Un universo de sabores llamado Pani

Con su energía y vitalidad, Eliana Pani Trotta convirtió el estilo de sus locales y productos en una marca registrada que hoy transformó en libro. Junto al actor Mariano Chiesa cuenta como se conocieron a través de las redes.

#parati-gourmet-pani
Un universo llamado Pani: Eliana y Mariano Chiesa

“¿Existe una Pani real?”. Sí, existe. La mujer (menuda, chispeante, intrépida) que está detrás de las recetas goloso-friendly de la industria existe y se llama Eliana Trotta.

Hoy acaba de lanzar su propio libro, La vida es rica, Pani Buenos Aires (Ed. Atlántida) con su historia y la de cómo llevó adelante una propuesta gastronómica sin igual.

Porteña, de 35 años, Pani estudió publicidad y trabajaba organizando eventos hasta que decidió largarlo todo y dedicarse de lleno a la cocina, su gran pasión. “A mí lo que me gustaba de toda la vida era cocinar, sentía que no estaba explotando del todo mi creatividad”, cuenta.

“Empecé haciendo tortas y vendiéndoselas a amigas y a amigas de amigas por Facebook. Sí, Facebook se convirtió en mi aliado”, recuerda. ¿Qué cocinaba? “Sobre todo dulce, que es lo que más me gusta comer. Pensaba ‘qué rico sería comer tal cosa…’ y lo llevaba adelante. Todo tuneado, todo con un extra. Es que no soporto lo común. ¿Una chocotorta? Me gusta, pero con algo que no la haga igual resto. Odio la pastelería clásica. ¿El chocolate chorreado perfecto? No… a mí me gusta que parezca que cocinó la abuela, me gusta cumplir antojos y que se note que lo que hago es argentino”, destaca sobre esta aventura –hoy, un imperio de locales y productos– que comenzó hace ocho años con su espacio en la calle Nicaragua, en Palermo. Pani se abrió camino.

-¿Por qué Pani?

-Pani: Yo soy la más chica de dos hermanos varones y el más grande solía hacerme bullying, me ponía apodos para hacerme enojar –se ríe–. No sabemos por qué, a mis cuatro años empezó a decirme Pani en vez de Eliana, y así quedó. Como mi sueño siempre fue tener mi lugar, quedó Lo de Pani (aunque más corto), sin embargo, jamás imaginé que mi seudónimo se iba a convertir en marca. Hoy mucha gente ni siquiera sabe que hay una persona detrás de ese nombre, piensan que Pani viene de “pan”.

-Un universo…

-P.: Diferente. La estética del primer local era bien shabby chic, romántico. “¡Es muy femenino!”, me decían, pero los pibes también venían y veían que la comida era para ellos y volvían. Con el tiempo, yo misma me fui transformando y abandonando un poco ese romanticismo; los locales fueron cambiando a la par mía, pero hay una premisa con la que empecé y sigue igual: en mis restós se come lo que a mí me gusta comer.

-¿Es un bar, una casa de té, un restaurante? ¿Cómo definirías a tus locales?

-P.: Yo digo que es un deli, ¡porque no se sabe qué es! Porque no es ni uno ni el otro, sólo sabemos que la idea es que encuentres todo lo que querés en cualquier momento del día. Desde desayuno, almuerzo, té… ¡teanner!, esa palabra mix entre tea y dinner, té y cena, la registré.

MUCHO MÁS QUE DOS… “Las redes sociales me cambiaron la vida. Me dieron lo que hoy es la empresa y a mi pareja y padre de mi hija Matilda”, confiesa la pastelera sentada entre harina, crema y cosas ricas con su beba de un año y cinco meses en brazos. Es que no sólo Facebook le trajo clientes, fue por Instagram (con sus mensajes) donde hace cinco años Pani conoció al locutor –lo reconocés de todas las publicidades top–, actor y cantante Mariano Chiesa (37), protagonista en los musicales Avenida Q, Casi Normales y Sunset Boulevard y que este año interpretará a Tito Lectoure en la serie Monzón. Eso, además de un gran cocinero.

“Siempre me gustó cocinar, me la pasaba viendo en YouTube recetas de cómo preparar diferentes platos. Para cuando la conocí a Eli, ya cocinaba mucho”, cuenta Mariano mientras se mueve como pez en el agua en la cocina de Pani.

Sobre aquel primer contacto con Eliana, Mariano recuerda: “La vi en Instagram con la cara llena de harina y muy canchera con su pelo rosa y pensé: ‘¿Y ésta quién es?’. No entendía bien a qué se dedicaba ni qué hacía. Estuvimos chateando mucho tiempo antes de salir”. Y así fue como Pani se adentró en el mundo del espectáculo y Mariano, en el de la pastelería. Juntos le dieron forma a un nuevo apartado del negocio: crocakes by Pani, un mundo de croquetas sobre las ruedas de un food truck, 100 % street food.

A los 35 años, Eliana logró hacer de Pani es un nombre registrado con locales en Argentina, Paraguay y Perú.
A los 35 años, Eliana logró hacer de Pani es un nombre registrado con locales en Argentina, Paraguay y Perú.

“Estábamos de viaje (yo amo viajar y saco ideas de las ciudades que conozco) –confiesa Pani­–, habíamos visto la película El Chef, sobre un food truck, y empezamos a obsesionarnos con las croquetas. Nos dijimos ‘che y ¿si lo hacemos?’ y así nació esta propuesta que incluye opciones saladas y hasta tortas convertidas en croquetas”, explica Pani.

Mariano agrega: “Probamos y probamos. Yo quería lograr una croqueta que me remitiera a la polenta que me hacía mi mamá, con queso y que me explote el tuco… platos elaborados llevados al formato de croquetas versión XL. ¡Lo logramos!”

#PARA TI - panni 10 - gourmet - AC - 20190201

-Teanner, crocakes… ¿Cómo idean sus productos?

-P.: Lo de sumar opciones veganas fue súper egoísta. Es que Matilda nació con intolerancia a la lactosa y como yo le daba teta, todo lo que yo que comía le llegaba a ella. Tuve que cortar lácteos y empecé a consumir comida vegana y así a hacer tortas “a lo gordo”, como me gustan a mí, veganas. Así nacen. Imagino que la fórmula del éxito es hacer siempre algo distinto ¡y dedicarle mucho tiempo y trabajo! Los locales y las franquicias surgieron porque, si bien al principio yo no quería saber nada, me generó recelo ver cómo algunos me copiaban. Un día dije: “que al menos se sepa quien creó la torta de cookies negras original” y Marian terminó de convencerme de que debía mostrar lo que hacía y ampliarme. Hoy tenemos el local de la calle Nicaragua, el de Recoleta, Pacífico, El Salvador, hay Pani en Puerto Madero, en Rosario, en Asunción del Paraguay (desde el año pasado) y en Lima, Perú. Acabo de abrir otro en el barrio de Belgrano.

-Mariano: Yo le digo a Eli que cada local que abre es una demostración de lo linda y alegre que es su vida. Yo creo que entrás a uno de los locales y notás ese espíritu positivo, esa energía increíble que ella tiene.

-Y, ¿para cuándo la tele?

-P.: Nunca me ofrecieron. No sé si lo haría, tengo que hablarlo con Mariano y definirlos juntos (se ríe). Pero no sé…. Yo creo que lo mío es mostrar mi trabajo a través de mis locales, de mis productos. Un poco por eso nació este libro, con mi vida, recetas y nuestra historia en común.

-¿Por qué ahora?

-P.: En parte porque mucha gente me escribe preguntándome “¿Cómo hiciste…?”. Desde recetas hasta como ponerse de novias con un actor, ¡ese tipo de cosas! Para que el que no me conoce me conozca y, al que ya me conoce, poder decirle simplemente gracias por acompañarme en este gran sueño hecho realidad.

Textos: Paula Ikeda (pikeda@atlantida.com.ar) Fotos: Alejandro Carra/ Atlántida

SEGUÍ LEYENDO:
Temporada de tragos: cuáles son los clásicos del verano

Dripping cakes: cómo hacer las tortas del momento