Juan Manuel Fangio: hace 60 años, el más grande le decía adiós a las pistas

Quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 y dueño de un gigantesco prestigio, el Chueco de Balcarce corrió su último Gran Premio el 6 de julio de 1958. En un circuito de Francia, a los 47 años colgaba el casco y entraba definitivamente en la leyenda.

Una foto histórica: Fangio en Reims, después de la carrera que marcó su despedida del automovilismo
Una foto histórica: Fangio en Reims, después de la carrera que marcó su despedida del  automovilismo.

Tenía 47 años, cinco títulos mundiales en el bolso y un prestigio único, indiscutido, que lo iba a posicionar entre los más grandes deportistas de la historia universal. Así de enorme es el legado profesional de Juan Manuel Fangio, el famoso Chueco de Balcarce, quien el 6 de julio de 1958 dio la última función estelar de su vida.

A una edad en la que seguramente hoy ya estaría retirado, Fangio había enhebrado su mágico quinteto de campeonatos entre 1951 y 1957. Antes que el fútbol y el boxeo, y apenas un año después que los muchachos del básquet, Argentina consagraba a un monarca mundial.

Hombre del interior, algo introvertido, cerebral y corajudo a la vez, Juan Manuel había llegado a la cima sin que nadie le regalara nada. Pero algo empezaba a apagarse en su corazón de animal competitivo. Y las nuevas tecnologías, que le restaban incidencia primaria al conductor y mejoraban el nivel de las máquinas, transformaban las leyes del automovilismo.

Ser piloto de Fórmula 1 –la élite de un deporte siempre cercano al jet set– se había convertido en un trabajo sin pasión, al menos desde la perspectiva de Fangio. Y eso era suficiente. La temporada de 1958 marcaría su adiós definitivo de las pistas, ya que ni siquiera regresaría a las rutas y circuitos argentinos, allí donde el Turismo Carretera lo había lanzado a la fama, cuando, como contó él, “todavía no había cascos, yo usaba una boina”.

Todo un testimonio: la última foto de Fangio en una carrera; quien lo supera es el británico Stirling Moss.
Todo un testimonio: la última foto de Fangio en una carrera; quien lo supera es el británico Stirling Moss.

EL REY. Fangio era el mejor. Su muñeca estaba fuera de toda duda. En 1957, con 46 años, había conseguido la última gema para la corona, después de un año brillante. Fue en esa temporada cuando consumó su obra maestra: el imposible triunfo en Nürburgring (Alemania), considerado por los especialistas como uno de los más emocionantes de todas las épocas. El Chueco, a bordo de una Maserati (en definitiva, el auto con el que se retiraría), les descontó 50 segundos a las Ferrari a sólo diez vueltas del final, para llevarse la victoria.

Charla de pilotos: Fangio, Collins, De Portago y Musso (poniéndose el casco). La muerte de Musso en ese Gran Premio de Francia seguramente incidió en el adiós del Chueco.
Charla de pilotos: Fangio, Collins, De Portago y Musso (poniéndose el casco). La muerte de Musso en ese Gran Premio de Francia seguramente incidió en el adiós del Chueco.

Gracias a semejante esfuerzo obtuvo el quinto título y, curiosamente, ya no volvería a ganar una carrera. El retiro rondaba su cabeza… Ese fue el año, también, de su famoso secuestro en Cuba, a manos de los revolucionarios que lideraba Fidel Castro, prontos a tomar el poder. Tal era la magnitud de su figura.

Su performance en el Gran Premio de Francia de 1958, en el circuito de Reims, resultó opaca. Ya desde la clasificación se lo advertía extrañamente apático. Se especula que un trágico hecho ocurrido en la carrera terminó de decidir su adiós: la muerte del italiano Luigi Musso (33 años), a raíz de un accidente en plena competencia, a bordo de una Ferrari. Con todos los laureles posibles, sin la motivación de comienzos de la década y añorando los tiempos más románticos de su deporte, Fangio prefirió retirarse.

Sin anuncios estridentes, tal su estilo de bajo perfil. Tras haber finalizado en el cuarto puesto en Reims, simplemente ya no estuvo en el siguiente Gran Premio, celebrado en Inglaterra. Después de conseguir 24 triunfos, 35 podios y 29 pole-positions en la F-1, de haber mantenido en vilo a los argentinos que seguían sus carreras por la radio, de las postales cruzando la meta bajo la bandera a cuadros, don Juan Manuel se bajaba del vértigo. Y se convertía en leyenda.

Por Eduardo Bejuk.
Fotos: AFP y archivo Atlántida.

SEGUÍ LEYENDO:
Silvina Luna y todo su encanto en las playas de Tulúm, México

Úrsula Corberó y Chino Darín en su paso por Buenos Aires: “Por ahora no pensamos en casarnos ni tener hijos”

El ministro de salud Adolfo Rubinstein: “La legalización del aborto nos ubica entre las sociedades más avanzadas”