Miriam Lanzoni: “Hubo tanto fuego que terminamos corriendo desnudos por la playa”

Hace dos años y medio que está de novia con Christian Halbinger. Ya conviven y tienen ganas de casarse, aunque aún no hay fecha. Mientras tanto, antes de comenzar la gira de teatro con Sé infiel y no mires con quién, se fueron de miniluna de miel al norte de Brasil. Practicaron buceo, volaron en parapente, hicieron tirolesa, y por las noches… ¡fogatas hot!

#GENTE-03-LANZONI-104019
“Nos sentimos libres de verdad. Caminamos tres horas por la playa y de repente nos surgieron ganas de estar desnudos, sin preocuparnos por las miradas”

En su pie derecho, Miriam Lanzoni (38) lleva tatuada una frase que, según ella, define su manera de encarar la vida: “There is nothing I can’t do” (No hay nada que no pueda hacer). Y así lo demuestra en cada momento de su vida. Ahora acaba de terminar su quinta temporada en Carlos Paz y decidió tomarse ocho días en Brasil junto al empresario Christian Halbinger (36), con quien está en pareja hace dos años y medio y ya convive.

“Teníamos muy pocos días libres, y queríamos desconectarnos, andar descalzos todo el día. Para estar tranquilos hicimos base en un hotel de Porto Seguro que queda en el medio de la selva. Durante el tiempo que estuvimos ahí aprovechamos para andar en buggy, hacer buceo, volar en parapente, hacer tirolesa y fogatas por las noches. No paramos un segundo, y también tuve tiempo para meditar… Encontramos algunos lugares vírgenes en Arraial d’Ajuda y terminamos corriendo desnudos por la playa”, cuenta Miriam.

–Como Adán y Eva…

–(Risas) No sé, pero sí libres de verdad. Hubo tanto fuego que terminamos sin ropa, sin preocuparnos por las miradas. ¡Me sentí plena!

–¿Qué tiene Christian para que lo elijas?

–Más allá de ser un súper potro, es un hombre de gran corazón, generoso. Me hace divertir muchísimo. Tiene una esencia tan pura que me dieron ganas de proyectar mi vida junto a él.

#GENTE-APERTURA-LANZONI-100419
Aguas turbulentas. En Porto Seguro vivieron unas vacaciones inolvidables. Miriam se animó a un cambio total de imagen: se hizo trencitas para sentirse en ambiente. No paró de comer frutas exóticas y caminar descalza por la arena. “Christian es un hombre de gran corazón, generoso. Me hace divertir muchísimo”.

–¿Es verdad que ya conviven?

–Si bien cada uno tiene su casa, en los hechos ya estamos conviviendo. Intentamos todo el tiempo que nuestra relación no se vuelva una rutina. Christian tiene dos hijos y nos ensamblamos de una manera increíble. Estoy súper enamorada de Malek (5) e Indy (3)… Si no existiera esa buena onda, la relación –creo– no habría prosperado. Los nenes son preciosos, educados, muy contenidos por su papá y su mamá. Tuve la suerte de conocer a dos niños muy buenos. Eso se debe a la educación que les dan sus padres.

–¿Qué cosas compartís con los chicos?

–Todo. Vamos al cine, a comer… Vinieron a Carlos Paz y fueron varias veces a verme al teatro. Me encanta cocinarles cosas ricas. Son adorables.

–¿Si Tinelli los llamara a los dos para el Bailando, aceptarían?

–Ni loca me seduce ir con mi novio al Bailando. Christian es muy respetuoso con mi trabajo, pero no veo que quiera exponerse a vivir esa experiencia, y a mí tampoco me interesa.

–En la obra Sé infiel y no mires con quién, lo sos. ¿Creés en la fidelidad?

–Me parece muy incómoda la infidelidad, aunque me han sido y he sido infiel. Pero de un tiempo a esta parte, siento que cuando no prevalece el amor hay que dar media vuelta e irse. Hoy no sería capaz de sostener una relación si tengo deseos de estar con otra persona. Para mí, hoy el sexo es con amor; si no, no es nada. Y no perdería a mi amor por una infidelidad. Lo que no perdonaría es la deslealtad. ¡Ahí se termina todo!

#GENTE-01-LANZONI-104019
“Tenemos ganas de casarnos, pero para nosotros la boda no es tan importante. Tampoco soñamos con hacer una súper fiesta, ni pienso en todos esos detalles que imaginan las novias”

–¿Es verdad que este año se van a casar?

–Tenemos ganas, pero para nosotros el casamiento no es tan importante. Tampoco soñamos con hacer una súper fiesta, ni pienso en todos esos detalles que las novias imaginan para una boda. Si se da, queremos algo simple. Igual, por ahora no hay fecha.

–¿Pediste deseos en esa mítica fogata que protagonizaron ambos?

–Varios… Tienen que ver con la salud, el amor y el poder cumplir con mis compromisos laborales, porque cuando vuelvo salgo de gira con la obra y empiezo a ensayar Casi felices con Pablo Rago. A mitad de año comienzo a producir una serie que escribí: un trailer policial que habla de la paternidad del corazón. Además, estoy a punto de lanzar una cápsula de ropa deportiva. Me copa, porque tiene que ver con un estilo de vida saludable, que va de la mano con el mío. También voy a poner un estudio de make up. Estoy a full, pero tan feliz y enamorada que me sobra energía.

Por Pablo Procopio.                                                                                                              Fotos: Alejandro Caminero

SEGUÍ LEYENDO:

“Barregym”, la clave del cuerpazo zen-fit de Miriam Lanzoni

Miriam Lanzoni afianza su relación con Christian Halbinger en un viaje a pura adrenalina

 

Andrea Bonelli: “Entre los actores a nadie le importa el rating”

A los 52 años, la actriz de las aclamadas Brujas se anima a una producción sexy para GENTE. Aquí repasa la clave de sus veinte años en pareja con Ignacio Gadano, habla de los vaivenes de la profesión, de la importancia que le da a los premios y del significado que hoy, a 25 años del estreno de la obra, tienen el abuso, la infidelidad y la homosexualidad.

La actriz de Brujas realza el espectacular paisaje de las sierras cordobesas.
La actriz de Brujas realza el espectacular paisaje de las sierras cordobesas.

La distancia entre el hotel en que se hospeda y el teatro Candilejas, donde hace funciones de martes a domingos, es de veinte cuadras. Aunque podría tomarse un taxi, Andrea Bonelli (52) elige caminarlas cada noche. “Disfruto mucho del paisaje. Carlos Paz es un gran descubrimiento para mí. Ya me siento parte de esta ciudad. Me gustaría seguir viniendo a hacer temporada”, le confía a GENTE.

DE LA TEVE AL TEATRO. Andrea desembarcó en la Villa a fines de diciembre de 2018 de manera vertiginosa. “Nunca hago tira y teatro al mismo tiempo, pero como justo terminaba de filmar Mi hermano es un clon (eltrece), acepté sumarme al elenco de Brujas. Grabé el último capítulo, me subí a un avión y esa misma noche estaba ensayando en el teatro. Fue todo muy precipitado”, explica la actriz. Está sentada junto a una ventana del restaurante de La Posada del Qenti. Del otro lado del vidrio las nubes anuncian tormenta. Bonelli mira al horizonte y, mientras se abrocha la campera para no tomar frío, reflexiona acerca de la emblemática obra que protagoniza junto a Inés Estévez, Romina Richi, Viviana Saccone y María Socas. “Si bien es un clásico del teatro, por los tiempos que corren el significado de Brujas es completamente diferente a lo que fue hace 25 años. Los temas que tratamos, como el abuso sexual, la infidelidad o la homosexualidad, no se veían como hoy, porque la mirada del público era distinta. Encarar estas cuestiones también lo es para nosotras. Hay una resignificación”, dice.

Después de 25 años, el elenco de Brujas se renovó. En Carlos Paz, Bonelli hace de Luisa, papel que en el elenco original tenía Thelma Biral. Junto a Viviana Saccone, Inés Estévez, Romina Richi y María Socas se presentan en el teatro Candilejas de martes a domingos.
Después de 25 años, el elenco de Brujas se renovó. En Carlos Paz, Bonelli hace de Luisa, papel que en el elenco original tenía Thelma Biral. Junto a Viviana Saccone, Inés Estévez, Romina Richi y María Socas se presentan en el teatro Candilejas de martes a domingos.

–En la obra interpretás a una mujer que está casada hace mucho… En la vida real llevás más de 20 años en pareja con el actor Ignacio Gadano. ¿Cuál es el secreto de una relación tan larga?

–No tengo idea (risas). Nunca nos planteamos eso. Nos encanta estar juntos y extrañarnos cuando no lo estamos, como ahora. Nuestra vida es bastante así. Nos divertimos: yo me río mucho con él, y él conmigo. Me parece que ésa es la clave.

–¿Es cierto que el flechazo entre ustedes no fue en un set de grabación sino en una clase de yoga?

–Así fue. Yo digo que estuvo bueno, porque nos conocimos cabeza abajo, con los pelos parados y haciendo posturas rarísimas: cero glamoroso (risas). Fue un lindo encuentro.

–Con respecto a lo actoral, ¿te pesa su opinión?

–Sí. No sólo eso: necesito su mirada. Los dos somos muy críticos y detallistas –quizá demasiado…– el uno del otro. Además, está bueno tener a alguien que no te va a caretear nada, que si te tiene que decir la más cruda verdad lo va a hacer. Yo lo agradezco, lo necesito y se lo pido: me ayuda a crecer y a corregir. Nunca es fácil escuchar una crítica, pero como nos conocemos, tenemos la confianza para hacerlo.

“Con mi marido (el actor Nacho Gadano) nos conocimos en yoga, cabeza abajo, con los pelos parados y haciendo posturas rarísimas: cero glamoroso”.
“Con mi marido (el actor Nacho Gadano) nos conocimos en yoga, cabeza abajo, con los pelos parados y haciendo posturas rarísimas: cero glamoroso”.

–Después de tantos años de carrera, ¿qué valor les das a los premios, como por ejemplo un Carlos o un Martín Fierro?

–Está buenísimo que te nominen porque es un reconocimiento, un mimo, un incentivo. Quiere decir que te vieron, que te tienen en cuenta y valoran tu trabajo. Le doy importancia, pero no lo pongo como algo fundamental, porque creo que los caminos del actor están llenos de éxitos y fracasos. Nada es definitivo ni definitorio en esta profesión.

–A propósito, pasaste por programas como Los Roldán –que tuvo picos de rating– y Fanny la fan, al que levantaron del aire.

–Sí, hice de todo. Por eso insisto en que es relativo. Igual, entre los actores a nadie le importa el rating. No es un tema que afecte nuestro trabajo. Mida 40 puntos o cinco, lo hacemos igual y le ponemos toda la garra. Con Fanny la fan nos jugábamos la vida en cada escena. Fue un programa que quedó en medio de la venta de un canal y no se le dio la mínima chance. Eso no pasa nunca.

“Le doy importancia a los premios pero no los pongo como algo fundamental, porque creo que los caminos del actor están llenos de éxitos y fracasos. Nada es definitivo en esta profesión”
“Le doy importancia a los premios pero no los pongo como algo fundamental, porque creo que los caminos del actor están llenos de éxitos y fracasos. Nada es definitivo en esta profesión”

–En Mi hermano es un clon compartiste elenco con Flor Vigna que, si bien es súper querida, no es actriz. ¿Te molesta eso?

–Para nada. Tanto Gimena Accardi como Flor Vigna son muy buenas. Me gustó trabajar con ellas y verlas actuar. Me parece que en esta profesión, a medida que pasa el tiempo, tenés que saber dónde estás parado. De lo contrario podés sufrir o pasarla mal.

–¿Y vos dónde estás parada?

–En el lugar de una mujer que ya no tiene edad para ser heroína de telenovela. No lo pretendo ni lo deseo. Me gusta actuar. Defiendo los personajes con historia, que tengan importancia dentro de la tira y que me motive interpretarlos.

"Entre los actores a nadie le importa el rating. No es un tema que afecte nuestro trabajo. Mida 40 puntos o cinco, lo hacemos igual y le ponemos toda la garra".
“Entre los actores a nadie le importa el rating. No es un tema que afecte nuestro trabajo. Mida 40 puntos o cinco, lo hacemos igual y le ponemos toda la garra”.

–¿Hay algo que te quede por hacer?

–(Piensa). No. Una cosa que me gusta mucho de esta profesión es la sorpresa. Siempre estoy abierta a proyectos interesantes, que me den la posibilidad de experimentar, crecer, jugármela, divertirme e interactuar con compañeros a los que les pase lo mismo.

Por Flor Illbele.
Fotos Fabián Uset.

SEGUÍ LEYENDO:

Viviana Saccone: “Aunque me llevo muy bien con la soledad, me encantaría volver a tener un compañero de vida”

Romina Richi: “Me estoy preparando para dirigir mi propia ópera”