El método japonés de las 5S para mejorar los negocios y la calidad vida

¿Pensaste que Marie Kondo lo había inventado todo? Una técnica japonesa de productividad para empresas puede ayudar a mejorar tus negocios y también se puede aplicar fuera de la oficina.

Reglas simples basadas en principios japoneses pueden facilitarte el día a día.

Que se sepa, no todo en el universo de la organización inició con Marie Kondo. Hace años que existe el método de las “5S” japonés, un compendio de sabiduría milenaria creado a raíz de las necesidades empresariales que aquejaron al Japón después de la Segunda Guerra Mundial. Lo llaman las “5S”, ya que esas son las iniciales de sus cinco pilares en japonés: Seiri (Clasificación),  Seiton (Orden),  Seiso (Limpieza), Seiketsu (Estandarización) y Shitsuke (Disciplina).

Creado en los ‘60 por la automotriz japonesa Toyota para mejorar el entorno laboral, éste exitoso método de gestión hoy se replica alrededor del mundo. Especialmente entre PyMES porque pocas personas más eficientes que un japonés, dicen.

Comprende mucho de su filosofía y, si lo trasladas al día a día, te puede ayudar a manejarte en la oficina, en casa y hasta en el cuidado personal. En Para Ti aprovechamos el taller “5S” dictado por Marcelo Nakamura de AACONI (ex becarios de la Japan International Cooperation Agency) para explicarte algunos de sus principios. “Son reglas simples y de sentido común, pero se transforman en hábitos porque todo esto entra por repetición”, explica el consultor.

16864315 - 5s kaizen cicrle
Seiri (Clasificación), Seiton (Orden), Seiso (Limpieza), Seiketsu (Estandarización) y Shitsuke (Disciplina), los pilares del método de las 5S japonés.

Seiri (Clasificación). Hacer una primera selección y descarte. Mirá tu alrededor, fijate qué necesitás y que no. A nivel empresa esto ayuda a mejorar la calidad de producción y a reducir la pérdidas de tiempo. Como en Japón, “se elimina aquello que no usaste en el último año”, detalla Nakamura.

Para evitar errores, “los carteles deben ser visibles, claros y de rápido entendimiento”.

Seiton (Orden). Toca ordenar lo que queda de manera lógica, categorizando los objetos y poniendo los de uso frecuente a mano. Con ése estándar clasificás: “Ordenar las cosas para que sean fácilmente ubicables la próxima vez que la necesites. Y, luego de utilizarlas, volver a ponerlas en su lugar”, marca el experto. “Se trata de aplicar una frecuencia de uso. Si uso algo una vez por hora, que esté al alcance de la mano. Una vez por día, cerca. Una vez por semana, en los estantes y luego depósito o bodega y así”.

Se apoya en la técnica “first in, first out” (lo primero que entra es lo primero que sale) para evitar que los productos caduquen. En la office esto te permite estar alerta para que no se entremezclen papeles con vencimiento y en casa para que no caduquen las cosas en la heladera.

Formá al personal de acuerdo a estándares, identifiquen zonas de trabajo así todos saben dónde está cada cosa. Como en casa, que no solo sea mamá quien siempre sabe dónde están las cosas”. Las 5S habla de favorecer una gestión visual. Si tu escritorio está lleno de papelerío manejate con carpetas transparentes y bien etiquetadas –de ahí el furor por las las japanese style de @muji o @mumiideas- y hacé uso de carteles y notitas para que todos sepan que hacer.

Un “Apagar el aire acondicionado antes de salir” no cuesta mucho. “Los carteles deben ser visibles, claros y de rápido entendimiento”. Cosas que te pueden parecer obvias no lo son para los demás. Reglas claras para que no haya margen para cometer errores.

Un candado mal puesto en una persiana y una cortina que no abre en un negocio puede traducirse en un día entero sin facturación por falta de comunicación y todo por no tener el cartelito que lo explique bien”.

5S para favorecer una gestión visual. Carpetas transparentes y herramientas bien etiquetadas como las de @mumiideas para que todos sepan dónde está y qué es.

 Seiso (Limpieza). Es hora de eliminar la suciedad. En Japón la limpieza es fundamental y en una empresa, eso facilita la inspección “controlar que las máquinas no tenga desperfectos, no estén rotas o estén desenchufadas”.

¿En casa? Imaginate frente a tu placard y con esa esa blusa que, cada vez que la querés usar, la evitás porque está descosida… Hacé un alto de 10’ y remendala (o donala).

Limpiar y estandarizar te ayuda a prevenir el desorden, accidentes -un piso mojado es sinónimo de patinada y empleado lastimado- y pérdida de tiempo. “Se trata de conseguir que la limpieza sea un hábito y cada uno es debe ser responsable de mantener prolijo su lugar de trabajo. Nada de ‘lo tiro al piso y alguien lo barrerá’. No se trata de limpiar para impresionar a las visitas sino para tener un buen ambiente de trabajo”, describe el asesor de 5S.

“Ordenar las cosas para que sean fácilmente ubicables la próxima vez que la necesites. Y, luego de utilizarlas, volver a ponerlas en su lugar”.

Seiketsu (Limpieza estandarizada). Si bien las 5S fueron creadas pensando en el trabajo y para evitar cosas como el gasto por sobreproducción en una automotriz, podés trasladarlo a la oficina o a casa: como cuando comprás dos veces un insumo -una resma de papel o te encontrás con doble compra de salsa de tomate- todo por no tener un “inventario”.

En Japón se trata de tener todo en la cantidad justa, en el momento indicado y el lugar adecuado. Esto nos da menor necesidad de calcular el stock. Evita compra de insumos innecesarios”, apunta Nakamura. Limpiar y organizar te evita la pérdida de tiempo (¿o cuánto perdiste buscando tus llaves?) y también gasto por movimiento. El tiempo es tirano y el tener todo a mano evita charlas y distracciones de oficina.

Se trata de mantener todo (como con una dieta o con el gimnasio) y ahí entra en juego la disciplina y el “kaizen”, el concepto japonés de la “mejora continua”.

Shitsuke (Disciplina). Lleva a la eficiencia. Basado en las 5 S, respetar esto hábitos generan una oficina, una casa, un cuerpo y un espíritu sano. Ahora se trata de mantener todo (como con una dieta o con el gimnasio) y ahí entra en juego la disciplina y el “kaizen”, el concepto japonés de la “mejora continua”. Controlar que las normas se cumplan para no perder la eficacia porque las 5S piensan a largo plazo.

Texto: Paula Ikeda

Fotos: 123RF/Gentileza Mumi Ideas.

SEGUÍ LEYENDO:

Justicia en redes sociales: el escándalo por el cual el maquillador James Charles perdió millones de seguidores en un día

Baby boom: así anunciaron Blake Lively y Keira Knightley sus embarazos

Apto para veganos: desarrollan en el país un hongo con mejor proteína que la carne

El “kernel”, además, es más económico y saludable, ya que aporta proteínas de alta calidad, fibra, muy bajo nivel de grasas saturadas y favorece la reducción del colesterol en sangre.

#PARA TI - HONGO - APERTURA - News - 01 - GENTILEZA INTI
El INTI desarrolló un nuevo hongo proteico.

Las proteínas son un componente esencial para el desarrollo del cuerpo humano, la reparación de tejidos y la producción de enzimas tanto metabólicas como digestivas. Con el objetivo de elaborar un alimento económico con alto contenido proteico, especialistas del INTI y la empresa Enyetech produjeron en el país un hongo originario de Inglaterra, denominado Fusarium venenatum y rebautizado como Kernel, que tiene propiedades nutritivas superiores a las de la carne.

#PARA TI - HONGO - News - 03 - GENTILEZA INTI
Construyeron todos los pasos necesarios para reproducirlo, a través de un medio de cultivo óptimo (con sales y glucosa).

¿Cómo fue? Según explica Martín Blasco, miembro del Departamento de Bioprocesos del INTI, importaron el hongo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y construyeron todos los pasos necesarios para reproducirlo, a través de un medio de cultivo óptimo (con sales y glucosa).

 

#PARA TI - HONGO - News - 02 - GENTILEZA INTI
El equipo de científicos a cargo de la reproducción del kernel.

BENEFICIOS. Son varios. Por un lado, Sebastián Taito, director operativo de Kernel, cuenta que el producto fue pensado para abastecer a zonas de altos requerimientos alimentarios, como comedores escolares, con un producto nutritivo y económico —a razón de dos dólares el kilo—.

Otra virtud interesante del Kernel es que se puede producir en condiciones controladas con poco requerimiento de espacio y genera un menor impacto ambiental que la carne, porque produce una décima parte de dióxido de carbono y utiliza 20 veces menos agua que la elaboración de proteína animal. Además, tiene alto porcentaje de fibras y bajo nivel de lípidos y grasas saturadas, por otro lado, al provenir de hongos, no contiene colesterol. ¿El dato interesante para vos que te gusta cocinar sano? “Tiene una textura similar al atún desmenuzado y su sabor es neutro, lo que le da mucha versatilidad para elaborar diferentes alimentos dulces y salados”, comenta Martín Blasco, miembro del Departamento de Bioprocesos del INTI.

 

#PARA TI - HONGO - News - 10 - GENTILEZA INTI
Los profesionales están trabajando en el diseño de un dispositivo hogareño para elaborar el hongo sin necesidad de contar con conocimientos específicos en biotecnología.

A FUTURO. Los profesionales están trabajando en el diseño de un dispositivo hogareño para elaborar el hongo sin necesidad de contar con conocimientos específicos en biotecnología.

“La imagen ideal que tenemos es la de un electrodoméstico, del tamaño de un lavarropas, en el cual uno simplemente tendrá que cargar un “cassette”, similar a una cápsula de café pero de mayor tamaño”, concluye Fabián Nigro, director de INTI-Biotecnología.

Texto: Redacción de Para Ti.

Fotos: Gentileza INTI.

 

SEGUÍ LEYENDO:

Le dicen el fenómeno K: así es el atrapante universo surcoreano que ya está entre nosotros

Una exhibición online cuenta todo acerca de la gastronomía española

“Me puedo programar”: de qué se trata el PNL para lograr las metas en 2019

Planear el 2019 con la confianza de lograr tus objetivos no es tan difícil como creías. Según Lidia Estrin, Licenciada en Ciencias de la Educación y Trainer en Programación Neurolingüística (PNL), sólo es cuestión de saber proponértelos correctamente.

PWCF9H Woman's hand writing in notebook on the wooden table. Top view.
Programar metas

¿Quién no ha pronunciado una interminable lista de deseos a cumplir el próximo año en el brindis del 31? Claro, con copa en mano y optimismo, las palabras suenan fáciles, pero una vez que volvemos a la rutina y en el trajín del día a día esos objetivos terminan sin cumplirse. Eso muchas veces genera una gran frustración y nos hace sentir desmotivadas.

¿Te suena conocido? La buena noticia es que eso se puede modificar. “Lograr nuestros sueños tiene mucho que ver con cómo nos los proponemos”, asegura Lidia Estrin, Licenciada en Ciencias de la Educación y Trainer en Programación Neurolingüistica (PNL), disciplina que trabaja sobre la visión subjetiva de nuestro entorno y brinda recursos para que esas observaciones puedan capitalizarse. En charla con Para Ti, Estrin nos dio los lineamientos para poder encarar nuestros objetivos desde un lugar más pragmático.

-¿Cómo nos afectan las percepciones subjetivas de la realidad en nuestra vida?

-Para bien y para mal. A veces nos facilitan y otras nos limitan. Qué entendemos, cómo nos pensamos y cómo nos valoramos es la base en la que se forma nuestra autoestima, que será saludable o débil. Nuestro diálogo interno, muchas veces, puede ser el enemigo. Y estos obstáculos nos limitan y nos sesgan la realidad. Es como ver por el agujero de la cerradura: solo se observa una parte. La programación neurolingüística nos ayuda a abrir la puerta y a ver todo.

-¿Y cómo se trabaja esto?

-Con dinámicas, aplicaciones, ejercicios, tareas grupales de aprendizaje a través de lecturas, películas y videos. Mi modelo de enseñanza es muy interactivo, con música y movimiento. Es muy beneficioso porque brinda la posibilidad de desarrollarnos de una forma inimaginable.

¿Qué podemos hacer para empezar el próximo año con mejor energía?

-Hacé una revisión de las cosas que no usás en la casa para generar más espacio y libertad. Los objetos que acumulamos ocupan un lugar muy grande en nuestra cabeza que no deja terreno para nuevos proyectos. Muchas veces, estar conectados con lo viejo no nos deja avanzar. Por eso, antes de que termine el año fijate de qué te podés desprender y soltá.

SOÑAR NO CUESTA NADA. Lo primero que hay que hacer, dice la trainer en PNL, es enumerar qué te gustaría lograr en 2019. Pueden ser sueños, proyectos inconclusos, ideas que quedaron flotando y nunca pudiste bajar a la realidad. Pueden ser sencillos o muy complicados. Y todo es válido, no hay proyectos más importantes que otros, sí más complejos en cuanto a su realización. Escribilos en un papel, jerarquizalos y volvé a ordenarlos.

Preguntate si está expresado positivamente. “Ese es el primer tip de logro”, dice Estrin. “Quiero dejar de… fumar, comer, levantarme de mal humor, responder mal, etc”, es una expresión que no funciona.

“Si subo a un taxi y le digo al chofer a dónde no quiero ir no va a saber a dónde llevarme. Nuestro cerebro funciona como el taxista. Si el pedido no es específico, no sirve”, agrega la Licenciada en Ciencias de la Educación.

Cuanto más concreto sea tu objetivo, más fácil será lograrlo. Ejemplo: “Quiero salir a caminar dos veces por semana”, es una meta clara y concisa. Si a eso le agregas cuál va a ser el recorrido, cuánto tiempo lo vas a hacer y qué días, para tu cabeza va a ser mucho más fácil cumplirlo. “Lo específico colabora con la acción que formulo dentro de mi cerebro”, agrega Estrin.

Tiene que ser un propósito que no dependa de otros. Muchas veces nos entusiasma hacer cosas, pero no sabemos cómo y necesitamos que alguien nos ayude. Ejemplo: “Quiero pintar la cocina de mi casa, pero no sé hacerlo”.

La clave es que el objetivo sea iniciado y mantenido por mí. Si dependo de otras variantes, la posibilidad de logro puede dilatarse. Una meta real podría ser: “Voy a diseñar la forma de conseguir que alguien me ayude a pintar mi casa”, en vez de “voy a pintar mi casa”, porque al no saber hacerlo, hay grandes probabilidades de que no suceda.

Por último, procurá que el objetivo realmente sea beneficioso para vos y para tu entorno. Si no, vos misma y tu grupo van a boicotear esa meta.

MI DIÁLOGO INTERNO

Para saber cómo son nuestros patrones de pensamiento automatizados, y a partir de eso poder modificarlos, Lidia Estrin, Licenciada en Ciencias de la Educación y Trainer en programación neurolingüistica, nos da algunos tips:

x Metáforas. A través de ellas podés darte cuenta cómo son determinados pensamientos o sentimientos. Si te pregunto: “¿Qué es la vida para vos?”, habrá quien me responda que “es una lucha”, o “la ley del más fuerte”, y otros dirán “es una fiesta”.

xPensá si la balanza entre lo que das y lo que recibís está equilibrada. Eso nos muestra cómo estás posicionada en tu vida y en relación con los demás.

x Cómo mirás la vida y qué te decís. ¿En qué lugar te ubicás: en el de la escasez o en el de la abundancia? No tiene que ver con lo material, sino si sos feliz con lo que tenés, si sos solidaria, si tenés amor y amigos. O si estás en la queja, en la insatisfacción, en la escasez. Si te ponés en ese lado, trabajá para poder transitar la abundancia y llegar a un estado de generosidad.

texto. CANDELA URTA (curta@atlantida.com.ar) foto LATINSTOCK.

Cuenta regresiva para el 2019: cómo sobrevivir al estrés de fin de año

Llegan las últimas semanas del año y al agotamiento mental, emocional y físico se suman los compromisos de despedidas, las compras para las festejos y los regalos para colaborar con Papá Noel. Entonces, más que nunca, el tiempo no alcanza. Respirá hondo y leé esta nota: te contamos cómo sobrevivir al temido mes de diciembre.

#PARATI-ESTAR-MEJOR-ESTRES
Cómo sobrevivir al estrés de fin de año

La sensación es la de estar atravesando un torbellino y no sólo de emociones… Fin de año se acerca a paso firme y cada día que pasa tenemos más cosas que hacer, más compras que resolver, más problemas a dilucidar y más encuentros a los que asistir. En pocas palabras, lo que debería vivirse como una fiesta lo estás sintiendo como una carrera de obstáculos que causa más estrés que alegría y entusiasmo.

“Hablamos de estrés cuando percibimos que las circunstancias que tenemos por delante sobrepasan nuestra capacidad de resolverlas”, dice la licenciada Dalila Acuña (M. N. 49.169), psicóloga de los Centros de Diagnóstico DIM.

Y agrega: “Particularmente en fin de año suelen aparecer eventos de diversas características con los que no solemos lidiar cotidianamente y que impactan en nuestras rutinas. Actos escolares, entrega de diplomas, cierre de notas, hijos que se llevan materias, vacaciones, reuniones con amigos, compras de regalos, organización de las fiestas… La lista es larga y podríamos seguir agregando eventos. Estas situaciones impactan en nuestra rutina porque nos llevan a cambiar momentáneamente nuestros hábitos de sueño, de alimentación y de organización cotidiana. Entonces, si sumamos a esto la percepción de agotamiento por todo lo acumulado durante el año, es posible y bastante común que nos sintamos avasallados al llegar a esta altura del año”.

SOBREPASADAS DE CANSANCIO. Además, a esta altura del año es cuando más compromisos tenemos. ¿Adónde quedó la energía que solíamos tener? “La falta de energía es producto de la fatiga que se va acumulando y, quizás, la dificultad para administrar espacios de descanso es una de las causas”, afirma la counselor Claudia Quiroga Daldi, de la Asociación Argentina de Counselors. Coincide la Dra. María Alejandra Rodríguez Zía (M. N. 70.787), médica clínica y endocrinóloga: “El estrés que vivimos en la época de las fiestas, en reglas generales es consecuencia de la falta de momentos de ocio o de relax, no tomados durante el año”, afirma.

La médica explica que a esta altura del año estamos carentes de una verdadera desconexión mental que deberíamos habernos procurado a lo largo de los meses previos, a través de escapadas de fin de semana o cualquier otra instancia de descanso mental y físico genuino. Las consecuencias del estrés acumulado en el organismo son variadas: “Fatiga, falta de deseo sexual, malhumor, dolores musculares o articulares, insomnio, depresión, acidez, hipertensión, sobrepeso y hasta diabetes son los padecimientos que pueden dispararse a partir de un cuadro de estrés”, dice la especialista.

¿Influye en este padecimiento la personalidad de cada una? Sí, definitivamente. “La forma en que pensamos y percibimos la vida puede estresarnos más que la realidad en sí misma”, afirma la licenciada María Eugenia Calvo, psicóloga (M. N. 44.884), y continúa: “La necesidad de control, de expectativas, de demostrar que soy capaz, pueden ser autoexigencias que sólo nos generen agotamiento y malestar”. ¿Cómo detener esa escalada de estrés perjudicial para la salud? “Si registramos una sensación de cansancio extremo, sería bueno adoptar una actitud de toma de conciencia respecto de lo que estamos haciendo y hasta dónde somos capaces de llegar. Ser coherentes al momento de determinar eso que puedo hacer y que es saludable para mí y diferenciarlo de aquello que, al menos por el momento, no puedo manejar”, dice Acuña. “Podemos priorizar los objetivos a alcanzar de acá hasta fin de año. Evaluarlos con plena conciencia: ¿cuánto de nuestra supervivencia se juega en llegar a hacer todo lo que tengo que hacer? ¿Debo cumplir o quiero cumplir? Me puedo detener a pensar unos segundos: he llegado hasta acá por decisión propia. Ahora puedo elegir cómo quiero seguir”, reflexiona Calvo.

UNA CUESTIÓN CULTURAL. Para Daniel Colombo, motivador y master coach internacional, existen motivos culturales y sociales que acrecientan la sensación de vértigo típico de fin de año. “Entre estos motivos se destacan la sensación de no haber cumplido las metas del año, la presión autoimpuesta o externa de que hay que cerrar temas sí o sí (balances, proyectos, evaluaciones de desempeño, etc.), la disyuntiva que siempre se presenta acerca de cómo y dónde pasar las fiestas, una visión desmesurada de lo que significa el ‘año nuevo’ con su cúmulo de buenos deseos, proyectos e intenciones, y la inevitabilidad de que el año se termina y quedarán varias cosas sin haber concretado”, dice. En su combinación, estos factores producen una particular destilación de adrenalina, vértigo y hasta confusión respecto a cuál es la mejor forma de encarar este tránsito hacia el año que comienza.

“En la pérdida del equilibrio vital se potencian otros aspectos como la irritabilidad, la imposibilidad de decir que no a compromisos, y hasta el disfraz que muchos suelen ponerse para parecer felices y con buenas intenciones, por más que por dentro las emociones digan otra cosa”, agrega Colombo. SÍ, SE PUEDE. Existen estrategias que nos permiten afrontar esta etapa del año sin tanto estrés. Daniel Colombo afirma que una de las principales es organizarse.

Para llegar bien a fin de año lo ideal es: Uno: no dejar todo para último momento. Dos: tomar las últimas semanas como clave para planificar el final y el inicio del próximo año. Tres: articular estas metas con colaboradores o personas cercanas. Cuatro: llevar un registro del proceso de los objetivos de cierre del año y programarlos en un calendario físico o sistema donde se pueda visualizar claramente”, propone. Y con él coincide la Lic. Acuña, quien agrega que lo ideal es establecer prioridades, diferenciando aquello que es definitivamente necesario de lo que es opcional. Y evitar posponer: “Cuando postergamos nos sentimos inmediatamente aliviados, pero luego de unos minutos el malestar subjetivo aumenta”, dice, y es Colombo quien concluye: “Ser razonable con la probabilidad de que no se alcanzará a hacer todo lo que se desea, pedir ayuda y priorizar lo importante por sobre lo urgente son otros consejos que ayudan a sobrellevar la clásica maratón de fin de año”.

Texto: Fabiana Ponelli.  Fotos: Latinstock

SEGUÍ LEYENDO:
Paso a paso cómo hacer tu árbol de navidad

Desde las variables climáticas hasta las fluctuaciones del dólar: cómo salir de la queja

Solemos caer en ella con inusitada facilidad. La queja está al alcance y se manifiesta por todo. Y casi siempre es improductiva. Ahora bien, ¿es posible salir de ese lugar y evolucionar hacia un estadio más productivo para nuestra vida? La respuesta es sí.

Woman in elegant dress holding dissatisfied face paper - unhappy and dissatisfied treatment concept
Todos son motivos para quejarse y casi siempre es improductiva

La crisis económica, el dinero que no alcanza, la inseguridad en las calles y hasta el clima que no acompaña. Todos son motivos para quejarse. Nadie dice que no.

El tema es qué hacemos con esa queja. Hay motivos que escapan a nuestra resolución: es casi nada lo que podemos hacer para cambiar las variables climáticas.

Sin embargo, es mucho lo que podemos hacer para frenar el malestar provocado por la queja, reconvirtiendo esa energía negativa que nos relaciona con el enojo y el estrés en un hacer productivo que nos conecte con el bienestar y la salud.

“La queja dispara hormonas (cortisol, adrenalina) que generan daño en todo el organismo. Cuando la queja es sostenida se liberan estas hormonas, aumentando la presión arterial, la glucosa y el colesterol, y esto baja la inmunidad”, asegura el doctor Marcelo Suárez, especialista en Clínica Médica, M. N. 73796.

Y agrega: “Este circuito de liberación de hormonas frente al estrés está diseñado para enfrentar escenarios de peligro que antes estaban determinados por algunas situaciones esporádicas (huída de depredadores, hambre, sed, frío o calor extremos). Hoy eso no existe, pero padecemos ese circuito a través de la queja permanente. El organismo tolera mucho mejor situaciones adversas breves que sostenidas en el tiempo, éstas lo desequilibran y generan todo tipo de enfermedades, además de perpetuar el circuito”.

Ahora bien, ¿cuánto hay de comodidad en la queja?
Quejarse brinda un permiso interno para quedarse en ese lugar conocido y familiar de no hacer nada para cambiar lo que produce enojo, frustración y displacer.

Es más cómodo quejarse que salir de ese espacio y trabajar (en mí mismo o en el universo) para producir cambios”, afirma Norma Díaz de Polski, coach ontológica profesional. “La queja y la frustración abren la puerta a la impotencia, al ‘no poder’. Y si no puedo no acciono, o actúo haciendo lo mismo de siempre, es decir, quejándome. Tiendo entonces a victimizarme y así logro exculparme, disculparme y responsabilizar al otro o a lo que sucede fuera de mí por lo que me pasa. Como consecuencia, no me hago cargo de aquello que yo misma estoy generando o dejando de generar con mi permanencia en el ámbito de la queja”.

La frustración, en tanto, tiene un origen diferente al de la queja. Sentimos frustración cuando las cosas o las personas no son como queremos que sean. “Entonces, cuando no pasa lo que quiero o necesito, cuando algo escapa a mi control, cuando no tengo poder sobre lo otro, me frustro. Y si elijo quedarme con la frustración, voy a seguir instalada en la queja”, completa Díaz de Polski.

Para Analía Cordero, de la Asociación Argentina de Counselors, la queja no siempre está relacionada con la resignación de no poder cambiar lo que molesta. “Podemos hablar de hábito de quejarse, mas no podríamos asegurar que en todos los casos responda a la comodidad de llevarlo a cabo. La queja es, entonces, una manifestación, una manera de comunicar el desacuerdo con lo que sucede afuera e internamente en algunas personas. Como todo hábito, puede resultar inercial, pero no en todos los casos convocante a la inacción”.

Ante la queja, más que reaccionar puede servirnos accionar. “Cuando observo a algún consultante habitar el espacio de la queja, suelo preguntarle: ‘Y vos, ¿qué querés que pase en lugar de lo que sucede?’”. Esa pregunta es una llave para abrir la puerta que conduce al futuro y que permitirá abandonar el pasado del cual no logro salir cuando permanezco en la queja”, afirma Díaz de Polski.

Para el Dr. Suárez, la queja es una situación a resolver. “Empezaría por entender la queja como una situación a resolver y actuaría en consecuencia. Una de las herramientas que me parecen muy prácticas es el cuadrante de Stephen Covey, escritor del libro Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”. Este autor afirma que hay que separar lo Importante de lo No Importante y lo Urgente de lo No Urgente. Si es Importante y Urgente, hay que resolverlo ahora.

Si no es Urgente, se destinará un momento para resolverlo. Si es No importante, se podrá delegar. Y si no es Urgente ni Importante, entonces podrá ser eliminado. “No hay mucho más que decir, de acuerdo con el cuadrante al que pertenezca la situación, actuaré en consecuencia”, reflexiona Suárez.

En opinión de Cordero, para salir de la queja, como de cualquier otro hábito que pudiera considerarse nocivo o infructuoso, es necesario saber qué nos sucede. “Saber qué nos está pasando, qué sentimos frente a eso, con qué otros recursos contamos para estar mejor y desarrollar capacidades que nos permitan mirar los acontecimientos desde otra perspectiva, nueva pero nuestra, es el camino para salir”, dice la especialista en counseling. “En resumen, la queja es dañina química, física, energética y espiritualmente, alejémonos de ella, vamos a vivir mucho mejor, porque en definitiva lo único que importan son los buenos años, trabajemos para que sean los más numerosos”, aconseja Suárez, y finaliza: “Un organismo sano es un organismo sabio”.

Texto: Fabiana Polinelli Fotos: Latinstock

SEGUÍ LEYENDO:
Vacuna anti kilos: cómo es la inyección que quita el hambre y combate la obesidad

Jardinería urbana: un guía práctica para evitar errores

Se me secan las plantas, las hojas cambiaron de color, invadida por plagas son algunos de los escenarios frecuentes de los principantes que se desencadenan al tratar de mantener un espacio verde en el hogar. Aquí claves y tips a seguir de la mano de los expertos.

#parati-jardineria-apertura
Cecilia Bernard y Meena Ferrea diseñadora y directora de arte y Cecilia como estudiante de arquitectura y especialista en paisajismo y sostenibilidad.

Cecilia Bernard (45) y Meena Ferrea (34) expertas  creadoras del libro Compañía Botánica comparten sus consejos, precauciones y secretos practiquísimos para quien pretenda sumergirse en el universo de la botánica, aun sin conocimientos previos.

El círculo verde del bienestar. Hay tres pilares básicos que hacen la diferencia entre una planta que sobrevive y otra que crece sana y fuerte: el riego, la iluminación –que debe ser acorde a los distintos tipos (especialmente si es de exterior o interior)– y el sustrato (la tierra más algún agregado orgánico). Cada familia de plantas tiene uno ideal: de allí se alimentan y toman los nutrientes. No es lo mismo una preparación para huerta (que debe ser bien nutrida) que una para cierto tipo de plantas de interior (que requieren más acidez) o las suculentas, que necesitan un suelo más suelto y poroso.

Tropezones típicos. ¿Cuáles son los errores más comunes que solemos cometer frente a un proyecto de jardinería urbana?

Tomar decisiones basadas únicamente en la intuición: alguna vez puede salir bien, pero es probable que haya sido de casualidad. Y si te sale mal te frustrás, sentís que no es lo tuyo y dejás de intentarlo. Con un mínimo de conocimientos y de información es fácil llegar a buen puerto.

Elegir sólo por estética. A veces compramos una planta porque nos gusta (especialmente si tiene flores a la vista), sin tener en cuenta el lugar en el que va a vivir y el nivel de mantenimiento que requiere. Más allá de si tu casa sea luminosa o no, hay que conocer la orientación del lugar y saber en qué momento del día recibirá luz solar. Nunca hay que ubicarlas sólo en función del espacio que nos queda libre. Si es abierto y aireado, sombrío o cerrado, es definitorio para que la planta viva de manera saludable y pueda crecer.

También hay que preguntar si es de interior o exterior y actuar en consecuencia. Además, no te olvides de que en la naturaleza hay especies que crecen en todas las situaciones: podés tener una planta aunque vivas en un departamento oscuro. Sólo es cuestión de buscar la correcta.

No trasplantarlas después de comprarlas. Es lo primero que hay que hacer porque la tierra y la maceta con la que vienen no suele ser la adecuada.

x No dedicarles un mínimo de tiempo al cuidado y mantenimiento. Algunas especies son más delicadas que otras, pero siempre requieren cierta atención.

Pensar que van a vivir o morir sólo porque las reguemos: aunque el agua es importantísima no es el único factor que incide en su bienestar. Las cantidades y el estilo de humedad que cada una necesita también es clave.

# PARA TI - BOTANICA - PLANTAS LIBROS 1- MD - 20180112
Así como la jardinería urbana, también volvieron algunas especies como los helechos y las tropicales.  Foto Maxi Didari/ Para Ti

Vintage. Así como la jardinería urbana está de moda, algunas especies que tenía la abuela en su patio también son tendencia hoy. Además de las suculentas y los cactus de todos los tamaños (que se cultivan todo el año, se bancan mucho el calor y son de bajo mantenimiento) volvieron algunas retro como los helechos, las tropicales y las de hojas grandes como la monstera (o costilla de Adán), la oreja de elefante y el gomero.

# PARA TI - BOTANICA - DETALLE CUCHARA PLANTA - MD - 20180112
¿El lugar ideal para comprar plantas? Sin duda, el vivero, el puesto o florería. Foto Maxi Didari/ Para Ti

Dónde comprar. No cualquier lugar es aconsejable para comprar plantas. Un supermercado, por ejemplo, no lo es. Principalmente porque no suelen tener los recaudos ideales para mantenerlas y no siempre hay gente capacitada para asesorarnos. Lo mismo ocurre con las compras online: es cómodo, resuelve, pero nos quita la posibilidad de sacarnos dudas ao vivo y sorprendernos con alguna especie que no teníamos en cuenta. Lo ideal es darnos una vuelta por un vivero, puesto o florería, donde es más factible que la persona que atiende sepa de lo que habla y pueda orientarnos.

Macetas. Los recipientes de materiales nobles como los de barro cocido (o terracota), cemento, madera y fibra de coco son mucho mejores que los de plástico porque ayudan a eliminar el exceso de agua y a mantenerlas con la humedad necesaria. Cuidado con las de colores oscuros que absorben demasiado los rayos de sol. Las de cerámica se hornean a diferentes temperaturas y, aunque son menos porosas que las de arcilla, también tienen un efecto aislante.

Primeros auxilios. Provocadas por hongos, virus o bacterias (o una combinación de ellos), las plagas y enfermedades atentan contra la salud de las plantas. Las producidas por hongos están relacionadas con los riegos excesivos y con la mezcla de humedad y frío, que es fatal para ciertas especies como las suculentas. Lo primero que hay que hacer cuando notamos que una planta está mal es separarla de las demás y ponerla en cuarentena para que se recupere y no contagie al resto. También hay que quemar o cortar la parte dañada y esterilizar las cuchillas antes de usarlas. Podés calentarlas o embeberlas en alcohol. Las aromáticas generalmente se mantienen libres de plagas, aunque pueden ser atacadas si reciben exceso de humedad, les falta luz o están hacinadas. También hay que evitar que sufran golpes de calor: provocan que el follaje se seque, adquieran un aspecto decaído y las flores se marchiten. Un buen consejo para prevenir complicaciones es cambiar de sustrato cada año y medio para renovar sus nutrientes y reforzar con agregado de compost cada seis meses para prevenir carencias. De los abonos y fertilizantes, que vienen en distintas presentaciones, es imprescindible no abusar y leer las recomendaciones del fabricante antes de aplicar. Los gatos y perros, cuando se empecinan con estar encima de alguna especie, pueden estropear cualquier espacio verde. Para disuadirlos podés probar escondiendo algunas bolitas de naftalina o pedazos de piel de naranja en las macetas.

Textos: MARA DERNI (mderni@atlantida.com.ar).

LEA MÁS:

Las mejores plantas para levantar el ánimo, según la ciencia

Al aire libre: dos piletas, dos jardines, dos estilos

El drama de la modelo que perdió su pierna tras sufrir un shock tóxico por el mal uso de tampones

A Lauren Wasser le amputaron una de sus extremidades en 2012 y está a punto de perder la otra como consecuencia de esta grave patología asociada a los tampones conocida como Síndrome TSS. Un caso testigo y un llamado de atención para tomar precauciones, sobre todo durante el verano cuando más los utilizamos

# PARA TI - LAUREN WASSER - ESTAR MEJOR - desfilando - 20180105
Espléndida, con prótesis, en la pasarela.

“No soporto ver las publicidades de las chicas que caminan en bikini por la playa metidas en diminutos shorts blancos en pleno período. Los tampones que permiten hacer como si nada pasara arruinaron mi vida”. La frase de la ex modelo californiana Lauren Wasser resuena en el mundo entero.

Con 29 años, los médicos están a punto de amputarle su segunda pierna (la izquierda), consecuencia de una pesadilla que comenzó hace poco más de cinco años. En 2012 perdió su pierna derecha tras sufrir un shock tóxico por el uso de tampones, un síndrome tan grave y potente como infrecuente y desconcertante; también conocido por sus siglas en inglés, TSS.

El 3 de octubre de ese año –cuando la modelo apenas había cumplido 24 años– su cotidianidad tomó un giro dramático. Alta, carismática y de rasgos marcados, Wasser tenía por delante una carrera prometedora en la escena estilística de Los Ángeles y algunos sueños pendientes como deportista: jugaba al básquet y solía recorrer más de 40 kilómetros en bicicleta habitualmente.

Los primeros indicios de lo que más tarde sería la confirmación de un diagnóstico sombrío le aparecieron una noche en el cumpleaños de una amiga: le costaba mantenerse en pie, sentía que se caía al piso y los que la conocían bien no le veían buen semblante. Volvió a su casa temprano y se tiró en la cama sin ganas de nada. Al día siguiente, todo empeoró: llegó al hospital St. John en ambulancia y con más de cuarenta grados de fiebre.

Lauren Wasser va al frente y crea conciencia: posa sin su pierna derecha y hace campaña en contra del uso de tampones.
Lauren Wasser va al frente y crea conciencia: posa sin su pierna derecha y hace campaña en contra del uso de tampones.

Los primeros médicos que la vieron aseguraron que estuvo a minutos de morir. Al borde del colapso, sus órganos internos estaban dejando de funcionar y en el camino había sufrido un ataque al corazón. Pasó una semana y media en coma inducido.

Según el equipo de infectología que en ese momento la atendió y hoy sigue su caso, el cuadro estuvo relacionado con el uso de ese producto, tan básico y salvador en la vida de las mujeres. Sin duda, una conquista del género. De hecho, el sentido de la vida de Lauren hoy es ayudar a otras mujeres a que no les pase lo mismo que a ella. No sólo denunció a la empresa de tampones que desató en su cuerpo el cuadro violento, sino que, desde ese entonces, promueve campañas sobre su utilización responsable.

Su historia conmueve a la vez que abre interrogantes (¿a cualquiera le puede pasar?, ¿hay más casos?, ¿cómo se puede prevenir?) y reaviva algunos mitos de siempre. Instala, también, el escenario para hablar de las precauciones que conviene tomar al usarlos y que a veces se nos pasan por alto.

GOLPE DIRECTO. Ante todo, los especialistas consultados enfatizan lo raro de este trastorno que fue investigado y descripto por primera vez a fines de los años setenta y que en nuestro país no tiene antecedentes. Incluso cuando los ginecólogos asumen que los olvidos de tampones y las visitas a las guardias por ese motivo son habituales. Especialmente sobre el final de la regla, cuando apenas “nos baja”.

A fines de los setenta, la “alternativa tampones” empezaba a aparecer como una conquista femenina para contener el flujo del sangrado menstrual y se reportaron los primeros casos en mujeres jóvenes que estaban transitando la regla y usando tampones. Sin embargo, la comunidad científica nunca terminó de confirmar por completo la compleja relación entre este producto y el feroz síndrome, que podría detonarse por otros motivos, como haber atravesado una cirugía quirúrgica. Posiblemente, analizan los expertos, para que se inicie este síndrome tiene que existir un patrón de inmunidad alterado por alguna condición física predisponente, como obesidad o desnutrición. Los pacientes con HIV, inmunodeprimidos, que toman corticoides o que han sido trasplantados también tienen mayor riesgo.

En una de sus tantas campañas.
En una de sus tantas campañas.

La patología es causada por una toxina producida por dos bacterias que conviven en nuestro organismo como parte integral de la flora natural (el staphylococcus aureus o estafilococo y el streptococcus pyogenes o estreptococo), pero que puede ser alterada ante la presencia de una microlesión o una particularidad que afecte la mucosa que recubre la vagina. En la lesión –explica el jefe de Infectología del CEMIC, Pablo Bonvehí–, la toxina puede encontrar un ambiente adecuado o una puerta de entrada ideal por la cual ingresar al torrente sanguíneo y afectar velozmente al resto del cuerpo. El organismo se altera y una infección severa activa fallas orgánicas múltiples que pueden terminar, por ejemplo, como en el caso de la modelo, obstruyendo una arteria de la pierna. Y volver a generar complicaciones, aún después de muchos años. Los síntomas frente a los que conviene consultar con urgencia son varios de los descriptos por Wasser: fiebre altísima con escalofríos, caída de la presión arterial, rash (enrojecimiento de la piel) y manchas, dolores musculares y mareos. Pueden aparecer náuseas, diarrea y convulsiones que pueden terminar comprometiendo los órganos y sus funciones básicas, como la coagulación.

LOS SÍ Y LOS NO. Más allá del caso extremo de Lauren, que cobró notoriedad mediática, y lejos de desaconsejar el uso de tampones, los médicos alientan a tomar algunos recaudos positivos en pos de la prevención, no generar alarmas desmedidas y conservar la tranquilidad. Más que nada, Silvio Tatti, jefe de la división de Ginecología del Hospital de Clínicas, advierte que hay que evitar aquellos tampones que son ultra absorbentes y que favorecen hábitos tan malos como dejarlos puestos más de seis u ocho horas.

La médica clínica especialista en medicina interna y asesora del Centro Stamboulian, Inés Morend, hace hincapié en que hay que tomar conciencia sobre su uso. Al ser un producto externo al cuerpo, además de proveer confort y seguridad, puede modificar la calidad de la defensa de la mucosa vaginal, ya que genera una interfase seca que hace que la zona pierda humedad. Por lo tanto, hay que reemplazarlo cada cuatro horas. Desde ya que no es nada recomendable usarlos para dormir. Y otra precaución a tener en cuenta: después de ducharnos, a la salida del mar o de la pileta habría que cambiarlos, porque se mojan.

Por su parte, la médica ginecóloga, jefa de planificación familiar del Hospital Italiano y presidenta de la Sociedad Argentina de Anticoncepción, Silvia Ciarmatori, afirma que no incidiría si el tampón es de algodón o no, pero que sí es importante que el tamaño esté acorde al flujo menstrual (no usar un súper si con el mini o medio alcanza).

Tampoco se debe empezar a usarlo un día antes del sangrado porque la fricción puede raspar y provocar pequeños traumatismos en la zona. Además, aunque parezca una obviedad, hay que lavarse las manos antes de colocárselo y no conviene subestimar los consejos sobre el uso del producto que suelen acompañar cada caja. Por fortuna, están de acuerdo los expertos, en los últimos veinte años la tecnología ha mejorado no sólo la comodidad que ofrecen los tampones, sino la calidad con la que se fabrican. También hay mayor conciencia sobre los cuidados que hay que tener y aunque todavía falte camino que recorrer, nunca está de más recordarlos.

El deporte siempre fue una de sus pasiones entrañables.
El deporte siempre fue una de sus pasiones entrañables.

Otros detonantes. Situaciones que provoquen pequeños traumatismos que alteren de algún modo la flora natural vaginal y las bacterias con las que convivimos puede generar un shock que afecte de manera masiva al cuerpo. La infección provocada por el síndrome TSS puede aparecer tras una cirugía, un corte o una quemadura. También, después de dar a luz. Si bien es una patología potencialmente fatal, puede ser tratada con antibióticos agresivos para frenar el avance de la toxina y el coma inducido. Como toda patología de evolución muy vertiginosa, el tiempo es oro y conviene consultar enseguida. Existen pocas estadísticas oficiales, pero se estima que es mortal hasta en un cincuenta por ciento de los casos y que puede reaparecer en aquellas personas que han sobrevivido a un episodio del síndrome TSS.

Textos MARA DERNI (mderni@atlantida.com.ar) fotos LATINSTOCK

LEA MÁS:

¿Se puede “morir de cansancio”?

Alquimia Femenina: el método que ayuda a soltar

Ho’oponopono: la filosofía milenaria que hoy es tendencia

Es un arte y pensamiento ancestral que se puede practicar en cualquier momento y lugar. Basado en la repetición de palabras claves y en rituales que llevan a la limpieza y la depuración de las energías limitantes, apuesta a la gratitud y al aprendizaje continuo.

#PARATI-HOOPONOPO02
La publicación de Nicole Neumann con una frase que responde a los fundamentos básicos del Ho’oponopono

Dice que no lo practica habitualmente, pero esa mañana, en medio de la crisis con su ahora su ex marido Fabián Cubero, a Nicole Neumann la frase le sonó más que asertiva. Y le gustó tanto que la instagrameó junto a la foto de un corazón: “(..) Lo siento, por favor perdóname, por aquello que hay en mí, que ha creado esto. Gracias, TE AMO”.

El mensaje se asienta en uno de los fundamentos básicos del Ho’oponopono, el arte ancestral hawaiano de sanación y autoconocimiento, que cada vez convoca y motiva a más seguidores en nuestro país. Una prueba más que elocuente es que los seminarios y conferencias que está impartiendo en Buenos Aires una de las referentes a nivel mundial de esta filosofía, Mabel Katz, argentina, radicada en Los Ángeles hace poco más de tres décadas, están a sala llena… y con lista de espera a que se abran nuevas fechas.

Como un secreto a voces, esta filosofía de vida empezó a difundirse en el país hace unos años, y hoy son muchas las celebrities que la practican. Tampoco faltan especialistas en coaching y terapeutas que la incluyen, fusionan y adaptan a otras disciplinas alternativas, como uno de los caminos posibles para arribar a las tan deseadas paz interior y felicidad.

HILANDO EL MUNDO. La ruta que propone el Ho’oponopono puede resultar poco novedosa (por ser transitada por muchas otras filosofías, desde la historia de la humanidad y las religiones hasta acá), pero no por obvia es más sencilla de llevar adelante.

Según el paradigma, somos cien por ciento responsables y creadores de nuestra vida ; y al ser artífices de nuestra propia constelación de problemas y conflictos, llevamos a cuestas la llave del cambio. “Preguntarnos cuál es la parte propia que atrae determinado asunto difícil nos devuelve el poder personal y nos saca del lugar de víctimas impotentes, que es lo que sucede cuando ponemos la culpa de lo que nos pasa en el otro: el novio, el vecino, el jefe, etc.”, asegura Katz.

Volver la mirada hacia una misma nos posibilita no sólo registrar hacia dónde “fugamos” la responsabilidad (no la culpa), sino también tener presentes esos otros pensamientos e ideas que nos acercan a ciertas circunstancias que no están en sintonía con nuestros sueños o proyectos. El Ho’oponopono no ataca directamente las causas, porque parte de la creencia de que no las conocemos: no siempre sabemos qué es lo que no nos deja crecer y nos traba. Muchas veces es una idea que espera agazapada en el inconsciente y se enriquece con las vivencias de esta vida, pero también con las memorias de otras.

#PARATI-HOOPONOPO03
Premisas básicas, tomar responsabilidad luego soltar

El Ho’oponopono no intenta escarbar en los motivos que generan el malestar, sino asumirlo y dejarlo ir. Por eso, si la primera premisa de esta filosofía es tomar el cien por ciento de la responsabilidad, la segunda es soltar: dejar en reposo aquellos temas o preocupaciones que no sabemos cómo resolver y abrirle la puerta al universo (divinidad, energía creadora, mente superior) para que tome cartas en el asunto. Antes, claro, hay que confiar. “Soltar no es resignarse, sino darle el control y permiso para actuar a esa parte nuestra espiritual y menos racional, en lugar de dejarle el mando al intelecto, que es el que está creando el confl icto”, dice Katz.

¿De qué modo? Con la mente aprendimos, por ejemplo, que para ser feliz siempre nos falta algo, cuando (al menos lo es para los ho’oponoponistas) la felicidad, o su contrario, es una elección, una decisión. Podés decidir estar contenta con lo que tenés, en lugar de poner el foco en lo que no y seguir acrecentando la parte magra.

Cuando repetimos que la vida es difícil o que no vamos a poder hacer tal cosa, el universo se encarga de reforzar esa idea

“Pero cuando logramos sentirnos en paz con las propias circunstancias, no sabemos bien cómo sucede, pero el universo se pone a trabajar”, explica.  Por supuesto que no siempre lo que ocurre es lo imaginado y guionado por nuestra mente fantástica. Porque aplicar el Ho’oponopono implica aceptar que no controlamos tanto como suponemos.

El esperar que “eso otro” suceda para disfrutar y el creer ilusoriamente que llevamos al mundo de las narices no sólo nos deja en un lugar de insatisfacción perpetua, sino que nos olvidamos de estar en gratitud con la vida, con todos sus matices. “Cada situación que aparece nos permite sanar cuestiones que, a veces, no tienen que ver con nosotros, sino con energías ancestrales. Y si no empezamos a agradecer lo que tenemos, aunque no sea exactamente lo que queremos, la siguiente alternativa no va a aparecer”, comparte Katz.

#PARATI-HOOPONOPO05

RESETEAR EL INCONSCIENTE. ¿Quién no quiere su felicidad? ¿Quién no busca estar en armonía con la vida, aún en la dificultad? ¿Quién no quisiera, en lugar de angustiarse, enojarse, indignarse o llenarse de ira ante un imponderable, agradecer y seguir adelante? El dilema siempre es el cómo. El arsenal antiboicot del Ho’oponopono está integrado por palabras “gatillo” o contraseñas que pueden repetirse mentalmente cuantas veces se quiera y en cualquier momento y lugar.

gracias, te amo, lo siento, perdóname, palabras para incorporar

Son cuatro las principales: gracias, te amo, lo siento, perdóname. Todas prometen ayudarnos a acallar el ruido mental limitante, a reprogramar el subconsciente y activar la energía del universo. No importa cuál enunciemos, todas actúan por igual. Lo interesante de la práctica es que se puede hacer en cualquier momento y lugar. Es una herramienta de veinticuatro horas que podés usar cuando estás a punto de enredarte en una discusión con alguien, antes de enfrentar un día difícil o cuando estás triste.

Además de la repetición de palabras, el método propone otras herramientas de limpieza, basadas en la construcción de imágenes mentales como “papel para moscas” (imaginamos que tiramos un papel al aire y que los problemas e ideas negativas se adhieren a él y no a nosotras) o “goma de borrar”. Algunos practicantes hacen limpiezas domésticas potentes, llenando un vaso con tres cuartos de agua de la canilla, y cambiándola a la mañana y a la noche; otros llenan una botella de vidrio azul con agua y la ponen al sol (tapada con un corcho) antes de tomarla o usarla para regar las plantas. Aseguran que el método se automatiza enseguida y que los cambios se empiezan a notar rápidamente. Es tan fácil que parece mágico, dice alguien. Yo ya compré mi botella, al menos, para probar mientras sigo investigando.

LEA MÁS:

¿Cuándo es es el momento ideal para cumplir los sueños?

“Somos cómplices”: las claves de la mejor relación madre e hija

Comité de “crisis de pareja”: cómo superarla

 

¿Cuándo es es el momento ideal para cumplir los sueños?

Ella asegura que siempre habrá tiempo para cumplir un sueño. Él se lamenta de que a veces se arranca demasiado temprano con las obligaciones.

¿Nunca es tarde?
por DANILA SAIEGH, periodista

De chica, la prioridad es la escuela y alguna clase de inglés o entrenamiento deportivo. De adolescente ya hay otros desafíos, desde olimpíadas de matemática o ensayos de teatro hasta una incipiente vida amorosa que se lleva gran parte del tiempo. Después la vida empieza a pasar muy rápido… La facultad, la profesión, el trabajo, pareja, familia. Así que básicamente lo vas pateando, pateando y recién encontrás tiempo para arrancar clases de comedia musical ahora, a los 35.

Recién encontrás tiempo para arrancar clases de comedia musical ahora, a los 35

Una vocecita dentro tuyo te arenga: “¡nunca es tarde para perseguir tus sueños!”, pero la imagen que te devuelve el espejo, es decir, la de todas esas adolescentes esbeltas y llenas de coordinación con las que compartís la clase, te dice: “ya estás grande, querida, el conjunto calzas y malla no te estaría quedando; por qué no te hacés un posgrado en este tiempito que te sobra o metés una clase más de Pilates en la semana”. Después de ese lindo debate indoor es cuando agarrás el control remoto de tu inconsciente y “muteás” estas vocecitas.

Si bien es cierto que si tu sueño es ser la protagonista de Chicago en Broadway y hasta los treinta lo más cerca que estuviste de la danza fueron las clases de ritmos latinos del balneario en Villa Gesell, quizás haya que soltar ese anhelo, pero si se trata de divertirte, sacarte las ganas y ver qué pasa, yo voto por esa opción. Conclusión: moderando las expectativas, flexibilizando el sentido del ridículo y practicando solidaridad con una misma, creo que efectivamente nunca es tarde para empezar, y la alegría y energía que proporciona animarse equivale a veinte clases de localizada. x

#PARA TI NOSOTRAS ELLOS ESTAR MEJOR

Demasiado temprano
por LUIS BUERO, periodista

El personaje Minguito solía decir un chiste: “Yo tengo plata para vivir el resto de mi vida sin trabajar, siempre y cuando me muera dentro de cinco minutos”. Mi caso es parecido.
Sin embargo, creo que desde joven siempre pensé en lo lindo que sería el día en que me jubilara y no tuviera nada que hacer, al menos por obligación, y tiemblo cada vez que un político amaga con alargar el límite de la edad jubilatoria.

Pero no siento que tenga asignaturas pendientes vocacionales: quise ser escritor desde que era niño y lo logré. Veo gente que recién en la mediana edad, cuando sus hijos han crecido y partido a vivir solos, se anima a estudiar actuación, danza, una carrera universitaria, canto o natación.

En la existencia humana, la sociedad no te permite demasiado temprano el simple hecho de no hacer nada

A mí lo que siempre me impresionó es que en la existencia humana, la sociedad no te permite demasiado temprano el simple hecho de no hacer nada.

Lo descubro ahora con lo que le sucede a mi nieta. Nació hace seis años, y a los dos, casi tres, no recuerdo, pero sí que era muy chiquita, mi hijo y mi nuera la sacaron del mundo ideal de la vagancia infantil para meterla en una salita de jardín de infantes a “realizar actividades”.

La nena no quería, pero se tuvo que adaptar, y allí empezó el periplo; ahora ya va a primer grado de doble escolaridad, luego le seguirá el secundario, la universidad, el trabajo, y bueno, el resto de la historia ustedes ya se la imaginan.

En síntesis, la sociedad nos mete en el sistema de las obligaciones demasiado temprano, teniendo en cuenta que tendremos que esperar 65 años, si llegamos vivos, para lograr el derecho a no hacer nada… y sólo si el dinero nos alcanza. x

ilustración VERÓNICA PALMIERI

LEA MÁS:

Revista Para Ti

Mitos y verdades: Todo lo que heredamos de nuestras madres según la ciencia

“Lo mío es genético”, solemos decir cuando hablamos del peso, la celulitis o las arrugas. Heredamos muchos rasgos físico de nuestra madre, incluso la manera en que envejecemos. Cómo es el legado materno.

(LatinStock)
(LatinStock)

Dicen que madre hay una sola y, aunque muchas otras personas puedan suplir su rol en la crianza, es la madre biológica, the one and only, quien determina nuestra herencia genética. “Heredamos más información de nuestra madre que de nuestro padre”, asegura el científico del CONICET Patricio Yankilevich, especialista en bioinformática. “En el óvulo –antes de ser fecundado– ya se aloja la mitocondria. Ésta es el centro neurálgico de las células eucariotas y su función más importante es producir energía. Cómo procesamos la energía se hereda de la madre. El temperamento, por ejemplo, lo heredamos de nuestra mamá”, explica el especialista.

IGUALITA A MAMÁ. Pero eso no es todo. La acción mitocondrial determina la energía que hace funcionar nuestro organismo y también nuestra apariencia estética. La mitocondria es clave en la producción de sangre y de hormonas como la testosterona y el estrógeno. Cuando las mitocondrias no funcionan bien, el organismo se cansa y pueden aparecer disturbios oxidativos. Las disfunciones mitocondriales son responsables de lo que se llama estrés oxidativo. Dicho estrés acaba en la destrucción de moléculas por los radicales libres, provocando envejecimiento prematuro. “La piel depende mucho de la base genética y el gran porcentaje estadístico lo da la madre”, asevera la doctora Cristina Sciales, médica cirujana y directora médica de CS. Dra. Sciales. Así que, está comprobado científicamente que podemos hacerla responsable del modo en que envejecemos.

 LO QUE SE HEREDA NO SE HURTA. “Cuando te enamores de una chica, fijate en su mamá para saber cómo será con el paso de los años”, suelen aconsejar las abuelas a los nietos. Hay una tendencia a heredar el tipo de cuerpo, la morfología de la madre. Estos son algunos rasgos físicos que se pueden heredar: la contextura tipo triángulo (torso chico, cadera ancha) o contextura triángulo invertido (torso amplio y cadera chica); acumulación de grasas en el abdomen; celulitis; várices; estrías; cuerpo delgado o tendiente a engordar; musculatura firme y marcada; espalda ancha; lolas grandes… Obviamente que en cuestiones de peso también intervienen los hábitos alimenticios de cada familia. Por ejemplo, si tu mamá o tu abuela tienen o tuvieron celulitis, tenés un 50% de probabilidades de heredarla, pero si a eso le sumás buenos hábitos es una condición que se puede cambiar.

(LatinStock)
(LatinStock)

“La herencia nos transmite el color de los ojos, la piel, el pelo, la estatura, incluso la complexión física”, comenta el Dr. Christián Sánchez Saizar, dermatólogo miembro de la SAD y director de Concepto estético, y agrega “la característica hereditaria más importante a nivel genético es el tipo de piel”. Nuestro tipo de piel juega un rol determinante en el modo de envejecer: “Las pieles muy blancas, por ejemplo, ya saben que van a tener que cuidarse mucho de la exposición solar y que serán más propensas a la aparición de arrugas desde temprana edad. Ningún factor genético se queda fuera de la repercusión sobre nuestra dermis, y la melanina es uno de los más importantes. El fototipo determina la forma en la que nuestra piel reacciona ante agresiones externas, las cuales pueden dañar nuestra superficie cutánea y acelerar su deterioro y la aparición de los signos de la edad. Lo mismo sucede con las manchas o la flaccidez facial, las arrugas. Si bien en estos casos también influyen los cuidados cotidianos que llevemos a cabo, una parte muy importante está dada por la genética y si, por ejemplo, nuestra madre es propensa a las manchas o a la flaccidez, seguramente tenemos esa predisposición genética por nuestro tipo de piel”, explica el dermatólogo.

Si tu mamá o tu abuela tienen o tuvieron celulitis, tenés un 50% de probabilidades de heredarla

S.O.S. CELULITIS. “Hay cuestiones que son hereditarias y que no tienen que ver con el entorno y, aunque nos cuidemos, van a estar presentes más allá de los tratamientos que hagamos”, asevera Griselda Seleme, cirujana plástica, especialista en estética, miembro de la SACPER y directora de Seleme Medical Beauty. La celulitis es una de ellas y no solo la heredamos de nuestra madre, abuela o bisabuela, el ADN que la porta viene del paleolítico, literalmente “de la época de las cavernas”. “La celulitis tenía un rol fundamental en esa época: de presentarse un período de hambruna, servía como fuente de energía que le daba a la mujer la posibilidad de seguir amamantando a sus crías y asegurarse la propagación de la especie”, añade la Dra. Sciales.

Pero así como heredamos los defectos, podemos heredar también las virtudes y no sólo eso; tanto el modo en que envejecemos, como la celulitis o la caída del pelo, son rasgos modificables. “Aunque tengamos condicionantes genéticos que nos hagan padecer problemas de piel como manchas, arrugas o flaccidez, podemos luchar contra ellos comiendo sano, haciendo deportes, teniendo hábitos sanos, usando protección solar cada día y usando cremas específicas para nuestro tipo de piel”, concluye Sánchez y nos alivia un poco la idea de “la pesada herencia”.

textos MARIELA RAFFAELLI fotos LATINSTOCK