Yoyi Francella: “Mi papá es celoso, ¡pero mi hermano Nico es mucho peor!”

Simpática y muy fresca, la hija menor  de Guillermo Francella asegura que está sola desde hace un tiempo, pero le gustaría enamorarse de un hombre con mucho sentido del humor. Eso sí: tiene claro que llevarlo a su casa y presentárselo a los hombres de la familia no será tarea fácil.

# PARA TI - FRANCELA JOHANA 2- News - MD - 20180330
“Este movimiento impresionante de mujeres nos allana el paso a nosotras, las más jóvenes, las que recién estamos empezando en la actuación. Vamos en camino de construir un mundo mejor”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

A Johanna Yoyi Francella (24) se la nota cómoda y relajada a la hora de posar para el fotógrafo de Para Ti: se muestra súper canchera y natural, sugiere lugares para cada toma y disfruta de los cambios que la productora le propone. Tampoco se la ve apurada ni ansiosa por terminar y nos explica: “Hace diez días que terminamos de grabar Golpe al corazón y, si bien me hubiera encantado que la tira siguiera al aire, confieso que también está buenísimo tener un poco de tiempo libre para, por ejemplo, poder hacer esta nota”.

–Eleonora Wexler (43) –N. de la R.: protagonista junto a Sebastián Estevanez (47) de Golpe al corazón– se quejó del final abrupto que tuvo la telenovela.

¡Y tiene razón! Veníamos trabajando a full desde el año pasado y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia. Ojo, no hablo sólo de nosotros los actores, también me parece una situación fea para los televidentes a quienes de la nada les apuraron el final.

"Veníamos trabajando a full en Golpe al corazón y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia" (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Veníamos trabajando a full en Golpe al corazón y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia”
(Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–Fue tu primera experiencia en una telenovela,  ¿te sentiste cómoda?

–Súper cómoda. A mí siempre me habían dicho que Quique Estevanez formaba lindos grupos de trabajo, muy unidos, y con esta tira tuve oportunidad de comprobar que es así: éramos más de veinte personas grabando todos los días y puedo asegurarte que nos llevábamos genial.

–En simultáneo con la telenovela hiciste la obra de teatro Lo mejor de mi vida, ¿te costó compatibilizar los dos trabajos?
–No, para nada. Tengo 24 años, mucha energía y amo actuar: jamás me quejaría de tener demasiado trabajo. Es más, ahora estoy esperando que se definan algunos proyectos… ¡y me pongo súper ansiosa! Pero, volviendo a Lo mejor de mi vida, fue una experiencia hermosa. Me eligieron para interpretar a la hija de Miguel Angel Rodríguez (57). Mis padres vinieron mil veces a verme: son mis fans más incondicionales (Se ríe).

"Me gustaría enamorarme, ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial". (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Me gustaría enamorarme, ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–¿Y qué dijo tu papá al verte en el escenario por primera vez, interpretando un personaje tan importante?

–Nada, sólo lloraba el día del estreno. ¡Pobre! ¡Lo quiero! (Se ríe). La verdad es que es una obra muy conmovedora y mi personaje sufría, así que entiendo que debe haber sido muy fuerte para él verme justo en ese rol. Ojo, no sólo lloraba él, ¡toda mi familia estaba emocionada!

–¿Siempre supiste que querías ser actriz?

–Sí, total. ¿Viste cuando las actrices dicen: “Yo era la que participaba de todas las obras de teatro del colegio”? Bueno, esa era yo.  Desde los 10 años me las rebusqué para estudiar de una forma u otra. Eso sí, terminé el colegio y dije: “Listo, esto es lo mío. Lo que quiero hacer”. Y ahí sí me dediqué de lleno a estudiar teatro.

Yoyi con el elenco de la telenovela Golpe al corazón que terminó de filmar hace diez días.
Yoyi con el elenco de la telenovela Golpe al corazón que terminó de filmar hace diez días.

–¿Tus padres nunca se opusieron a esta decisión? ¿No intentaron que te inscribieras en la facultad para estudiar algo más tradicional tipo Medicina o Abogacía?

–Nooo, ¡para nada! Ellos sabían que ser actriz era mi mayor deseo y jamás se opusieron, todo lo contrario: me apoyaron siempre. La realidad es que mi decisión no los tomó por sorpresa porque, como te decía antes, encontré mi vocación desde muy chiquita. La elección de Nico (Francella, 27) creo que sí los sorprendió porque nunca había expresado sus ganas de actuar; de hecho estudió Publicidad y trabajó en producción un buen tiempo. Recién a los 21 años le picó el bichito de la actuación.

Con su hermano Nicolás, con quien este verano recorrieron Nueva York.
Con su hermano Nicolás, con quien este verano recorrieron Nueva York.

–¿Son muy unidos con tu hermano?

–¡Muy! Bueno, no sólo con Nico; somos una familia tipo clan: recontra unida. Mis viejos y mi hermano, también mis tíos, mi prima… ¡hacemos todo juntos!

–Sospecho que tu papá y tu hermano deben ser un poco cuidas con vos, algo celosos…

–(Suelta una carcajada) Sospechás muy bien. Pero te vas a sorprender con algo: Nico es mucho peor que mi papá. Mi papá es de observar, hacer alguna pregunta, pero no indaga como Nico, que quiere saber toooodo.  Igual, te aclaro: los dos son súper respetuosos de mi intimidad y saben bien hasta dónde pueden llegar… Cero invasivos.

Con su papá, Guillermo Francella, su fan número uno.
Con su papá, Guillermo Francella, su fan número uno.

–Debe ser difícil para vos llevar un novio a casa.

–Llevé a mi primer novio a los 15 años y salí con él hasta los 20; lo aceptaron de inmediato y lo integraron a la familia sin problema. Éramos dos nenes y eso hizo que todo fuera más simple. No sé cómo será en el futuro…

–Te tocó un buen momento para empezar a actuar: hoy las mujeres se animan a denunciar cualquier abuso y maltrato, así que posiblemente no es algo que te toque vivir.

–Exacto. Este movimiento impresionante de mujeres nos allana el paso a nosotras, las más jóvenes, las que recién estamos empezando en la actuación. Vamos en camino de construir un mundo mejor, más justo y de más igualdad y eso me genera mucho orgullo y felicidad.

"Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato". (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–Ahora que terminaste de hacer teatro y tevé… ¿qué planes tenés para tu tiempo libre?

–Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato. También me gusta entrenar y, en general, arranco algún plan de alimentación que acompañe el entrenamiento.

–¿Tenés ganas de enamorarte?

–Sí, claro… ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial. Si no, no pasa nada. A mí me enamora mucho el humor de un hombre, no podría estar con alguien que no me haga reír.

¿Está en tus planes mudarte sola?

–Sí, es una idea que empezó a rondar por mi cabeza hace un tiempo. La verdad es que estoy cómoda en casa, mis viejos son súper relajados, jamás tuvimos un problema de convivencia, pero bueno: es tentadora la idea de tener mi propio espacio. Igual sé que si me mudo voy a ir muy seguido a casa de mis padres porque es lo que hace mi hermano: se mudó hace dos años y viene siempre a cenar… ¡Creo que lo vemos más ahora que cuando vivía en casa!

Textos: JULIANA FERRINI Producción: PILAR RESTA

SEGUÍ LEYENDO:

Calu Rivero: “Hay algunas mujeres machistas que naturalizan lo que está mal”

Yoyi Francella: “Mi papá es celoso, ¡pero mi hermano Nico es mucho peor!”

Simpática y muy fresca, la hija menor  de Guillermo Francella asegura que está sola desde hace un tiempo, pero le gustaría enamorarse de un hombre con mucho sentido del humor. Eso sí: tiene claro que llevarlo a su casa y presentárselo a los hombres de la familia no será tarea fácil.

# PARA TI - FRANCELA JOHANA 2- News - MD - 20180330
“Este movimiento impresionante de mujeres nos allana el paso a nosotras, las más jóvenes, las que recién estamos empezando en la actuación. Vamos en camino de construir un mundo mejor”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

A Johanna Yoyi Francella (24) se la nota cómoda y relajada a la hora de posar para el fotógrafo de Para Ti: se muestra súper canchera y natural, sugiere lugares para cada toma y disfruta de los cambios que la productora le propone. Tampoco se la ve apurada ni ansiosa por terminar y nos explica: “Hace diez días que terminamos de grabar Golpe al corazón y, si bien me hubiera encantado que la tira siguiera al aire, confieso que también está buenísimo tener un poco de tiempo libre para, por ejemplo, poder hacer esta nota”.

–Eleonora Wexler (43) –N. de la R.: protagonista junto a Sebastián Estevanez (47) de Golpe al corazón– se quejó del final abrupto que tuvo la telenovela.

¡Y tiene razón! Veníamos trabajando a full desde el año pasado y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia. Ojo, no hablo sólo de nosotros los actores, también me parece una situación fea para los televidentes a quienes de la nada les apuraron el final.

"Veníamos trabajando a full en Golpe al corazón y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia" (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Veníamos trabajando a full en Golpe al corazón y, de un día para el otro, nos avisaron que la tira terminaba. Fue durísimo recibir esa noticia”
(Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–Fue tu primera experiencia en una telenovela,  ¿te sentiste cómoda?

–Súper cómoda. A mí siempre me habían dicho que Quique Estevanez formaba lindos grupos de trabajo, muy unidos, y con esta tira tuve oportunidad de comprobar que es así: éramos más de veinte personas grabando todos los días y puedo asegurarte que nos llevábamos genial.

–En simultáneo con la telenovela hiciste la obra de teatro Lo mejor de mi vida, ¿te costó compatibilizar los dos trabajos?
–No, para nada. Tengo 24 años, mucha energía y amo actuar: jamás me quejaría de tener demasiado trabajo. Es más, ahora estoy esperando que se definan algunos proyectos… ¡y me pongo súper ansiosa! Pero, volviendo a Lo mejor de mi vida, fue una experiencia hermosa. Me eligieron para interpretar a la hija de Miguel Angel Rodríguez (57). Mis padres vinieron mil veces a verme: son mis fans más incondicionales (Se ríe).

"Me gustaría enamorarme, ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial". (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Me gustaría enamorarme, ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–¿Y qué dijo tu papá al verte en el escenario por primera vez, interpretando un personaje tan importante?

–Nada, sólo lloraba el día del estreno. ¡Pobre! ¡Lo quiero! (Se ríe). La verdad es que es una obra muy conmovedora y mi personaje sufría, así que entiendo que debe haber sido muy fuerte para él verme justo en ese rol. Ojo, no sólo lloraba él, ¡toda mi familia estaba emocionada!

–¿Siempre supiste que querías ser actriz?

–Sí, total. ¿Viste cuando las actrices dicen: “Yo era la que participaba de todas las obras de teatro del colegio”? Bueno, esa era yo.  Desde los 10 años me las rebusqué para estudiar de una forma u otra. Eso sí, terminé el colegio y dije: “Listo, esto es lo mío. Lo que quiero hacer”. Y ahí sí me dediqué de lleno a estudiar teatro.

Yoyi con el elenco de la telenovela Golpe al corazón que terminó de filmar hace diez días.
Yoyi con el elenco de la telenovela Golpe al corazón que terminó de filmar hace diez días.

–¿Tus padres nunca se opusieron a esta decisión? ¿No intentaron que te inscribieras en la facultad para estudiar algo más tradicional tipo Medicina o Abogacía?

–Nooo, ¡para nada! Ellos sabían que ser actriz era mi mayor deseo y jamás se opusieron, todo lo contrario: me apoyaron siempre. La realidad es que mi decisión no los tomó por sorpresa porque, como te decía antes, encontré mi vocación desde muy chiquita. La elección de Nico (Francella, 27) creo que sí los sorprendió porque nunca había expresado sus ganas de actuar; de hecho estudió Publicidad y trabajó en producción un buen tiempo. Recién a los 21 años le picó el bichito de la actuación.

Con su hermano Nicolás, con quien este verano recorrieron Nueva York.
Con su hermano Nicolás, con quien este verano recorrieron Nueva York.

–¿Son muy unidos con tu hermano?

–¡Muy! Bueno, no sólo con Nico; somos una familia tipo clan: recontra unida. Mis viejos y mi hermano, también mis tíos, mi prima… ¡hacemos todo juntos!

–Sospecho que tu papá y tu hermano deben ser un poco cuidas con vos, algo celosos…

–(Suelta una carcajada) Sospechás muy bien. Pero te vas a sorprender con algo: Nico es mucho peor que mi papá. Mi papá es de observar, hacer alguna pregunta, pero no indaga como Nico, que quiere saber toooodo.  Igual, te aclaro: los dos son súper respetuosos de mi intimidad y saben bien hasta dónde pueden llegar… Cero invasivos.

Con su papá, Guillermo Francella, su fan número uno.
Con su papá, Guillermo Francella, su fan número uno.

–Debe ser difícil para vos llevar un novio a casa.

–Llevé a mi primer novio a los 15 años y salí con él hasta los 20; lo aceptaron de inmediato y lo integraron a la familia sin problema. Éramos dos nenes y eso hizo que todo fuera más simple. No sé cómo será en el futuro…

–Te tocó un buen momento para empezar a actuar: hoy las mujeres se animan a denunciar cualquier abuso y maltrato, así que posiblemente no es algo que te toque vivir.

–Exacto. Este movimiento impresionante de mujeres nos allana el paso a nosotras, las más jóvenes, las que recién estamos empezando en la actuación. Vamos en camino de construir un mundo mejor, más justo y de más igualdad y eso me genera mucho orgullo y felicidad.

"Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato". (Foto: Maxi Didari/Para Ti)
“Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato”. (Foto: Maxi Didari/Para Ti)

–Ahora que terminaste de hacer teatro y tevé… ¿qué planes tenés para tu tiempo libre?

–Yo siempre encuentro una buena manera de ocupar el tiempo: retomo clases de canto, baile y teatro de inmediato. También me gusta entrenar y, en general, arranco algún plan de alimentación que acompañe el entrenamiento.

–¿Tenés ganas de enamorarte?

–Sí, claro… ¡es el estado ideal! Pero tampoco me desespera. Si se da, genial. Si no, no pasa nada. A mí me enamora mucho el humor de un hombre, no podría estar con alguien que no me haga reír.

¿Está en tus planes mudarte sola?

–Sí, es una idea que empezó a rondar por mi cabeza hace un tiempo. La verdad es que estoy cómoda en casa, mis viejos son súper relajados, jamás tuvimos un problema de convivencia, pero bueno: es tentadora la idea de tener mi propio espacio. Igual sé que si me mudo voy a ir muy seguido a casa de mis padres porque es lo que hace mi hermano: se mudó hace dos años y viene siempre a cenar… ¡Creo que lo vemos más ahora que cuando vivía en casa!

Textos: JULIANA FERRINI Producción: PILAR RESTA

SEGUÍ LEYENDO:

Calu Rivero: “Hay algunas mujeres machistas que naturalizan lo que está mal”

Mercedes Funes: “Hoy me siento más segura que a los 30”

Es la gran Merello en ” Yo soy así, Tita de Buenos Aires”. A los 38 años, la actriz siente que vive su mejor momento profesional. Además, íntima, revela cómo comenzó su historia de amor con el periodista Cecilio Flematti y confiesa: “A esta altura de la vida, si estás en pareja con alguien es porque estás enamorada”.

(Fabián Uset)
Comenzó su carrera a los diez años en Superclán, y desde entonces participó en más de veinte novelas. “No me encasillo”, asegura, y acepta abrir el juego porque “me encanta desafiarme”. Lo aprendió de Cris Morena y de Nacha Guevara, “dos mujeres talentosas y súper detallistas” con las que tuvo el placer de trabajar.

“Sin cejas no hay amor”, asegura Mercedes Funes (38). Es que la actriz de brillantes ojos verdes pasó diez semanas del 2016 con la cara totalmente lampiña, a fin de que su piel fuera un lienzo en blanco para las maquilladoras que la transformaban, cada día, en la legendaria Tita Merello.

Cuando me maquillaban me veía divina, pero a cara lavada estaba en modo bagarto, dice risueña y agrega: Mi look era tremendamente complicado, porque además me había rasurado el contorno de la cara, estaba híper pálida y tenía el pelo corto teñido de negro tinta china. Me acuerdo que mis compañeros llegaron a decirme que parecía el joven manos de tijera, y me sacaban fotos con tijeritas. ¡Tremendo! Pero no importa, son momentos. Eso sí, ¡no me miraba nadie! Hasta que crecieron las cejas, claro”.

–Ahí conociste a Cecilio Flematti. ¿Cómo comenzó la historia de amor?
–Me da un poco de cosa hablarlo, pero a principios de este año me entrevistó en su programa de televisión, De noche vale doble, y fue educado, divino, muy correcto… No pasó nada, por supuesto. Al tiempo me sorprendió escribiéndome para invitarme a salir. En un principio medio que me resistí y le dije que no.

–Persevera y triunfarás.
–Y… siguió insistiendo y un día le dije que sí. Fuimos a comer algo y la verdad que nos caímos re bien. Ahí empezó la cosa: muy tranquila, muy relajada y muy linda. Es una persona hermosa.

(Fabián Uset)
“Nunca adherí a esta cosa de que Tita era fea. A mí siempre me pareció una mujer bellísima y sumamente sexual”

–¿Qué fue lo que te enamoró de él? Si es que estás enamorada…
–A esta altura de la vida, si estás con alguien es porque estás enamorada; si no, no. Fueron muchas cosas… Mi novio es un tipo maravilloso, inteligente, amable y respetuoso. Y tiene un corazón enorme. Además, es muy guapo.

–¿Ya conviven?
–No, empezamos a salir hace pocos meses, pero te puedo decir que estoy muy feliz.

UN AMOR, UNA DESPEDIDA Y UNA SORPRESA. Mientras en su corazón crecía el amor por el conductor que supo salir con Graciela Borges (actriz), Débora Pérez Volpin (periodista) y Caterina Hagopian (la modelo con la que tuvo un breve matrimonio), en los escenarios la rosarina se despedía de la obra de teatro que marcó el último lustro de su vida: Le Prénom. “En total fueron cinco años, cuatro en Buenos Aires y el último de gira por todo el país. En todo ese tiempo, nunca me aburrí. Lo que es decir un montón”, comenta Mercedes, que encarnó a dos de los cinco personajes, bajo la dirección de Arturo Puig y Selva Alemán. Y ya se está preparando para trabajar con otro grande, Guillermo Francella en su debut como director y productor. La dirigirá desde febrero –con estreno en abril– en Perfectos desconocidos, “una comedia que promete ser una bomba y me tiene súper entusiasmada”.

–Apostás al cine y al teatro. ¿Ya no tenés ganas de hacer televisión?
–Es según lo que se va presentando. La tele está pasando por un momento muy particular: no hay espacio para todos. Yo tuve la suerte de estar en obras con mucho éxito y de haber metido mis narices en el mundo del cine, pero en pantalla sólo hay tres o cuatro ficciones. Igual, prefiero no encasillarme, porque no me gustan los guetos ni los favoritos que te coartan posibilidades. Creo que está bueno abrir el abanico…

(Fabián Uset)
“Nunca adherí a esta cosa de que Tita era fea. A mí siempre me pareció una mujer bellísima y sumamente sexual” (Fabián Uset)

–¿Lo abrirías a una carrera de cantante?
–¿Sabés que mucha gente me lo dijo? Para Yo soy así, Tita de Buenos Aires tuve que cantar las once canciones del disco de la película, que es extremadamente musical, y ensayar cada tango. Confieso que, a pesar de que la filmación terminó a fines del año pasado, sigo yendo a clases de canto. No sé si tendría un repertorio y me animaría, pero capaz que el día de mañana me encontrás cantando en algún barcito con un músico. Pero no haría una carrera en ese rubro, porque me da muchísima vergüenza. En la filmación, como cantaba desde Tita y con su estilo, no me asustaba… ¡Pero como Mercedes es otro tema! Sé que suena loco, pero yo actuando hago lo que sea. Actuando hago lo que sea. Si me indicás “tu personaje se tiene que desnudar”, yo contesto: “Bueno, ningún problema”. Ahora, me decís “ponete en bolas acá”… ¡y me muero!

–¿Cuál es el tema de Merello que más te identifica?
Se dice de mí… Aunque no me considero tan importante. Lo que me gusta es eso de tomarse todo lo que digan con humor y que las cosas te resbalen. Ella es como que dice “yo soy así, sé quién soy”, y en eso soy muy parecida. De más chica era muy insegura. Me fui fogueando, fortaleciendo. Hoy, la verdad, me importa muy poco si alguien tiene algo para decir de mí. Yo sé lo que habita en mi corazón y en mi mente. Sin dudas, estoy más segura que a los treinta… Espero que siga así, porque me siento muy a gusto conmigo.

–¿Tenés la autoestima fuerte, como Tita?
–No, yo no siento que me parezca en nada a ella. Pero no importa… Como actriz tuve que ponerme en su piel y eso fue sumamente divertido de transitar. No hay nada más rico a que te toque un personaje que no tenga nada que ver con vos y con tu forma de enfrentar las situaciones.

–Para el rol, arrancaste a prepararte mucho antes del casting y contrataste tres coachs. ¿Por qué tenías tantas ganas de ser la tanguera?
–Porque es una persona importantísima para nuestro país y me considero su admiradora. En mi casa se la escuchaba y se la veía en los programas de la tarde, dando consejos a las mujeres. Era un personaje muy metido en los hogares de todos, como si fuera una tía graciosa y consejera. Y después, me gustaban sus películas y su discografía: me parecía súper admirable.

–Siempre cargó con el estigma de la no belleza…
–Nunca adherí a esta cosa de que Tita era fea. A mí siempre me pareció una mujer bellísima y sumamente sexual. Era atractiva, distinta y una adelantada total. Me encantan las personas que rompen con las estructuras. Sé que la gente la quiere mucho y le quiero hacer honor a eso. Teresa (Costantini, la directora) también.

–¿Estás lista para que te digan “Tita” por la calle?
–¡Me han dicho cada cosa…! Que me llamaran “Tita” sería lo más hermoso que podría escuchar.

Por Kari Araujo. Fotos: Fabián Uset, Julio Ruiz y Santiago Mele.

LEA MÁS:

Los looks en el estreno de “Yo soy así, Tita de Buenos Aires”

Mercedes Funes: “Hay escenas que son crueles e innecesarias; no hace falta ser gráfico para mostrar el sufrimiento”