Adiós princesa Leia

2016 no nos da respiro. Cuando todos esperábamos una mejoría en Carrie Fisher (la legendaria Princesa Leia, Senadora de Naboo de la saga Star Wars) la noticia de su muerte sacude al mundo.

La actriz –heredera de la crème de la crème de Hollywod, hija de Debbie Reynolds y Eddie Fisher- volvía el 23 desde Londres e iba camino a Los Angeles cuando sufrió un infarto en el avión. Fue reanimada y la nave debió aterrizar de emergencia. Fisher llegó en estado crítico al centro médico de la UCLA, en Los Angeles y, a pesar de que fue tratada en cuidados intensivos, nunca se recuperó.

En un comunicado, Simon Halls, el portavoz de la familia, informó en nombre de su hija Billie Lourd que: "Con gran tristeza, confirma que su querida madre, Carrie Fisher, ha fallecido a las 08.55 de esta mañana. El mundo la amaba y se la echará profundamente de menos. Nuestra familia al completo os da las gracias por vuestros pensamientos y vuestras oraciones". Fisher volvía de promocionar su libro autobiográfico The Pricess Diarist. Idolatrada por millones de fans de todo el planeta, la princesa Leia (quien participó en otros films memorables como Cuando Harry Conoció a Sally, Hannah y sus hermanas y en Los Angeles de Charlie) falleció a poco días de vivir el éxito del estreno Rogue One, la última entrega de la saga que la llevó al estrellato.

Star Wars Episode VI: Return of the Jedi

Su participación en Star Wars 7.

¿Sabías que Carrie Fisher fue la mejor amiga de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally"? Mirá la escena. 

Escena de Carrie Fisher en "Cuando Harry conoció a Sally".

2016 no nos da respiro. Cuando todos esperábamos una mejoría en Carrie Fisher (la legendaria Princesa Leia, Senadora de Naboo de la saga Star Wars) la noticia de su muerte sacude al mundo.

La actriz –heredera de la crème de la crème de Hollywod, hija de Debbie Reynolds y Eddie Fisher- volvía el 23 desde Londres e iba camino a Los Angeles cuando sufrió un infarto en el avión. Fue reanimada y la nave debió aterrizar de emergencia. Fisher llegó en estado crítico al centro médico de la UCLA, en Los Angeles y, a pesar de que fue tratada en cuidados intensivos, nunca se recuperó.

En un comunicado, Simon Halls, el portavoz de la familia, informó en nombre de su hija Billie Lourd que: "Con gran tristeza, confirma que su querida madre, Carrie Fisher, ha fallecido a las 08.55 de esta mañana. El mundo la amaba y se la echará profundamente de menos. Nuestra familia al completo os da las gracias por vuestros pensamientos y vuestras oraciones". Fisher volvía de promocionar su libro autobiográfico The Pricess Diarist. Idolatrada por millones de fans de todo el planeta, la princesa Leia (quien participó en otros films memorables como Cuando Harry Conoció a Sally, Hannah y sus hermanas y en Los Angeles de Charlie) falleció a poco días de vivir el éxito del estreno Rogue One, la última entrega de la saga que la llevó al estrellato.

Star Wars Episode VI: Return of the Jedi

Su participación en Star Wars 7.

¿Sabías que Carrie Fisher fue la mejor amiga de Meg Ryan en "Cuando Harry conoció a Sally"? Mirá la escena. 

Escena de Carrie Fisher en "Cuando Harry conoció a Sally".

Celebración gourmet

Lomo a la Wellington

Ingredientes (para 26): 1 lomo (sin la cabeza); 400 g de masa de hojaldre; 120 g de jamón crudo; 300 g de portobellos; 1 diente de ajo; 1 rama de tomillo; sal, pimienta y aceite de oliva. Preparación: limpiá bien el lomo quitándole toda la grasa que tenga a la vista. Condimentá con sal y pimienta. Sellá en una sartén con un poco de aceite de oliva, hasta que esté dorado de todos lados. Dejá entibiar. Envolvé en papel film y reservá en la heladera. Una vez que se enfríe retirá el film. Mientas tanto, procesá los hongos o picalos bien finitos. Volcá un hilo de aceite de oliva en una sartén y cociná ahí los hongos junto con una rama de tomillo y un ajo aplastado. Condimentá con sal y pimienta. Mezclá. Cuando la preparación haya perdido todo el líquido y esté como una pasta, retirá el ajo y la rama de tomillo. Pasá a un bowl y dejá enfriar. Disponé sobre la mesada más papel film de más o menos 40 cm de largo, y al lado, un poco yuxtapuesto, otro igual. Sobre uno de los bordes del papel acomodá las fetas de jamón. Acomodá encima el lomo –ya untado con la crema de hongos– y envolvé con el film como si fuera un caramelo, cuidando que el jamón cubra bien la carne. Llevá a la heladera por 3 o 4 horas como mínimo. Recién entonces estirá la masa un poco y envolvé el lomo. Pintá con yema de huevo y hacele unos cortecitos a los costados. Cociná a horno medio durante 40 minutos.

Paté con chutney de manzanas

Ingredientes (para 8): para el paté: 400 g de hígado de pollo limpio; 1 chorrito de cognac; 200 g de manteca; ramas de tomillo; 1 échalote; 1 ajo aplastado; sal y pimienta. Para el chutney: 4 manzanas coloradas peladas y cortadas en cubitos; 1 cebolla mediana; 1 cdta. de semillas de coriandro aplastado, 1 cdta. de jengibre rallado; azúcar; 300 g de azúcar y 200 ml de vinagre. Preparación: para el chutney, en una cacerolita con una cucharada de aceite neutro salteá las semillas junto con el jengibre, con cuidado de que no se quemen. Agregá las manzanas, el azúcar y el vinagre. Revolvé y dejá cocinar. Si querés que el chutney quede como puré, usá manzanas verdes. Reservá. Para el paté salteá en una sartén con una cucharada de manteca y un hilo de aceite de oliva la échalote picada junto el ajo aplastado. Agregá los hígados de pollo y el tomillo. Condimentá con sal y pimienta. Agregá el cognac y cociná hasta que se evapore. Los hígados deben estar cocidos, pero aún rosados por dentro. Descartá el ajo y las ramas de tomillo. Procesá en caliente y agregá la manteca fría de a poco. Volcá la preparación en un molde de budín forrado con papel film. Cubrí con más film y dejá en la heladera por 12 horas antes de servir.

Ensalada de boconccinos, jamón crudo, rúcula y duraznos
Ingredientes (para 4): 200 g de boconccinos; 1 atado de rúcula; 120 g de jamón crudo; 2 duraznos grandes;
2 cdas. de aceite de oliva; ½ cda. de aceto balsámico; sal y pimienta. Preparación: armá la vinagreta mezclando el aceto con el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Acomodá en una fuente el jamón crudo junto con los boconccinos, el durazno en gajos y arriba las hojas de rúcula. Rociá todo con la vinagreta.
 
Papas al romero
Ingredientes (para 4): 1 k de papas; aceite de oliva; 1 ramito de hojas de romero; sal y pimienta. Preparación: lavá bien las papas. Cociná con cáscara a partir de agua fría con sal hasta que estén tiernas. Cortá en cuartos a lo largo y acomodá sobre una placa de horno. Rocía con aceite de oliva y condimentá con las hojas de romero, sal y pimienta. Mezclá y cociná en horno fuerte hasta que estén doradas.
 
Ensalada de frutas con almíbar de maracuyá
Ingredientes (para 4): 200 g de damascos; 200 g de cerezas; 200 g de frutillas; 200 g de duraznos;
1 maracuyá y 4 cdas. de azúcar. Preparación: en una cacerolita poné la pulpa de un maracuyá bien jugoso, 3/4 taza de agua y el azúcar. Llevá a hervor y cociná durante 10 minutos sin revolver. Dejá enfriar y mezclá con la fruta cortada.

Galletitas de cacao y especias 

Ingredientes (para 18 galletitas): 300 g de harina; 50 g de cacao amargo en polvo; 1 cda. de mezcla de especias para repostería; 1 cdta. de bicarbonato de sodio; 100 g de manteca; 150 g de azúcar rubia; 1 huevo; 4 cdas. de miel y azúcar impalpable para espolvorear. Preparación: batí la manteca junto con el azúcar. Agregá el huevo, el jengibre y la miel. Por último, incorporá la harina tamizada con el bicarbonato. Integrá bien y envolvé en papel film. Llevá a la heladera por 2 horas. Estirá la masa en una mesada enharinada. Cortá las formas navideñas. Colocá sobre una placa enmantecada y llevá a la heladera nuevamente. Una vez que estén bien frías cociná en horno moderado. Dejá enfriar sobre una rejilla. Espolvoreá con azúcar impalpable.

Lomo a la Wellington

Ingredientes (para 26): 1 lomo (sin la cabeza); 400 g de masa de hojaldre; 120 g de jamón crudo; 300 g de portobellos; 1 diente de ajo; 1 rama de tomillo; sal, pimienta y aceite de oliva. Preparación: limpiá bien el lomo quitándole toda la grasa que tenga a la vista. Condimentá con sal y pimienta. Sellá en una sartén con un poco de aceite de oliva, hasta que esté dorado de todos lados. Dejá entibiar. Envolvé en papel film y reservá en la heladera. Una vez que se enfríe retirá el film. Mientas tanto, procesá los hongos o picalos bien finitos. Volcá un hilo de aceite de oliva en una sartén y cociná ahí los hongos junto con una rama de tomillo y un ajo aplastado. Condimentá con sal y pimienta. Mezclá. Cuando la preparación haya perdido todo el líquido y esté como una pasta, retirá el ajo y la rama de tomillo. Pasá a un bowl y dejá enfriar. Disponé sobre la mesada más papel film de más o menos 40 cm de largo, y al lado, un poco yuxtapuesto, otro igual. Sobre uno de los bordes del papel acomodá las fetas de jamón. Acomodá encima el lomo –ya untado con la crema de hongos– y envolvé con el film como si fuera un caramelo, cuidando que el jamón cubra bien la carne. Llevá a la heladera por 3 o 4 horas como mínimo. Recién entonces estirá la masa un poco y envolvé el lomo. Pintá con yema de huevo y hacele unos cortecitos a los costados. Cociná a horno medio durante 40 minutos.

Paté con chutney de manzanas

Ingredientes (para 8): para el paté: 400 g de hígado de pollo limpio; 1 chorrito de cognac; 200 g de manteca; ramas de tomillo; 1 échalote; 1 ajo aplastado; sal y pimienta. Para el chutney: 4 manzanas coloradas peladas y cortadas en cubitos; 1 cebolla mediana; 1 cdta. de semillas de coriandro aplastado, 1 cdta. de jengibre rallado; azúcar; 300 g de azúcar y 200 ml de vinagre. Preparación: para el chutney, en una cacerolita con una cucharada de aceite neutro salteá las semillas junto con el jengibre, con cuidado de que no se quemen. Agregá las manzanas, el azúcar y el vinagre. Revolvé y dejá cocinar. Si querés que el chutney quede como puré, usá manzanas verdes. Reservá. Para el paté salteá en una sartén con una cucharada de manteca y un hilo de aceite de oliva la échalote picada junto el ajo aplastado. Agregá los hígados de pollo y el tomillo. Condimentá con sal y pimienta. Agregá el cognac y cociná hasta que se evapore. Los hígados deben estar cocidos, pero aún rosados por dentro. Descartá el ajo y las ramas de tomillo. Procesá en caliente y agregá la manteca fría de a poco. Volcá la preparación en un molde de budín forrado con papel film. Cubrí con más film y dejá en la heladera por 12 horas antes de servir.

Ensalada de boconccinos, jamón crudo, rúcula y duraznos
Ingredientes (para 4): 200 g de boconccinos; 1 atado de rúcula; 120 g de jamón crudo; 2 duraznos grandes;
2 cdas. de aceite de oliva; ½ cda. de aceto balsámico; sal y pimienta. Preparación: armá la vinagreta mezclando el aceto con el aceite de oliva, la sal y la pimienta. Acomodá en una fuente el jamón crudo junto con los boconccinos, el durazno en gajos y arriba las hojas de rúcula. Rociá todo con la vinagreta.
 
Papas al romero
Ingredientes (para 4): 1 k de papas; aceite de oliva; 1 ramito de hojas de romero; sal y pimienta. Preparación: lavá bien las papas. Cociná con cáscara a partir de agua fría con sal hasta que estén tiernas. Cortá en cuartos a lo largo y acomodá sobre una placa de horno. Rocía con aceite de oliva y condimentá con las hojas de romero, sal y pimienta. Mezclá y cociná en horno fuerte hasta que estén doradas.
 
Ensalada de frutas con almíbar de maracuyá
Ingredientes (para 4): 200 g de damascos; 200 g de cerezas; 200 g de frutillas; 200 g de duraznos;
1 maracuyá y 4 cdas. de azúcar. Preparación: en una cacerolita poné la pulpa de un maracuyá bien jugoso, 3/4 taza de agua y el azúcar. Llevá a hervor y cociná durante 10 minutos sin revolver. Dejá enfriar y mezclá con la fruta cortada.

Galletitas de cacao y especias 

Ingredientes (para 18 galletitas): 300 g de harina; 50 g de cacao amargo en polvo; 1 cda. de mezcla de especias para repostería; 1 cdta. de bicarbonato de sodio; 100 g de manteca; 150 g de azúcar rubia; 1 huevo; 4 cdas. de miel y azúcar impalpable para espolvorear. Preparación: batí la manteca junto con el azúcar. Agregá el huevo, el jengibre y la miel. Por último, incorporá la harina tamizada con el bicarbonato. Integrá bien y envolvé en papel film. Llevá a la heladera por 2 horas. Estirá la masa en una mesada enharinada. Cortá las formas navideñas. Colocá sobre una placa enmantecada y llevá a la heladera nuevamente. Una vez que estén bien frías cociná en horno moderado. Dejá enfriar sobre una rejilla. Espolvoreá con azúcar impalpable.

Downeate, derribar barreras

El video de Valentín, un chico de 17 años con síndrome de Down, es llamativo. Lo muestra como un hijo sobreprotegido que es llevado por su mamá a la escuela. En el momento en que ella se va él no sólo se hace la rata del colegio sino que cam­bia de actitud y despliega toda su rebeldía adolescente. Súper bien filmado, el video –y otros donde jóvenes con síndrome de Down hablan sobre sexualidad, materni­dad, ofrecen tutoriales de make up y hasta se muestran viajando solos– tiene millones de reproducciones. ¿Por qué? Porque demuestran que las diferencias de cromo­somas no impiden que vivan las mismas realidades que cualquiera.  “No queremos hablar más de inclusión, queremos hablar de convivencia. Buscamos sacar a las personas con síndrome de Down del lugar de la lástima, de los niños eternos, de los angelitos y que todos entendamos que cada ser humano tiene algo para enseñar y algo para aprender”. Quien lo afirma con absoluta certeza es Francisco Palacios Hardy (38), cofundador de la productora Downeate.

Desde allí sus miembros sienten la necesidad de reflejar las realidades de las personas con síndrome de Down, apoyándose en las capacidades y revelándose frente a los s prejuicios. “Lo que mostramos con cada video es que se puede ir más allá de los límites”.

¿Cómo se te ocurrió armar esta productora? Yo soy actor y tengo una “banda de teatro”, La Bartola, cuyo objetivo es entrar con nuestro arte a lugares donde el teatro no suele llegar: barrios, villas, pueblos del interior, cárceles… Con el afán de derribar barreras fue que en 2014 dimos un taller de teatro y seguridad vial en ASDRA, Asociación Síndrome de Down de la República Argentina. Allí conocí a Dominique Kantor (28) y Valentín Gati (17), y junto con ellos y un amigo mío, Gastón Levar (productor de cine y TV), armamos Downeate.

TRANSFORMAR MIRADAS. “Cuando una familia se entera que espera un hijo con síndrome de Down lo primero que hace es buscar en Internet. Y no tengo dudas de que nuestros cortos suben la vara de las expectativas. Además, la visibilidad es lo que permite transformar la mirada del otro”. En todo momento Francisco se preocupa por dejar en claro que lo que quiere transmitir a los chicos del taller de teatro es un objetivo universal: “Todos buscamos lograr mayor independencia, no es un objetivo sólo para personas con síndrome de Down”. 

SEGUILOS. Facebook Downeate

                     Twitter @downeate

                     Instagram Downeate

Por mensaje en FB se puede averiguar por el taller de teatro que  brindan de forma gratuita.

Mirá más videos.

El video de Valentín, un chico de 17 años con síndrome de Down, es llamativo. Lo muestra como un hijo sobreprotegido que es llevado por su mamá a la escuela. En el momento en que ella se va él no sólo se hace la rata del colegio sino que cam­bia de actitud y despliega toda su rebeldía adolescente. Súper bien filmado, el video –y otros donde jóvenes con síndrome de Down hablan sobre sexualidad, materni­dad, ofrecen tutoriales de make up y hasta se muestran viajando solos– tiene millones de reproducciones. ¿Por qué? Porque demuestran que las diferencias de cromo­somas no impiden que vivan las mismas realidades que cualquiera.  “No queremos hablar más de inclusión, queremos hablar de convivencia. Buscamos sacar a las personas con síndrome de Down del lugar de la lástima, de los niños eternos, de los angelitos y que todos entendamos que cada ser humano tiene algo para enseñar y algo para aprender”. Quien lo afirma con absoluta certeza es Francisco Palacios Hardy (38), cofundador de la productora Downeate.

Desde allí sus miembros sienten la necesidad de reflejar las realidades de las personas con síndrome de Down, apoyándose en las capacidades y revelándose frente a los s prejuicios. “Lo que mostramos con cada video es que se puede ir más allá de los límites”.

¿Cómo se te ocurrió armar esta productora? Yo soy actor y tengo una “banda de teatro”, La Bartola, cuyo objetivo es entrar con nuestro arte a lugares donde el teatro no suele llegar: barrios, villas, pueblos del interior, cárceles… Con el afán de derribar barreras fue que en 2014 dimos un taller de teatro y seguridad vial en ASDRA, Asociación Síndrome de Down de la República Argentina. Allí conocí a Dominique Kantor (28) y Valentín Gati (17), y junto con ellos y un amigo mío, Gastón Levar (productor de cine y TV), armamos Downeate.

TRANSFORMAR MIRADAS. “Cuando una familia se entera que espera un hijo con síndrome de Down lo primero que hace es buscar en Internet. Y no tengo dudas de que nuestros cortos suben la vara de las expectativas. Además, la visibilidad es lo que permite transformar la mirada del otro”. En todo momento Francisco se preocupa por dejar en claro que lo que quiere transmitir a los chicos del taller de teatro es un objetivo universal: “Todos buscamos lograr mayor independencia, no es un objetivo sólo para personas con síndrome de Down”. 

SEGUILOS. Facebook Downeate

                     Twitter @downeate

                     Instagram Downeate

Por mensaje en FB se puede averiguar por el taller de teatro que  brindan de forma gratuita.

Mirá más videos.

Jazmín Laport: “Intento sacarle el jugo a mi apellido”

¡Gracias por tu acompañamiento y por ayudarme a ser papá”… ¡Me envía el mismísimo Osvaldo Laport (60) por mensaje de WhatsApp! Es que, un día antes de la nota, quiso saber quiénes íbamos a ir, si iba a haber hombres en el equipo, a qué hora calculábamos terminar y otros detalles operativos. Sí, aquel galán que supo conquistarnos por su papel en Campeones, Franco Buenaventura o Sos mi hombre tiene una debilidad y se llama Jazmín. Esta rubia de 21 años es la única que logra hacerlo sentir inseguro y vulnera­ble. “Mi papá es un tipo especial. Siempre fue muy cuida conmigo. Sin embargo, es recontra compinche con mi novio, Francisco (27). Imaginate que se queda a dormir en casa y papá nos trae el desayuno a la cama”, confiesa entre risas la única hija del charrúa con la actriz Viviana Sáez (53). 

Si bien su cara aún es poco familiar, Jaz ya dio sus primeros pasos como modelo y debutó este año como actriz en la obra Las novias de Travolta, dirigida por su padre y protagonizada, entre otras, por su madre. Después formó parte del elenco de Stoker en El Cubo y ya tiene varios proyectos para el año que viene, pero todavía no puede confirmar ninguno. Mientras tanto, la nena de Laport no se queda cruzada de brazos y trabaja en su propio emprendimiento de dulces y tortas al que bautizó Boutique de antojitos. “Hago todo yo: cocino, tomo los pedidos, manejo las redes y hasta hago las entregas. No me preguntes cómo hago… ¡pero puedo con todo!”, cuenta mientras nos comparte un budín de limón que hizo para el equipo de Para Ti.

¿Cómo llevás ser “hija de”?  Cuando era más chica me jodía bastante que vinieran a cargosearme o molestarme. Cuando alguien me preguntaba si mi papá era Osvaldo Laport, le decía que sólo tenía su mismo apellido. Ahora lo llevo bárbaro, me encanta, lo disfruto e intento sacarle todo el jugo posible, en el buen sentido. No reniego de mi apellido.

 

Mi gran sueño es estar arriba de las tablas bailando, cantando o actuando. Si puedo hacer lo que me apasiona y vivir dignamente, ya soy feliz”.

¿Te gustaría ser famosa? Sí, los actores somos muy egocéntricos. El que dice que no le gusta estar frente a una cámara te está mintiendo. Obvio que me gustaría ser famosa, pero como consecuencia de un buen laburo. No por un escándalo.

 

¿Qué harías si no fueses artista? Cuando era chica quería ser maestra jardinera porque amo a los chicos.

LA FLOR MÁS BELLA. Jazmín tiene 21 años, es súper dulce y humilde. Sin embargo, es dueña de un cuerpo imponente: 1.76 metros y medidas envidiables. “Aunque cocine todo el día bombas calóricas, trato de comer saludable y voy a un centro de entrenamiento con electroestimulación”, confía la blonda.

¿Sos romántica?  Re, soy re minita. Y mi novio es anti-romanticismo. Él era el preceptor de mi colegio, Sworn, pero empezamos a salir el verano que egresé. Quizás estoy esperando de él una rosa y me cae con una remera… Pero aprendí a no enojarme por eso. Estamos re enamo­rados y juntos todo el día.

¿Qué ves cuando te ves en el espejo? Ganas, fuerza y futuro.

¡Gracias por tu acompañamiento y por ayudarme a ser papá”… ¡Me envía el mismísimo Osvaldo Laport (60) por mensaje de WhatsApp! Es que, un día antes de la nota, quiso saber quiénes íbamos a ir, si iba a haber hombres en el equipo, a qué hora calculábamos terminar y otros detalles operativos. Sí, aquel galán que supo conquistarnos por su papel en Campeones, Franco Buenaventura o Sos mi hombre tiene una debilidad y se llama Jazmín. Esta rubia de 21 años es la única que logra hacerlo sentir inseguro y vulnera­ble. “Mi papá es un tipo especial. Siempre fue muy cuida conmigo. Sin embargo, es recontra compinche con mi novio, Francisco (27). Imaginate que se queda a dormir en casa y papá nos trae el desayuno a la cama”, confiesa entre risas la única hija del charrúa con la actriz Viviana Sáez (53). 

Si bien su cara aún es poco familiar, Jaz ya dio sus primeros pasos como modelo y debutó este año como actriz en la obra Las novias de Travolta, dirigida por su padre y protagonizada, entre otras, por su madre. Después formó parte del elenco de Stoker en El Cubo y ya tiene varios proyectos para el año que viene, pero todavía no puede confirmar ninguno. Mientras tanto, la nena de Laport no se queda cruzada de brazos y trabaja en su propio emprendimiento de dulces y tortas al que bautizó Boutique de antojitos. “Hago todo yo: cocino, tomo los pedidos, manejo las redes y hasta hago las entregas. No me preguntes cómo hago… ¡pero puedo con todo!”, cuenta mientras nos comparte un budín de limón que hizo para el equipo de Para Ti.

¿Cómo llevás ser “hija de”?  Cuando era más chica me jodía bastante que vinieran a cargosearme o molestarme. Cuando alguien me preguntaba si mi papá era Osvaldo Laport, le decía que sólo tenía su mismo apellido. Ahora lo llevo bárbaro, me encanta, lo disfruto e intento sacarle todo el jugo posible, en el buen sentido. No reniego de mi apellido.

 

Mi gran sueño es estar arriba de las tablas bailando, cantando o actuando. Si puedo hacer lo que me apasiona y vivir dignamente, ya soy feliz”.

¿Te gustaría ser famosa? Sí, los actores somos muy egocéntricos. El que dice que no le gusta estar frente a una cámara te está mintiendo. Obvio que me gustaría ser famosa, pero como consecuencia de un buen laburo. No por un escándalo.

 

¿Qué harías si no fueses artista? Cuando era chica quería ser maestra jardinera porque amo a los chicos.

LA FLOR MÁS BELLA. Jazmín tiene 21 años, es súper dulce y humilde. Sin embargo, es dueña de un cuerpo imponente: 1.76 metros y medidas envidiables. “Aunque cocine todo el día bombas calóricas, trato de comer saludable y voy a un centro de entrenamiento con electroestimulación”, confía la blonda.

¿Sos romántica?  Re, soy re minita. Y mi novio es anti-romanticismo. Él era el preceptor de mi colegio, Sworn, pero empezamos a salir el verano que egresé. Quizás estoy esperando de él una rosa y me cae con una remera… Pero aprendí a no enojarme por eso. Estamos re enamo­rados y juntos todo el día.

¿Qué ves cuando te ves en el espejo? Ganas, fuerza y futuro.

Silvana Corso, la mejor maestra

Es jueves, son las dos de la tarde y Silvana Corso está sentada en una mesa de la dirección con tres alumnos. Están haciendo unos ejercicios y completando carpetas bajo su tutela. Ni nuestra llegada ni la gran distinción que acaba de recibir parecen alterar la dinámica en la dirección de la Escuela Ruma­nia. Hace unos días se conocieron los 50 nominados al Global Teacher Prize – que otorga un premio de un millón de dólares con el que la fundación Varkey reconoce el trabajo de un docente de cualquier parte del mundo– y el nombre de Corso está en la lista de quienes pueden llegar a recibir la distinción en 2017. Después de examinar sus estudios, su trabajo y algunas presentaciones, el comité encargado de la selección decidió elegirla entre unos 20 mil postulantes.

No es la primera vez que Silvana enfrenta a una audiencia, ya lo hizo en incontables oportunidades frente a grupos de educadores y médicos, y lo volvió a hacer en 2015, cuando fue seleccionada como oradora en las charlas TEDX Río de La Plata para transmitir su testimonio a 1.500 personas. Referente de la educación inclusiva en el país, en su relato la experiencia personal y la formación académica van de la mano. “Hasta que nació Catalina en el año 2000 yo trabajaba con metodología. No tenía registro de casos como el de ella”, confiesa. La parálisis cerebral de su hija fue el punto de inflexión que la llevó a especializarse en inclusión. “Que no supiera nada de discapacidad sirve para entender hasta qué pun­to filtramos como sociedad a los chicos como mi hija”, reflexiona la directora. Desde la muerte de Cata en el año 2009, Corso se dedica a promover y ahondar en programas de educación inclusiva que integren a poblaciones vulnerables desde los aspectos sociales y emocionales hasta los físicos.

¿Conocías este premio? Lo había escuchado por primera vez el año pasado, cuando dos argentinas estuvieron no­minadas. Y este año me llamó una compañera de un grupo  con el que trabajamos en inclusión para decirme que me había postulado y que tenía que contestar unas preguntas y mandar muchísima información. Lo hice, pero siempre pensando que no iba a quedar.

¿Qué harías con la plata si llegaras a ganar el premio? La verdad es que me cuesta mucho decir qué haría con un millón de dólares porque no puedo dimensionar cuánto es eso o cuánto rinde. En principio, lo que no tengo du­das es que iría para la escuela, para el edificio y para las necesidades que tiene. Si hablamos de integrar, me parece fundamental que los chicos tengan acceso a determinada tecnología y recursos que hoy no tenemos.

Me cuesta mucho decir qué haría con un millón de dólares. En principio, lo que no tengo du­das es que iría para la escuela, para el edificio y para las necesidades que tiene

¿Sentís que en los últimos años hubo algún avance en el tema de la integración? Es una pregunta que me hicieron mucho, y la verdad es que no diría que podemos hablar de un cambio. Puede ser que se les haya dado cierta visibili­dad y que vayamos en ese camino, pero Catalina se murió esperando ese cambio. Es un camino lento…

¿Qué desafío les resulta más difícil como docentes: el de incluir chicos de sectores sociales vulnerables o chi­cos con discapacidad? Al caso de los sectores vulnerables estamos más acostumbrados porque desde que se fundó la escuela ha sido así. Me ha pasado conocer familias que tienen un hijo con alguna discapacidad y no se sienten  tranquilos de mandarlos acá porque creen que el ambiente puede no ser el mejor. Pero justamente a ellos yo les digo: “Ustedes más que nadie tienen que luchar por la inclusión”.

¿Cuál es hoy el desafío más grande en educación? El de poder entender cómo aprende cada chico. Ése es el gran desafío y en los casos de discapacidad no es más difícil que en otros. De hecho, el chico que tiene una discapacidad muchas veces tiene interlocutores que ayudan: psicólogos, profesores, padres…

El aprendizaje más importante. El currículum vítae de Silvana Corso es vastísimo y está disponible en LinkedIn. Es profesora de Historia, Cívica, Metodología y Política, y si bien ahora alcanzó el cargo de directora, nunca dejó de perfeccionarse. Acaba de terminar una maestría en Integración en la Universidad de Salamanca de España (posgrado que hizo a distancia), está diplomada por la Universidad Central de Chile y cuenta con otras dos especializaciones en Integración. Participa de congresos de educación y salud como disertante, tiene una infinidad de artículos publicados y en 2015 quedó seleccionada para participar en las charlas TEDX Río de La Plata. “A partir de la historia de mi hija me dediqué a tratar de dar a conocer su caso en el ámbito de la educación y la salud. Cuando ella murió yo sentí que todo su sufrimiento no podía ser solamente para dejarnos un aprendizaje a mi marido, a mi hijo (12) y a mí. No somos tan importantes. Entonces decidí comenzar a participar en congresos de medicina y educación”. El resultado de esa decisión podría ser premiado con un millón de dólares en 2017.

Es jueves, son las dos de la tarde y Silvana Corso está sentada en una mesa de la dirección con tres alumnos. Están haciendo unos ejercicios y completando carpetas bajo su tutela. Ni nuestra llegada ni la gran distinción que acaba de recibir parecen alterar la dinámica en la dirección de la Escuela Ruma­nia. Hace unos días se conocieron los 50 nominados al Global Teacher Prize – que otorga un premio de un millón de dólares con el que la fundación Varkey reconoce el trabajo de un docente de cualquier parte del mundo– y el nombre de Corso está en la lista de quienes pueden llegar a recibir la distinción en 2017. Después de examinar sus estudios, su trabajo y algunas presentaciones, el comité encargado de la selección decidió elegirla entre unos 20 mil postulantes.

No es la primera vez que Silvana enfrenta a una audiencia, ya lo hizo en incontables oportunidades frente a grupos de educadores y médicos, y lo volvió a hacer en 2015, cuando fue seleccionada como oradora en las charlas TEDX Río de La Plata para transmitir su testimonio a 1.500 personas. Referente de la educación inclusiva en el país, en su relato la experiencia personal y la formación académica van de la mano. “Hasta que nació Catalina en el año 2000 yo trabajaba con metodología. No tenía registro de casos como el de ella”, confiesa. La parálisis cerebral de su hija fue el punto de inflexión que la llevó a especializarse en inclusión. “Que no supiera nada de discapacidad sirve para entender hasta qué pun­to filtramos como sociedad a los chicos como mi hija”, reflexiona la directora. Desde la muerte de Cata en el año 2009, Corso se dedica a promover y ahondar en programas de educación inclusiva que integren a poblaciones vulnerables desde los aspectos sociales y emocionales hasta los físicos.

¿Conocías este premio? Lo había escuchado por primera vez el año pasado, cuando dos argentinas estuvieron no­minadas. Y este año me llamó una compañera de un grupo  con el que trabajamos en inclusión para decirme que me había postulado y que tenía que contestar unas preguntas y mandar muchísima información. Lo hice, pero siempre pensando que no iba a quedar.

¿Qué harías con la plata si llegaras a ganar el premio? La verdad es que me cuesta mucho decir qué haría con un millón de dólares porque no puedo dimensionar cuánto es eso o cuánto rinde. En principio, lo que no tengo du­das es que iría para la escuela, para el edificio y para las necesidades que tiene. Si hablamos de integrar, me parece fundamental que los chicos tengan acceso a determinada tecnología y recursos que hoy no tenemos.

Me cuesta mucho decir qué haría con un millón de dólares. En principio, lo que no tengo du­das es que iría para la escuela, para el edificio y para las necesidades que tiene

¿Sentís que en los últimos años hubo algún avance en el tema de la integración? Es una pregunta que me hicieron mucho, y la verdad es que no diría que podemos hablar de un cambio. Puede ser que se les haya dado cierta visibili­dad y que vayamos en ese camino, pero Catalina se murió esperando ese cambio. Es un camino lento…

¿Qué desafío les resulta más difícil como docentes: el de incluir chicos de sectores sociales vulnerables o chi­cos con discapacidad? Al caso de los sectores vulnerables estamos más acostumbrados porque desde que se fundó la escuela ha sido así. Me ha pasado conocer familias que tienen un hijo con alguna discapacidad y no se sienten  tranquilos de mandarlos acá porque creen que el ambiente puede no ser el mejor. Pero justamente a ellos yo les digo: “Ustedes más que nadie tienen que luchar por la inclusión”.

¿Cuál es hoy el desafío más grande en educación? El de poder entender cómo aprende cada chico. Ése es el gran desafío y en los casos de discapacidad no es más difícil que en otros. De hecho, el chico que tiene una discapacidad muchas veces tiene interlocutores que ayudan: psicólogos, profesores, padres…

El aprendizaje más importante. El currículum vítae de Silvana Corso es vastísimo y está disponible en LinkedIn. Es profesora de Historia, Cívica, Metodología y Política, y si bien ahora alcanzó el cargo de directora, nunca dejó de perfeccionarse. Acaba de terminar una maestría en Integración en la Universidad de Salamanca de España (posgrado que hizo a distancia), está diplomada por la Universidad Central de Chile y cuenta con otras dos especializaciones en Integración. Participa de congresos de educación y salud como disertante, tiene una infinidad de artículos publicados y en 2015 quedó seleccionada para participar en las charlas TEDX Río de La Plata. “A partir de la historia de mi hija me dediqué a tratar de dar a conocer su caso en el ámbito de la educación y la salud. Cuando ella murió yo sentí que todo su sufrimiento no podía ser solamente para dejarnos un aprendizaje a mi marido, a mi hijo (12) y a mí. No somos tan importantes. Entonces decidí comenzar a participar en congresos de medicina y educación”. El resultado de esa decisión podría ser premiado con un millón de dólares en 2017.

El adiós a Franca Sozzani, la directora de Vogue Italia

El mundo de la moda está de luto. Icono fashion, Franca Sozzani -directora de la versión italiana de la revista Vogue durante tres décadas- falleció en Milán a los 66 años. Según informó la Fundación del Instituto Europeo de Oncología de la que era su presidenta, murió debido a un tumor.

Franca Sozzani encontró la forma de llegar con Vogue Italia más allá de los italianos a través de las imágenes.  "Ella sabía que necesitaba comunicarse a través de imágenes poderosas”, expresó el periodista Hamish Bowles de Vogue. Por la fuerza de sus imágenes, se "jactaba" de ser la creadora de Instagram en papel, en una revista donde las imágenes  decían más que mil palabras. Convocó a grandes fotógrafos para sumarse a sus equipos editoriales como Steven Meisel -que siempre hacía las portadas-, Bruce Weber y Peter Lindbergh.

"La moda no es realmente sobre ropa. Es sobre la vida"

“Franca era cálida, inteligente y divertida (…) Y, además, fue la persona más trabajadora que he conocido”. Con estas palabras, Anna Wintour -directora de Vogue de Estados Unidos- recordó a su colega.

“La moda no es realmente sobre ropa. Es sobre la vida”, fue una de las frases célebres de la mujer  que supo usar la moda como un medio para llegar a los temas sociales y culturales más polémicos y profundos. Su compromiso social la llevó a ser nombrada embajadora de buena voluntad en la ONU y a tocar en Vogue temas como las cirugías estéticas, la violencia machista y el racismo, que la llevó a crear un número dedicado a mujeres negras en julio de 2008 que fue el más vendido en la historia de la revista. 

Trailer del documental que hizo su hijo Francesco Carrozzini. FRANCA: CHAOS & CREATION

El mundo de la moda está de luto. Icono fashion, Franca Sozzani -directora de la versión italiana de la revista Vogue durante tres décadas- falleció en Milán a los 66 años. Según informó la Fundación del Instituto Europeo de Oncología de la que era su presidenta, murió debido a un tumor.

Franca Sozzani encontró la forma de llegar con Vogue Italia más allá de los italianos a través de las imágenes.  "Ella sabía que necesitaba comunicarse a través de imágenes poderosas”, expresó el periodista Hamish Bowles de Vogue. Por la fuerza de sus imágenes, se "jactaba" de ser la creadora de Instagram en papel, en una revista donde las imágenes  decían más que mil palabras. Convocó a grandes fotógrafos para sumarse a sus equipos editoriales como Steven Meisel -que siempre hacía las portadas-, Bruce Weber y Peter Lindbergh.

"La moda no es realmente sobre ropa. Es sobre la vida"

“Franca era cálida, inteligente y divertida (…) Y, además, fue la persona más trabajadora que he conocido”. Con estas palabras, Anna Wintour -directora de Vogue de Estados Unidos- recordó a su colega.

“La moda no es realmente sobre ropa. Es sobre la vida”, fue una de las frases célebres de la mujer  que supo usar la moda como un medio para llegar a los temas sociales y culturales más polémicos y profundos. Su compromiso social la llevó a ser nombrada embajadora de buena voluntad en la ONU y a tocar en Vogue temas como las cirugías estéticas, la violencia machista y el racismo, que la llevó a crear un número dedicado a mujeres negras en julio de 2008 que fue el más vendido en la historia de la revista. 

Trailer del documental que hizo su hijo Francesco Carrozzini. FRANCA: CHAOS & CREATION