El presente de Justina Bustos: cine, convivencia y planes en Madrid

La actriz que el año pasado brilló como Miranda en Las Estrellas está en pleno rodaje de Matar al dragón, la primera película que protagoniza. Después se irá a España a probar suerte, donde se encontrará con Ursula Corberó, la actriz de La casa de papel. Mientras su novio la espera en Buenos Aires.

Justina Bustos (Foto Maximiliano Vernazza/GENTE)
Justina Bustos en pleno rodaje de su primer film protagónico (Foto Maximiliano Vernazza/GENTE)

Bajando las escaleras de un depósito de Parque Patricios, hay otro mundo: un inframundo. Y en él Justina Bustos (29) se mueve con comodidad sin chequear que tan sucio está el lugar en que se acuesta o qué tan alborotado se encuentra su pelo. Sólo le importa la cámara que tiene delante, y a ella se entrega en cuerpo y alma hasta que la directora de Matar al dragón, Jimena Monteoliva, dice exultante: “¡Ya está, tenemos la toma!”. Inmediatamente la pisciana posiciona sus ojos (de un color similar al agua del Caribe) en el resto de los presentes y sonríe iluminando el recinto.

“Estamos en la penúltima semana del rodaje”, anuncia diez minutos más tarde con una piel radiante que no atestigua su rutina diaria: “Me levanto todos los días a las 7am, me pasan a buscar a las 7:30 y tipo 20 vuelvo a casa, me baño –porque este personaje está muy sucio–, y me tiro en el sillón a relajar o a ver la escena del día siguiente”.

Justina Bustos (Foto Maximiliano Vernazza/GENTE)
Justina Bustos (Foto Maximiliano Vernazza/GENTE)

Si bien en algún momento comenzó a estudiar las carreras de Historia del Arte y Diseño de Indumentaria, esta cordobesa (de un acento diluido por once años porteños) tiene claro que su pasión es la actuación, y es curioso cómo piensa que sus palabras no pueden recrear lo que las imágenes muestran.

Dice: “No me gusta hablar de la película porque creo que cuando la cuento no surge la magia que siento cuando la voy haciendo”. Sin embargo, hace un esfuerzo y relata: “Es un cuento de hadas en el que hay dos mundos: el de la Oscuridad y el de la Luz. Y mi personaje, Elena, una chica que no necesita ningún príncipe ni nadie que la rescate; ella lucha por sí misma y no necesita que la salven. Y eso esta bueno”. Lo dice en un alto del rodaje de su onceava película, la primera que protagoniza.

En pleno rodaje de "Matar al dragón" (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)
En pleno rodaje de “Matar al dragón” (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)

–¿Por qué lo señalás?
–Porque en este momento que estamos viviendo me parece importante mostrar a la mujer desde ese lado, y no “a la mujer de” o alguien que esté necesitando de otra persona para solucionar sus problemas.

–¿Te reconoces feminista?
–¡Totalmente! El 8 de marzo fui a la marcha con mi mamá, y la verdad que estuvo re linda. Fue la mejor marcha a la que fui.

–Y el día anterior, el 7, cumpliste 29 años. ¿Cómo te pega la próxima llegada de los 30?
–Bien. Justamente el otro día hablaba de esto con un amigo, Agustín Sullivan, que ahora está en Sandro, y nos dijimos: “Disfrutemos nuestro ultimo año de los veinti”. Y así lo encaro. Con ganas de pasarla bien y de hacer cosas que me gusten y me enriquezcan.

Una escena de "Matar al dragón" (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)
Una escena de “Matar al dragón” (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)

–¿Está película es un desafío?
–Sí, porque tiene mucho a nivel actoral. Me encanta interpretar la relación ambigua que tengo con el personaje de Luis Machín (que me secuestra del Paraíso a los cinco años y me lleva a su mundo oscuro y subterráneo durante veinte años) y lo que le pasa al personaje en cada uno de los mundos.

–En el cine tus planes están más que claros. ¿Te veremos este año en la tele?
–No sé, ojalá que sí, pero todavía no tengo ningún compromiso.

–Tu último protagónico fue el de Miranda, una de Las Estrellas. ¿Cambio mucho tu vida?
–Sí. Ahora voy por la calle y la gente me saluda, algunos hasta me piden fotos… y es re lindo, porque la gente siempre tira buena onda. Y a nivel laboral también se abrieron puertas, así que tuvo muy lindos resultados.

En pleno rodaje de "Matar al dragón" (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)
En pleno rodaje de “Matar al dragón” (Foto Georgina Pretto/Crudo Films)

–¿Seguís hablando con las chicas del elenco?
–Sí, tenemos un grupo de WhatsApp con el que nos mantenemos al día. La verdad que terminó la novela y cada una disparó para un lado distinto, y hay varias que siguen de vacaciones. Así que todavía no hubo un reencuentro de Las Estrellas 2018.

–Con el mameluco que estás usando ahora, y con ese corte de pelo, a muchos les vas a recordar a Tokyo (Ursula Corberó) de La casa de papel…
–Ay, ¿en serio? No vi la serie, ¡pero tengo todas las ganas de verla! De hecho, a Ursula la conozco y la felicité porque no paro de escuchar que la gente la ve.

–¿A ella la conocés por su novio, el Chino Darín?
–Sí, y ahora nos estuvimos escribiendo porque el 2 de abril me voy un tiempo a Madrid. Así que le pedí que me recomiende barrios para vivir y restaurantes.

–¿Te vas a radicar en España?
–Sólo por unos meses, y de aventurera nomás, porque tengo ganas de ver cómo se vive y trabaja allá, pero calculo que vuelvo a mitad de año. Entre tanto, me inscribiré en clases de flamenco y en otros cursos para crear una rutina. Pero mi objetivo es ver si puedo trabajar allá en cine o en una serie. Tengo muchas ganas.

–Quizás Ursula te pueda dar una mano…
–No, no soy de pedir ayuda de ese tipo. En la vida prefiero hacer las cosas por mi cuenta.

–¿Siempre fuiste independiente?
–Para hacer mis planes sí, pero a nivel económico hasta los veinticuatro años me ayudaron mis viejos.

–¿Te vas acompañada?
–No, sola, pero mi chico me entiende, sino sería muy incomodo.

Con su novio (Foto Instagram)
Con su novio Mariano Bustillo (Foto Instagram)

–¿Cómo estás con él? (Mariano Bustillo, bisnieto del célebre arquitecto Alejandro Bustillo)
–Muy bien por suerte. Tuvimos nuestras idas y vueltas, pero ya llevamos cuatro años de novios, estamos conviviendo, y seguimos enamorándonos día a día.

–¿Es celoso de que otros chicos piensen que sos linda?
–No, para nada. Bah, nunca lo hablamos. No sé, es raro que otras personas piensen eso (dice y automáticamente se pone colorada).
……………………………………………………………………………
“No quiero molestarlas…” interrumpe una voz, e instantáneamente nos damos cuenta de que es hora de que vuelva a la filmación, más particularmente, a una escena de acción. Y ella sonríe de cara al set de filmación, pero, amablemente, mira a la periodista como pidiendo permiso para ir al recreo.

–Ya estamos, sólo una pregunta más: ¿Qué sueños te quedan por cumplir?
–(Levanta sus ojos al cielo) Me estoy yendo a Europa que era algo que quería hacer, y estoy contenta de que ya lo tengo bastante realizado. Después me gustaría seguir trabajando de lo que amo rodeada de gente apasionada como yo. Honestamente, no sueño con llegar a Hollywood y laburar con Tarantino. Si viene, bárbaro, pero no tengo una lista de deseos. Trato de vivir así, viendo qué me depara el destino.

Por Kari Araujo

SEGUÍ LEYENDO:
Serrat habla de su esposa, hijos y nietos: “A mi mujer nunca se le ocurrió contarme que opinaba de mis letras”

La nueva figura de Jésica Cirio a cuatro meses del nacimiento del Chloé

Tini Sotessel: “Hoy me redescubro como mujer y como artista”