Claudia Luchetti: la “decodificadora existencial” que siguen las celebrities

Asegura que es posible decodificar cómo fuimos formateados durante nuestra infancia para volver a ser una hoja en blanco. ¿Quién querés ser? ¿Cómo te gustaría vivir? ¿Qué tipo de amor buscás? Para la especialista seguida por Guillermina Valdés, Nicole Neumann y Juliana Awada nunca es tarde para “encontrar nuestra mejor versión”.

#PARA TI - BIODECODIFICACION CLAUDIA LUCHETTI 1 - estar mejor - AC - 20180713
“Si vos pretendés amar a tu hijo sin antes amarte a vos mismo, le vas a quitar vida. Yo tengo cuatro hijos (Santiago de 29, Clemente de 27, Felicitas de 23 y Bautista de 17) a los que amo eternamente y ¡por eso quiero que sean libres!”

Cuando un bebé recién nacido llega a su familia es como una hoja en blanco: viene con la mente sin contenidos, traumas, defensas ni proyectos. Y, como justamente no tiene ninguna forma de ser, es codificado con las emociones que emiten sus padres durante los primeros años juntos. “Al no tener poder de discernimiento, los chicos se impregnan tanto de lo bueno como de lo malo hasta que en cierto momento de sus vidas van a transformarse en lo que sus padres les dijeron que tenían que ser. El código ya va a estar ajustado”, explica Claudia Luchetti (54), la decodificadora existencial de la que todos hablan.

Si es verdad que fuimos formateados por nuestros padres, ¿podríamos tener la potestad de romper ese código? Esta coach espiritual dice que sí y, además, asegura que es la única manera de poder encontrarnos con nuestros verdaderos deseos y por fin ser felices.

“Yo trabajo en sesiones de una hora u hora y media en la que le pido a la gente que grabe todo lo que decimos. Es como una gala en la cual yo entrego todo lo que sé para que el otro pueda trabajar con su información y sea libre. Hay psicólogos tradicionales que trabajan entre ocho y diez meses con esas grabaciones”, argumenta con voz sutil y dulce.

Para lograrlo, Claudia aplica un mix de conocimientos que fue incorporando a lo largo de su vida: la lectura de nombres (donde está el patrón emocional de cada persona), los de sus padres, la fecha de nacimiento (donde están todas las posibilidades que uno tiene) y un ejercicio de Kabbalah con el que puede conocer la parte psicológica, biológica y espiritual de cada individuo.

Claudia junto a su hija Felicitas, que la ayuda en su consultorio.
Claudia junto a su hija Felicitas, que la ayuda en su consultorio.

“Yo le muestro en un papel cómo fue bloqueado y, ni bien la mente puede reconocer cómo fue configurado en la infancia, lo puede desarmar. Lo importante es que lo utilicen como una herramienta de autoconocimiento”, asegura esta luminosa mujer que es seguida por celebrities como Guillermina Valdés Nicole Neumann y hasta Juliana Awada.

Además, todos los miércoles de julio podés verla en el Auditorio Losada en “SE para 2”, una experiencia teatral de 90 minutos dedicada a aquellos que quieren aprender a compartir y disfrutar de una pareja sin caer en las trampas del amor.

-¿Existe el amor para toda la vida?

Creo que el único amor para toda la vida es el propio. Hay muchos que pretenden amar a otro sin amarse a sí mismos. Y no hablo sólo de las parejas… Por ejemplo, si vos pretendés amar a tu hijo sin antes amarte a vos mismo, le vas a quitar vida. Yo tengo cuatro hijos (Santiago de 29, Clemente de 27, Felicitas de 23 y Bautista de 17) a los que amo eternamente y ¡por eso quiero que sean libres!

-¿Por qué las parejas no funcionan?

Justamente porque buscan en el otro lo que ellos no tienen. El enamoramiento es una trampa del amor porque hace que pierda el foco en mí y esté todo el tiempo en ansiedad y dependencia. Es importante estar en amor con uno y compartirlo con otra persona… Para mí, que exista el amor Disney es súper peligroso porque idealizás a la otra persona.

 -¿Es verdad que todos tenemos “una media naranja”?

-Por suerte yo estoy completa, soy una naranja entera (risas). “La media naranja” es una teoría bastante patológica porque se basa en creer que uno es una mitad y que otro te va a completar. No necesitamos a otros. La clave es compartir.

-¿Hay tips para convertirse en una “naranja entera”?

-Sí, totalmente. Lo primero que hay que hacer es aprender a valorarse y dejar de criticarnos todo el tiempo. El segundo es dejar de vivir la vida de los otros y estar pensando constantemente qué necesitan u opinan los demás. Hay que conectar con los deseos propios. Y otro tip es hacer foco en tus cuidados, tus disciplinas, tu nutrición espiritual, escuchar al otro. Y fundamental: vivir, explorar y abrazar el hoy como si fuera el último día. Vivir el presente es el despertador más maravilloso que hay.

#PARA TI - BIODECODIFICACION CLAUDIA LUCHETTI 2 - estar mejor - AC - 20180713

Tips para la pareja

xCompartí lo que tenés para poder disfrutarlo conjuntamente con el otro. xNo pierdas tu libertad, no te esfuerces ni tengas pretensiones.

xNo lleves a tus padres a la relación.
xNo te defiendas, aprendé a dialogar conectando en acuerdos en los que ambos participen
xLa defensa genera distanciamiento.

xDescubrí el límite entre tu cuidado y la entrega.
xSer íntimo es ser sincero con uno mismo.
xConocerse es respetarse. El conocimiento en el amor es profundidad. xLa entrega de la profundidad del ser asiste a la lealtad. xRecordá siempre: ¡las relaciones son para estar bien!

Tips para estar mejor 

xConocete para respetarte y ser respetada.
xAprendé a mirarte a vos más que al otro.
xSentí alegría: eso genera bienestar y altos niveles de energía. En caso de no sentirla, preguntate qué te sucede porque el otro no va a traerte nada que vos no tengas.
xConectá con la madurez como la posibilidad de convertirte en el modo en el que querés ser.
xCreé en quien sos, conociendo tus fortalezas y tus debilidades sin mentirte ni mentir.
xDejá de esperar que las cosas te sucedan, ¡hacelas suceder!
xReconocé lo que nos pertenece aunque no sea del todo lindo ni bueno.
xNo olvides que sos un sujeto, no te instales como objeto.
xEl amor propio es fundamental, alimentalo.
xValorá más la opinión personal sin depender tanto de la opinión ajena.
xNo te ignores.
xDescubrí tus límites.
xSé autocrítico para no enredar al otro en su pensamiento.
xNo te postergues.

Texto: Agustina D’Andraia (adandaia@atlantida.com.ar) (Foto: Alejandro Carra/ Para Ti)

SEGUÍ LEYENDO:
Aburrirse hace bien: por qué el ocio puede convertirse en productivo