La moneda del futuro: qué es, para qué se usa y cómo invertir

Aunque su uso todavía es incipiente, los expertos no dudan en afirmar que las criptomonedas llegaron para quedarse. El bitcoin es el más demandado y su mercado va en alza. Qué debemos saber a la hora de incursionar en el dinero digital.

#PARATI-BITCOINS
“El destino del dinero es volverse digital –sea con bitcoin, ether o alguna otra– y esta tendencia definitivamente llegó para revolucionar la forma en que funciona la economía y nuestros usos cotidianos del dinero y del negocio”, expresa Santiago Bilinkis.

“A pesar de que un 99 % de personas escuchó hablar de bitcoins, el 80 % no entiende de qué se trata y casi nadie tiene esta u otras monedas digitales en su poder”. Así, Santiago Bilinkisemprendedor y tecnólogo, autor del libro Pasaje al futuro– brinda, a través de los resultados de una encuesta que realizó para una columna radial, un panorama sobre el poco conocimiento que se tiene hoy de las criptomonedas, el dinero digital que busca cambiar la economía como la conocemos tradicionalmente.

EL ORIGEN. El bitcoin –la primera criptomoneda que empezó a circular y la más famosa– nació en 2009. Su misterioso creador, que se esconde bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto, fue quien logró resolver una incógnita: cómo conseguir que un bien digital, que se puede duplicar perfectamente, pueda transformarse en uno registrado del que sólo una persona pueda ser titular.

Bilinkis lo explica mejor: “Lo que se consiguió a través de la criptografía es que haya un bien registrado en una base de datos única, pública e inmodificable (el famoso blockchain). Es decir que cuando yo vendo ese dinero digital, automáticamente se registra en esa base de datos y deja de ser de mi propiedad. Ese era el gran problema para tener una moneda digital y fue resuelto”.

Pero, ¿cómo funciona?, ¿quién regula lo que pasa en esa red financiera virtual?

El blockchain, la tecnología detrás del bitcoin, es un libro contable digital abierto para todo el mundo que registra y permite ver en vivo todas las transacciones.

Juan Méndez, Chief Brand Officer de la billetera digital Ripio.com, señala: “Al ser públicas y estar cifradas por tecnología criptográfica –que es un sistema invulnerable–, permite que las transacciones sean una forma segura de enviar valor sin necesidad de un regulador central, es decir, no hay un banco central de bitcoins: todo se mueve por oferta y demanda”, señala.

UN VALOR DE RIESGO. “El destino del dinero es volverse digital –sea con bitcoin, ether o alguna otra– y esta tendencia definitivamente llegó para quedarse y revolucionar la forma en que funciona la economía y nuestros usos cotidianos del dinero y del negocio”, expresa Bilinkis.

A pesar de esta predicción, aún hoy, el uso de las criptomonedas sigue siendo bastante limitado en el mundo. Es que la volatilidad del bitcoin es una realidad: en diciembre presentó una suba que llegó a los 18.000 dólares mientras que, al cierre de esta edición, 1 bitcoin vale 7.764 dólares ($ 214.357). Esto produce una traba a la hora de invertir en la moneda virtual.

Ezequiel Baum, licenciado en Economía y fundador de la consultora Trainer Financiero, explica: “El valor del bitcoin está basado en lo especulativo, en lo que uno cree que va a valer en unos años y en la utilidad tecnológica que puede generar. A la hora de comprar bitcoins, hay que tener en cuenta su volatilidad y asumir el riesgo. Por ejemplo, probar con un dinero que te sobre para invertir. Si tenés $ 1.000 dólares para hacer crecer, con el 10 % de ese dinero sería razonable comprar bitcoins”.

Para Santiago Siri, tecnólogo y fundador de www.democracy.earth, “bitcoin es una revolución porque logró expresar en código digital un sistema económico descentralizado. En Argentina vivimos en el exacto opuesto a estos hechos: un poder centralizado y corrompible atenta contra nuestra moneda permanentemente. Por eso, bitcoin es un nuevo sistema financiero mundial que ofrece una alternativa real al orden establecido”, expresa.

CRIPTOGUÍA. Si querés incursionar en el mundo del dinero digital y comenzar a ver las utilidades que se le puede dar, tené en cuenta:

 x Cómo y cuánto comprar. Bitcoin es una unidad que se fracciona en muchos decimales, lo que permite que se pueda comprar tan solo una pequeña fracción, con un costo bajo. En Ripio.com, el mínimo para la compra es de $ 500. Al momento de comprar hay dos opciones: se puede ingresar a través de un mercado Exchange–similar a las operaciones de bolsa (como bitex.la)– o a través de una billetera digital (como Satoshi Tango o Ripio).

“La diferencia es que con Exchange, operás 24 h en el mercado y te permite especular con más intensidad. Lo desaconsejo para alguien que no tiene experiencia en el mercado financiero”, señala Baum.

En el caso de la billetera digital, se compra a un precio fijo. Se debe crear una cuenta, cargar pesos a través de Rapipago, Mercado Pago o transferencia bancaria, y se podrá comenzar a operar.

Podés elegir entre comprar bitcoins o ether (una moneda cada vez más conocida y más barata, con un valor de 1 ether = 450 dólares). Además, podés convertirlos a pesos de forma inmediata y transferirlos a una cuenta bancaria a tu nombre en menos de 48 h.

 x Para qué se usa. En Argentina, donde está más instalada la cultura del ahorro, vemos que ese es su uso principal”, informa Juan Méndez.

Y señala: “Cargan saldo, compran bitcoins, los guardan y cuando suben, los venden y los pasan a pesos. En general, lo utilizan como una forma de diversificación más”.

Además, se usa para realizar transacciones en algunos sitios web que aceptan bitcoins, al igual que una tarjeta de crédito o para hacer envíos internacionales de dinero de forma instantánea entre personas con billetera virtual, ya que permite el cambio de divisas a la moneda local del destinatario.

Texto: Celeste Lattanzio (clattanzio@atlantida.com.ar) Foto Latinstock

SEGUÍ LEYENDO:
Secretos de chicas it: quiénes son los especialistas que diseñan su imagen personal