Los hermanos Masini en Nueva York: “En Broadway hay muchos chicos que son geniales y desesperados por tener un papel”

A sus 24 y 22 años, Franco y Mili viajaron a la Gran Manzana para someterse a un entrenamiento intensivo en actuación, interpretación y vocalización. Aquí comparten detalles de su experiencia, relatan la vida diaria en Manhattan, cuentan qué musicales vieron, qué celebrities conocieron y hablan sobre su relación.

Los Masini fueron a la Gran Manzana para hacer cursos de actuación. Foto: Nicolás Manassi.
Los Masini fueron a la Gran Manzana para hacer cursos de actuación. Foto: Nicolás Manassi.

En Broadway los dos juntos. El plan no podía ser mejor para Franco (24) y Mili (22) Masini. “Me contactó Valentina Berger, creadora de Go Broadway”, cuenta el mayor de los hermanos, y añade: “Me había visto en Casi normales y me propuso sumarme al programa de formación en Nueva York. Algo que yo quería hacer hace mucho tiempo”, revela el actor sobre su experiencia intensiva con cursos de actuación, interpretación y vocalización. “Pero además, pude linkear esta experiencia de dos semanas con mi hermana, que tiene mi misma pasión por el canto y la actuación”, agrega quien interpreta a Juani en Campanas en la noche por Telele. Entonces se suma Mili: “Es fascinante poder vivir en otro país una experiencia de canto y actuación tan intensa”.

–Detállennos un día allá.

Franco: Instalados en un hotel en Times Square que nos recomendó la escuela, arrancábamos las clases a las diez de la mañana con entrenamiento vocal. Almuerzo por ahí y a la tarde, clases de actuación o interpretación de la canción. Así hasta las seis. A mí particularmente me sumaron un montón las clases de vocalización, ya que vengo haciendo musicales muy exigentes en ese aspecto. ¡¿Qué mejor que entrenar en Broadway, donde se origina todo?! 

Mili: Lo mejor es la variedad de las clases. Al salir de la escuela nos la pasamos viendo musicales y comiendo con nuestra familia, que estaba de vacaciones allá.

Los Masini en Broadway, la meca de la actuación. Foto: Nicolás Manassi.
Los Masini en Broadway, la meca de la actuación. Foto: Nicolás Manassi.

–¿Qué musicales fueron a ver?

M: El que más me gustó fue Dear Evan Hansen. Porque además, en el programa me tocó interpretar una canción de ese espectáculo. En total vimos como seis, entre los que estaban Mean Girls, Waitress y The Prom.

F: Algunos me gustaron mucho; otros, más o menos. Lo que más me impresionó es que cada vez hay más chicos talentosos. Tienen 14 años y cantan como una bestia. ¡Es que entrenan desde los 6! 

–En síntesis, ¿qué les aportó la experiencia?

F: Mucha formación y herramientas. Es lindo disfrutar de tu vocación en otro país. Los profesores son muy claros y directos al marcarte las consignas. Pasás al frente y te dicen: “Quiero que hagas esto, eso y aquello” o “Hay que sacarte la tensión vocal que tenés cuando metés determinada nota”. Fue súper intensivo y enriquecedor. Porque no se trató de algo general y vago. Pude focalizar en lo que tenía para mejorar. Logré sacarme vicios que había ido tomando. Mi profesor principal se llamaba David Conrad Brouillard. Además, estuvo buenísimo reencontrarme con el inglés que aprendí en el colegio, que era bilingüe.

M: Yo también viajé decidida a mejorar, sobre todo en el aspecto vocal. Y me encontré con maestros increíbles, como Marcelo Velasco Vidal. Además, nos dieron clases protagonistas de Broadway. Es muy grosso que te cuenten sus experiencias artistas como Taylor Louderman, que interpretó a Regina en Mean Girls.

F: Además, conocimos a algunos de Dear Evan Hansen y al coach vocal de Bruno Mars.

La Estación Central, lugar irónico de NYC. Foto: Nicolás Manassi.
La Estación Central, lugar irónico de NYC. Foto: Nicolás Manassi.

–¿Qué los sorprendió de vivir Broadway juntos? 

F: Se respira exigencia. Hay mucho talento y un montón de gente que quiere estar ahí. Muchos chicos son geniales, desesperados por tener un papel.

M: Estudiar afuera era una meta en mi vida. Yo creo en los objetivos a corto plazo, y pasar por Broadway fue uno. Pero quiero seguir creciendo. En esta carrera nunca terminás de formarte. 

 

Los Masini en el Central Park. Foto: Nicolás Manassi.
Los Masini en el Central Park. Foto: Nicolás Manassi.
En el subte neoyorquino, donde todo parece una película. Foto: Nicolás Manassi.
En el subte neoyorquino, donde todo parece una película. Foto: Nicolás Manassi.

F: Amo los desafíos actorales. Me gusta el riesgo. Ya sea en cine, teatro o televisión. Cada espacio tiene cosas maravillosas. Ahora que las series están de moda, me gustaría hacer una en España, por ejemplo.

M: Y es muy lindo compartir la profesión con mi hermano mayor. Más aún estando en Nueva York, donde no tenés la rutina de siempre en Buenos Aires. Nos llevamos sólo dos años y medio, y a pesar de ser tan distintos, somos muy unidos. Yo soy más activa; Franco, más tranquilo y tímido. Nos peleamos como todos los hermanos, pero principalmente compartimos valores fundamentales, como el respeto y el amor por la familia.

Agradecemos a Shirly Potaz.

por Ana Van Gelderen
Fotos: Nicolás Manassi

SEGUÍ LEYENDO:

Wanda Nara habló con GENTE tras el comunicado de Icardi sobre su situación en el Inter: “Mauro siempre fue un señor”

“Neverland”, el rancho de Michael Jackson en California, se vende con descuento
Confirmado: Ed Sheeran se casó con su novia de toda la vida en una íntima ceremonia

 

Marley emprende su primer viaje junto a Mirko: “Me gustaría tener más hijos”

El domingo 8 regresa a Telefe con Por el mundo. Antes de empezar a grabar decidió pasear por Nueva York junto a Mirko. Aquí habla de los preparativos para viajar durante tres meses con su hijo por América, Asia y Europa, y de sus deseos de volver a ser padre.

Marley y Mirko en Nueva York listos para empezar una nueva temporada de Por el mundo.
Marley y Mirko en Nueva York listos para empezar una nueva temporada de Por el mundo.

“No fue nada fácil preparar la valija de Mirko, porque tenía que llevar mucha ropa para diferentes climas. Antes de partir estuve con el pediatra, y estudiamos cuáles serían las ciudades más seguras para viajar con él. Y un infectólogo analizó si hacía falta alguna inyección extra o no. Tiene todas sus vacunas al día, pero durante el viaje va a cortar los dientes, y cuando estemos en Hong Kong empezará a tener una comida por día”.

Marley y Mirko en Nueva York listos para empezar una nueva temporada de Por el mundo.
Marley y Mirko en Nueva York listos para empezar una nueva temporada de Por el mundo.

Quien relata es Marley (47), muy feliz con su paternidad y preparándose para debutar con su hijo en televisión, con la nueva temporada de Por el mundo, los domingos de 21 a 22.30 por Telefe. Ahora está en Nueva York, donde la primera invitada será Susana Giménez, madrina de Mirko. “Con ella saldremos en vivo desde Times Square, donde está el edificio de Viacom, y desde el Rockefeller Center”, adelanta.

La segunda, un clásico de sus viajes: Florencia Peña, que viajará con su hijo Felipe. “Con Flor iremos a Montreal, en Canadá. Como Felipe y Mirko se llevan sólo dos semanas, veremos cómo interactúan en el carrito de bebés mellizos que les preparamos. Con ella iré al hotel donde John Lennon y Yoko Ono hicieron la famosa foto desnudos por la paz”, señala.

Marley y Mirko tienen previsto ir juntos al Mundial de Rusia.
Marley y Mirko tienen previsto ir juntos al Mundial de Rusia.

Junto a padre e hijo también viajan Fede Hoffmann, productor del programa; Nilda, la niñera de Mirko; Fernando Colombo y Pablo Rigoni, productores de las notas y la técnica; Fede Laversdorf en cámara, y el sonidista Germán Gorchs.

El itinerario continuará en Japón con la China Suárez, Benjamín Vicuña, Rufina y la pequeña Magnolia; con Lali Espósito en Hong Kong (“lo va a malcriar a Mirko, porque va a comer sólido por primera vez ahí”, dice); a Singapur con Jimena Barón, y con Lizy Tagliani al Mundial de Rusia. “Mirko va a ser récord Guinness del bebé con más millas en la Historia”, sintetiza entre risas.

Marley le da la mamadera a Mirko al aire libre en Nueva York.
Marley le da la mamadera a Mirko al aire libre en Nueva York.

–¿Si siguen haciendo el programa, en un par de años le darías a probar insectos?

–Por ahora sólo zapallo, zanahoria, banana y manzana. Igual no sé: los insectos no son lo más rico, aunque los hay súper proteicos. Sí los comí fue sólo por el programa.

–¿Tuviste que juntar mucha documentación para viajar con Mirko?

–Sí. El tiene pasaporte norteamericano y DNI argentino. A eso le tuve que sumar el certificado de nacimiento: Migraciones de Argentina lo pide en castellano y certificado por el Colegio de Traductores. Además, como vamos al Mundial de Rusia, nosotros no necesitamos visa pero Mirko, que nació en Estados Unidos, sí. Y se la dieron sólo por un mes, así que veremos cómo hacemos si la selección llega a la final.

Padre e hijo de paseo por la Gran Manzana
Padre e hijo de paseo por el Central Park

–¿Te olvidaste de algo con tantos papeles y valijas?

–¡Sí, el cortauñas de Mirko..! Así que compramos rápido uno acá, porque si no, se raya toda la cara con las uñas.

–Ya pasaron cinco meses. ¿Cómo te sentís en tu rol de papá?

–Mi vida cambió; nada es lo mismo. Soy muy feliz, y verlo sonreír es lo más lindo que me puede pasar: diluye cualquier agotamiento. Lo genial es que se ríe mucho; se nota que es muy feliz.

–¿Pensaste en darle hermanos?
–Aún no sé cuándo, pero estoy considerando darle una hermanita, y quizás un hermanito. Me gustaría tener más hijos: ser papá es el rol más lindo de mi vida.

En Ezeiza despachando las valijas.
En Ezeiza despachando las valijas.

–¿Cómo fue el viaje en avión?
–En Ezeiza mucha gente se acercaba a verlo y sacarse fotos. Venía sonriente, hasta que se hartó y se puso a llorar, así que empecé a cantarle Manuelita y se calmó. El vuelo era largo, once horas… Durmió casi todo el viaje. Sólo se despertó en la mitad, para tomar una mamadera. Se portó como un santo.

Juntos y de buen humor.
Juntos y de buen humor.

–¿Qué bloopers ya compartieron padre e hijo?

–Me cambió los horarios. Los celulares se adaptan solos, pero el estómago de Mirko no… El otro día lloraba y yo no entendía por qué, si aún no era la hora de la mamadera. Tenía razón él: ¡era el horario en que estaba acostumbrado a comer! Hoy, por ejemplo, grabamos, pero nevaba y hacía frío, así que se quedó abrigadito en el hotel. Otros días viene colgado onda cangurito encima mío mientras paseamos.

El transporte favorito de Mirko.
El transporte favorito de Mirko.

–¿Hacen colecho de viaje?

–Depende del día. Ahora que grabamos tengo la asistencia de Nilda, su niñera, para que yo pueda dormir un poco por las noches, y así grabar fresco al día siguiente.

–Mirko tiene club de fans en Instagram, y más de 613 mil seguidores en su cuenta. ¿Ya se convirtió en un influencer?
–¡Nunca imaginé eso! Mi idea era que tuviera un álbum digital para el resto de su vida, pero no pensé en tantos seguidores… A medida que vaya creciendo, veré cómo cuido su exposición: siempre controlaré y filtraré todo.

Por Pablo Procopio

SEGUÍ LEYENDO:
Quién es la modelo plus size que impactó en la pasarela de Santiago Artemis?

Diego Maradona explicó por que no vino al casamiento de Dalma

Escándalo real: el video de la pelea pública entre Letizia y su suegra, la reina emérita Sofía

La aventura neoyorquina de Flor Otero y Germán Tripel junto a su hija Nina

Durante 18 días, se instalaron en la Gran Manzana junto a su hija, para tomar clases de comedia musical en la prestigiosa academia Go Broadway. Además de estudiar, dieron un show en Shelter –uno de los bares más exclusivos de Brooklyn– y recorrieron la ciudad. “Somos una familia medio circense”, definen.

Flor y Tripa por Nueva York (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)
Flor y Tripa por Nueva York (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)

Cuando les confirmaron la fecha del viaje a Nueva York, Florencia Otero (28) y Germán Tripel (38) se fundieron en un abrazo. Con mezcla de ansiedad y una alegría que no les cabía en el pecho, el 27 de enero embarcaron junto a su pequeña hija Nina (3) rumbo a los Estados Unidos, donde permanecieron hasta mediados de febrero.

El motivo del viaje: hacer un curso intensivo de comedia musical en la prestigiosa academia Go Broadway, bajo las órdenes de grandes docentes, entre ellos Marianne Wells, coach de Bruno Mars, el pop star hawaiano que arrasó en la última entrega de los Premios Grammy.

“Estar en la meca del musical y nutrirnos de nuestra propia experiencia y de la de otros integrantes fue totalmente enriquecedor. Siento que cumplimos un sueño”, dice Flor. A su lado, con Nina en brazos, Germán la mira y agrega: “No conocíamos Nueva York. Fue todo tan increíble que ya estamos preparando la vuelta. Estamos felices de que la música nos lleve por el mundo”.

Después de pasear por la Quinta Avenida y patinar sobre hielo en el Central Park, tomaron el subte rumbo a Brooklyn. “Nos perdimos varias veces intentando hacer combinaciones. Fue una gran aventura”, cuenta él (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)
Después de pasear por la Quinta Avenida y patinar sobre hielo en el Central Park, tomaron el subte rumbo a Brooklyn. “Nos perdimos varias veces intentando hacer combinaciones. Fue una gran aventura”, cuenta él (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)

Pero la cosa no terminó ahí. Aprovechando los conocimientos que incorporaron en la Academia (sumados a sus años de escenario), antes de regresar a Buenos Aires la pareja brindó un concierto en Shelter, uno de los bares más exclusivos de Brooklyn.

Con un listado de veinte temas, en el que incluyeron clásicos del rock nacional e internacional, del blues y hasta un tango, la chica que surgió hace más de quince años en la tira Dibu y el ex Mambrú cosecharon elogios y aplausos.

“Yo estaba re nerviosa. Me preocupaba el idioma porque, si bien entiendo y hablo inglés, no tengo la fluidez de un nativo”, explica ella. Hace una pausa y, entre risas, dispara: “Cuando llegamos al lugar nos enteramos de que los dueños eran argentinos y vendían empanadas. ¡Ahí me relajé! Dejé que Germán hablara en inglés y yo traducía al castellano. El público se divirtió un montón”.

 Luego de cantar en el Consulado General Argentino, se fotografiaron con su hija Nina. (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)
Luego de cantar en el Consulado General Argentino, se fotografiaron con su hija Nina. (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)

La perlita de la noche la protagonizó Tripa cuando, guitarra en mano, hizo una versión acústica del tango ‘Volver’. “Pensé que no iba a funcionar y sucedió todo lo contrario: la gente coreaba el estribillo con los brazos en alto”, cuenta Flor.

El sonríe, como si reviviera aquel momento, y agrega: “Allá el público es un poco más frío. Pero cada vez que cantábamos en español, se prendía fuego el lugar. Les atrae nuestro lenguaje y nuestra dicción”. Días más tarde, repitieron el show en el Opera Center de Manhattan y en el Consulado General Argentino.

También se presentaron en el bar Shelter, de Brooklyn y después de la función festejaron a los besos (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)
También se presentaron en el bar Shelter, de Brooklyn y después de la función festejaron a los besos (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)

–Florencia, Germán, entre tanto show y estudio, ¿les quedó tiempo para recorrer algún lugar?
Germán: Sí. Caminamos por el Bryant y el Central Park. Recorrimos Broadway, fuimos a ver varias obras de teatro, como Aladdin y Sleep no more, visitamos el puente de Brooklyn y patinamos sobre hielo. Fue una gran aventura.

Somos una familia medio circense, que se adapta a cantar en cualquier lugar: desde un sucucho donde el sonido es horrible hasta un palacio en Marruecos, dice Flor

–¿Cómo se manejaron con Nina?
G: Súper bien. Viajamos con su niñera, que es la sobrina de Flor, así que todo quedó en familia. Mientras estudiábamos, Nina tomaba clases de danza y música en la Academia.
Florencia: Creí que después de ser mamá iba a ser imposible, tanto viajar como estudiar en el exterior. Sin embargo, sucedió y salió increíblemente bien. Nina se adaptó a nuestro estilo de vida sin problemas. Siempre que subimos al auto pregunta: “¿Vamos a cantar?”. Está acostumbradísima a que la llevemos a todos lados y nos encanta que pueda vivirlo así. Para nosotros la música no tiene fronteras. Somos una familia medio circense, que se adapta a cantar en cualquier lugar: desde un sucucho donde el sonido es horrible hasta un palacio en Marruecos.

Durante el show en el Shelter (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)
Durante el show en el Shelter (Foto: Gentileza de Nicolás Manassi)

–Hace una década que están en pareja. ¿Cuál es su clave para que el amor perdure?
G: La admiración. Dicen que el amor dura un tiempo; la admiración en cambio, es para toda la vida. Esa es la base más fuerte que tenemos como pareja.

–Se conocieron haciendo el musical Rent, formaron una banda (Flower Trip) y desde abril van a compartir elenco en El violinista sobre el tejado en el teatro Astral. ¿No se cansan de trabajar juntos?
G: No lo hacemos para estar cerca, sino porque laboralmente funcionamos bien juntos. Nos conocemos, sabemos para dónde ir y tratamos de exaltar lo mejor y lo peor de cada uno. En este ambiente, es difícil encontrar personas sinceras que te digan: “Eso que hiciste no estuvo bueno”. Por suerte nosotros lo tenemos y, aunque a veces nos afecta, nos permite crecer como artistas.
F: Nos conocimos trabajando juntos y quedó un código establecido desde el principio. Por momentos es inevitable hablar de laburo en casa y, al mismo tiempo, creo que convivir con eso es un doble mérito para nuestra pareja.

–Agrandar la familia o sacar un nuevo disco… ¿De qué están más cerca?
F: De sacar un disco, obviamente. Igual, no difiere mucho a tener un hijo: ¡es todo un parto!

Por Flor Illbele

SEGUÍ LEYENDO:
El nuevo look gypsy de Paula Chaves

La historia de Delfina Merino, la mejor jugadora de hockey del mundo

A los 61, Osvaldo Laport mantiene intacta su pasión por la aventura

Al igual que en la película, ahora se podrá desayunar en Tiffany

La cadena de joyerías estrena un café en su emblemática boutique en la Quinta Avenida de Nueva York. Un espacio que fusiona el glamour y la gastronomía. Mirá la espectular deco

A lo largo de la década el cine de Hollywood instaló memorables escenas entre el público,  entre ellas se destaca el glamour inigualable Audrey Hepburn enfundada en una petite robe noire, collar de perlas, y anteojos de sol oscuros, bajándose de su taxi en plena Quinta Avenida. El destino,  la emblemática joyería Tiffany.

Esta misma postal ahora será realidad. En el cuarto piso de la icónico edificio emplazado en el corazón de Nueva York abrirá sus puertas renovado con un espacio gastronómico.

DESAYUNO TIFFANY 4
El café de Tiffany & Co.

 The Blue Box Café, en alusión a los colores insigna replicará la elegante ambientación de la boutique. “Es la ventana hacia la nueva Tiffany”, explica Reed Krakoff, director artístico.

Ningún detalle del diseño del refinado espacios fue librado al azar, desde el mobiliario pasando por exclusiva platería de Kakroff  hasta la cristalería personalizada con las iniciales de la marca.

En lugar de cuadros en las paredes, hay ventanas de Tiffany en miniatura. Algunos incluyen una gran variedad de cajas de Tiffany reales adornadas figuras de cromo y diamantes o piezas de artículos para el hogar.

DESAYUNO TIFFANY 3
El mobiliario de lujo realizados especialmente para el nuevo café

“Al ingresar la vista al central park cautivará los clientes pero luego podrá sumergirse en el universo azul. El diseño del espacio comenzó con la idea de la sumergirse en el universo de Tiffany, no solo la sensación de estar dentro de una caja azul, sino rodeada de su hospitalidad “, dice Moore.

En cuánto al menú, el budín glaseado en tono azul brillante con un lazo blanco confitado emulando el envoltorio tradicional de la firma es la sugerencia de la casa.

LEA MÁS:

Un video revela la increíble restauración de obras de arte

Moda en composé: madres e hijas eligen un look “twin” para la alfombra roja

 

Al igual que en la película, ahora se podrá desayunar en Tiffany

La cadena de joyerías estrena un café en su emblemática boutique en la Quinta Avenida de Nueva York. Un espacio que fusiona el glamour y la gastronomía. Mirá la espectular deco

A lo largo de la década el cine de Hollywood instaló memorables escenas entre el público,  entre ellas se destaca el glamour inigualable Audrey Hepburn enfundada en una petite robe noire, collar de perlas, y anteojos de sol oscuros, bajándose de su taxi en plena Quinta Avenida. El destino,  la emblemática joyería Tiffany.

Esta misma postal ahora será realidad. En el cuarto piso de la icónico edificio emplazado en el corazón de Nueva York abrirá sus puertas renovado con un espacio gastronómico.

DESAYUNO TIFFANY 4
El café de Tiffany & Co.

 The Blue Box Café, en alusión a los colores insigna replicará la elegante ambientación de la boutique. “Es la ventana hacia la nueva Tiffany”, explica Reed Krakoff, director artístico.

Ningún detalle del diseño del refinado espacios fue librado al azar, desde el mobiliario pasando por exclusiva platería de Kakroff  hasta la cristalería personalizada con las iniciales de la marca.

En lugar de cuadros en las paredes, hay ventanas de Tiffany en miniatura. Algunos incluyen una gran variedad de cajas de Tiffany reales adornadas figuras de cromo y diamantes o piezas de artículos para el hogar.

DESAYUNO TIFFANY 3
El mobiliario de lujo realizados especialmente para el nuevo café

“Al ingresar la vista al central park cautivará los clientes pero luego podrá sumergirse en el universo azul. El diseño del espacio comenzó con la idea de la sumergirse en el universo de Tiffany, no solo la sensación de estar dentro de una caja azul, sino rodeada de su hospitalidad “, dice Moore.

En cuánto al menú, el budín glaseado en tono azul brillante con un lazo blanco confitado emulando el envoltorio tradicional de la firma es la sugerencia de la casa.

LEA MÁS:

Un video revela la increíble restauración de obras de arte

Moda en composé: madres e hijas eligen un look “twin” para la alfombra roja