Casa FOA: la fiesta de la deco

 

Casa FOA abre nuevamente sus puertas para sorprendernos con lo último en arquitectura, decoración e interiores. Esta vez en el maravilloso Palacio Cabrera, en Palermo. Del 28 de octubre al 2 de diciembre y con shows en vivo durante la noche. Lo recorrimos de punta a punta y te mostramos lo mejor de esta expo.

Más info: 

www.casafoa.com/casa_foa.php

/www.facebook.com/casafoa

 

Casa FOA abre nuevamente sus puertas para sorprendernos con lo último en arquitectura, decoración e interiores. Esta vez en el maravilloso Palacio Cabrera, en Palermo. Del 28 de octubre al 2 de diciembre y con shows en vivo durante la noche. Lo recorrimos de punta a punta y te mostramos lo mejor de esta expo.

Más info: 

www.casafoa.com/casa_foa.php

/www.facebook.com/casafoa

Top10 de series de terror y suspenso

 1

SHADOW HUNTERS. Basada en la saga de Cassandra Clare, es una de vampiros que conviven con humanos y seres especiales en éste y otros mundos

2

PREACHER. El predicador del título de la serie hace rato que ya no cree en Dios, y por despecho se cruza al lado del mal. Suspenso y peligro de sangre.

3

EL EXORCISTA. La vuelta de un superclásico del terror, en FX. Niños poseídos, curas que combaten al Diablo y la misma y escalofriante música original.

4

AMERICAN HORROR STORY. Empezó la sexta temporada de esta serie imperdible para amantes del género. Su elenco de stars y hallazgos es impresionante.

 

5

 

THE WALKING DEAD. Aunque pasó los límites del terror y va por el drama humano, la nueva temporada da miedo, sobre todo por Lucille, el bate de béisbol con espinas.

6

PENNY DREADFUL. Invoca a los personajes del terror más clásico –Drácula, Frankenstein– y, entre ellos, Eva Green echa luz en una pantalla muy oscura.

7

BATES MOTEL. Norman Bates antes de Psicosis de Alfred Hitchcock. Madre e hijo en una relación perversa que da origen al célebre asesino del cine.

8

SCREAM. El éxito del cine de los ‘90 vuelve. Esta vez, la masacre en la high school es en la televisión y con otra máscara; más tremenda, por supuesto.

9

THE STRAIN. Una de monstruos y criaturas extrañas, con cierta reminiscencia a Alien, pero con sello de autor –Guillermo del Toro– y un actor con imán: Corey Stoll.

10

OUTCAST. En la línea de El Exorcista, un niño que padeció la posesión del Diablo en el cuerpo de su madre es el elegido para cambiar la historia. Mucho miedo.

 1

SHADOW HUNTERS. Basada en la saga de Cassandra Clare, es una de vampiros que conviven con humanos y seres especiales en éste y otros mundos

2

PREACHER. El predicador del título de la serie hace rato que ya no cree en Dios, y por despecho se cruza al lado del mal. Suspenso y peligro de sangre.

3

EL EXORCISTA. La vuelta de un superclásico del terror, en FX. Niños poseídos, curas que combaten al Diablo y la misma y escalofriante música original.

4

AMERICAN HORROR STORY. Empezó la sexta temporada de esta serie imperdible para amantes del género. Su elenco de stars y hallazgos es impresionante.

 

5

 

THE WALKING DEAD. Aunque pasó los límites del terror y va por el drama humano, la nueva temporada da miedo, sobre todo por Lucille, el bate de béisbol con espinas.

6

PENNY DREADFUL. Invoca a los personajes del terror más clásico –Drácula, Frankenstein– y, entre ellos, Eva Green echa luz en una pantalla muy oscura.

7

BATES MOTEL. Norman Bates antes de Psicosis de Alfred Hitchcock. Madre e hijo en una relación perversa que da origen al célebre asesino del cine.

8

SCREAM. El éxito del cine de los ‘90 vuelve. Esta vez, la masacre en la high school es en la televisión y con otra máscara; más tremenda, por supuesto.

9

THE STRAIN. Una de monstruos y criaturas extrañas, con cierta reminiscencia a Alien, pero con sello de autor –Guillermo del Toro– y un actor con imán: Corey Stoll.

10

OUTCAST. En la línea de El Exorcista, un niño que padeció la posesión del Diablo en el cuerpo de su madre es el elegido para cambiar la historia. Mucho miedo.

A solas con Jean Paul Gaultier

“Dejar el prêt-à-porter es la prueba de que ya no me interesa la moda”, fue una de las frases más contundentes que nos dejó la charla íntima con Jean Paul Gaultier durante su visita a nuestro país. Hubo algo del “efecto Ashton Kutcher” en la visita del diseñador francés. Como pasó con el actor norteamericano, en los tres días que Gaultier estuvo en Argentina, la foto en su compañía se convirtió en trending topic de las redes sociales. De Juliana Awada a Flor de la V, pasando por Cecilia Roth, Milagros Schmoll, Pampita o Moria, la lista de personajes con los que se vio posar a JPG es larga. Además de la foto, nosotras hablamos con él.

¿Qué es lo que buscás transmitir en tu trabajo? Si tuviera que pensar en mi rol como diseñador, diría que en general he tratado de traducir lo que pasa en la sociedad y transformarlo en un servicio. La ropa es ante todo un servicio y nuestra función es responder a las necesidades de esas personas, darles lo que están esperando, aun cuando no lo sepan. Nuestro trabajo debe ser un espejo de lo que pasa en la sociedad, pero no en un modo sencillo o lineal sino más bien intuitivo. El diseñador tiene que poder percibir lo que sucede y llevarlo a su trabajo. Por eso no creo en esa estupidez de que la moda cambia cada temporada, los cambios no son parejos ni rápidos.

La moda cambió mucho, hoy sólo hay grupos enormes que hacen más política que moda.

¿Sentís que la relación de las personas con la moda cambió a lo largo de tu carrera? Por supuesto, no podría ser de otro modo. En los años que llevo trabajando he visto muchos cambios en el modo de comprar, usar y comunicar. Cuando empecé la moda era más lineal: una temporada todas las mujeres usaban medias marrones, y no se cuestionaba. Cuando lancé mi marca eso empezaba a cambiar; no por mí sino por toda mi generación: Mugler, Montana, Vivienne Westwood, todos hablábamos a distintas mujeres y eso se tradujo en una diversidad de propuestas y estilos que hasta entonces no existía. Coincidió también con un momento en que la moda estaba de moda y la gente completamente involucrada. Los fashion shows pasaron a ser más importantes que la ropa incluso, ¡yo mismo promovía eso!

LA MADUREZ DEL NIÑO TERRIBLE. Figura clave en la historia de la moda del siglo XX y XXI, Gaultier es más que el director creativo de la marca que lleva su nombre, o el exdirector de Hermés. De los míticos desfiles con los que se animó a cuestionar los cánones de belleza en los ’70, hasta las colecciones extravagantes con las que redefinió la alta costura en los ‘90, la suya es una carrera larga y exitosa en la que no faltan hitos como el corset de Madonna en su Blond Ambition Tour. Alejado del prêt-à-porter y abocado a la alta costura, Gaultier se hizo un tiempo para visitar América Latina en el relanzamiento de su línea de fragancias Le Mâle y Classique.

Te tocó trabajar con grandes grupos y competir en una industria difícil, ¿alguna vez te sentiste presionado para hacer algo más comercial? Decidí parar justo antes de que que eso pasara. Sentía que si quería seguir, iba a tener que empezar a hacer cosas que no tenían que ver conmigo. Durante toda mi carrera, me empeñé en no seguir las tendencias –o ir en el sentido contrario incluso– y tuve la suerte de poder trabajar con muchísima libertad. Haber empezado sin plata, y sin pertenecer a ningún grupo, me garantizó la libertad de poder hacer lo que quisiera durante casi 30 años (N. de la R.: se ríe). En todo ese tiempo fui yo mismo quien marcó el límite o “autocensura” que garantizaba un cierto balance. Jamás me interesó hacer escándalo por el escándalo mismo.

Sin embargo te ganaste fama de enfant terrible. Sí, es cierto. Pero aunque mucha gente dijera que era provocador, para mí no era así. Sabía que algunos podían no estar de acuerdo, pero no me importaba porque sentía que lo estaba haciendo a mi modo y que ése era el modo de hacerlo. Así como ciertas personas iban a desaprobarlo, muchos otros podían sentirse tocados y apreciarlo. Fue una elección: no me sentía cómodo con esa postura políticamente correcta y comercial, igual que no me siento cómodo con el modo en que funciona la moda hoy. Sigo haciéndola porque aún la amo, pero lo mejor que puedo hacer hoy es dedicarme a mis vestidos haute couture y eventualmente podría armar alguna colección cápsula para alguna marca masiva, sólo si supiera que va a ser realmente económica.

¿Cómo ves la moda hoy? La moda cambió mucho, hoy sólo hay grupos enormes que hacen más política que moda. La gente ya no compra ropa, son las marcas las que pagan para que la usen y tienen contratos con personajes… Quizás elegí esta profesión porque quería gustarle a la gente: quería que quisieran poder comprar mi ropa y usarla. Pagar para que usen tus diseños en la alfombra roja no me parece algo normal, me parece suicida. Hay muchísima gente que trabaja para hacer eso, ¿por qué habríamos de pagar para que alguien lo use? No le veo sentido.  

“Dejar el prêt-à-porter es la prueba de que ya no me interesa la moda”, fue una de las frases más contundentes que nos dejó la charla íntima con Jean Paul Gaultier durante su visita a nuestro país. Hubo algo del “efecto Ashton Kutcher” en la visita del diseñador francés. Como pasó con el actor norteamericano, en los tres días que Gaultier estuvo en Argentina, la foto en su compañía se convirtió en trending topic de las redes sociales. De Juliana Awada a Flor de la V, pasando por Cecilia Roth, Milagros Schmoll, Pampita o Moria, la lista de personajes con los que se vio posar a JPG es larga. Además de la foto, nosotras hablamos con él.

¿Qué es lo que buscás transmitir en tu trabajo? Si tuviera que pensar en mi rol como diseñador, diría que en general he tratado de traducir lo que pasa en la sociedad y transformarlo en un servicio. La ropa es ante todo un servicio y nuestra función es responder a las necesidades de esas personas, darles lo que están esperando, aun cuando no lo sepan. Nuestro trabajo debe ser un espejo de lo que pasa en la sociedad, pero no en un modo sencillo o lineal sino más bien intuitivo. El diseñador tiene que poder percibir lo que sucede y llevarlo a su trabajo. Por eso no creo en esa estupidez de que la moda cambia cada temporada, los cambios no son parejos ni rápidos.

La moda cambió mucho, hoy sólo hay grupos enormes que hacen más política que moda.

¿Sentís que la relación de las personas con la moda cambió a lo largo de tu carrera? Por supuesto, no podría ser de otro modo. En los años que llevo trabajando he visto muchos cambios en el modo de comprar, usar y comunicar. Cuando empecé la moda era más lineal: una temporada todas las mujeres usaban medias marrones, y no se cuestionaba. Cuando lancé mi marca eso empezaba a cambiar; no por mí sino por toda mi generación: Mugler, Montana, Vivienne Westwood, todos hablábamos a distintas mujeres y eso se tradujo en una diversidad de propuestas y estilos que hasta entonces no existía. Coincidió también con un momento en que la moda estaba de moda y la gente completamente involucrada. Los fashion shows pasaron a ser más importantes que la ropa incluso, ¡yo mismo promovía eso!

LA MADUREZ DEL NIÑO TERRIBLE. Figura clave en la historia de la moda del siglo XX y XXI, Gaultier es más que el director creativo de la marca que lleva su nombre, o el exdirector de Hermés. De los míticos desfiles con los que se animó a cuestionar los cánones de belleza en los ’70, hasta las colecciones extravagantes con las que redefinió la alta costura en los ‘90, la suya es una carrera larga y exitosa en la que no faltan hitos como el corset de Madonna en su Blond Ambition Tour. Alejado del prêt-à-porter y abocado a la alta costura, Gaultier se hizo un tiempo para visitar América Latina en el relanzamiento de su línea de fragancias Le Mâle y Classique.

Te tocó trabajar con grandes grupos y competir en una industria difícil, ¿alguna vez te sentiste presionado para hacer algo más comercial? Decidí parar justo antes de que que eso pasara. Sentía que si quería seguir, iba a tener que empezar a hacer cosas que no tenían que ver conmigo. Durante toda mi carrera, me empeñé en no seguir las tendencias –o ir en el sentido contrario incluso– y tuve la suerte de poder trabajar con muchísima libertad. Haber empezado sin plata, y sin pertenecer a ningún grupo, me garantizó la libertad de poder hacer lo que quisiera durante casi 30 años (N. de la R.: se ríe). En todo ese tiempo fui yo mismo quien marcó el límite o “autocensura” que garantizaba un cierto balance. Jamás me interesó hacer escándalo por el escándalo mismo.

Sin embargo te ganaste fama de enfant terrible. Sí, es cierto. Pero aunque mucha gente dijera que era provocador, para mí no era así. Sabía que algunos podían no estar de acuerdo, pero no me importaba porque sentía que lo estaba haciendo a mi modo y que ése era el modo de hacerlo. Así como ciertas personas iban a desaprobarlo, muchos otros podían sentirse tocados y apreciarlo. Fue una elección: no me sentía cómodo con esa postura políticamente correcta y comercial, igual que no me siento cómodo con el modo en que funciona la moda hoy. Sigo haciéndola porque aún la amo, pero lo mejor que puedo hacer hoy es dedicarme a mis vestidos haute couture y eventualmente podría armar alguna colección cápsula para alguna marca masiva, sólo si supiera que va a ser realmente económica.

¿Cómo ves la moda hoy? La moda cambió mucho, hoy sólo hay grupos enormes que hacen más política que moda. La gente ya no compra ropa, son las marcas las que pagan para que la usen y tienen contratos con personajes… Quizás elegí esta profesión porque quería gustarle a la gente: quería que quisieran poder comprar mi ropa y usarla. Pagar para que usen tus diseños en la alfombra roja no me parece algo normal, me parece suicida. Hay muchísima gente que trabaja para hacer eso, ¿por qué habríamos de pagar para que alguien lo use? No le veo sentido.  

La remake femenina de “La gran estafa”

Primero fue el turno de la versión femenina de Los cazafantasmas y, ahora, llegó el turno de La gran estafa.

Ocean's Eleven -con George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy García y Julia Robertstendrá su remake femenina. Se llamará Ocean's Eight y tendrá como protagonistas a Sandra Bullock y Cate Blanchett. El filme será dirigido por Gary Ross, el director de Juegos del hambre.

En el filme, Bullock -que interpretará a la hermana del personaje que hacía George Clooney- será la líder de una banda de ladronas que quiere robar un lujoso collar.

En el elenco estará Rihanna, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter y Sarah Paulson.

Se dieron a conocer las primeras imágenes del rodaje de la película, que se estrenaría en 2018. ¡Mirá!

 

Primero fue el turno de la versión femenina de Los cazafantasmas y, ahora, llegó el turno de La gran estafa.

Ocean's Eleven -con George Clooney, Brad Pitt, Matt Damon, Andy García y Julia Robertstendrá su remake femenina. Se llamará Ocean's Eight y tendrá como protagonistas a Sandra Bullock y Cate Blanchett. El filme será dirigido por Gary Ross, el director de Juegos del hambre.

En el filme, Bullock -que interpretará a la hermana del personaje que hacía George Clooney- será la líder de una banda de ladronas que quiere robar un lujoso collar.

En el elenco estará Rihanna, Anne Hathaway, Helena Bonham Carter y Sarah Paulson.

Se dieron a conocer las primeras imágenes del rodaje de la película, que se estrenaría en 2018. ¡Mirá!

 

Julio Bocca: “Cuando bailo me siento de 30”

Con la humildad de los grandes, Julio Bocca (49) se camufla con su bajísimo perfil como uno más del montón. Aparece en el escenario del Teatro Coliseo vestido con jeans, remera de algodón y zapatillas Converse. En ese mismo salón, el próximo 25 y 26 de noviembre se presentará el Ballet Nacional del Uruguay, el cual dirige desde junio de 2010.  

¿Qué le recomendarías a alguien que sueña triunfar en el mundo de la danza clásica? Primero, que no piense que va a triunfar. Ésta es una carrera que hay que hacerla sólo si la amás. Además, le diría a los padres que sean un soporte para sus hijos porque tienen que arrancar muy jóvenes, a los 6 o 7 años. Cuanto más chico, más fácil y mejor va a ser para su futuro.

¿Se puede vivir de la danza clásica? Sí, se puede. Hay muchos bailarines en la compañía del Teatro Colón y del San Martín que viven de la danza.

ABAJO DEL ESCENARIO. Primero aprendió a bailar. An­tes que a escribir o leer. Desde los 4 años, Julio Bocca le dedicó su vida al ballet, recorrió el mundo y representó a nuestro país en los mejores teatros. El 23 de diciembre de 2007 se retiró de la danza con un multitudinario espectáculo en plena 9 de Julio y desde hace seis años está radicado en Montevideo, Uruguay.

Siempre amé estar en el escenario, siempre amé la danza. Pero no lo extraño. Ahora disfruto con la compañía cada vez que se levanta y se baja el telón.

¿Seguís bailando? Cada tanto tomo alguna clase con la compañía y aprovecho para estirarme y sudar un poquito (se ríe).

¿Qué sentís cuando bailás? ¡Me siento tan bien! In­ternamente me siento un chico de 30, pero estoy por cumplir 50. Aunque el físico no es el mismo.

¿Qué planes tenés para tu cumpleaños de 50? No me gusta estar rodeado de gente y tengo muchos compromisos. Así que mejor la voy a pasar tranquilo; tal vez me vaya en algún barco por la India, solo con mi pareja. Quiero hacer algo diferente.

¡Decile a tu novio que te sorprenda él! ¡No! Quiero que sea mi elección, que hagamos lo que yo tenga ganas de hacer. Estuve averiguando sobre unos barcos que van a la Antártida, eso es algo que nunca pude hacer y me encantaría.

De tu pareja no sabemos nada… ¿por qué lo mante­nés oculto? No, ¡y no lo van a saber! (risas). Estoy hace ocho años en pareja y me manejo con mucho respeto. Es una decisión personal. Es algo que quiero mantener para mí.

¿Te gustaría volver a vivir en la Argentina? No sé si volvería a vivir en una ciudad tan grande. Cuando pienso en la posibilidad de volver, se me ocurre que podría vivir en Tigre, dicen que está muy lindo… No lo descarto. Obvio que soy argentino y llevo nuestra bandera en el corazón.

Con la humildad de los grandes, Julio Bocca (49) se camufla con su bajísimo perfil como uno más del montón. Aparece en el escenario del Teatro Coliseo vestido con jeans, remera de algodón y zapatillas Converse. En ese mismo salón, el próximo 25 y 26 de noviembre se presentará el Ballet Nacional del Uruguay, el cual dirige desde junio de 2010.  

¿Qué le recomendarías a alguien que sueña triunfar en el mundo de la danza clásica? Primero, que no piense que va a triunfar. Ésta es una carrera que hay que hacerla sólo si la amás. Además, le diría a los padres que sean un soporte para sus hijos porque tienen que arrancar muy jóvenes, a los 6 o 7 años. Cuanto más chico, más fácil y mejor va a ser para su futuro.

¿Se puede vivir de la danza clásica? Sí, se puede. Hay muchos bailarines en la compañía del Teatro Colón y del San Martín que viven de la danza.

ABAJO DEL ESCENARIO. Primero aprendió a bailar. An­tes que a escribir o leer. Desde los 4 años, Julio Bocca le dedicó su vida al ballet, recorrió el mundo y representó a nuestro país en los mejores teatros. El 23 de diciembre de 2007 se retiró de la danza con un multitudinario espectáculo en plena 9 de Julio y desde hace seis años está radicado en Montevideo, Uruguay.

Siempre amé estar en el escenario, siempre amé la danza. Pero no lo extraño. Ahora disfruto con la compañía cada vez que se levanta y se baja el telón.

¿Seguís bailando? Cada tanto tomo alguna clase con la compañía y aprovecho para estirarme y sudar un poquito (se ríe).

¿Qué sentís cuando bailás? ¡Me siento tan bien! In­ternamente me siento un chico de 30, pero estoy por cumplir 50. Aunque el físico no es el mismo.

¿Qué planes tenés para tu cumpleaños de 50? No me gusta estar rodeado de gente y tengo muchos compromisos. Así que mejor la voy a pasar tranquilo; tal vez me vaya en algún barco por la India, solo con mi pareja. Quiero hacer algo diferente.

¡Decile a tu novio que te sorprenda él! ¡No! Quiero que sea mi elección, que hagamos lo que yo tenga ganas de hacer. Estuve averiguando sobre unos barcos que van a la Antártida, eso es algo que nunca pude hacer y me encantaría.

De tu pareja no sabemos nada… ¿por qué lo mante­nés oculto? No, ¡y no lo van a saber! (risas). Estoy hace ocho años en pareja y me manejo con mucho respeto. Es una decisión personal. Es algo que quiero mantener para mí.

¿Te gustaría volver a vivir en la Argentina? No sé si volvería a vivir en una ciudad tan grande. Cuando pienso en la posibilidad de volver, se me ocurre que podría vivir en Tigre, dicen que está muy lindo… No lo descarto. Obvio que soy argentino y llevo nuestra bandera en el corazón.

¡Mirá el tráiler de Gilmore Girls!

En 2007 la serie de Amy Sherman-Palladino se despidió de la pantalla luego de siete temporadas. Este año, vuelve de la mano de Netflix para contar a través de cuatro episodios cómo sigue la vida de Lorelai (Laura Graham) y Rory (Alexis Bledel) con el nombre oficial de Gilmore Girls: a Year in the Life.

En 90 minutos, los personajes más entrañables regresan. En los episodios estarán Sookie (Melissa McCarthy), la cocinera y amiga de Lorelai, Luke -su gran amor- y los grandes amores de Rory: Logan, Dean y Jess.  

En 2007 la serie de Amy Sherman-Palladino se despidió de la pantalla luego de siete temporadas. Este año, vuelve de la mano de Netflix para contar a través de cuatro episodios cómo sigue la vida de Lorelai (Laura Graham) y Rory (Alexis Bledel) con el nombre oficial de Gilmore Girls: a Year in the Life.

En 90 minutos, los personajes más entrañables regresan. En los episodios estarán Sookie (Melissa McCarthy), la cocinera y amiga de Lorelai, Luke -su gran amor- y los grandes amores de Rory: Logan, Dean y Jess.  

¡Hacé estas pizzas exquisitas!

Pizza gourmet

Ingredientes (para 4 pizzas de 22 cm de diámetro): 500 g de harina; 4 cdtas. de levadura en polvo; aceite de oliva (c/n); 1 cdta. de azúcar; agua (c/n); sal y pimienta, 100 g de polenta de cocción rápida y 500 g de queso brie. Para el pesto: procesá 1 taza de hojas de albahaca; 100 g de queso rallado; 50 g de nueces; ½ taza de hojas de perejil; 1/2 taza de aceite de oliva y decorá con nueces. Preparación: colocá la harina en un bowl. Agregá la levadura en polvo y en el centro hacé un hueco. Verté el aceite de oliva, el azúcar y ½ taza de agua. Empezá a formar la masa de afuera hacia adentro agregando más agua en la medida que necesites. Formá un bollo que se desprenda de las paredes del bowl. Pasá a la mesada y amasá hasta que quede suave. Colocá en un bowl, tapá con un repasador húmedo y dejá leudar hasta que llegue al doble del tamaño original. Dividí la masa en 4 bollos. Estiralos con la polenta para que quede más crocante la masa y horneá a 180ºC en una asadera o pizzera aceitada y pincelá cada masa con aceite de oliva. Cuando estén apenas doradas, retirá y dejá enfriar. Distribuí el queso brie y horneá nuevamente hasta que el queso esté derretido. Serví rociado con el pesto preparado y decorá con nueces.

Minipizzas

Ingredientes (para 16 a 18 pizzas de 8 cm de diámetro): 400 g de harina; 4 cdtas. de polvo de hornear; 2 cdtas. de bicarbonato; sal y pimienta; aceite de oliva (c/n); agua fría (c/n); 300 g de salamín en rodajitas; 300 g de bocconcinos; ciboulette y tomillo para decorar. Preparación: mezclá la harina en un bowl con el polvo de hornear, el bicarbonato, sal, pimienta y agregá 5 cdas. de aceite de oliva. Sumale agua fría de a poco y formá la masa hasta que se desprenda de las paredes del bowl. Pasá a la mesada, uní apenas sin amasar demasiado. Estirá la masa dejándola de ¾ cm de espesor y cortá discos de 8 cm de diámetro. Colocá en asaderas o placas aceitadas, pincelá con más aceite y horneá a 180ºC hasta que estén doradas. Cubrí con las rodajas de salamín, los bocconcinos cortados en trocitos y horneá nuevamente hasta que el queso esté derretido. Decorá con las hierbas.

De roquefort y cebollas

Ingredientes (para 3 pizzas rectangulares de 18 x 30 cm): 25 g de levadura fresca; 1 cdta. de azúcar; aceite de oliva (c/n); 500 g de harina; sal y pimienta; 4 cebollas moradas; 5 cdas. de azúcar; 2 cdas. de vinagre; 4 cdas. de hierbas frescas picadas (orégano, perejil; tomillo, etc.). Preparación: mezclá la levadura con el azúcar, ½ taza de agua tibia y 1 cda. de aceite de oliva. Dejá esponjar en un lugar tibio. Colocá la harina en un bowl. Hacé un hueco en el centro y agregá la esponja de levadura, 2 cdas. de aceite de oliva y empezá a formar la masa de afuera hacia adentro, agregando agua a temperatura ambiente hasta que la masa se separe de las paredes del bowl. Agregá sal y pasá a la mesada. Amasá hasta que quede suave y elástica. Dejá leudar tapada en un bowl con harina hasta que doble su tamaño. Dividí en tres partes y estirá cada una en forma rectangular, colocá luego en una asadera aceitada y pincelá con más aceite. Horneá a 180ºC hasta que esté dorada. Cortá las cebollas en juliana y rehogalas en un fondo de aceite de oliva. Cuando apenas cambien de color, agregá el azúcar y el vinagre y dejá caramelizar a fuego bajo.

Pizza a la siciliana

Ingredientes (para 5 pizzas de 24 cm de diámetro): 1 k de harina; 1 sobre de levadura instantánea en polvo; aceite de oliva (c/n); 1 cdta. de azúcar; sal y pimienta; agua tibia (c/n); 1 morrón rojo, 1 verde, 1 amarillo, 1 tomate, 1 cebolla; 80 g de aceitunas negras; 250 g de queso pategrás rallado y 250 g de queso provolone rallado. Preparación: colocá la harina en un bowl. Espolvoreá el sobre de levadura sobre la harina. Hacé un hueco en el centro, agregá 2 cdas. de aceite de oliva, el azúcar y ½ taza de agua formando un bollo de afuera hacia adentro. Condimentá con sal y pimienta y agregá más agua. Amasá hasta que la masa se separe de las paredes del bowl. Pasá a la mesada y amasá hasta que quede lisa y suave. Ubicá el bollo en un bowl enharinado, tapá y dejá en un lugar tibio. Cuando doble su volumen, separá en 4 o 5 partes, según prefieras las pizzas más o menos finas. Estirá cada bollo de 24 cm de diámetro aprox. y colocá en una pizzera aceitada. Pintá con aceite y horneá a fuego fuerte hasta que esté cocida y los bordes algo dorados. Cortá los morrones, el tomate y la cebolla en juliana, saltealos en aceite de oliva hasta que cambien apenas de color. Retirá y agregale las aceitunas. Cubrí cada pizza con esta preparación y espolvoreá con los quesos. Horneá hasta que los quesos estén derretidos.

Pizza gourmet

Ingredientes (para 4 pizzas de 22 cm de diámetro): 500 g de harina; 4 cdtas. de levadura en polvo; aceite de oliva (c/n); 1 cdta. de azúcar; agua (c/n); sal y pimienta, 100 g de polenta de cocción rápida y 500 g de queso brie. Para el pesto: procesá 1 taza de hojas de albahaca; 100 g de queso rallado; 50 g de nueces; ½ taza de hojas de perejil; 1/2 taza de aceite de oliva y decorá con nueces. Preparación: colocá la harina en un bowl. Agregá la levadura en polvo y en el centro hacé un hueco. Verté el aceite de oliva, el azúcar y ½ taza de agua. Empezá a formar la masa de afuera hacia adentro agregando más agua en la medida que necesites. Formá un bollo que se desprenda de las paredes del bowl. Pasá a la mesada y amasá hasta que quede suave. Colocá en un bowl, tapá con un repasador húmedo y dejá leudar hasta que llegue al doble del tamaño original. Dividí la masa en 4 bollos. Estiralos con la polenta para que quede más crocante la masa y horneá a 180ºC en una asadera o pizzera aceitada y pincelá cada masa con aceite de oliva. Cuando estén apenas doradas, retirá y dejá enfriar. Distribuí el queso brie y horneá nuevamente hasta que el queso esté derretido. Serví rociado con el pesto preparado y decorá con nueces.

Minipizzas

Ingredientes (para 16 a 18 pizzas de 8 cm de diámetro): 400 g de harina; 4 cdtas. de polvo de hornear; 2 cdtas. de bicarbonato; sal y pimienta; aceite de oliva (c/n); agua fría (c/n); 300 g de salamín en rodajitas; 300 g de bocconcinos; ciboulette y tomillo para decorar. Preparación: mezclá la harina en un bowl con el polvo de hornear, el bicarbonato, sal, pimienta y agregá 5 cdas. de aceite de oliva. Sumale agua fría de a poco y formá la masa hasta que se desprenda de las paredes del bowl. Pasá a la mesada, uní apenas sin amasar demasiado. Estirá la masa dejándola de ¾ cm de espesor y cortá discos de 8 cm de diámetro. Colocá en asaderas o placas aceitadas, pincelá con más aceite y horneá a 180ºC hasta que estén doradas. Cubrí con las rodajas de salamín, los bocconcinos cortados en trocitos y horneá nuevamente hasta que el queso esté derretido. Decorá con las hierbas.

De roquefort y cebollas

Ingredientes (para 3 pizzas rectangulares de 18 x 30 cm): 25 g de levadura fresca; 1 cdta. de azúcar; aceite de oliva (c/n); 500 g de harina; sal y pimienta; 4 cebollas moradas; 5 cdas. de azúcar; 2 cdas. de vinagre; 4 cdas. de hierbas frescas picadas (orégano, perejil; tomillo, etc.). Preparación: mezclá la levadura con el azúcar, ½ taza de agua tibia y 1 cda. de aceite de oliva. Dejá esponjar en un lugar tibio. Colocá la harina en un bowl. Hacé un hueco en el centro y agregá la esponja de levadura, 2 cdas. de aceite de oliva y empezá a formar la masa de afuera hacia adentro, agregando agua a temperatura ambiente hasta que la masa se separe de las paredes del bowl. Agregá sal y pasá a la mesada. Amasá hasta que quede suave y elástica. Dejá leudar tapada en un bowl con harina hasta que doble su tamaño. Dividí en tres partes y estirá cada una en forma rectangular, colocá luego en una asadera aceitada y pincelá con más aceite. Horneá a 180ºC hasta que esté dorada. Cortá las cebollas en juliana y rehogalas en un fondo de aceite de oliva. Cuando apenas cambien de color, agregá el azúcar y el vinagre y dejá caramelizar a fuego bajo.

Pizza a la siciliana

Ingredientes (para 5 pizzas de 24 cm de diámetro): 1 k de harina; 1 sobre de levadura instantánea en polvo; aceite de oliva (c/n); 1 cdta. de azúcar; sal y pimienta; agua tibia (c/n); 1 morrón rojo, 1 verde, 1 amarillo, 1 tomate, 1 cebolla; 80 g de aceitunas negras; 250 g de queso pategrás rallado y 250 g de queso provolone rallado. Preparación: colocá la harina en un bowl. Espolvoreá el sobre de levadura sobre la harina. Hacé un hueco en el centro, agregá 2 cdas. de aceite de oliva, el azúcar y ½ taza de agua formando un bollo de afuera hacia adentro. Condimentá con sal y pimienta y agregá más agua. Amasá hasta que la masa se separe de las paredes del bowl. Pasá a la mesada y amasá hasta que quede lisa y suave. Ubicá el bollo en un bowl enharinado, tapá y dejá en un lugar tibio. Cuando doble su volumen, separá en 4 o 5 partes, según prefieras las pizzas más o menos finas. Estirá cada bollo de 24 cm de diámetro aprox. y colocá en una pizzera aceitada. Pintá con aceite y horneá a fuego fuerte hasta que esté cocida y los bordes algo dorados. Cortá los morrones, el tomate y la cebolla en juliana, saltealos en aceite de oliva hasta que cambien apenas de color. Retirá y agregale las aceitunas. Cubrí cada pizza con esta preparación y espolvoreá con los quesos. Horneá hasta que los quesos estén derretidos.

Cómo lograr una piel divina

Las agendas diarias nos llevan a correr casi sin parar en todo el día. Desde que nos levantamos, y nos preparamos para enfrentar el día, hasta que volvemos a la noche. Cada minuto cuenta. Y estar divinas, también. Para eso es fundamental tener la piel del rostro suave, luminosa y con un aspecto impoluto. La rutina para conseguirla comienza con una buena limpieza que, para lograr que sea completa y efectiva, conviene realizarla en dos pasos.

1° PASO. Consiste en eliminar las impurezas de la superficie de la piel, como restos de make up, cremas, protectores solares o rastros de la contaminación a la que nos expone el medio ambiente. Te recomendamos utilizar desmaquillante o a las toallitas especialmente formuladas para eliminar hasta el 99.3 % del make up. Prácticas y efectivas, preparan la piel para la limpieza más profunda al tiempo que agilizan la rutina.

2° PASO. Trabaja con mayor profundidad, desobstruyendo los poros. Esto hace que la piel respire correctamente y luzca saludable, con efectos tanto inmediatos como a largo plazo, porque una piel limpia en profundidad resistirá mejor el paso del tiempo que una que no lo está.  Por eso, elegí entre los productos específicos para tu  piel. Los geles sin aceite, como el Neutrogena® deep clean™ gel, son los aliados perfectos para las que tienen pieles mixtas a grasas, mientras que las versiones más cremosas junto con los jabones humectantes son fundamentales para las pieles secas. Las que tienen acné pueden inclinarse por limpiadores que incluyen ácido salicílico, como el de Pomelo, diseñado para disminuir puntos negros y granitos, sin resecar la piel, a la vez que proporciona una fragancia fresca y agradable.

CONSEJOS PARA UNA PIEL RADIANTE. El ritual de limpieza debe realizarse todas las mañanas y las noches. Al comenzar el día es fundamental para retirar el exceso de grasa y sudoración que se produce durante las horas de sueño y devolver frescura a la piel, dejándola lista para enfrentar la jornada; asociar esto a una correcta hidratación y protección solar permite lograr un efecto ¡sensacional! Mientras que por la noche se debe repetir la rutina para eliminar la suciedad del día y aprovechar que es durante las horas de descanso que las células de la piel reciben mayor cantidad de O2 y los tejidos se regeneran más rápido. Completar la rutina con las cremas más adecuadas para cada una, junto con un buen descanso y una alimentación balanceada, son fundamentales para una piel perfecta, ahora y en el futuro.

Las agendas diarias nos llevan a correr casi sin parar en todo el día. Desde que nos levantamos, y nos preparamos para enfrentar el día, hasta que volvemos a la noche. Cada minuto cuenta. Y estar divinas, también. Para eso es fundamental tener la piel del rostro suave, luminosa y con un aspecto impoluto. La rutina para conseguirla comienza con una buena limpieza que, para lograr que sea completa y efectiva, conviene realizarla en dos pasos.

1° PASO. Consiste en eliminar las impurezas de la superficie de la piel, como restos de make up, cremas, protectores solares o rastros de la contaminación a la que nos expone el medio ambiente. Te recomendamos utilizar desmaquillante o a las toallitas especialmente formuladas para eliminar hasta el 99.3 % del make up. Prácticas y efectivas, preparan la piel para la limpieza más profunda al tiempo que agilizan la rutina.

2° PASO. Trabaja con mayor profundidad, desobstruyendo los poros. Esto hace que la piel respire correctamente y luzca saludable, con efectos tanto inmediatos como a largo plazo, porque una piel limpia en profundidad resistirá mejor el paso del tiempo que una que no lo está.  Por eso, elegí entre los productos específicos para tu  piel. Los geles sin aceite, como el Neutrogena® deep clean™ gel, son los aliados perfectos para las que tienen pieles mixtas a grasas, mientras que las versiones más cremosas junto con los jabones humectantes son fundamentales para las pieles secas. Las que tienen acné pueden inclinarse por limpiadores que incluyen ácido salicílico, como el de Pomelo, diseñado para disminuir puntos negros y granitos, sin resecar la piel, a la vez que proporciona una fragancia fresca y agradable.

CONSEJOS PARA UNA PIEL RADIANTE. El ritual de limpieza debe realizarse todas las mañanas y las noches. Al comenzar el día es fundamental para retirar el exceso de grasa y sudoración que se produce durante las horas de sueño y devolver frescura a la piel, dejándola lista para enfrentar la jornada; asociar esto a una correcta hidratación y protección solar permite lograr un efecto ¡sensacional! Mientras que por la noche se debe repetir la rutina para eliminar la suciedad del día y aprovechar que es durante las horas de descanso que las células de la piel reciben mayor cantidad de O2 y los tejidos se regeneran más rápido. Completar la rutina con las cremas más adecuadas para cada una, junto con un buen descanso y una alimentación balanceada, son fundamentales para una piel perfecta, ahora y en el futuro.