Deporte & mujeres: Rosario corrió su mejor carrera

Durante el viernes 12 y el sábado 13 de mayo, la Expo 21K de adidas -en la ciudad de Rosario- fue el escenario para actividades especialmente pensadas para la mujer.

En el Espacio Mujer se recibió a más de 150 deportistas con una grilla exclusiva de deporte y corners de nail art y hair style. Las chicas de Fit Barre hicieron bailar a las corredoras, con un workout que fusiona las bases del ballet con técnicas de pilates y fitness. Y Natalia Franzoni dictó clases de yoga y respiración.

Además, se desarrollaron charlas sobre alimentación e hidratación saludable pre y post ejercicio, dos ítems importantes en la preparación y la rutina deportiva.

@CaleRuggieri y las bloggers @DelfiFerrari y Flor Fernandez de @thehealthyblogger fueron parte del increíble evento. ¡Mirá el video!

Durante el viernes 12 y el sábado 13 de mayo, la Expo 21K de adidas -en la ciudad de Rosario- fue el escenario para actividades especialmente pensadas para la mujer.

En el Espacio Mujer se recibió a más de 150 deportistas con una grilla exclusiva de deporte y corners de nail art y hair style. Las chicas de Fit Barre hicieron bailar a las corredoras, con un workout que fusiona las bases del ballet con técnicas de pilates y fitness. Y Natalia Franzoni dictó clases de yoga y respiración.

Además, se desarrollaron charlas sobre alimentación e hidratación saludable pre y post ejercicio, dos ítems importantes en la preparación y la rutina deportiva.

@CaleRuggieri y las bloggers @DelfiFerrari y Flor Fernandez de @thehealthyblogger fueron parte del increíble evento. ¡Mirá el video!

Jojo Moyes: “Si no escribo no sé quién soy”

En un mundo en el que las ventas marcan el norte en las editoriales y donde la meta es lograr best sellers, no es fácil ser escritor. Jojo Moyes (47) lo sabe bien. Periodista de profesión –trabajó 10 años en el diario inglés The Independent–, decidió dedicarse a la escritura en 2002, pero su éxito no fue inmediato: le tomó ocho libros alcanzar la obra que selló su carrera. Su reconocimiento a nivel mundial llegó en 2012, con la publicación de Yo antes de ti, libro que en 2014 fue llevado al cine –con Emilia Clarke (Game of Thrones) y Sam Claflin (Piratas del Caribe)– y la catapultó a la fama. La historia de amor entre Louisa, una joven sin ambición y Will, un empresario exitoso que sufre un accidente, queda tetrapléjico y termina realizando un suicidio asistido, se volvió de culto para los adolescentes, especialmente en Brasil y Argentina, donde la autora pasó a presentar sus libros traducidos al portugués y al español por primera vez. “En mi país, cuando me encuentro con mis lectores todos me saludan formalmente. En Brasil y Argentina, la primera noche me habrán besado unas 200 veces. Le dije a mi marido ‘me han besado más acá que en veinte años de matrimonio”, cuenta entre risas y asegura que su hija de 19 y sus varones de 16 y 12 años no lo pueden creer. “Me gusta ese entusiasmo. Yo no fui una escritora exitosa por bastante tiempo, así que después de haber vivido eso ver gente que se emociona con algo que escribí es una sensación lindísima”, agrega.

¿Por qué creés que tus libros cosecharon tantos fans entre los jóvenes? Indudablemente tiene que ver con Yo antes de ti; creo que muchas chicas jóvenes se identifican con el personaje de Louisa. Actualmente se les pide a los jóvenes que tengan claro su rumbo, pero Louisa no sabe lo que quiere, no tiene una ambición clara, y creo que así se sienten muchas mujeres jóvenes hoy.

Contabas que no siempre fuiste una escritora exitosa, ¿qué te motivó a seguir adelante? Supongo que el hecho de que amo escribir. Pensé en abandonar cuando tuve una reunión con mis editores anteriores y me di cuenta de que no tenían mucha fe en mi habilidad para vender libros. Estaba volviendo a casa en el colectivo y mirando por la ventana vi una mujer policía montada a caballo. Y pensé, tal vez podría dedicarme a eso. Pero enseguida me contesté: “o podría escribir un libro sobre una policía que anda a caballo”, y ahí me di cuenta de que lo mío es esto, que es como el mundo tiene sentido para mí. Si no escribo no sé quién soy.

¿Siempre te gustó escribir? Fui hija única hasta los 19 años, así que viví mucho en mi imaginación. De chica escribía historias y hasta hacía los dibujos. En el colegio, Literatura era mi materia preferida, pero nunca pensé que iba a ser escritora. Sólo cuando fui periodista descubrí que tenía una voz y que tenía algo para decir. Empecé a escribir en mi tiempo libre y terminé escribiendo tres libros hasta que el cuarto fue publicado.

¿De dónde vienen las ideas de las tramas de tus libros? La mayoría de las veces de las noticias. Habiendo sido periodista veo historias en todos lados, creo que el periodismo enseña a concebir el mundo de otra forma y a hacernos preguntas. En La chica que dejaste atrás me inspiré en un artículo que tuve que escribir sobre la restitución de obras de arte después de la guerra. Yo antes de ti se inspiró en una historia que escuché en las noticias de un joven atleta que convenció a sus padres de que lo llevaran a un centro de suicidio asistido después de haber tenido un accidente.

¿Y los personajes? Esa es la cuestión más importante para mí, es lo que más trabajo me lleva. Antes de empezar a escribir me compro un bloc de hojas de hojas sin renglones, una birome negra y empiezo a pensar quiénes van a ser mis personajes. Creo historias para ellos: dónde crecieron, qué hacían sus padres, qué les gusta comer, qué música escuchan, qué es lo peor que les ha pasado. De todas esas historias es probable que el 90% del material no lo use, pero es lo que hace que cuando los personajes se encuentran haya tensión, porque sabés quiénes son, qué le está pasando a cada uno. Si no conocés bien a tus personajes, cuando se encuentran es como una muy mala cita a ciegas (risas).

Yo antes de ti se transformó en película y vos participaste escribiendo el guion. ¿Cómo fue esa experiencia? Fue increíble, una de las mejores que viví. Sé que puede ser estresante para muchos escritores, pero yo tuve muy buenos consejos de un amigo: no meterme en el camino del director ni de los actores. “Cuando sos el escritor de una película sos el último de la fi la, no sos importante, es distinto”, me dijo, y eso me ayudó. Creo que muchos escritores cometen el error de pensar que tienen un rol que cumplir. Yo me relajé y esperé que la directora viniera a mí y así ocurrió, venía todos los días a preguntarme qué me parecían los cambios que hacían y eso fue fantástico.

¿Hay algún mensaje que te gustaría transmitir en tus libros? No busco dejar ningún mensaje porque escribo para contar historias. Pero sí soy muy consciente de lo que escribo, no quiero ser parte de un problema, como la forma de presentar a las mujeres en nuestra sociedad. Por eso me esfuerzo porque mis personajes femeninos sean fuertes y transmitan a otras mujeres la importancia de ser protagonistas de sus propias vidas, que salgan y reclamen su espacio.

 

En un mundo en el que las ventas marcan el norte en las editoriales y donde la meta es lograr best sellers, no es fácil ser escritor. Jojo Moyes (47) lo sabe bien. Periodista de profesión –trabajó 10 años en el diario inglés The Independent–, decidió dedicarse a la escritura en 2002, pero su éxito no fue inmediato: le tomó ocho libros alcanzar la obra que selló su carrera. Su reconocimiento a nivel mundial llegó en 2012, con la publicación de Yo antes de ti, libro que en 2014 fue llevado al cine –con Emilia Clarke (Game of Thrones) y Sam Claflin (Piratas del Caribe)– y la catapultó a la fama. La historia de amor entre Louisa, una joven sin ambición y Will, un empresario exitoso que sufre un accidente, queda tetrapléjico y termina realizando un suicidio asistido, se volvió de culto para los adolescentes, especialmente en Brasil y Argentina, donde la autora pasó a presentar sus libros traducidos al portugués y al español por primera vez. “En mi país, cuando me encuentro con mis lectores todos me saludan formalmente. En Brasil y Argentina, la primera noche me habrán besado unas 200 veces. Le dije a mi marido ‘me han besado más acá que en veinte años de matrimonio”, cuenta entre risas y asegura que su hija de 19 y sus varones de 16 y 12 años no lo pueden creer. “Me gusta ese entusiasmo. Yo no fui una escritora exitosa por bastante tiempo, así que después de haber vivido eso ver gente que se emociona con algo que escribí es una sensación lindísima”, agrega.

¿Por qué creés que tus libros cosecharon tantos fans entre los jóvenes? Indudablemente tiene que ver con Yo antes de ti; creo que muchas chicas jóvenes se identifican con el personaje de Louisa. Actualmente se les pide a los jóvenes que tengan claro su rumbo, pero Louisa no sabe lo que quiere, no tiene una ambición clara, y creo que así se sienten muchas mujeres jóvenes hoy.

Contabas que no siempre fuiste una escritora exitosa, ¿qué te motivó a seguir adelante? Supongo que el hecho de que amo escribir. Pensé en abandonar cuando tuve una reunión con mis editores anteriores y me di cuenta de que no tenían mucha fe en mi habilidad para vender libros. Estaba volviendo a casa en el colectivo y mirando por la ventana vi una mujer policía montada a caballo. Y pensé, tal vez podría dedicarme a eso. Pero enseguida me contesté: “o podría escribir un libro sobre una policía que anda a caballo”, y ahí me di cuenta de que lo mío es esto, que es como el mundo tiene sentido para mí. Si no escribo no sé quién soy.

¿Siempre te gustó escribir? Fui hija única hasta los 19 años, así que viví mucho en mi imaginación. De chica escribía historias y hasta hacía los dibujos. En el colegio, Literatura era mi materia preferida, pero nunca pensé que iba a ser escritora. Sólo cuando fui periodista descubrí que tenía una voz y que tenía algo para decir. Empecé a escribir en mi tiempo libre y terminé escribiendo tres libros hasta que el cuarto fue publicado.

¿De dónde vienen las ideas de las tramas de tus libros? La mayoría de las veces de las noticias. Habiendo sido periodista veo historias en todos lados, creo que el periodismo enseña a concebir el mundo de otra forma y a hacernos preguntas. En La chica que dejaste atrás me inspiré en un artículo que tuve que escribir sobre la restitución de obras de arte después de la guerra. Yo antes de ti se inspiró en una historia que escuché en las noticias de un joven atleta que convenció a sus padres de que lo llevaran a un centro de suicidio asistido después de haber tenido un accidente.

¿Y los personajes? Esa es la cuestión más importante para mí, es lo que más trabajo me lleva. Antes de empezar a escribir me compro un bloc de hojas de hojas sin renglones, una birome negra y empiezo a pensar quiénes van a ser mis personajes. Creo historias para ellos: dónde crecieron, qué hacían sus padres, qué les gusta comer, qué música escuchan, qué es lo peor que les ha pasado. De todas esas historias es probable que el 90% del material no lo use, pero es lo que hace que cuando los personajes se encuentran haya tensión, porque sabés quiénes son, qué le está pasando a cada uno. Si no conocés bien a tus personajes, cuando se encuentran es como una muy mala cita a ciegas (risas).

Yo antes de ti se transformó en película y vos participaste escribiendo el guion. ¿Cómo fue esa experiencia? Fue increíble, una de las mejores que viví. Sé que puede ser estresante para muchos escritores, pero yo tuve muy buenos consejos de un amigo: no meterme en el camino del director ni de los actores. “Cuando sos el escritor de una película sos el último de la fi la, no sos importante, es distinto”, me dijo, y eso me ayudó. Creo que muchos escritores cometen el error de pensar que tienen un rol que cumplir. Yo me relajé y esperé que la directora viniera a mí y así ocurrió, venía todos los días a preguntarme qué me parecían los cambios que hacían y eso fue fantástico.

¿Hay algún mensaje que te gustaría transmitir en tus libros? No busco dejar ningún mensaje porque escribo para contar historias. Pero sí soy muy consciente de lo que escribo, no quiero ser parte de un problema, como la forma de presentar a las mujeres en nuestra sociedad. Por eso me esfuerzo porque mis personajes femeninos sean fuertes y transmitan a otras mujeres la importancia de ser protagonistas de sus propias vidas, que salgan y reclamen su espacio.

 

Sofia Coppola ganó el premio a la Mejor Dirección en Cannes

Hacía 56 años que una mujer no ganaba el reconocimiento a mejor directora. Sofía Coppola hizo historia: se trata de la segunda mujer en el festival de cine de Cannes en ganar ese premio.

La reconocida directora -autora de títulos tan destacados como Las Vírgenes Suicidas, María Antonieta o Perdidos en Tokio – conquistó al jurado de Cannes con The Beguiled (El seductor), una adaptación de la novela A Painted Devil, que ya había sido adaptada antes por Don Siegel en 1971. En la versión de Coppola, el drama que transcurre en la Guerra Civil estadounidense es protagonizado por Kirsten Dunst, Nicole Kidman, Elle Fanning y Colin Farrell. “Hace un par de años Anne Ross, mi directora de producción, me dijo que la viera y que me planteara un remake. Me parecía innecesario, pero tras recuperarla entendí que podía cambiar el punto de vista. ¿Por qué una historia con tantas mujeres se contaba desde el lado masculino? Ahí estaba el reto: mostrar la otra cara. Había que darle voz a las chicas”, explicó durante el festival.

Con este premio, la joven directora hace historia, ya que para encontrar un precedente a la victoria de Coppola, hay que remontarse a 1961, cuando la soviética Yuliya Solntseva ganó el premio a la Mejor Dirección con The Chronicle of Flaming Years. En lo que respecta a la mayor distinción de Cannes, la Palma de Oro, solo la ha obtenido una mujer en toda la Historia del certamen: Jane Campton, con El Piano.

¡Mirá el tráiler!

LA REPRESENTACIÓN DE LAS MUJERES, SEGÚN EL JURADO. A partir del premio, el jurado del festival presidido por Almodóvar y compuesto por mujeres como Jessica Chastain, Maren Ade Fan Bingbing y Agnes Jaooui se hizo escuchar. 

Una de las primeras en expresarse sobre la representación de las mujeres fue la actriz Jessica Chastain.  “Esta es la primera vez que vi veinte películas en diez días y lo que realmente aprendí de esta experiencia es cómo el mundo ve a las mujeres. Para ser honesta, fue bastante molesto. Hubo algunas excepciones pero me sorprendió la representación de personajes femeninos en el cine". Y añadió: "Creo que si incluimos más narradoras, tendremos en el cine más mujeres como las que veo en mi vida cotidiana. Hacen más que reaccionar ante los hombres que las rodean. Son mujeres con su propio punto de vista".  La directora alemana Maren Ade, también parte del jurado, expresó: Necesitamos más mujeres haciendo cine porque todos queremos que el cine refleje la sociedad moderna. Y creo que nos estamos perdiendo muchas historias que se podrían contar, no solo sobre personajes femeninos sino que también me parece interesante el punto de vista de las mujeres sobre los hombres".

 

Hacía 56 años que una mujer no ganaba el reconocimiento a mejor directora. Sofía Coppola hizo historia: se trata de la segunda mujer en el festival de cine de Cannes en ganar ese premio.

La reconocida directora -autora de títulos tan destacados como Las Vírgenes Suicidas, María Antonieta o Perdidos en Tokio – conquistó al jurado de Cannes con The Beguiled (El seductor), una adaptación de la novela A Painted Devil, que ya había sido adaptada antes por Don Siegel en 1971. En la versión de Coppola, el drama que transcurre en la Guerra Civil estadounidense es protagonizado por Kirsten Dunst, Nicole Kidman, Elle Fanning y Colin Farrell. “Hace un par de años Anne Ross, mi directora de producción, me dijo que la viera y que me planteara un remake. Me parecía innecesario, pero tras recuperarla entendí que podía cambiar el punto de vista. ¿Por qué una historia con tantas mujeres se contaba desde el lado masculino? Ahí estaba el reto: mostrar la otra cara. Había que darle voz a las chicas”, explicó durante el festival.

Con este premio, la joven directora hace historia, ya que para encontrar un precedente a la victoria de Coppola, hay que remontarse a 1961, cuando la soviética Yuliya Solntseva ganó el premio a la Mejor Dirección con The Chronicle of Flaming Years. En lo que respecta a la mayor distinción de Cannes, la Palma de Oro, solo la ha obtenido una mujer en toda la Historia del certamen: Jane Campton, con El Piano.

¡Mirá el tráiler!

LA REPRESENTACIÓN DE LAS MUJERES, SEGÚN EL JURADO. A partir del premio, el jurado del festival presidido por Almodóvar y compuesto por mujeres como Jessica Chastain, Maren Ade Fan Bingbing y Agnes Jaooui se hizo escuchar. 

Una de las primeras en expresarse sobre la representación de las mujeres fue la actriz Jessica Chastain.  “Esta es la primera vez que vi veinte películas en diez días y lo que realmente aprendí de esta experiencia es cómo el mundo ve a las mujeres. Para ser honesta, fue bastante molesto. Hubo algunas excepciones pero me sorprendió la representación de personajes femeninos en el cine". Y añadió: "Creo que si incluimos más narradoras, tendremos en el cine más mujeres como las que veo en mi vida cotidiana. Hacen más que reaccionar ante los hombres que las rodean. Son mujeres con su propio punto de vista".  La directora alemana Maren Ade, también parte del jurado, expresó: Necesitamos más mujeres haciendo cine porque todos queremos que el cine refleje la sociedad moderna. Y creo que nos estamos perdiendo muchas historias que se podrían contar, no solo sobre personajes femeninos sino que también me parece interesante el punto de vista de las mujeres sobre los hombres".

 

Conocé a los feelgooders

El tiempo pasa y las generaciones cambian. Esos grupos de personas nacidas entre tal año y tal otro que comparten ciertos gustos, contexto sociocultural, desarrollo tecnológico y, por supuesto, hábitos de consumo, cambian con el correr de los años. Y con ellos cambia también el famoso “perfil de consumidor”, que apunta casi siempre a los nuevos integrantes de la rueda del mercado, es decir, a los más jóvenes. Así, los adolescentes babyboomers de la década del sesenta fueron suplantados por la perdida generación X, y más tarde entraron en escena los carismáticos millenials (también llamados generación Y). Ahora parece ser el turno de los “young 2000” (o generación Z) los hijos del nuevo milenio que ya están alcanzando la mayoría de edad. 

UNA TENDENCIA SIN EDAD. Se los conoce como feelgooders y no se definen para nada por el año en que nacieron, sino por sus actitudes para consigo mismos y su entorno. Les gusta cuidarse, pero están más atentos a evitar dañar el medioambiente que a que se les arrugue la cara, y se dice que hacen uso consciente de la tecnología para ahorrar tiempo y así poder disfrutar de los suyos y de la naturaleza. El portal Amazon, un gigante del comercio electrónico, los definió en su nuevo catálogo para el verano del hemisferio norte y desde entonces el hashtag #feelgooders invadió las postales de la web y los pizarrones de los bares. Son los nuevos bon vivants, con un perfil más tecno y mucho más ecológico.

Compran ORGÁNICO, consumen SUPERALIMENTOS y vitaminas para SENTIRSE BIEN por dentro y VERSE BIEN por fuera.

POSITIVA: ¡ESA ES LA ACTITUD! Podríamos decir que los feelgooders tienen, ante todo, una actitud positiva. Ellos son los que compran orgánico, consumen superalimentos como la chía, el cacao crudo, el acaí, el té matcha o la cúrcuma que, gracias a su valor nutricional, antioxidantes y vitaminas hacen que sentirse bien por dentro y verse bien por fuera al mismo tiempo sea posible. En materia de belleza buscan fórmulas con ingredientes 100% naturales, sin sulfatos, ni parabenos y, si tienen que ir a algún lado, siempre prefieren moverse en bici. Eso sí, la tecnología es clave para estos buscadores del sentirse bien: no salen a correr o a practicar ejercicio al aire libre sin haber instalado alguna app en su smartphone –si es que todavía no cuentan con un reloj fitness para optimizar su rendimiento deportivo y controlar su ritmo cardíaco–. En casa también tratan de mantener el orden a través de dispositivos electrónicos. En países y ciudades del top del mundo donde estas tendencias nacen y se reproducen para luego llegar al resto del planeta en sus versiones más posibles, es probable que los feelgooders de mejor pasar cuenten con robots que barren el piso o cortan el pasto o cámaras de seguridad con reconocimiento facial. Para ellos, los gadgets y las apps son imprescindibles para llevar una vida más amena y tener más tiempo libre disponible para el goce.

SENTIRSE BIEN EN TODAS PARTES. Un buen feelgooder vive en plena ciudad, porque no sabría qué hacer si se quedara sin cobertura 4G o sin wifi. No obstante, eso no quiere decir que no ame la naturaleza: la huerta en casa, aunque simplemente se trate de un macetero con hierbas aromáticas colgando en la ventana de la cocina, y el jardín vertical con sistema de riego controlado son dos must have en cualquier hogar de quienes buscan sentirse bien. Para la deco no pueden faltar textiles de fibras naturales, ni algún mueble hecho con palets o materiales biodegradables porque un feelgooder es, sobre todo, una persona con conciencia ecológica, por más que su vida esté retratada por una GoPro cargada a través de un dron. Ahora que ya sabés de qué se trata, ¿sos una feelgooder?

El tiempo pasa y las generaciones cambian. Esos grupos de personas nacidas entre tal año y tal otro que comparten ciertos gustos, contexto sociocultural, desarrollo tecnológico y, por supuesto, hábitos de consumo, cambian con el correr de los años. Y con ellos cambia también el famoso “perfil de consumidor”, que apunta casi siempre a los nuevos integrantes de la rueda del mercado, es decir, a los más jóvenes. Así, los adolescentes babyboomers de la década del sesenta fueron suplantados por la perdida generación X, y más tarde entraron en escena los carismáticos millenials (también llamados generación Y). Ahora parece ser el turno de los “young 2000” (o generación Z) los hijos del nuevo milenio que ya están alcanzando la mayoría de edad. 

UNA TENDENCIA SIN EDAD. Se los conoce como feelgooders y no se definen para nada por el año en que nacieron, sino por sus actitudes para consigo mismos y su entorno. Les gusta cuidarse, pero están más atentos a evitar dañar el medioambiente que a que se les arrugue la cara, y se dice que hacen uso consciente de la tecnología para ahorrar tiempo y así poder disfrutar de los suyos y de la naturaleza. El portal Amazon, un gigante del comercio electrónico, los definió en su nuevo catálogo para el verano del hemisferio norte y desde entonces el hashtag #feelgooders invadió las postales de la web y los pizarrones de los bares. Son los nuevos bon vivants, con un perfil más tecno y mucho más ecológico.

Compran ORGÁNICO, consumen SUPERALIMENTOS y vitaminas para SENTIRSE BIEN por dentro y VERSE BIEN por fuera.

POSITIVA: ¡ESA ES LA ACTITUD! Podríamos decir que los feelgooders tienen, ante todo, una actitud positiva. Ellos son los que compran orgánico, consumen superalimentos como la chía, el cacao crudo, el acaí, el té matcha o la cúrcuma que, gracias a su valor nutricional, antioxidantes y vitaminas hacen que sentirse bien por dentro y verse bien por fuera al mismo tiempo sea posible. En materia de belleza buscan fórmulas con ingredientes 100% naturales, sin sulfatos, ni parabenos y, si tienen que ir a algún lado, siempre prefieren moverse en bici. Eso sí, la tecnología es clave para estos buscadores del sentirse bien: no salen a correr o a practicar ejercicio al aire libre sin haber instalado alguna app en su smartphone –si es que todavía no cuentan con un reloj fitness para optimizar su rendimiento deportivo y controlar su ritmo cardíaco–. En casa también tratan de mantener el orden a través de dispositivos electrónicos. En países y ciudades del top del mundo donde estas tendencias nacen y se reproducen para luego llegar al resto del planeta en sus versiones más posibles, es probable que los feelgooders de mejor pasar cuenten con robots que barren el piso o cortan el pasto o cámaras de seguridad con reconocimiento facial. Para ellos, los gadgets y las apps son imprescindibles para llevar una vida más amena y tener más tiempo libre disponible para el goce.

SENTIRSE BIEN EN TODAS PARTES. Un buen feelgooder vive en plena ciudad, porque no sabría qué hacer si se quedara sin cobertura 4G o sin wifi. No obstante, eso no quiere decir que no ame la naturaleza: la huerta en casa, aunque simplemente se trate de un macetero con hierbas aromáticas colgando en la ventana de la cocina, y el jardín vertical con sistema de riego controlado son dos must have en cualquier hogar de quienes buscan sentirse bien. Para la deco no pueden faltar textiles de fibras naturales, ni algún mueble hecho con palets o materiales biodegradables porque un feelgooder es, sobre todo, una persona con conciencia ecológica, por más que su vida esté retratada por una GoPro cargada a través de un dron. Ahora que ya sabés de qué se trata, ¿sos una feelgooder?

Cómo “desenchufarnos” y vivir el presente

Hoy en cualquier restaurante es más común ver a las parejas más pendientes de su celular que compartiendo una charla “conectados” entre ellos. Seguramente te pasa a vos también. ¿Y cuántas veces preferiste grabar un recital que vivir el momento a pleno, más atenta al foco, el zoom o el flash que a la canción que más te gusta? En esto no estás sola: 8 de cada 10 argentinos admiten no estar presentes –presentes de verdad– en cada cosa que hacen y el 43% piensa más en el futuro o en el pasado que en el ahora. ¿Qué es vivir el presente, entonces? “Implica priorizar, es decir, trazar jerarquía de lo que verdaderamente importa”, explica Diego Golombek, doctor en Biología y uno de los expertos que participaron de una investigación de la consultora Trendsity para la multinacional Kimberly-Clark. En el mismo sentido, el psicólogo Sergio Balardini explica que “debemos realizar una limpieza mental de las ideas parasitarias, esto es, poder reconocer lo principal entre muchísimas ideas mentales para poder estar enfocados en la situación en que estamos”. En otras palabras: aprender a orientar la atención para poder salir del “piloto automático”.

DISTRACCIONES. Es probable que mientras leas esta nota revises tu celular, interrumpiendo la lectura y retomándola después de ver ese videíto intrascendente que sólo te sacó alguna sonrisa y te logró desconcentrar de este texto, tu “presente”. También es una postal frecuente la de nuestro regreso a casa después de trabajar y jugar con nuestros hijos –¡no más de un pequeño rato porque hay mucho por hacer!– con el celular en la mano, “por las dudas”. Y sí, la tecnología es un arma de doble filo, pero el peligro no es el celular en sí mismo –ni el abanico de tech gadgets– sino el uso que nosotros le demos.

8 de cada 10 argentinos admiten no estar presentes en cada cosa que hacen y el 43% piensa más en el futuro o en el pasado que en el ahora.

“La tecnología puede ser una barrera o un puente. Es inevitable y te puede gustar más o menos, pero tenemos que aprovecharla en favor nuestro y evitar que ella nos dirija a nosotros”, advierte Golombek. En la misma dirección, Balardini agrega: “Es una moneda de doble faz. Por un lado, nos permite estar presentes en muchos momentos y lugares en donde no estamos físicamente pero, por otro, puede llevarnos a prestarle más atención a la tecnología en sí misma que a disfrutar más plenamente de ese instante. Por eso hay momentos en que hay que ejercer la desconexión virtual para estar más presentes y atentos a donde uno está”. A no desesperar ni a sentirse culpable si te sentís identificada. Golombek da un dato alentador: “Lo más importante es saber que el cerebro es móvil y plástico, no es rígido, entonces puede incorporar cosas permanentemente, incluso hábitos. Por eso, si uno ve que el hábito de vivir presente lo está llevando a un lugar de felicidad, lo puede ejercitar para incorporar en el día a día”. Eso sí, requiere de un esfuerzo consciente y de proponerse enfocar en lo importante.

¿VALDRÁ LA PENA? Los expertos coinciden. La respuesta es unánime, por cierto: el beneficio se traduce en calidad de vida y en mayor bienestar con uno mismo y con los demás. Los objetivos que nos proponemos se constituyen en más plenos, íntegros y crece el compromiso con los otros. “Cuando sos consciente de que estás dando lo mejor de vos, que estás, por ejemplo, el ciento por ciento atenta a tu hijo, te sentís mejor persona y eso te hace sentir muy bien. Te sentís mejor con vos misma e incluso se abren nuevos canales de diálogo con los más pequeños. Si, en cambio, corrés de un lado a otro, esto resulta imposible”. En la presentación del estudio, la psicóloga especializada en temas de crianza y vínculos, Maritchu Seitún, ilustró de una manera clara cómo “20 minutos” de presencia completa pueden resultar beneficiosos para madres e hijos: “Si cuando llegamos a casa nos dedicamos un rato a jugar con nuestros hijos, enfocándonos en esa conexión, evitaremos que los niños se nos cuelguen de las polleras hasta que bajemos la vista para prestarles atención. Si logramos convertir en hábito esta acción de vivir el presente, terminará tranquilizando a los chicos porque sabrán que mamá les dedicará un rato cuando llegue a casa y no tendrán que perseguirla reclamando atención, y la madre tendrá, luego de ese rato compartido, la tranquilidad de hacer lo que hay que hacer”.

Los especialistas, sin embargo, reconocen que a diferencia de décadas pasadas en las que se trabajaba una serie de horas y luego se llegaba a casa a ejercer nuestro rol doméstico, hoy el trabajo se filtra, se inmiscuye en la vida personal y actúa, muchas veces, como barrera, complicando una conexión plena con la familia. También existen otras barreras que dificultan vivir el aquí y ahora: el multitasking, las presiones laborales, las complicaciones que se presentan día a día (como demoras en el tránsito o filas de espera) y vivir pensando en el pasado o en el futuro. Sin embargo, la decisión de estar presente en cada momento es posible y vale la pena intentarlo.

TIPS

xTomar conciencia de que es una decisión

xEstar atentos y mirar a los ojos

xEscuchar más que hablar

xEstar enfocados y conectar de verdad

xComprometerse con el otro

xCuidar a los que están cerca

xAcompañar a los que están lejos

Hoy en cualquier restaurante es más común ver a las parejas más pendientes de su celular que compartiendo una charla “conectados” entre ellos. Seguramente te pasa a vos también. ¿Y cuántas veces preferiste grabar un recital que vivir el momento a pleno, más atenta al foco, el zoom o el flash que a la canción que más te gusta? En esto no estás sola: 8 de cada 10 argentinos admiten no estar presentes –presentes de verdad– en cada cosa que hacen y el 43% piensa más en el futuro o en el pasado que en el ahora. ¿Qué es vivir el presente, entonces? “Implica priorizar, es decir, trazar jerarquía de lo que verdaderamente importa”, explica Diego Golombek, doctor en Biología y uno de los expertos que participaron de una investigación de la consultora Trendsity para la multinacional Kimberly-Clark. En el mismo sentido, el psicólogo Sergio Balardini explica que “debemos realizar una limpieza mental de las ideas parasitarias, esto es, poder reconocer lo principal entre muchísimas ideas mentales para poder estar enfocados en la situación en que estamos”. En otras palabras: aprender a orientar la atención para poder salir del “piloto automático”.

DISTRACCIONES. Es probable que mientras leas esta nota revises tu celular, interrumpiendo la lectura y retomándola después de ver ese videíto intrascendente que sólo te sacó alguna sonrisa y te logró desconcentrar de este texto, tu “presente”. También es una postal frecuente la de nuestro regreso a casa después de trabajar y jugar con nuestros hijos –¡no más de un pequeño rato porque hay mucho por hacer!– con el celular en la mano, “por las dudas”. Y sí, la tecnología es un arma de doble filo, pero el peligro no es el celular en sí mismo –ni el abanico de tech gadgets– sino el uso que nosotros le demos.

8 de cada 10 argentinos admiten no estar presentes en cada cosa que hacen y el 43% piensa más en el futuro o en el pasado que en el ahora.

“La tecnología puede ser una barrera o un puente. Es inevitable y te puede gustar más o menos, pero tenemos que aprovecharla en favor nuestro y evitar que ella nos dirija a nosotros”, advierte Golombek. En la misma dirección, Balardini agrega: “Es una moneda de doble faz. Por un lado, nos permite estar presentes en muchos momentos y lugares en donde no estamos físicamente pero, por otro, puede llevarnos a prestarle más atención a la tecnología en sí misma que a disfrutar más plenamente de ese instante. Por eso hay momentos en que hay que ejercer la desconexión virtual para estar más presentes y atentos a donde uno está”. A no desesperar ni a sentirse culpable si te sentís identificada. Golombek da un dato alentador: “Lo más importante es saber que el cerebro es móvil y plástico, no es rígido, entonces puede incorporar cosas permanentemente, incluso hábitos. Por eso, si uno ve que el hábito de vivir presente lo está llevando a un lugar de felicidad, lo puede ejercitar para incorporar en el día a día”. Eso sí, requiere de un esfuerzo consciente y de proponerse enfocar en lo importante.

¿VALDRÁ LA PENA? Los expertos coinciden. La respuesta es unánime, por cierto: el beneficio se traduce en calidad de vida y en mayor bienestar con uno mismo y con los demás. Los objetivos que nos proponemos se constituyen en más plenos, íntegros y crece el compromiso con los otros. “Cuando sos consciente de que estás dando lo mejor de vos, que estás, por ejemplo, el ciento por ciento atenta a tu hijo, te sentís mejor persona y eso te hace sentir muy bien. Te sentís mejor con vos misma e incluso se abren nuevos canales de diálogo con los más pequeños. Si, en cambio, corrés de un lado a otro, esto resulta imposible”. En la presentación del estudio, la psicóloga especializada en temas de crianza y vínculos, Maritchu Seitún, ilustró de una manera clara cómo “20 minutos” de presencia completa pueden resultar beneficiosos para madres e hijos: “Si cuando llegamos a casa nos dedicamos un rato a jugar con nuestros hijos, enfocándonos en esa conexión, evitaremos que los niños se nos cuelguen de las polleras hasta que bajemos la vista para prestarles atención. Si logramos convertir en hábito esta acción de vivir el presente, terminará tranquilizando a los chicos porque sabrán que mamá les dedicará un rato cuando llegue a casa y no tendrán que perseguirla reclamando atención, y la madre tendrá, luego de ese rato compartido, la tranquilidad de hacer lo que hay que hacer”.

Los especialistas, sin embargo, reconocen que a diferencia de décadas pasadas en las que se trabajaba una serie de horas y luego se llegaba a casa a ejercer nuestro rol doméstico, hoy el trabajo se filtra, se inmiscuye en la vida personal y actúa, muchas veces, como barrera, complicando una conexión plena con la familia. También existen otras barreras que dificultan vivir el aquí y ahora: el multitasking, las presiones laborales, las complicaciones que se presentan día a día (como demoras en el tránsito o filas de espera) y vivir pensando en el pasado o en el futuro. Sin embargo, la decisión de estar presente en cada momento es posible y vale la pena intentarlo.

TIPS

xTomar conciencia de que es una decisión

xEstar atentos y mirar a los ojos

xEscuchar más que hablar

xEstar enfocados y conectar de verdad

xComprometerse con el otro

xCuidar a los que están cerca

xAcompañar a los que están lejos

Mirá los looks de los Billboard Music Awards 2017

Se realizó la entrega de los Premios Billboard Music Awards en Las Vegas. En una noche a puro show, Miley Cyrus interpretó Malibu, su nueva canción y Celine Dion interpretó My heart will go on, uno de sus temas más exitosos. El gran ganador de la noche fue el rapero Drake con 13 estatuillas.  Y en la red carpet las celebrities dijeron presente y lucieron sus looks. ¡Mirá la galería!

 

Se realizó la entrega de los Premios Billboard Music Awards en Las Vegas. En una noche a puro show, Miley Cyrus interpretó Malibu, su nueva canción y Celine Dion interpretó My heart will go on, uno de sus temas más exitosos. El gran ganador de la noche fue el rapero Drake con 13 estatuillas.  Y en la red carpet las celebrities dijeron presente y lucieron sus looks. ¡Mirá la galería!

 

4 recetas para celebrar el día de la Patria

Pastel de pollo en fuente

Ingredientes (para 4 porciones): Para la masa: 250 g de harina leudante; 100 g de manteca; 1 huevo y agua fría. Para el relleno: 2 cebollas cortadas en juliana; 3 supremas cortadas en cubitos; sal y pimienta; aceite de oliva, cantidad necesaria; 80 g de aceitunas verdes; 2 cdas. de pasas de uva; 1 cdta. de canela; ¼ cdta. de comino; 1 cda. chica de pimentón; 4 huevos duros picados y 1 cda. de perejil picado. Preparación: tamizá la harina en un bowl, agregá sal y pimienta. Sumá la manteca en cubitos y desmenuzala con la harina. Hacé un hueco en el centro e incorporá el huevo algo batido y formá la masa con agua fría hasta que apenas se separe de las paredes del bowl. Envolvela en fi lm y conservala en la heladera. En una cacerola rehogá las cebollas a fuego bajo con 2 o 3 cdas. de aceite de oliva; cuando estén tiernas agregá los cubitos de pollo y doralos a fuego fuerte, bajá el fuego y cociná 10’ agregando agua para que quede jugoso. Cuando el pollo esté cocido retiralo del fuego, agregá la aceitunas verdes cortadas en rodajitas, las pasas de uva, la canela, el comino y el pimentón. Distribuí en 4 fuentes individuales de horno. Espolvoreá con el huevo duro picado y el perejil. Estirá la masa y cortá tiras de 1 y ½ cm de ancho y cubrí el pastel formando un enrejado. Horneá a 180°C hasta que la masa esté dorada.

Bizcochitos para el mate

Ingredientes (para 40 unidades de 3 a 4 cm de diámetro): 30 g de levadura fresca; 1/3 taza de agua tibia; 500 g de harina; 1 cda. de sal; ½ cdta. de pimienta blanca; 200 g de grasa vacuna y agua tibia (c/n). Preparación: disolvé la levadura en el agua tibia. Formá una corona con la harina y agregale la sal en los bordes. Incorporá la levadura y el agua en el centro de la corona y sumá la grasa en trocitos. Formá la masa desmenuzando la grasa y agregando más agua tibia hasta que la masa no se pegue en las manos. Amasá muy poco y estirá con un palo de amasar de un grosor de ½ cm aprox. Cortá discos de 3 a 4 cm de diámetro y colocalos en una placa enmantecada y enharinada algo separados entre sí. Tapá con un repasador y dejá leudar hasta que dupliquen su volumen. Pinchá la superfi cie de cada uno varias veces con un tenedor. Horneá a fuego mediano (180°C) hasta que estén dorados.

Cazuela de humita y calabaza

Ingredientes (para 4 porciones): 1 cebolla picada; 1 diente de ajo picado; aceite de oliva (c/n); 300 g de choclo congelado; 2 tazas de salsa blanca (hecha con 2 tazas de leche, 40 g de harina, 40 g de manteca, sal, pimienta y nuez moscada rallada); 6 tajadas de calabaza hervidas y hechas puré; 3 cdas. de miel y 250 g de queso fresco cortado en cubitos. Preparación: cociná la cebolla y el ajo con un fondo de aceite de oliva, agregá la mitad de los granos de choclo procesados, pero no demasiado deshechos. Cociná 3’ revolviendo siempre. Agregá los granos de choclo enteros y cociná unos 3’ más. Fuera del fuego agregá la salsa blanca y mezclá. Distribuí la crema de choclo en las cazuelitas, cubrí con el puré de calabaza mezclado con la miel y terminá con cubitos de queso. Gratiná en horno fuerte.

Arroz con leche y canela

Ingredientes (para 6 porciones): 1 y ½ l de leche hervida y caliente; 40 g de manteca; 1 y ½ tazas de arroz carnaroli; 1 taza de vino blanco dulce; 4 a 5 cdas. de azúcar y canela en polvo para acompañar. Preparación: derretí la manteca en una sartén grande. Agregá el arroz y mezclá bien para que se cubran todos los granitos con la manteca. Sumá el vino, mezclá y dejá evaporar el alcohol. Comenzá a agregar la leche (1 litro en total) de a cucharones, revolviendo siempre y esperando que se absorba antes de agregar el siguiente cucharón. Después del tercer cucharón incorporá el azúcar. Al cabo de 18’ aprox. el arroz estará listo, al dente y cremoso. Dejalo enfriar, revolviendo de vez en cuando para que no forme una película en la superfi cie. Cuando esté frío agregale el ½ litro de leche restante para que quede cremoso, pero jugoso al mismo tiempo. Serví en vasos medianos como único postre y para una mesa dulce utilizá vasitos pequeños.

Pastel de pollo en fuente

Ingredientes (para 4 porciones): Para la masa: 250 g de harina leudante; 100 g de manteca; 1 huevo y agua fría. Para el relleno: 2 cebollas cortadas en juliana; 3 supremas cortadas en cubitos; sal y pimienta; aceite de oliva, cantidad necesaria; 80 g de aceitunas verdes; 2 cdas. de pasas de uva; 1 cdta. de canela; ¼ cdta. de comino; 1 cda. chica de pimentón; 4 huevos duros picados y 1 cda. de perejil picado. Preparación: tamizá la harina en un bowl, agregá sal y pimienta. Sumá la manteca en cubitos y desmenuzala con la harina. Hacé un hueco en el centro e incorporá el huevo algo batido y formá la masa con agua fría hasta que apenas se separe de las paredes del bowl. Envolvela en fi lm y conservala en la heladera. En una cacerola rehogá las cebollas a fuego bajo con 2 o 3 cdas. de aceite de oliva; cuando estén tiernas agregá los cubitos de pollo y doralos a fuego fuerte, bajá el fuego y cociná 10’ agregando agua para que quede jugoso. Cuando el pollo esté cocido retiralo del fuego, agregá la aceitunas verdes cortadas en rodajitas, las pasas de uva, la canela, el comino y el pimentón. Distribuí en 4 fuentes individuales de horno. Espolvoreá con el huevo duro picado y el perejil. Estirá la masa y cortá tiras de 1 y ½ cm de ancho y cubrí el pastel formando un enrejado. Horneá a 180°C hasta que la masa esté dorada.

Bizcochitos para el mate

Ingredientes (para 40 unidades de 3 a 4 cm de diámetro): 30 g de levadura fresca; 1/3 taza de agua tibia; 500 g de harina; 1 cda. de sal; ½ cdta. de pimienta blanca; 200 g de grasa vacuna y agua tibia (c/n). Preparación: disolvé la levadura en el agua tibia. Formá una corona con la harina y agregale la sal en los bordes. Incorporá la levadura y el agua en el centro de la corona y sumá la grasa en trocitos. Formá la masa desmenuzando la grasa y agregando más agua tibia hasta que la masa no se pegue en las manos. Amasá muy poco y estirá con un palo de amasar de un grosor de ½ cm aprox. Cortá discos de 3 a 4 cm de diámetro y colocalos en una placa enmantecada y enharinada algo separados entre sí. Tapá con un repasador y dejá leudar hasta que dupliquen su volumen. Pinchá la superfi cie de cada uno varias veces con un tenedor. Horneá a fuego mediano (180°C) hasta que estén dorados.

Cazuela de humita y calabaza

Ingredientes (para 4 porciones): 1 cebolla picada; 1 diente de ajo picado; aceite de oliva (c/n); 300 g de choclo congelado; 2 tazas de salsa blanca (hecha con 2 tazas de leche, 40 g de harina, 40 g de manteca, sal, pimienta y nuez moscada rallada); 6 tajadas de calabaza hervidas y hechas puré; 3 cdas. de miel y 250 g de queso fresco cortado en cubitos. Preparación: cociná la cebolla y el ajo con un fondo de aceite de oliva, agregá la mitad de los granos de choclo procesados, pero no demasiado deshechos. Cociná 3’ revolviendo siempre. Agregá los granos de choclo enteros y cociná unos 3’ más. Fuera del fuego agregá la salsa blanca y mezclá. Distribuí la crema de choclo en las cazuelitas, cubrí con el puré de calabaza mezclado con la miel y terminá con cubitos de queso. Gratiná en horno fuerte.

Arroz con leche y canela

Ingredientes (para 6 porciones): 1 y ½ l de leche hervida y caliente; 40 g de manteca; 1 y ½ tazas de arroz carnaroli; 1 taza de vino blanco dulce; 4 a 5 cdas. de azúcar y canela en polvo para acompañar. Preparación: derretí la manteca en una sartén grande. Agregá el arroz y mezclá bien para que se cubran todos los granitos con la manteca. Sumá el vino, mezclá y dejá evaporar el alcohol. Comenzá a agregar la leche (1 litro en total) de a cucharones, revolviendo siempre y esperando que se absorba antes de agregar el siguiente cucharón. Después del tercer cucharón incorporá el azúcar. Al cabo de 18’ aprox. el arroz estará listo, al dente y cremoso. Dejalo enfriar, revolviendo de vez en cuando para que no forme una película en la superfi cie. Cuando esté frío agregale el ½ litro de leche restante para que quede cremoso, pero jugoso al mismo tiempo. Serví en vasos medianos como único postre y para una mesa dulce utilizá vasitos pequeños.

Penélope Cruz y Ricky Martin protagonizan una serie sobre los Versace

Pelo rubio, vestido rojo y una pose con actitud. Así se la puede ver a Penélope Cruz en las primeras imágenes que se difundieron de lo que será su primera participación en televisión. La actriz española interpretará a la hermana de Gianni Versace, -asesinado en 1997- cuya historia será contada en la tercera temporada de American Crime Story. Además, Edgar Ramírez será Versace y Ricky Martin interpretará a su pareja, el modisto Antonio D'Amico, con quien mantuvo una relación durante 15 años. La serie relatará los hechos que enmarcaron el asesinato del diseñador italiano en 1997 a manos de Andrew Cunanan. Recién podrá verse en 2018.

La primera temporada de American Crime Story se basó en el juicio por doble homicidio contra el ex jugador de fútbol americano O. J. Simpson. Protagonizada por Cuba Gooding Jr., Sarah Paulson y John Travolta, entre otros, la serie logró una excelente respuesta de la crítica y se ganó cuatro Emmys en 2016. La segunda entrega se centrará en las secuelas de huracán Katrina y llegará a la pantalla chica también en 2018 a través de la cadena FX.

Pelo rubio, vestido rojo y una pose con actitud. Así se la puede ver a Penélope Cruz en las primeras imágenes que se difundieron de lo que será su primera participación en televisión. La actriz española interpretará a la hermana de Gianni Versace, -asesinado en 1997- cuya historia será contada en la tercera temporada de American Crime Story. Además, Edgar Ramírez será Versace y Ricky Martin interpretará a su pareja, el modisto Antonio D'Amico, con quien mantuvo una relación durante 15 años. La serie relatará los hechos que enmarcaron el asesinato del diseñador italiano en 1997 a manos de Andrew Cunanan. Recién podrá verse en 2018.

La primera temporada de American Crime Story se basó en el juicio por doble homicidio contra el ex jugador de fútbol americano O. J. Simpson. Protagonizada por Cuba Gooding Jr., Sarah Paulson y John Travolta, entre otros, la serie logró una excelente respuesta de la crítica y se ganó cuatro Emmys en 2016. La segunda entrega se centrará en las secuelas de huracán Katrina y llegará a la pantalla chica también en 2018 a través de la cadena FX.

Sarkany inauguró tienda en España, de la mano de Antonella Roccuzzo y Sofía Balbi

Antonella Roccuzzo, la pareja de Leo Messi y Sofía Balbi, la mujer del futbolista uruguayo Luis Suárez, se lanzaron como empresarias de la mano de Ricky Sarkany.

Socias y amigas, tuvieron la idea de lanzar un local de su marca favorita de zapatos a mitad del año pasado y comenzaron las tratativas con Ricky Sarkany, que -encantado con la propuesta- no lo dudó. Así, esta semana, se inauguró la boutique Sarkany en la reconocida Avenida Diagonal, en la ciudad de Barcelona.

En la inauguración no faltaron las estrellas del fútbol: Neymar, Javier Mascherano y Cesc Frávegas, entre otros, dijeron presentes. Luis Suárez y Leo Messi acompañaron a sus mujeres en este proyecto y los cuatro lucieron zapatos de Sarkany.

Antonella Roccuzzo se lanza en este emprendimiento a tan solo un mes de la ansiada boda con Leo Messi en su ciudad natal, Rosario, que se celebrará el 30 de junio.

Antonella Roccuzzo, la pareja de Leo Messi y Sofía Balbi, la mujer del futbolista uruguayo Luis Suárez, se lanzaron como empresarias de la mano de Ricky Sarkany.

Socias y amigas, tuvieron la idea de lanzar un local de su marca favorita de zapatos a mitad del año pasado y comenzaron las tratativas con Ricky Sarkany, que -encantado con la propuesta- no lo dudó. Así, esta semana, se inauguró la boutique Sarkany en la reconocida Avenida Diagonal, en la ciudad de Barcelona.

En la inauguración no faltaron las estrellas del fútbol: Neymar, Javier Mascherano y Cesc Frávegas, entre otros, dijeron presentes. Luis Suárez y Leo Messi acompañaron a sus mujeres en este proyecto y los cuatro lucieron zapatos de Sarkany.

Antonella Roccuzzo se lanza en este emprendimiento a tan solo un mes de la ansiada boda con Leo Messi en su ciudad natal, Rosario, que se celebrará el 30 de junio.

9 series para revivir los ‘20

1. PEAKY BLINDERS. Una familia de gangsters llega a Birmingham para llevar adelante un negocio de apuestas hípicas. Contra ellos: los investigadores de la policía irlandesa.

2. DOWNTON ABBEY. Empieza una década antes y sigue después, pero lo que sucede en la abadía inglesa en los años ‘20 con los personajes de la familia Crawley es clave e inolvidable.

3. OJO POR OJO. En Barcelona esta miniserie recrea la lucha obrera y el reclamo de los trabajadores de una planta textil. Vale la pena descubrirla en rtve.es.

4. BROADWALK EMPIRE. Los años ‘20, durante las noches de la ley seca en Atlantic City. Steve Buscemi al frente de una serie de gangsters y chicas que querían divertirse y crecer.

5. LA SEÑORA. Adriana Ugarte (El tiempo entre costuras y Julieta de Almodóvar) es la niña rica enamorada de un minero en tiempos de desigualdad y analfabetismo.

6. LAS CHICAS DEL CABLE. En una central telefónica de Madrid, las historias cruzadas de cuatro chicas de diferente origen y carácter. Con Yon González (Gran Hotel) y Blanca Suárez.

7. MISS FISHER´S MURDER MYSTERIES. En la tradición de las mujeres detectives de Agatha Christie, la Phryne Fisher usa toda su inteligencia y astucia para develar una serie de crímenes. Clásica y encantadora.

8. THE KNICK. La medicina está en plena etapa de experimentación y el médico creado por la dupla actor/ director –Clive Owen/Steven Soderbergh– es inquietante y fantástico.

9. LA MEMORIA DEL AGUA. Una miniserie sobre una historia de amor prohibido entre una chica bien y el mozo del lujoso balneario La Isabela, donde transcurre la historia. Un retrato de época.

 

1. PEAKY BLINDERS. Una familia de gangsters llega a Birmingham para llevar adelante un negocio de apuestas hípicas. Contra ellos: los investigadores de la policía irlandesa.

2. DOWNTON ABBEY. Empieza una década antes y sigue después, pero lo que sucede en la abadía inglesa en los años ‘20 con los personajes de la familia Crawley es clave e inolvidable.

3. OJO POR OJO. En Barcelona esta miniserie recrea la lucha obrera y el reclamo de los trabajadores de una planta textil. Vale la pena descubrirla en rtve.es.

4. BROADWALK EMPIRE. Los años ‘20, durante las noches de la ley seca en Atlantic City. Steve Buscemi al frente de una serie de gangsters y chicas que querían divertirse y crecer.

5. LA SEÑORA. Adriana Ugarte (El tiempo entre costuras y Julieta de Almodóvar) es la niña rica enamorada de un minero en tiempos de desigualdad y analfabetismo.

6. LAS CHICAS DEL CABLE. En una central telefónica de Madrid, las historias cruzadas de cuatro chicas de diferente origen y carácter. Con Yon González (Gran Hotel) y Blanca Suárez.

7. MISS FISHER´S MURDER MYSTERIES. En la tradición de las mujeres detectives de Agatha Christie, la Phryne Fisher usa toda su inteligencia y astucia para develar una serie de crímenes. Clásica y encantadora.

8. THE KNICK. La medicina está en plena etapa de experimentación y el médico creado por la dupla actor/ director –Clive Owen/Steven Soderbergh– es inquietante y fantástico.

9. LA MEMORIA DEL AGUA. Una miniserie sobre una historia de amor prohibido entre una chica bien y el mozo del lujoso balneario La Isabela, donde transcurre la historia. Un retrato de época.