Angelo Mutti Spinetta: “Entendí la fama de mi abuelo el día que murió”

Es el nieto de el Flaco Spinetta e hijo de Catarina y Nahuel Mutti. Hoy sorprende con un protagónico en cine y va por más. En esta nota cuenta sus aspiraciones y nos habla de su abuelo.

(Revista PARA TI / AXEL INDIK)
Angelo Mutti Spinetta, nieto del emblema argentino, Luis Alberto Spinetta(Foto: Axel indik/ Para Ti)

Él aún no lo sabe, pero Angelo Mutti Spinetta (17) está a punto de convertirse en una gran estrella argentina. De eso no hay dudas. Lo tiene todo: para empezar, es absolutamente hipnótico. Es altísimo, muy flaco, de rasgos exóticos y con un look rebelde.

Y por dentro es aún más interesante. Es nieto del emblema del rock argentino, Luis Alberto Spinetta; hijo mayor de Catarina y Nahuel Mutti (le siguen Benicio de 15 y Justino de 6) y heredero de un gran talento artístico.

“A veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: ‘¿sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él’. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo”.(Foto: Axel Indik/ Para Ti)
“A veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: ‘¿sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él’. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo”. (Foto: Axel Indik/ Para Ti)

“Me siento en una búsqueda constante para ir mejorando y ser lo más completo posible. Ahora voy a clases de teatro, canto y guitarra. Estoy explorando diferentes canales de expresión”, asegura el protagonista de Un viaje a la luna, película en la que actúa junto a Leticia Brédice, Germán Palacios y Ángela Torres.

Si bien es su gran salto a la fama, él ya viene actuando profesionalmente desde 2014 cuando debutó en la peli ‘Anagramas’ (donde también actuaban su padre y madre, su hermano Benicio, su abuela y su tía Vera). Sin prisa, pero sin pausa, Angelo fue ganando experiencia y terreno.

Hoy se lo puede ver en la pantalla de cualquier cine de la Argentina interpretando a Tomás, un adolescente medicado con antipsicóticos que planea un viaje a la luna para poder escaparse de sus problemas.

-¿Cómo fue actuar con actores con tanta experiencia?

-Cuando uno trabaja con personas tan experimentadas como Leticia o Germán tiene que tratar de ponerse a su altura. En las escenas ellos transmiten una energía impresionante.

-¿Tenés amigos del ambiente artístico?

-Mi mejor amiga es Miranda de la Serna, hija de Rodrigo y Érica Rivas. Sus papás eran muy amigos de los míos y nos criamos juntos. Tiene mi edad, me lleva un mes: cumple en octubre y yo en noviembre. De los más famosos soy amigo de Anita Pauls, Guille Pfening y Ángela Torres, a quien conocí en Un viaje a la luna y, además de ser una re actriz, me presentó a sus amigos y después del rodaje nos íbamos a una quinta que habían alquilado.

Su abuelo, el Flaco Spinetta, murió cuando Angelo tenía 11 años. Hoy lo recuerda como un abuelo presente y amoroso.
Su abuelo, el Flaco Spinetta, murió cuando Angelo tenía 11 años. Hoy lo recuerda como un abuelo presente y amoroso.

-¿Y quiénes son tus amigos de toda la vida?

-Mis mejores amigos se llaman Huamán, Cristóbal, Tomás y Benicio (N. de la R.: además es su hermano). Con ellos formamos Órbita Crew, un grupo hip-hopero que tenemos hace un año y en el que representamos los pilares de la movida: el skate, el break dance, también grafiteamos y rapeamos. No te imagines que somos matones (se ríe). Simplemente somos un grupo de amigos que estamos metidos en la cultura del hip-hop. Nuestra crew organiza El Club del Flow, una competencia de batallas de free style en Zona Norte. Ya nos ganamos el respeto de la zona.

Con su mamá Catarina y sus hermanos Benicio (15) y Justino (6).
Con su mamá Catarina y sus hermanos Benicio (15) y Justino (6).

-¿Tener una familia artística ayuda?

-Mi apellido es un arma de doble filo: quizás a algunas personas les pueda pesar, pero yo lo vivo con orgullo y lo tomo como una llave que puede abrir algunas puertas. Después va a depender de mi ganarme las oportunidades. Si no no me hubieran elegido para protagonizar Un viaje a la luna cuando fui al casting. Mi apellido es Mutti Spinetta, pero para mí es tan normal como para vos es el tuyo. ¡Nunca tuve otro! (risas).

"Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros". (Foto: Axel Indik/ Para Ti)
“Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros”. (Foto: Axel Indik/ Para Ti)

-¿Sentís que la gente es cholula con vos cuando se enteran quién sos?

-Quizás un poco… Pero siempre con mucho respeto, más que nada porque mi abuelo siempre fue una figura de perfil bajo. La gente lo sabe y por eso me hablan con buena onda. Aunque a veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: “¿Sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él”. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo (risas). No tiene ningún sentido.

NIETO DEL ROCK. Cuando el Flaco Spinetta falleció el 8 de febrero de 2012, Angelo tenía apenas 11 años. Como cualquier chico de esa edad, su mundo se inundó de tristeza. Sin embargo, al llegar al velatorio se encontró con una sorpresa que hasta el día de hoy recuerda con una sonrisa agridulce: “¡No podía creer la cantidad de gente que había, miles de personas llorando a mi abuelo! Hasta ese día yo no había entendido ni tomado dimensión de lo que él era a nivel artístico y de fama y popularidad que tenía”.

El primogénito de Catarina y Nahuel.
El primogénito de Catarina y Nahuel.

Mi abuelo nos bajó línea de mantener un perfil bajo

-¿Tuviste una relación cercana con tu abuelo?

-Sí, tengo muchos recuerdos. Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros cada vez que me veía. También me regalaba autitos. A él le fascinaban los autos, sobre todo dibujarlos. Dibujaba muy bien. Con nosotros sí era un típico abuelito. Pero a su vez era especial y tenía una energía tremenda. Siempre nos transmitía un mensaje de amor muy fuerte. Nos enseñó a ser humildes y a dar.

-¿Solés escuchar sus temas?

-Sí, pero no sólo lo escucho porque sea mi abuelo. Me encantan sus canciones, son de un nivel artístico fuera de serie. Él fue innovando constantemente y siempre buscó transmitir mensajes poéticos. Ahora estoy aprendiendo a tocar en la guitarra ‘Plegaria para un niño perdido’. Es uno de mis favoritos.

-¿Cómo fue criarse con padres famosos como Catarina Spinetta y Nahuel Mutti?

-La verdad es que para mí fue normal porque, a medida que fui creciendo, me explicaron que parte de su trabajo era posar para las fotos. Al principio vivía como un orgullo verlos en la tele. Pero ahora lo tomo como parte de nuestras vidas. Además, mi abuelo nos bajó línea de mantener un perfil bajo. Después depende de cada artista.

-¿Vos estás preparado para saltar a la fama?

-No sé si uno se puede preparar para eso, pero creo que tuve a los mejores guías que podía tener en el ambiente artístico. Tengo que agradecerle tanto a mi abuelo como a mis papás haberme educado con los pies sobre la tierra, siempre con humildad y respeto hacia todos.

Texto: Agustina D’Andraia (adandraia@atlantida.com.ar) Fotos: Axel Indik

SEGUÍ LEYENDO:

Benjamin Vicuña: “Es más importante tener carisma que ser el mejor actor”

Romina Gaetani habla por primera vez sobre cómo enfrentó a Darthés: “Le dije que siempre voy a estar del lado de la mujer”

Angelo Mutti Spinetta: “Entendí la fama de mi abuelo el día que murió”

Es el nieto de el Flaco Spinetta e hijo de Catarina y Nahuel Mutti. Hoy sorprende con un protagónico en cine y va por más. En esta nota cuenta sus aspiraciones y nos habla de su abuelo.

(Revista PARA TI / AXEL INDIK)
Angelo Mutti Spinetta, nieto del emblema argentino, Luis Alberto Spinetta(Foto: Axel indik/ Para Ti)

Él aún no lo sabe, pero Angelo Mutti Spinetta (17) está a punto de convertirse en una gran estrella argentina. De eso no hay dudas. Lo tiene todo: para empezar, es absolutamente hipnótico. Es altísimo, muy flaco, de rasgos exóticos y con un look rebelde.

Y por dentro es aún más interesante. Es nieto del emblema del rock argentino, Luis Alberto Spinetta; hijo mayor de Catarina y Nahuel Mutti (le siguen Benicio de 15 y Justino de 6) y heredero de un gran talento artístico.

“A veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: ‘¿sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él’. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo”.(Foto: Axel Indik/ Para Ti)
“A veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: ‘¿sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él’. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo”. (Foto: Axel Indik/ Para Ti)

“Me siento en una búsqueda constante para ir mejorando y ser lo más completo posible. Ahora voy a clases de teatro, canto y guitarra. Estoy explorando diferentes canales de expresión”, asegura el protagonista de Un viaje a la luna, película en la que actúa junto a Leticia Brédice, Germán Palacios y Ángela Torres.

Si bien es su gran salto a la fama, él ya viene actuando profesionalmente desde 2014 cuando debutó en la peli ‘Anagramas’ (donde también actuaban su padre y madre, su hermano Benicio, su abuela y su tía Vera). Sin prisa, pero sin pausa, Angelo fue ganando experiencia y terreno.

Hoy se lo puede ver en la pantalla de cualquier cine de la Argentina interpretando a Tomás, un adolescente medicado con antipsicóticos que planea un viaje a la luna para poder escaparse de sus problemas.

-¿Cómo fue actuar con actores con tanta experiencia?

-Cuando uno trabaja con personas tan experimentadas como Leticia o Germán tiene que tratar de ponerse a su altura. En las escenas ellos transmiten una energía impresionante.

-¿Tenés amigos del ambiente artístico?

-Mi mejor amiga es Miranda de la Serna, hija de Rodrigo y Érica Rivas. Sus papás eran muy amigos de los míos y nos criamos juntos. Tiene mi edad, me lleva un mes: cumple en octubre y yo en noviembre. De los más famosos soy amigo de Anita Pauls, Guille Pfening y Ángela Torres, a quien conocí en Un viaje a la luna y, además de ser una re actriz, me presentó a sus amigos y después del rodaje nos íbamos a una quinta que habían alquilado.

Su abuelo, el Flaco Spinetta, murió cuando Angelo tenía 11 años. Hoy lo recuerda como un abuelo presente y amoroso.
Su abuelo, el Flaco Spinetta, murió cuando Angelo tenía 11 años. Hoy lo recuerda como un abuelo presente y amoroso.

-¿Y quiénes son tus amigos de toda la vida?

-Mis mejores amigos se llaman Huamán, Cristóbal, Tomás y Benicio (N. de la R.: además es su hermano). Con ellos formamos Órbita Crew, un grupo hip-hopero que tenemos hace un año y en el que representamos los pilares de la movida: el skate, el break dance, también grafiteamos y rapeamos. No te imagines que somos matones (se ríe). Simplemente somos un grupo de amigos que estamos metidos en la cultura del hip-hop. Nuestra crew organiza El Club del Flow, una competencia de batallas de free style en Zona Norte. Ya nos ganamos el respeto de la zona.

Con su mamá Catarina y sus hermanos Benicio (15) y Justino (6).
Con su mamá Catarina y sus hermanos Benicio (15) y Justino (6).

-¿Tener una familia artística ayuda?

-Mi apellido es un arma de doble filo: quizás a algunas personas les pueda pesar, pero yo lo vivo con orgullo y lo tomo como una llave que puede abrir algunas puertas. Después va a depender de mi ganarme las oportunidades. Si no no me hubieran elegido para protagonizar Un viaje a la luna cuando fui al casting. Mi apellido es Mutti Spinetta, pero para mí es tan normal como para vos es el tuyo. ¡Nunca tuve otro! (risas).

"Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros". (Foto: Axel Indik/ Para Ti)
“Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros”. (Foto: Axel Indik/ Para Ti)

-¿Sentís que la gente es cholula con vos cuando se enteran quién sos?

-Quizás un poco… Pero siempre con mucho respeto, más que nada porque mi abuelo siempre fue una figura de perfil bajo. La gente lo sabe y por eso me hablan con buena onda. Aunque a veces alguno se desubica sin darse cuenta y me dice: “¿Sos el nieto de Spinetta? A ver, cantate una canción de él”. ¡¿Pero qué tiene que ver?! Sería como pedirle al nieto de un peluquero que te corte el pelo (risas). No tiene ningún sentido.

NIETO DEL ROCK. Cuando el Flaco Spinetta falleció el 8 de febrero de 2012, Angelo tenía apenas 11 años. Como cualquier chico de esa edad, su mundo se inundó de tristeza. Sin embargo, al llegar al velatorio se encontró con una sorpresa que hasta el día de hoy recuerda con una sonrisa agridulce: “¡No podía creer la cantidad de gente que había, miles de personas llorando a mi abuelo! Hasta ese día yo no había entendido ni tomado dimensión de lo que él era a nivel artístico y de fama y popularidad que tenía”.

El primogénito de Catarina y Nahuel.
El primogénito de Catarina y Nahuel.

Mi abuelo nos bajó línea de mantener un perfil bajo

-¿Tuviste una relación cercana con tu abuelo?

-Sí, tengo muchos recuerdos. Siempre fue un abuelo bueno, amoroso y le encantaba cocinarme platos caseros cada vez que me veía. También me regalaba autitos. A él le fascinaban los autos, sobre todo dibujarlos. Dibujaba muy bien. Con nosotros sí era un típico abuelito. Pero a su vez era especial y tenía una energía tremenda. Siempre nos transmitía un mensaje de amor muy fuerte. Nos enseñó a ser humildes y a dar.

-¿Solés escuchar sus temas?

-Sí, pero no sólo lo escucho porque sea mi abuelo. Me encantan sus canciones, son de un nivel artístico fuera de serie. Él fue innovando constantemente y siempre buscó transmitir mensajes poéticos. Ahora estoy aprendiendo a tocar en la guitarra ‘Plegaria para un niño perdido’. Es uno de mis favoritos.

-¿Cómo fue criarse con padres famosos como Catarina Spinetta y Nahuel Mutti?

-La verdad es que para mí fue normal porque, a medida que fui creciendo, me explicaron que parte de su trabajo era posar para las fotos. Al principio vivía como un orgullo verlos en la tele. Pero ahora lo tomo como parte de nuestras vidas. Además, mi abuelo nos bajó línea de mantener un perfil bajo. Después depende de cada artista.

-¿Vos estás preparado para saltar a la fama?

-No sé si uno se puede preparar para eso, pero creo que tuve a los mejores guías que podía tener en el ambiente artístico. Tengo que agradecerle tanto a mi abuelo como a mis papás haberme educado con los pies sobre la tierra, siempre con humildad y respeto hacia todos.

Texto: Agustina D’Andraia (adandraia@atlantida.com.ar) Fotos: Axel Indik

SEGUÍ LEYENDO:

Benjamin Vicuña: “Es más importante tener carisma que ser el mejor actor”

Romina Gaetani habla por primera vez sobre cómo enfrentó a Darthés: “Le dije que siempre voy a estar del lado de la mujer”