El Negro Oro y su novio abren las puertas de su casa: “Nos gustamos y nos deseamos”

Una charla en la intimidad del departamento que el periodista comparte durante varios días de la semana con su novio, el actor Mauro Javier Francisco. Cuentan cómo se conocieron, quién sedujo a quién… Hablan sobre la diferencia de edad, el sexo, el proyecto de casarse, de adoptar o subrogar un vientre. Y, por sobre todas las cosas, se reconocen muy apasionados.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0013
Durante la entrevista en la intimidad de su departamento, El Negro tocó la marcha nupcial dedicada a Panchito, y su novio replicó bromeando como que le iba a dar un guitarrazo con María Luisa, la mascota dueña de casa como testigo.

Ahora nos venimos a enterar de quien tomó la iniciativa para enamorar al otro: fue Panchito el que le insistió a El Negrito (así reconocen llamarse en la intimidad). “Me tiró una jauría de perros. Osado el péndex”, dice con picardía Oscar González Oro (67), mientras su novio, Mauro Javier Francisco (34), asiente sonriendo.

“Fue hace varios años. Yo me había separado de mi pareja anterior de diez años. Me enteré de que él es gay porque subió una foto cuando se separó de Tato (el ex novio uruguayo del conductor). Entonces le escribí por Messenger y nos pasamos los teléfonos. Debo reconocer que me mandé con todo. Ahí miente El Negro… No le tiré una jauría de perros: fueron varias. Fui con los tapones de punta. Iba todo bien pero en un momento discutimos, me bloqueó y nunca llegamos a concretar”, explica Mauro.

“Es lógico que yo le gustara: mirá lo que es este cuerpo”, bromea Oscar y ambos estallan de risa. “Me puso: ‘Estúpido estoy al aire. No puedo hablar’. Y enseguida me bloqueó. Eso me reventó. Dije: ‘¿A éste qué le pasa?’. No sabía por qué se había enojado, algo raro en él, porque nunca se ofusca, jajaja”, ironiza Panchito. “¿Por qué no te vas a la m…?”, sube la apuesta El Negro.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0004
Miradas cómplices durante la producción de fotos entre Panchito y El Negro.

Así están todo el tiempo, intercambiando bromas, chicanas, riéndose el uno del otro… La charla con GENTE sucede en la intimidad del coqueto departamento que el periodista tiene en un complejo del barrio Las Lomas de San Isidro. Hay un grado de espontaneidad entre los dos que sorprende. No dan la sensación de estar especulando, midiendo ni actuando cada frase que pronuncian, pero nuestra obligación es dudar de todo, así que les preguntamos de arranque.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0018
Bromean y se chicanean todo el tiempo, pero siempre terminan dándose un abrazo.

–¿Son así  o nos están vendiendo dos personajes simpáticos que después no se llevan tan bien?

El Negro: Creenos. Somos así. Siempre digo que nos une el humor… Además del amor, obvio. No lo vamos a negar: es fundamental.
Panchito: Él es el extremo de lo afectuoso; yo, del chiste. Quiere hablar en serio, meto la broma y se pudre todo.

N: Es cierto que soy más afectuoso que él. Hasta pesado. Y Panchito sabe cómo y cuándo enojarme. Tiene la virtud de poner cara de c… y me enojo. Me divierte, yo también a él y nos cag… de risa. Me jode con que estoy pelado y gordo. Hoy se cortó el cabello y le dije que lo hacía para envejecerme, que era un h de p. Parece un péndex y tiene cuarenta y pico.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0002-copia
Panchito confiesa: “La segunda vez que salimos me dijo que quería que fuera su pareja, casarse y adoptar o subrogar un vientre. Fue fuerte”

P: ¡No seas h de p! Dijiste que tengo 37 y son 34. ¿Sabés por qué? Porque afirmó que me lleva treinta años y en verdad son treinta y tres. Hacete cargo: sos un pervertido, Negrito, por salir con un chico joven.
N: Cacho (Castaña) me dice “robacunas”. La verdad es que Pancho me persiguió, me acosó. Fue violencia de género: me rompió un traje.

Todo empieza por la mirada. Cuando le escribí por primera vez fue porque me atraía físicamente. Me gusta la gente más grande. Aunque nunca había estado con uno de 80, jaja…”(Panchito)

P: Desde que me bloqueó pasó mucho tiempo, hasta que un día recibo un mensaje: “Hola, hoy es mi cumpleaños, felicitame”. Yo tenía la imagen del Negro Oro como un personaje groso, y al principio no le iba a decir cualquier cosa. Me daba cierto pudor… Después me lo saqué, jajaja.

APERTURA#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0017
El Negro revela que está muy enamorado: “La primera vez que me dijo ‘te amo’ me largué a llorar”.

–¿Conviven?

N: El se queda acá en mi departamento y yo en el de él. De hecho, me acaba de invadir trayendo un par de valijas, jajaja.

P: Vos me dijiste que trajera ropa. Dejate de hinchar las p… Es que trabajo en PAMI Zona Oeste como proveedor de insumos. Si cenamos y tomamos algo, me tengo que volver a Las Cañitas y no duermo nada.

N: Quiero que se sienta cómodo. Además, lo amo. Viene a casa cuando quiere: es la suya. Por mí, que se mude mañana: tiene gimnasio, pileta, mini-mercado. Cuando no está lo extraño.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0001-copia
Panchito tiene las llaves de la casa de El Negro en Las Lomas de San Iisidro, y Oscar las del departamento de su novio en Las Cañitas. Y se disputan otro amor: el de María Luisa, la mascota de González Oro.

P: A mí me cuesta la convivencia a la mañana: me levanto de mal humor. Tienen que pasar veinte minutos. Necesito tomar un mate, relajarme.

N: Yo me levanto cantando. A mí, Panchito me cambió la vida. Hago radio para él. La gente también lo incorporó. Nos mostramos tal cual somos. Siempre estamos boludeando. Nunca vimos una película juntos: él se duerme, porque madruga… Y si no, se levanta, va al gimnasio, no para. Es c… inquieto. Vamos al Teatro Colón porque me gusta a mí, y yo lo acompaño a la cancha de Huracán, porque es quemero. Coincidimos en que después siempre vamos a morfar, jejeje.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0007
Los portarretratos con fotos de Panchito en la casa de El Negro.

–¿Y cómo son en la intimidad?

P: Él es más apasionado que yo.

N: Tenemos una muy buena relación, en todo sentido. Sexualmente somos compatibles. Nos gustamos, nos deseamos. Pancho me fascina, me encanta como hombre.

P: Todo empieza por la mirada. Cuando le escribí por primera vez fue porque me atraía físicamente. Me gusta la gente más grande. Aunque nunca había estado con uno de 80, jaja…

N: ¡La p… que te p…!

P: Confieso que me gustaba desde hace tiempo, pero estaba en pareja… Cuando se separó, arremetí.

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0008
Comparten libros, lentes y música -ambos son fans de Las Pastillas del abuelo-. “Los conocí por Panchito y ahora me gustan a mí”, asegura El Negro.

N: Al principio fue así. Después el que la tuvo que remar fui yo. Porque él no quería volver a tener pareja, luego de una experiencia desagradable.

P: Yo quería touch, touch, touch and go.

N: En Punta del Este le dije que quería ser su pareja. Me contestó que no estaba en condiciones. Ahí empecé a insistir hasta que lo convencí. Lo jodía: “No me lo vas a decir nunca, pero te estás enamorando. Ya no podés vivir sin mí”. Se lo decía en broma, hasta que hace poco me dijo: “Te amo” (se emociona). Remé en dulce de leche. Yo, en cambio, se lo repito cada diez minutos.

P: Que yo le diga “te amo” le costó como diez mil dólares. Creo que no le cobré caro (ríe).

N: Juaaaaaaaaaa. La verdad, lloré cuando me lo dijo.

P: Llorá ahora, que garpa para la foto.

N: ¡Callate, bol…, que ahora estamos hablando en serio! Sentí que lo había logrado. Me mira y me pongo a llorar. Me emociona. Tiene amor en la mirada.

P: Es que no lo puede creer. Debe estar pensando: “Soy un ladri”.

IMG_20190302_231203
La foto exclusiva de Gente que descubrió el romance cuando fueron a cenar a Gardiner en la Costanera.

N: Nunca me pasó llorar de amor, teniendo la edad y la experiencia que tengo. Panchito sabe que lo logra cuando se le canta el c… Un día le dije que me gustaría tener veinte años menos, para disfrutarlo más. No sé cuánto voy a vivir, pero hay más posibilidades de que yo me vaya antes.

P: Negro, te abrieron al medio para operarte del cuore y no te moriste. ¡Dejate de joder!

oscar_gonzalezoro-2
Panchito es fanático de Huracán y El Negro lo acompañó a ver el último parido en el que enfrentó a San Lorenzo y El Globo terminó eliminado de la Copa de la Superliga por penales. Así posaban en la previa del encuentro, después hubo tristeza, aunque “desafortunados en el juego…”

N: Es cierto. Si no hubiese ido ese sábado a hacerme ver me moría. Me lo dijo el cirujano. Tuve un infarto. No me di cuenta y seguí. Fui al Sanatorio de la Trinidad dispuesto a que me dijeran que tenía cáncer de pulmón, pero el problema estaba en el corazón. Pensé que me iban a colocar algún stent. Tampoco. Tenía tres arterias ocluidas. El médico me dijo: “Hay que operarte a corazón abierto”. Y me abrieron al medio, me hicieron tres bypass.

Tenemos una muy buena relación, en todo sentido. Sexualmente somos compatibles. Nos gustamos, nos deseamos. A mí me fascina Pancho, me encanta como hombre” (El Negro)

–¿Sexualmente se llevan bien?

N: Preguntale a Pancho.

P: Funciona bastante bien.

N: Cuando me operaron, le dije al médico: “Hace quince días que no tengo una erección?”. Me replicó: “Ya va a venir. El corazón se está reseteando. Dale tiempo”. Y tenía razón: ¡volvió! Jajaja.

P: Ahora hace tres años que no tiene una erección, pero lo estamos bancando con amor. ¿Qué se le va a hacer?

N: Con que tenga erección uno de los dos ya está, jua.

GONZALEZ-ORO-ESTRENO-GENTE-FELIZ
“Yo lo acompaño a ver a Huracán y él al Teatro Colón y a ver grandes obras como Gente Feliz, dirigida por José María Muscari”, cuenta González Oro.

–Oscar, ¿cuidás tu salud ahora?

N: Sí, tomo los medicamentos que me dan, pero no tengo prohibiciones para comer. Fumo un poco, nada más.

P: Nos conviene a todos que fume, lo dejamos… Así repartimos la herencia más rápido.

oscar_gonzalezoro-1
En Semana Santa hubo presentación en casa de la abuela de Panchito con sus padres, Alicia y Armando, quienes le dieron la bienvenida a El Negro junto al resto de la familia.

–¿Se van a casar?

N: Yo me casaría ya, mañana si quiere. Lo amo como nunca a nadie.

P: También lo amo, pero creo que él lo propone porque sabe que yo prefiero esperar. Si le llego a contestar que sí, se c… todo y arruga. La segunda vez que salimos fuimos a Punta y me dijo que se quería casar y adoptar, o subrogar un vientre. Yo no entendía nada. Pero él es así. Hasta le puso nombre a nuestra futura hija: Catalina. A mi vieja le comentaron lo que había dicho y creyó que era decisión tomada. Llegué a su casa y me preguntó: “¿Hijo, vos estás seguro?”. Le expliqué: “Son cosas que dice El Negro, mamá. Él es así”.

N: Me enamoré, pel…, y vos también, pero por supuesto que me gustaría subrogar un vientre para volver a ser padre, de una nena esta vez. También soy consciente de que estoy grande y la responsabilidad le quedaría a Pancho. Veremos…

#GENTE-NEGRO-ORO-Y-NOVIO-EN-SU-CASA-JCR-0016-Recuperado
Comparten momentos todo el tiempo. Panchito ahora se sumó a Negro y Regreso, el programa de González Oro por Radio 10 -lunes a viernes de 13 a 17 horas- y pasa buena música, otro de sus fuertes además de la actuación.

–¿Ya hubo presentación en familia?

P: Sí, en la casa de mi abuela, en Semana Santa. Todo muy tranqui. Aunque todavía las generaciones anteriores tienen esa mentalidad de que el gay va con tacos altos a toda hora y no es así. Nosotros no íbamos a visitarlos con los tacos. Eso lo dejamos para la noche.

Por Miguel Braillard

Fotos: Julio César Ruíz

SEGUÍ LEYENDO:

La íntima cena del Negro González Oro y Panchito, su nuevo novio: “Yo me quiero casar”

El Negro Oro y su novio: Locos por el fútbol… y por el amor

González Oro contó cómo le dijo a sus hijos que es homosexual