digitación de su parte. A la cuarta, ni vayas. Desaparecé vos también y disfrutá desde la comodidad de tu casa la humillación que cabe a todo aquel que se va sin que lo echen y vuelve sin que lo llamen.

La media vuelta

por LUIS BUERO, periodista

ilustración VERÓNICA PALMIERI

Mi abuela solía decir: “quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen”. Pero no siempre es así cuando se trata de una mujer. Porque cuando a ella el tipo ya no le dilata la pupila y no lo quiere más, lo abandona para siempre y no regresa. Ahora imaginemos, hermana lectora, que la muchacha o señora quiso separarse en un momento de confusión (psicológica, hormonal) y ahora lo busca para volver. ¿Debería él darle una segunda chance a esta persona?

Casos en los que no conviene:

x si la señorita “te puso los cuernos” en su despedida anterior, porque vas a recordárselo siempre. El narcisismo herido no prescribe.

x Si la convivencia diaria que los unía era más tóxica y mortal que el monóxido de carbono.

x Si la razón de la separación fueron los injustificados celos de ella o tuyos, mejor iniciar terapia urgente antes de reincidir.

x Si la que te dejó libre llevaba siempre a su mamá adosada a la espalda como una mochila: ¿para qué recuperar ese combo que incluye a una suegra metida y autoritaria?

Casos en los que sí conviene aceptarla de nuevo:

x si la extrañás mucho, seguís enamorado de ella y desde que se fue bajaste 20 kilos, no te bañás ni cambiás las sábanas y dormís siempre vestido.

x Si soñás con ella todas las noches y en sueños se te aparece como esposa, hermana, madre, amante o Dios.

x Si sentís que vivieron una gran relación, armoniosa e intentarlo de nuevo puede ser una gran oportunidad.

x Si al abrir la boca la nombrás siempre… Pero bueno, si no se dan estos casos te conviene dar la media vuelta, como canta Luis Miguel, y asunto terminado.

SEGUÍ LEYENDO:
Para vos, machirulo: 10 cosas que debe saber tu amigo machista

Alessandra Rampolla: “Son muchas las mujeres que se acercan para decirme que tienen más ganas que ellos”

La experta en sexología cuenta todo lo que tenemos que saber para pasarla súper en la cama: las zonas erógenas, el orgasmo sin acting, sex toys y algunas ideas originales para potenciar el placer.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“Sólo el 30% de las mujeres alzanza el orgasmo a través de la penetración. El 70% necesita una estimulación directa del clítoris”.

Nadie te enseña cómo hacerlo, por eso el sexo es la temática que más mitos, misterios e intrigas envuelve. “Podríamos estar horas hablando de las mentiras e incógnitas más comunes, pero sin dudas la que más me shockeó cuando empecé a estudiar sexología fue que el orgasmo vaginal no tiene que ver con la penetración.

Aún hoy la mayoría de las personas piensan que es así. Pero la realidad es que, si tuviéramos que hablar en porcentajes, sólo el 30% de las mujeres alcanza el orgasmo a través de la penetración. El 70% necesita una estimulación directa del clítoris. Por eso es necesario que añadas caricias al clítoris en simultáneo a la penetración, puedes hacerlo tú misma, tu pareja o incorporar un vibrador”, arranca la conversación Alessandra Rampolla (43), fiel abanderada de gozar del sexo sin tapujos. Y, por si aún quedan dudas, agrega: “podríamos decir que el clítoris es el equivalente al pene masculino y la vagina a los testículos. Y déjenme decirles que hasta ahora jamás he conocido a un hombre que haya eyaculado únicamente con estimulación de los testículos”.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“El acto sexual en sí es el mismo desde la prehistoria, pero lo que va cambiando es lo que la gente se permite y lo que percibe que es correcto hacer o sentir. Por eso es que tu entorno puede repercutir en cómo vivís las relaciones íntimas”.

Súper cómplice, espontánea y amorosa, Alessandra rompió con todos los mandatos familiares y decidió estudiar su carrera en el prestigioso Institute for Advanced Study of Human Sexuality de San Francisco, California. “Aunque no son fanáticos, en casa son conservadores. Cumplíamos con la rutina de ir todos los domingos a la iglesia y a mí me mandaron a un colegio de monjas. Pero yo era la adolescente del grupo que compraba libritos sobre sexo y les resolvía todas las dudas a sus amigas. De hecho, así surgió esta profesión, de manera súper natural”, recuerda esta puertorriqueña que conquistó a las mujeres latinoamericanas con su frescura. Hasta el día de hoy recibe miles de consultas a través de su página web (www.universoalessandra.com) y su Instagram (@alessarampolla), donde la siguen más de 295.000 personas.

Son tantos los temas para abarcar que Rampolla ya va por su quinto libro, Alessandra lo cuenta todo. “Este es mi libro más subido de tono. A diferencia de los anteriores (“Sexo… ¡¿y ahora qué hago?!”, “Juntos y revueltos, ¿para siempre?”., “Sexo… ¡¿y ahora qué digo?!” y “La diosa erótica”) en éste incluí temas jugados como los tríos, las relaciones abiertas, los swingers y el uso de sex toys.

También tuve la oportunidad de abordar la identidad de género, cómo introducir a los adolescentes en el ámbito sexual y cómo repercute la tecnología en la forma en la que nos relacionamos. ¡El mundo está cambiando de manera muy vertiginosa!”.

094A0764R

-Las relaciones fueron cambiando, pero… ¿el sexo es el mismo de siempre?

-El acto sexual en sí es el mismo desde la prehistoria, pero lo que va cambiando es lo que la gente se permite y lo que percibe que es correcto hacer o sentir. Por eso es que tu entorno puede repercutir en cómo vivís las relaciones íntimas. Por ejemplo, desde que apareció Tinder elegimos pareja como quien está escogiendo el plato de un menú.

-¿Tinder es una buena herramienta para encontrar pareja?

-Depende con qué fin lo quieras usar: si es para concretar un encuentro meramente casual y sexual ¡está fantástico! Lo que pasa es que la gente usa estas apps pensando que se van a encontrar con el amor de su vida. Y no creo que sea el método ideal porque es muy prejuicioso. Es una forma de comunicarse muy fácil y rápida, pero muy distante a la vez.

-¿Vos lo probaste?
-Sí, me abrí un perfil de Tinder durante un tiempito para poder escribir el libro, pero no llegué a coquetear ni a salir con nadie (risas). La realidad es que estoy en otra onda en este momento… Hace casi dos años me siento súper tranquila y en una etapa de autodescubrimiento. El enamoramiento por ahora pasa más por casa. Es importante ser honesta con una misma.

-Hablando de honestidad, ¿cuál sería el porcentaje de mujeres que fingen orgasmos?
-Creo que el 99% ha fingido en algún momento. Y esto se da por muchos motivos: ya sea para no herir la susceptibilidad del hombre o porque se dan cuenta que no están por llegar y quieren terminar. Pero no es una práctica que recomiende porque, más allá de no ser honestas, si una miente, no le permite al otro aprender cómo estimularla y hacerle sentir placer real. Creo que es mucho más valioso y sano enseñarle al hombre a hacernos llegar al orgasmo. Y, si bien deberían darnos el Oscar a la mejor actuación, ellos también fingen.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“Hace casi dos años me siento súper tranquila y en una etapa de autodescubrimiento. El enamoramiento por ahora pasa más por casa”.

LOS HOMBRES… ¿LOS REYES DEL SEXO? La creencia popular nos hace pensar que los hombres siempre están dispuestos a intimar y que las mujeres somos las frías que siempre encontramos una excusa (como el famoso “dolor de cabeza”, el estrés o los chicos) para seguir de largo. Sin embargo, nuestra especialista estrella asegura que la tendencia indicaría todo lo contrario: “Generalmente en la sociedad está bien visto que un hombre siempre tenga ganas y se espera que las mujeres no quieran o estén cansadas. Pero en los últimos tiempos, son muchas las mujeres que se acercan para decirme qué tienen más ganas que ellos”.

La diferencia radica en el origen de la inspiración sexual: “Lo que es cierto es que nos estimulamos de manera diferente. Por ejemplo, los hombres suelen excitarse con una película porno donde las imágenes son explícitas. ¡Pero nosotras necesitamos un contexto! Nuestro equivalente serían las novelas eróticas, necesitamos armarnos una historia en la cabeza”.

Siempre digo que empiecen por  el sex toy más sencillo y poco intimidante, como podría ser una pluma

-¿Qué sex toy recomendás para iniciarse en el mundo de los juguetes?
-Siempre digo que empiecen por lo más sencillo y poco intimidante, como podría ser una pluma. No se imaginan las sensaciones ricas y las fantasías que puede despertar. ¡Además es un súper económica! También me gusta recomendar el vibrador, juguete por excelencia ya que no existe persona en el mundo que tenga la capacidad de vibrar (risas).

-La pregunta del millón: ¿el tamaño importa?
-Hay muchos mitos alrededor del tamaño del pene, pero un miembro demasiado largo puede llegar a hacernos doler. En todo caso, es más interesante el grosor que el largo ya que genera fricción en las paredes vaginales.

-¿Recomendás consultar con un sexólogo?
-Sí, es mucho más común de lo que muchos creen. Aunque en Argentina son una sociedad súper psicoanalizada y mucho más abiertos que en otros países de Latinoamérica. Me imagino que también deben hablar de sexualidad en terapia porque está directamente relacionada con el resto de las áreas de la vida de una persona. Generalmente, el sexo habla de otras cuestiones de las parejas. Quizás se pueda ser feliz sin sexo, pero yo no me imagino cómo.

Texto: AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar) Foto Juan Hitters para Editorial Sudamericana

Maquilló: Valeria Panizo. Peinó: Luciana Speranza. Estilismo: Ganz.

LEA MÁS:

Horóscopo Chino: signo por signo, lo que te depara el 2018

Comité de “crisis de pareja”: cómo superarla

“Somos cómplices”: las claves de la mejor relación madre e hija

Alessandra Rampolla: “Son muchas las mujeres que se acercan para decirme que tienen más ganas que ellos”

La experta en sexología cuenta todo lo que tenemos que saber para pasarla súper en la cama: las zonas erógenas, el orgasmo sin acting, sex toys y algunas ideas originales para potenciar el placer.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“Sólo el 30% de las mujeres alzanza el orgasmo a través de la penetración. El 70% necesita una estimulación directa del clítoris”.

Nadie te enseña cómo hacerlo, por eso el sexo es la temática que más mitos, misterios e intrigas envuelve. “Podríamos estar horas hablando de las mentiras e incógnitas más comunes, pero sin dudas la que más me shockeó cuando empecé a estudiar sexología fue que el orgasmo vaginal no tiene que ver con la penetración.

Aún hoy la mayoría de las personas piensan que es así. Pero la realidad es que, si tuviéramos que hablar en porcentajes, sólo el 30% de las mujeres alcanza el orgasmo a través de la penetración. El 70% necesita una estimulación directa del clítoris. Por eso es necesario que añadas caricias al clítoris en simultáneo a la penetración, puedes hacerlo tú misma, tu pareja o incorporar un vibrador”, arranca la conversación Alessandra Rampolla (43), fiel abanderada de gozar del sexo sin tapujos. Y, por si aún quedan dudas, agrega: “podríamos decir que el clítoris es el equivalente al pene masculino y la vagina a los testículos. Y déjenme decirles que hasta ahora jamás he conocido a un hombre que haya eyaculado únicamente con estimulación de los testículos”.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“El acto sexual en sí es el mismo desde la prehistoria, pero lo que va cambiando es lo que la gente se permite y lo que percibe que es correcto hacer o sentir. Por eso es que tu entorno puede repercutir en cómo vivís las relaciones íntimas”.

Súper cómplice, espontánea y amorosa, Alessandra rompió con todos los mandatos familiares y decidió estudiar su carrera en el prestigioso Institute for Advanced Study of Human Sexuality de San Francisco, California. “Aunque no son fanáticos, en casa son conservadores. Cumplíamos con la rutina de ir todos los domingos a la iglesia y a mí me mandaron a un colegio de monjas. Pero yo era la adolescente del grupo que compraba libritos sobre sexo y les resolvía todas las dudas a sus amigas. De hecho, así surgió esta profesión, de manera súper natural”, recuerda esta puertorriqueña que conquistó a las mujeres latinoamericanas con su frescura. Hasta el día de hoy recibe miles de consultas a través de su página web (www.universoalessandra.com) y su Instagram (@alessarampolla), donde la siguen más de 295.000 personas.

Son tantos los temas para abarcar que Rampolla ya va por su quinto libro, Alessandra lo cuenta todo. “Este es mi libro más subido de tono. A diferencia de los anteriores (“Sexo… ¡¿y ahora qué hago?!”, “Juntos y revueltos, ¿para siempre?”., “Sexo… ¡¿y ahora qué digo?!” y “La diosa erótica”) en éste incluí temas jugados como los tríos, las relaciones abiertas, los swingers y el uso de sex toys.

También tuve la oportunidad de abordar la identidad de género, cómo introducir a los adolescentes en el ámbito sexual y cómo repercute la tecnología en la forma en la que nos relacionamos. ¡El mundo está cambiando de manera muy vertiginosa!”.

094A0764R

-Las relaciones fueron cambiando, pero… ¿el sexo es el mismo de siempre?

-El acto sexual en sí es el mismo desde la prehistoria, pero lo que va cambiando es lo que la gente se permite y lo que percibe que es correcto hacer o sentir. Por eso es que tu entorno puede repercutir en cómo vivís las relaciones íntimas. Por ejemplo, desde que apareció Tinder elegimos pareja como quien está escogiendo el plato de un menú.

-¿Tinder es una buena herramienta para encontrar pareja?

-Depende con qué fin lo quieras usar: si es para concretar un encuentro meramente casual y sexual ¡está fantástico! Lo que pasa es que la gente usa estas apps pensando que se van a encontrar con el amor de su vida. Y no creo que sea el método ideal porque es muy prejuicioso. Es una forma de comunicarse muy fácil y rápida, pero muy distante a la vez.

-¿Vos lo probaste?
-Sí, me abrí un perfil de Tinder durante un tiempito para poder escribir el libro, pero no llegué a coquetear ni a salir con nadie (risas). La realidad es que estoy en otra onda en este momento… Hace casi dos años me siento súper tranquila y en una etapa de autodescubrimiento. El enamoramiento por ahora pasa más por casa. Es importante ser honesta con una misma.

-Hablando de honestidad, ¿cuál sería el porcentaje de mujeres que fingen orgasmos?
-Creo que el 99% ha fingido en algún momento. Y esto se da por muchos motivos: ya sea para no herir la susceptibilidad del hombre o porque se dan cuenta que no están por llegar y quieren terminar. Pero no es una práctica que recomiende porque, más allá de no ser honestas, si una miente, no le permite al otro aprender cómo estimularla y hacerle sentir placer real. Creo que es mucho más valioso y sano enseñarle al hombre a hacernos llegar al orgasmo. Y, si bien deberían darnos el Oscar a la mejor actuación, ellos también fingen.

ALESSANDRA RAMPOLLA
“Hace casi dos años me siento súper tranquila y en una etapa de autodescubrimiento. El enamoramiento por ahora pasa más por casa”.

LOS HOMBRES… ¿LOS REYES DEL SEXO? La creencia popular nos hace pensar que los hombres siempre están dispuestos a intimar y que las mujeres somos las frías que siempre encontramos una excusa (como el famoso “dolor de cabeza”, el estrés o los chicos) para seguir de largo. Sin embargo, nuestra especialista estrella asegura que la tendencia indicaría todo lo contrario: “Generalmente en la sociedad está bien visto que un hombre siempre tenga ganas y se espera que las mujeres no quieran o estén cansadas. Pero en los últimos tiempos, son muchas las mujeres que se acercan para decirme qué tienen más ganas que ellos”.

La diferencia radica en el origen de la inspiración sexual: “Lo que es cierto es que nos estimulamos de manera diferente. Por ejemplo, los hombres suelen excitarse con una película porno donde las imágenes son explícitas. ¡Pero nosotras necesitamos un contexto! Nuestro equivalente serían las novelas eróticas, necesitamos armarnos una historia en la cabeza”.

Siempre digo que empiecen por  el sex toy más sencillo y poco intimidante, como podría ser una pluma

-¿Qué sex toy recomendás para iniciarse en el mundo de los juguetes?
-Siempre digo que empiecen por lo más sencillo y poco intimidante, como podría ser una pluma. No se imaginan las sensaciones ricas y las fantasías que puede despertar. ¡Además es un súper económica! También me gusta recomendar el vibrador, juguete por excelencia ya que no existe persona en el mundo que tenga la capacidad de vibrar (risas).

-La pregunta del millón: ¿el tamaño importa?
-Hay muchos mitos alrededor del tamaño del pene, pero un miembro demasiado largo puede llegar a hacernos doler. En todo caso, es más interesante el grosor que el largo ya que genera fricción en las paredes vaginales.

-¿Recomendás consultar con un sexólogo?
-Sí, es mucho más común de lo que muchos creen. Aunque en Argentina son una sociedad súper psicoanalizada y mucho más abiertos que en otros países de Latinoamérica. Me imagino que también deben hablar de sexualidad en terapia porque está directamente relacionada con el resto de las áreas de la vida de una persona. Generalmente, el sexo habla de otras cuestiones de las parejas. Quizás se pueda ser feliz sin sexo, pero yo no me imagino cómo.

Texto: AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar) Foto Juan Hitters para Editorial Sudamericana

Maquilló: Valeria Panizo. Peinó: Luciana Speranza. Estilismo: Ganz.

LEA MÁS:

Horóscopo Chino: signo por signo, lo que te depara el 2018

Comité de “crisis de pareja”: cómo superarla

“Somos cómplices”: las claves de la mejor relación madre e hija