Rodolfo Rossi, el argentino que fue de La Quiaca a Ushuaia… corriendo

A cinco días de haber cumplido 40 años, Rodolfo Rossi, administrador de empresas, se embarcó en la aventura más ambiciosa de su vida: correr la Ruta 40 de punta a punta. Por esa hazaña se gañó el mote de “el Forrest Gump argentino”. La odisea duró 113 días y hoy los recopila en un libro lleno de aventuras.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 2 - NEWS - 20180112
A los 40 años, el licenciado en Administración Rodolfo Rossi decidió recorrer la Ruta 40 de punta a punta.

Si hay algo que aprendí en la vida es que cualquier objetivo se puede cumplir. Podemos tardar más o menos tiempo, pero lo importante es llegar a la meta, ¡aunque cueste! Porque cada vez que completes un desafío vas a salir fortalecido. En cambio, si abandonás, vas a estar más débil mentalmente para la próxima”, sentencia totalmente apasionado Rodolfo Rossi, el argentino que en 2015 cumplió el sueño de correr la Ruta 40: de La Quiaca a Ushuaia. “Fue mi sueño de toda la vida. A los 22 años, cuando trabajaba como administrador de empresas para una compañía textil, viajaba por todo el país para reunirme con clientes. Fue ahí cuando me enamoré de varios tramos de la ruta y me prometí correrla de punta a punta”, explica este runner aficionado al que hoy llaman el Forrest Gump argentino.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI - NEWS - AI - 20180112
Rodolfo Rossi nos contó sobre su travesía.

Si bien nunca se dedicó profesionalmente al deporte, Rodolfo jamás dejó de prepararse para algún día cumplir su gran epopeya: hizo cientos de carreras de 10 y 21 km; participó en ocho carreras de 42 km y, en el 2003, debutó en la categoría de ultramaratones de más de 50 km. “Mi diversión era correr. ¡Ahora soy un veterano! (se ríe). Pero el atletismo es muy pobre. Comparado con el tenis, el golf o el fútbol, no existe. En las carreras la mayoría de los premios son anecdóticos, como medallas o trofeos. La mejor paga es la de 42K de Buenos Aires y el primer puesto –de un nivel altísimo– se lleva $ 20.000. De las otras, como mucho, te podés ganar $ 3.000 o $ 1.000”, aclara. Actualmente Rodolfo tiene cuatro trabajos: es consultor externo del Grupo Supervielle, es dueño junto a su mujer de Podios (proveedor de catálogos de premios para bancos) y maneja dos tiendas online, Potiers Home (de deco) y Outdoor Company (de deportes y autos).

Le llevó 17 años juntar la experiencia y el dinero suficiente para poder embarcarse en la aventura de la Ruta 40. Finalmente el 17 de agosto, a cinco días de haber cumplido 40 años, se puso las zapatillas y salió desde La Quiaca rumbo al Fin del Mundo. Acompañado por seis personas y dos casas rodantes, esta aventura por la Argentina duró 113 días en los que recorrió 5.600 kilómetros a lo largo de 12 provincias. Durante el camino tuvo que sortear diferentes suelos, alturas y climas. Pasó de la aridez del norte a zonas de 14 grados bajo cero propias del sur. Orgulloso y aún emocionado, Rodolfo Rossi recopila todas sus anécdotas de viaje en el libro Corre 40 (Editorial Atlántida) y nos revela algunas de las perlitas más llamativas.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 5 - NEWS - 20180112
Salió un 17 de agosto de 2015 de La Quiaca y 113 días después llegó a Ushuaia. En total atravesó 12 provincias y corrió 5.600 kilómetros.

-¿Por qué esperaste a cumplir los 40 años para empezar esta aventura?

-Es que nueve de cada diez sueños quedan en el tintero, así que un día decidí que tenía que ponerme una fecha límite. Y, como dicen que los 40 representan un punto de inflexión en la vida, me pareció un número significativo. Los festejé con mis amigos y familia en Buenos Aires y después viajé en avión hasta Salta para empezar a correr.

-¿Con qué equipo viajaste?

-Con una valija sola: tendría nueve pares de zapatillas y seis o siete buzos, pantalones y remeras. Íbamos lavando todo en las casas rodantes donde dormíamos. Si bien corrí solo, siempre estuve acompañado por mi equipo que me ayudaba a hacer todo, desde preparar la comida hasta sacar las fotos.

-¿Corrías sin parar?

-No, corría un aproximado de seis horas diarias. Me levantaba tipo nueve, corría, paraba a almorzar, a veces dormía una siesta y a la tarde metía tres horas más de running. Mi plan inicial era hacerlo en dos meses, pero finalmente me llevó 113 días uno atrás de otro.

-¿Sufriste algún problema de salud?

-Sí, me tuvieron que infiltrar tres veces las rodillas en hospitales por el camino y me fracturé dos dedos de la mano (N. de la R.: se cayó tratando de separar a dos perros que se estaban peleando). Tuve que correr enyesado hasta el final, pero no viajé con ningún médico porque hubiese sido muy caro llevármelo tres meses.

Si bien corrió solo, Rodolfo estuvo acompañado por un equipo de seis personas que lo siguieron de cerca en dos autos con casas rodantes. Ellos lo ayudaron a lavar la ropa, cocinar y grabar todo el recorrido por la Argentina.
Si bien corrió solo, Rodolfo estuvo acompañado por un equipo de seis personas que lo siguieron de cerca en dos autos con casas rodantes. Ellos lo ayudaron a lavar la ropa, cocinar y grabar todo el recorrido por la Argentina.

-¿Adelgazaste mucho?

-Sí, pero estaba previsto, así que antes de arrancar el recorrido hice un plan especial para engordar cinco kilos. Empecé con 68 kilos y terminé con 61. Allá seguí las pautas que me dio un nutricionista, en general comía carbohidrato y proteína (por ejemplo, pasta y pollo). Y, mientras corría, cuatro bananas, membrillo, mucha palta o huevos duros.

RUNNING SOLIDARIO. Llegara a cubrir los gastos o no, Rossi decidió convocar a diferentes sponsors y, de la plata recaudada, donar el 50% a tres fundaciones sociales: Ruta 40 (que se dedica a ayudar a chicos), Desarrollo a través del Deporte y Beca Abanderados Argentinos de la Universidad de San Andrés. “No llegué a cubrir los gastos –que realmente fueron muy altos–, la mayoría salió de mi bolsillo. Aunque mi idea nunca fue ganar plata. Lo que yo quería era transmitir un concepto: que todo sueño es posible si se realiza con pasión”, aclara el Forrest Gump criollo.

-¿Qué dijo tu familia cuando les anunciaste que ibas a cruzar la Argentina corriendo?

-Me apoyaron a pesar del gran sacrificio que tuvieron que hacer. Sobre todo mi mujer, Tati, que tuvo que quedarse sola a cargo de la empresa que tenemos, Podio, y de los chicos (N. de la R.: Nicolás tiene 8 años y Lucía 10). Ellos fueron a visitarme cuando llegué a Catamarca.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 4 - NEWS - 20180112
“El running me dio un montón de valores que después pude trasladar a la vida cotidiana, como prepararme y trabajar para llegar a un objetivo”.

-¿Cuál es tu próximo objetivo?

-Tengo varios. Pero para mi mayor meta faltan 24 años. Quiero correr a los 66 años la Ruta 66, que es la más famosa del mundo, va de costa a costa en Estados Unidos. Y después tengo muchos desafíos a corto plazo: tengo la obsesión de entrar a los récords Guinness.

-¿Y cómo pensás lograrlo?

-Tengo planeado correr siete días en una cinta. El récord hoy es de 827 kilómetros, así que con solo hacer un kilómetro más, ya entraría. En 2005 intenté romper la marca durante 24 horas arriba de una cinta de caminar que llevé a la Plaza de Mayo. Fue todo muy bizarro y, si bien pude completarlo, me sentí bastante mal y no logré romper el récord.

-¿Qué le dio el running a tu vida?

-Me dio un montón de valores que después pude trasladar a la vida cotidiana, como prepararme y trabajar para llegar a un objetivo, tener disciplina y siempre trazar una meta. Lo que me encanta del running es que siempre se puede tener un nuevo objetivo.

Texto: AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar)

Foto Axel Indik/ Para Ti

Agradecemos a: Own Hotel Recoleta.

LEA MÁS:

FitBarre: la suma de fitness + pilates + ballet

Jardinería para principiantes: claves para mundo más verde

Dua Lipa, la promesa del pop que empodera con sus letras0

Rodolfo Rossi, el argentino que fue de La Quiaca a Ushuaia… corriendo

A cinco días de haber cumplido 40 años, Rodolfo Rossi, administrador de empresas, se embarcó en la aventura más ambiciosa de su vida: correr la Ruta 40 de punta a punta. Por esa hazaña se gañó el mote de “el Forrest Gump argentino”. La odisea duró 113 días y hoy los recopila en un libro lleno de aventuras.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 2 - NEWS - 20180112
A los 40 años, el licenciado en Administración Rodolfo Rossi decidió recorrer la Ruta 40 de punta a punta.

Si hay algo que aprendí en la vida es que cualquier objetivo se puede cumplir. Podemos tardar más o menos tiempo, pero lo importante es llegar a la meta, ¡aunque cueste! Porque cada vez que completes un desafío vas a salir fortalecido. En cambio, si abandonás, vas a estar más débil mentalmente para la próxima”, sentencia totalmente apasionado Rodolfo Rossi, el argentino que en 2015 cumplió el sueño de correr la Ruta 40: de La Quiaca a Ushuaia. “Fue mi sueño de toda la vida. A los 22 años, cuando trabajaba como administrador de empresas para una compañía textil, viajaba por todo el país para reunirme con clientes. Fue ahí cuando me enamoré de varios tramos de la ruta y me prometí correrla de punta a punta”, explica este runner aficionado al que hoy llaman el Forrest Gump argentino.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI - NEWS - AI - 20180112
Rodolfo Rossi nos contó sobre su travesía.

Si bien nunca se dedicó profesionalmente al deporte, Rodolfo jamás dejó de prepararse para algún día cumplir su gran epopeya: hizo cientos de carreras de 10 y 21 km; participó en ocho carreras de 42 km y, en el 2003, debutó en la categoría de ultramaratones de más de 50 km. “Mi diversión era correr. ¡Ahora soy un veterano! (se ríe). Pero el atletismo es muy pobre. Comparado con el tenis, el golf o el fútbol, no existe. En las carreras la mayoría de los premios son anecdóticos, como medallas o trofeos. La mejor paga es la de 42K de Buenos Aires y el primer puesto –de un nivel altísimo– se lleva $ 20.000. De las otras, como mucho, te podés ganar $ 3.000 o $ 1.000”, aclara. Actualmente Rodolfo tiene cuatro trabajos: es consultor externo del Grupo Supervielle, es dueño junto a su mujer de Podios (proveedor de catálogos de premios para bancos) y maneja dos tiendas online, Potiers Home (de deco) y Outdoor Company (de deportes y autos).

Le llevó 17 años juntar la experiencia y el dinero suficiente para poder embarcarse en la aventura de la Ruta 40. Finalmente el 17 de agosto, a cinco días de haber cumplido 40 años, se puso las zapatillas y salió desde La Quiaca rumbo al Fin del Mundo. Acompañado por seis personas y dos casas rodantes, esta aventura por la Argentina duró 113 días en los que recorrió 5.600 kilómetros a lo largo de 12 provincias. Durante el camino tuvo que sortear diferentes suelos, alturas y climas. Pasó de la aridez del norte a zonas de 14 grados bajo cero propias del sur. Orgulloso y aún emocionado, Rodolfo Rossi recopila todas sus anécdotas de viaje en el libro Corre 40 (Editorial Atlántida) y nos revela algunas de las perlitas más llamativas.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 5 - NEWS - 20180112
Salió un 17 de agosto de 2015 de La Quiaca y 113 días después llegó a Ushuaia. En total atravesó 12 provincias y corrió 5.600 kilómetros.

-¿Por qué esperaste a cumplir los 40 años para empezar esta aventura?

-Es que nueve de cada diez sueños quedan en el tintero, así que un día decidí que tenía que ponerme una fecha límite. Y, como dicen que los 40 representan un punto de inflexión en la vida, me pareció un número significativo. Los festejé con mis amigos y familia en Buenos Aires y después viajé en avión hasta Salta para empezar a correr.

-¿Con qué equipo viajaste?

-Con una valija sola: tendría nueve pares de zapatillas y seis o siete buzos, pantalones y remeras. Íbamos lavando todo en las casas rodantes donde dormíamos. Si bien corrí solo, siempre estuve acompañado por mi equipo que me ayudaba a hacer todo, desde preparar la comida hasta sacar las fotos.

-¿Corrías sin parar?

-No, corría un aproximado de seis horas diarias. Me levantaba tipo nueve, corría, paraba a almorzar, a veces dormía una siesta y a la tarde metía tres horas más de running. Mi plan inicial era hacerlo en dos meses, pero finalmente me llevó 113 días uno atrás de otro.

-¿Sufriste algún problema de salud?

-Sí, me tuvieron que infiltrar tres veces las rodillas en hospitales por el camino y me fracturé dos dedos de la mano (N. de la R.: se cayó tratando de separar a dos perros que se estaban peleando). Tuve que correr enyesado hasta el final, pero no viajé con ningún médico porque hubiese sido muy caro llevármelo tres meses.

Si bien corrió solo, Rodolfo estuvo acompañado por un equipo de seis personas que lo siguieron de cerca en dos autos con casas rodantes. Ellos lo ayudaron a lavar la ropa, cocinar y grabar todo el recorrido por la Argentina.
Si bien corrió solo, Rodolfo estuvo acompañado por un equipo de seis personas que lo siguieron de cerca en dos autos con casas rodantes. Ellos lo ayudaron a lavar la ropa, cocinar y grabar todo el recorrido por la Argentina.

-¿Adelgazaste mucho?

-Sí, pero estaba previsto, así que antes de arrancar el recorrido hice un plan especial para engordar cinco kilos. Empecé con 68 kilos y terminé con 61. Allá seguí las pautas que me dio un nutricionista, en general comía carbohidrato y proteína (por ejemplo, pasta y pollo). Y, mientras corría, cuatro bananas, membrillo, mucha palta o huevos duros.

RUNNING SOLIDARIO. Llegara a cubrir los gastos o no, Rossi decidió convocar a diferentes sponsors y, de la plata recaudada, donar el 50% a tres fundaciones sociales: Ruta 40 (que se dedica a ayudar a chicos), Desarrollo a través del Deporte y Beca Abanderados Argentinos de la Universidad de San Andrés. “No llegué a cubrir los gastos –que realmente fueron muy altos–, la mayoría salió de mi bolsillo. Aunque mi idea nunca fue ganar plata. Lo que yo quería era transmitir un concepto: que todo sueño es posible si se realiza con pasión”, aclara el Forrest Gump criollo.

-¿Qué dijo tu familia cuando les anunciaste que ibas a cruzar la Argentina corriendo?

-Me apoyaron a pesar del gran sacrificio que tuvieron que hacer. Sobre todo mi mujer, Tati, que tuvo que quedarse sola a cargo de la empresa que tenemos, Podio, y de los chicos (N. de la R.: Nicolás tiene 8 años y Lucía 10). Ellos fueron a visitarme cuando llegué a Catamarca.

# PARA TI - RODOLFO ROSSI 4 - NEWS - 20180112
“El running me dio un montón de valores que después pude trasladar a la vida cotidiana, como prepararme y trabajar para llegar a un objetivo”.

-¿Cuál es tu próximo objetivo?

-Tengo varios. Pero para mi mayor meta faltan 24 años. Quiero correr a los 66 años la Ruta 66, que es la más famosa del mundo, va de costa a costa en Estados Unidos. Y después tengo muchos desafíos a corto plazo: tengo la obsesión de entrar a los récords Guinness.

-¿Y cómo pensás lograrlo?

-Tengo planeado correr siete días en una cinta. El récord hoy es de 827 kilómetros, así que con solo hacer un kilómetro más, ya entraría. En 2005 intenté romper la marca durante 24 horas arriba de una cinta de caminar que llevé a la Plaza de Mayo. Fue todo muy bizarro y, si bien pude completarlo, me sentí bastante mal y no logré romper el récord.

-¿Qué le dio el running a tu vida?

-Me dio un montón de valores que después pude trasladar a la vida cotidiana, como prepararme y trabajar para llegar a un objetivo, tener disciplina y siempre trazar una meta. Lo que me encanta del running es que siempre se puede tener un nuevo objetivo.

Texto: AGUSTINA D’ANDRAIA (adandraia@atlantida.com.ar)

Foto Axel Indik/ Para Ti

Agradecemos a: Own Hotel Recoleta.

LEA MÁS:

FitBarre: la suma de fitness + pilates + ballet

Jardinería para principiantes: claves para mundo más verde

Dua Lipa, la promesa del pop que empodera con sus letras0