Aceite de cannabis: todo lo que tenés que saber del tratamiento del que todos hablan

Combatiendo prejuicios, allanando el camino de la desinformación y saliendo “a la cancha” como un tratamiento farmacológico capaz de aliviar cuadros neurológicos donde la medicina convencional no tenía respuesta, asoma de su ostracismo para entrar al siglo XXI como lo que es, un medicamento hecho y derecho. Enterate por qué.

# PARA TI - CANNABIS MEDICINAL - news - 123RF
“En salud mental el cannabis funciona para múltiples afecciones: autismo, Alzheimer, depresión, ansiedad, esquizofrenia, epilepsias con síntomas psicóticos”, señala la Dra. Celeste Romero, psiquiatra e investigadora del Centro de Estudios de la Cultura Cannábica.

Parece increíble que en pleno siglo XXI no se permita el cultivo de cannabis, esta planta medicinal utilizada desde la antigüedad por las primeras civilizaciones (los chinos la usaban hace unos cuatro mil años), que se desconozcan sus múltiples propiedades y que, para poder usar su aceite para tratamiento medicinal, miles de familias hayan tenido que hacer manifestaciones populares ante las autoridades.

Paradójico. Tal vez la confusión nace de considerar que el cannabis medicinal es lo mismo que la marihuana recreativa: si bien es cierto que provienen de la misma planta, sus principios activos y sus aplicaciones son bien diferentes.

“Si bien hay más variedades, dos son las que se utilizan más con propósitos recreativos y médicos, cannabis sativa e índica, siendo la sativa la más usual”, explica el Dr. Nahuel Pereira de Silva (M. N. 114.307), jefe de Clínica Integral de Epilepsia del Instituto de Neurociencias Buenos Aires, INEBA.

Y agrega: “Esta variedad tiene más de 400 componentes, siendo el THC (tetrahidrocannabinol) el responsable de los efectos psicotrópicos y recreativos y el CBD (cannabidiol) de los efectos medicinales”.

Fueron esas propiedades curativas las que impulsaron parte de los hechos históricos vividos en nuestro país en relación al cannabis: en marzo de 2017, luego de que el tema alcanzara popularidad por el continuo reclamo de padres de chicos epilépticos, se logró la sanción de la Ley 27.350 de Cannabis Medicinal, que habla de cultivo y producción de aceite de cannabis por parte del Estado Nacional.

Dicha legislación fue promulgada parcialmente en septiembre de ese año y hasta el día de hoy no se avanzó en puntos considerados álgidos: de fabricación del aceite y de cultivo y tenencia de la planta.

Si bien dicha ley permitió que en el Hospital Garrahan se comenzara a desarrollar un estudio de investigación sobre el uso de cannabis en niños que padecen epilepsia refractaria, la misma deja un vacío legal y desinforma acerca de las propiedades de esta planta sobre otras enfermedades.

“En salud mental el cannabis funciona para múltiples afecciones: autismo, Alzheimer, depresión, ansiedad, esquizofrenia, epilepsias con síntomas psicóticos, señala la Dra. Celeste Romero, psiquiatra e investigadora del Centro de Estudios de la Cultura Cannábica.

Y agrega: “Por supuesto que no cualquier cannabis y no así nomás; es importante que las personas cuenten con acompañamiento médico para llevar a cabo sus tratamientos. Pero en estos años que llevo investigando y trabajando en el tema he visto todo tipo de casos con excelente evolución, así como otros en los que no ha funcionado. Creo que las mejores respuestas se dan cuando el cannabis no es tomado solamente como una estrategia farmacológica sino más bien como un estímulo para revisar las costumbres y mejorar aquellas que afectan la calidad de vida”.

Así las cosas, las familias que necesitan el aceite de cannabis para el tratamiento de epilepsias de difícil control o refractarias, terapia del dolor u otras afecciones neurológicas, recurren al mercado ilegal para conseguir aceite importado o fabrican ellos mismos el aceite. “Todos los días recibimos en nuestras redes sociales cientos de mensajes de personas de todas las edades con condiciones de salud variadas que requieren información acerca de esta terapia, información que el Estado no está brindando, ya que el sistema médico está pobremente preparado para responder a esta demanda”, afirma Valeria Salech, presidente de Mamá Cultiva Argentina (MCA).

“En nuestro país existen pocos espacios de formación en terapias cannábicas y hay todavía mucho prejuicio y miedo por parte de los profesionales de la salud, que todavía no pueden recetarlo”, agrega Salech, quien además utiliza el aceite de cannabis con su hijo Emiliano de 11 años que sufre de convulsiones y tiene TEA (trastorno del espectro autista).

MCA se constituyó como ONG en el año 2016 buscando darle un marco legal a una actividad que ya se estaba realizando: madres, cuidadoras, cultivadores y profesionales de todas las áreas utilizaban de hecho la planta de cannabis como terapia para la salud. “Desde el año 2016 a la fecha realizamos más de 60 talleres informativos y de formación en cultivo a los que asistieron no menos de 100 personas y hasta 300 por encuentro”, continúa Salech.

“Estamos convencidas, ya que la experiencia así lo demuestra, de que estamos ante una emergencia sanitaria: miles de personas no encuentran alivio en la medicina tradicional alopática occidental y necesitan de la terapia con cannabis, cuyas propiedades medicinales fueron reconocidas por el gobierno argentino: existe un informe de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) al respecto”

La representante de MCA afirma que la terapia con cannabis se utiliza a nivel mundial por sus propiedades analgésica, antiinflamatoria, anticonvulsivante, antivomitiva, antiespasmódica, ansiolítica, inductora del sueño, protectora y reparadora del tejido nervioso, entre otras.

“Dados sus alcances, y si bien no hay cifras oficiales de las personas que se verían beneficiadas con el uso de la planta, desde Mamá Cultiva Argentina entendemos que es un número tan elevado que hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que reconocer que fue equivocada su prohibición”, dice.

Macro detail of dropper with CBD oil, cannabis live resin extraction isolated on white - medical marijuana concept
Dr. Guillermo E. Agosta, jefe del Servicio de Neurología Infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA), afirma que “los efectos colaterales en pacientes tratados con aceite de cannabis para el tratamiento de ciertas epilepsias refractarias suelen ser leves y controlables y especialmente gastrointestinales”.

Con respecto al panorama mundial, el Dr. Pereira de Silva aporta que “en los Estados Unidos la Food and Drugs Administration (FDA), principal entidad regulatoria, aprobó el uso de cannabis medicinal para el tratamiento del Sindrome de Dravet y del Sindrome de Lennox Gastaut, variantes de la epilepsia”. En tanto que el Dr. Claudio Waisburg, director médico del Instituto SOMA (M. N. 98.128), explica que la Sociedad Española de Neurología concluyó que “el cannabis parece ser una buena alternativa para tratamientos standard de espasticidad refractaria”.

Y agrega: “Asimismo, en otro ensayo realizado por el Servicio de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, se concluyó que la administración oral de THC más CBD logra una clara reducción de espasticidad y de los síntomas relacionados (rigidez, dolor, alteraciones de sueño) en pacientes resistentes a otros tratamientos, por lo cual ha sido aprobada en varios países de la Unión Europea, incluyendo España”. ¿Tiene efectos adversos la medicación con cannabis?

Según afirma el Dr. Guillermo E. Agosta, jefe del Servicio de Neurología Infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA), “los efectos colaterales en pacientes tratados con aceite de cannabis para el tratamiento de ciertas epilepsias refractarias suelen ser leves y controlables y especialmente gastrointestinales”.

Dentro del ámbito del HIBA, el médico dice que “utilizan los aceites de origen canadiense o estadounidense ya que son los controlados por los entes regulatorios”.

La Dra. Romero en tanto recomienda tener precaución en casos de personas con antecedentes cardiovasculares, principalmente quienes hayan sufrido infarto de miocardio o arritmia. Y agrega: “Es muy importante tener en cuenta que puede bajar la presión arterial, por lo que en general es conveniente iniciar el tratamiento por la noche, principalmente en personas de la tercera edad”.

texto FABIANA POLINELLI

fotos 123RF

SEGUÍ LEYENDO:

Roberto Caraballo, líder el equipo de científicos del Hospital Garrahan: “Esperamos sentar las bases para la fabricación del aceite de cannabis nacional”

 

Meditación desde el celular: cómo funciona el método para aliviar el estrés