¡Exclusivo! Mario Kempes: “Un Mundial no lo gana el mejor Seleccionado, lo gana el mejor equipo”

Fue uno de los grandes artífices de la Copa obtenida por Argentina el domingo 25 de junio del ‘78. Pero no sólo eso: además recibió el Botín de Oro como goleador y el Balón como mejor jugador, y convirtió dos tantos en la final con Holanda. “Cumplí un par de sueños del pibe”, admite Mario Kempes, que participó en tres Mundiales y a los 63 años vive en Estados Unidos, con su segunda mujer, tiene seis hijos y cinco nietos y comenta fútbol para ESPN.

Mario Kempes, campeón, botín de oro y goleador del Mundial '78.
Mario Kempes, campeón, botín de oro y goleador del Mundial ’78.

–40 años pasaron, nada menos… ¿Dónde empezó y terminó usted aquel glorioso domingo 25 de junio de 1978, Kempes?

–Amanecí tempranito, como todos los días, en las instalaciones de la Fundación Natalio Salvatori, de José C. Paz, donde concentrábamos. Como me sumé al final, ya que llegaba del exterior, me alojaron solo en la última habitación de la casa principal. Separado del Pitón Ardiles y Ricardo Villa por una cortina de tela, no existían las comodidades de hoy, jajá. Desayuné un café, y así comenzó a avanzar la mañana. Almorzamos y partimos al Monumental. Masajes, calentamiento, nada de reconocimiento de cancha. Hasta que saltamos al pasto yyyy…

(estira la frase el entrevistado, consciente de que el ”y” incluye una serie de acontecimientos futbolísticamente históricos dificilísimos de repetir: la obtención de la Copa, para su equipo, y del Botín de Oro, por goleador, y el Balón de Oro, por mejor jugador, para él, Mario Alberto Kempes –63, nacido el 15 de julio de 1954; cordobés de Bell Ville; siete títulos; 43 tantos en el Seleccionado Nacional, 591 en clubes; tres participaciones en Mundiales: Alemania Federal ‘74, Argentina ‘78 y España ‘82–).

–¿Tan complicado es?

–Seguro. Y lo del Botín y el Balón juntos pocas veces se dio, ¿cierto?

–Verdad, en tres oportunidades. Con Garrincha, de Brasil, en 1962, con Paolo Rossi, de Italia, en 1982 y con usted… ¿Y cuán complicado es conseguir un Mundial?
–Durante Uruguay, en el ‘30 habíamos perdido la final. Argentina ‘78 fue la primera Copa de Oro que obtuvimos. Es muy difícil conseguir un Mundial. Aunque todavía algunos quieran ensuciar aquel logro…

Mario Kempes
Mario Kempes

–¿Lo menciona porque se consiguió en épocas de un gobierno de facto?

–Sí, y lo hemos hablado a lo largo de una nota anterior que me hiciste: nosotros fuimos a jugar al fútbol en una sede elegida en 1974, antes de que cayera la democracia. Recién conocimos la gravedad de lo que sucedió en el Proceso después de difundirse los detalles tras la Guerra de Malvinas, en el ‘82. Claro que fue un momento desagradable en el país, pero nosotros no sabíamos ni medio. A los que tildan de arreglado el 6-0 contra Perú, por ejemplo, les recuerdo que aunque ellos venían desahuciados en la segunda fase, entre los 15 y 20 minutos clavaron dos tiros en el palo que nos cargaron el alma de escalofrío. Igual, ya no me molestan esos comentarios, ni siquiera me preocupan. Algunos argentinos de mente bastante cortita olvidan que hicimos las cosas bien, nos encerramos y mentalizamos a lo largo de cuarenta días, y teníamos el hambre necesario para pelear por el campeonato. Hambre que nos faltó en 1982.

Un Mundial no es una liga, una copa común…  resulta muy jodido ganarlo, porque no lo gana el mejor Seleccionado, lo gana el mejor equipo

–¿Qué es ganar un Mundial para los argentinos?

–Algo fuerte. Preguntáselo a la gente, preguntales a los chicos que juegan ahora. Un Mundial no es una liga, una copa común… Un Mundial es un Mundial, y resulta muy jodido ganarlo, porque no lo gana el mejor Seleccionado, lo gana el mejor equipo. Y un equipo se arma con compañerismo (no hablo de amistad, una amistad no puede establecerse en tres meses) entre personas de distintos caracteres y orígenes, con respeto general, con amor propio, yendo en una misma dirección, sin egoísmos, sin una división de titulares y suplentes. ¿Sabías que Lito Bottaniz, quien había quedado afuera de la lista de 22 junto a un jovencísimo Diego Armando Maradona y al cordobés Humberto Mario Bravo, concentró como uno más y nos acompañó?

–Ahora cuéntenos qué es ganar un Mundial para alguien que nunca ganó.

–Como protagonista puedo recordar que, cuando me llamaron y convocaron al Valencia de España, sentí una ilusión enorme, ya que no solía elegirse a los que competíamos afuera, al revés que ahora. Obtener el puesto luego de que el Flaco Menotti me anticipara que debía pelear por él, avanzar rueda a rueda y vencer a Holanda en el alargue de la definición, lo sueñan tantos…

Mario Kempes en el Mundial '78 durante la final contra Holanda. (Foto Archivo GENTE)
Mario Kempes en el Mundial ’78 durante la final contra Holanda. (Foto Archivo GENTE)

–Perdón, no sólo eso: si le consultáramos a cualquier argentino futbolero cuál fue o sería su gran sueño del pibe, respondería: “Meter el gol que nos dé un Mundial, como Mario Kempes y Jorge Burruchaga”. ¿Es consciente de ello?

–Bueno, entonces yo cumplí un par de sueños del pibe, porque convertí dos goles en la final, jajá, junto con el 3-1 de Daniel (Bertoni). Calculá que en 21 Mundiales habrán participado algo menos de diez mil jugadores, y a pocos nos tocó semejante privilegio.

–… No nos contó dónde terminó usted aquel glorioso 25 de junio de hace cuatro décadas, Mario…

–Mirá, más que comentarte dónde lo terminé, voy a sorprenderte: ese domingo, debido al alboroto de alegría que se armó dentro de la cancha cuando pitó el árbitro italiano Sergio Gonella y como consecuencia del ingreso del público, el equipo completo no logró dar la vuelta olímpica y ¡yo no pude tocar ni levantar la Copa!
–¡¡¡Epa!!! ¿Y cuándo lo hizo?
–Ufff, en medio de una entrevista que me hizo la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) allá por el ’98… Fui de los últimos que la tocaron.
–¿Y?
–La sentí más pesada de lo que imaginaba, y más linda de lo que la recordaba.

Soy leyenda

13 Jun 1982:  Mario Kempes (centre) of Argentina runs with the ball during the World Cup match between Argentina and Belgium in Barcelona, Spain.  Belgium won the match 1-0.  Mandatory Credit: Steve  Powell/Allsport
13 Jun 1982 (Foto Steve Powell/Allsport)

Mario festejando con Leopoldo Luque y en su hogar estadounidense de Bristol, Hartford, Connecticut, donde reside desde hace casi tres lustros (cuando lo contrató Entertainment and Sports Programming Network), mostrando el Botín y el Balón de Oro que obtuvo en 1978. “Es lo único que guardo de mi carrera. Siempre fui desprendido. No sé si una de mis hijas conserva una camiseta del Mundial y otra de cuando jugaba en Valencia, pero tendría que confirmarlo”, ríe el papá de Mario José, Magalí, Arianne, Natasha, Nicole y Alberto, que en realidad es hijo de Julia, la segunda mujer de Kempes, con quien comparte los días desde hace diecinueve años. El plano familiar lo completan cinco nietos: Marito, Verónica, Luna, Max y Mateo.

Es lindo cuando se ponen a ver mis goles en Internet”, disfruta quien ya cuenta con un estadio bautizado con su nombre, el Olímpico de Córdoba (arriba, derecha), y el 29 de junio viajará a Rusia para comentar lo que resta del Mundial junto a 74 compañeros de ESPN.

Por Leonardo Ibáñez.
Fotos: ESPN y Archivo Editorial Atlántida.

SEGUÍ LEYENDO:
La dedicatoria de Marcos Rojo después del gol de la victoria: “Es para mi familia y este grupo que se lo merece”

Las fotos y el video de los hijos de Messi que rompieron las redes

Leo Messi antes de viajar a Rusia: “Por mi familia y por el mundial vivo una etapa muy feliz”

Estas son las atracciones turísticas de Islandia, el primer rival de Argentina en el Mundial

Con la fiebre mundialista el país ‘vikingo’ se convirtió en un destino atractivo. Auroras boreales, aguas termales, glaciares dan la bienvenida a este destino maravilloso y exótico a la vez.

#PARA TI - ISLANDIA 19- news - 20180323
Paradas infaltables para recorrer Islandia

Así como ya hay una multitud de hinchas argentinos y del mundo instalados en Rusia para vivir de cerca el Mundial, Islandia, el primer rival de la Selección Argentina, también es la sede elegida por los fanáticos a la hora de viajar.

El equipo europeo llega muy motivado, ya que es su debut en el torneo de la Fifa 2018. El contexto mundialista, la Copa del Mundo se presenta como oportunidad para conocer este fascinante territorio que reúne atractivos paisajes naturales y un un contexto social cautivante.

 Islandia es un solitaria isla, se ubica muy arriba en el mapa, en el tope del Atlántico Norte, cerca del Polo Norte y a mitad de camino entre Noruega y Groenlandia. Su superficie apenas representa un tercio de la provincia de Buenos Aires y su población –334.000 habitantes– (es un cuarto de la que tiene el partido de La Matanza) con innumerables experiencias.

#parati-islandia-apertura
Blue Lagoon

Una de las particularidades de este destino es el clima aquí que los islandeses se rigen por un calendario nórdico que comprende dos estaciones: invierno y verano. Este último se extiende de abril a octubre, y el resto del año es un largo y duro invierno en el que el sol asoma sólo unas tres horas al día.

En cambio en el verano (junio y julio) -la mejor época para recorrer según los expertos-se da el efecto contrario. El astro no llega a ponerse en toda la jornada, a este fenómeno natural se lo llama sol de medianoche. En septiembre, comienza la temporada de la espectacular aurora boreal, ese efecto único multicolor que tiñe en el cielo nocturno de los países escandinavos.

Su geografía exótica  habilita a poseer un 11% de su superficie cubierta por glaciares, más de 200 volcanes (muchos de ellos en actividad) y donde apenas el 0,7 % es tierra cultivable.

Montañas, lagos, valles, aguas termales, glaciares, antiguos campos de lava son parte de las postales del país vikingo,todas postales conservadas y protegidas en los con cinco parques nacionales y reservas.

Piedras volcánicas
Piedras volcánicas

Más allá de la oferta natural convocante tiene otros atributos. En 2017, el Reporte Mundial de Felicidad destacó a esta nación como el tercer país más feliz de la Tierra, un ranking encabezado por Noruega. Se tuvieron en cuenta distintos parámetros: expectativa de vida, libertad, seguridad social, confianza y generosidad.

Entre otro de sus méritos, se ubica 1° en el Índice de Paz Mundial (Institute for Economics & Peace). El índice de alfabetización alcanza al 99,05% de sus habitantes. Y el 75% de la población adulta completó sus estudios universitarios entre los 25 y los 28 años.

Por otra parte, sobresalen sus cualidades de paridad con una política moderna y de avanzada, Islandia fue pionera en exigir a las empresas el mismo salario independientemente del género o etnia al que pertenezca cada persona.

Entre los datos curiosos, se destaca la aplicación de celular que poseen sus habitantes, conocida como íslendingabók. Esta permite arrojar información geneológica hasta 12000 años atrás. De esta manera, es posible verificar el grado de parentesco entre las personas que quieran establecer vínculo.

PARADAS  IMPERDIBLES

Reikiavik o bahía humeante” en islandés, es la capital del Islandia ubicada al sureste el país y la más al norte del mundo. La mitad de la población vive aquí. Muy conocida por vapores termales. Una ciudad que guarda reliquias culturales importantes, entre ellas su catedral, el Edda Menor de Snorri Sturluson en la Casa de La Cultura. Por la noche, el recorrido invita a la amplia oferta de bares.

Parque Nacional de Thingvellir, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco  donde la división de las placas tectónicas de Europa y América es visible por encima de la superficie de los océanos. Se puede recorrer sólo o en grupo. Entre sus atracciones la grieta de Silfra, un lugar único para bucear.

silfra 1
Grieta Silfra

Akureyri es la segunda ciudad más poblada del país 19.000 habitantes. Otro destino turístico para los apasionados de la naturaleza allí se sitúa el lago Myvatn con los mejores avistajes de aves.

GUÍA DE VIAJE
Viajá: no hay vuelos directos entre Argentina e Islandia (se llega vía Londres o países nórdicos). El costo base de ida-vuelta es de US$ 1.850 y los mejores meses para viajar son junio, julio y agosto.

Dormí y comé: una habitación doble en un hotel de tres o cuatro estrellas puede costar US$ 180. Una comida alcanza los US$ 40 o 50.

Pagá: casi todo se paga con tarjeta y la moneda oficial es la corona islandesa (1US$=100 coronas).

SEGUÍ LEYENDO:

Chicas mundialistas: crece la hinchada femenina argentina en Rusia

Platos mundialistas: 2 recetas rusas para hacer en casa

Los 6 destinos de vacaciones más insólitos del mundo