Cinco estudiantes de Bahía Blanca premiados por crear férulas 3D de plástico reciclable

Ellos son de una escuela técnica de Bahía Blanca y ganaron el certamen Soluciones para el futuro 2018, un programa que premia la innovación joven. El equipo creó un prototipo de férulas 3D de plástico reciclable que podría reemplazar al yeso tradicional en el tratamiento de lesiones.

#PARA TI - JOVENES INNOVA 2 - APERTURA - News - GENTILEZA SAMSUNG - 20181221
Cinco estudiantes de Bahía Blanca premiados por crear férulas 3D de plástico reciclable

“Lo bueno de estar en la escuela técnica es que todo lo que te imagines lo podés crear”, dice Juan Cruz Ojeda (20) a Para Ti. Juan es uno de los cinco alumnos del último año de la Escuela de Enseñanza Secundaria Técnica Nº 1 Crucero A.R.A General Belgrano, de Ingeniero White, Bahía Blanca, en ganar el certamen Soluciones para el futuro 2018 de Samsung y es quien nos cuenta de qué se tratan las férulas 3D que los consagraron como el equipo ganador entre más de 400 propuestas.

El certamen –que busca desplegar en el país el compromiso social y el talento creativo para brindar soluciones a problemas cotidianos– ofreció talleres de prototipado y armado de producto para que pudieran hacer tangibles sus ideas. “La verdad es que cuando nos inscribimos al certamen junto a mis compañeros (Tadeo Camperia, Augusto Long, Brisa Budarto y Geraldine Lagarrigue) jamás imaginamos que íbamos a quedar seleccionados entre tantos proyectos y mucho menos que ganaríamos”, señala Ojeda.

La escuela ganadora recibió 12 mil dólares en tecnología Samsung, que utilizarán para invertir en computadoras y que les servirá para volver el aula –que ya cuenta con varias impresoras 3D– aún más tecnológica.

#PARA TI - JOVENES INNOVA - News - GENTILEZA SAMSUNG - 20181221

TRATAMIENTO EN 3D. Acerca del inicio del proyecto, Juan Cruz nos cuenta: “Soy bombero voluntario y a raíz de distintos accidentes que vi y de la alta tasa de fracturas que hay en la ciudad comenzamos a pensar qué tipo de inmovilizaciones podíamos hacer para ayudar en esta problemática. Hablamos con un traumatólogo y a partir de ahí le dimos forma al proyecto: queríamos hacer férulas con impresoras 3D que pudieran suplantar al yeso tradicional”.

A la hora de crear el prototipo pensaron en las desventajas que tiene el yeso tradicional para el uso en caso de lesiones: “Es pesado, pica, no deja respirar a la piel y cuando se trata de personas en etapa de crecimiento le puede deformar los huesos, por ejemplo”. Es por esa razón que pensaron en una solución donde la tecnología fuera la protagonista. La férula que diseñaron deja respirar a la piel porque tiene aberturas, es ligera, liviana y ayuda a mejorar la calidad de vida de la persona cuando esta sufre algún tipo de fractura.

“Cumple con la función esencial de inmovilizar y ayudar a soldar el hueso. Además, permite hacer distintos tratamientos como, por ejemplo, los de tipo hídrico ya que la férula permite poner el brazo o pie en el agua. También se puede aplicar un tratamiento con ondas de ultrasonido. Ambos sirven para ir adelantando el proceso de curación”, explica el estudiante.

Pero ¿cómo se realiza la estructura 3D? El primer paso es que los médicos en el hospital, a través de un escáner digital, puedan escanear la pierna o el brazo del paciente fracturado y, una vez que se realiza, se envía el archivo digitalizado y se procede a hacer la estructura personalizada.

Se tarda entre dos o cuatro horas en generar el diseño y en solo un día el paciente puede tener lista su férula impresa. Si bien en algunos países del mundo ya se realizaron y se comercializan de forma particular a aproximadamente 5.000 pesos argentinos –como es el caso de la empresa española Fiixit– la idea de los estudiantes bahienses es lograr reducir el precio del producto a la mitad. Y van por más: “Como son de un plástico biodegradable, cien por ciento reciclable, queremos que el paciente nos devuelva la férula una vez que termina de usarla para reciclarla y devolverles el descuento del material”.

EL COMIENZO DEL FUTURO. El proyecto que los hizo ganadores recién comienza. Actualmente, están trabajando en conjunto con el Hospital Municipal de Bahía Blanca para comenzar a hacer las pruebas correspondientes en pacientes y poder gestionar la certificación y las normas ISO para que se puedan comenzar a usar, en principio, en esa ciudad. Además, el hospital les ofreció a los cinco integrantes del equipo trabajo en un área de la institución para crear un laboratorio y que continúen con su proyecto.

“Este es nuestro emprendimiento, ya compramos nuestras propias impresoras y estamos muy contentos con que el hospital nos ofrezca un espacio para seguir trabajando en lo que nos gusta”. Y concluye con un mensaje a otros estudiantes: “Les aconsejo a los chicos que utilicen las herramientas que les da la escuela para crear. ¿Qué mejor que en la secundaria? Ahí tienen el tiempo y, sobre todo, el lugar ideal para hacerlo. Aprovechen esa oportunidad”.

textos CELESTE LATTANZIO (clattanzio@atlantida.com.ar)