El trabajo de la Fundación Zaldívar en Jujuy: “Para muchos fue su primer visita al oftalmólogo”

Hace 18 años, el doctor Roger Zaldívar –quien falleció en 2008–puso en marcha el concepto de devolverle al país todo lo que aprendió. El legado lo heredaron su hijo Roberto y sus dos nietos –Roger y Mercedes–. En total, ya atendieron a 111 mil personas. Acaban de regresar de Purmamarca, donde diagnosticaron a 1.190 jujeños y donaron 682 pares de anteojos

Mercedes Zaldivar trabajando con la Fundación Zaldivar en Jujuy
Mercedes Zaldivar trabajando con la Fundación Zaldivar en Jujuy

“Quiero devolverles a los mendocinos un poco del cariño que ellos nos demuestran. Porque venir todos los días a nuestro consultorio y confiar en nosotros es algo que no tiene precio. Soy un agradecido con este país, que me permitió estudiar en un colegio estatal y en la Universidad de Buenos Aires”.Corría 1990 y el doctor Roger Zaldívar (entonces tenía 72 años) ponía en marcha una obra que, con el tiempo, iba a cambiarles la vida a miles de argentinos: la Fundación que lleva su apellido.

Este pionero de la oftalmología, uno de los primeros profesionales que utilizaron en el país el Láser Rubí para procedimientos oculares y que colocaron lentes intraoculares en cirugías de cataratas, sentía la necesidad de dar. Y lo que nació como una ayuda para aquellos que no tenían recursos para pagar una consulta o comprarse lentes, se convirtió en una obra que de a poco va llegando a los distintos rincones del territorio nacional.

La Fundación Zaldivar en Jujuy.
La Fundación Zaldivar en Jujuy.

Primero fue Roberto (61), su hijo, el encargado de seguir sus pasos y llevar adelante la obra. Y luego sus nietos Roger (33 años, médico especialista en oftalmología) y Mercedes (31 años, abogada), los que se animaron a más. Hace cinco años crearon el programa Fundación Zaldívar por el País y salieron de Mendoza para recorrer otras provincias.

El primer viaje fue a Tucumán en el año 2013, el segundo a José C. Paz, provincia de Buenos Aires, y hace unas semanas estuvieron en Purmamarca, Jujuy, donde batieron todos los récords: atendieron a 1.190 pacientes.
Un dato no menor para entender la problemática que se vive en la zona: el 80 por ciento de las personas que se acercaron hasta la biblioteca del pueblo para hacer la consulta nunca habían visitado a un oftalmólogo.

“Fuimos diez voluntarios de la Fundación y 33 agentes sanitarios de Jujuy. Le quiero agradecer al gobierno provincial. Sin su apoyo nada habría sido posible. Habíamos convenido ir a ver a 600 pacientes y terminamos atendiendo al doble”, cuenta Mercedes. Junto a ella, en los sillones del hotel Alvear, esperando que llegue la hora de recibir a los invitados de la séptima Gala, Roberto y Roger la escuchan atentos.

–¿Usted, Roberto, fue quien le inculcó esta cultura solidaria a la familia?

Roberto: Sí, es un legado de mi papá, Roger, quien falleció en 2008, a los noventa años. Lo que yo conseguí es que toda la familia esté involucrada, y que lo haga con pasión y esfuerzo. Mi esposa, Estela, también invierte muchas horas de su tiempo en esta hermosa obra. Entre todos conseguimos crecer de forma exponencial.

La Fundación Zaldivar en Jujuy
La Fundación Zaldivar en Jujuy

–¿Qué les dice la gente cuándo llegan a un pueblo tan lejano a Buenos Aires, como Purmamarca?

Mercedes: Las cosas se arman en equipo. El gobierno, aportando todo lo que esté a su alcance. Los empresarios locales, ayudando con armazones o cristales. Y la gente, agradecida, crea una red invisible, para que la noticia les llegue a todos. Desde que volví, no paro de recibir agradecimientos en mi celular.
Roberto: Lo lindo es que hacemos esto en un grupo de profesionales y amigos. Gracias a ellos, hoy enviamos 682 pares de anteojos para las personas que se atendieron en Jujuy. A una chica que tenía cataratas la vamos a operar en la Fundación, para que vea mejor y no tenga problemas dentro de unos años.
Roger: Recién, mi hermana recibió un video del ministro de Salud jujeño, donde una mujer se largó a llorar cuando le dieron los lentes. “Ahora voy a poder leer la Biblia”, dijo entre lágrimas. Aunque parezca una pavada, un par de anteojos le cambia la vida a cualquiera.

La gente en Jujuy espera a ser atendidad por los voluntarios de la Fundación Zaldivar.
La gente en Jujuy espera a ser atendidad por los voluntarios de la Fundación Zaldivar.

–¿Cuál es el próximo destino?

Mercedes: Ahora queremos irnos al Sur, a la Patagonia. La verdad es que cuando volvemos y hacemos un análisis de los resultados, nos dan ganas de armar de nuevo el bolso y salir a visitar a más personas. Pero también tenemos que estar en el Instituto y ponernos de acuerdo con los tiempos de los profesionales que nos acompañan.
Roger: Sabemos que no podemos ayudar a todos, pero estamos felices por el granito de arena que aportamos. En total, la Fundación ya atendió a ciento once mil personas. Trabajando en equipo, mejoramos la calidad de vida de muchos argentinos.

–¿Creen que, donde esté, Don Roger aplaude orgulloso el trabajo que están haciendo?

Roberto: Seguro que mi padre está muy contento. Porque empezamos con algo muy chiquito, con dos médicos, y hoy somos decenas de personas las que colaboramos. Mucha de la gente que nos viene a ver y nos ayuda fueron pacientes de mi papá. Lo importante que habrá sido para conseguir que el cariño trascienda, aunque hoy no esté más…
Roger: Es un honor llevar el nombre de mi abuelo y seguir sus pasos. Nuestra consigna es trabajar para los más necesitados y eso es algo que heredamos de él.
Mercedes: Su idea, esa de devolverle a la gente lo que tanto nos dio, se está concretando.

SEGUÍ LEYENDO:
Osvaldo Laport cuenta como anticipo la muerte de su madre, un tío y el don que tiene para dar alivio a los que sufren

Los looks para las fotos del “Bailando 2018”: mucho negro, brillos y nude

Esmerlada Mitre confiesa que toma un “estabilizador emocional” y que dejó a un psicólogo porque se enamoro de ella