Rodrigo Noya: “Con Martina tenemos mucha piel”

Mientras estudia proyectos para volver a la televisión, el actor disfruta de su presente sentimental junto a la bailarina y cantante Martina Scigliano, quien tiene tres años más que él y por quien siente “una gran atracción”. Juntos asistieron al Festival de Cine Fantástico y de Terror Blood Window de Pinamar, que organiza el INCAA.

FAU_9283-copia
Más que un verano Mucha gente no apostaba a que la relación superara la temporada de Mar del Plata, pero ellos estuvieron muy bien juntos desde el principio. Por ahora no piensan convivir ni tener hijos: sólo disfrutan el presente.

Debutó hace veinte años en Agrandadytos. Tenía cinco años cuando se sentaba a conversar con su hermana Agustina y Dady Brieva, conductor del programa, acerca de sus experiencias familiares. Veinte años después, sorprendió como pibe chorro en El marginal y analiza nuevas propuestas.

“Aún no cerré nada para televisión, pero en junio voy hacer La noche que conocí a mi hermana, con Flor Torrente, para Microteatro”, cuenta Rodrigo Noya (25), quien sale desde el verano con la bailarina y cantante Marina Scigliano (28). Acerca de su actual relación tan apasionada, comenta: “Nos conocimos hace cuatro años, cuando hacíamos la obra El club del chamuyo, pero no pasó nada hasta este verano en Mar del Plata, donde nos volvimos a encontrar”.

–Martina tiene tres años más que vos. ¿Notan en algo la diferencia?

–No, para nada. Pero a veces bromeo y le digo que es la vieja de la relación, y ella me retruca diciendo que soy un pendejito.

–¿Qué te gusta más del hecho de estar en pareja?

–Con un trabajo como el mío, mantener una relación estable requiere de mucha confianza. Me gusta de Martina que es súper compañera y siempre está de buen humor. Además, tenemos mucha piel y me encanta que sea súper seductora.

–¿Te gustaría darle un hermanito a Bautista (un año y 10 meses)?

–Sí, en algún momento me encantaría . Yo tengo una experiencia hermosa con mi hermana y creo que los hermanos son lo mejor que te da la vida. Con ellos aprendés valores y disfrutás un montón de cosas. Pero no está en mis planes volver a ser padre.

FAU_9299
“No sé cuánto tiempo puedo estar sin tener sexo. Sí te puedo decir que soy muy sexual y que no me agrada estar solo. Cuando estoy en pareja me gusta hacerlo bastante seguido”

–¿Ya están conviviendo?

–No, vamos súper tranquilos, disfrutando este tiempo de novios. Lo importante es que lo nuestro no fue sólo un amor de verano. Además, me mudé hace poco y por ahora convivo sólo con mi hijo.

–El año pasado, en una nota te confesaste muy sexual. ¿Cuál fue el tiempo máximo que pasaste sin tener sexo?

–Jajaja. No sé cuánto tiempo puedo estar en abstinencia. Sí te puedo decir que soy muy sexual. No puedo estar sin contacto y no me agrada estar solo. Cuando estoy en pareja me gusta hacerlo bastante seguido.

–¿Cuál fue tu récord?

–Tampoco lo recuerdo… No tengo memoria para esas cosas.

Por Pablo Procopio.
Fotos: Festival Blood Window Pinamar INCAA.

SEGUÍ LEYENDO:

Rodrigo Noya: En Mardel y con nuevo amor

Rodrigo Noya, está soltero y confiesa: “Me encanta seducir y estar en pareja”

 

Facundo Arana y su familia surfer en MDQ

Junto a su mujer y sus tres hijos, se instaló dos meses en La Feliz para protagonizar Los puentes de Madison. Amante del surf, comparte las clases con India (9), Yaco y Moro (8).

Facundo y María Susini con sus hijos. ¡Cada uno con su tabla! (Foto: Diego García/GENTE)
Facundo y María Susini con sus hijos. ¡Cada uno con su tabla! (Foto: Diego García/GENTE)

Son las ocho de la mañana de un sábado de verano y Facundo Arana (45) ya está adentro del mar, sentado en su tabla, esperando la mejor ola. Lo secundan su mujer, María Susini (41), y sus tres hijos –India (9) y los mellizos Yaco y Moro (8).

Las dos funciones de la noche anterior de Los puentes de Madison, el clásico teatral que lo trae por Mar del Plata, no parecen hacer mella en su espíritu inquieto. “¡Claro que es combinable el trabajo con el relax! Y es incluso un lujo poder trabajar de lo que me gusta y darles dos meses de playa a mis hijos. El balance es perfecto”, asegura Arana mate de por medio, en el warum de Honu Beach donde su clan hace base con Susana, la mamá de María, y Raúl, el tío de Facundo, “que es artista y un segundo padre para mí”.

La famila Arana en el agua. (Foto: Diego García/GENTE)
La famila Arana en el agua. (Foto: Diego García/GENTE)

–¿Es tu primera experiencia como actor de temporada en Mar del Plata?
–Es la primera vez que me instalo con funciones de martes a domingos. Otros años hacía sólo los fines de semana. Es genial, porque no sé si podría darles un verano mejor y más largo a mis hijos. Para mí es sólo cuestión de aprovechar los tiempos. Me vuelvo de la playa temprano a la tarde, tomo unos mates en casa, me empiezo a meter en la obra –por más que ya la tenemos muy recorrida– y me voy al teatro. A la salida, en lugar de ir a comer afuera, me vuelvo a casa y como algo rapidito, para levantarme a las siete y venir al mar con los chicos.

–Veo que están tomando clases de surf…
–Totalmente. Hacen dos meses del surf camp de la escuela de Martín Passeri –quíntuple campeón argentino–. Es el primer verano que los chicos agarran la tabla. Es fundamental que sea con profesor, para que no se les peguen vicios. La idea era probar si les divertía. Podía pasar que alguno no se copara, pero a los tres les gustó. Es muy linda la interacción que se da en el agua. Son chicos muy felices. Se pelean, como todos los hermanos. Pero te metés con uno y te metés con los tres…

Facundo haciendo el saludo surfer (Foto: Diego García/GENTE)
Facundo haciendo el saludo surfer (Foto: Diego García/GENTE)

–¿Qué valores les transmitís?
–Agarrá a todas las familias y equilibrá. Eso es lo que les queremos dar a los chicos. Uno no sabe hasta cuándo los tendrá. Somos muy afortunados. Confiamos en lo que nos enseñaron nuestros papás. A los chicos los educamos para que contribuyan con este mundo hasta que se vayan.

–¿Te parece importante ponerles límites?
–Eso cambió con el tiempo. No es difícil. Mi viejo siempre me dijo que era mi padre, no mi amigo. Sin embargo, un mes antes de morir (febrero de 2017) me aseguró que yo había sido su mejor amigo. Hoy yo a mis hijos les digo que soy su amigo, pero que los tengo que educar.

Con Maria llevan 10 años de amor. (Foto: Diego García/GENTE)
Con María llevan 10 años de amor. (Foto: Diego García/GENTE)

¿Tienen roles definidos con María?
–Tenemos una familia acorde a nuestros tiempos. María es un sol. ¡Esto es un matriarcado! (con María escuchando la conversación, se corrige) ¡No! Es un chiste! Nada es totalitario.

–¿Les gustaría tener más hijos?
–No está en los planes.

En plena acción en al agua. (Foto: Diego García/GENTE)
En plena acción en al agua. (Foto: Diego García/GENTE)

–¿Mucho de esto que decís te lo enseñó tu enfermedad? (En su adolescencia padeció Mal de Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta los ganglios linfáticos). A veces pareciera como que estás de vuelta… .
–Yo sólo hablo de estas cosas cuando me preguntan. Si no, me gusta el silencio interior. Si hablo, no puedo escuchar. Y siempre me gusta transmitir que donar sangre salva vidas.

–Hace dos años que no hacés tele. ¿Qué planes de trabajo tenés para este año?
–Sigo con mi música, con la Facundo Arana & The Blue Light Orquestra. Y en abril, con Los puentes de Madison nos vamos de gira por las ciudades más importantes del país, a Chile y Uruguay. Además, tengo proyectos de teatro para fin de año. Me gustaría repetir esto todos los veranos de mi vida.

En los Puentes de Madison junto a Araceli Gonzalez. (Foto: Diego García/GENTE)
En los Puentes de Madison junto a Araceli Gonzalez. (Foto: Diego García/GENTE)

–¿Qué tiene de especial ‘Los puentes de Madison’?
–Es una historia que conmueve, que no te ahoga. Cuando uno viene a ver teatro, la imaginación contribuye a contar el cuento. El trabajo poético lo hacés desde tu butaca.

–Uno entra pensando en la película…
–Es un desafío. Lo pensé: “La protagonizaron Clint Eastwood y Meryl Streep , dos personas emblemáticas. Y uno de ellos la dirigió. Bueno… pero… ¡hagámosla igual!”. Y viste lo bien que está Araceli. Nos llevamos bárbaro. Estamos haciendo temporada juntos. Es un tapaboca para todos los que decían lo contrario. Porque a veces, cuando desmentís, multiplicás las versiones. Yo preferí que hablara el tiempo. La única verdad es la realidad.

Por Ana van Gelderen

Seguí Leyendo:
Rivero vs. Darthés: la polémica opinión de Facundo Arana

Fuerte denuncia de acoso contra Juan Darthés: “Me agarra la mano y me hace tocarle…”

Los looks de la fiesta de GENTE en MDQ

 

El reencuentro familiar de Dady Brieva y Mariela Anchipi en MDQ

Instalado en la costa atlántica con su hijo Felipe, el actor disfruta del éxito de Midachi Kindon. Por primera vez en la temporada recibió a su mujer –que protagoniza en Buenos Aires Chantecler Tango–, y a su hija Rosario. Tres días de paseos, mimos y playa.

Dady Brieva y Mariela Anchipi con sus hijos Felipe y Rocío. Foto: Diego García/GENTE
Dady Brieva y Mariela Anchipi con sus hijos Felipe y Rosario. Foto: Diego García/GENTE

Las nenas con las nenas. Los nenes con los nenes. Así, como cantaban Las Primas, se planteó el arranque de temporada de la familia Brieva-Anchipi. Porque mientras el jefe del clan, Dady Brieva, de impecables sesenta años, se instaló en Mar del Plata para debutar con la versión estival de Midachi Kindon, su esposa, la bailarina Mariela Anchipi (40), se quedó en Buenos Aires para debutar en Chantecler Tango. Lo simpático del asunto no son la distancia ni los compromisos laborales, sino cómo se organizaron para sobrevivir al verano separados.

Felipe (7), el hijo mayor de la pareja –Dady tiene además a Bruno (27) y Franco (25)–, llegó a MDQ con su papá, para acompañarlo en la aventura teatral del trío que cuenta más de treinta años sobre el escenario.

El vehículo oficial de los Midachi Foto: Diego García /GENTE
El vehículo oficial de los Midachi Foto: Diego García /GENTE

En cambio Rosario (4), la más chiquita, siguió con su mamá en Buenos Aires, para alegrarle los días de distancia marital. La bailarina –enamoró al humorista cuando compartían el Bailando 2006– debutó como reemplazante de Mora Godoy en su show tanguero. Y los tres días libres que tuvo resultaron el momento perfecto para subirse con su hija a un avión y pasar el fin de semana con Dady. ¡Felices los cuatro!

Por Ana van Gelderen

LEA MÁS:
Las 10 fotos más sensuales y divertidas de Julieta Nair Calvo para GENTE

Macarena Rinaldi, la novia de Hoppe: “Para mí, Fede no existía como hombre, porque era mi jefe”

Nai Awada, recuperada de los ataques de pánico, dispara: “Entre mi tía y yo hay una distancia enorme”

Eva de Dominici y Joaquín Furriel, días de playa en Mar del Plata

Furriel sumó a De Dominici a su clásica semana de vacaciones para arrancar aquí el año. Los acompaña Eloísa (9), hija del actor con Paola Krum. El receso es sólo la antesala del estreno de los thrillers y horror movies que los tendrán, respectivamente, como protagonistas este 2018.

Eva y Joaquín en Mar del Plata. Foto: Diego García/GENTE
Eva y Joaquín en Mar del Plata. Foto: Diego García/GENTE

Él es uno de los pocos actores que vienen a Mar del Plata de vacaciones. Amante de las mañanas entre la arena y el sol, Joaquín Furriel (43) llegó a la ciudad poco antes de que termine el 2017, para recibir el nuevo año acompañado de su novia, Eva de Dominici (22), y de su única hija, Eloísa (9).

“Estamos descansando”, asegura la actriz de Multitalent Agency, tras ser consultada por su verano en la playa. Y, después de dejarse fotografiar por los paparazzi en la orilla, la pareja –que cuenta casi dos años de relación– sube con paso apurado hacia las sombrillas del balneario La Reserva.

Mimos en la orilla.Foto: Diego García/GENTE
Mimos en la orilla.Foto: Diego García/GENTE

No es la primera vez que estas playas del Sur y Furriel se encuentran en enero. Ya solía pasar aquí sus veranos junto a su entonces mujer, la talentosa Paola Krum (madre de Eloísa y de quien está separado desde 2011), incluso cuando la morocha estaba embarazada de la niña, que hoy juega con sus amigos del exclusivo balneario que nace en medio de un bosque de pinos.

Eva y Joaquín Foto: Diego García/GENTE
Eva y Joaquín Foto: Diego García/GENTE

Joaquín y Eva disfrutan estos días de playa a días de que la rutina cinéfila los devuelva a Buenos Aires. Furriel se enfocará en el estreno de la película Las grietas de Jara, un thriller de Claudia Piñeiro. Mientras, Eva ya promociona No dormirás, un film de terror perturbador que está dando que hablar. Y, sí… Razones para recargar energía en la playa ¡hay de sobra!

Por Ana van Gelderen.

LEA MÁS:
Los zapatos que enloquecen a nuestras celebs por su comodidad

Los romances más trascendentes del 2017 bajo la lupa de GENTE

Qué depara el 2018 para las figuras más relevantes según Pitty, la numeróloga

Luciano Castro y Sabrina Rojas en familia: mimos y relax en Mar del Plata

La actriz y su marido eligieron La Feliz para recibir el 2018. Como todos los años, llegaron con sus hijos –Esperanza (4) y Fausto (2)– para disfrutar de la playa, hacer surf, visitar familiares marplatenses y descansar unos días después del exitazo de Las Estrellas.

Sabrina Rojas y Luciano Castro. Foto: Diego García /GENTE
Sabrina Rojas y Luciano Castro. Foto: Diego García /GENTE

Habitués de la primera hora, Sabrina Rojas (37) y Luciano Castro (42) son número puesto en Mar del Plata para Año Nuevo. La pareja de actores elige recibir el año una y otra vez en el lugar donde su romance empezó a tomar forma, en el verano de 2010.

Primero como amantes, después como novios, más tarde como padres y ahora como esposos. Este año llegaron acompañados de sus hijos, Esperanza (4) y Fausto (2), después de que el actor –que además es papá de Mateo (15)– terminara con las grabaciones de Las Estrellas, el éxito de eltrece.

La pequeña esperanza con mamá. Foto: Diego García /GENTE
La pequeña esperanza con mamá. Foto: Diego García /GENTE

Casados desde el 2 de diciembre de 2016, Luciano y Sabrina se enamoraron cuando compartían el elenco de la telenovela Valientes, que tuvo versión teatral en La Feliz. Fue entonces que empezaron los rumores, que terminaron por confirmarse en marzo de 2010.

Se convirtieron en padres en junio de 2013, con la llegada de Esperanza. Y completaron el clan cuando nació Fausto, en enero de 2015. Sin embargo, la sorpresa llegó hace un año y un mes, cuando los actores pasaron por el Registro Civil para dar el “sí”… ¡en jean y zapatillas!

Sabrina con Fausto. Foto: Diego García /GENTE
Sabrina con Fausto. Foto: Diego García /GENTE

¿Lo próximo? Luciano tiene un desafío de boxeo solidario: peleará contra el campeón Sergio “Maravilla” Martínez. Será el 14 de enero en el Paseo Hermitage. Y seguramente Sabrina estará al costado del ring… ¡para sufrir con él!

Por Ana van Gelderen
LEA MÁS:
Flor Vigna está en su mejor momento y se divierte frente a la cámara

“Barregym”, la clave del cuerpazo zen-fit de Miriam Lanzoni

Carla Quevedo habla de su historia de autosuperación

Valentina Bassi: “Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”

Lleva 15 años con el director de cine Ulises Rosell y tienen un hijo de 9 años. Saltó a la fama en 1993 con la película El caso María Soledad y formó parte del emblemático elenco de Verdad Consecuencia. Hoy alterna trabajos de alta exposición con otros de bajo perfil. Charlamos con ella a pocos días de estrenar una obra de teatro en Mar del Plata junto a Luciano Cáceres.

#PARA TI - VALENTINA BASSI- News - MD - 20171229
“Me encanta quedarme en casa en pijama. Salir de noche implica producirme, peinarme, maquillarme. Para los hombres es más simple”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

Se llama Valentina por una astronauta rusa –Valentina Tereshkova– que fue la primera mujer en volar al espacio en 1969. “Mi papá estaba fascinado con esa historia, así que cuando nací me llamaron como ella. Su segundo nombre era Vladímirovna, ¡por suerte ese les gustó menos!”, cuenta Valentina Bassi (45) entre risas mientras la maquillan para la producción de fotos.

La actriz –que saltó a la fama en 1993 cuando protagonizó la película El caso María Soledad y luego formó parte del emblemático elenco de Verdad Consecuencia (un unitario de Pol-ka creado por Adrián Suar) y de El Tiempo no para, junto a Luciano Castro y Dolores Fonzi–, hoy asegura estar feliz con las repercusiones de Al desierto, la película que ella protagoniza y dirige Ulises Rosell (47), su marido.

#PARA TI - VALENTINA BASSI 2- News - MD - 20171229
“No sé si padezco la exposición, pero no es algo que busque ni que me encante. Por eso también, si un año hago algo en tevé, el próximo prefiero una propuesta de perfil más bajo”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-Escuché que decías que nunca te había tocado un director tan exigente como tu marido, ¿es así?
-Bueno, era así. Pensaba eso hasta que me crucé hace dos meses con Luciano (Cáceres, 40) y todo cambió: ¡él es mucho peor que Ulises! (Se ríe). Comenzamos a preparar la obra El ardor, en la que Luciano actúa y dirige, y que vamos a estrenar en enero en el Auditorium de Mar del Plata y te confieso que cada ensayo es una clase mezcla de spinning y crossfit. ¡Quedo agotada! ¡Luciano no para! Yo sabía que sus obras eran así, con mucho ritmo, pero me tiene cuatro horas al trote. Espero que lleguemos a Mar del Plata y se calme un poco, ¡por favor!

-¿Es una obra sólo para el verano o la traen luego a Buenos Aires?
-La verdad es que aún no lo sabemos. Existe la posibilidad de salir de gira, pero no está definido. Me gustaría tomarme unos días de descanso en marzo porque vengo de trabajar mucho: hasta agosto estuve en la obra Falladas, acompañé la película a varios festivales y en noviembre comencé con El ardor.

“Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”
“Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-Es la primera vez que trabajás con tu marido a pesar de que llevan 15 años en pareja, ¿por qué tardaron tanto tiempo en filmar juntos?
-Al principio fue una decisión no mezclar los tantos, algo que elegimos entre los dos muy a conciencia. El tema es que el día en que tenés un hijo todo se mezcla sí o sí, ¡es imposible evitarlo! De hecho, hablábamos del guion en la cama y estaba buenísimo. ¡Eliminada la reunión en un bar u oficina con el director!

-Filmaron en Comodoro Rivadavia, muy cerca de Trelew, la ciudad en la que naciste, ¿qué sentiste al volver?
-¡Un gran placer! Yo tengo los mejores recuerdos de mi infancia en Trelew. Mis viejos se fueron a trabajar allí por dos años y se quedaron porque les encantó esa vida en la que podíamos disfrutar del aire libre y la playa. Y en la peli me reencontré con un gran amigo mío: el viento. Cuando vivís en la Patagonia, el viento es parte de tu vida, de tu familia… Yo de chiquita jugaba con el viento. Mis viejos salían a la ruta, paraban en la banquina y mi hermana y yo subíamos a los médanos a jugar a quién tiraba el viento primero. Abríamos los brazos y esperábamos que nos tumbara. Siempre que puedo viajo a Trelew, ya sea para presentar una peli o para acompañar a Ulises a dar un semanario. Me gusta volver a conectarme con esa vida que tuve.

Valentina Bassi y su marido Ulises Rosell, director de Al desierto, película en la que trabajan juntos. El film fue uno de los dos argentinos que compitieron en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.
Valentina Bassi y su marido Ulises Rosell, director de Al desierto, película en la que trabajan juntos. El film fue uno de los dos argentinos que compitieron en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.  Foto Fabián Uset.

-Tenés un hijo de 9 años que se llama Lisandro, ¿cómo te definirías como mamá?
-Uh, qué difícil. Creo que soy una mamá como muchas otras: me cuesta poner límites y soy re culposa (Se ríe). A fin de año tuve mil actos y actividades escolares y, obvio, no falté a ninguna. Es algo que no me permito ni loca. También ocurre que mi trabajo es muy raro: puedo pasar un largo período sin un proyecto concreto y eso permite que esté 24 horas con Lisandro y, de un día para el otro, recibo la propuesta de una obra de teatro, ensayo mil horas por semana y desaparezco. Bueno, la verdad es que nunca llego a desaparecer del todo, siempre encuentro la forma de estar presente porque es una decisión que tomé el día en que fui mamá: bajé siete cambios y nunca más acepté dos trabajos al mismo tiempo.

Imágenes de la película Al desierto.
Imagen de la película Al desierto.

-Si el año que viene te ofrecen hacer una telenovela y teatro estarías complicada, ¿no?                                                                                                                             -Complicada no: rechazaría una de las dos propuestas… ¡olvidate! La última vez que hice una tira fue cuando mi hijo tenía 3 años y no me gustó. Sentí que era demasiado chiquito; lo dejaba a la mañana en el jardín y le decía: “Bueno, a lo mejor te vengo a buscar yo… o no”, y esa incertidumbre me generaba culpa, incomodidad. Necesito ser una mamá presente. Pero ojo, no es porque esté convencida de que eso es lo mejor, ¿eh? ¡Tal vez estoy equivocadísima! A lo mejor me necesita menos de lo que creo. Es una elección mía. Igual, te aclaro, porque si no parece que todo el peso está sobre mi pobre hijo: yo soy una mina muy tranquila. Siempre fui así. No me gusta enloquecerme, nunca fui de esas actrices que hacen mil cosas al mismo tiempo. Ni cuando era soltera. Si un año hacía una tira diaria, al otro buscaba un proyecto más tranquilo.

-¿Ulises es un papá tan presente como vos?                                                                       -Sí, sí, a full. Estoy muy contenta con él como padre. Creo que logramos formar una linda familia.

Imagen del Instagram de Valentina con su hijo, Lisandro.
Imagen del Instagram de Valentina con su hijo, Lisandro.

-¿Y cómo te llevás con la exposición?
-Tengo la sensación de que sos de esas actrices que la padecen un poco. (Sonríe) No sé si la padezco, pero no es algo que busque ni que me encante. Por eso también si un año hago algo en tevé, el próximo prefiero una propuesta de perfil más bajo.

-¿Alguna vez sufriste acoso por parte de un productor?
-No, por suerte: jamás. Nunca me invitaron a cenar para ofrecerme un guion ni nada por el estilo. A ver, si te tengo que comentar algo raro, que no me gustó, recuerdo que una vez fui a un casting y un asistente me pidió que diera una vueltita, claramente para mirarme el culo. Obvio que me sentí súper molesta y con ganas de decirle: “Che, soy actriz, no es necesaria la vueltita”. Pero me callé. Porque una, lamentablemente, antes naturalizaba estos comentarios. Hoy las mujeres ya no lo hacemos. Yo aprendo mucho con mi sobrina de 19 años que no deja pasar un comentario machista y te reta si vos lo considerás algo normal.

-¿Te imaginás siendo otra cosa que no sea actriz?                    
-Sabés que no. Yo amo la actuación y querría llegar a viejita con el mismo deseo que siento hoy por interpretar algunos personajes. ¡Es tan lindo disfrutar del trabajo! Espero no perder nunca la pasión.

Imagen de la película Al desierto.
Imagen de la película Al desierto.

-Volvamos a Ulises. Se los ve una pareja muy sólida, ¿han tenido alguna crisis?                                                                                                                                                   -¿Alguna? ¡Un millón! Pero ¿qué pareja zafa de eso? Entiendo que la elección de estar juntos es una gran apuesta en la que hay que creer, un trabajo permanente al que le dedicamos tiempo porque nos gusta.

-¿Qué es lo que más le reclamás como marido? ¿Cuál es tu principal crítica hacia él?                                                                                                                                                Su impuntualidad. ¡Me saca de quicio! Yo soy alemana, suiza, todo junto: no llego ni 5 minutos tarde. Y él puede aparecer 3 horas después, y te aseguro que no exagero. Es de esas personas que te llaman y te dicen: “Estoy yendo para casa”. Vos preparás la comida o lo que sea y a las tres horas te escribe: “Sabés que me crucé con un amigo, nos pusimos a charlar, recién salgo para allá”. Enloquezco.

-Él también debe tener sus quejas sobre vos.                                                                       -Sí, claro. A él le molesta que no me guste salir de noche. Él querría ir a más estrenos o salir a comer, juntarnos con amigos. Pero, ¿sabés qué pasa? Yo muchas veces trabajo de noche. Y, cuando es así, con esa vida nocturna me alcanza y sobra. ¡No necesito moverme más de casa! Es más: ¡me encanta quedarme en pijama! Salir de noche también implica producirme, peinarme, maquillarme… Para los hombres es más simple: jeans, camisa y listo. Por eso siempre le digo: ¡organizá un plan con tus amigos que yo me quedo leyendo! (Se ríe).

#PARA TI - VALENTINA BASSI 5- News - MD
“Me encanta quedarme en casa en pijama. Salir de noche implica producirme, peinarme, maquillarme. Para los hombres es más simple”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-¿No te molesta que salga solo?                                                                                         -Para nada, soy cero celosa. Y Ulises tampoco. Tenemos una relación muy linda y sana.

Textos: JULIANA FERRINI

Maquilló y peinó: Vero Crespi. Agradecemos a: Dazzler Maipú, Benito, Melocotón y Mai Cassal.

LEA MÁS:

Araceli González: “Hasta los 40 años sufrí mucho por amor”

Natalie Perez: “Elijo no hacer escenas de sexo”

Violeta Urtizberea: “Las mujeres nos queremos y cuidamos mucho más de lo que se cree”

Valentina Bassi: “Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”

Lleva 15 años con el director de cine Ulises Rosell y tienen un hijo de 9 años. Saltó a la fama en 1993 con la película El caso María Soledad y formó parte del emblemático elenco de Verdad Consecuencia. Hoy alterna trabajos de alta exposición con otros de bajo perfil. Charlamos con ella a pocos días de estrenar una obra de teatro en Mar del Plata junto a Luciano Cáceres.

#PARA TI - VALENTINA BASSI- News - MD - 20171229
“Me encanta quedarme en casa en pijama. Salir de noche implica producirme, peinarme, maquillarme. Para los hombres es más simple”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

Se llama Valentina por una astronauta rusa –Valentina Tereshkova– que fue la primera mujer en volar al espacio en 1969. “Mi papá estaba fascinado con esa historia, así que cuando nací me llamaron como ella. Su segundo nombre era Vladímirovna, ¡por suerte ese les gustó menos!”, cuenta Valentina Bassi (45) entre risas mientras la maquillan para la producción de fotos.

La actriz –que saltó a la fama en 1993 cuando protagonizó la película El caso María Soledad y luego formó parte del emblemático elenco de Verdad Consecuencia (un unitario de Pol-ka creado por Adrián Suar) y de El Tiempo no para, junto a Luciano Castro y Dolores Fonzi–, hoy asegura estar feliz con las repercusiones de Al desierto, la película que ella protagoniza y dirige Ulises Rosell (47), su marido.

#PARA TI - VALENTINA BASSI 2- News - MD - 20171229
“No sé si padezco la exposición, pero no es algo que busque ni que me encante. Por eso también, si un año hago algo en tevé, el próximo prefiero una propuesta de perfil más bajo”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-Escuché que decías que nunca te había tocado un director tan exigente como tu marido, ¿es así?
-Bueno, era así. Pensaba eso hasta que me crucé hace dos meses con Luciano (Cáceres, 40) y todo cambió: ¡él es mucho peor que Ulises! (Se ríe). Comenzamos a preparar la obra El ardor, en la que Luciano actúa y dirige, y que vamos a estrenar en enero en el Auditorium de Mar del Plata y te confieso que cada ensayo es una clase mezcla de spinning y crossfit. ¡Quedo agotada! ¡Luciano no para! Yo sabía que sus obras eran así, con mucho ritmo, pero me tiene cuatro horas al trote. Espero que lleguemos a Mar del Plata y se calme un poco, ¡por favor!

-¿Es una obra sólo para el verano o la traen luego a Buenos Aires?
-La verdad es que aún no lo sabemos. Existe la posibilidad de salir de gira, pero no está definido. Me gustaría tomarme unos días de descanso en marzo porque vengo de trabajar mucho: hasta agosto estuve en la obra Falladas, acompañé la película a varios festivales y en noviembre comencé con El ardor.

“Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”
“Tuvimos un millón de crisis, pero ¿qué pareja zafa de eso?”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-Es la primera vez que trabajás con tu marido a pesar de que llevan 15 años en pareja, ¿por qué tardaron tanto tiempo en filmar juntos?
-Al principio fue una decisión no mezclar los tantos, algo que elegimos entre los dos muy a conciencia. El tema es que el día en que tenés un hijo todo se mezcla sí o sí, ¡es imposible evitarlo! De hecho, hablábamos del guion en la cama y estaba buenísimo. ¡Eliminada la reunión en un bar u oficina con el director!

-Filmaron en Comodoro Rivadavia, muy cerca de Trelew, la ciudad en la que naciste, ¿qué sentiste al volver?
-¡Un gran placer! Yo tengo los mejores recuerdos de mi infancia en Trelew. Mis viejos se fueron a trabajar allí por dos años y se quedaron porque les encantó esa vida en la que podíamos disfrutar del aire libre y la playa. Y en la peli me reencontré con un gran amigo mío: el viento. Cuando vivís en la Patagonia, el viento es parte de tu vida, de tu familia… Yo de chiquita jugaba con el viento. Mis viejos salían a la ruta, paraban en la banquina y mi hermana y yo subíamos a los médanos a jugar a quién tiraba el viento primero. Abríamos los brazos y esperábamos que nos tumbara. Siempre que puedo viajo a Trelew, ya sea para presentar una peli o para acompañar a Ulises a dar un semanario. Me gusta volver a conectarme con esa vida que tuve.

Valentina Bassi y su marido Ulises Rosell, director de Al desierto, película en la que trabajan juntos. El film fue uno de los dos argentinos que compitieron en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.
Valentina Bassi y su marido Ulises Rosell, director de Al desierto, película en la que trabajan juntos. El film fue uno de los dos argentinos que compitieron en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.  Foto Fabián Uset.

-Tenés un hijo de 9 años que se llama Lisandro, ¿cómo te definirías como mamá?
-Uh, qué difícil. Creo que soy una mamá como muchas otras: me cuesta poner límites y soy re culposa (Se ríe). A fin de año tuve mil actos y actividades escolares y, obvio, no falté a ninguna. Es algo que no me permito ni loca. También ocurre que mi trabajo es muy raro: puedo pasar un largo período sin un proyecto concreto y eso permite que esté 24 horas con Lisandro y, de un día para el otro, recibo la propuesta de una obra de teatro, ensayo mil horas por semana y desaparezco. Bueno, la verdad es que nunca llego a desaparecer del todo, siempre encuentro la forma de estar presente porque es una decisión que tomé el día en que fui mamá: bajé siete cambios y nunca más acepté dos trabajos al mismo tiempo.

Imágenes de la película Al desierto.
Imagen de la película Al desierto.

-Si el año que viene te ofrecen hacer una telenovela y teatro estarías complicada, ¿no?                                                                                                                             -Complicada no: rechazaría una de las dos propuestas… ¡olvidate! La última vez que hice una tira fue cuando mi hijo tenía 3 años y no me gustó. Sentí que era demasiado chiquito; lo dejaba a la mañana en el jardín y le decía: “Bueno, a lo mejor te vengo a buscar yo… o no”, y esa incertidumbre me generaba culpa, incomodidad. Necesito ser una mamá presente. Pero ojo, no es porque esté convencida de que eso es lo mejor, ¿eh? ¡Tal vez estoy equivocadísima! A lo mejor me necesita menos de lo que creo. Es una elección mía. Igual, te aclaro, porque si no parece que todo el peso está sobre mi pobre hijo: yo soy una mina muy tranquila. Siempre fui así. No me gusta enloquecerme, nunca fui de esas actrices que hacen mil cosas al mismo tiempo. Ni cuando era soltera. Si un año hacía una tira diaria, al otro buscaba un proyecto más tranquilo.

-¿Ulises es un papá tan presente como vos?                                                                       -Sí, sí, a full. Estoy muy contenta con él como padre. Creo que logramos formar una linda familia.

Imagen del Instagram de Valentina con su hijo, Lisandro.
Imagen del Instagram de Valentina con su hijo, Lisandro.

-¿Y cómo te llevás con la exposición?
-Tengo la sensación de que sos de esas actrices que la padecen un poco. (Sonríe) No sé si la padezco, pero no es algo que busque ni que me encante. Por eso también si un año hago algo en tevé, el próximo prefiero una propuesta de perfil más bajo.

-¿Alguna vez sufriste acoso por parte de un productor?
-No, por suerte: jamás. Nunca me invitaron a cenar para ofrecerme un guion ni nada por el estilo. A ver, si te tengo que comentar algo raro, que no me gustó, recuerdo que una vez fui a un casting y un asistente me pidió que diera una vueltita, claramente para mirarme el culo. Obvio que me sentí súper molesta y con ganas de decirle: “Che, soy actriz, no es necesaria la vueltita”. Pero me callé. Porque una, lamentablemente, antes naturalizaba estos comentarios. Hoy las mujeres ya no lo hacemos. Yo aprendo mucho con mi sobrina de 19 años que no deja pasar un comentario machista y te reta si vos lo considerás algo normal.

-¿Te imaginás siendo otra cosa que no sea actriz?                    
-Sabés que no. Yo amo la actuación y querría llegar a viejita con el mismo deseo que siento hoy por interpretar algunos personajes. ¡Es tan lindo disfrutar del trabajo! Espero no perder nunca la pasión.

Imagen de la película Al desierto.
Imagen de la película Al desierto.

-Volvamos a Ulises. Se los ve una pareja muy sólida, ¿han tenido alguna crisis?                                                                                                                                                   -¿Alguna? ¡Un millón! Pero ¿qué pareja zafa de eso? Entiendo que la elección de estar juntos es una gran apuesta en la que hay que creer, un trabajo permanente al que le dedicamos tiempo porque nos gusta.

-¿Qué es lo que más le reclamás como marido? ¿Cuál es tu principal crítica hacia él?                                                                                                                                                Su impuntualidad. ¡Me saca de quicio! Yo soy alemana, suiza, todo junto: no llego ni 5 minutos tarde. Y él puede aparecer 3 horas después, y te aseguro que no exagero. Es de esas personas que te llaman y te dicen: “Estoy yendo para casa”. Vos preparás la comida o lo que sea y a las tres horas te escribe: “Sabés que me crucé con un amigo, nos pusimos a charlar, recién salgo para allá”. Enloquezco.

-Él también debe tener sus quejas sobre vos.                                                                       -Sí, claro. A él le molesta que no me guste salir de noche. Él querría ir a más estrenos o salir a comer, juntarnos con amigos. Pero, ¿sabés qué pasa? Yo muchas veces trabajo de noche. Y, cuando es así, con esa vida nocturna me alcanza y sobra. ¡No necesito moverme más de casa! Es más: ¡me encanta quedarme en pijama! Salir de noche también implica producirme, peinarme, maquillarme… Para los hombres es más simple: jeans, camisa y listo. Por eso siempre le digo: ¡organizá un plan con tus amigos que yo me quedo leyendo! (Se ríe).

#PARA TI - VALENTINA BASSI 5- News - MD
“Me encanta quedarme en casa en pijama. Salir de noche implica producirme, peinarme, maquillarme. Para los hombres es más simple”. Foto Maxi Didari/Para Ti.

-¿No te molesta que salga solo?                                                                                         -Para nada, soy cero celosa. Y Ulises tampoco. Tenemos una relación muy linda y sana.

Textos: JULIANA FERRINI

Maquilló y peinó: Vero Crespi. Agradecemos a: Dazzler Maipú, Benito, Melocotón y Mai Cassal.

LEA MÁS:

Araceli González: “Hasta los 40 años sufrí mucho por amor”

Natalie Perez: “Elijo no hacer escenas de sexo”

Violeta Urtizberea: “Las mujeres nos queremos y cuidamos mucho más de lo que se cree”

Verano 2018: Mar del Plata estrena playas y bus gratuito

Nuevas playas con servicio gratuito de bus, una vertiginosa agenda teatral y musical y una variada gastronomía. Te contamos cómo se prepara La Feliz para ser una gran opción para las vacaciones 2018.

#PARA TI - LA NUEVA MAR DEL PLATA - news - vista aerea - GENTILEZA TURISMO PROV DE BS AS - 20171201
Playa Grande: un símbolo de la ciudad.

Sí, sí. Mar del Plata  esta temporada va por más: versátil, activa y relajante. Todo a la vez. Estimulante por donde se la mire. Este verano, además, trae sorpresas. En plan familia, amigos o pareja, la ciudad suma posibilidades para pasarla bien y contempla programas de lo más variados, con beneficios de ahorro y atractivos servicios.

La idea, anunció la gobernadora María Eugenia Vidal, “es que no sólo más argentinos la elijan, sino que sigan volviendo durante los próximos años”. Como comparte la presidenta del Ente Municipal de Turismo, EMTUR, Gabriela Magnoler, “la temporada se preparó y se pensó como nunca e integró los recursos y acciones de ciudad y de provincia, tratando de hacer hincapié en los hitos de la ciudad, a través de una investigación previa que los identificó para ponerlos en valor”. Porque la ciudad naturalmente tiene con qué.

Además de sus 47 kilómetros de costa, la cercanía con Sierra de los Padres y la laguna la enriquece doblemente en bellezas naturales. Ni qué decir de las variadas propuestas de entretenimiento y gastronómicas, definitivamente superiores al resto de las ciudades de la Costa Atlántica. En Mardel hay actividades para todos: entrenar apenas sale el sol y mirando el mar; caminar por el centro hasta el puerto por la Avenida Peralta Ramos; disfrutar de unos ricos churros con un maravilloso atardecer de fondo. Para los más jóvenes, además, la noche empieza temprano, en alguno de los tantos bares que integran el corredor cervecero, en Alem o Güemes, y sigue en boliches como Samsara Beach.

Así está proyectada la nueva playa del Museo.
Así está proyectada la nueva playa del Museo.

LO NUEVO. Pero vayamos paso a paso: ¿qué tiene esta nueva Mardel a diferencia de las anteriores? Primero que nada esta temporada se inauguran lasplayas públicas, con un concepto similar al de las porteñas. Habrá sombrillas y reposeras gratuitas en tres espacios que, hasta ahora, no estaban equipados. A partir de enero, Playa del Museo Mar, Constitución y Punta Mogotes tendrán servicio de balneario. En la primera habrá 500 sombrillas disponibles (y sin costo) con cuatro sillas para cada una; duchas exteriores y lockers con cargadores de celular. Playa Constitución suma conexión a Internet y un sector para chicos con juegos didácticos y pelotero inflable; además de canchas de fútbol de arena, fútbol tenis y vóley. En el complejo Playa Mogotes también habrá sombrillas y actividades deportivas. Además, un bus ploteado va a recorrerlas de manera gratuita: partirá desde el centro hasta Playa Constitución y Playa del Museo, con salidas cada hora. Por otro lado, las propuestas de espectáculos estarán a pleno: la cartelera de teatro y los ciclos de música están más vivos que nunca. El Museo Mar, ya un imperdible de la ciudad, está terminando de cerrar su programación. En fin, todo listo para que este verano La Feliz sea un point imperdible.

Eugenio Cuttica en Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires
Eugenio Cuttica en Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires.

ARTE Y PLAYA. En la búsqueda de darle lugar a artistas con distintas miradas, Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires inaugura una serie de muestras y actividades que estarán desde el 5 de enero y hasta el 2 de abril. Eugenio Cuttica creó una instalación a gran escala pensada especialmente para este espacio. La iluminación y el ambiente teatral colmarán una de las salas, que estará ocupada por una ola gigante, de modo que el visitante se sienta sumergido en la obra. En otra (son tres en total) se podrán ver algunas barcas con niñas soñantes: parte de la muestra Reinstalando programas. También estarán los dibujos y grabados de Ernesto Ballesteros, representante argentino en l a 56º Bienal de Venecia en 2015. Por su parte, el tandilense Cristian Segura hará una performance externa. Además, habrá talleres diarios de estampado, pintura y tinkering. El museo abre de 12 a 20 horas todos los días, menos los miércoles.

Pescados gourmet: Sarasanegro.
Pescados gourmet: Sarasanegro.

GASTRONOMÍA. Si algo no escasea en Mardel son las opciones gourmet para cualquier momento del día. A la tarde es difícil no dejarse tentar por los churros de Manolo o las medialunas de La Boston o las delicias de La Fonte D’Oro. Adorado (que acaba de abrir una segunda sucursal súper convocante en Paseo Aldrey) propone meriendas y almuerzos: riquísima la porción de chocotorta ($ 95) y de Óreo ($ 75).

Esta temporada el prestigioso restó Sarasanegro ofrece un menú de siete pasos en base a pescados de anzuelo, pero también otros platos como el lenguado asado con berenjena ahumada y chauchas ($ 310). Los vinos son de la premiada Trapiche Costa & Pampa, una bodega de Chapadmalal que también se puede visitar. En la zona del puerto el consagrado Viento en Popa es otra buena alternativa. Se sirve pescado fresco, brótolas y langostinos con limón, aceite de oliva y pimienta negra ($ 250 para compartir); alcaparras o al ajillo ($ 300 para dos).

Entre los amantes de la cerveza, hay que decirlo, Mar del Plata ya se destaca y se ganó un lugar privilegiado. En los últimos años, detrás de Antares y Baum, que hicieron punta en la zona, abrieron otras más pequeñas, pero poderosas como La Paloma Brewing Company (el tenista Pico Mónaco es uno de los socios), Alarde o Cheverry (la que más medallas ganó durante el año), sólo por nombrar algunos de los 47 proyectos con elaboración propia que ensayan nuevas fórmulas.

EN TREN, MICRO O AVIÓN. Todos los días hay un servicio de tren que une la estación de Constitución, CABA con Mar del Plata, con tarifas que van desde $ 245, dependiendo del día de salida y el servicio. Sale 15,13 y llega 21,53. Desde la Terminal de Retiro salen varias empresas de colectivos con amplitud de frecuencias. Hay pasajes por $ 1.000 (ida y vuelta, semicama) y tarda unas cinco horas en llegar. El avión es otra opción: en Avianca y Aerolíneas Argentina se consiguen pasajes desde $ 1.600 aprox. También podés llegar en auto por la Ruta 2.

El boliche Samsara Beach, en el complejo La Normandina, en Playa Grande.
El boliche Samsara Beach, en el complejo La Normandina, en Playa Grande.

ESPECTÁCULOS GRATIS. En el arbolado Parque Camet, todos los lunes y martes de enero a partir de las 15 habrá espectáculos al aire libre como parte del ciclo AcercArte. Ya confirmaron su lugar el Chaqueño Palavecino, Miranda, Tini Stoessel, Dread Mar I, Los Caballeros de la Quema y Chano. Los chicos tendrán la posibilidad de participar de los talleres de arte de Milo Lockett y podrán ver a Los Cazurros y bailar con las canciones de Adriana y La Pipetuá.

Flyboard, un deporte acuático que sube la adrenalina.
Flyboard, un deporte acuático que sube la adrenalina.

MDQ Y SUS BENEFICIOS. Este verano la mayoría de los comercios proponen beneficios para sus clientes, especialmente para quienes paguen con tarjetas del Banco Provincia. El programa incluye descuentos en pasajes de tren y colectivo; reintegros de un 30% en hotelería y posibilidades de pagar en doce cuotas. También prometen rebajas importantísimas –¡de hasta un 50 por ciento!– en restaurantes y bares y en la compra de entradas a espectáculos (con la posibilidad de financiar en seis cuotas). Además, el resto de los comercios se ponen en línea para generar promociones. No son pocos los bares que ofrecerán 2×1 y alternativas de ahorro.

textos MARA DERNI (mderni@atlantida.com.ar) fotos TURISMO MAR DEL PLATA/ SARASANEGRO/ ADORADO/ MUSEO MAR

LEA MÁS:

Circuito: dónde comer rico y sano
#Nosotras y ellos: El mate nacional… y viral

Verano 2018: Mar del Plata estrena playas y bus gratuito

Nuevas playas con servicio gratuito de bus, una vertiginosa agenda teatral y musical y una variada gastronomía. Te contamos cómo se prepara La Feliz para ser una gran opción para las vacaciones 2018.

#PARA TI - LA NUEVA MAR DEL PLATA - news - vista aerea - GENTILEZA TURISMO PROV DE BS AS - 20171201
Playa Grande: un símbolo de la ciudad.

Sí, sí. Mar del Plata  esta temporada va por más: versátil, activa y relajante. Todo a la vez. Estimulante por donde se la mire. Este verano, además, trae sorpresas. En plan familia, amigos o pareja, la ciudad suma posibilidades para pasarla bien y contempla programas de lo más variados, con beneficios de ahorro y atractivos servicios.

La idea, anunció la gobernadora María Eugenia Vidal, “es que no sólo más argentinos la elijan, sino que sigan volviendo durante los próximos años”. Como comparte la presidenta del Ente Municipal de Turismo, EMTUR, Gabriela Magnoler, “la temporada se preparó y se pensó como nunca e integró los recursos y acciones de ciudad y de provincia, tratando de hacer hincapié en los hitos de la ciudad, a través de una investigación previa que los identificó para ponerlos en valor”. Porque la ciudad naturalmente tiene con qué.

Además de sus 47 kilómetros de costa, la cercanía con Sierra de los Padres y la laguna la enriquece doblemente en bellezas naturales. Ni qué decir de las variadas propuestas de entretenimiento y gastronómicas, definitivamente superiores al resto de las ciudades de la Costa Atlántica. En Mardel hay actividades para todos: entrenar apenas sale el sol y mirando el mar; caminar por el centro hasta el puerto por la Avenida Peralta Ramos; disfrutar de unos ricos churros con un maravilloso atardecer de fondo. Para los más jóvenes, además, la noche empieza temprano, en alguno de los tantos bares que integran el corredor cervecero, en Alem o Güemes, y sigue en boliches como Samsara Beach.

Así está proyectada la nueva playa del Museo.
Así está proyectada la nueva playa del Museo.

LO NUEVO. Pero vayamos paso a paso: ¿qué tiene esta nueva Mardel a diferencia de las anteriores? Primero que nada esta temporada se inauguran lasplayas públicas, con un concepto similar al de las porteñas. Habrá sombrillas y reposeras gratuitas en tres espacios que, hasta ahora, no estaban equipados. A partir de enero, Playa del Museo Mar, Constitución y Punta Mogotes tendrán servicio de balneario. En la primera habrá 500 sombrillas disponibles (y sin costo) con cuatro sillas para cada una; duchas exteriores y lockers con cargadores de celular. Playa Constitución suma conexión a Internet y un sector para chicos con juegos didácticos y pelotero inflable; además de canchas de fútbol de arena, fútbol tenis y vóley. En el complejo Playa Mogotes también habrá sombrillas y actividades deportivas. Además, un bus ploteado va a recorrerlas de manera gratuita: partirá desde el centro hasta Playa Constitución y Playa del Museo, con salidas cada hora. Por otro lado, las propuestas de espectáculos estarán a pleno: la cartelera de teatro y los ciclos de música están más vivos que nunca. El Museo Mar, ya un imperdible de la ciudad, está terminando de cerrar su programación. En fin, todo listo para que este verano La Feliz sea un point imperdible.

Eugenio Cuttica en Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires
Eugenio Cuttica en Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires.

ARTE Y PLAYA. En la búsqueda de darle lugar a artistas con distintas miradas, Mar, Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires inaugura una serie de muestras y actividades que estarán desde el 5 de enero y hasta el 2 de abril. Eugenio Cuttica creó una instalación a gran escala pensada especialmente para este espacio. La iluminación y el ambiente teatral colmarán una de las salas, que estará ocupada por una ola gigante, de modo que el visitante se sienta sumergido en la obra. En otra (son tres en total) se podrán ver algunas barcas con niñas soñantes: parte de la muestra Reinstalando programas. También estarán los dibujos y grabados de Ernesto Ballesteros, representante argentino en l a 56º Bienal de Venecia en 2015. Por su parte, el tandilense Cristian Segura hará una performance externa. Además, habrá talleres diarios de estampado, pintura y tinkering. El museo abre de 12 a 20 horas todos los días, menos los miércoles.

Pescados gourmet: Sarasanegro.
Pescados gourmet: Sarasanegro.

GASTRONOMÍA. Si algo no escasea en Mardel son las opciones gourmet para cualquier momento del día. A la tarde es difícil no dejarse tentar por los churros de Manolo o las medialunas de La Boston o las delicias de La Fonte D’Oro. Adorado (que acaba de abrir una segunda sucursal súper convocante en Paseo Aldrey) propone meriendas y almuerzos: riquísima la porción de chocotorta ($ 95) y de Óreo ($ 75).

Esta temporada el prestigioso restó Sarasanegro ofrece un menú de siete pasos en base a pescados de anzuelo, pero también otros platos como el lenguado asado con berenjena ahumada y chauchas ($ 310). Los vinos son de la premiada Trapiche Costa & Pampa, una bodega de Chapadmalal que también se puede visitar. En la zona del puerto el consagrado Viento en Popa es otra buena alternativa. Se sirve pescado fresco, brótolas y langostinos con limón, aceite de oliva y pimienta negra ($ 250 para compartir); alcaparras o al ajillo ($ 300 para dos).

Entre los amantes de la cerveza, hay que decirlo, Mar del Plata ya se destaca y se ganó un lugar privilegiado. En los últimos años, detrás de Antares y Baum, que hicieron punta en la zona, abrieron otras más pequeñas, pero poderosas como La Paloma Brewing Company (el tenista Pico Mónaco es uno de los socios), Alarde o Cheverry (la que más medallas ganó durante el año), sólo por nombrar algunos de los 47 proyectos con elaboración propia que ensayan nuevas fórmulas.

EN TREN, MICRO O AVIÓN. Todos los días hay un servicio de tren que une la estación de Constitución, CABA con Mar del Plata, con tarifas que van desde $ 245, dependiendo del día de salida y el servicio. Sale 15,13 y llega 21,53. Desde la Terminal de Retiro salen varias empresas de colectivos con amplitud de frecuencias. Hay pasajes por $ 1.000 (ida y vuelta, semicama) y tarda unas cinco horas en llegar. El avión es otra opción: en Avianca y Aerolíneas Argentina se consiguen pasajes desde $ 1.600 aprox. También podés llegar en auto por la Ruta 2.

El boliche Samsara Beach, en el complejo La Normandina, en Playa Grande.
El boliche Samsara Beach, en el complejo La Normandina, en Playa Grande.

ESPECTÁCULOS GRATIS. En el arbolado Parque Camet, todos los lunes y martes de enero a partir de las 15 habrá espectáculos al aire libre como parte del ciclo AcercArte. Ya confirmaron su lugar el Chaqueño Palavecino, Miranda, Tini Stoessel, Dread Mar I, Los Caballeros de la Quema y Chano. Los chicos tendrán la posibilidad de participar de los talleres de arte de Milo Lockett y podrán ver a Los Cazurros y bailar con las canciones de Adriana y La Pipetuá.

Flyboard, un deporte acuático que sube la adrenalina.
Flyboard, un deporte acuático que sube la adrenalina.

MDQ Y SUS BENEFICIOS. Este verano la mayoría de los comercios proponen beneficios para sus clientes, especialmente para quienes paguen con tarjetas del Banco Provincia. El programa incluye descuentos en pasajes de tren y colectivo; reintegros de un 30% en hotelería y posibilidades de pagar en doce cuotas. También prometen rebajas importantísimas –¡de hasta un 50 por ciento!– en restaurantes y bares y en la compra de entradas a espectáculos (con la posibilidad de financiar en seis cuotas). Además, el resto de los comercios se ponen en línea para generar promociones. No son pocos los bares que ofrecerán 2×1 y alternativas de ahorro.

textos MARA DERNI (mderni@atlantida.com.ar) fotos TURISMO MAR DEL PLATA/ SARASANEGRO/ ADORADO/ MUSEO MAR

LEA MÁS:

Circuito: dónde comer rico y sano
#Nosotras y ellos: El mate nacional… y viral