Héctor Larrea y Ely, luego de superar lo peor disfrutan de casi 50 años de amor

Se conocieron en la vereda de Radio Nacional hace 48 años y nunca más se separaron. Ella sufre un difícil enfermedad psiquiátrica que amenazó con robarles su día a día. Hoy el legendario conductor cuenta su lucha y cómo logro que ella siga a su lado.

Con su mujer Ely y sus hijas Laura y Florencia. Foto: Archivo Atlántida
Con su mujer Ely y sus hijas Laura y Florencia. Foto: Archivo Atlántida

En dos años Héctor Larrea (79) y Elizabeth Alba (69) van a cumplir 50 años juntos. Se conocieron en la puerta de la radio -Nacional- en la que él sigue trabajando y juntos formaron una familia y superaron los momentos más adversos. La enfermedad de ella amenazó con destruir su día a día, pero hoy son un ejemplo de amor y entrega que conmueve.

–Elizabeth Alba (69), la mujer incondicional de un marido incondicional… ¿Cómo anda de salud?
–Padece un problema que el psiquiatra resume como “personalidad contradictoria”, pero se encuentra normalizada. La embocaron con la medicación y transitamos una buena existencia juntos. Lo que yo no quería era verla internada. Lo estuvo durante cinco años. Un horror: detrás noté un interés comercial para que permaneciera allí… Me organizó una petit-fiesta el 30 de octubre, cuando cumplí 79, el día que Diego Maradona recibía los 57.

En 1986 en la fiesta de los Martín Fierro. Foto: Archivo Atlántida.
En 1986 en la fiesta de los Martín Fierro. Foto: Archivo Atlántida.

-¿Cómo empezó la historia de amor entre ustedes?
-La conocí en el hall de este mismo edificio, en 1969. Recuerdo que yo salía y me abordó una chica hermosa, irresistible, luciendo una capelina. Me dijo una mentira: que había ido en busca de Antoncio Carrizo. Tiempo después Tony y yo nos hemos reído mucho con la anécdota. Ella colaboraba con la Sociedad Portuguesa de Socorros Mutuos. Le habían pedido que consiguiera un animador, y lo consiguió porque nunca más nos separamos. Junto a Ely, una década menor que yo, formamos un hermoso equipo que hoy se extiende a las familias de nuestras hijas, María Florencia (45) y María Laura (42). Disfrutamos de tres nietos

–¿Ellos tienen conciencia de quién fue y es su abuelo?
–Sí. Nicky (13), el mayor, suele mandarme mensajes a la radio desde Noruega, donde reside: “¡Vamos, Tata, no se me achanche!”. Durante su última visita me pidió uno de mis Martín Fierro. “Llevátelo”, lo autoricé. Se entusiasmó: “Má, metelo en la valija”. Hasta que Laura cerró la charla: “Ni loca. Pesa como cuatro kilos. Acá se queda”.

Por Leo Ibáñez

LEA MÁS:
Los Midachi: “Después de tantos años juntos, cada uno ya es una parte del otro”
Guillermo Francella y Armando Bó unidos en un rodaje “Animal”
Luego de vivir un drama, Freddy Villareal y Paula Ulla hablan de su vida juntos: “Nos gustaría casarnos de viejitos”