Viva Jujuy: un recorrido por los paisajes turísticos del norte argentino

Aprovechamos un viaje del team de moda de Para Ti para hacer una excursión por los increíbles paisajes de la Quebrada de Humahuaca. Y esta vez, con planes diferentes, como pasear junto a una caravana de llamas y almorzar en Salinas Grandes.

Puente de hierro camino al Pucará (fortaleza en quechua).
Puente de hierro camino al Pucará (fortaleza en quechua).

Que sea un lugar lindo, que puedas descansar, que tenga oferta cultural, gastronómica… Si nos ponemos a hacer una lista de las cosas que le pedimos a un destino perfecto a la hora de irnos de vacaciones, la sensación es que jamás habrá uno a la altura. O sí. Rotundo. Y tal vez mucho más cerca de lo que pensamos. Es el caso de Jujuy, una provincia que te traslada “a otro lugar”.

Quien haya recorrido sus pueblitos de casas de adobe, visitado sus paisajes imponentes o probado una humita, un tamal o un plato con quinoa, se une sin dudarlo a la legión de turistas “exploradores” –internacionales y compatriotas– que llegan a Jujuy y, más precisamente, a la Quebrada de Humahuaca y a la Puna, pensando en una experiencia nueva. Única.

Vista del Cerro de los Siete Colores
Vista del Cerro de los Siete Colores
¡Selfie con la llama!
¡Selfie con la llama!

HABÍA UNA VEZ EN LA QUEBRADA. De la palabra de María Elena Walsh a los títulos de la UNESCO, el reconocimiento no es accidental. La ciudad de Humahuaca, Tilcara, el Pucará de Tilcara, Purmamarca, el Cerro de los Siete Colores y las Salinas Grandes son partes fundamentales del circuito que también tiene otros puntos cercanos (menos conocidos) como las Serranías de Hornocal, las Termas de Jordán, Casabindo o el Valle de la Luna.

Y más allá de la Puna y la Quebrada, la provincia tiene una enorme diversidad que incluye una increíble zona de yungas –su región más selvática y tropical– y sus valles. Pero ese es otro viaje.

Salinas grandes
Salinas grandes

La llegada a la ciudad de San Salvador es generalmente la base que conduce a los viajeros a Tilcara o Humahuaca, dos de los puntos más eligidos para quedarse por su oferta hotelera y gastronómica. Tilcara es uno de los puntos más recomendables a la hora de decidir el hospedaje. Dentro de la amplia oferta, hay muchísimos hoteles para todos los presupuestos y preferencias

. En el más reciente paso del equipo de Para Ti para la realización de una producción de moda, elegimos el hotel boutique Villa del Cielo, construido a partir del respeto a la tradición, materiales y técnicas andinas, pero con un estilo contemporáneo. Está a seis cuadras de la plaza principal, sobre la falda de la montaña y con una vista inmejorable de la Quebrada.

Las vistas de la Quebrada son únicas en el mundo
Las vistas de la Quebrada son únicas en el mundo

Tilcara está ubicada a 85 kilómetros de San Salvador de Jujuy, donde llegan los aviones de Córdoba o Buenos Aires, y está justo en el centro de la Quebrada, a una distancia ideal para ir y regresar de los principales atractivos. Caminando unos 15 minutos desde la plaza de esta armoniosa localidad, se llega al Pucará de Tilcara, la fortaleza construida por los tilcaras hace más de mil años, encontrada a principios de 1900 y terminada de reconstruir a mediados de la década del ‘40. Se eleva sobre una colina a 70 metros del Río Grande, con una superficie aproximada de 15 hectáreas.
A la vuelta de la expedición que puede durar un par de horas, la recompensa es enorme: la oferta gastronómica de Tilcara es otro de sus diferenciales.

Una de las modelos de Para Ti posando con las llamas.
Una de las modelos de Para Ti posando con las llamas.

El Nuevo Progreso, La Picadita, Arumi y El Nazareno son algunos de los lugares para tener en cuenta. Y, otra vez, te contamos nuestra elección: Los Puestos, un restó que combina los sabores locales fusionados con ingredientes y técnicas internacionales. Su servicio gastronómico atraviesa el espacio del propio restaurante y se mete en el paisaje, literalmente, ya que propone servicios de catering a lo largo y a lo ancho de la Quebrada de Humahuaca, al aire libre, con gazebos, cristalería, utensilios de cocina, esparciendo sabores y perfumes autóctonos a cargo de cocineros profesionales, nacidos en los alrededores. ¿Qué probamos? ¡De todo! Variedades de papa y maíces del color de los cerros, quinoa, queso de cabra, cordero, llama. Y todo maridado con buenos vinos y cervezas de la zona.

#PARA TI - JUJUY 6 - News - GENTILEZA CARAVANA DE LLAMAS - 20181130

PEQUEÑA GRAN ALDEA. Al Cerro de los Siete Colores se lo empieza a disfrutar a primera vista, sea llegando desde la capital o desde la dirección contraria. A sus pies vive Purmamarca, otra de las pequeñas grandes bellezas a las que la UNESCO protege como Patrimonio de la Humanidad. Tan gráfico como su nombre indica, este cerro tiene la particularidad de haber acumulado sedimentos en cuencas marinas y continentales hace 600 millones de años. La combinación de ese paisaje pintado con las construcciones en piedra de esta aldea única en el mundo consagra a este lugar como uno de los más mágicos del NOA… ¡y del mundo!

Un paseo por las Salinas Grandes con la caravana de llamas.
Un paseo por las Salinas Grandes con la caravana de llamas.

Purmamarca es el punto de partida para viajar una hora montaña arriba y llegar hasta las imponentes Salinas Grandes. ¿Cómo se explica semejante escenografía natural? Su origen nos remonta a millones de años, cuando la depresión se cubrió de grandes cantidades de sales de la actividad volcánica.

Posteriormente, se produjo un progresivo desecamiento de un ambiente lacustre. Y ahí surge esa sensación de “oceáno de sal” que vale la pena visitar un buen rato, sacar millones de fotos y elegir, antes de partir, alguna pieza de los artesanos que trabajan la sal y piedras.

La plaza de Purmamarca con sus artesanías típicas.
La plaza de Purmamarca con sus artesanías típicas.

VIAJE A LO DIFERENTE. Además de la experiencia gastronómica de Los Puestos mencionada más arriba, otra forma de hacer algo típico, pero diferente es subirse a la propuesta de Caravana de llamas. Animal tradicional del Norte, hace 15 años que Santos Manfredi, un porteño enamorado de la Quebrada, ofrece una experiencia exclusiva a quienes buscan conectar con las tradiciones ancestrales de la región.

La misión del emprendimiento es recuperar el uso de llama como animal de carga, actividad milenaria que nace junto con el proceso de domesticación, cuando el hombre andino transforma al guanaco silvestre en la llama domesticada.

Las llamas pueden cargar el peso suficiente para llevarnos un rico picnic para disfrutar a pleno del paisaje jujeño. O simplemente se puede caminar junto a ellas, darles de comer, peinarlas ¡y sacarse muchísimas fotos!

Fuera del circuito clásico y desviándose por un sendero que nace en la Ruta 83, se llega a las aguas termales del Río Jordán, una serie de piletones naturales de agua cálida.
Fuera del circuito clásico y desviándose por un sendero que nace en la Ruta 83, se llega a las aguas termales del Río Jordán, una serie de piletones naturales de agua cálida.

¿Otros puntos de interés?

Serranías del Hornocal –a 25 kilómetros de la ciudad de Humahuaca–, a 4.344 metros sobre el nivel del mar, una pared que oscila entre blancos, ocres, amarillos y rojos. Y más allá: Las Termas de Jordán, una serie de piletones naturales de una belleza impactante. De diciembre a marzo no se recomienda la visita, ya que las lluvias estivales enfrían los ojos termales y la excursión debe realizarse sí o sí con guía. También el Valle de la Luna, en Rinconada, con sus formas talladas por procesos erosivos del agua y el viento. A la hora de elegir un destino, queremos u viaje a medida, y seguro que Jujuy lo tiene, tal como lo imaginamos y mucho más.

Una inmersión en el paisaje con Caravana de llamas.
Una inmersión
en el paisaje con Caravana
de llamas.

GUÍA DE VIAJE.
x Cómo llegar: por Aerolíneas Argentinas, Andes y Flybondi ($ 4.000 aprox.). En auto se puede llegar por las Rutas Nacionales 9, 40, 52 y 34, que conectan a Jujuy con el resto de Argentina, el sur de Bolivia y Norte de Chile. x Para quedarse: en el hotel Villa del Cielo, Tilcara, desde $ 2.350 por noche, habitación doble, www.villadelcielotilcara.com, reservas@villadelcielotilcara.com. x Qué hacer: Caravana de llamas (Santos Manfredi, 0388-154-088000; www.caravanadellamas.com).

Fotos: gentileza Jujuy/ Caravana de llamas/ Los puestos/ Nazareno

SEGUÍ LEYENDO:
Karol Sevilla: “Trabajé tanto en estos años que no tuve tiempo de enamorarme”