Las películas nominadas al Oscar

Conocé a las nominadas a Mejor Película en los premios Oscar. 

La Llegada (Arrival) es una película de ciencia ficción del director Denis Villeneuve, protagonizada por Amy Adams y Jeremy Renner. Doce naves alienígenas llegaron a la Tierra. El gobierno contrata a una experta en lingüística (Amy Adams) apra descifrar el mensaje que los extraterrestres buscan transmitir. Basada en el relato La historia de tu vida de Ted Chiang, está nominada a Mejor Director, Mejor Diseño de Producción, Mejor Edición, Mejor Guión Adaptado y Mejor Fotografía.

Fences

Denzel Washington dirige y protagoniza Fences. El filme es la adaptación de la obra del dramaturgo August Wilson, que narra un drama familiar ambientado en 1950.Tiene cuatro nominaciones a los Oscar: Mejor Película, Mejor Actor (Denzel Washington), Mejor Actriz de Reparto (Viola Davis) y Mejor Guion Adaptado. 

Hacksaw Ridge

Es una película bélica y dramática dirigida por Mel Gibson -nominado a Mejor Director-  y protagonizada por  Andrew Garfield – nominado a Mejor Actor-. Está basada en la historia real de Desmond Doss, sargento de Ejército de EE.UU, un cristiano Adventista del Séptimo día concienciado que se negó a portar armas en el frente y logró salvar vidas en  la batalla de Okinawa de la Segunda Guerra Mundial.

 

Hell or High Water (“Comanchería”)

El filme protagonizado por Jeff Bridges (nominado a Mejor Actor Secundario), Chris Pine y Ben Foster se encuentra en la terna de Mejor Película. Narra la historia de dos hermanos que buscan robar un banco para salvar una granja de la familia.

Hidden Figures (Talentos Ocultos)

Cuenta la historia de un equipo elite de mujeres de raza negra de la NASA, que ayudó en el triunfo de la carrera espacial que Estados Unidos libró contra la Unión Soviética. Dirigida por Theodore Melfi y con las actuaciones de Octavia Spencer, Janelle Monáe, Taraji P Henson, Kirsten Dunst, Kevin Costner y Jim Parsons.

La La Land

Es la película que arrasa con 14 nominaciones en los premios Oscar y reúne a Emma Stone y Ryan Gosling en una historia de amor. Es un musical que cuenta el romance de un pianista de jazz y una aspirante a actriz. Dirigida por Damien Chazelle.

Lion

El filme de Garth Davis y basada en el libro A Long Way Home es protagonizado por Dev Patel, Rooney Mara, David Wenham y Nicole Kidman (nominada al Oscar). Cuenta la historia de Saroo Brierley, un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta. Tras un largo viaje es adoptado por una pareja australiana. Pero 25 años después, con la única ayuda de Google Earth, intentará encontrar a su familia biológica.

.

 Moonlight

Cuenta la historia de vida de un chico sudafricano que crece en un barrio conflictivo de Miami y que lluchará por encontrar su lugar en el mundo. Dirigida por Barry Jenkins y con la actuación de Alex R. Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes que dan vida al protagonista en las distintas etapas de su vida.

Manchester by the Sea

Dirigida y escrita por Kenneth Lonergan y protagonizada por Casey Affleck, Michelle Williams y Kyle Chandler.. Después de la muerte de su hermano menor, Lee (Casey Affleck) se hace tutor legal de su sobrino para lo que debe regresar a su ciudad natal.

Conocé a las nominadas a Mejor Película en los premios Oscar. 

La Llegada (Arrival) es una película de ciencia ficción del director Denis Villeneuve, protagonizada por Amy Adams y Jeremy Renner. Doce naves alienígenas llegaron a la Tierra. El gobierno contrata a una experta en lingüística (Amy Adams) apra descifrar el mensaje que los extraterrestres buscan transmitir. Basada en el relato La historia de tu vida de Ted Chiang, está nominada a Mejor Director, Mejor Diseño de Producción, Mejor Edición, Mejor Guión Adaptado y Mejor Fotografía.

Fences

Denzel Washington dirige y protagoniza Fences. El filme es la adaptación de la obra del dramaturgo August Wilson, que narra un drama familiar ambientado en 1950.Tiene cuatro nominaciones a los Oscar: Mejor Película, Mejor Actor (Denzel Washington), Mejor Actriz de Reparto (Viola Davis) y Mejor Guion Adaptado. 

Hacksaw Ridge

Es una película bélica y dramática dirigida por Mel Gibson -nominado a Mejor Director-  y protagonizada por  Andrew Garfield – nominado a Mejor Actor-. Está basada en la historia real de Desmond Doss, sargento de Ejército de EE.UU, un cristiano Adventista del Séptimo día concienciado que se negó a portar armas en el frente y logró salvar vidas en  la batalla de Okinawa de la Segunda Guerra Mundial.

 

Hell or High Water (“Comanchería”)

El filme protagonizado por Jeff Bridges (nominado a Mejor Actor Secundario), Chris Pine y Ben Foster se encuentra en la terna de Mejor Película. Narra la historia de dos hermanos que buscan robar un banco para salvar una granja de la familia.

Hidden Figures (Talentos Ocultos)

Cuenta la historia de un equipo elite de mujeres de raza negra de la NASA, que ayudó en el triunfo de la carrera espacial que Estados Unidos libró contra la Unión Soviética. Dirigida por Theodore Melfi y con las actuaciones de Octavia Spencer, Janelle Monáe, Taraji P Henson, Kirsten Dunst, Kevin Costner y Jim Parsons.

La La Land

Es la película que arrasa con 14 nominaciones en los premios Oscar y reúne a Emma Stone y Ryan Gosling en una historia de amor. Es un musical que cuenta el romance de un pianista de jazz y una aspirante a actriz. Dirigida por Damien Chazelle.

Lion

El filme de Garth Davis y basada en el libro A Long Way Home es protagonizado por Dev Patel, Rooney Mara, David Wenham y Nicole Kidman (nominada al Oscar). Cuenta la historia de Saroo Brierley, un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta. Tras un largo viaje es adoptado por una pareja australiana. Pero 25 años después, con la única ayuda de Google Earth, intentará encontrar a su familia biológica.

.

 Moonlight

Cuenta la historia de vida de un chico sudafricano que crece en un barrio conflictivo de Miami y que lluchará por encontrar su lugar en el mundo. Dirigida por Barry Jenkins y con la actuación de Alex R. Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes que dan vida al protagonista en las distintas etapas de su vida.

Manchester by the Sea

Dirigida y escrita por Kenneth Lonergan y protagonizada por Casey Affleck, Michelle Williams y Kyle Chandler.. Después de la muerte de su hermano menor, Lee (Casey Affleck) se hace tutor legal de su sobrino para lo que debe regresar a su ciudad natal.

Amores cruzados

Imaginemos esta situación: llegás a una fiesta con tu novio y tu amiga te presenta a su nuevo chico. Y te encanta, te vuelve loca y no podés dejar de mirarlo. Vayamos más allá: te estás empezando a confundir con el amigo de tu marido. No sabés si son las veladas eternas y divertidas, las vacaciones compartidas en la playa o lo y cautivante que se muestra siempre con vos, pero cuando se va se activan en vos unas ganas vibrantes de que se quede a tu lado. Y te sentís mal, horriblemente culpable. Porque encima afianzaste una relación con su mujer y tus hijos adoran a los suyos. Y entonces ¿qué?,¿Sos capaz de reprimir lo que sentís con tal de evitar una catástrofe emocional a tu alrededor? Llamativamente, las dos novelas del prime time de los canales líderes de televisión exponen estos conflictos humanos con bastante éxito. De lunes a jueves, Quiero vivir a tu lado (El Trece) y Amar después de amar (Telefe) apuestan a los amores cruzados y a la infidelidad irremediable frente a una pasión que se adivina arrasadora. En la primera ficción, Verónica (Paola Krum) se revela contra una vida repleta de insatisfacciones y se juega por lo que siente por su vecino y amigo de toda la vida (Tomás: Mike Amigorena). En el canal de la competen­cia, y casi a la misma hora, Carolina (Eleonora Wexler) cede a la atracción que siente por Damián (Federico Amador), se enreda en una historia de engaños y men­tiras y destroza a su amiga (Raquel: Isabel Macedo) y a su marido (Santiago: Mariano Martínez).  Y si estas historias son efectivas y convocantes es porque, de algún modo, cada época cons­truye su fantasía a medida.

Como reflexiona la escritora de Las mil y una telenovelas, periodista y columnista de esta revista, Cecilia Absatz: “Lo prohibido y desconocido siempre estimuló el erotismo, y hoy, que tenemos mayor per­misividad y apertura en las relaciones, más que nunca”. Lo que atrae, por identificación o proyección, además de la postergación del deseo es casi el tabú: la mujer del socio o la cuñada, el marido de la amiga. Y los ex. Todas tenemos, casi por demarcación territorial, esa lista de “intocables” que esperamos que ninguna mujer cercana se atreva a “echarle el ojo”.

"Las prohibiciones que sella la moral y la cultura transparentan las tendencias humanas más irresistibles”, advierte el psicólogo Gervasio Díaz Cas­telli.

LUCHA DE TITANES. “Las prohibiciones que sella la moral y la cultura transparentan las tendencias humanas más irresistibles”, advierte el psicólogo y autor de El libro del buen amor (Atlántida), Gervasio Díaz Cas­telli. La atracción por un hombre del círculo íntimo al que las novelas apelan dejan al descubierto el dilema moral que atraviesa la enamorada del “incorrecto”, en el sentido de que se está ante una encrucijada, frente a una batalla entre la excitación (la pasión) y la cultura, entre las pulsiones más primitivas y la razón.  Marina (38) saltó la barrera y vio los pedazos volar por el aire. Se enamoró de su jefe, Pablo, casado con una amiga y colega que para colmo vivía en el mismo edificio, a dos pisos de distancia del suyo en una torre de Madrid (Ana con su marido y sus tres hijos y Marina con su pareja de diez años). Los cuatro trabajaban juntos, iban a cenar afuera con frecuencia y combinaban planes para los fines de semana; y las mujeres, que se conocieron por intermedio de Pablo, “se hicieron carne y uña” enseguida. Pero no hubo final feliz: Ana descubrió al infiel y lo superó, pero Marina se tuvo que mudar y su novio no la perdonó.

 

TENTADAS. “La transgresión dependerá de la fortaleza de los códigos que son particulares en todas las per­sonas. Si son fuertes funcionarán como freno, si son endebles no habrá remedio”, explica el psicólogo Fernando Rubano, y echa un manto de piedad sobre los “pecadores”. “Desconfiar y evaluar las propias pasiones es uno de los llamamientos en los que coinciden los psicólogos. No por pudor ni rigidez ética, sino porque las elecciones en 4D implican riesgos y pérdidas casi siempre irremediables.

Imaginemos esta situación: llegás a una fiesta con tu novio y tu amiga te presenta a su nuevo chico. Y te encanta, te vuelve loca y no podés dejar de mirarlo. Vayamos más allá: te estás empezando a confundir con el amigo de tu marido. No sabés si son las veladas eternas y divertidas, las vacaciones compartidas en la playa o lo y cautivante que se muestra siempre con vos, pero cuando se va se activan en vos unas ganas vibrantes de que se quede a tu lado. Y te sentís mal, horriblemente culpable. Porque encima afianzaste una relación con su mujer y tus hijos adoran a los suyos. Y entonces ¿qué?,¿Sos capaz de reprimir lo que sentís con tal de evitar una catástrofe emocional a tu alrededor? Llamativamente, las dos novelas del prime time de los canales líderes de televisión exponen estos conflictos humanos con bastante éxito. De lunes a jueves, Quiero vivir a tu lado (El Trece) y Amar después de amar (Telefe) apuestan a los amores cruzados y a la infidelidad irremediable frente a una pasión que se adivina arrasadora. En la primera ficción, Verónica (Paola Krum) se revela contra una vida repleta de insatisfacciones y se juega por lo que siente por su vecino y amigo de toda la vida (Tomás: Mike Amigorena). En el canal de la competen­cia, y casi a la misma hora, Carolina (Eleonora Wexler) cede a la atracción que siente por Damián (Federico Amador), se enreda en una historia de engaños y men­tiras y destroza a su amiga (Raquel: Isabel Macedo) y a su marido (Santiago: Mariano Martínez).  Y si estas historias son efectivas y convocantes es porque, de algún modo, cada época cons­truye su fantasía a medida.

Como reflexiona la escritora de Las mil y una telenovelas, periodista y columnista de esta revista, Cecilia Absatz: “Lo prohibido y desconocido siempre estimuló el erotismo, y hoy, que tenemos mayor per­misividad y apertura en las relaciones, más que nunca”. Lo que atrae, por identificación o proyección, además de la postergación del deseo es casi el tabú: la mujer del socio o la cuñada, el marido de la amiga. Y los ex. Todas tenemos, casi por demarcación territorial, esa lista de “intocables” que esperamos que ninguna mujer cercana se atreva a “echarle el ojo”.

"Las prohibiciones que sella la moral y la cultura transparentan las tendencias humanas más irresistibles”, advierte el psicólogo Gervasio Díaz Cas­telli.

LUCHA DE TITANES. “Las prohibiciones que sella la moral y la cultura transparentan las tendencias humanas más irresistibles”, advierte el psicólogo y autor de El libro del buen amor (Atlántida), Gervasio Díaz Cas­telli. La atracción por un hombre del círculo íntimo al que las novelas apelan dejan al descubierto el dilema moral que atraviesa la enamorada del “incorrecto”, en el sentido de que se está ante una encrucijada, frente a una batalla entre la excitación (la pasión) y la cultura, entre las pulsiones más primitivas y la razón.  Marina (38) saltó la barrera y vio los pedazos volar por el aire. Se enamoró de su jefe, Pablo, casado con una amiga y colega que para colmo vivía en el mismo edificio, a dos pisos de distancia del suyo en una torre de Madrid (Ana con su marido y sus tres hijos y Marina con su pareja de diez años). Los cuatro trabajaban juntos, iban a cenar afuera con frecuencia y combinaban planes para los fines de semana; y las mujeres, que se conocieron por intermedio de Pablo, “se hicieron carne y uña” enseguida. Pero no hubo final feliz: Ana descubrió al infiel y lo superó, pero Marina se tuvo que mudar y su novio no la perdonó.

 

TENTADAS. “La transgresión dependerá de la fortaleza de los códigos que son particulares en todas las per­sonas. Si son fuertes funcionarán como freno, si son endebles no habrá remedio”, explica el psicólogo Fernando Rubano, y echa un manto de piedad sobre los “pecadores”. “Desconfiar y evaluar las propias pasiones es uno de los llamamientos en los que coinciden los psicólogos. No por pudor ni rigidez ética, sino porque las elecciones en 4D implican riesgos y pérdidas casi siempre irremediables.

Emma Stone, la estrella de La La Land

Ahora sí le tocó el turno de brillar. Desde diciembre, estreno internacional de su film La La Land: la ciudad de los sueños, el nombre de Emma Stone no para de sonar. Tras años de amagues y chances de convertirse en un peso pesado de Hollywood, la pelirroja actriz de 28 años finalmente arrasa. En el musical –que de eso se trata la película dirigida por Damien Chazelle, el mismo de Whiplash– a Stone le toca interpretar a una aspirante a actriz que se frustra bastante camino al éxito entre castings y entrevistas. Una historia que conoce bien: una chica de pueblo –Mia Dolan– que llega a Los Angeles, la gran ciudad, en busca de un sueño. Y si la aspirante a actriz Mia nació en el minúsculo Boulder, Emma Stone lo hizo en Scottsdale, Arizona. Las similitudes entre las historias siguen: la pasión por la actuación llevó a Emma a participar de varias obras estudiantiles previo a decidirse y mudarse con su mamá a Hollywood. Tenía sólo quince años y todo indica que no se equivocó. Al poco tiempo consiguió papeles en televisión (Medium, Malcolm in the middle, Drive) pero, al igual que su personaje en La La Land, la pelirroja supo de frustraciones y de castings malogrados. Emma mantiene fresca la vez que audicionó para la serie Héroes y, previo a entrar, escuchó que en una sala vecina le daban el papel a Hayden Panettiere. Volvió a casa y tuvo una crisis nerviosa. Era 2006, ¡y allí casi lo abandona todo! La La Land es sin dudas su revancha.

UN LARGO CAMINO A LA CIMA. La llegada de Stone a las grandes ligas no fue de un día para otro. Emma (que en realidad se llama Emily) dio su primer paso en la pantalla grande con Superbad. Le siguieron títulos como Zombieland con Jesse Eisenberg y Paper Man. La comedia definitivamente era lo suyo. No pasó mucho hasta que en su rol teen en Rumores y mentiras (2010) logró una nominación al Globo de Oro como Mejor Actriz de Musical o Comedia. Objetivo conseguido: su nombre ya estaba entre los grandes. Loco y estúpido amor (2011, con Ryan Gosling) hizo lo suyo. La química entre ambos funcionó de tal manera que volvieron a repetir dupla en la mafiosa Gangster Squad (2013). La La Land es su tercera versión a dúo.

Fue muy divertido volver a trabajar con Ryan. Es maravilloso hacer algo tan ambicioso con alguien que conozco y confío

El nombre de Emma comenzó a repetirse como opción para buenos papeles, como en Historias Cruzadas (2011) y en filmes taquilleros como la saga de El Hombre Araña o cools como Magia a la luz de la luna (2014, de Woody Allen) o Birdman de Alejandro González Iñárritu, que la llevó a estar nominada como Mejor Actriz Secundaria en 2014. Asentada en Nueva York, en 2015 Emma se subió a las tablas de Broadway para hacer Cabaret. Canto y baile, la previa para brillar en La La Land.

CON DIPLOMA DE ESTRELLA. Hablan de su carisma, de su talento y la destacan como una nueva versión de “reina de la comedia” hollywoodense (que además sabe hacer llorar). Separada del actor Andrew Garfield (con quien salió con intervalos desde 2011 hasta 2015), la actriz se enfocó en su carrera y se acomoda a una vida de estrella.

La La Land es un film ambicioso con guiños a los tiempos de oro de Hollywood, Fred Astaire y Ginger Rogers, que la vuelve reunir con Gosling: “Fue muy divertido volver a trabajar juntos. Es maravilloso hacer algo tan ambicioso con alguien que conozco y confío”, confesó la actriz que hace poco inmortalizó sus manos en cemento en el Paseo de la fama de Hollywood. Pocas películas generaron tanta división entre el público. Una suerte de La La land… ¿sí o no? Sin embargo, todos coinciden en destacar su destreza y naturalidad (una que incluyó tres meses de ensayos, con clases de tap y baile de salón) y Emma ya embolsó el premio a la Mejor Actriz en el Festival de Venecia, fue favorita del Festival de Toronto, practicó su discurso en los Globos de Oro y en los BAFTA. Con La La Land con el combo que gusta y se premia todo indica que se viene estatuilla de oro para Stone.

Hay cuenta regresiva y la red carpet estará atenta ya que el modelo que la actriz elija para los Oscars el 26 de febrero se llevará las mejores fotos. De ganarlo, ¡a captar sus sonrisas! Podrían ser las últimas previo a meterse de lleno en la filmación de Los 101 Dálmatas de Disney, su primera vez como villana interpretando a la mismísima Cruella de Vil. No más papeles secundarios para ella.

Ahora sí le tocó el turno de brillar. Desde diciembre, estreno internacional de su film La La Land: la ciudad de los sueños, el nombre de Emma Stone no para de sonar. Tras años de amagues y chances de convertirse en un peso pesado de Hollywood, la pelirroja actriz de 28 años finalmente arrasa. En el musical –que de eso se trata la película dirigida por Damien Chazelle, el mismo de Whiplash– a Stone le toca interpretar a una aspirante a actriz que se frustra bastante camino al éxito entre castings y entrevistas. Una historia que conoce bien: una chica de pueblo –Mia Dolan– que llega a Los Angeles, la gran ciudad, en busca de un sueño. Y si la aspirante a actriz Mia nació en el minúsculo Boulder, Emma Stone lo hizo en Scottsdale, Arizona. Las similitudes entre las historias siguen: la pasión por la actuación llevó a Emma a participar de varias obras estudiantiles previo a decidirse y mudarse con su mamá a Hollywood. Tenía sólo quince años y todo indica que no se equivocó. Al poco tiempo consiguió papeles en televisión (Medium, Malcolm in the middle, Drive) pero, al igual que su personaje en La La Land, la pelirroja supo de frustraciones y de castings malogrados. Emma mantiene fresca la vez que audicionó para la serie Héroes y, previo a entrar, escuchó que en una sala vecina le daban el papel a Hayden Panettiere. Volvió a casa y tuvo una crisis nerviosa. Era 2006, ¡y allí casi lo abandona todo! La La Land es sin dudas su revancha.

UN LARGO CAMINO A LA CIMA. La llegada de Stone a las grandes ligas no fue de un día para otro. Emma (que en realidad se llama Emily) dio su primer paso en la pantalla grande con Superbad. Le siguieron títulos como Zombieland con Jesse Eisenberg y Paper Man. La comedia definitivamente era lo suyo. No pasó mucho hasta que en su rol teen en Rumores y mentiras (2010) logró una nominación al Globo de Oro como Mejor Actriz de Musical o Comedia. Objetivo conseguido: su nombre ya estaba entre los grandes. Loco y estúpido amor (2011, con Ryan Gosling) hizo lo suyo. La química entre ambos funcionó de tal manera que volvieron a repetir dupla en la mafiosa Gangster Squad (2013). La La Land es su tercera versión a dúo.

Fue muy divertido volver a trabajar con Ryan. Es maravilloso hacer algo tan ambicioso con alguien que conozco y confío

El nombre de Emma comenzó a repetirse como opción para buenos papeles, como en Historias Cruzadas (2011) y en filmes taquilleros como la saga de El Hombre Araña o cools como Magia a la luz de la luna (2014, de Woody Allen) o Birdman de Alejandro González Iñárritu, que la llevó a estar nominada como Mejor Actriz Secundaria en 2014. Asentada en Nueva York, en 2015 Emma se subió a las tablas de Broadway para hacer Cabaret. Canto y baile, la previa para brillar en La La Land.

CON DIPLOMA DE ESTRELLA. Hablan de su carisma, de su talento y la destacan como una nueva versión de “reina de la comedia” hollywoodense (que además sabe hacer llorar). Separada del actor Andrew Garfield (con quien salió con intervalos desde 2011 hasta 2015), la actriz se enfocó en su carrera y se acomoda a una vida de estrella.

La La Land es un film ambicioso con guiños a los tiempos de oro de Hollywood, Fred Astaire y Ginger Rogers, que la vuelve reunir con Gosling: “Fue muy divertido volver a trabajar juntos. Es maravilloso hacer algo tan ambicioso con alguien que conozco y confío”, confesó la actriz que hace poco inmortalizó sus manos en cemento en el Paseo de la fama de Hollywood. Pocas películas generaron tanta división entre el público. Una suerte de La La land… ¿sí o no? Sin embargo, todos coinciden en destacar su destreza y naturalidad (una que incluyó tres meses de ensayos, con clases de tap y baile de salón) y Emma ya embolsó el premio a la Mejor Actriz en el Festival de Venecia, fue favorita del Festival de Toronto, practicó su discurso en los Globos de Oro y en los BAFTA. Con La La Land con el combo que gusta y se premia todo indica que se viene estatuilla de oro para Stone.

Hay cuenta regresiva y la red carpet estará atenta ya que el modelo que la actriz elija para los Oscars el 26 de febrero se llevará las mejores fotos. De ganarlo, ¡a captar sus sonrisas! Podrían ser las últimas previo a meterse de lleno en la filmación de Los 101 Dálmatas de Disney, su primera vez como villana interpretando a la mismísima Cruella de Vil. No más papeles secundarios para ella.

Camila Salazar: “Me cuesta separarme de la imagen de bomba sexual de mi hermana”

C ami lo tiene todo para ser la próxima chica sexy de la Argentina… Es joven (25), tiene curvas infernales, mirada pícara, actitud rebelde y es heredera del trono más hot del país. Sin embargo, la hermana menor de Luciana Salazar (37) no quiere saber nada con ese perfil de comehombres y se esfuerza por ganarse un lugar dentro del mundo artístico. “Me cuesta separarme de la imagen de bomba sexual de Luciana. Todos creen que sólo por ósmosis tengo que ser una chica hot. Me etiquetan como algo que no soy, no me siento cómoda sacándome fotos haciéndome la sexy”, confiesa la única morocha del clan Salazar (“lo mío es natural”, aclarará más adelante). A pesar de su famoso árbol genealógico –es sobrina de Palito Ortega y Evangelina Salazar, prima de Sebastián (dueño de Underground) y de la actriz Julieta Ortega–, ella decidió alejarse por un buen tiempo de los medios para estudiar. “Mientras iba a la secundaria hice Patito Feo, pero en mi casa siempre me dijeron que tenía que estudiar una carrera universitaria. Nadie me obligó, pero venimos de una familia de artistas y sabemos que la televisión es pan para hoy y hambre para mañana”, asegura la licenciada en Psicología. Ya con el título en la mano, Cami volvió al ruedo hace dos años como notera de Combate, el programa de competencias de Canal 9 que es furor entre los adolescentes. “No lo busqué, pero debo confesar que me contactaron después de que mi hermana Luli subiera una foto mía en bikini sin que me diera cuenta –revela entre risas–. Se armó un revuelo tremendo. Al principio me quise morir porque no sabía lo que podía pensar la gente, pero hoy se lo agradezco”.

Después de siete años lejos de la ficción, este 2017 Camila vuelve a la pantalla chica con un papel en Fanny la fan, la nueva tira de Underground para Telefe con Agustina Cherri y Nicolás Furtado. “No me molesta que digan que estoy acomodada porque a mí me da orgullo y felicidad que tanto mi hermana como mi primo me puedan ayudar a trabajar de lo que me gusta. Pero no crean que todo es tan fácil. A mí me cuesta mucho conseguir oportunidades y ahora tengo el desafío de hacerlos sentir orgullosos a ellos”, asume sin esquivar ningún tema.

¿Cuál sería el trabajo de tus sueños? Más que actuar, lo que me encantaría es conducir. Mi gran sueño es poder unir mis dos pasiones: la conducción y la psicología. ¡Flasheo con hacer test psicológicos en la tele! También me encantan los programas de interés cultural o general, como los de Iván de Pineda, me parece un tipo súper interesante e inteligente.

¿Tenés pruritos a la hora de exponer el físico? No es lo que prefiero, pero sé que en esta profesión uno a veces tiene que hacerlo, como en notas de revistas o campañas. Siempre y cuando sean cuidadas.

¿Te animarías a hacer Playboy? Me lo ofrecieron cuando mi hermana subió la foto de mi cola a Twitter (risas), pero ni siquiera llegué a saber si era pago o gratis porque dije que no me interesaba hacer fotos desnuda. No creo que me juegue a favor en el perfil que busco. Quedaría muy pegada al estilo de Luli y no tiene nada que ver conmigo.

No me molesta que digan que estoy acomodada porque a mí me da orgullo y felicidad que tanto mi hermana como mi primo me puedan ayudar a trabajar de lo que me gusta

¿Luli es la única sex bomb de tu familia? Que se muestre, sí. Pero mi hermana más grande, Marisol, tiene un cuerpo impresionante. Creo que ella garparía mucho más en Playboy que Luli (risas). Todas somos muy coquetas, pero Luciana siempre, desde muy chiquita, fue súper sexy. Me acuerdo que mi mamá tenía problemas en el club porque a ella le gustaba seducir (se ríe). Y mi sobrinita Máxima –hija de Marisol– es igual. Tiene cuatro años y no sabés cómo mueve el cuerpo, es Ariana Grande en miniatura.

Son cuatro hermanas, Marisol (39), Luciana (37), Maite (30) y vos, ¿cómo se llevan? Somos todas muy pasionales, pero también muy distintas, así que nos peleamos mucho. Lo nuestro es amor/odio.

¿Cómo vive la familia la fama de Luli? Estamos re acostumbrados. Lo único que me cuesta aceptar de mi hermana es que no podamos sacar una foto familiar porque ella no está impecable. Me gustaría que fuera un poco más relajada en ese sentido… Pero no la juzgo, cada uno es como es.

¿Tenés relación con Martín Redrado? Sí, ¡re! Mi cuñado es un divino. Es serio con su laburo y todo lo relacionado con la economía, pero en la intimidad es muy buena onda, sumamente canchero y hospitalario. Con mi hermana se potencian, son como dos niños. Imaginate que les gusta hacer pijama parties con los amigos (risas). Te juro que mi hermana es muy, muy tímida y siempre quiere mostrarse perfecta, pero cuando la conocés te das cuenta que nada que ver, es una niña.

LA SALAZAR. Dice que no se cuida para nada, toma cerveza, vino, come picadas y no hace ni un abdominal… ¡y pese a su vagancia está impecable! No cabe duda de que el gen Salazar está en sus venas. “Si me cuidara tendría un cuerpo de la hostia. Pero por suerte tenemos re buena genética todas, mi mamá tiene muchas lolas y buena cola. Ahora tiene 63 años, ¡pero de joven era una bomba!”, comenta divertida mientras nos muestra fotos en su iPhone: de su familia, de su novio Cristian Sabena (35) y de Jackie, la perra maltés que era de su abuela y que ella adoptó hace tres años. Todos en la familia son rubios, de ojos claros y con cuerpos atléticos. Llamativamente, Luli, la más famosa del clan, es la que menos aparece en los álbumes: “No le gusta sacarse fotos”, aclara Cami sin dar más detalles.

Sos la única Salazar morocha, ¿vas a pasarte al bando de las blondas? No, en realidad todas tienen mi color de pelo, pero se tiñen. Me gusta mucho más mi pelo. Me acuerdo que en Patito me cortaron carré y me tiñeron de rubio… ¡Un horror! ¡Me arruinaron la adolescencia! (risas).

Siendo una diosa llama la atención que tu novio sea el antigalán… ¿no te gustan los carilindos? (risas) Para nada, soy cero de los Ken, de hecho los carilindos suelen ser medio bobos. La vida compensa: lo que no te lo da en el físico te lo da en actitud. Cuando lo mostré en las redes salieron a decir que era feo, fue un garrón, pobre… ¡pero no saben el levante que tiene mi novio! Tiene una personalidad increíble, es camarógrafo, tiene su productora, es súper macho, divertido y comprador.

¿Sos Susanita? Sí, re. En casa somos todos muy familieros y tenemos el ejemplo de mis papás que están juntos hace casi 50 años. Yo los veo súper enamorados, creo que no podrían vivir el uno sin el otro. Se morirían. Ojalá yo también pueda vivir un amor así.

C ami lo tiene todo para ser la próxima chica sexy de la Argentina… Es joven (25), tiene curvas infernales, mirada pícara, actitud rebelde y es heredera del trono más hot del país. Sin embargo, la hermana menor de Luciana Salazar (37) no quiere saber nada con ese perfil de comehombres y se esfuerza por ganarse un lugar dentro del mundo artístico. “Me cuesta separarme de la imagen de bomba sexual de Luciana. Todos creen que sólo por ósmosis tengo que ser una chica hot. Me etiquetan como algo que no soy, no me siento cómoda sacándome fotos haciéndome la sexy”, confiesa la única morocha del clan Salazar (“lo mío es natural”, aclarará más adelante). A pesar de su famoso árbol genealógico –es sobrina de Palito Ortega y Evangelina Salazar, prima de Sebastián (dueño de Underground) y de la actriz Julieta Ortega–, ella decidió alejarse por un buen tiempo de los medios para estudiar. “Mientras iba a la secundaria hice Patito Feo, pero en mi casa siempre me dijeron que tenía que estudiar una carrera universitaria. Nadie me obligó, pero venimos de una familia de artistas y sabemos que la televisión es pan para hoy y hambre para mañana”, asegura la licenciada en Psicología. Ya con el título en la mano, Cami volvió al ruedo hace dos años como notera de Combate, el programa de competencias de Canal 9 que es furor entre los adolescentes. “No lo busqué, pero debo confesar que me contactaron después de que mi hermana Luli subiera una foto mía en bikini sin que me diera cuenta –revela entre risas–. Se armó un revuelo tremendo. Al principio me quise morir porque no sabía lo que podía pensar la gente, pero hoy se lo agradezco”.

Después de siete años lejos de la ficción, este 2017 Camila vuelve a la pantalla chica con un papel en Fanny la fan, la nueva tira de Underground para Telefe con Agustina Cherri y Nicolás Furtado. “No me molesta que digan que estoy acomodada porque a mí me da orgullo y felicidad que tanto mi hermana como mi primo me puedan ayudar a trabajar de lo que me gusta. Pero no crean que todo es tan fácil. A mí me cuesta mucho conseguir oportunidades y ahora tengo el desafío de hacerlos sentir orgullosos a ellos”, asume sin esquivar ningún tema.

¿Cuál sería el trabajo de tus sueños? Más que actuar, lo que me encantaría es conducir. Mi gran sueño es poder unir mis dos pasiones: la conducción y la psicología. ¡Flasheo con hacer test psicológicos en la tele! También me encantan los programas de interés cultural o general, como los de Iván de Pineda, me parece un tipo súper interesante e inteligente.

¿Tenés pruritos a la hora de exponer el físico? No es lo que prefiero, pero sé que en esta profesión uno a veces tiene que hacerlo, como en notas de revistas o campañas. Siempre y cuando sean cuidadas.

¿Te animarías a hacer Playboy? Me lo ofrecieron cuando mi hermana subió la foto de mi cola a Twitter (risas), pero ni siquiera llegué a saber si era pago o gratis porque dije que no me interesaba hacer fotos desnuda. No creo que me juegue a favor en el perfil que busco. Quedaría muy pegada al estilo de Luli y no tiene nada que ver conmigo.

No me molesta que digan que estoy acomodada porque a mí me da orgullo y felicidad que tanto mi hermana como mi primo me puedan ayudar a trabajar de lo que me gusta

¿Luli es la única sex bomb de tu familia? Que se muestre, sí. Pero mi hermana más grande, Marisol, tiene un cuerpo impresionante. Creo que ella garparía mucho más en Playboy que Luli (risas). Todas somos muy coquetas, pero Luciana siempre, desde muy chiquita, fue súper sexy. Me acuerdo que mi mamá tenía problemas en el club porque a ella le gustaba seducir (se ríe). Y mi sobrinita Máxima –hija de Marisol– es igual. Tiene cuatro años y no sabés cómo mueve el cuerpo, es Ariana Grande en miniatura.

Son cuatro hermanas, Marisol (39), Luciana (37), Maite (30) y vos, ¿cómo se llevan? Somos todas muy pasionales, pero también muy distintas, así que nos peleamos mucho. Lo nuestro es amor/odio.

¿Cómo vive la familia la fama de Luli? Estamos re acostumbrados. Lo único que me cuesta aceptar de mi hermana es que no podamos sacar una foto familiar porque ella no está impecable. Me gustaría que fuera un poco más relajada en ese sentido… Pero no la juzgo, cada uno es como es.

¿Tenés relación con Martín Redrado? Sí, ¡re! Mi cuñado es un divino. Es serio con su laburo y todo lo relacionado con la economía, pero en la intimidad es muy buena onda, sumamente canchero y hospitalario. Con mi hermana se potencian, son como dos niños. Imaginate que les gusta hacer pijama parties con los amigos (risas). Te juro que mi hermana es muy, muy tímida y siempre quiere mostrarse perfecta, pero cuando la conocés te das cuenta que nada que ver, es una niña.

LA SALAZAR. Dice que no se cuida para nada, toma cerveza, vino, come picadas y no hace ni un abdominal… ¡y pese a su vagancia está impecable! No cabe duda de que el gen Salazar está en sus venas. “Si me cuidara tendría un cuerpo de la hostia. Pero por suerte tenemos re buena genética todas, mi mamá tiene muchas lolas y buena cola. Ahora tiene 63 años, ¡pero de joven era una bomba!”, comenta divertida mientras nos muestra fotos en su iPhone: de su familia, de su novio Cristian Sabena (35) y de Jackie, la perra maltés que era de su abuela y que ella adoptó hace tres años. Todos en la familia son rubios, de ojos claros y con cuerpos atléticos. Llamativamente, Luli, la más famosa del clan, es la que menos aparece en los álbumes: “No le gusta sacarse fotos”, aclara Cami sin dar más detalles.

Sos la única Salazar morocha, ¿vas a pasarte al bando de las blondas? No, en realidad todas tienen mi color de pelo, pero se tiñen. Me gusta mucho más mi pelo. Me acuerdo que en Patito me cortaron carré y me tiñeron de rubio… ¡Un horror! ¡Me arruinaron la adolescencia! (risas).

Siendo una diosa llama la atención que tu novio sea el antigalán… ¿no te gustan los carilindos? (risas) Para nada, soy cero de los Ken, de hecho los carilindos suelen ser medio bobos. La vida compensa: lo que no te lo da en el físico te lo da en actitud. Cuando lo mostré en las redes salieron a decir que era feo, fue un garrón, pobre… ¡pero no saben el levante que tiene mi novio! Tiene una personalidad increíble, es camarógrafo, tiene su productora, es súper macho, divertido y comprador.

¿Sos Susanita? Sí, re. En casa somos todos muy familieros y tenemos el ejemplo de mis papás que están juntos hace casi 50 años. Yo los veo súper enamorados, creo que no podrían vivir el uno sin el otro. Se morirían. Ojalá yo también pueda vivir un amor así.

Solange Freyre, la argentina que deslumbra en Got Talent España

“De momento no tengo secretaria, ¡soy yo! Acá So­lange, encantada, te paso mi número de teléfo­no”, responde vía mail desde España Solange Freyre, la artista argentina más buscada por estos días por fotógrafos y periodistas. Un rato después, desde su casa ubicada en la pequeña localidad de San Lorenzo de El Escorial, a unos 47 kilómetros de Madrid, ella, que con su performance musical deslumbró al jurado del famoso programa español Got Talent, agradece el llamado. Con gusto, dice, conversará sobre sí misma, si es que le damos unos minutos: la están esperando para cenar su marido fotógrafo y sus hijos, los mellizos Ariana y Gonzalo (11). Son los que vimos correr emocionados en el escenario, tras verla interpretar con tanta potencia y ductilidad esos clásicos de la comedia musical que enamoraron a la audiencia e hicieron rodar la pregunta en todos los continentes: ¿quién es esa chica? O, mejor dicho, esa mujer de 43 años.

 

Es clave perseverar, tener valentía y escuchar las voces positivas. Para materializar los deseos hay que aprender a crear con la mente y no de­jar de creer.

ESTRELLAS PARA TI. Vista de cerca, la historia de su vida bien podría ser el clásico argumento que inspira la maquinaria non stop de Hollywood (La la Land para no ir muy lejos): la de la chica que deja su pueblo y lucha obsesivamente para cumplir sus sueños. Aunque en la vida real, sabemos, pueden tardar demasiado en llegar. O no llegar nunca. Quizás ese deseo pendiente fue el que conmovió hasta las lágrimas y definió la sentencia del jurado. Porque a Solange el sueño de vivir de la ac­tuación se le estaba escapando. Y tal vez se le hubiera ido demasiado lejos si su hija, que la veía triste, agotada y “quemadísima” de trabajar tantas horas como instructora de pilates en un gimnasio, no le hubiera plantado la idea: “¿Por qué no te apuntás en el Got Talent?”. Y Solange, que casi no conocía el programa y ni siquiera tiene un televi­sor en su casa (porque tiene muchos prejuicios respecto de la programación) escuchó lo que su hija tenía para decir sobre el certamen que suele mirar entusiasmada cuando duerme en la casa de su padre (el primer marido de Solange). “Lo soñé, lo creé y lo hice. Pasar a la final fue un pequeño milagro: tenés sólo dos minutos para poder transmitir y sor­prender”, comparte Solange y agrega que eligió el inglés para poner en escena los fragmentos de El fantasma de la ópera, Cabaret y Los Miserables con los que cautivó en el escenario porque “es más dulce para cantar y más propio del género musical”. De algún modo, encandilar en la audición significó para Solange otra prueba de que la vida podía llevarla “de las orejas” como cuando tenía veinte, y estuvo a punto de ingresar a trabajar a una multinacional como contadora, la carrera de la que egresó de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En ese entonces, después de un casting larguísimo, Pepe Cibrián la eligió para ser Mina en Drácula, la obra que de chica solía cantar con su hermano mayor, Alexis, en la casa donde creció, en el barrio de Colegiales. Solange, la hija del medio de Adela (farmacéutica y maestra de música) y Eduardo (escribano) siempre tuvo inclinacio­nes artísticas. Estudió canto lírico, baile e interpretación, y en el 2000, casi a los treinta años, dobló la apuesta y se fue por más a Nueva York. “Lo que más deseaba era actuar en Broadway”, recuerda quien también, dirigida por Alejandro Romay, fue Eliza Doolittle en My Fair Lady, en el Teatro El Nacional. En la capital de la comedia musical se formó en canto y baile en la Universidad de New York (NYU), y recorrió el mundo en un crucero de lujo como la cantante principal de los transatlánticos de la empresa Crystal Cruises.

Cuando terminó el contrato, el amor le dio otra perspectiva. Se mudó a Madrid, tuvo a sus dos hijos y se separó. En el medio, mientras los chicos crecían, escribió decenas de obras de teatro in­fantiles con las que viajó por toda España y que forman parte de su proyecto El teatro de Martina. También creó su propio espectáculo de tango, The New Urban Tango. Pero todo lo hacía en los escasos ratos libres. Para “pagar las cuentas” se recibió de entrenadora de aeróbic, pila­tes y baile. “A veces se espera que el artista viva del aire, pero cuando tenés una familia no podés estar de aventuras y terminás relegando tus sueños y tu talento”, reflexiona, feliz con la repercusión que tuvo su desempeño en la audición. “Más que haber llegado, más allá del resultado lo que me motiva es tener la tranquilidad de saber que se puede lograr lo que una quiere. Justamente creo que, en parte, esa impronta fue la que emocionó al público. Mucha gente se acercó estos días para decirme ‘me has hecho llorar’, ‘me has hecho creer en los sueños otra vez’. Muchas veces no quieren producir ciertas obras porque dicen que la gente quiere ver otras cosas: yo estoy convencida de que la gente quiere arte, arte de verdad”, comparte Solange, y cuenta que ya empezó a prepararse para la final del programa, el próximo 21 de marzo.

También demostraste que no todo tiene que suceder antes de los 30… Los cuarenta son los nuevos veinte, ¿lo sabías? (se ríe). No dejás de estar en forma y la edad te da sabiduría.

¿Cómo es un día tuyo ahora? Mi presente es atípico. Doy cursos de gimnasia hipopresiva (una técnica basada en la res­piración y la contracción muscular) porque me encanta, y no dejo mi rol de directora de las obras infantiles. El resto del tiempo contesto los mensajes, muevo las redes, estoy con los chicos y con mi marido. Además, estudio alemán y hago bikram yoga.

¿Qué le dirías a alguien que tiene un deseo pendiente y cree que ya no hay más chances? Que a veces co­metemos el error de hacer y hacer y hacer para llegar, cuando es mejor parar, pensar, ver el partido y ser. Y entonces se abre el camino. También es clave perseverar, tener valentía y escuchar las voces positivas. Las críticas negativas hablan de sus propias limitaciones. Para materializar los deseos hay que aprender a crear con la mente y no de­jar de creer. Ahora, por ejemplo, me encantaría poder mostrar mi show de tango en Buenos Aires y estrenar un unipersonal desopilante y muy ‘cañero’ en Madrid. Pero paso a paso.

“De momento no tengo secretaria, ¡soy yo! Acá So­lange, encantada, te paso mi número de teléfo­no”, responde vía mail desde España Solange Freyre, la artista argentina más buscada por estos días por fotógrafos y periodistas. Un rato después, desde su casa ubicada en la pequeña localidad de San Lorenzo de El Escorial, a unos 47 kilómetros de Madrid, ella, que con su performance musical deslumbró al jurado del famoso programa español Got Talent, agradece el llamado. Con gusto, dice, conversará sobre sí misma, si es que le damos unos minutos: la están esperando para cenar su marido fotógrafo y sus hijos, los mellizos Ariana y Gonzalo (11). Son los que vimos correr emocionados en el escenario, tras verla interpretar con tanta potencia y ductilidad esos clásicos de la comedia musical que enamoraron a la audiencia e hicieron rodar la pregunta en todos los continentes: ¿quién es esa chica? O, mejor dicho, esa mujer de 43 años.

 

Es clave perseverar, tener valentía y escuchar las voces positivas. Para materializar los deseos hay que aprender a crear con la mente y no de­jar de creer.

ESTRELLAS PARA TI. Vista de cerca, la historia de su vida bien podría ser el clásico argumento que inspira la maquinaria non stop de Hollywood (La la Land para no ir muy lejos): la de la chica que deja su pueblo y lucha obsesivamente para cumplir sus sueños. Aunque en la vida real, sabemos, pueden tardar demasiado en llegar. O no llegar nunca. Quizás ese deseo pendiente fue el que conmovió hasta las lágrimas y definió la sentencia del jurado. Porque a Solange el sueño de vivir de la ac­tuación se le estaba escapando. Y tal vez se le hubiera ido demasiado lejos si su hija, que la veía triste, agotada y “quemadísima” de trabajar tantas horas como instructora de pilates en un gimnasio, no le hubiera plantado la idea: “¿Por qué no te apuntás en el Got Talent?”. Y Solange, que casi no conocía el programa y ni siquiera tiene un televi­sor en su casa (porque tiene muchos prejuicios respecto de la programación) escuchó lo que su hija tenía para decir sobre el certamen que suele mirar entusiasmada cuando duerme en la casa de su padre (el primer marido de Solange). “Lo soñé, lo creé y lo hice. Pasar a la final fue un pequeño milagro: tenés sólo dos minutos para poder transmitir y sor­prender”, comparte Solange y agrega que eligió el inglés para poner en escena los fragmentos de El fantasma de la ópera, Cabaret y Los Miserables con los que cautivó en el escenario porque “es más dulce para cantar y más propio del género musical”. De algún modo, encandilar en la audición significó para Solange otra prueba de que la vida podía llevarla “de las orejas” como cuando tenía veinte, y estuvo a punto de ingresar a trabajar a una multinacional como contadora, la carrera de la que egresó de la Universidad Nacional de Buenos Aires. En ese entonces, después de un casting larguísimo, Pepe Cibrián la eligió para ser Mina en Drácula, la obra que de chica solía cantar con su hermano mayor, Alexis, en la casa donde creció, en el barrio de Colegiales. Solange, la hija del medio de Adela (farmacéutica y maestra de música) y Eduardo (escribano) siempre tuvo inclinacio­nes artísticas. Estudió canto lírico, baile e interpretación, y en el 2000, casi a los treinta años, dobló la apuesta y se fue por más a Nueva York. “Lo que más deseaba era actuar en Broadway”, recuerda quien también, dirigida por Alejandro Romay, fue Eliza Doolittle en My Fair Lady, en el Teatro El Nacional. En la capital de la comedia musical se formó en canto y baile en la Universidad de New York (NYU), y recorrió el mundo en un crucero de lujo como la cantante principal de los transatlánticos de la empresa Crystal Cruises.

Cuando terminó el contrato, el amor le dio otra perspectiva. Se mudó a Madrid, tuvo a sus dos hijos y se separó. En el medio, mientras los chicos crecían, escribió decenas de obras de teatro in­fantiles con las que viajó por toda España y que forman parte de su proyecto El teatro de Martina. También creó su propio espectáculo de tango, The New Urban Tango. Pero todo lo hacía en los escasos ratos libres. Para “pagar las cuentas” se recibió de entrenadora de aeróbic, pila­tes y baile. “A veces se espera que el artista viva del aire, pero cuando tenés una familia no podés estar de aventuras y terminás relegando tus sueños y tu talento”, reflexiona, feliz con la repercusión que tuvo su desempeño en la audición. “Más que haber llegado, más allá del resultado lo que me motiva es tener la tranquilidad de saber que se puede lograr lo que una quiere. Justamente creo que, en parte, esa impronta fue la que emocionó al público. Mucha gente se acercó estos días para decirme ‘me has hecho llorar’, ‘me has hecho creer en los sueños otra vez’. Muchas veces no quieren producir ciertas obras porque dicen que la gente quiere ver otras cosas: yo estoy convencida de que la gente quiere arte, arte de verdad”, comparte Solange, y cuenta que ya empezó a prepararse para la final del programa, el próximo 21 de marzo.

También demostraste que no todo tiene que suceder antes de los 30… Los cuarenta son los nuevos veinte, ¿lo sabías? (se ríe). No dejás de estar en forma y la edad te da sabiduría.

¿Cómo es un día tuyo ahora? Mi presente es atípico. Doy cursos de gimnasia hipopresiva (una técnica basada en la res­piración y la contracción muscular) porque me encanta, y no dejo mi rol de directora de las obras infantiles. El resto del tiempo contesto los mensajes, muevo las redes, estoy con los chicos y con mi marido. Además, estudio alemán y hago bikram yoga.

¿Qué le dirías a alguien que tiene un deseo pendiente y cree que ya no hay más chances? Que a veces co­metemos el error de hacer y hacer y hacer para llegar, cuando es mejor parar, pensar, ver el partido y ser. Y entonces se abre el camino. También es clave perseverar, tener valentía y escuchar las voces positivas. Las críticas negativas hablan de sus propias limitaciones. Para materializar los deseos hay que aprender a crear con la mente y no de­jar de creer. Ahora, por ejemplo, me encantaría poder mostrar mi show de tango en Buenos Aires y estrenar un unipersonal desopilante y muy ‘cañero’ en Madrid. Pero paso a paso.

Dónde cenar en pareja

Buscamos algunos de los lugares más lindos y originales para comer de a dos.

LITTLE ROSE. Clásico de parejas, hace diez años que Little Rose convoca parejas que buscan buena comida y clima intimista en su piso de Palermo. Cuando Marcos Gainski y sus socios pensaron en abrir un restaurante a puertas cerradas todavía no existían los speakeasy ni la cocina en las casas y se convirtieron en el lugar favorito del público más exigente. Muy buen sushi, tempuras y tragos con bebidas niponas son parte de la oferta gastronómica. Armenia 1672. El cubierto ronda los $ 500.

BAR OCULTO. En la línea de bares ocultos en Buenos Aires, el restaurante Nicky y The Harrison Bar es otro de los favoritos de las parejas. Un restaurante de sushi nikkei de estilo neoyorkino es la antesala de un bar ambientado en los Estados Unidos en la década del ‘20. En claro guiño a la ley seca, sólo acceden al bar quienes piden “conocer la bodega” y son conducidos por un pasadizo. Coctelería clásica reversionada y sushi con algunos toques de cocina americana son parte del combo de Nicky Harrison. Malabia 1764. $ 600 por persona apróx.

Green Bamboo. Cuenta Darío Muhafara que el primer restaurante de cocina vietnamita de Buenos Aires surgió cuando su proyecto de comida asiática y japonesa se topó con el de la embajada de Vietnam. La iniciativa tuvo éxito y a la clientela de vietnamitas radicados en Buenos Aires se sumaron fanáticos de los platos del sudeste asiático. En Costa Rica y Carranza. El cubierto ronda los $ 550.

Lusitano. En la línea de la comida de inspiración regional, la propuesta de Lusitano es una de las más novedosas que haya visto Palermo. Aunque la cocina del restaurante de Martín Pacanowski no sea estrictamente portuguesa, sí lo es la inspiración. Una cocina súper sofisticada y un ambiente clásico y contemporáneo son parte de la propuesta con la que el dueño se animó a subir el volumen a la oferta palermitana. El bar del segundo piso completa un plan ideal para los que se inclinan por el lujo clásico en su versión más cool.  Cabrera 5621. $ 1.200 por persona.

MÁS ALLÁ DE PALERMO. Escondido en el corazón de La Horqueta, el restaurante Alo’s del chef Alejandro Feraud es uno de esos lugares que vale la pena conocer. Contemporáneo en su estética y su propuesta gastronómica, ofrece una cocina internacional digna de un chef formado en Francia, España y Nueva Zelanda en un ambiente atípico. Blanco Encalada 2120. El precio del cubierto de $ 530, aprox.

Clásico de San Telmo. El Café Rivas es otro infaltable cuando de salidas románticas se trata. El restaurante de estilo francés no podía pasar inadvertido entre las parejas. Con jazz en vivo, buena cocina y lindo clima, el restaurante de Luciano Nazar y Guillermo Hernández se convirtió en un éxito en apenas cinco años. Ubicado en la esquina de Estados Unidos y Balcarce, el cubierto ronda los $ 550 (con vino).

A pocas cuadras de ahí y enfrente de su celebrado Aramburu Restó, el chef Gonzalo Aramburu abrió hace dos años Aramburu Bis. Igual de apto para parejas que el primero, el nuevo restaurante tiene un menú que incluye opciones de pasos y platos a la carta. A su versión más joven y democrática Aramburu le sumó un bar en el subsuelo del local. Comida para exigentes, buena coctelería y espíritu joven hacen de éste un muy buen lugar para ir a comer y a tomar algo en pareja. Ubicado en la esquina de Humberto Iº y Salta, $ 900 por persona (con vino).

Buscamos algunos de los lugares más lindos y originales para comer de a dos.

LITTLE ROSE. Clásico de parejas, hace diez años que Little Rose convoca parejas que buscan buena comida y clima intimista en su piso de Palermo. Cuando Marcos Gainski y sus socios pensaron en abrir un restaurante a puertas cerradas todavía no existían los speakeasy ni la cocina en las casas y se convirtieron en el lugar favorito del público más exigente. Muy buen sushi, tempuras y tragos con bebidas niponas son parte de la oferta gastronómica. Armenia 1672. El cubierto ronda los $ 500.

BAR OCULTO. En la línea de bares ocultos en Buenos Aires, el restaurante Nicky y The Harrison Bar es otro de los favoritos de las parejas. Un restaurante de sushi nikkei de estilo neoyorkino es la antesala de un bar ambientado en los Estados Unidos en la década del ‘20. En claro guiño a la ley seca, sólo acceden al bar quienes piden “conocer la bodega” y son conducidos por un pasadizo. Coctelería clásica reversionada y sushi con algunos toques de cocina americana son parte del combo de Nicky Harrison. Malabia 1764. $ 600 por persona apróx.

Green Bamboo. Cuenta Darío Muhafara que el primer restaurante de cocina vietnamita de Buenos Aires surgió cuando su proyecto de comida asiática y japonesa se topó con el de la embajada de Vietnam. La iniciativa tuvo éxito y a la clientela de vietnamitas radicados en Buenos Aires se sumaron fanáticos de los platos del sudeste asiático. En Costa Rica y Carranza. El cubierto ronda los $ 550.

Lusitano. En la línea de la comida de inspiración regional, la propuesta de Lusitano es una de las más novedosas que haya visto Palermo. Aunque la cocina del restaurante de Martín Pacanowski no sea estrictamente portuguesa, sí lo es la inspiración. Una cocina súper sofisticada y un ambiente clásico y contemporáneo son parte de la propuesta con la que el dueño se animó a subir el volumen a la oferta palermitana. El bar del segundo piso completa un plan ideal para los que se inclinan por el lujo clásico en su versión más cool.  Cabrera 5621. $ 1.200 por persona.

MÁS ALLÁ DE PALERMO. Escondido en el corazón de La Horqueta, el restaurante Alo’s del chef Alejandro Feraud es uno de esos lugares que vale la pena conocer. Contemporáneo en su estética y su propuesta gastronómica, ofrece una cocina internacional digna de un chef formado en Francia, España y Nueva Zelanda en un ambiente atípico. Blanco Encalada 2120. El precio del cubierto de $ 530, aprox.

Clásico de San Telmo. El Café Rivas es otro infaltable cuando de salidas románticas se trata. El restaurante de estilo francés no podía pasar inadvertido entre las parejas. Con jazz en vivo, buena cocina y lindo clima, el restaurante de Luciano Nazar y Guillermo Hernández se convirtió en un éxito en apenas cinco años. Ubicado en la esquina de Estados Unidos y Balcarce, el cubierto ronda los $ 550 (con vino).

A pocas cuadras de ahí y enfrente de su celebrado Aramburu Restó, el chef Gonzalo Aramburu abrió hace dos años Aramburu Bis. Igual de apto para parejas que el primero, el nuevo restaurante tiene un menú que incluye opciones de pasos y platos a la carta. A su versión más joven y democrática Aramburu le sumó un bar en el subsuelo del local. Comida para exigentes, buena coctelería y espíritu joven hacen de éste un muy buen lugar para ir a comer y a tomar algo en pareja. Ubicado en la esquina de Humberto Iº y Salta, $ 900 por persona (con vino).

Los nuevos videos de La Bella y La Bestia

La remake del clásico de Disney “La Bella y La Bestia” llega a los cines el 23 de marzo. La película -dirigida por Bill Condon (de la saga Crepúsculo)- es protagonizada por Emma Watson y Dan Stevenson y mezclará actores y personajes animados. En el elenco se destacan Ian McKellen, Emma Thompson, Kevin Kline, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Luke Evans y Josh Gad.

Desde Disney, anunciaron dos nuevos videos. Por un lado, el detrás de escena del filme con la palabra de sus protagonistas. 

Una adaptación del clásico animado

Y, por otro lado, el artista John Legend que cuenta su experiencia interpretando la clásica canción junto a Ariana Grande. "No había trabajado conAriana antes y me ilusiona que hagamos una nueva versión de un clásico" (…) Tanto la película como la canción hablan de la idea de amar a alguien por lo que hay en su interior". ¡Mirá!

Escuchá la canción completa acá 

Ariana Grande y John Legend

 

¿Todavía no viste el trailer? ¡Mirá!

La remake del clásico de Disney “La Bella y La Bestia” llega a los cines el 23 de marzo. La película -dirigida por Bill Condon (de la saga Crepúsculo)- es protagonizada por Emma Watson y Dan Stevenson y mezclará actores y personajes animados. En el elenco se destacan Ian McKellen, Emma Thompson, Kevin Kline, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Luke Evans y Josh Gad.

Desde Disney, anunciaron dos nuevos videos. Por un lado, el detrás de escena del filme con la palabra de sus protagonistas. 

Una adaptación del clásico animado

Y, por otro lado, el artista John Legend que cuenta su experiencia interpretando la clásica canción junto a Ariana Grande. "No había trabajado conAriana antes y me ilusiona que hagamos una nueva versión de un clásico" (…) Tanto la película como la canción hablan de la idea de amar a alguien por lo que hay en su interior". ¡Mirá!

Escuchá la canción completa acá 

Ariana Grande y John Legend

 

¿Todavía no viste el trailer? ¡Mirá!

Las nuevas parejas de Hollywood

Cupido empezó a lanzar sus flechas sobre famosas celebrities y está dando en el blanco. Hollywood es una enorme productora de romances capaces de competir con los mejores guiones. Aquí, los más comentados.

DE REPENTE, KATE. Mientras el divorcio de Brangelina sigue dando que hablar, parece que Brad Pitt encontró consuelo en Kate Hudson. Pitt ha vuelto a sonreír y se ha dejado ver muy sereno en sus últimas apariciones públicas. La madre de la actriz, Goldie Hawn, lo habría confirmado a la prensa. 

PLAYA, ARENA Y FLASH. Ella se hizo conocida por ser un auténtica trendsetter, y en 2014 pasó de ser una groupie británica a la rubia que enamoró al actor Bradley Cooper. Se trata de Suki Waterhouse. Parece que su debilidad son los actores y ahora enamoró al mexicano Diego Luna. La historia comenzó cuando rodaron juntos la película independiente Bad Batch a principios de 2015.

LUZ, CÁMARA, ACCIÓN. Tras dos relaciones que no llegaron a buen puerto –con el actor Nicholas Hoult y el cantante Chris Martin–, Jennifer Lawrence (26) encontró a su príncipe azul: Darren Aronofsky (47), director de los films El cisne negro; Pi: El orden del caos; El Luchador y Noé. La pareja confirma que el amor no tiene edad –se llevan 21 años–. Antes de encontrar a Jennifer, Darren mantuvo una relación de nueve años con Rachel Weisz, con quien tuvo un hijo.

AMOR TEEN. El hijo mayor de David y Victoria Beckham, Brooklyn, puso fin a su relación con la actriz Chloë Grace Moretz (19) y recuperó el contacto con su antigua novia, Sonia Ben Ammar (18). El reencuentro fue durante las vacaciones con sus familias en las islas Maldivas.

APASIONADOS. Todo indica que Rooney Mara y Joaquin Phoenix están de novios. Page Six publicó que “se habrían enamorado durante el rodaje de María Magdalena, la película de Garth Davis”. Los actores intentaron ser muy discretos, pero después de varios días siguiendo la pista a esta pareja los medios aseguran que el amor es un hecho.

APOSTAR AL AMOR. Seis meses después de terminar con su prometido Taylor Kinney, Lady Gaga volvió a apostar al amor en los brazos del representante de famosos, Chris Carino. Aunque la artista no lo confirmó, fueron vistos juntos en los ensayos del Súper Bowl y en el desfile de Tommy Hilfiger. 

Cupido empezó a lanzar sus flechas sobre famosas celebrities y está dando en el blanco. Hollywood es una enorme productora de romances capaces de competir con los mejores guiones. Aquí, los más comentados.

DE REPENTE, KATE. Mientras el divorcio de Brangelina sigue dando que hablar, parece que Brad Pitt encontró consuelo en Kate Hudson. Pitt ha vuelto a sonreír y se ha dejado ver muy sereno en sus últimas apariciones públicas. La madre de la actriz, Goldie Hawn, lo habría confirmado a la prensa. 

PLAYA, ARENA Y FLASH. Ella se hizo conocida por ser un auténtica trendsetter, y en 2014 pasó de ser una groupie británica a la rubia que enamoró al actor Bradley Cooper. Se trata de Suki Waterhouse. Parece que su debilidad son los actores y ahora enamoró al mexicano Diego Luna. La historia comenzó cuando rodaron juntos la película independiente Bad Batch a principios de 2015.

LUZ, CÁMARA, ACCIÓN. Tras dos relaciones que no llegaron a buen puerto –con el actor Nicholas Hoult y el cantante Chris Martin–, Jennifer Lawrence (26) encontró a su príncipe azul: Darren Aronofsky (47), director de los films El cisne negro; Pi: El orden del caos; El Luchador y Noé. La pareja confirma que el amor no tiene edad –se llevan 21 años–. Antes de encontrar a Jennifer, Darren mantuvo una relación de nueve años con Rachel Weisz, con quien tuvo un hijo.

AMOR TEEN. El hijo mayor de David y Victoria Beckham, Brooklyn, puso fin a su relación con la actriz Chloë Grace Moretz (19) y recuperó el contacto con su antigua novia, Sonia Ben Ammar (18). El reencuentro fue durante las vacaciones con sus familias en las islas Maldivas.

APASIONADOS. Todo indica que Rooney Mara y Joaquin Phoenix están de novios. Page Six publicó que “se habrían enamorado durante el rodaje de María Magdalena, la película de Garth Davis”. Los actores intentaron ser muy discretos, pero después de varios días siguiendo la pista a esta pareja los medios aseguran que el amor es un hecho.

APOSTAR AL AMOR. Seis meses después de terminar con su prometido Taylor Kinney, Lady Gaga volvió a apostar al amor en los brazos del representante de famosos, Chris Carino. Aunque la artista no lo confirmó, fueron vistos juntos en los ensayos del Súper Bowl y en el desfile de Tommy Hilfiger.