Obsesión peligrosa: la historia de la joven que se endeudó para convertirse en influencer

Pudo ser una más entre los millones de chicas y adolescentes que pasan las horas de su vida compartiendo y subiendo cada detalle de sus existencias. Pero el caso de la joven ecuatoriana Lissette Calveiro dio la vuelta al mundo como símbolo del afán de vivir para posar, ser una ‘estrella’ de las redes… y terminar endeudadas, enloquecidas y hasta poniendo en riesgo sus vidas. El testimonio con final feliz.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 7 - News - INSTAGRAM - 20180323
La joven ecuatoriana soñaba con convertirse en influencer y se endeudó para lograrlo

Una típica dreamer, hija de una ecuatoriana y un cubano que alguna vez coincidieron en Miami, se prometieron crear juntos una familia y acceder a una vida mejor. A su hija la llamaron Lissette Calveiro y en las últimas semanas la chica –hoy de 26 años– saltó a la fama del peor de los modos.

No lo hizo como una de las tantas hijas de inmigrantes que logran en los Estados Unidos todo eso que su tierra natal les negó, sino como el vivo ejemplo de hasta dónde puede llegar la locura de registrarlo todo, primero, y subirlo a las redes sociales, después. Convertirse, en definitiva, en una influencer, el grado máximo de poder en la nueva sociedad de las apariencias.

Lissette, como tantos otros millones de los llamados “nativos digitales” no puede pensar, actuar ni vivir como no sea en función de las imágenes. Para eso abrió alguna vez una cuenta en Instagram (@lissetecalv) y comenzó a subir allí su mundo entero, una existencia dedicada a las carteras, los bolsos, los viajes y el cambio de outfits. Parecía tener una vida de esas con las que muchos sueñan, hecha de destinos “exóticos” (llegó a subir selfies suyas con el fondo del desierto de Sahara), ropa esplendorosa y una sucesión de tragos, desayunos y fiestas con amigos.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 6 - News - INSTAGRAM - 20180323
Sus postales desde el desierto de Sahara

DAME TU LIKE. Chicas como Lissette son –según Graciela Moreschi, médica psiquiatra especializada en adolescencia– emergentes de una sociedad que ha pasado “de capitalista a consumista y en la que los chicos que no tienen una identidad formada buscan construirla a fuerza de likes. Se trata de un problema grave, no sólo por lo que gastan, sino porque están denotando una patología de vacío. Son adictos, que, si no pueden sostener eso, se desarman”, precisa.

Pero para ella –al principio, al menos– la cosa no iba mal. Con 10.000 seguidores en Instagram, Lissette se convirtió en lo que siempre había soñado: una influencer, una it girl, la clase de chica que marca tendencia y que, por eso mismo, entra en el radar de las marcas, que automáticamente comienzan a regalarles desde zapatos hasta vestidos, viajes o teléfonos celulares de ultimísima generación. Y como la moneda de cambio en el universo influencer no es otra que una manito con el pulgar apuntando al cielo (el benemérito like), Lissette llegó a la conclusión de que si quería hacer carrera como marcadora de tendencias, no podía sino mudarse de su Miami natal a New York y comenzar a darse (y a retratar) la gran vida. Y así lo hizo.

¿El problema? Que –más allá de todo el estilo que derrochaba del otro lado de la pantalla–, de este lado de la vida, la joven no contaba con los recursos necesarios para costear su vida de chica influyente en las redes. A menos, claro, que comenzara a endeudarse a ritmo de vértigo.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 4 - News - INSTAGRAM - 20180323
Los derroches desmedidos para convertirse en influencer

A TRAVÉS DEL ESPEJO. En el volátil mundo de los influencers, todo pende de un hilo de seda. Nada está garantizado y la hoy absoluta fidelidad de los followers puede volverse abandono en cuestión de horas. Lissette entendió rápidamente que para mantener y acrecentar el ejército de fanáticos que ya la seguía, no podía repetir equipos ni quedarse quieta. Comenzó entonces a “tarjetearlo todo” y a gastar de un modo absurdo.

Ella misma reconoció en una entrevista con The New York Times que una vez, para que sus seguidores no le perdieran ni el rastro ni la admiración, llegó a patinarse casi mil dólares en un sólo día. Todo para viajar a ver un concierto de Sia y volver a destino en menos de 24 horas. Llegó a hacer muchas otras locuras financieras con tal de cosechar unos cuantos likes que la mantuvieran en la cima de la nada.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 2 - News - INSTAGRAM - 20180323
Viajes de 24horas para sumar likes

Monica Cruppi es psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y autora de Vivir en la postmodernidad (Letra Viva). Para ella, un caso como el de Lisette y el de tantos otros millones de “locos por las selfies” sólo se entiende en el marco de una sociedad de consumo especialmente voraz con las imágenes.

“El consumo de objetos, servicios, etc. ocupa una parte importante de nuestro tiempo, convirtiéndose para algunos en una práctica cotidiana, que va más allá del principio de placer. Muchas veces está relacionado con el exhibicionismo y el narcisismo en las redes sociales. Hoy, la clave es “parecer para ser”.

Instagram y Facebook son grandes vidrieras donde las personas van mostrando imágenes para lograr un impacto en el otro, a veces de admiración, aprobación y otras emociones que muchas veces son verdaderas “puestas en escena”.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 8 - News - INSTAGRAM - 20180323
Lisette acumuló más de 10 mil dólares de deuda

EL SHOW DEBE SEGUIR. Claro que a Lissette –que llegó a sumar 10 mil dólares de deuda con una sola tarjeta– la realidad la bajó de un hondazo y un día se vio de nuevo viviendo con sus padres, sin presupuesto ni para viajes ni para looks.

Comenzó, lo que nunca, a repetir outfits, contrató un asesor comercial que no la dejara descontrolar sus gastos, cambió las cenas por la comida casera, se animó a alquilar ropa para sus selfies y (mejor todavía) decidió hacer pública toda su experiencia.

Sabe de sobra que no está sola en esta locura, y que el delirio por sumar más likes ha convertido incluso a la muerte en un espectáculo. Ella decidió frenar a tiempo, reconoció que su vida era “una mentira” y hoy ya está de vuelta en la Gran Manzana, pero con un trabajo “normal”, alquilando con una amiga y contando en Instagram lo que siempre supimos: que nunca es oro todo lo que brilla. Bien por Lissette.

Texto: QUENA STRAUSS

SEGUÍ LEYENDO:

Parejas influencers: las historias de amor que dominan Instagram

Obsesión peligrosa: la historia de la joven que se endeudó para convertirse en influencer

Pudo ser una más entre los millones de chicas y adolescentes que pasan las horas de su vida compartiendo y subiendo cada detalle de sus existencias. Pero el caso de la joven ecuatoriana Lissette Calveiro dio la vuelta al mundo como símbolo del afán de vivir para posar, ser una ‘estrella’ de las redes… y terminar endeudadas, enloquecidas y hasta poniendo en riesgo sus vidas. El testimonio con final feliz.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 7 - News - INSTAGRAM - 20180323
La joven ecuatoriana soñaba con convertirse en influencer y se endeudó para lograrlo

Una típica dreamer, hija de una ecuatoriana y un cubano que alguna vez coincidieron en Miami, se prometieron crear juntos una familia y acceder a una vida mejor. A su hija la llamaron Lissette Calveiro y en las últimas semanas la chica –hoy de 26 años– saltó a la fama del peor de los modos.

No lo hizo como una de las tantas hijas de inmigrantes que logran en los Estados Unidos todo eso que su tierra natal les negó, sino como el vivo ejemplo de hasta dónde puede llegar la locura de registrarlo todo, primero, y subirlo a las redes sociales, después. Convertirse, en definitiva, en una influencer, el grado máximo de poder en la nueva sociedad de las apariencias.

Lissette, como tantos otros millones de los llamados “nativos digitales” no puede pensar, actuar ni vivir como no sea en función de las imágenes. Para eso abrió alguna vez una cuenta en Instagram (@lissetecalv) y comenzó a subir allí su mundo entero, una existencia dedicada a las carteras, los bolsos, los viajes y el cambio de outfits. Parecía tener una vida de esas con las que muchos sueñan, hecha de destinos “exóticos” (llegó a subir selfies suyas con el fondo del desierto de Sahara), ropa esplendorosa y una sucesión de tragos, desayunos y fiestas con amigos.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 6 - News - INSTAGRAM - 20180323
Sus postales desde el desierto de Sahara

DAME TU LIKE. Chicas como Lissette son –según Graciela Moreschi, médica psiquiatra especializada en adolescencia– emergentes de una sociedad que ha pasado “de capitalista a consumista y en la que los chicos que no tienen una identidad formada buscan construirla a fuerza de likes. Se trata de un problema grave, no sólo por lo que gastan, sino porque están denotando una patología de vacío. Son adictos, que, si no pueden sostener eso, se desarman”, precisa.

Pero para ella –al principio, al menos– la cosa no iba mal. Con 10.000 seguidores en Instagram, Lissette se convirtió en lo que siempre había soñado: una influencer, una it girl, la clase de chica que marca tendencia y que, por eso mismo, entra en el radar de las marcas, que automáticamente comienzan a regalarles desde zapatos hasta vestidos, viajes o teléfonos celulares de ultimísima generación. Y como la moneda de cambio en el universo influencer no es otra que una manito con el pulgar apuntando al cielo (el benemérito like), Lissette llegó a la conclusión de que si quería hacer carrera como marcadora de tendencias, no podía sino mudarse de su Miami natal a New York y comenzar a darse (y a retratar) la gran vida. Y así lo hizo.

¿El problema? Que –más allá de todo el estilo que derrochaba del otro lado de la pantalla–, de este lado de la vida, la joven no contaba con los recursos necesarios para costear su vida de chica influyente en las redes. A menos, claro, que comenzara a endeudarse a ritmo de vértigo.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 4 - News - INSTAGRAM - 20180323
Los derroches desmedidos para convertirse en influencer

A TRAVÉS DEL ESPEJO. En el volátil mundo de los influencers, todo pende de un hilo de seda. Nada está garantizado y la hoy absoluta fidelidad de los followers puede volverse abandono en cuestión de horas. Lissette entendió rápidamente que para mantener y acrecentar el ejército de fanáticos que ya la seguía, no podía repetir equipos ni quedarse quieta. Comenzó entonces a “tarjetearlo todo” y a gastar de un modo absurdo.

Ella misma reconoció en una entrevista con The New York Times que una vez, para que sus seguidores no le perdieran ni el rastro ni la admiración, llegó a patinarse casi mil dólares en un sólo día. Todo para viajar a ver un concierto de Sia y volver a destino en menos de 24 horas. Llegó a hacer muchas otras locuras financieras con tal de cosechar unos cuantos likes que la mantuvieran en la cima de la nada.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 2 - News - INSTAGRAM - 20180323
Viajes de 24horas para sumar likes

Monica Cruppi es psicoanalista, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y autora de Vivir en la postmodernidad (Letra Viva). Para ella, un caso como el de Lisette y el de tantos otros millones de “locos por las selfies” sólo se entiende en el marco de una sociedad de consumo especialmente voraz con las imágenes.

“El consumo de objetos, servicios, etc. ocupa una parte importante de nuestro tiempo, convirtiéndose para algunos en una práctica cotidiana, que va más allá del principio de placer. Muchas veces está relacionado con el exhibicionismo y el narcisismo en las redes sociales. Hoy, la clave es “parecer para ser”.

Instagram y Facebook son grandes vidrieras donde las personas van mostrando imágenes para lograr un impacto en el otro, a veces de admiración, aprobación y otras emociones que muchas veces son verdaderas “puestas en escena”.

#PARATI - LISSETTE CALVEIRO 8 - News - INSTAGRAM - 20180323
Lisette acumuló más de 10 mil dólares de deuda

EL SHOW DEBE SEGUIR. Claro que a Lissette –que llegó a sumar 10 mil dólares de deuda con una sola tarjeta– la realidad la bajó de un hondazo y un día se vio de nuevo viviendo con sus padres, sin presupuesto ni para viajes ni para looks.

Comenzó, lo que nunca, a repetir outfits, contrató un asesor comercial que no la dejara descontrolar sus gastos, cambió las cenas por la comida casera, se animó a alquilar ropa para sus selfies y (mejor todavía) decidió hacer pública toda su experiencia.

Sabe de sobra que no está sola en esta locura, y que el delirio por sumar más likes ha convertido incluso a la muerte en un espectáculo. Ella decidió frenar a tiempo, reconoció que su vida era “una mentira” y hoy ya está de vuelta en la Gran Manzana, pero con un trabajo “normal”, alquilando con una amiga y contando en Instagram lo que siempre supimos: que nunca es oro todo lo que brilla. Bien por Lissette.

Texto: QUENA STRAUSS

SEGUÍ LEYENDO:

Parejas influencers: las historias de amor que dominan Instagram

Alexia Bosch, una estrella de la canción en Instagram: “Mi sueño es tener una carrera internacional”

Tiene 18 años y es toda una star de la música en redes desde que una productora de California la descubrió por las redes sociales y la invitó a Los Ángeles. Hoy, su nuevo tema, Rebel Soul, ya llegó a las 50 mil reproducciones en tres semanas, y subiendo.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - APERTURA - AG - 20180105
No dudé en abandonar el colegio y terminarlo por Internet. Tuve una oportunidad que no se le da a cualquiera, ¿cuáles son las chances de que encuentren mi perfil de Instagram y que se la jueguen tanto? Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

Le vibró el bolsillo del pantalón del colegio donde tenía guardado su celular. Lo sacó, miró por debajo del banco para que su profesora de Literatura no la descubriera, y abrió los mensajes directos de Instagram, donde tenía una notificación que decía: “Hola Alexia, me gusta mucho tu estilo, tu onda, ¿componés temas originales?, ¿te gustaría seguir una carrera como cantante solista?”.

El destino de Alexia Bosch (18) se había adelantado a sus planes, por lo menos dos años. Siempre había soñado con ser cantante y no era una utopía, sus intenciones eran muy concretas. Tenía plan A, plan B y hasta plan C para cuando terminara la secundaria en el colegio Santa Inés de San Isidro. Pero nunca se imaginó que esos covers que subía cada tanto a su cuenta de Instagram –que ahora es @alexiaboschmusic– iban a ser el trampolín hacia su carrera musical, ni mucho menos que hoy, sólo dos años después de ese mensaje enviado por el “cazatalentos” de una discográfica que recién estaba arrancando en Los Ángeles llamada Iron Hearts Records, produciría sus canciones.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - Tocando el piano- AG - 20180105
Autodidacta, Alexia aprendió a tocar el piano gracias a sus conocimientos de guitarra. Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

Tampoco imaginó que al tercer día de haber sacado su primer tema, Rebel Soul, en Spotify, Apple Music y Pandora, entre otras aplicaciones de música, iba a integrar la playlist del top 50 de Argentina en Spotify, y que llegaría a tener 50 mil reproducciones en sólo tres semanas. Menos que sería entrevistada en programas de radio y para gráfica para contar todo lo que fue construyendo en silencio a lo largo de su vida. La realidad superó todo lo que ella podía imaginar y hoy esta joven cantante argentina ya tiene el verano programado para mostrar su talento en Punta del Este y Perú, de donde es oriunda toda su familia materna.

Esa mañana de 2015 en que recibió aquel mensaje directo, lo primero que hizo cuando sonó el timbre del recreo fue guglear el nombre de la productora y descubrió que el fundador de esta nueva compañía era Barrett Yeretsian, el mismo que había compuesto uno de sus temas favoritos: Jar of Hards, de Christina Perri. “Es una de las canciones que me incentivaron a cantar y no podía creer que él me buscara a mí”, cuenta. Cuando llegó a su casa respondió el mensaje contándole un poco más sobre ella, y más tarde ya estaba hablando –con su mamá al lado– por Skype con Barrett, el dueño de la reciente discográfica. “Me decía que estaba interesado en producir mi carrera, y yo pensaba: ‘Ajá, ¡con 16 años!’”, se acuerda todavía excitada. Sus próximos temas y el videoclip saldrán durante todo enero en las mismas aplicaciones.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - En el arbol- AG - 20180105
A los 12 años su mamá, concertista, le enseñó los primeros acordes. Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

-¿En tu cabeza había lugar para otras opciones que no fueran dedicarte a la música?
-¡No! Desde chica escribo canciones en inglés. Mi sueño es tener una carrera internacional. Mi plan era, si no me pasaba nada extraño como esto, ir a un programa como American Idol o American Talent, y como tengo pasaporte americano porque mi papá vivió 30 años en Estados Unidos cuando era chico, podía participar. Si no quedaba en el programa, me iba a estudiar afuera a una universidad que se dedicara a la música y, de última, al terminar la carrera me convertiría en profesora de canto. En cualquier caso, me iba a dedicar a la música.

-Tenías objetivos súper claros para tener 16 años…
-¡Sí! Siempre supe lo que quería y fui muy independiente. Por eso, cuando vimos que la cosa era seria, no dudé en abandonar el colegio y terminarlo por Internet. Tuve una oportunidad que no se le da a cualquiera, ¿cuáles son las chances de que encuentren mi perfil de Instagram y que se la jueguen tanto? Obvio que después mantenerlo y empezar a construirlo no es suerte, es trabajo.

-¿Y tus papás aceptaron de inmediato la idea de que te fueras a Los Ángeles?
-Lo que pasa es que estoy repitiendo un poco la historia de mi mamá, que hoy es concertista de guitarra. Ella es peruana y a los 18 años su profesora le propuso venirse con ella a la Argentina a terminar sus estudios y se mudó sola a Buenos Aires. La tengo como un referente muy fuerte y ella sabe de lo que se trata. Además, yo en el verano de 2014 me fui a estudiar a Berklee College of Music –una de las universidades privadas de música más grandes del mundo– en Boston, me gané una beca para el año siguiente y volví en 2015. En ese viaje terminé de escribir mis dos primeros temas. Ahí les demostré a mis papás que me tomaba la música en serio. En diciembre de 2015 Barrett me invitó a conocerlo a él y a su equipo para ver si realmente podíamos funcionar y viajé con toda mi familia (sus papás: María Luisa Hart Bedoya y Jorge Bosch y sus hermanos: Maia, de 14 y Joaquín de 13). Ahí nos conocimos y firmamos el contrato. Fui a su estudio y empezamos a charlar sobre qué me gustaría contar con mi música. Sin embargo, recién cuando él se sentó en el piano y empezamos a improvisar melodías, nos miramos y dijimos: “Oh, here we are”. Tardé un año y medio en mudarme definitivamente, y desde hace seis meses vivo en Los Ángeles, en un departamento donde alquilo un cuarto, a siete cuadras de la productora.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - de bebe- AG - 20180105
Desde muy chica estuvo vinculada a la música.

MUSIC GIRL. Alexia viene de una familia de músicos: su abuela materna es pianista y directora de coros, en Lima, su tío trabaja como director de Orquesta en Estados Unidos y su mamá es concertista de guitarra. La música clásica era para ella algo de todos los días: tarareaba desde chiquita obras clásicas, iba a ensayos de orquesta y siempre estaba “con la oreja pegada” detrás de la puerta. A los cinco años tuvo su primera presentación sola en un concert del colegio, y a partir de ahí cantó en los siguientes. A los 9 empezó clases de canto y a los 12 aprendió guitarra con su mamá, si bien era un instrumento que ya conocía desde chiquita. El piano, en cambio, lo aprendió de manera autodidacta, aplicando la teoría que conocía de la música.

-¿Cómo es tu vida hoy?
-Voy al estudio tres horas por día, así que tengo mucho tiempo libre. Salgo a caminar con mi mochila en la que llevó un montón de cuadernos –de dibujo, de escritura, de canciones– y estoy siempre escribiendo en un café distinto. En la productora trabajo diariamente con Barrett y en ocasiones veo a su estilista, el ANR, que es el cazatalentos que me descubrió, y a una escritora. El trabajo es muy diverso: un día entro al estudio y hay que hacer fotos, otro día escribimos o grabamos, y yo literalmente me entero de cuál es mi horario la noche anterior.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - Sptotiyfy - 20180105
La portada de Spotify de su tema, Rebel Soul.

-¿Y hablaron sobre qué estarías dispuesta a hacer y qué no en un videoclip, por ejemplo?
-Sí, tenemos una visión muy clara: no nos interesa la imagen de ‘la mujer sexual’, no va por ese lado. Lo que nos importa es la música, somos más artísticos. Barrett empezó su propia compañía hace dos años porque quería desarrollar a los artistas a su manera, con control de lo creativo y con su modalidad porque es algo que lo apasiona. Y yo soy su primera artista.

-Aunque estés cumpliendo tu sueño, ¿esperás más?
-Sí, me encantaría poder lograr una conexión íntima con la gente a través de mi música, inspirar a alguien, generar eso que me genera a mí cuando escucho a otro artista. Quiero seguir creando, sacar más canciones, crecer con la música, con mi estilo y con mi audiencia. Es lo que más me interesa.

1. Autodidacta, Alexia aprendió a tocar el piano gracias a sus conocimientos de guitarra. 2. A los 12 años su mamá, concertista, le enseñó los primeros acordes. 3. Desde muy chica estuvo vinculada a la música. 4. La portada de Spotify de su tema, Rebel Soul.

Textos: CANDELA URTA (curta@atlantida.com.ar)

LEA MÁS:

Charo Bogarín, la feminista que invitó a Gustavo Cordera para su nuevo álbum: “Decido creer en su cambio”

Natalie Perez: “Elijo no hacer escenas de sexo”

Alexia Bosch, una estrella de la canción en Instagram: “Mi sueño es tener una carrera internacional”

Tiene 18 años y es toda una star de la música en redes desde que una productora de California la descubrió por las redes sociales y la invitó a Los Ángeles. Hoy, su nuevo tema, Rebel Soul, ya llegó a las 50 mil reproducciones en tres semanas, y subiendo.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - APERTURA - AG - 20180105
No dudé en abandonar el colegio y terminarlo por Internet. Tuve una oportunidad que no se le da a cualquiera, ¿cuáles son las chances de que encuentren mi perfil de Instagram y que se la jueguen tanto? Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

Le vibró el bolsillo del pantalón del colegio donde tenía guardado su celular. Lo sacó, miró por debajo del banco para que su profesora de Literatura no la descubriera, y abrió los mensajes directos de Instagram, donde tenía una notificación que decía: “Hola Alexia, me gusta mucho tu estilo, tu onda, ¿componés temas originales?, ¿te gustaría seguir una carrera como cantante solista?”.

El destino de Alexia Bosch (18) se había adelantado a sus planes, por lo menos dos años. Siempre había soñado con ser cantante y no era una utopía, sus intenciones eran muy concretas. Tenía plan A, plan B y hasta plan C para cuando terminara la secundaria en el colegio Santa Inés de San Isidro. Pero nunca se imaginó que esos covers que subía cada tanto a su cuenta de Instagram –que ahora es @alexiaboschmusic– iban a ser el trampolín hacia su carrera musical, ni mucho menos que hoy, sólo dos años después de ese mensaje enviado por el “cazatalentos” de una discográfica que recién estaba arrancando en Los Ángeles llamada Iron Hearts Records, produciría sus canciones.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - Tocando el piano- AG - 20180105
Autodidacta, Alexia aprendió a tocar el piano gracias a sus conocimientos de guitarra. Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

Tampoco imaginó que al tercer día de haber sacado su primer tema, Rebel Soul, en Spotify, Apple Music y Pandora, entre otras aplicaciones de música, iba a integrar la playlist del top 50 de Argentina en Spotify, y que llegaría a tener 50 mil reproducciones en sólo tres semanas. Menos que sería entrevistada en programas de radio y para gráfica para contar todo lo que fue construyendo en silencio a lo largo de su vida. La realidad superó todo lo que ella podía imaginar y hoy esta joven cantante argentina ya tiene el verano programado para mostrar su talento en Punta del Este y Perú, de donde es oriunda toda su familia materna.

Esa mañana de 2015 en que recibió aquel mensaje directo, lo primero que hizo cuando sonó el timbre del recreo fue guglear el nombre de la productora y descubrió que el fundador de esta nueva compañía era Barrett Yeretsian, el mismo que había compuesto uno de sus temas favoritos: Jar of Hards, de Christina Perri. “Es una de las canciones que me incentivaron a cantar y no podía creer que él me buscara a mí”, cuenta. Cuando llegó a su casa respondió el mensaje contándole un poco más sobre ella, y más tarde ya estaba hablando –con su mamá al lado– por Skype con Barrett, el dueño de la reciente discográfica. “Me decía que estaba interesado en producir mi carrera, y yo pensaba: ‘Ajá, ¡con 16 años!’”, se acuerda todavía excitada. Sus próximos temas y el videoclip saldrán durante todo enero en las mismas aplicaciones.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - En el arbol- AG - 20180105
A los 12 años su mamá, concertista, le enseñó los primeros acordes. Foto: Ariel Gutraich/ Para Ti

-¿En tu cabeza había lugar para otras opciones que no fueran dedicarte a la música?
-¡No! Desde chica escribo canciones en inglés. Mi sueño es tener una carrera internacional. Mi plan era, si no me pasaba nada extraño como esto, ir a un programa como American Idol o American Talent, y como tengo pasaporte americano porque mi papá vivió 30 años en Estados Unidos cuando era chico, podía participar. Si no quedaba en el programa, me iba a estudiar afuera a una universidad que se dedicara a la música y, de última, al terminar la carrera me convertiría en profesora de canto. En cualquier caso, me iba a dedicar a la música.

-Tenías objetivos súper claros para tener 16 años…
-¡Sí! Siempre supe lo que quería y fui muy independiente. Por eso, cuando vimos que la cosa era seria, no dudé en abandonar el colegio y terminarlo por Internet. Tuve una oportunidad que no se le da a cualquiera, ¿cuáles son las chances de que encuentren mi perfil de Instagram y que se la jueguen tanto? Obvio que después mantenerlo y empezar a construirlo no es suerte, es trabajo.

-¿Y tus papás aceptaron de inmediato la idea de que te fueras a Los Ángeles?
-Lo que pasa es que estoy repitiendo un poco la historia de mi mamá, que hoy es concertista de guitarra. Ella es peruana y a los 18 años su profesora le propuso venirse con ella a la Argentina a terminar sus estudios y se mudó sola a Buenos Aires. La tengo como un referente muy fuerte y ella sabe de lo que se trata. Además, yo en el verano de 2014 me fui a estudiar a Berklee College of Music –una de las universidades privadas de música más grandes del mundo– en Boston, me gané una beca para el año siguiente y volví en 2015. En ese viaje terminé de escribir mis dos primeros temas. Ahí les demostré a mis papás que me tomaba la música en serio. En diciembre de 2015 Barrett me invitó a conocerlo a él y a su equipo para ver si realmente podíamos funcionar y viajé con toda mi familia (sus papás: María Luisa Hart Bedoya y Jorge Bosch y sus hermanos: Maia, de 14 y Joaquín de 13). Ahí nos conocimos y firmamos el contrato. Fui a su estudio y empezamos a charlar sobre qué me gustaría contar con mi música. Sin embargo, recién cuando él se sentó en el piano y empezamos a improvisar melodías, nos miramos y dijimos: “Oh, here we are”. Tardé un año y medio en mudarme definitivamente, y desde hace seis meses vivo en Los Ángeles, en un departamento donde alquilo un cuarto, a siete cuadras de la productora.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - de bebe- AG - 20180105
Desde muy chica estuvo vinculada a la música.

MUSIC GIRL. Alexia viene de una familia de músicos: su abuela materna es pianista y directora de coros, en Lima, su tío trabaja como director de Orquesta en Estados Unidos y su mamá es concertista de guitarra. La música clásica era para ella algo de todos los días: tarareaba desde chiquita obras clásicas, iba a ensayos de orquesta y siempre estaba “con la oreja pegada” detrás de la puerta. A los cinco años tuvo su primera presentación sola en un concert del colegio, y a partir de ahí cantó en los siguientes. A los 9 empezó clases de canto y a los 12 aprendió guitarra con su mamá, si bien era un instrumento que ya conocía desde chiquita. El piano, en cambio, lo aprendió de manera autodidacta, aplicando la teoría que conocía de la música.

-¿Cómo es tu vida hoy?
-Voy al estudio tres horas por día, así que tengo mucho tiempo libre. Salgo a caminar con mi mochila en la que llevó un montón de cuadernos –de dibujo, de escritura, de canciones– y estoy siempre escribiendo en un café distinto. En la productora trabajo diariamente con Barrett y en ocasiones veo a su estilista, el ANR, que es el cazatalentos que me descubrió, y a una escritora. El trabajo es muy diverso: un día entro al estudio y hay que hacer fotos, otro día escribimos o grabamos, y yo literalmente me entero de cuál es mi horario la noche anterior.

# PARA TI - ALEXIA BOSCH - NEWS - Sptotiyfy - 20180105
La portada de Spotify de su tema, Rebel Soul.

-¿Y hablaron sobre qué estarías dispuesta a hacer y qué no en un videoclip, por ejemplo?
-Sí, tenemos una visión muy clara: no nos interesa la imagen de ‘la mujer sexual’, no va por ese lado. Lo que nos importa es la música, somos más artísticos. Barrett empezó su propia compañía hace dos años porque quería desarrollar a los artistas a su manera, con control de lo creativo y con su modalidad porque es algo que lo apasiona. Y yo soy su primera artista.

-Aunque estés cumpliendo tu sueño, ¿esperás más?
-Sí, me encantaría poder lograr una conexión íntima con la gente a través de mi música, inspirar a alguien, generar eso que me genera a mí cuando escucho a otro artista. Quiero seguir creando, sacar más canciones, crecer con la música, con mi estilo y con mi audiencia. Es lo que más me interesa.

1. Autodidacta, Alexia aprendió a tocar el piano gracias a sus conocimientos de guitarra. 2. A los 12 años su mamá, concertista, le enseñó los primeros acordes. 3. Desde muy chica estuvo vinculada a la música. 4. La portada de Spotify de su tema, Rebel Soul.

Textos: CANDELA URTA (curta@atlantida.com.ar)

LEA MÁS:

Charo Bogarín, la feminista que invitó a Gustavo Cordera para su nuevo álbum: “Decido creer en su cambio”

Natalie Perez: “Elijo no hacer escenas de sexo”

Trenzas hasta en las cejas

Las particular moda que nació en las redes sociales gana cada vez más adeptos. Mirá los diseños más raros y un video con el paso a paso para dominar la técnica

(@mcdrew)
La usuario McDrew compartió su versión con la ayuda del photoshop y pronto se viralizó. Más mujeres lo adoptaron como look (@mcdrew)

Dicen los expertos en belleza que las cejas son el marco del rostro, por lo que incorporar su diseño a la rutina diaria es un paso fundamental para lograr el efecto deseado en la mirada.

Las redes sociales hoy sirven como fuente de inspiración para las tendencias, sin embargo a veces, la creatividad y el ingenio superan la realidad.

Luego del éxito de las wavy brows -cejas onduladas- las feather brows -con forma de pluma, ahora se también se trenzan. Una propuesta apta para habilidosos.

Los tutoriales de paso a paso abundan en Internet, cada uno con su técnica recomenda pero todos con el mismo objetivo: trenzarlas.

Para lograrlo es posible hacerlas con sombra en crema y la ayuda de un pincel o recurrir a la extensiones de cabello para hacerlo. Algunos usuario entusiasmados crearon versiones ambiciosas.

(@xtencion.cord)
Las más osadas se animan a lucir extensiones (@xtencion.cord)

Un video con el paso a paso para realizarlo en casa

View this post on Instagram

Braided Brow FULL Face😜 Here goes the full Face for them braided brows! 🙌 Used: @anastasiabeverlyhills Dip Brow Pomade in Chocolate @bebellacosmetics Liner Brush @lagirlcosmetics Pro-Conceal Concealer in Natural On my eyes: @hudabeauty @shophudabeauty Rose Gold Edition Eyeshadow Palette 💗 #braidedbrows #brows #browtrend #browtutorial #anastasiabrows #abhbrows #browtrends #blingbrows #diamondbrows #diamondbraidedbrows #hypnaughtypower #hypnaughtymakeup #makegirlz #make4glam #wakeupandmakeup #makeupfanatic1 #makeupdolls #makeupmafia #hudabeauty #abhjunkies #discovervideos #undiscovered_muas #maryhadalittleglam #fakeupfix #peachyqueenblog #shimycatsmua #makeupgoals #cejastrenzadas #glamourmakeup #motivescosmetics

A post shared by Rosaura Alba (@roxxbeautyglam) on

LEA MÁS:

“Wavy brows”, el diseño de cejas que es furor en Instagram

¡Mira cómo se hizo la tapa de Para Ti!

Benjamín Vicuña describe el vínculo con una de las mujeres de su vida, su mamá

El actor enterneció a sus seguidores con una foto junto a su mamá.

#GENTE -Benjamin Vicuna- 191017 6.jpg6

Ya lo dijo varias veces, Benjamín Vicuña tiene un amor particular por Isabel Luco Morandé, su madre. “Mi vieja es una figura absolutamente inspiradora en mi vida, es de las pocas personas que cuando sé que está en el público de una obra mía, me emociona como nadie. Es como si tuviésemos un secreto. Ella es la mirada compasiva, cómplice, amorosa. Tenemos una sensibilidad parecida y yo la gozo mucho. También viaja un montón. Nuestra relación ha ido mutando, porque ahora los dos somos padres, y los dos intentamos asimilar ciertas cosas”, aseguró hace poco a la revista chilena Paula.

Mi vieja es una figura absolutamente inspiradora en mi vida, cuando sé que está en el público de una obra mía, me emociona como nadie

Y ella no se queda atrás, cada vez que es abordada por la prensa, Isabel se muestra muy contenedora y compinche con su hijo. “Si Benjamín está feliz; yo estoy feliz”, suele asegurar entre íntimos acerca de los cambios sentimentales en la vida del actor.

Como regalo especial por el día de la madre, Vicuña compartió una imagen retro junto a su mamá, a la que le sumó una emotiva dedicatoria: “Perfil de mi madre. Si volviera a nacer te elegiría. Amor es poco a la hora de pensar en ti”.

#GENTE -Benjamin Vicuna- 191017 6.jpg3
Benjamín junto a su mamá, la decoradora chilena Isabel Luco Morandé.

No es la primera vez que el actor comparte fotos de otras épocas. Hace un tiempo había sorprendido a sus seguidores con una imagen de Isabel y el empresario chileno Juan Pablo Vicuña Parot, su padre, con quien siempre tuvo una relación tirante, pero que con el correr de los años se recompuso.

#GENTE -Benjamin Vicuna- 191017 6.jpg2
Isabel y Juan Pablo Vicuña Parot, los padres del actor.

“No fue fácil para él que yo quisiera ser actor. Luego me di cuenta de que parte de él está en mí y eso me permitió vivir en paz con ese lado mío. Soy socio del teatro Mori, estamos desarrollando una sala de cine en Bellavista, y no me avergüenza decir que tengo un lado de empresario, como mi papá. Después del clásico “matar al padre”, tenemos una historia de amor preciosa que yo abrazo”, confesó.

LEA MÁS:

China Suárez: “Mi principal objetivo en la vida es ser una gran madre”

El saludo de la China Suárez para las mamás en su día

Divina: las fotos de la China Suárez con pancita, transparencias y bikini