Revista Gente: edición del 23 de octubre de 2018

Intima, Griselda Siciliani de regreso a la tele con Morir de amor, por Telefe, revela por qué desde hace dos años elige no estar en pareja. “Nadie me hace creer que es para mí”, dice. Y enfrenta los rumores que la vinculan con varios de sus colegas: “El machismo señala a las solteras: ‘¡Con alguno tiene que estar!’. Como si no nos fuese permitido vernos con varios a la vez”. Manías y secretos de una apasionada.

#GENTE - TAPA GRISELDA SICILIANI - 20181023

Revista Para Teens edición febrero, especial San Valentín

Imperdible, la ultima edición de Para Teens, ¡ESPECIAL SAN VALENTIN! Bombones, moda, looks, consejos y mucho más…

Ellos dos que nos enamoran cada vez más Agus Bernasconi y Maxi Espindola nos cuentan todo sobre MYA. Además, un especial de Soy Luna. Los bombones infaltables de siempre, Ruggero Pasquarelli, Michael Ronda, Alex Hoyer y Nicolas Domini. Una entrevista en exclusiva con el más lindo, Lizardo Ponce y jugamos un PING-PONG de preguntas y respuestas con la pareja de momento #Michana ¡No se la pueden perder!

Tapa de Febrero Para Teens
Tapa de Febrero Para Teens

LEA MÁS:
Revista Para Teens Edición enero 2018
Modo irregular
Lionel Ferro, algunas curiosidades sobre el actor del momento

Revista Para Teens edición febrero, especial San Valentín

Imperdible, la ultima edición de Para Teens, ¡ESPECIAL SAN VALENTIN! Bombones, moda, looks, consejos y mucho más…

Ellos dos que nos enamoran cada vez más Agus Bernasconi y Maxi Espindola nos cuentan todo sobre MYA. Además, un especial de Soy Luna. Los bombones infaltables de siempre, Ruggero Pasquarelli, Michael Ronda, Alex Hoyer y Nicolas Domini. Una entrevista en exclusiva con el más lindo, Lizardo Ponce y jugamos un PING-PONG de preguntas y respuestas con la pareja de momento #Michana ¡No se la pueden perder!

Tapa de Febrero Para Teens
Tapa de Febrero Para Teens

LEA MÁS:
Revista Para Teens Edición enero 2018
Modo irregular
Lionel Ferro, algunas curiosidades sobre el actor del momento

Revista Para Teens edición febrero, especial San Valentín

Imperdible, la ultima edición de Para Teens, ¡ESPECIAL SAN VALENTIN! Bombones, moda, looks, consejos y mucho más…

Ellos dos que nos enamoran cada vez más Agus Bernasconi y Maxi Espindola nos cuentan todo sobre MYA. Además, un especial de Soy Luna. Los bombones infaltables de siempre, Ruggero Pasquarelli, Michael Ronda, Alex Hoyer y Nicolas Domini. Una entrevista en exclusiva con el más lindo, Lizardo Ponce y jugamos un PING-PONG de preguntas y respuestas con la pareja de momento #Michana ¡No se la pueden perder!

Tapa de Febrero Para Teens
Tapa de Febrero Para Teens

LEA MÁS:
Revista Para Teens Edición enero 2018
Modo irregular
Lionel Ferro, algunas curiosidades sobre el actor del momento

Revista Para Teens edición febrero, especial San Valentín

Imperdible, la ultima edición de Para Teens, ¡ESPECIAL SAN VALENTIN! Bombones, moda, looks, consejos y mucho más…

Ellos dos que nos enamoran cada vez más Agus Bernasconi y Maxi Espindola nos cuentan todo sobre MYA. Además, un especial de Soy Luna. Los bombones infaltables de siempre, Ruggero Pasquarelli, Michael Ronda, Alex Hoyer y Nicolas Domini. Una entrevista en exclusiva con el más lindo, Lizardo Ponce y jugamos un PING-PONG de preguntas y respuestas con la pareja de momento #Michana ¡No se la pueden perder!

Tapa de Febrero Para Teens
Tapa de Febrero Para Teens

LEA MÁS:
Revista Para Teens Edición enero 2018
Modo irregular
Lionel Ferro, algunas curiosidades sobre el actor del momento

Alquimia Femenina: el método que ayuda a soltar

Se trata de un novedoso método para borrar memorias pasadas y reprogramarnos en función de nuestros deseos. Aquí, una herramienta transformadora en la que la voz materna tiene un peso enorme

Cortar el hilo invisible, el desafío de las mujeres en la familia
Cortar el hilo invisible, el desafío de las mujeres en la familia

Uno de los preceptos que sostienen al método llamado Alquimia Femenina es que el linaje de mujeres que nos precede determina mucho más de lo que creemos (porque estamos unidas secretamente a ellas). Se trata de una propuesta de bienestar que parece ser reveladora a la hora de identificar síntomas de malestar y conflicto y desactivarlos. La herramienta se enfoca en borrar las huellas que dejaron inscriptas nuestras madres y abuelas y reprogramarnos para empezar a andar en sintonía con lo que realmente queremos y necesitamos.

O al menos así lo promete Natalia Barrera, directora de la Escuela Nefer y creadora de esta técnica que empieza a resonar en el mundo. Para la especialista, el modo en el que metabolizamos inconscientemente la figura materna (y las del resto de la familia del árbol genealógico) y las memorias familiares incide en las posibilidades de que nos vaya bien en las distintas esferas de la vida y en la manera en la que nos sostenernos emocional y materialmente. Dice Barrera: “Todos aquellos bloqueos emocionales que vivieron las mujeres de las familias van a tener una impronta en las siguientes generaciones”.

PUNTO CERO

El territorio de influencia de las madres, según esta teoría, que es también para sus seguidores una filosofía de vida, es extensísimo y lo es desde mucho antes del momento mismo de la concepción. Algunos problemas, desde la mirada de la alquimia, tienen una motivación lejana: una mujer embarazada, temerosa del momento del parto, puede que, sin saberlo, segregue una hormona capaz de volver a actualizarse en ciertas adicciones como al alcohol o la comida, y en especial a lo dulce, que es el símbolo materno.

El vínculo entre una madre y su hija puede repercutir en la adultez de la segunda
El vínculo entre una madre y su hija puede repercutir en la adultez de la segunda

Si en esa familia hubo muertes de hijos, puede que el que nazca después sienta una falta de energía para concretar lo que quiere o se sabotee el éxito. O que los hijos de una mujer abandonada por su propia madre críen descendencia que la cuide: mujeres “madres” de sus padres. Incluso un desamor primario deriva en carencias de dinero o laborales. Aquí, una secuencia de pensamientos posible: me desvalorizo porque no fui importante para mi madre, no merezco ni amor ni afecto.

Pero, y aquí lo fundamental del método, es que todas esas cadenas de premisas o creencias suelen estar basadas en percepciones transmitidas. Eso explica que el primer paso de este método sea investigar las ideas que circularon no solo en nuestra historia sino las de aquellas mujeres que forman parte de ese “hilo invisible” que compartimos. Una vez detectadas, el segundo paso es ocuparnos de desactivarlas. ¿Cómo? Apelando a la reprogramación del inconsciente con diferentes técnicas que abrevan de algunas disciplinas, hoy muy en boga, como la descodificación, la epigenética, la hipnosis, la programación neurolingüística, el estudio del árbol genealógico, la física cuántica.

“Todos aquellos bloqueos emocionales que vivieron las mujeres de las familias van a tener una impronta en las siguientes generaciones”

Alquimia Femenina integra algunos ejercicios para transmutar nuestros malestares y volver a nacer siguiendo un guión propio y no impuesto, y tiene como herramienta principal la palabra. Eso sí, creyentes del psicoanálisis, absténganse: lo que sigue a continuación les va a sonar descabellado.

Entre las técnicas, hay una que solemos hacer espontáneamente entre amigas: halagarnos con énfasis. Barrera propone hacerlo explícito y pedirle a alguna de las más íntimas que cada vez que nos encontremos nos destaque aquello que hacemos bien o muy bien, aunque suene exagerado: “Estoy orgullosa de vos”, “Es increíble el trabajo que estás haciendo”, “Estás divina”.

La voz materna tiene un peso enorme en el crecimiento de una mujer (Getty)
La voz materna tiene un peso enorme en el crecimiento de una mujer

Otra forma de reprogramar: grabarte un audio empoderador en el que te perfiles, como si lo hiciera otra persona, un horizonte positivo. Y como la voz materna tiene poder, hablarles a los chicos mientras duermen puede ser un gran motor de transformación. No hace falta que sea personalmente: podés, cuenta Barrera, imaginar que vas a la cama de tus hijos y les susurrás palabras tranquilizadoras: “Mañana cuando te despiertes te vas a sentir en paz y feliz”. Pueden ser frases que apunten a reparar vivencias que pudieron haber sido traumáticas o que los ayuden a reforzar algunas actitudes o habilidades que no tienen tan entrenadas.

EL MANTRA COTIDIANO

Los primeros segundos antes de levantarnos y acostarnos son los más efectivos a la hora de diseñar esas otras historias que queremos vivir. Si antes de salir de la cama nos decimos, “qué bajón levantarse, dormiría todo el día”, es probable que el cerebro se programe para mantenernos en estado de somnolencia hasta la noche. Distinto es si decretamos: “Va a ser un día excelente, voy a recibir una noticia importante y me voy a sentir súper vital”. También hay que tener en cuenta que para construir nuevas realidades es importante imaginar eventos inéditos, ajenos al universo de experiencias propias y en contra de la tendencia de nuestra mente, que tiende a construir futuro en base a lo que dejó atrás.

Texto: Mara Derni.

LEA MÁS:

“Somos cómplices”: las claves de la mejor relación madre e hija

Emprendedores: amigos con grandes ideas

Hombres pollerudos: nacimiento y formación de un género intolerable

Esta semana el duelo entre Nosotras y Ellos se pone más picante que nunca hablando de la existencia (o no) del hombre pollerudo del siglo XXI y de sus manifestaciones

Pedir perdón tiene un costado negativo
Pedir perdón tiene un costado negativo

Sépanlo: los reyes son los padres, Laika nunca volvió del espacio y los hombres “pollerudos” no existen. Puede que alguna vez, en el pasado remoto (cuando las mujeres usaban pollera) haya sido posible ver tal ejemplar masculino. Puede incluso que aún subsista algún sobreviviente de aquella triste especie del Siqueridista, pero no creo que sean demasiados.

¿Por qué? Porque detrás (o encima, para ser más precisa) de un hombre pollerudo deben darse dos factores concomitantes: una madre infumable, posesiva y dominante que lo haya entrenado en la triste religión de la obediencia ciega y, poco después, una novia idéntica a ella que lo haya tenido al pobre tipo a los saltos, manejándolo a distancia con el siempre efectivo dispositivo de la cara de tujes, los silencios y el cacareo en público. Porque solo así se obtiene un pollerudo de pura cepa: con maltrato y más maltrato, de madre a novia, de esposa a hija.

¿Son pues los hombres de este tipo “fattos in casa”, como los fettuchini? Desde luego. Todo lo que hoy está ahí afuera y de lo que nos quejamos (el hombre larva, el hippie poco afecto a las labores, el maltratador, ¡el pollerudo!) fueron alguna vez niños. Niños criados por una mamá y un papá que les enseñaron cómo eran las cosas en este mundo. Cómo se debía proceder, con uno mismo y con los demás. Lo de siempre: nadie nace de un huevo. Todos venimos de algún lado, y al pobre pollerudo se lo entrenó desde chico en el hábito del horror a la furia de las mujeres. Por eso, mejor, eyectemos a los últimos ejemplares al espacio y encarguémonos de criar niños más amados y amables. Con eso alcanza de sobra.

#PARATI-ESTAR MEJOR NOSOTRAS ELLOS -131017

Hombres pollerudos

En hogares de supuestos “hombres alfa”, líderes de la manada e independientes, las parejas se ponen contentas cuando el bebé que han concebido ¡nace macho!, y si llega a ser una niña, la familia dirá “en broma”: es chancleta. Pero la realidad demostrará que esa chancleta puede convertirse en una bota militar concreta o subrepticia, logrando que ese hombre completo que eligieron como marido se convierta a la larga en un “macho-menos”.

El tema es muy simple: hay mujeres intelectuales y también las hay muy poco educadas, hay mujeres malvadas y otras bondadosas, hay mujeres pura simpatía y otras mala onda, mujeres liberadas y otras que se enganchan con tipos maltratadores. Pero lo que no existen son las mujeres “bolu”. Por eso nació la frase mítica, un poco soez por supuesto, que afirma que “un pelito del vello púbico de una mujer tira más fuerte que una yunta de bueyes”. Perdón, pero la necesitaba para seguir adelante…

Mucho la atacaron –en 1971– a Esther Vilar cuando presentó su libro El varón domado, pero el tiempo le dio la razón. La realidad es que hoy un sábado invitás a tomar un café a un amigo, a un compañero de trabajo, a un hijo (todos casados) y te responden que primero le tienen que “pedir permiso” o al menos consultarlo con su mujer, por las dudas, a ver qué dice. Y si ella dice no, ¡no vienen! Los pollerudos son una raza que da una importancia suprema a la opinión femenina (subrogante de la mirada fundadora de la madre nutricia de la que nos se han despegado). Y la otra cara es la de Ellas, que ansían conocer a un Amo y Señor… para después poder castrarlo. Ése es el génesis de la histeria, pura y simple.

Textos: Quena Strauss y Luis Buero