Consejos para elegir escuela para los chicos

Se siente como una gran responsabilidad. Aquí, con algo de humor y mucha observación, Mariana Weschler nos acerca algunos consejos para ayudarnos en la decisión.

#PARA HACER - ELEGIR ESCUELA SELFIE - Estar mejor - ARCHIVO ATLANTIDA - 20180615

Los pibes pasan muchas horas en el colegio y la decisión de elegir la escuela adecuada no es menor, pero tampoco hay que tomarlo como un drama. Esto es como cuando buscás departamento, ponés tus prioridades.

Si no resulta ser lo que esperabas, la mudanza puede ser un poco trabajosa, aunque nada grave. Para elegir cole lo primero que uno hace es buscar referencias, averiguar por el rendimiento de los egresados (¿de acá se anotan en el Nacional Buenos Estudiantes o en Haz tu Camino?), pedir una cita con la directora.

Está claro que los directivos se dedican a vender la escuela -sobre todo tratándose de un colegio privado- los padres de los exalumnos, si terminaron el ciclo completo, no lo van a defenestrar porque invirtieron una millonada ahí, y los pingos se ven en la cancha.

Habiendo aclarado esto, hay una actividad imprescindible para tantear de qué se trata: tomate el trabajo de pasar por la puerta a la entrada y salida del cole. No por nada existe un nombre para dicha actividad: “Hacer puerta”. Si no fuera porque son los más fanáticos de la institución, uno debería entrevistarse con el portero.

Algunas cosas para chusmear en la puerta:

1. La entrada: si van todos en combi, “hacer puerta” será limitado, indicador de que las decisiones se toman más bien en dirección y la entrevista con la dire vale doble. Si los llevan, fijate, cuando es híper organizado, ya tenés la primera pauta. No por nada uno de los coles más pulcros que conozco a la hora de recibir a los chicos es alemán.

Si hay una batata de autos, padres y caos en la entrada, ¡alerta! Si ves autos en doble o triple fila y bestias que los dejan tapando rampas para discapacitados, preparate. Quizás la escuela pueda educar un poco a los chicos, pero los papis no tienen remedio.

#PARA HACER - ELEGIR ESCUELA SELFIE 2 - Estar mejor - ARCHIVO ATLANTIDA - 20180615

2. La pilcha: esto sirve tanto para chicos como para padres. Aunque usen uniforme, las zapatillas, las mochilas, las camperas, tiran datos. Por ejemplo, si todos los chicos usan marcas que acá no se consiguen, lo esperable es que en junio el tuyo ya te esté reclamando el viaje a Orlando.

Respecto de las madres, chusmeá tendencias. Si la onda general es híper producida, no es lo mismo que si hay un popurrí entre sport, formal, ambo y deportivo. Imaginate con quienes te sentirías más cómoda a la hora de la reunión de padres.

3. La salida: ¿los chicos salen agotados y chinchudos o con ganas de hacer programa? ¿Corriendo a otras actividades? Claro que hay de todo en este mundo de padres y de hijos, pero hacete un sondeo para imaginar cómo sería el momento del reencuentro. Incluso si la persona que va a buscarlos no sos vos, hay que ver bien con qué niño se encontrarán luego de 8 horas allí adentro.

4. Kiosco: si hay uno cerca, date una vuelta. ¿Los chicos piden o exigen? ¿Cómo responden los padres? Parece una pavada, pero si vas a un kiosco donde compran alumnos de tres escuelas diferentes, vas a ver que el tono cambia según el uniforme.

Claro que nada te salva de las entrevistas de rigor, que el grupo que te toque en suerte es un prode y que no hay garantías de convivencia armoniosa, pero “hacer puerta” es cuanto menos despejar un poco la “x”.

por Mariana Weschler Facebook.com/marianaweschler

SEGUÍ LEYENDO:
Quedar afuera… ¡no da!