La historia de Long Litt Woon, transitó el duelo de su marido con la ayuda de la micología

La antropóloga social y autora de “La buscadora de setas”, que fue traducido a 14 idiomas convirtiéndose en el libro noruego que más se tradujo en 2018 (de no ficción), nos cuenta que “Cuando encontré por mi cuenta un hongo comestible por primera vez, me sentí feliz”

Long Litt Woon a los 61 años vuelve a sonreír.
Long Litt Woon a los 61 años vuelve a sonreír.

Long Litt Woon nació en Malasia hace 61 años. A los 18 viajó a Noruega por un programa de intercambio sin saber que iba a conocer a su alma gemela, su futuro marido: Eiolf. Pasaron los años, él se convirtió en arquitecto y ella en antropóloga social.

Un día, que parecía ser como todos, su esposo se levantó y se fue a trabajar, pero apenas entró a la oficina, sin llegar a acomodarse en su escritorio, se desplomó en el suelo. Al rato, la mujer recibió un llamado del hospital para comunicarle que lamentablemente no habían podido salvarlo. Este fue el comienzo de una nueva vida para Long.

DOLOR PROFUNDO. En su libro, la antropóloga cuenta que en ese momento sintió tanta angustia que se preguntaba cuánto iba a durarle el duelo. Había perdido el hambre y todos los sentidos. Incluso hasta las ganas de vivir. Aún así, por sugerencia de sus seres queridos, comenzó a participar de un grupo de ayuda con gente que también había perdido a sus parejas. Sin embargo no había nada –ni nadie– que le levantara el ánimo.

Un día se decidió y se anotó en un curso de micología, cuyo objetivo era poder identificar 15 clases de hongos a simple vista. Lo que empezó por una curiosidad se convirtió en una pasión y, lo más importante, en su salida del duelo.

UN NUEVO RUMBO. Al principio asistía a clases donde hacían un par de prácticas. A medida que se fue sumergiendo en el mundo de los hongos, Long (ese es su apellido) comenzó a sumarse a grupos de buscadores de setas y con los años se volvió una especialista en la materia.

Fue en esa “aventura” y desafío por encontrar y reconocer nuevas especies que la autora empezó a sentir nuevamente un objetivo en la vida. “Soñaba con llegar a formar parte del círculo más íntimo de la comunidad micológica, ser uno de los expertos micólogos que se encargan de las inspecciones de setas durante la temporada (…). Por primera vez desde que Eiolf se fue, sentía que tenía un propósito”, cuenta en su libro.

Buscando setas es feliz.
Buscando setas es feliz.

EN PRIMERA PERSONA. Hablamos con la protagonista de esta historia para que nos contara en exclusiva cómo las setas le devolvieron la felicidad.

-¿Por qué empezaste un curso de micología cuando falleció tu marido? ¿Ya te interesaba el tema?

-Hice un curso de hongos para principiantes por accidente. Una amiga me lo sugirió y yo pensé: “¿Por qué no?” Sí, tenía un interés sobre el tema, pero un interés “normal”, no mucho.

-¿Cómo te ayudaron las setas a transitar el duelo?

-Cuando encontré los hongos y encontré por mi cuenta uno comestible por primera vez, me sentí feliz. En ese momento entendí que había un método para salir del duelo. Tuve la suerte de que los hongos me mostraron la vía de regreso a la alegría.

-¿Por qué en el libro no mencionás cuándo falleció tu marido y cuál fue la causa?

-Fue una decisión consciente omitir la fecha de fallecimiento de mi marido y también la causa de su muerte en mi libro. Quería enfocarme en lo que era más importante para mí: cómo transitar la pérdida. En este contexto, las fechas y las causas son irrelevantes.

-¿Quiénes estuvieron al lado tuyo en ese momento? 

-Estaba sola en ese momento. Por supuesto tenía muchos amigos y familia que me podían ayudar en muchas cosas, pero en una dimensión, mi duelo es solo mío.

"Por supuesto tenía muchos amigos y familia que me podían ayudar en muchas cosas, pero en una dimensión, mi duelo es solo mío", manifiesta la autora.
“Por supuesto tenía muchos amigos y familia que me podían ayudar en muchas cosas, pero en una dimensión, mi duelo es solo mío”, manifiesta la autora.

-¿Conocés Argentina? ¿Cómo son las setas en nuestro país?

-He visitado ese hermoso país cinco veces, pero conozco más que nada Buenos Aires. Hay todavía muchos lugares y paisajes que quiero descubrir. No sé mucho sobre los hongos en Argentina, pero sé que hay muchos y que hay también mucha gente experta en ellos.

-¿Qué planes tenés para cuando termines de promocionar el libro?

-No lo sé. Mi libro va a salir, por el momento, en 14 idiomas. Entonces, lo estoy promoviendo todavía.

-A Eiolf le encantaba la fotografía… ¿considerás esa opción como una posibilidad para acercarte de alguna manera a él?
-No. Yo tengo otro interés. Por ejemplo, ¡bailar tango!

 

Texto: Paula Labonia

Fotos: Gentileza Editorial Maeva.

 

SEGUÍ LEYENDO:

ArteBA 2019: un paseo de fin de semana por lo mejor del arte contemporáneo

Emotivo homenaje a Choly Berreteaga de Atlántida Libros en Leer y Comer

 

Platos del bosque: 4 recetas con hongos

Champignones, portobellos, shiitake, gírgolas, morillas… La gran variedad de este ingrediente –frescos y deshidratados– provee una nutrida gama de recetas. Te proponemos cuatro para saborearlos al máximo.

Portobellos asados con supremas en salsa al malbec
Recetas para hacer con hongos. Portobellos asados con supremas en salsa al malbec

Portobellos asados con supremas en salsa al malbec

Ingredientes (para 4 porciones): 3 supremas de pollo sin piel ni huesos; aceite de oliva (c/n); sal y pimienta negra; ½ taza de caldo o agua; 2 cebollas moradas cortadas en juliana; 250 g de hongos portobellos cortados por la mitad o en cuartos; ½ taza de vino malbec; 2 cdas. de mermelada de frambuesas y 3 cdtas. de mostaza de Dijon. Para acompañar: una ensalada de hojas verdes (rúcula, berro, albahaca, perejil).

Preparación: cortá las supremas en 3 o 4 trozos parejos cada una. Condimentá con sal y pimienta y dorá de todos lados con un hilo de aceite de oliva. Agregá el caldo, bajá el fuego y cociná tapado hasta que las supremas estén cocidas y jugosas, reservá. En la misma sartén, con un poco más de aceite, salteá las cebollas hasta que apenas cambien de color. Retirá las cebollas, agregá un poco más de aceite y dorá los portobellos de a poco. Cuando estén todos dorados agregá las cebollas, el malbec, la mermelada y la mostaza. Cociná a fuego suave por 5’. Incorporá el pollo y, cuando esté caliente, serví con la ensalada.

#PARA TI - HONGOS - Gourmet - Gírgolas hidratadas con espárragos - AI - 20180615
Gírgolas hidratadas (Fotos: Axel Indik/ Para Ti)

Gírgolas hidratadas en vino blanco con polenta cremosa

Ingredientes (para 4 porciones): 50 g de gírgolas deshidratadas; vino blanco (c/n); 1 cebolla picada; 3 cdas. de aceite de oliva; sal y pimienta; 1 atado de espárragos; 200 g de tomates cherry; 2 cdas. de azúcar; 1 cda. de vinagre y 1 ramito de tomillo fresco. Para la polenta: usá tu receta preferida agregándole al final 2 o 3 cdas. de queso crema light y 2 cdas. de queso rallado.

Preparación: colocá las gírgolas en un bowl grande, cubrilas totalmente con el vino blanco y dejalas tapadas durante 24 horas en un lugar fresco (no heladera). Rehogá la cebolla en el aceite de oliva hasta que esté apenas dorada, agregá las gírgolas y todo el vino (ver tip) y cociná a fuego bajo durante 8’. Condimentá con sal y pimienta y reservá. Lavá y pelá los espárragos, colocalos en una asadera, rocialos con aceite de oliva y hornealos 10’ a 180ºC. Mantené al calor. Dorá en una sartén con 1 cda. de aceite de oliva los tomatitos enteros y algunos cortados. Cuando estén cocidos agregá el azúcar, el vinagre y las gírgolas. Calentá y serví con ramitas de tomillo, la polenta y los espárragos horneados.

#PARA TI - HONGOS - Gourmet - Champignones marinados - AI - 20180615
Champignones marinados (Fotos: Axel Indik/ Para Ti)

Champignones marinados

Ingredientes (para 4 porciones): 1 cebolla cortada en juliana; 2 dientes de ajo fileteados; 1 y ½ tazas de aceite de maíz; ¼ taza de aceite de oliva; 250 g de champignones cortados por la mitad; ¾ taza de pasas de uva; ¾ taza de vinagre de manzana; ¼ taza de vino blanco; 2 cdtas. de pimentón ahumado; sal y pimienta negra; un ramito de orégano fresco y 1 cda. de perejil picado grueso.

Preparación: colocá las cebollas y el ajo en una cacerola y agregá el aceite de maíz y el de oliva. Cociná a hervor muy bajo hasta que estén tiernas. Incorporá los champignones y las pasas de uva y cociná hasta que los hongos hayan reducido de tamaño a la mitad. Agregá el vinagre y el vino, condimentá con el pimentón, sal y pimienta. Dejá enfriar y reservá 4 horas en la heladera o desde la noche anterior. Agregá 1 cda. de hojitas de orégano y el perejil, serví en un bowl con tostadas, algún rico queso y aceitunas negras y verdes. El queso ideal es uno suave, tipo pategrás o fontina. También te podés inclinar por un sabor más refinado como el queso brie con oliva, sal, pimienta y nueces picadas.

#PARA TI - HONGOS - Gourmet - Shiitake en dip - AI - 20180615
Shiitake en dip con vegetales asados (Fotos: Axel Indik/ Para Ti)

Shiitake en dip con vegetales asados

Ingredientes (para 4 porciones): 100 g de hongos shiitake; 50 g de manteca; 1 cda. de aceite de oliva; 1 cebolla pequeña picada; 1 diente de ajo cortado en trozos; sal y pimienta negra recién molida; 200 g de queso crema light; 1 cda. de perejil picado; ½ cda. de romero picado; 4 pancitos tipo Pita tostados; hojas de perejil, romero y albahaca para decorar.

Preparación: colocá los hongos en un bowl y cubrilos con agua hirviendo. Cuando se enfríen, retirá el agua y repetí una vez más. Reservá. Derretí la mitad de la manteca en una sartén, agregá la cebolla y el ajo y cociná a fuego bajo hasta que estén tiernos. Agregá los hongos shiitake cortados por la mitad, la otra mitad de manteca y el aceite. Cociná de 6’ a 8’ a fuego bajo. Condimentá con sal y pimienta. Dejá enfriar, procesá con una procesadora de mano junto con el queso crema y cuando esté cremoso agregá el perejil y el romero. Colocá en un bowl, decorá con las hojitas de hierbas y serví con las tostadas de pan Pita. Los hongos shiitake se compran en negocios tipo dietéticas o en el barrio chino de Belgrano.

Recetas y food styling: Marcela Sorondo.

SEGUÍ LEYENDO:
Platos mundialistas: 2 recetas rusas para hacer en casa

Circuito gourmet: 6 lugares imperdibles para comer en Chacarita

Platos mundialistas: 2 recetas rusas para hacer en casa