La ultramaratonista Rory Bosio: “Mi objetivo es descubrir paisajes mientras corro”

Es atleta de alto rendimiento y acaba de ganar el primer premio en su categoría en la maratón The North Face Endurance Challenge 2018 que se realizó en Argentina. En esta nota nos habla de su pasión, de sus rutinas de entrenamiento y nos comparte tips para que nos sumemos a la aventura de correr: “no pretender enamorarse del running desde el primer día”

#PARA TI - RUNNER RORY BOSIO 7 - News - GENTILEZA CORREDORA - 20180504
Desde los 20 años, Rory corre en diferentes escenarios.

Su familia la apoda Billy Goat porque entrena “como una cabra” en las montañas de California. Rory Bosio (33) confiesa entre risas que se merece ese sobrenombre porque siempre está corriendo y por eso suele oler mal. “Sé que me lo merezco”, dice esta maratonista de alto rendimiento que vive en Truckee, Lake Tahoe, y que pasó por Argentina para correr la ultramaratón de montaña The North Face Endurance Challenge 2018 en La Cumbrecita, Córdoba, el pasado 15 de abril. Salió primera en la categoría de 80K y asegura que quedó fascinada con el equilibrio perfecto entre una carrera técnica, el increíble paisaje y el clima que la acompañó.

La Nº 1 en La Cumbrecita, Córdoba.
La Nº 1 en La Cumbrecita, Córdoba.

SIN PARAR. El deporte atraviesa su vida y cada uno de los días, desde que se levanta a las 6.30 de la mañana hasta que se acuesta. “Desayuno y alrededor de las 8 salgo a correr entre 3 y 5 horas por las montañas. Si es verano, me encanta parar en el lago y recién vuelvo a casa para almorzar. Después de una siesta reparadora de 30 minutos me gusta ver el atardecer corriendo, andando en bici, escalando o haciendo trekking. Además, practico yoga para contrarrestar el estrés del running. Me ayuda a aclarar la mente, a enfocar y a reparar el daño muscular. Lo hago durante 20 minutos después de ducharme y me voy a dormir”, cuenta esta mujer que no para un segundo y que, además, dedica tiempo a su vocación como enfermera de cuidados intensivos en un hospital pediátrico.

Le entusiasma conocer nuevos paisajes mientras desarrolla su mayor pasión.
Le entusiasma conocer nuevos paisajes mientras desarrolla su mayor pasión.

“Crecí en una familia acostumbrada a la vida al aire libre. Siempre estoy corriendo, andando en bici o esquiando. Cuando tenía 20 años corría al costado de la ruta hasta que una amiga me dio la idea de participar de las carreras de 50 kilómetros. Me pareció un desafío atractivo, lo hice y desde ahí no paré. Mi objetivo principal es descubrir y explorar paisajes mientras corro”, asegura. Y agrega que ama correr en la montaña con nieve y viento, incluso con los pies mojados después de haber cruzado arroyos; detesta hacerlo en el desierto, con calor o sobre la arena, al igual que sobre terreno llano.

PURO DESAFÍO. Flaca, alta y con una sonrisa que contagia, esta deportista destaca que cada carrera la deja cansada, pero con la satisfacción de sentirse feliz, incluso aunque no llegue a la meta entre los primeros.

Para ilustrar esta sensación recuerda una anécdota sorprendente: “Hace un tiempo corrí 200 kilómetros en dos días sin parar ni para dormir. Fue en Córcega, en el Mediterráneo. No se trataba de una carrera profesional, simplemente tenía ganas de hacerlo y me lo propuse como un desafío personal que logré y me dio mucha satisfacción. Paré una hora en total, en todo el recorrido”, dice acostumbrada a las hazañas. Destaca que casi siempre corre escuchando música, que eso le marca el ritmo, y que uno de sus intérpretes favoritos es Michael Jackson.

En la nieve.
En la nieve.

Los kilómetros recorridos le dejaron dos aprendizajes clave: “Cuando una carrera es difícil y el cuerpo duele trato de pensar positivamente y me recuerdo que esto es lo que me gusta. Casi siempre funciona. Otras veces puede pasar que directamente no sienta la carrera, y si no puedo salir de esa sensación prefiero no terminarla. Siempre habrá otras oportunidades”.

#PARA TI - RUNNER RORY BOSIO 4 - News - GENTILEZA CORREDORA - 20180504
“Me imagino a los 70 en movimiento, corriendo quizás más lento, o caminando, pero siempre en movimiento”.

Generosa, esta deportista comparte tips para quienes quieran empezar a correr. “Mi primer consejo es poner el foco en querer vivir buenas experiencias; no obsesionarse con el reloj; proponerse desafíos graduales; tratar de hacerlo con una amiga para poder motivarse mutuamente y, por último, no pretender enamorarse del running desde el primer día ya que por mi experiencia lleva al menos tres semanas que el cuerpo se acomode, que la elongación mejore y recién ahí surge el amor por este apasionante deporte”. Además, destaca que nunca es tarde para empezar. Lo dice ella, que se imagina a los 70 “en movimiento, corriendo quizás más lento, o caminando, pero siempre en movimiento”.

Texto: Carolina Koruk

SEGUÍ LEYENDO:

Quién es la súper abuela de 83 años que corre maratones y sueña con subir el Aconcagua