Puré rico ¡y express!

“Si es hecho en casa, es mucho mejor”, es el lema de la firma Oster. ¿Y si encima es fácil y rico? Esto es lo que se puede lograr con los nuevos modelos de licuadoras de la marca. “Hay una licuadora para cada momento y para cada tipo de consumidor. Somos expertos y lo demostramos año tras año perfeccionándonos para brindar las mejores opciones del mercado, teniendo en cuenta la alimentación, el bolsillo y la practicidad”, expresó Javier Fernández, National Sales Manager de Oster Argentina.

Uno de sus productos estrella es la licuadora Xpert, sinónimo de una nutrición inteligente porque es de alto rendimiento, potencia y precisión, y cuenta con funciones automáticas pre-programadas que permiten preparar recetas que se adaptan a un estilo de vida más sano. Tiene un motor reversible de dos caballos de fuerza, una cuchilla revolucionaria S-Blade 50% más grande que las tradicionales Oster, construida con rodamientos que reducen la fricción de rotación para una mayor durabilidad.

Compartimos esta receta para que hagas puré de papas express para los más chicos de la casa.

Puré de papas

Ingredientes: 4 papas medianas cocidas. 1 taza de crema de leche. 2 cucharadas de manteca. 1 cucharadita de ajo en polvo. 1 cucharadita de cebolla deshidratada. Sal y pimienta blanca. Preparación. Vertí todos los ingredientes en la licuadora programable Oster con tecnología de motor reversible y pulsá el programa automático de Granizados y Frapés. Recomendación: Acompañamiento ideal para servir con platos fuertes. Agregá aceite de trufas para un sabor más intenso.

“Si es hecho en casa, es mucho mejor”, es el lema de la firma Oster. ¿Y si encima es fácil y rico? Esto es lo que se puede lograr con los nuevos modelos de licuadoras de la marca. “Hay una licuadora para cada momento y para cada tipo de consumidor. Somos expertos y lo demostramos año tras año perfeccionándonos para brindar las mejores opciones del mercado, teniendo en cuenta la alimentación, el bolsillo y la practicidad”, expresó Javier Fernández, National Sales Manager de Oster Argentina.

Uno de sus productos estrella es la licuadora Xpert, sinónimo de una nutrición inteligente porque es de alto rendimiento, potencia y precisión, y cuenta con funciones automáticas pre-programadas que permiten preparar recetas que se adaptan a un estilo de vida más sano. Tiene un motor reversible de dos caballos de fuerza, una cuchilla revolucionaria S-Blade 50% más grande que las tradicionales Oster, construida con rodamientos que reducen la fricción de rotación para una mayor durabilidad.

Compartimos esta receta para que hagas puré de papas express para los más chicos de la casa.

Puré de papas

Ingredientes: 4 papas medianas cocidas. 1 taza de crema de leche. 2 cucharadas de manteca. 1 cucharadita de ajo en polvo. 1 cucharadita de cebolla deshidratada. Sal y pimienta blanca. Preparación. Vertí todos los ingredientes en la licuadora programable Oster con tecnología de motor reversible y pulsá el programa automático de Granizados y Frapés. Recomendación: Acompañamiento ideal para servir con platos fuertes. Agregá aceite de trufas para un sabor más intenso.

Cómo hacer un guacamole rico y rápido

Con el fin de sorprender y renovarse, Oster lanza para los amantes de la nutrición saludable un abanico de opciones de su producto emblemático, la licuadora.

Algunas características que la posicionan en el primer nivel son su tecnología de motor reversible (patentada y exclusiva de Oster), su sistema All-Metal Drive (de máxima durabilidad), el motor de dos caballos de fuerza (máxima potencia) y el sistema de cuchillas Ball Bearings. Este modelo tiene 12 velocidades + pulso con jarra de vidrio y botones LED.

Sin duda, Oster ofrece licuadoras legendarias con sistema de acople All Metal Drive que aseguran el máximo poder y versatilidad, para preparar recetas que jamás imaginaste… ¡mucho más que un licuado!

RECETA

Guacamole

Ingredientes: 1 tomate sin piel. 1/2 cebolla blanca picada. 1 diente de ajo. 1 rama de cilantro. 1/2 morrón sin semillas. 1 palta. Jugo de limón. 3 cucharadas de crema  de leche. Sal y pimienta. Preparación: Colocá en la licuadora programable Oster el tomate, la cebolla y el ajo. Luego, seleccioná el programa automático procesador de alimentos. Agregá el cilantro, la palta, la sal y la pimienta con el jugo del limón. Oprimí nuevamente el botón procesador de alimentos. ¡Listo para comer!  Recomendación: Ideal para dips, acompañados de tortillas y como guarnición de un plato de carne, pollo o pescado.

Con el fin de sorprender y renovarse, Oster lanza para los amantes de la nutrición saludable un abanico de opciones de su producto emblemático, la licuadora.

Algunas características que la posicionan en el primer nivel son su tecnología de motor reversible (patentada y exclusiva de Oster), su sistema All-Metal Drive (de máxima durabilidad), el motor de dos caballos de fuerza (máxima potencia) y el sistema de cuchillas Ball Bearings. Este modelo tiene 12 velocidades + pulso con jarra de vidrio y botones LED.

Sin duda, Oster ofrece licuadoras legendarias con sistema de acople All Metal Drive que aseguran el máximo poder y versatilidad, para preparar recetas que jamás imaginaste… ¡mucho más que un licuado!

RECETA

Guacamole

Ingredientes: 1 tomate sin piel. 1/2 cebolla blanca picada. 1 diente de ajo. 1 rama de cilantro. 1/2 morrón sin semillas. 1 palta. Jugo de limón. 3 cucharadas de crema  de leche. Sal y pimienta. Preparación: Colocá en la licuadora programable Oster el tomate, la cebolla y el ajo. Luego, seleccioná el programa automático procesador de alimentos. Agregá el cilantro, la palta, la sal y la pimienta con el jugo del limón. Oprimí nuevamente el botón procesador de alimentos. ¡Listo para comer!  Recomendación: Ideal para dips, acompañados de tortillas y como guarnición de un plato de carne, pollo o pescado.

Cómo hacer un cheesecake bien fácil

Hace más de 70 años la licuadora Oster revolucionó los hogares y se convirtió en una aliada infaltable en la cocina. Y ahora, con el fin de sorprender y renovarse, lanza para los amantes de la nutrición saludable un abanico de opciones de su producto emblemático. La licuadora Oster cuenta con tecnología de motor reversible (BRLY07-Z00), funciones pre-programadas y jarra de vidrio. Es ideal para ser utilizada no sólo para licuados sino como procesadora de alimentos. La tecnología de motor reversible hace girar la cuchilla hacia adelante y hacia atrás, y así logra que los ingredientes se mantengan en el centro durante la rotación a una velocidad continua. Tres son los nuevos modelos que fueron recientemente lanzados al mercado argentino resumiendo trayectoria, calidad, diseño, actualización y modernización de la marca, buscando siempre una alimentación simple y creativa. Compartimos esta receta de cheesecake de limón.

RECETA

Cheesecake de limón

Ingredientes: Para la masa: 300 gr. de galletitas de vainilla partidas en cuatro. 2 cucharadas de azúcar. 100 gr de manteca derretida. Para el relleno: 1/2 taza de crema de leche. 1/4 taza de jugo de limón. 4 huevos. 1 1/4 taza de azúcar. 3 paquetes de queso crema. 1 cucharada de ralladura de limón. 1/4 de cucharadita de sal. Preparación: Masa: en el vaso de la licuadora programable Oster con tecnología de motor reversible añadí las galletas partidas y el azúcar. Oprimí el botón del procesador de alimentos. Una vez molidas retirá la tapa y agregá la manteca derretida. Activá el programa de procesador tantas veces como sea necesario hasta que esté hecha por completo la mezcla. Colocá el papel encerado en un molde desarmable de 26 centímetros. Vertí la preparación en el molde. Presioná bien y cocinala en horno eléctrico Oster a 175°C por 10 minutos. Relleno: en el vaso de la licuadora programable colocá la crema de leche, el azúcar, el queso crema, la ralladura de limón, el jugo de limón, los huevos, la vainilla y la sal. Oprimí el botón procesador de alimentos. Vertí la preparación sobre la masa de galletas. Colocá la preparación en el horno eléctrico Oster, seleccioná convección bake y hornea a 175°CI por una hora o hasta que el centro esté blanco. Dejá enfriar. Retirá el papel encerado y desmoldá.

Hace más de 70 años la licuadora Oster revolucionó los hogares y se convirtió en una aliada infaltable en la cocina. Y ahora, con el fin de sorprender y renovarse, lanza para los amantes de la nutrición saludable un abanico de opciones de su producto emblemático. La licuadora Oster cuenta con tecnología de motor reversible (BRLY07-Z00), funciones pre-programadas y jarra de vidrio. Es ideal para ser utilizada no sólo para licuados sino como procesadora de alimentos. La tecnología de motor reversible hace girar la cuchilla hacia adelante y hacia atrás, y así logra que los ingredientes se mantengan en el centro durante la rotación a una velocidad continua. Tres son los nuevos modelos que fueron recientemente lanzados al mercado argentino resumiendo trayectoria, calidad, diseño, actualización y modernización de la marca, buscando siempre una alimentación simple y creativa. Compartimos esta receta de cheesecake de limón.

RECETA

Cheesecake de limón

Ingredientes: Para la masa: 300 gr. de galletitas de vainilla partidas en cuatro. 2 cucharadas de azúcar. 100 gr de manteca derretida. Para el relleno: 1/2 taza de crema de leche. 1/4 taza de jugo de limón. 4 huevos. 1 1/4 taza de azúcar. 3 paquetes de queso crema. 1 cucharada de ralladura de limón. 1/4 de cucharadita de sal. Preparación: Masa: en el vaso de la licuadora programable Oster con tecnología de motor reversible añadí las galletas partidas y el azúcar. Oprimí el botón del procesador de alimentos. Una vez molidas retirá la tapa y agregá la manteca derretida. Activá el programa de procesador tantas veces como sea necesario hasta que esté hecha por completo la mezcla. Colocá el papel encerado en un molde desarmable de 26 centímetros. Vertí la preparación en el molde. Presioná bien y cocinala en horno eléctrico Oster a 175°C por 10 minutos. Relleno: en el vaso de la licuadora programable colocá la crema de leche, el azúcar, el queso crema, la ralladura de limón, el jugo de limón, los huevos, la vainilla y la sal. Oprimí el botón procesador de alimentos. Vertí la preparación sobre la masa de galletas. Colocá la preparación en el horno eléctrico Oster, seleccioná convección bake y hornea a 175°CI por una hora o hasta que el centro esté blanco. Dejá enfriar. Retirá el papel encerado y desmoldá.

¡De vuelta al gym!

Durante 9 meses el cuerpo cambió por completo. Tras el parto, al organismo le lleva otros tantos meses volver a la normalidad, mientras aún sigue realizando tareas inusuales, como la lactancia. Muchos frentes para un cuerpo que, probablemente, esté durmiendo poco y mal y no se alimente del todo bien, por desorganización. Al menos en los primeros tiempos y sobre todo en las primerizas. Por eso, hacer actividad física ayuda, y mucho.

CUÁNDO La obstetra Geraldine Voto señala: “En principio, se recomienda no realizar ningún tipo de actividad física hasta que pase el primer mes (nada de gym, ni relaciones sexuales). Más allá de estas cuestiones puntuales, la única distinción que debemos hacer es entre parto natural y cesárea. En el primer caso, pasado el mes y medio o dos meses, ya es posible realizar cualquier tipo de actividad. En el segundo, lo mismo, pero ejercicios más livianos. De todos modos se deberá contar con el alta del médico, que determinará si está todo bien como para empezar con ejercicios”.

CUÁLES. Según la profesora de Educación Física, Antonella Peral, las actividades que se recomiendan para arrancar la ejercitación física luego del primer mes son las que carecen de impacto, como la caminata en cinta o en el parque, natación y yoga, entre otras de ese estilo. Una opción novedosa es el Kangoo Jumps, que trabaja la fuerza y la resistencia aeróbica. Pilates, por su parte, también es efectiva porque tonifica y trabaja todo el cuerpo, así como el Entrenamiento Funcional que es una combinación de ejercicios con los que se trabaja con el propio peso del cuerpo y algunos elementos propioceptivos, de coordinación, entre otros.

 

Si es parto normal, pasado el mes y medio o dos meses, ya es posible realizar cualquier tipo de actividad. En caso de cesárea, lo mismo, pero ejercicios más livianos.

¡ARRANCAMOS! Peral indica que la mejor manera de iniciarse en la actividad física es hacerlo de forma gradual para ir acostumbrando al cuerpo. “Quien ya realizaba actividad, deberá generar nuevamente la rutina para poder retomar el ritmo anterior, y quien empieza de cero, deberá ir aún más despacio”, especifica. Un buen comienzo sería arrancar con dos veces a la semana, una hora por día. “Pensar en sólo dos horas de las 168 que tiene toda una semana parece poco, ¿no? Pero, para empezar, es suficiente. Lo ideal es tener los días espaciados, de modo de disponer de un tiempo de recuperación muscular, pero que tampoco sea muy extenso entre estímulo y estímulo”, plantea la profesora. Y recomienda:

• 20’ caminata/trote.

• 4 series de 20 abdominales.

• 4 series de 10 sentadillas.

• 4 series de flexibilidad de brazos, manteniendo el apoyo sobre rodillas (entre 3 y 10).

Por último, la obstetra señala que hasta pasados los 3 meses del parto, principalmente si fue cesárea, se contraindica la realización de ejercicios abdominales. Y también advierte, que en entrenamientos más intensos, es importante tener en cuenta que si se trabajan los pectorales se pierde grasa pero además se reduce la capacidad de lactancia. “Este es un punto a considerar si la mamá quiere dar de amamantar. Lo que se sugiere entonces es una ejercitación más relajada de esa parte del cuerpo”, concluye la médica.

¡SIN EXCUSAS! ¿No te gusta el gimnasio? ¡Hay alternativas! Se puede caminar, trotar, bailar, andar en bici, rollers… Son múltiples e infinitas las opciones con las que contamos para dedicarnos un rato del día, para cuidar nuestro cuerpo y disfrutar de hacer algo que nos distraiga y divierta a la vez.

Durante 9 meses el cuerpo cambió por completo. Tras el parto, al organismo le lleva otros tantos meses volver a la normalidad, mientras aún sigue realizando tareas inusuales, como la lactancia. Muchos frentes para un cuerpo que, probablemente, esté durmiendo poco y mal y no se alimente del todo bien, por desorganización. Al menos en los primeros tiempos y sobre todo en las primerizas. Por eso, hacer actividad física ayuda, y mucho.

CUÁNDO La obstetra Geraldine Voto señala: “En principio, se recomienda no realizar ningún tipo de actividad física hasta que pase el primer mes (nada de gym, ni relaciones sexuales). Más allá de estas cuestiones puntuales, la única distinción que debemos hacer es entre parto natural y cesárea. En el primer caso, pasado el mes y medio o dos meses, ya es posible realizar cualquier tipo de actividad. En el segundo, lo mismo, pero ejercicios más livianos. De todos modos se deberá contar con el alta del médico, que determinará si está todo bien como para empezar con ejercicios”.

CUÁLES. Según la profesora de Educación Física, Antonella Peral, las actividades que se recomiendan para arrancar la ejercitación física luego del primer mes son las que carecen de impacto, como la caminata en cinta o en el parque, natación y yoga, entre otras de ese estilo. Una opción novedosa es el Kangoo Jumps, que trabaja la fuerza y la resistencia aeróbica. Pilates, por su parte, también es efectiva porque tonifica y trabaja todo el cuerpo, así como el Entrenamiento Funcional que es una combinación de ejercicios con los que se trabaja con el propio peso del cuerpo y algunos elementos propioceptivos, de coordinación, entre otros.

 

Si es parto normal, pasado el mes y medio o dos meses, ya es posible realizar cualquier tipo de actividad. En caso de cesárea, lo mismo, pero ejercicios más livianos.

¡ARRANCAMOS! Peral indica que la mejor manera de iniciarse en la actividad física es hacerlo de forma gradual para ir acostumbrando al cuerpo. “Quien ya realizaba actividad, deberá generar nuevamente la rutina para poder retomar el ritmo anterior, y quien empieza de cero, deberá ir aún más despacio”, especifica. Un buen comienzo sería arrancar con dos veces a la semana, una hora por día. “Pensar en sólo dos horas de las 168 que tiene toda una semana parece poco, ¿no? Pero, para empezar, es suficiente. Lo ideal es tener los días espaciados, de modo de disponer de un tiempo de recuperación muscular, pero que tampoco sea muy extenso entre estímulo y estímulo”, plantea la profesora. Y recomienda:

• 20’ caminata/trote.

• 4 series de 20 abdominales.

• 4 series de 10 sentadillas.

• 4 series de flexibilidad de brazos, manteniendo el apoyo sobre rodillas (entre 3 y 10).

Por último, la obstetra señala que hasta pasados los 3 meses del parto, principalmente si fue cesárea, se contraindica la realización de ejercicios abdominales. Y también advierte, que en entrenamientos más intensos, es importante tener en cuenta que si se trabajan los pectorales se pierde grasa pero además se reduce la capacidad de lactancia. “Este es un punto a considerar si la mamá quiere dar de amamantar. Lo que se sugiere entonces es una ejercitación más relajada de esa parte del cuerpo”, concluye la médica.

¡SIN EXCUSAS! ¿No te gusta el gimnasio? ¡Hay alternativas! Se puede caminar, trotar, bailar, andar en bici, rollers… Son múltiples e infinitas las opciones con las que contamos para dedicarnos un rato del día, para cuidar nuestro cuerpo y disfrutar de hacer algo que nos distraiga y divierta a la vez.

Temporada de pileta

BALI STYLE. Un espejo de agua de 11 x 4 metros precedido por una extensión a modo de miniplaya húmeda y cinco escalones parejos forman el bloque principal de esta pileta revestida en venecitas color marfil. Está diseñada en una misma profundidad, y suma en uno de sus laterales un borde de 30 cm de ancho por todo el largo para sentarse cómodamen­te con las piernas sumergidas. Pero además, la com­pletan otras dos playas húmedas de 2,70 x 4 metros (con reposeras de fibra para agua y cascadas de ma­terial) que se ubicaron a cada lado de un simpático gazebo central diseñado en clave Bali: columnas y terminaciones en madera dura, techo de chapa a cuatro aguas pintado de negro y el infaltable flequi­llo de paja. En su interior brillan los colores vibran­tes de los textiles de Oriente. (Arq. Carlos Sturla).

IN-OUT. Esta pileta de 12 x 6 metros construida con el sis­tema de hormigón gunitado (la mezcla de cemento, arena y piedra se proyecta a alta presión mediante un compresor de aire hasta darle forma a la caja de la piscina) contempla diferentes gadgets. Por un lado, el desborde infinito hacia el final del rectángulo, donde se encuentra el depósito escon­dido que recoge el agua y la filtra para que retorne libre de basura superficial. Está equipada, además, con una caldera a gas natural conectada a una electrobomba independiente y un termostato digital para poder programar la temperatura deseada. Así, su uso se extiende durante todo el año. Pero también el diseño brinda esa posibilidad: el tramo final del espejo de agua se mene en la casa y la convierte en una pileta in-out. (Piscinas Motta).

REDONDEADA. El clásico formato de 8 x 4 metros de esta pileta íntegramente revestida en venecitas azu- les se ve reforzado por el diseño de una terminación curva en la parte profunda, un recurso destinado a copiar la silueta del lago y darle otra imagen al es- pejo de agua. Allí, además, suma un desborde infi nito con recupero de agua, mientras que en la parte baja (foto der.) se destaca una playa húmeda de 2 metros de largo. Se usó un revestimiento de piedras naturales (foto ab. y der.), tanto para armar una pirca en uno de los lados, como para acompañar y reforzar la ter- minación curva y darle contención al reservorio de agua del desborde. Una pasarela tipo deck de lapacho natural ofi cia de solárium con reposeras de aluminio anodizado (Coin Vert). Para prevenir accidentes (la pi- leta está ubicada sobre una barranca), los laterales se protegieron con paneles de vidrio. (Selva Natatorios).

JUNTO AL RÍO. Un rectángulo perfecto de 10 x 5 me- tros que incorpora una playa húmeda de 4 metros de largo dibuja el espejo de agua de esta pileta ubicada en el boating, a la vera de un brazo del río. Para re- vestirla se utilizó el sistema Aquavation, de Aquarelle: una mezcla de cemento, cuarzo, mármol y polímeros que se aplica in situ y viene en varios colores. Acá se optó por un celeste claro que agudiza la frescura na- tural de la piscina. Toda la fi gura está enmarcada por un deck de lapacho tratado con laca en un color roble oscuro. A un costado (foto izq.) y al amparo de las plantas se armó un área de ducha, con panel y piso de lapacho y grifería de FV. Para descansar o tomar sol se dispusieron unos camastros, también de lapacho (Del Árbol) con lonas a rayas (Amare la Stampa) que se arriman o alejan de la sombra ofrecida por la pérgo- la realizada en madera rústica y parantes de alumino (Las Marinas). En tanto, desde el agua una reposera Modena realizada en fi bra de vidrio con sistema equi- librante (ARS) invita a una siesta acuática.

KILOMÉTRICA. Son 22,5 metros de largo de espejo de agua. Una medida envidiable que se acentúa en contraste con el ancho, de sólo 5,50 metros. Está revestida con venecitas viseladas color celeste y tiene un desborde infinito que acompaña uno de sus largos. Ocho ópticas de luz halógenas y dos equipos de filtrado completan su equipamiento (Selva Natatorios). Para enmarcarla se dispuso un piso térmico en formato de deck de un color gris claro que parece gastado por el paso del tiempo y se une con un generoso solárium de lapacho

BALI STYLE. Un espejo de agua de 11 x 4 metros precedido por una extensión a modo de miniplaya húmeda y cinco escalones parejos forman el bloque principal de esta pileta revestida en venecitas color marfil. Está diseñada en una misma profundidad, y suma en uno de sus laterales un borde de 30 cm de ancho por todo el largo para sentarse cómodamen­te con las piernas sumergidas. Pero además, la com­pletan otras dos playas húmedas de 2,70 x 4 metros (con reposeras de fibra para agua y cascadas de ma­terial) que se ubicaron a cada lado de un simpático gazebo central diseñado en clave Bali: columnas y terminaciones en madera dura, techo de chapa a cuatro aguas pintado de negro y el infaltable flequi­llo de paja. En su interior brillan los colores vibran­tes de los textiles de Oriente. (Arq. Carlos Sturla).

IN-OUT. Esta pileta de 12 x 6 metros construida con el sis­tema de hormigón gunitado (la mezcla de cemento, arena y piedra se proyecta a alta presión mediante un compresor de aire hasta darle forma a la caja de la piscina) contempla diferentes gadgets. Por un lado, el desborde infinito hacia el final del rectángulo, donde se encuentra el depósito escon­dido que recoge el agua y la filtra para que retorne libre de basura superficial. Está equipada, además, con una caldera a gas natural conectada a una electrobomba independiente y un termostato digital para poder programar la temperatura deseada. Así, su uso se extiende durante todo el año. Pero también el diseño brinda esa posibilidad: el tramo final del espejo de agua se mene en la casa y la convierte en una pileta in-out. (Piscinas Motta).

REDONDEADA. El clásico formato de 8 x 4 metros de esta pileta íntegramente revestida en venecitas azu- les se ve reforzado por el diseño de una terminación curva en la parte profunda, un recurso destinado a copiar la silueta del lago y darle otra imagen al es- pejo de agua. Allí, además, suma un desborde infi nito con recupero de agua, mientras que en la parte baja (foto der.) se destaca una playa húmeda de 2 metros de largo. Se usó un revestimiento de piedras naturales (foto ab. y der.), tanto para armar una pirca en uno de los lados, como para acompañar y reforzar la ter- minación curva y darle contención al reservorio de agua del desborde. Una pasarela tipo deck de lapacho natural ofi cia de solárium con reposeras de aluminio anodizado (Coin Vert). Para prevenir accidentes (la pi- leta está ubicada sobre una barranca), los laterales se protegieron con paneles de vidrio. (Selva Natatorios).

JUNTO AL RÍO. Un rectángulo perfecto de 10 x 5 me- tros que incorpora una playa húmeda de 4 metros de largo dibuja el espejo de agua de esta pileta ubicada en el boating, a la vera de un brazo del río. Para re- vestirla se utilizó el sistema Aquavation, de Aquarelle: una mezcla de cemento, cuarzo, mármol y polímeros que se aplica in situ y viene en varios colores. Acá se optó por un celeste claro que agudiza la frescura na- tural de la piscina. Toda la fi gura está enmarcada por un deck de lapacho tratado con laca en un color roble oscuro. A un costado (foto izq.) y al amparo de las plantas se armó un área de ducha, con panel y piso de lapacho y grifería de FV. Para descansar o tomar sol se dispusieron unos camastros, también de lapacho (Del Árbol) con lonas a rayas (Amare la Stampa) que se arriman o alejan de la sombra ofrecida por la pérgo- la realizada en madera rústica y parantes de alumino (Las Marinas). En tanto, desde el agua una reposera Modena realizada en fi bra de vidrio con sistema equi- librante (ARS) invita a una siesta acuática.

KILOMÉTRICA. Son 22,5 metros de largo de espejo de agua. Una medida envidiable que se acentúa en contraste con el ancho, de sólo 5,50 metros. Está revestida con venecitas viseladas color celeste y tiene un desborde infinito que acompaña uno de sus largos. Ocho ópticas de luz halógenas y dos equipos de filtrado completan su equipamiento (Selva Natatorios). Para enmarcarla se dispuso un piso térmico en formato de deck de un color gris claro que parece gastado por el paso del tiempo y se une con un generoso solárium de lapacho

Paloma Herrera: “No me tienta la maternidad”

Al igual que las palomas que vuelan por lo alto, ella siempre se sintió valiente, sin ataduras y con la libertad de crecer sin mandatos. “Creo que mis padres me pusieron este nombre porque me quisieron inculcar la libertad de las aves. Me dieron unas alas enormes para ser quien quisiera ser en esta vida”, explica Paloma Herrera (41). A dos años de su despedida de los escenarios, la bailarina más importante de la Argentina sigue dando que hablar y va por todo: es la flamante directora del ballet estable del Teatro Colón, publicó su autobiografía (Una intensa vida. Mi historia íntima como nunca antes la conté) y acaba de lanzar su primer perfume (Paloma Herrera, de Fragancias Cannon). “Hace mucho tiempo decidí registrar mi nombre porque sabía que algún día iba a hacer algo fuera de la danza, ¡y tener un perfume es increíble! Estuve involucrada en cada momento, desde la búsqueda del aroma hasta el packaging, adelanta súper entusiasmada en una de sus primeras notas como empresaria. Sobre la fragancia, asegura que es “etérea, transparente, floral y cero invasiva”. Aunque ya no pasa diez horas ensayando, con funciones todas las semanas y giras internacionales, Paloma mantiene su silueta intacta. “Estaba preparada mentalmente para que me cambiara el cuerpo, no me preocupaba. Sin embargo, estoy gratamente sorprendida”, aclara con una voz dulce y de bajo volumen. Quizás sean sus nuevos proyectos laborales, su vuelta definitiva a Buenos Aires o que está hace un año enamorada… Pero Paloma Herrera está más linda y simpática que nunca.

Desde que te retiraste hace dos años, ¿volviste a bailar? Nunca más volví a tomar una clase de danza. La última vez que bailé fue el 20 de noviembre de 2015. Dejé mis puntas en el escenario y nunca más las volví a usar. Tampoco soy de bailar mucho en las fiestas, prefiero ver a la gente bailar y divertirse.

¿Por qué? Si lo hice súper bien, ¿por qué ahora lo haría de forma mediocre? Retirarme a los 40 años me pareció el cierre perfecto. Quise dejar mi carrera en su máximo momento y que el público se quedara con esas imágenes en la retina. Para mí tuve la carrera ideal y tenía que terminar de manera impecable.

Nunca más volví a tomar una clase de danza. Dejé mis puntas en el escenario y nunca más las volví a usar

¿Extrañás? No. Igualmente, como directora del Colón estoy todo el día en los ensayos marcando las coreografías o dando clases. Ahora estoy fascinada con el bikram yoga, que es un tipo de entrenamiento súper power e intenso a 42 grados de temperatura. ¡Es como hacer ejercicio adentro de un sauna!

Después de tu despedida te mudaste definitivamente a la Argentina, ¿te costó acostumbrarte? Estoy totalmente adaptada, no me costó para nada. ¡Adoro! Después de 25 años de vivir afuera, el primer día que llegué acá sentí como si nunca me hubiera ido. Siempre fui de venir muy seguido, ya sea a visitar o a bailar.

UNA VIDA DE PELÍCULA. “A medida que iba escribiendo mi biografía decía ‘wooow, todo lo que hice’. Recién ahora tomé conciencia de las aventuras que viví, de los viajes y las personalidades increíbles que conocí gracias a la danza”, cuenta con la humildad de los grandes. Feliz y plena a los 41 años, recuerda con alegría los 20 y los 30, pero no volvería el tiempo atrás: “Me parece que cada etapa tiene lo suyo. Con el paso del tiempo me siento más profunda, intensa y sabia. Si no hubiese vivido de todo, hoy no sabría qué sirve y qué no”.

Soy antimandatos. No me quita el sueño casarme, hacer una fiesta ni tener hijos

¿Cuál es tu cable a tierra? Mi familia y haber venido tanto a Buenos Aires. Siempre me sentí una persona más. En vez de agrandarme, siento mucho agradecimiento. Los que tuvimos tanta suerte en la vida tenemos que ser mucho más generosos que el resto. Debemos ser mucho más humanos y estar agradecidos de por vida.

Ahora que ya no llevás una vida de trotamundos, ¿te gustaría casarte? Soy antimandatos. No me quita el sueño casarme, hacer una fiesta ni tener hijos. Yo siempre hice lo que sentía que me iba a hacer bien. He estado sola y súper contenta, enfocada en mis tiempos y deseos. Y ahora hace un año que estoy de novia (N. de la R.: prefiere no decir su nombre ya que no es una persona del ámbito público), disfrutando de la convivencia y compartiendo cada día con la persona que amo. Lo más importante es estar feliz, ya sea sola o en pareja.

¿Creés en el amor para toda la vida? ¡Claro! Así como estuve enamorada toda mi vida del baile y de mi carrera, ¿por qué no voy a estar enamorada toda la vida del mismo hombre? El amor hace que no te canses, no te aburras ni te des por vencida.

¿Te tienta la maternidad? La verdad que no me tienta. Sé que suena raro, poco convencional, pero nunca fui de esas mujeres que se mueren por los chiquitos. Pensé que con el correr del tiempo me iban a dar ganas, pero nunca me llegaron. Y tomo conciencia del te- ma, no es que me pasó la vida por delante y no me di cuenta. Todos los días elijo mi libertad, no tener responsabilidades y poder aprovechar cada oportunidad que se me presenta. Si hubiese tenido hijos, definitivamente no hubiera podido tener la carrera que tuve. Suena un poco egoísta, pero me encantó mi vida de bailarina. Y ahora estoy disfrutando mi vida en pareja. Nunca se puede decir “nunca”, pero hoy estoy feliz así. ¡Más no le puedo pedir a la vida! 

Al igual que las palomas que vuelan por lo alto, ella siempre se sintió valiente, sin ataduras y con la libertad de crecer sin mandatos. “Creo que mis padres me pusieron este nombre porque me quisieron inculcar la libertad de las aves. Me dieron unas alas enormes para ser quien quisiera ser en esta vida”, explica Paloma Herrera (41). A dos años de su despedida de los escenarios, la bailarina más importante de la Argentina sigue dando que hablar y va por todo: es la flamante directora del ballet estable del Teatro Colón, publicó su autobiografía (Una intensa vida. Mi historia íntima como nunca antes la conté) y acaba de lanzar su primer perfume (Paloma Herrera, de Fragancias Cannon). “Hace mucho tiempo decidí registrar mi nombre porque sabía que algún día iba a hacer algo fuera de la danza, ¡y tener un perfume es increíble! Estuve involucrada en cada momento, desde la búsqueda del aroma hasta el packaging, adelanta súper entusiasmada en una de sus primeras notas como empresaria. Sobre la fragancia, asegura que es “etérea, transparente, floral y cero invasiva”. Aunque ya no pasa diez horas ensayando, con funciones todas las semanas y giras internacionales, Paloma mantiene su silueta intacta. “Estaba preparada mentalmente para que me cambiara el cuerpo, no me preocupaba. Sin embargo, estoy gratamente sorprendida”, aclara con una voz dulce y de bajo volumen. Quizás sean sus nuevos proyectos laborales, su vuelta definitiva a Buenos Aires o que está hace un año enamorada… Pero Paloma Herrera está más linda y simpática que nunca.

Desde que te retiraste hace dos años, ¿volviste a bailar? Nunca más volví a tomar una clase de danza. La última vez que bailé fue el 20 de noviembre de 2015. Dejé mis puntas en el escenario y nunca más las volví a usar. Tampoco soy de bailar mucho en las fiestas, prefiero ver a la gente bailar y divertirse.

¿Por qué? Si lo hice súper bien, ¿por qué ahora lo haría de forma mediocre? Retirarme a los 40 años me pareció el cierre perfecto. Quise dejar mi carrera en su máximo momento y que el público se quedara con esas imágenes en la retina. Para mí tuve la carrera ideal y tenía que terminar de manera impecable.

Nunca más volví a tomar una clase de danza. Dejé mis puntas en el escenario y nunca más las volví a usar

¿Extrañás? No. Igualmente, como directora del Colón estoy todo el día en los ensayos marcando las coreografías o dando clases. Ahora estoy fascinada con el bikram yoga, que es un tipo de entrenamiento súper power e intenso a 42 grados de temperatura. ¡Es como hacer ejercicio adentro de un sauna!

Después de tu despedida te mudaste definitivamente a la Argentina, ¿te costó acostumbrarte? Estoy totalmente adaptada, no me costó para nada. ¡Adoro! Después de 25 años de vivir afuera, el primer día que llegué acá sentí como si nunca me hubiera ido. Siempre fui de venir muy seguido, ya sea a visitar o a bailar.

UNA VIDA DE PELÍCULA. “A medida que iba escribiendo mi biografía decía ‘wooow, todo lo que hice’. Recién ahora tomé conciencia de las aventuras que viví, de los viajes y las personalidades increíbles que conocí gracias a la danza”, cuenta con la humildad de los grandes. Feliz y plena a los 41 años, recuerda con alegría los 20 y los 30, pero no volvería el tiempo atrás: “Me parece que cada etapa tiene lo suyo. Con el paso del tiempo me siento más profunda, intensa y sabia. Si no hubiese vivido de todo, hoy no sabría qué sirve y qué no”.

Soy antimandatos. No me quita el sueño casarme, hacer una fiesta ni tener hijos

¿Cuál es tu cable a tierra? Mi familia y haber venido tanto a Buenos Aires. Siempre me sentí una persona más. En vez de agrandarme, siento mucho agradecimiento. Los que tuvimos tanta suerte en la vida tenemos que ser mucho más generosos que el resto. Debemos ser mucho más humanos y estar agradecidos de por vida.

Ahora que ya no llevás una vida de trotamundos, ¿te gustaría casarte? Soy antimandatos. No me quita el sueño casarme, hacer una fiesta ni tener hijos. Yo siempre hice lo que sentía que me iba a hacer bien. He estado sola y súper contenta, enfocada en mis tiempos y deseos. Y ahora hace un año que estoy de novia (N. de la R.: prefiere no decir su nombre ya que no es una persona del ámbito público), disfrutando de la convivencia y compartiendo cada día con la persona que amo. Lo más importante es estar feliz, ya sea sola o en pareja.

¿Creés en el amor para toda la vida? ¡Claro! Así como estuve enamorada toda mi vida del baile y de mi carrera, ¿por qué no voy a estar enamorada toda la vida del mismo hombre? El amor hace que no te canses, no te aburras ni te des por vencida.

¿Te tienta la maternidad? La verdad que no me tienta. Sé que suena raro, poco convencional, pero nunca fui de esas mujeres que se mueren por los chiquitos. Pensé que con el correr del tiempo me iban a dar ganas, pero nunca me llegaron. Y tomo conciencia del te- ma, no es que me pasó la vida por delante y no me di cuenta. Todos los días elijo mi libertad, no tener responsabilidades y poder aprovechar cada oportunidad que se me presenta. Si hubiese tenido hijos, definitivamente no hubiera podido tener la carrera que tuve. Suena un poco egoísta, pero me encantó mi vida de bailarina. Y ahora estoy disfrutando mi vida en pareja. Nunca se puede decir “nunca”, pero hoy estoy feliz así. ¡Más no le puedo pedir a la vida! 

Tips para quererse bien

Es complicado elaborar la larga lista de temas ríspidos que abordan las parejas que llegan a terapia para superar una crisis. Cada par es único. Esas mínimas frases y acciones cotidianas hacen mella sin que muchas veces seamos conscientes, al menos hasta que la disputa no tiene vuelta atrás. La psicóloga y escritora Alicia López Blanco las detalla en su último libro (el número dieciséis que tiene esta especialista en el enfoque holístico) Ser, hacer y trascender (Albatros). Y lo hace con el objetivo de que reflexionemos sobre nuestros propios patrones: esos modos de ser que suelen automatizarse y nunca se cuestionan. Especialmente porque se internalizan en las primeras etapas del crecimiento. Uno de los mecanismos más habituales que aparecen en la consulta es la proyección (cuando ponemos en el otro la causa y la solución de nuestro malestar o conflicto) y la aceptación del otro más allá de lo que nos gustaría. “Siempre es más difícil asumir las propias dificultades y resistencias”, analiza Blanco, y repasa otras de las maneras nocivas de boicotear la pareja, que no aparecen puras –o rara vez lo hacen– sino que se combinan. Seguro te suenan.

HUNDIDO. La negatividad o la tendencia a ver el lado débil de todo puede hacer subir la intensidad conflictiva de cualquier relación. Es cierto que la falta es lo que nos motoriza hacia un nuevo objetivo: el problema es cuando nos enfocamos en el agujero todo el tiempo. Manipular al otro de manera solapada y lograr que haga lo que uno quiere es otro motivo de discusión. Una típica: que él o ella tengan la sensación de que está haciendo algo mal, aunque nadie lo verbalice directamente. A veces es un gesto, una simple actitud o una entonación. Un ejemplo: estás por ir a encontrarte con tus amigas y él te dice, “andá tranqui, me quedo solo, algo voy a encontrar para hacer”. Detrás de la autocompasión y la victimización puede haber una manipulación encubierta. La queja también es una de las más evidentes y tiene que ver con la falta de responsabilidad personal sobre lo que nos pasa. Es claro que enunciar en voz alta una insatisfacción no es pura catarsis: estoy esperando que el otro haga algo por mí que yo no estoy pudiendo hacer. También están la oposición y la burla o la crítica negativa. La primera aparece cuando la pareja está en lucha permanente y no puede conciliar posiciones opuestas porque, en definitiva, el único objetivo es tener razón y aclamar “¡Te lo dije!”. La segunda se evidencia en la ironía, la tendencia a rotular y remarcar cierta actitud del otro. “Que el otro no encuentre nada bueno en vos esconde un gesto de desaprobación y lentamente va socavando tu autoestima”, analiza Blanco.

MOVERSE EN OTRA DIRECCIÓN. Hasta acá el diagnóstico, el estado de situación. Porque no son tiempos de gloria para el corazón. “Es una época reactiva”, sintetiza el psicólogo especialista en pareja de la Escuela Sistémica Argentina, Fernando Rubano. Y sigue: “Solemos caer en respuestas emocionalmente muy fuertes y desmedidas con lo que realmente sucede. Por ahí una pareja pasa tres días sin hablarse porque no se quieren escuchar. A diferencia de otras épocas, estamos poco tolerantes y nos cuesta muchísimo trabajar por la relación”. ¿Pero cómo dar un paso al costado frente a estas dinámicas tóxicas? Una vez más, no hay grandes secretos, aunque lo más simple es una cuesta escarpada. Para modificar roles hay que intentar abrir el diálogo, flexibilizar posiciones y disminuir las expectativas que derivan en frustración. Se trata de generar acuerdos y encontrar un modelo adecuado para resolver los conflictos que aparecen. Al diseñar pautas y límites distintos la pareja se alivia y recobra las chances que alguna vez tuvo. 

TIPS ANTIDESBORDE. Por Alicia López Blanco

xElegir las batallas que vamos a dar es fundamental para evitar discusiones innecesarias. Si todo es importante, nada lo es.

xEl momento adecuado para hablar es cuando la emoción baja y aparece la razón. Detrás de todo enojo hay un dolor, pero el motivo no aparece enseguida, hay que esperar.

xUna buena idea es hablar una vez que hayan pasado veinticuatro horas, pero no dejar pasar más de ese tiempo sin estar en contacto. Podemos proponer: “Necesitamos abordar este tema, pero hagámoslo después”.

xEscribir ayuda a clarificarse.

xHay que calificar la situación y evitar ponerle calificativos al otro: “Siento que estás anteponiendo otras cosas a la relación” es mejor que “Sos un abandónico o un desconsiderado”.

xNo se trata de quién tiene la razón, negociar implica que ambos cedan. Si hay una lucha de poder o tironeo es imposible armonizar. Las razones de cada uno son igualmente válidas.

Es complicado elaborar la larga lista de temas ríspidos que abordan las parejas que llegan a terapia para superar una crisis. Cada par es único. Esas mínimas frases y acciones cotidianas hacen mella sin que muchas veces seamos conscientes, al menos hasta que la disputa no tiene vuelta atrás. La psicóloga y escritora Alicia López Blanco las detalla en su último libro (el número dieciséis que tiene esta especialista en el enfoque holístico) Ser, hacer y trascender (Albatros). Y lo hace con el objetivo de que reflexionemos sobre nuestros propios patrones: esos modos de ser que suelen automatizarse y nunca se cuestionan. Especialmente porque se internalizan en las primeras etapas del crecimiento. Uno de los mecanismos más habituales que aparecen en la consulta es la proyección (cuando ponemos en el otro la causa y la solución de nuestro malestar o conflicto) y la aceptación del otro más allá de lo que nos gustaría. “Siempre es más difícil asumir las propias dificultades y resistencias”, analiza Blanco, y repasa otras de las maneras nocivas de boicotear la pareja, que no aparecen puras –o rara vez lo hacen– sino que se combinan. Seguro te suenan.

HUNDIDO. La negatividad o la tendencia a ver el lado débil de todo puede hacer subir la intensidad conflictiva de cualquier relación. Es cierto que la falta es lo que nos motoriza hacia un nuevo objetivo: el problema es cuando nos enfocamos en el agujero todo el tiempo. Manipular al otro de manera solapada y lograr que haga lo que uno quiere es otro motivo de discusión. Una típica: que él o ella tengan la sensación de que está haciendo algo mal, aunque nadie lo verbalice directamente. A veces es un gesto, una simple actitud o una entonación. Un ejemplo: estás por ir a encontrarte con tus amigas y él te dice, “andá tranqui, me quedo solo, algo voy a encontrar para hacer”. Detrás de la autocompasión y la victimización puede haber una manipulación encubierta. La queja también es una de las más evidentes y tiene que ver con la falta de responsabilidad personal sobre lo que nos pasa. Es claro que enunciar en voz alta una insatisfacción no es pura catarsis: estoy esperando que el otro haga algo por mí que yo no estoy pudiendo hacer. También están la oposición y la burla o la crítica negativa. La primera aparece cuando la pareja está en lucha permanente y no puede conciliar posiciones opuestas porque, en definitiva, el único objetivo es tener razón y aclamar “¡Te lo dije!”. La segunda se evidencia en la ironía, la tendencia a rotular y remarcar cierta actitud del otro. “Que el otro no encuentre nada bueno en vos esconde un gesto de desaprobación y lentamente va socavando tu autoestima”, analiza Blanco.

MOVERSE EN OTRA DIRECCIÓN. Hasta acá el diagnóstico, el estado de situación. Porque no son tiempos de gloria para el corazón. “Es una época reactiva”, sintetiza el psicólogo especialista en pareja de la Escuela Sistémica Argentina, Fernando Rubano. Y sigue: “Solemos caer en respuestas emocionalmente muy fuertes y desmedidas con lo que realmente sucede. Por ahí una pareja pasa tres días sin hablarse porque no se quieren escuchar. A diferencia de otras épocas, estamos poco tolerantes y nos cuesta muchísimo trabajar por la relación”. ¿Pero cómo dar un paso al costado frente a estas dinámicas tóxicas? Una vez más, no hay grandes secretos, aunque lo más simple es una cuesta escarpada. Para modificar roles hay que intentar abrir el diálogo, flexibilizar posiciones y disminuir las expectativas que derivan en frustración. Se trata de generar acuerdos y encontrar un modelo adecuado para resolver los conflictos que aparecen. Al diseñar pautas y límites distintos la pareja se alivia y recobra las chances que alguna vez tuvo. 

TIPS ANTIDESBORDE. Por Alicia López Blanco

xElegir las batallas que vamos a dar es fundamental para evitar discusiones innecesarias. Si todo es importante, nada lo es.

xEl momento adecuado para hablar es cuando la emoción baja y aparece la razón. Detrás de todo enojo hay un dolor, pero el motivo no aparece enseguida, hay que esperar.

xUna buena idea es hablar una vez que hayan pasado veinticuatro horas, pero no dejar pasar más de ese tiempo sin estar en contacto. Podemos proponer: “Necesitamos abordar este tema, pero hagámoslo después”.

xEscribir ayuda a clarificarse.

xHay que calificar la situación y evitar ponerle calificativos al otro: “Siento que estás anteponiendo otras cosas a la relación” es mejor que “Sos un abandónico o un desconsiderado”.

xNo se trata de quién tiene la razón, negociar implica que ambos cedan. Si hay una lucha de poder o tironeo es imposible armonizar. Las razones de cada uno son igualmente válidas.

Wanda Nara: “No festejé los 30. Este año tiro la casa por la ventana”

En el mundo de Wanda hay muchos sillones blancos, arañas con caireles y enormes portarretratos de plata con fotos de sus hijos. También hay pulseras Cartier, carteras Dolce & Gabbana personalizadas –una lleva los nombres de sus hijos, otra el suyo y la última “Sra. Icardi” y la bandera argentina– y un par de zapatos Chanel soñados que usó Gidi Hadid en la tapa de Vogue (París) en febrero de 2016. “Los vi y me enamoré, no paré hasta conseguirlos. Y ahora que los tengo, Mauro me dice: ¿tanto lío por esos zapatos? ¡Los hombres no entienden nada!”, confiesa Wanda (30) entre risas mientras levanta del piso un botín de fútbol y separa un pañal para cambiar a Isabella (10 meses). “Yo me esfuerzo por mostrar mi costado más glamoroso, pero ésta también es mi realidad: 5 niños de entre 10 meses y 8 años que juegan al fútbol, corren por la casa todo el día y ocupan gran parte de mi tiempo”.

Pero tendrás mucha ayuda, Wanda. Una te imagina rodeada de un ejército de niñeras… ¿Vos ves ese ejército en algún lado? ¡Avisame porque lo necesito y no lo encuentro! Mauro es antiayuda: le gusta que estemos solos con los chicos. De hecho, a Dubai y Maldivas fuimos los 7, sin niñera. Y te aseguro que no es simple. ¡Pero sobrevivimos! Con 5 chicos la única forma de salir adelante es trabajar en equipo. Eso hacemos con Mauro.

¿Y tienen las tareas divididas? ¿Cada uno sabe lo que le toca? Sí, sí, somos bastante organizados. Yo me rio porque, no bien subimos al avión, Mauro saca los pijamas y se los pone a todos. Pero es como algo automático, ya tiene internalizado que esa es una de sus tareas. La gente lo mira en el avión y no lo puede creer. Para colmo yo soy una inútil total cuando volamos porque tengo terror, me paraliza el avión. Es algo que no logro manejar.

Me critican porque viajo en un avión privado, pero te digo la verdad: ¡somos tantos que nos cuesta lo mismo que pagar los pasajes en un avión de línea!.

¿Te gustaría tener más hijos? ¡A mí me encantaría! Pero Mauro no quiere saber nada. No sólo por el peligro que implicaría una sexta cesárea para mí, él es más sensato y piensa en lo difícil que es movilizarnos. ¡Somos una banda! Hay gente que me critica porque viajo en un avión privado, pero te digo la verdad: ¡somos tantos que nos cuesta lo mismo que pagar los pasajes en un avión de línea! Y la realidad es que vamos más cómodos y tranquilos.

En el programa de Susana (Giménez) te quejaste del poco tiempo que pasás a solas con Mauro…. Sí, es verdad. Mirá, este año armé un viaje para estar sola con Mauro: le pedí a mamá que viniera a cuidar a los chicos, reservé hoteles y vuelos. Estaba todo listo. Unos días antes de salir, Mauro me dijo: “no puedo dejarlos, gordita. Llevemos a los chicos”.

¿Pero qué te dice? ¿Por qué siente que no puede dejarlos? Él me explica que es poco el tiempo que tenemos para compartir vacaciones con los chicos. Mauro se fue a los 13 años de su casa y eso es algo normal para un chico que quiere dedicarse profesionalmente al fútbol, entonces me dice: si te ponés a pensar no nos quedan tantos años con Valentino (8), que quiere ser futbolista. Y es cierto. Cuando me lo explicó lo entendí. Para él la familia es todo.

Hablás de Mauro y suena como un hombre súper maduro aunque sólo tiene 24 años ¡Pero claro! ¡Mauro es el maduro en esta pareja! ¿Vos creías que era yo porque tengo 6 años más que  él? Para nada.

¿Nunca te pesó la diferencia de edad? No te voy a mentir: al principio sí. Tenía mucho prejuicio y me pesaba que fuera más joven que yo. Pero éramos amigos y lo conocía bien, sabía lo responsable y serio que era con todo. Empezamos a salir y perdí el miedo: él me dio la seguridad que necesitaba.

¿Estás en negociaciones con Telefe para tener tu propio programa de tevé? Sí, llevamos un tiempo charlando y ahora avanzamos en un proyecto para hacer algo con Zaira (Nara). La idea es que se grabe un poco en la Argentina y otro poco en Italia.

¿Sería un reality show onda las Kardashian? (Se ríe) No sé si esa es la idea exacta, pero sí tendría algo de reality y también haríamos entrevistas. Es algo original y divertido que creo que va a dar que hablar. ¡Ojalá se dé!

Yo siempre pido lo mismo: salud para mi familia.

¿Es verdad que en Uruguay te enojaste porque no te ubicaron en el palco que tenías reservado para ver el partido? No, son inventos. Tardamos en llegar al palco porque Zaira se había encaprichado en comer un choripán en la cancha y, hasta que el marido no se lo consiguió, no nos ubicamos. Eso fue todo. Y te pido que lo aclares en la nota: el marido de Zaira es un santo que le tiene una paciencia infinita.

Cumpliste 30 años. Me imaginaba un súper festejo y no subiste ni un video, cero fotos… ¿qué pasó? ¡Ay, no me hagas acordar de ese día! Fue el festejo más triste del mundo. Cayó sábado, estaba sola con los chicos (Mauro concentrado), muy cansada y no hice nada de nada.

¡Esa celebración no es digna de vos! Tenés razón y me viene bien que lo hayamos hablado. No festejé los 30, este año prometo tirar la casa por la ventana (se ríe).

¿Y cuáles van a ser tus tres deseos ese día? Yo siempre pido lo mismo: salud para mi familia. No es algo original, pero es lo que todos queremos, lo único real- mente importante en la vida, ¿no? Pero este año tengo otro pedido muy especial, lo que más deseo en este momento de mi vida: que la Argentina clasifique para el mundial y salgamos campeones en Rusia. Ése es mi gran sueño

En el mundo de Wanda hay muchos sillones blancos, arañas con caireles y enormes portarretratos de plata con fotos de sus hijos. También hay pulseras Cartier, carteras Dolce & Gabbana personalizadas –una lleva los nombres de sus hijos, otra el suyo y la última “Sra. Icardi” y la bandera argentina– y un par de zapatos Chanel soñados que usó Gidi Hadid en la tapa de Vogue (París) en febrero de 2016. “Los vi y me enamoré, no paré hasta conseguirlos. Y ahora que los tengo, Mauro me dice: ¿tanto lío por esos zapatos? ¡Los hombres no entienden nada!”, confiesa Wanda (30) entre risas mientras levanta del piso un botín de fútbol y separa un pañal para cambiar a Isabella (10 meses). “Yo me esfuerzo por mostrar mi costado más glamoroso, pero ésta también es mi realidad: 5 niños de entre 10 meses y 8 años que juegan al fútbol, corren por la casa todo el día y ocupan gran parte de mi tiempo”.

Pero tendrás mucha ayuda, Wanda. Una te imagina rodeada de un ejército de niñeras… ¿Vos ves ese ejército en algún lado? ¡Avisame porque lo necesito y no lo encuentro! Mauro es antiayuda: le gusta que estemos solos con los chicos. De hecho, a Dubai y Maldivas fuimos los 7, sin niñera. Y te aseguro que no es simple. ¡Pero sobrevivimos! Con 5 chicos la única forma de salir adelante es trabajar en equipo. Eso hacemos con Mauro.

¿Y tienen las tareas divididas? ¿Cada uno sabe lo que le toca? Sí, sí, somos bastante organizados. Yo me rio porque, no bien subimos al avión, Mauro saca los pijamas y se los pone a todos. Pero es como algo automático, ya tiene internalizado que esa es una de sus tareas. La gente lo mira en el avión y no lo puede creer. Para colmo yo soy una inútil total cuando volamos porque tengo terror, me paraliza el avión. Es algo que no logro manejar.

Me critican porque viajo en un avión privado, pero te digo la verdad: ¡somos tantos que nos cuesta lo mismo que pagar los pasajes en un avión de línea!.

¿Te gustaría tener más hijos? ¡A mí me encantaría! Pero Mauro no quiere saber nada. No sólo por el peligro que implicaría una sexta cesárea para mí, él es más sensato y piensa en lo difícil que es movilizarnos. ¡Somos una banda! Hay gente que me critica porque viajo en un avión privado, pero te digo la verdad: ¡somos tantos que nos cuesta lo mismo que pagar los pasajes en un avión de línea! Y la realidad es que vamos más cómodos y tranquilos.

En el programa de Susana (Giménez) te quejaste del poco tiempo que pasás a solas con Mauro…. Sí, es verdad. Mirá, este año armé un viaje para estar sola con Mauro: le pedí a mamá que viniera a cuidar a los chicos, reservé hoteles y vuelos. Estaba todo listo. Unos días antes de salir, Mauro me dijo: “no puedo dejarlos, gordita. Llevemos a los chicos”.

¿Pero qué te dice? ¿Por qué siente que no puede dejarlos? Él me explica que es poco el tiempo que tenemos para compartir vacaciones con los chicos. Mauro se fue a los 13 años de su casa y eso es algo normal para un chico que quiere dedicarse profesionalmente al fútbol, entonces me dice: si te ponés a pensar no nos quedan tantos años con Valentino (8), que quiere ser futbolista. Y es cierto. Cuando me lo explicó lo entendí. Para él la familia es todo.

Hablás de Mauro y suena como un hombre súper maduro aunque sólo tiene 24 años ¡Pero claro! ¡Mauro es el maduro en esta pareja! ¿Vos creías que era yo porque tengo 6 años más que  él? Para nada.

¿Nunca te pesó la diferencia de edad? No te voy a mentir: al principio sí. Tenía mucho prejuicio y me pesaba que fuera más joven que yo. Pero éramos amigos y lo conocía bien, sabía lo responsable y serio que era con todo. Empezamos a salir y perdí el miedo: él me dio la seguridad que necesitaba.

¿Estás en negociaciones con Telefe para tener tu propio programa de tevé? Sí, llevamos un tiempo charlando y ahora avanzamos en un proyecto para hacer algo con Zaira (Nara). La idea es que se grabe un poco en la Argentina y otro poco en Italia.

¿Sería un reality show onda las Kardashian? (Se ríe) No sé si esa es la idea exacta, pero sí tendría algo de reality y también haríamos entrevistas. Es algo original y divertido que creo que va a dar que hablar. ¡Ojalá se dé!

Yo siempre pido lo mismo: salud para mi familia.

¿Es verdad que en Uruguay te enojaste porque no te ubicaron en el palco que tenías reservado para ver el partido? No, son inventos. Tardamos en llegar al palco porque Zaira se había encaprichado en comer un choripán en la cancha y, hasta que el marido no se lo consiguió, no nos ubicamos. Eso fue todo. Y te pido que lo aclares en la nota: el marido de Zaira es un santo que le tiene una paciencia infinita.

Cumpliste 30 años. Me imaginaba un súper festejo y no subiste ni un video, cero fotos… ¿qué pasó? ¡Ay, no me hagas acordar de ese día! Fue el festejo más triste del mundo. Cayó sábado, estaba sola con los chicos (Mauro concentrado), muy cansada y no hice nada de nada.

¡Esa celebración no es digna de vos! Tenés razón y me viene bien que lo hayamos hablado. No festejé los 30, este año prometo tirar la casa por la ventana (se ríe).

¿Y cuáles van a ser tus tres deseos ese día? Yo siempre pido lo mismo: salud para mi familia. No es algo original, pero es lo que todos queremos, lo único real- mente importante en la vida, ¿no? Pero este año tengo otro pedido muy especial, lo que más deseo en este momento de mi vida: que la Argentina clasifique para el mundial y salgamos campeones en Rusia. Ése es mi gran sueño