Por qué el ácido fólico y el hierro son clave en el embarazo

Mantener una dieta equilibrada no es suficiente para llevar un embarazo sano y cuidar al bebé en desarrollo durante la gestación se sugiere la incorporación de suplementos.

#PTM hierro folico INT
Embarazo saludable

El estado de salud de quien planea quedarse embarazada es importante para el bebé que algún día llegará. Un buen chequeo médico y la visita al obstetra son clave antes de empezar a buscar un bebé. Primero del ácido fólico y después del hierro te va a hablar tu especialista cuando se refiera a suplementos.

A tiempo

“Toda mujer que programa un embarazo debería empezar a tomar ácido fólico seis semanas antes de la concepción y hasta la semana diez de embarazo, aproximadamente. Es más, cualquier mujer en edad fértil puede tomar un miligramo de ácido fólico todos los días. Es económico, fácil de conseguir e inocuo. No está de más tomarlo” manifiesta el Dr. Guillermo Poli, ginecólogo y obstetra del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT).

El doctor explica que la importancia de ingerir ácido fólico a tiempo, cuando se está buscando el embarazo, está en que la columna vertebral del bebé en formación se cierra a las tres semanas de la concepción, es decir una semana después de la primera falta menstrual.

Se prescribe para evitar defectos congénitos que tienen que ver con el cierre del tubo neural. La anencefalia se da cuando el extremo superior del tubo neural no cierra adecuadamente. En tanto la espina bífida tiene que ver con una malformación de columna vertebral”, señala el Dr. Poli.

Unos miligramos

“La anemia se descubre en el primer análisis de sangre que se realiza la embarazada y se da por la falta de hierro que durante la gestación es casi tan común como un resfrío”, indica el Dr. Poli y explica que el ser humano tiene una reserva de hierro que con el embarazo se va perdiendo.

Por eso, el Dr. Poli recomienda que a partir de la semana veinte, cuando las náuseas, vómitos y malestares estomacales cesaron, la mamá comience a ingerir al menos cuarenta miligramos de hierro por día.
El obstetra hace hincapié en la necesidad de ingerir estos suplementos para evitar que el bebé nazca con bajo peso ya que parte del hierro que la mamá consuma, lo van a utilizar el bebé y la placenta para su desarrollo. “Tomando estos suplementos y con una dieta sana se podrán vivir los nueve meses de la manera más saludable posible”, señala el Dr. Poli.

También en los alimentos

Durante el embarazo hay una mayor demanda de hierro, sobre todo en la segunda mitad, donde se duplica la recomendación de consumo de este mineral. Además de acudir a suplementos, la sugerencia es seleccionar alimentos ricos en hierro. La carne vacuna, por ejemplo, tiene el doble de hierro que el pollo y el triple que el pescado.
En tanto el ácido fólico está en las verduras en general y en especial en las de hoja verde, en frutas secas, granos enteros y legumbres. Además en nuestro país es ley el enriquecimiento de harinas con hierro y ácido fólico, por lo que las pastas, panes y derivados de las harinas también son fuente de estos nutrientes.

La dieta para alimentación diaria de una embarazada con peso adecuado para su talla, durante el segundo y tercer trimestre de embarazo debería ser así:

Desayuno
1 vaso de leche o yogur
1 infusión
1 trozo de queso compacto (60 g)
2 rebanadas de pan integral (opcional 1 cucharadita de mermelada)
2 cucharaditas de azúcar

Almuerzo
200 gramos de carne
1 taza de vegetales de hoja
1 tomate mediano
1 papa chica
1 rebanada de pan integral
1 fruta mediana
1 cucharada sopera de aceite

Merienda
1 vaso de leche o yogur
1 taza de copos de maíz

Cena
1 omelette (1 huevo y dos fetas de queso de máquina)
1 berenjena rellena con arroz
1 taza de vegetales crudos de distintos colores
1 cucharada sopera de aceite
1 rebanada de pan integral
1 fruta mediana

Colaciones
1 vaso de leche o yogur
1 barra de cereales

Por Paula Labonia / Asesoraron: Dr. Guillermo Poli, ginecólogo y obstetra del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) y Dra. Clarisa Reynoso, endocrinóloga del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Británico.

SEGUÍ LEYENDO

Cuenta regresiva para el parto: así vas a vivir el tercer trimestre del embarazo 

Moda embarazada: 5 abrigos trendy para este invierno

 

 

Omega 3: la importancia de incorporarlo en la alimentación durante el embarazo

Se trata de ácidos grasos esenciales que el cuerpo humano no puede fabricar por sí mismo. Enterate en esta nota cómo consumirlos y por qué son tan importantes.

Los aceites grasos Omega 3 son fundamentales en el embarazo. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
Los aceites grasos Omega 3 son fundamentales en el embarazo. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

El embarazo es una situación especial en la que aumentan las necesidades de energía, proteínas, vitaminas y minerales. Por eso en la dieta materna debemos incorporar nutrientes energéticos (proteínas, hidratos de carbono y grasas) y no energéticos (vitaminas y minerales) en cantidad suficiente para el buen desarrollo del bebé y para mantener su metabolismo durante los nueves meses de gestación.

Beneficios

Dentro del grupo de nutrientes energéticos también encontramos al Omega 3, “ácidos grasos que no fabrica el cuerpo humano, por lo que resulta indispensable incorporarlo a través de los alimentos”, explica la nutricionista Lucía Molina.

Dice que son múltiples sus beneficios, especialmente en el embarazo ya que son precursores de muchas moléculas fundamentales para el buen desarrollo de la placenta, del bebé, y para el resultado final de la gestación.

“Además, su consumo ha demostrado una gran mejora en el desarrollo del sistema nervioso central y de la vista del bebé. Los ácidos grasos poliinsaturados, principalmente los Omega 3, se depositan en las membranas de las células del cerebro y de la retina. Esto se ha confirmado con estudios posteriores en la capacidad cognitiva del niño, y en el desarrollo de habilidades de coordinación visual”, agrega la especialista.

Su consumo ha demostrado una gran mejora en el desarrollo del sistema nervioso central y de la vista del bebé.

Dónde encontrarlo

La Lic. Molina asegura que la mejor fuente de Omega 3 son los pescados. Dice que durante el embarazo, lo ideal es consumirlos 2 veces por semana, sobre todo salmón, merluza, arenque, etc. Eso sí, siempre cocidos, no crudos, porque como toda carne cruda o mal cocida puede ser vehículo de enfermedades trasmitidas por alimentos.

También aclara que hay algunos pescados que por su contenido elevado de mercurio no son recomendables durante esta etapa, ya que el mercurio se deposita en los tejidos del bebé y puede ser tóxico para su desarrollo.

“Los que mayor contenido tienen son el tiburón, el pez espada y el atún fresco. El enlatado tiene menos cantidad pero se sugiere que no se incorpore más de 1 o 2 veces por semana en porciones chicas (1/2 lata)”.

Excepciones

Para quienes no comen tanto pescado, o directamente su consumo es nulo, la nutricionista recomienda:
*Semillas de chía y de lino
*Aceite de canola
*Frutos secos
*Alimentos fortificados: algunos panes, galletitas y leches adicionadas con Omega 3.

Por su parte, la obstetra Adriana Martirena señala que en estos casos, muchas veces es necesario recurrir a la utilización de suplementos, como vitaminas y minerales, con el fin de mejorar los resultados perinatales.

Cuenta que hay suplementos diseñados específicamente para el embarazo recomendados para ingerirse una vez por día que contienen Omega 3, para aquellas que no lo consumen en la dieta. “Eso lo indicará el obstetra de cabecera, según el caso”, asegura.

Por Paula Germino / Asesoraron: Lic. Lucía Molina, nutricionista de Halitus Instituto Médico, M.N. 5.179 y Dra. Adriana Martirena, obstetra, Jefa del Servicio de Obstetricia de la Clínica Constituyentes, M.N. 80.372, M.P. 38.949.

SEGUÍ LEYENDO

Mirá los tips de crianza de Juana Repetto en Para Ti Mamá

Alergias en el embarazo: una guía para controlarlas

Tartas: 4 recetas versátiles

Los ingredientes del relleno cobran protagonismo y nos tientan sin pudor. Te presentamos cuatro opciones con masas caseras para comer rico y sano.

 Tarta de queso soufflé

Ingredientes (para 6 porciones): para la masa: 200 g de queso crema; 180 g de manteca cortada en cubitos; 250 g de harina común; sal y pimienta. Para el relleno: 200 g de queso fontina rallado; 100 g de jamón cocido cortado en cubitos; . taza de leche; 1 cda. de harina; 2 yemas y dos claras; sal, pimienta y 1 huevo batido para pintar.

Preparación: tamizá la harina en un bowl, agregá en el centro el queso crema y la manteca. Trabajá la masa con un tenedor o las puntas de los dedos hasta que se una y se separe de las paredes del bowl. Pasala a la mesada. Estirala con un palote y doblala hacia el centro en 3 partes, llevá 10’ a la heladera. Estirala nuevamente hacia el borde de los dobleces y doblala en 4 partes. Repetí una vez más cada doblez.

Mientras la masa está en reposo, mezclá el queso con el jamón, la leche, la harina y las yemas. Cuando hayas terminado los dobleces, estirá la masa, no muy fina y forrá una tartera desmoldable. Pinchá la base. Colocá una hoja de papel manteca y cubrí con porotos o garbanzos. Horneá a 180ºC durante 15’ para que se cocine un poco la base ya que es muy húmeda. Retirá y dejá enfriar. Batí las claras a nieve y agregá al relleno con movimientos envolventes. Pasá el relleno a la tarta y horneá hasta que esté dorada y el relleno firme y esponjoso. Con la masa que queda después de forrar el molde, cortá galletitas con cortapastas, pintalas con huevo y hornealas a 180ºC hasta que estén doradas. Acompañá la tarta con las galletitas.

#parati gourmet tarta salada
Tarta de queso soufflé

Tarta de berenjenas a la parmigiana

Ingredientes (4 porciones): para la masa: 60 g de manteca; 120 g de harina; 50 g de queso rallado; 2 yemas; sal y pimienta. Para el relleno: 1 berenjena grande; aceite de oliva (c/n); 1 cebolla picada; 1 diente de ajo picado; 2 tomates en rodajas; 1 paquete de mozzarella; 4 cdas. de queso parmesano rallado; 1 ramo de albahaca y unas ramitas de orégano fresco.

Preparación: en un bowl desmenuzá la manteca y mezclala con la harina y el queso rallado. Hacé un hueco en el centro y agregá las yemas. Formá la masa agregando algo de agua si fuera necesario. Pasá a la mesada y uní sin amasar. Dejá descansar 15’ en la heladera y forrá una tartera rectangular desmoldable. Pinchá la base con un tenedor y llevá unos minutos más a la heladera. Horneá hasta que esté prácticamente cocida. Retirá y dejá enfriar. Cortá la berenjena en rodajas finas y luego doralas en una sartén con 2 o 3 cdas. de aceite de oliva. Reservá. En la misma sartén rehogá la cebolla y el ajo hasta que estén transparentes, agregá las rodajas de tomate, sal, pimienta y cociná 1’ de cada lado cuidando que no se deshagan. Dejá entibiar y rellená la tarta alternando los tomates con las rodajas de berenjena y rodajas de mozzarella. Terminá con el queso rallado y gratiná en horno a 180ºC hasta que esté dorada.

#parati gourmet tarta salada
Tarta de berenjenas

Minitarta de brócoli y champignones

Ingredientes (para 2 tartas de 12 cm de diámetro): para la masa: 200 cm3 de crema de leche; jugo de . limón; sal y pimienta y 250 g de harina leudante. Para el relleno: . cebolla picada; 1 y 1/2 tazas de flores de brócoli hervidas 3’; 200 g de champignones salteados en aceite de oliva; aceite de oliva (c/n); 4 cdas. de queso crema; 4 cdas. de leche y 1 yema. Preparación: mezclá la crema con el jugo de limón, sal y pimienta. Dejá descansar a temperatura ambiente 10’. Tamizá la harina en un bowl, hacé un hueco en el centro y agregá la crema preparada. Formá la masa. Si fuera necesario, agregá una o dos cucharadas de agua fría, pasá a la mesada y uní sin amasar. Dejá descansar 15’ en la heladera. Estirá la masa y forrá 2 tarteras de 12 cm de diámetro. Reservá lo que queda de masa en la heladera. Colocá los brócolis, las cebollas y los champignones dentro de las tartas, rociá con el queso crema mezclado con la leche y la yema. Estirá la masa restante, cortala en tiritas y cubrí el relleno. Horneá a 180ºC hasta que la masa esté dorada.

#parati gourmet tarta salada
mini tarta de brocoli

Tarta de queso y tomates

Ingredientes (para una tarta de 22/24 cm de diámetro): para la masa: 250 g de harina común; 125 g de manteca; sal, pimienta y agua fría. Para el relleno: 2 cdas. de mostaza; 250 g de queso gruyere rallado; 3 tomates redondos; 10 tomates cherry y 4 tomates perita (todos cortados en rodajas); 1 diente de ajo picado; 1 cda. de perejil picado; 3 cdas. de aceite de oliva y 1 ramo de albahaca (opcional).

Preparación: para la masa: en una procesadora o en un bowl desmenuzá la manteca con la harina, agregá sal y pimienta y hacé un hueco en el centro. Agregá el agua fría y formá un bollo que se desprenda de las paredes del bowl. Pasá a la mesada, uní sin amasar, estirá y forrá una tartera de 22 a 24 cm de diámetro. Tapá y llevá a la heladera. Cortá los tomates. Precalentá el horno. Forrá con la masa de tarta una tartera desmoldable, pinchá con un tenedor para que no se levante de la base y cociná durante 10’. Pincelá con la mostaza y agregá el queso gruyere rallado llegando bien a los bordes. Distribuí los tomates alternando las variedades y pincelándolos con el ajo mezclado con el perejil y el aceite de oliva. Horneá a 180ºC hasta que los tomates y la masa estén dorados. Serví con las hojas de albahaca.

#parati gourmet tarta salada
Tarta de queso y tomate

Recetas y producción: MARCELA SORONDO (Fotos Carlos Alfano /Para Ti)

SEGUÍ LEYENDO:

Cuatro recetas frías contra el calor

Tips para preparar menúes para el cole ricos, seguros, completos y abundantes

7 creencias erróneas sobre la alimentación de los chicos

Descubrí la verdad sobre algunos típicos y viejos mitos en torno a la dieta de tus hijos.

Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

A continuación, 7 creencias súper establecidas sobre la rutina alimentaria de los chicos, que no vas a creer que no son ciertas:

1- Las grasas son malas para su salud.

Si las ingiere de manera moderada, no lo son. Al contrario: “Sólo el exceso de grasas es malo para el organismo de los chicos, pero en su justa medida, es necesaria para el correcto desarrollo del sistema nervioso central y el neurodesarrollo en general”, aclara la pediatra Lucila Fernie.

2- Un nene “gordito”, es un nene sano

Ningún chico con sobrepeso es saludable. A cada chico le corresponde un rango de peso según su estatura. “Los pediatras apuntamos a que cada chico lleve una vida saludable, a la alimentación sana y al ejercicio físico, para que pueda tener una un peso adecuado”, aclara la médica.

3- Mientras coma, que lo haga las veces que quiera

No es recomendable que se alimenten a cualquier hora, porque hace que lleguen a las comidas principales sin hambre, perdiendo interés en los alimentos importantes que son los que aportan las calorías y nutrientes. Es importante que cumplan las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena), y opcionalmente agregar una o dos colaciones por día, no muy abundantes, y a base de comida sana (fruta, yogur, cereales).

4- No puedo darle alimentos congelados a mi hijo

Depende cuál sea. Los vegetales por ejemplo, al igual que la leche materna, mantienen sus características al ser congelados. Los que no se recomiendan son los procesados y rebozados para luego freír.

5- Los alimentos en lata no son tan nutritivos como los frescos

Los alimentos enlatados, como el choclo, legumbres, tomates cubeteados o frutas, constituyen una opción saludable dentro de un plan alimentario variado y equilibrado, ya que mantienen las propiedades nutricionales gracias al escaso tiempo transcurrido entre la cosecha y el inicio del proceso de producción del enlatado.

6- La comida enlatada tiene muchos conservantes

Esto no es así, aclara la Dra. Harwicz, y explica que el principal medio para la conservación de los alimentos enlatados es el calor que se aplica durante el proceso de esterilización, junto a un adecuado sellado hermético de las latas. Por tal motivo, no precisan conservantes. “En ocasiones se utiliza la sal y el azúcar para saborizar el producto y en este caso deben especificarse en la lista de ingredientes del envase”, aclara la médica.

7- Lo más importante es que coma muchas proteínas.

Las proteínas (carne, pollo, hígado, pescado y huevo), son necesarias para el crecimiento y aumento de masa muscular en los chicos. Sin embargo, ningún alimento en exceso es bueno. Si bien son la base estructural de todos los tejidos, la Dra. Fernie asegura que deben ser ingeridas en equilibrio con hidratos de carbono (pastas, papa, arroz, cereales y harinas en general) y grasas (aceites, lácteos y sus derivados, los pescados contienen ácidos grasos de muy buena calidad nutricional).

Por Paula Germino / Asesoraron: Dra. Lucila Fernie, pediatra, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Británico, M.N. 87.929 y Dra. Paola Harwicz, cardióloga y nutricionista, directora de Nutrición en la Red, M.N. 84.182.

 

LEA MÁS:

Gabriela Sari presenta a su hija Donna: “No soy una mamá culposa”

Dar la teta hace bien: averiguá por qué