Dolores Fonzi: “No puedo defender a una mujer sólo por ser mujer”

En un alto del rodaje de Mandato, la película que protagoniza con Oscar Martínez, la líder del Colectivo de Actrices Argentinas habla de política y profundiza acerca de la pelea de Ricardo Darín con Valeria Bertuccelli y Erica Rivas

#GENTE---DOLORES-FONZI-003--210918
Dolores Fonzi: “Las mujeres tenemos que seguir denunciando y equilibrando la balanza”.

Un San Benito de plata cuelga del cuello de Dolores Fonzi (40). “Soy ritualista. Creo en todo. San Benito es el que combate a las fuerzas satánicas. Era exorcista. No lo condenaron por brujo sólo porque era hombre”, asegura la actriz que, curiosamente, acaba de participar de la apostasía impulsada por el Colectivo de Actrices Argentinas frente a la Catedral Metropolitana.

Detalla que se lo regaló su amiga Anita Alvarez de Toledo y sigue: “Es para que me proteja de las malas energías. Creo que hay muchas… Con Lili tenemos cuarzos rosas y verdes”.

Entonces Libertad (7), su segunda hija –de su relación con el mexicano Gael García Bernal–, asiente con ojos tan verdes como los de su madre, mientras pinta una mujer de vestido multicolor. Dolores explica con un guiño: “Estamos dibujando sobre la despenalización de la homosexualidad en la India. Es increíble que todavía estemos oprimidos por la Iglesia”.

En la mesa de Roldán, el restó de la esquina de Holmberg e Iberá, en Villa Urquiza, busca las palabras mientras gana tiempo entre bocado y bocado de una ensalada Caesar a la que dudó en sacarle los croutons. Todo en un alto del rodaje de Mandato, la película que comparte con Oscar Martínez y dirige Miguel Cohan. Mientras, agrega: “Todavía tengo que bajar la energía que le pusimos a la ley”.

–¿Cómo quedaste?

–Cansada. Pusimos el cuerpo. Y más allá de que no haya salido, dimos un paso. Pero además, me genera incertidumbre lo que pasa entre el Gobierno y la gente que menos tiene.

–¿Sí? Sabía de tu compromiso por la Ley del Aborto, pero no tanto a nivel social.

–Sí. ¿A vos no te preocupa? La discusión por la ley puso en evidencia quiénes nos legislan. Los dinosauros de la política van a caer. Estamos bajo un régimen que elegimos sin conciencia, manipulados por los medios de comunicación. Esta lucha me hizo más responsable como ciudadana. Entendí que soy una actriz –un poco– conocida, que tiene un espacio para poner al servicio de la gente. Me cuesta, porque no soy política. Y nunca fui militante. Porque quienes militan reciclan la energía más rápido que yo… ¡que quedé de cama!

#GENTE - DOLORES FONZI 010- 210918
“La Comandante” junto a Jazmín Stuart y Laura Azcurra.

–¿Cómo manejaste con tus hijos el tema de la ley?

–Les contesto sólo lo que me preguntan. Tengo miedo de exponerlos. Debería ser una decisión de ellos. Son “hijos de”. Van a tener la posibilidad de ser conocidos, si quieren. No les fomento la exposición.

–¿Irías al programa de Mirtha?

–No me llamaron. Pero sería exponerme a un tipo de pensamiento… Creo que no iría. Y al igual que los senadores, los dinosaurios del entretenimiento también deberían caer.

ENTRE TRES FORMATOS. Empezó como actriz en la adolescencia y conoció la popularidad con la tira teen Verano del ’98. Durante veinte años se debatió entre el cine –Plata quemada, El aura, La patota, por nombrar algunas– y la televisión –El sodero de mi vida, Disputas, Soy tu fan (también la produjo), Graduados…–. Llegó a las portadas del mundo cuando enamoró al mexicano Gael García Bernal, estrella de Hollywood y recién separado entonces de la ganadora del Oscar, Natalie Portman. Estuvieron juntos siete años –entre Buenos Aires, México, Los Angeles y Madrid– y tuvieron dos hijos, Lázaro (9) y Libertad (7). Es justamente el mayor quien llega al restaurante en la mitad de la charla entre Dolores y GENTE, con nuevo corte de pelo y junto a Santiago Mitre –37, cineasta–, actual pareja de su mamá. Todo minutos antes de que empecemos a hablar de mandatos familiares. “Vengo de una familia conservadora y convencional del sur del Gran Buenos Aires. Soy hija mayor. Tuve que romper estructuras”, señala sobre el tema que da nombre a la película.

#GENTE---DOLORES-FONZI-006--210918
Con Oscar Martínez en el set de la película.

–¿Qué te atrajo de Mandato?

–Yo ya había trabajado con Oscar (Martínez) y sabía que la química funcionaba. Es de los mejores actores que tenemos. Miguel Cohen, el director, es divino y fácil. Me gustó el guión y me encanta el final. Pero además hay que trabajar, ¿no? Si se filma una película, ¡hay que celebrar! Por eso estoy agradecida. Es la segunda que hago en este año de recesión. Además, quiero producir la primera mía y no puedo, porque el INCAA tiene leyes que no me habilitan, por más que haya trabajado durante veinte años.

–¿Tenés prejuicios con la televisión de ahora?

–No. Hay propuestas que se la juegan, como 100 días para enamorarse, que es re popular. Y mi hermano Tomás está en Mi hermano es un clon, que tiene actores buenísimos, como María Onetto y Pilar Gamboa. Hay una tele que retrata la época de manera responsable.

–¿Qué pasa con el teatro?

–Me encanta, pero implica una demanda compleja, por ser de noche y por la repetición. Justo ayer nos juntamos los actores de Entonces la noche –como Cecilia Roth– y hablamos de “moverla” por España o México con temporadas cortas. No me mudaría de acá, pero me gusta abrir el panorama.

–¿Qué esperás de una relación de pareja?

–Sentirme libre. Sin ataduras ni condicionamientos. Ser yo misma. Que saquen mi mejor versión. Mi pareja ocupa un lugar importante en mi vida. No me censura. Y yo soy grande. Ya pasé por sentirme condicionada.

–Sin que esa libertad tenga que ver con una relación abierta… ¿O sí?

–No. Tal cual. Eso sería algo más privado del vínculo. Yo nunca tuve una relación abierta.

–¿No será que todavía somos conservadores para hablar de las maneras del amor?

–Más o menos. Ya no es tan loco que una pareja hable de la posibilidad de incluir a un tercero. En el programa de Andy Kusnetzoff, Anabel Guerrero lo dijo con naturalidad.

#GENTE - DOLORES FONZI 011- 210918
La apostasía colectiva de Actrices Argentinas.

DAR BATALLA. Feminista de la primera hora, Dolores se ganó el apodo de Comandante Fonzi entre sus compañeras actrices del colectivo. Fue una de las primeras en crear el grupo de WhatsApp para impulsar movidas. “Somos quinientas y estamos organizadas en un frente común, apartidario. Recibimos un premio Lola Mora por haber visibilizado la causa de la Ley del Aborto. Pero nos unen varias cuestiones”.

–Después de que salió a la luz lo de Calu Rivero y Juan Darthés lamentaste que en la tele no hubiera habido una condena real. ¿Cómo ves el tema ahora?

–El caso de Calu es evidente y gravísimo. No sería la única víctima de Juan Darthés. No tengo tapujos en nombrarlo. De todas maneras, entiendo que él ya estaba en el programa y tal vez a los productores se les complicó echarlo, cómo deberían haber hecho. Creo que nada va a seguir igual. Van a pensarlo dos veces antes de contratarlo. Esa es una batalla ganada.

#GENTE---DOLORES-FONZI-008--210918
Dolores Fonzi en un break del rodaje de El mandato.

–¿Y en relación al conflicto de Valeria Bertuccelli y Erica Rivas con Darín, ¿qué sentís? Porque sos amiga de Ricardo, pero como miembro del Colectivo debe ser difícil poner en duda a una mujer.

–Primero: el caso de Calu y Darthés incluye acusaciones penales graves. No tiene nada que ver con este último. Lo que dicen de Ricardo es mucho más ambiguo y desdibujado. Yo no puedo juzgar… Pero ninguna de las dos buscó apoyo en el Colectivo de Actrices. Valeria habló un día antes de la media sanción de la Ley del Aborto. Fue sorpresivo y nos desestabilizó. No pudimos pensar cómo ayudarlas. Se cortaron solas y fue desarticulante. Claro que tal vez para ellas, en esta sociedad patriarcal, el precio de hablar de alguien tan querido es alto… Pero si decís algo así en los medios, va a tener repercusión.

–¿Ellas participaban del Colectivo?

–Valeria no, aunque había firmado la carta por la Legalización del Aborto. Erica sí. De hecho, venía participando hasta tres días antes de hablar. Habría sido interesante que compartiera lo que le pasaba.

–¿Cómo era tu relación con ellas?

–Con Erica trabajé en La Cordillera. La conozco hace un montón. Siempre la quise. Es de las mejores que tenemos. Y me hubiera gustado que usáramos la potencia de las mujeres unidas. Con Valeria no trabajé, pero fuimos muy amigas. La conozco bastante bien.

–¿Y con Ricardo?

–Es mi amigo. Lo quiero. Trabajé con él varias veces y siempre lo vi comportarse con respeto y solidaridad con todos. Esta afirmación no anula que otras mujeres puedan tener una percepción diferente. Pero quienes laburaron con él volverían a hacerlo. No sé si es así en otros casos… Sé que el patriarcado está instalado, pero si sos hombre y trabajás con Oreiro o Susana, vas a ganar menos. Lo mismo que con Valeria o Erica, que van a ganar más porque son muy buenas actrices y tienen poder. A no ser que estén trabajando con Darín o Francella, por ejemplo. Y yo no puedo defender a una mujer sólo por ser mujer. Claro que no cuestiono sus sentimientos. Son libres de decir lo que quieran. Pero yo también. Y este caso tiene muchas particularidades… De todas maneras no está de más decir: las mujeres tenemos que seguir denunciando y equilibrando la balanza.

Por Ana van Gelderen.
Fotos: Fabián Uset, archivo Atlántida e Instagram.

SEGUÍ LEYENDO:

Las Actrices Argentinas volvieron a reclamar por la legalización del aborto