Semana mundial de la lactancia: por qué es importante amamantar

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, del 1º al 7 de agosto se desarrolla la Semana Mundial de la Lactancia en más de 120 países y la Argentina es una de las naciones adheridas a esta celebración. La ocasión sirve, entonces, para recordar las múltiples ventajas de dar el pecho a nuestros bebés.

En la Semana Mundial de la Lactancia, repasamos las ventajas de amamantar. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

Aunque la lactancia es una de las acciones más naturales que realiza el ser humano, recién en los últimos años se le ha dado la relevancia que realmente tiene y hoy somos conscientes de su importancia, tanto para el bebé como para su mamá.

Aprovechando el comienzo de la Semana Mundial de la Lactancia, repasamos sus múltiples beneficios, según UNICEF.

Nutrición óptima

* Para el bebé, ningún alimento es mejor que la leche materna en cuanto a calidad, consistencia, temperatura, composición y equilibrio de sus nutrientes. Cambia su composición y se adapta a los requerimientos del niño y, además, sus características se van adecuando a las necesidades del niño, a medida que este crece y se desarrolla.

* Permite una maduración progresiva del sistema digestivo, preparándolo para recibir oportunamente otros alimentos.

* La madre que da a luz un neonato prematuro, produce un tipo de leche adecuada (leche de pretérmino) que es el alimento adecuado hasta que el niño alcanza un desarrollo normal. Solamente en el caso de niños muy prematuros es necesario suplementarla. La leche de pretérmino tiene menor cantidad de lactosa y mayor cantidad de proteínas, IgA y lactoferrina.

Protección inmunológica

La leche materna es indispensable para formar un eficiente sistema inmunitario en el niño y para sentar las bases de una buena salud general para el adulto. El niño amamantado, rara vez presenta enfermedades digestivas, respiratorias, otitis y alergias.

Fácil digestibilidad

* Por tener la concentración adecuada de grasas, proteínas y lactosa, la leche materna es de muy fácil digestión.

* Se aprovechan al máximo todos sus nutrientes y no produce estreñimiento ni sobrecarga renal.

Crecimiento y desarrollo óptimo

Los niños pueden ser alimentados hasta los 6 meses sólo con leche materna, asegurando con ello un desarrollo y crecimiento normales y continuarán creciendo bien si a esa edad se inicia la alimentación complementaria y se mantiene la leche materna como único alimento lácteo hasta los 12 meses, aunque se recomienda hasta los 2 años.

Establecimiento del apego

El amamantamiento, especialmente si éste se inicia inmediatamente después del parto, produce un reconocimiento mutuo entre madre e hijo y se establece entre ellos un fuerte lazo afectivo o “apego”. Este apego induce en la madre un profundo sentimiento de ternura, admiración y necesidad de protección para su pequeño hijo.

 

Por Florencia Romeo / Fuente: UNICEF.

 

SEGUÍ LEYENDO 

Cuchara, sillita y alimentos permitidos: todos los tips para lograr hábitos saludables en el bebé

Buena hidratación, abrigo justo y vacunación: claves para cuidarse del frío durante el embarazo