Si tu bebé tiene el conducto lagrimal tapado, seguí estos consejos

Es cuadro frecuente en los ojos de los recién nacidos. Cuáles son los síntomas y qué podés hacer.

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
El principal síntoma que presenta el bebé con obstrucción lagrimal son los ojos llorosos y el lagrimeo espontáneo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

“Hablamos de obstrucción lagrimal cuando se encuentra tapado el conducto lacrimonasal que forma el sistema de drenaje de lágrimas hacia la nariz. En la mayoría de los casos ocurre por el mal funcionamiento de la válvula de Hasner que debe abrirse en el período neonatal para permitir el paso de las lágrimas que están en el saco lagrimal a la nariz”, explica la oftalmóloga Susana Gamio.

Síntomas

Según la médica, el principal síntoma que presenta el bebé con obstrucción lagrimal son los ojos llorosos y el lagrimeo espontáneo, que se incrementa cuando hay viento o cuando está resfriado.

“Estos niños presentan también conjuntivitis a repetición, secreción conjuntival mucosa o purulenta (de pus), que responde al tratamiento antibiótico pero reaparece a los pocos días de suspendido”, agrega la especialista.

Explica que las lágrimas son las encargadas de mantener húmedo y limpio el ojo del bebé y que, debido a que en los primeros días de vida la cantidad que se produce es escasa, los síntomas de obstrucción lagrimal pueden pasar desapercibidos, pero que alrededor del segundo mes de vida el lagrimeo aparece como manifestación de esta patología.

Qué hacer

En cuanto a la solución, la asesora indica que, habitualmente, el conducto se destapa en forma espontánea en los primeros meses de vida y que mientras tanto hay que tener paciencia y limpiar el ojo del bebé en forma frecuente con suero fisiológico o té frío para evitar la sobreinfección bacteriana, hasta que se destape.

Y aclara que en algunos casos se puede realizar un masaje a nivel del saco lagrimal –que está ubicado entre el ojo y la nariz–, y una compresión digital del ángulo interno. Bajo la supervisión de un oftalmólogo, claro.

“Se trata de un procedimiento útil para vaciar el saco lagrimal que muchas veces contiene secreción y así se podría facilitar la apertura de la válvula por un mecanismo hidrostático (trabaja mediante presión de líquidos)”, sostiene la médica.

Si continúa

La profesional asegura que cuando el cuadro no se revirtió a los 8 o 9 meses de vida, es recomendable hacer la consulta a un especialista, quien seguramente indique un Sondaje lagrimal.

Se trata de una intervención simple para desobstruir la vía de drenaje de las lágrimas con una sonda, que se realiza con anestesia general para que el bebé esté dormido y no sienta dolor.

La anestesia se suministra mediante un vaporizador de anestésico inhalatorio, una especie de nebulización.“Es importante destacar que se debe realizar antes del año porque cuando se espera más el porcentaje de éxito disminuye”,concluye la médica.

Por Paula Labonia / Asesoró: Dra. Susana Gamio, oftalmóloga, jefa de Oftalmología del Hospital de Niños “Dr. Ricardo Gutiérrez”, M.N. 58.433.

SEGUÍ LEYENDO:

Piel, pelo y uñas: las zonas delicadas del recién nacido

Chupete… ¿cuándo sí y cuándo no?