¡Ponele polenta!

Pan de queso con pasta de aceitunas

Ingredientes (para 1 pan del tamaño de 1 budín inglés): 100 g de harina; 1 cda. de polvo de hornear; sal; 100 g de polenta de cocción rápida; 75 g de provolone rallado; 300 cc de leche; 2 huevos batidos y 50 g de manteca derretida. Preparación: enmantecá y forrá un molde de budín con papel manteca. Colocá en un bowl la harina con el polvo de hornear, la sal, la polenta y el provolone. Batí la leche con los huevos y agregá la manteca derretida hasta formar una masa semilíquida. Verté la mezcla en el molde preparado y horneá a fuego mediano (180ºC) de 45’ a 50’ o hasta que esté dorado. Retirá del horno y desmoldá sobre una rejilla.

Pasta de aceitunas (para acompañar)

Ingredientes: 80 cc de aceite de oliva; 150 g de aceitunas negras; 4 hojas de albahaca fresca;

½ diente de ajo y 10 alcaparras. Preparación: procesá todos los ingredientes, conservá en un bowl en la heladera y serví sobre los trozos del pan. Para que esta receta te quede con un sabor más intenso agregale 50 g de hongos secos de pino y a la polenta 3 cucharadas de queso crema.

Polenta clásica con ragú de carne y hongos

Ingredientes (para 4 porciones): para el ragú: 1 k de carne tierna sin grasa y cortada en cubos; 2 cdas. de aceite de oliva; sal y pimienta; 1 cda. de salsa inglesa; 4 portobellos grandes; 100 g de champignones; 180 cc de vino tinto; 1 taza de caldo de carne y 1 cdta. de mostaza. Para la polenta: 2 tazas de agua; 1 y ½ tazas de leche; sal y pimienta; 1 taza de polenta de cocción rápida; 2 cdas. de hierbas frescas picadas; 100 g de queso rallado y 30 g de manteca cortada en trocitos. Preparación: dorá la carne en una cacerola con 1 cda. de aceite de oliva, agregá sal, pimienta y salsa inglesa. Mezclá y pasá a un bowl. En la misma cacerola salteá los hongos con una cda. de aceite de oliva y, cuando cambien de color, volvé a poner la carne. Calentá y rociá con el vino. Una vez que esté tierna, agregá la mostaza y mantené al calor. Calentá el agua con la leche, sal y pimienta. Cuando suelte el hervor agregá la polenta en forma de lluvia revolviendo constantemente con una cuchara de madera. Cociná hasta que se espese y no quede más líquido. Agregá el queso, las hierbas y la manteca y revolvé para que se mezcle bien todo. Serví una porción de polenta con el ragú por encima.

Muffins de ciruelas y harina de maíz

Ingredientes (para 12 muffins): 2 huevos; 1 cda. de ralladura de limón; jugo de 1 limón; 1/3 taza de leche; 1/3 taza de aceite; 1 taza de harina; ½ taza de polenta; ½ taza de azúcar; 2 cdtas. llenas de polvo de hornear; una pizca de sal y 100 g de ciruelas secas picadas. Preparación: batí los huevos, la ralladura, el jugo de limón y el aceite. Combiná en un bowl grande la harina con la polenta, el azúcar, el polvo de hornear y las ciruelas. Agregá el batido, formá la masa y distribuí en 12 pirotines puestos en una muffinera. Horneá a 180ºC entre 25 a 30’ o hasta que estén dorados y al pinchar con un palito éste salga seco. Retirá, dejá entibiar y serví.

Tarta de peras

Ingredientes (para 8 porciones): ½ taza de polenta rápida; ¼ taza de almendras tostadas y molidas; ½ taza de harina; 100 g de manteca blanda; 100 g de azúcar; 2 yemas; 200 cc de crema de leche; 2 huevos; 2 cdas. de almendras para espolvorear y 6 peras cortadas en gajos y hervidas en agua con jugo de 1 naranja. Preparación: mezclá en un bowl la polenta con la harina y el azúcar. Agregá la manteca y desmenuzala con un tenedor. Volcá las dos yemas, formá la masa y después agregale dos cdas. de agua fría (sin amasar) y llevala a la heladera durante 15’. Luego estirala dentro de un molde desmoldable de 23 cm de diámetro. Acomodá las peras cortadas en gajos, cubrí con la crema de leche mezclada con los huevos y horneá a fuego mediano hasta que las peras estén doradas y la crema firme. Serví tibia o fría con crema o helado.

Pan de queso con pasta de aceitunas

Ingredientes (para 1 pan del tamaño de 1 budín inglés): 100 g de harina; 1 cda. de polvo de hornear; sal; 100 g de polenta de cocción rápida; 75 g de provolone rallado; 300 cc de leche; 2 huevos batidos y 50 g de manteca derretida. Preparación: enmantecá y forrá un molde de budín con papel manteca. Colocá en un bowl la harina con el polvo de hornear, la sal, la polenta y el provolone. Batí la leche con los huevos y agregá la manteca derretida hasta formar una masa semilíquida. Verté la mezcla en el molde preparado y horneá a fuego mediano (180ºC) de 45’ a 50’ o hasta que esté dorado. Retirá del horno y desmoldá sobre una rejilla.

Pasta de aceitunas (para acompañar)

Ingredientes: 80 cc de aceite de oliva; 150 g de aceitunas negras; 4 hojas de albahaca fresca;

½ diente de ajo y 10 alcaparras. Preparación: procesá todos los ingredientes, conservá en un bowl en la heladera y serví sobre los trozos del pan. Para que esta receta te quede con un sabor más intenso agregale 50 g de hongos secos de pino y a la polenta 3 cucharadas de queso crema.

Polenta clásica con ragú de carne y hongos

Ingredientes (para 4 porciones): para el ragú: 1 k de carne tierna sin grasa y cortada en cubos; 2 cdas. de aceite de oliva; sal y pimienta; 1 cda. de salsa inglesa; 4 portobellos grandes; 100 g de champignones; 180 cc de vino tinto; 1 taza de caldo de carne y 1 cdta. de mostaza. Para la polenta: 2 tazas de agua; 1 y ½ tazas de leche; sal y pimienta; 1 taza de polenta de cocción rápida; 2 cdas. de hierbas frescas picadas; 100 g de queso rallado y 30 g de manteca cortada en trocitos. Preparación: dorá la carne en una cacerola con 1 cda. de aceite de oliva, agregá sal, pimienta y salsa inglesa. Mezclá y pasá a un bowl. En la misma cacerola salteá los hongos con una cda. de aceite de oliva y, cuando cambien de color, volvé a poner la carne. Calentá y rociá con el vino. Una vez que esté tierna, agregá la mostaza y mantené al calor. Calentá el agua con la leche, sal y pimienta. Cuando suelte el hervor agregá la polenta en forma de lluvia revolviendo constantemente con una cuchara de madera. Cociná hasta que se espese y no quede más líquido. Agregá el queso, las hierbas y la manteca y revolvé para que se mezcle bien todo. Serví una porción de polenta con el ragú por encima.

Muffins de ciruelas y harina de maíz

Ingredientes (para 12 muffins): 2 huevos; 1 cda. de ralladura de limón; jugo de 1 limón; 1/3 taza de leche; 1/3 taza de aceite; 1 taza de harina; ½ taza de polenta; ½ taza de azúcar; 2 cdtas. llenas de polvo de hornear; una pizca de sal y 100 g de ciruelas secas picadas. Preparación: batí los huevos, la ralladura, el jugo de limón y el aceite. Combiná en un bowl grande la harina con la polenta, el azúcar, el polvo de hornear y las ciruelas. Agregá el batido, formá la masa y distribuí en 12 pirotines puestos en una muffinera. Horneá a 180ºC entre 25 a 30’ o hasta que estén dorados y al pinchar con un palito éste salga seco. Retirá, dejá entibiar y serví.

Tarta de peras

Ingredientes (para 8 porciones): ½ taza de polenta rápida; ¼ taza de almendras tostadas y molidas; ½ taza de harina; 100 g de manteca blanda; 100 g de azúcar; 2 yemas; 200 cc de crema de leche; 2 huevos; 2 cdas. de almendras para espolvorear y 6 peras cortadas en gajos y hervidas en agua con jugo de 1 naranja. Preparación: mezclá en un bowl la polenta con la harina y el azúcar. Agregá la manteca y desmenuzala con un tenedor. Volcá las dos yemas, formá la masa y después agregale dos cdas. de agua fría (sin amasar) y llevala a la heladera durante 15’. Luego estirala dentro de un molde desmoldable de 23 cm de diámetro. Acomodá las peras cortadas en gajos, cubrí con la crema de leche mezclada con los huevos y horneá a fuego mediano hasta que las peras estén doradas y la crema firme. Serví tibia o fría con crema o helado.

Lillian Clarke, la mamá de Cerati

Que una mujer como Lillian Clarke (85) abra la puerta de la casa de Colegiales en la que se crió el líder de Soda Stereo es tan inesperado como coherente. Dis­ciplinado y riguroso, hombre de letras y licenciado en publicidad, la figura de Gustavo Cerati no res­pondía en más de un punto a la figura del rockstar promedio. No es la primera vez que vemos a esta mujer de ojos claros y mirada fuerte, su imagen recorrió los medios incontables veces en los últimos seis años. Como vocera de los médicos, como madre del artista o como testimonio de uno de los dramas más inesperados, para ensayar respuestas a preguntas que incluso ella misma se hacía: ¿a qué se debió el accidente¿Por qué pasó lo que pasó?

En mayo se cumplirán seis años del ACV que dejó al músico en coma después de aquel show que era parte de su gira por Estados Unidos y Venezue­la, pero solo pasó un año y medio de su muerte. Es la primera vez que la madre da una entrevista a Para Ti y lo hace con motivo de la presentación de “Hebras… solo hebras”, su primer libro de cuentos y poesías. Una bandejita de masas finas, sándwiches de miga y café, son parte del cálido recibimiento. “Yo me voy a sentar acá, al lado de mi hijo. Ustedes acomódense donde más les guste”, dispara y se sienta al lado de un almohadón que tiene estampada la cara de Gustavo. Su comentario sirve para dejar en claro que en lo que dure nuestra visita, Lillian  no tendrá ninguna intención de esquivar un tema que se hace presente en cada rincón de su casa. “Gustavo fue la persona en la que me vi más reflejada. Me acuerdo de que él siempre revisaba mis textos y me decía: ‘¿Para qué guardás todo esto? ¡Vos tenés que publicar!’ Yo no quería, me daba la impresión de que estaba usando la fama de él”, confiesa esta licenciada en Ciencias de la educación (carrera que empezó a los 40 años) y escritora aficionada. “Yo escribo desde jovencita, siempre me gustó. Hice cantidad de talleres literarios, pero fueron las nuevas generaciones de la familia las que me incentivaron a hacer algo con todo esto”, asegura Clarke. El 2015, año que siguió a la muerte de Gustavo, encontró a los Cerati embarcados en la tarea de seleccionar y editar los textos que fueron acompañados por la ilustración de Guadalupe Mujica Cerati (32), la nieta mayor de Lillian, hija de una de las hermanas de Gustavo.

AMOR POR LAS LETRAS.  “Gustavo escribió letras muy buenas: era un gran escritor y una persona muy formada, igual que lo son mis dos hijas, también. A mí siempre me gustó escribir y desde chiquita leí mucho. Igualmente, fue de más grande que empecé con los talleres que me dieron más estilo literario. Hasta ese momento yo escribía desde la imaginación”.

MOMENTOS DIFÍCILES. “He pasado momentos muy, pero muy duros, pero nunca decaigo. Evidentemente eso es algo innato porque  hay gente que tiene todo y aún así se siente triste… Además, yo siento que tengo toda una familia mirándome para la que tengo que estar bien. ¿Qué sería de mis hijos y mis nietos si me vieran llorar todo el día?

EL DÍA DESPUÉS. Cartas, cuadros, fotos. El living de Lillian Clarke está lleno de recuerdos de su hijo que los fanáticos le acercan a diario. “Siempre me traen cartitas y regalos que guardo. Son muy respetuosos, y si no los hago pasar a todos es porque sería mucho, pero sí les agradezco que guarden ese recuerdo de él”, asegura.

DURANTE EL COMA. “Yo le leía y le contaba cosas y me daba cuenta de que él me escuchaba o reconocía porque me apretaba la mano. Sentía que iba a salir adelante porque además lo veía tan perfecto e intacto… Yo sentía que él estaba y me escuchaba, que en cualquier momento iba a despertar. Fue muy bravo. A veces pienso si habremos hecho todo, si quizás no deberíamos haber ido a otro país o probar otras cosas, no lo sé… Siempre estuvimos ahí y creo que en su nivel de conciencia, él sentía eso. Mi mayor consuelo es pensar que Gustavo hizo en su vida lo que quiso, que siempre tuvo nuestro apoyo, que triunfó y vivió y disfrutó de su éxito. Fue reconocido, valorado y dejó su huella, pero además fue una muy linda y buena persona”.

FAMILIA DE ARTISTAS. Hay un tema que atraviesa la obra de Guadalupe Mujica Cerati, que la obsesiona desde su infancia: el Universo. “Siempre digo que Gustavo fue una enorme influencia para mí porque fue justamente de él de quien tomé esa fascinación por el Cosmos y el Universo”, asegura. Diseñadora de indumentaria, astróloga, escultora, ilustradora y especialista en hologramas, su obra está siempre atravesada por ese interés que debe a su tío. Vestuarista de Zero Kill –la banda de Benito Cerati–, artista plástica y ahora ilustradora de libros, el rol de Guadalupe en la publicación de este primer libro de su abuela fue fundamental. “Estuvimos ocho meses trabajando. Cuando terminó, me dio una tristeza horrible. El tema del libro surgió más que nada como una motivación para ella, nunca pensamos en editarlo”, confiesa. A punto de inaugurar la segunda exposición con la obra que se usó para ilustrar el libro, en el nuevo evento Comer y leer (el próximo 9 y 10 de abril) y teniendo una firma de ejemplares pautada para la próxima edición de la Feria del Libro, el proyecto dejó de ser solo un tema familiar.

Que una mujer como Lillian Clarke (85) abra la puerta de la casa de Colegiales en la que se crió el líder de Soda Stereo es tan inesperado como coherente. Dis­ciplinado y riguroso, hombre de letras y licenciado en publicidad, la figura de Gustavo Cerati no res­pondía en más de un punto a la figura del rockstar promedio. No es la primera vez que vemos a esta mujer de ojos claros y mirada fuerte, su imagen recorrió los medios incontables veces en los últimos seis años. Como vocera de los médicos, como madre del artista o como testimonio de uno de los dramas más inesperados, para ensayar respuestas a preguntas que incluso ella misma se hacía: ¿a qué se debió el accidente¿Por qué pasó lo que pasó?

En mayo se cumplirán seis años del ACV que dejó al músico en coma después de aquel show que era parte de su gira por Estados Unidos y Venezue­la, pero solo pasó un año y medio de su muerte. Es la primera vez que la madre da una entrevista a Para Ti y lo hace con motivo de la presentación de “Hebras… solo hebras”, su primer libro de cuentos y poesías. Una bandejita de masas finas, sándwiches de miga y café, son parte del cálido recibimiento. “Yo me voy a sentar acá, al lado de mi hijo. Ustedes acomódense donde más les guste”, dispara y se sienta al lado de un almohadón que tiene estampada la cara de Gustavo. Su comentario sirve para dejar en claro que en lo que dure nuestra visita, Lillian  no tendrá ninguna intención de esquivar un tema que se hace presente en cada rincón de su casa. “Gustavo fue la persona en la que me vi más reflejada. Me acuerdo de que él siempre revisaba mis textos y me decía: ‘¿Para qué guardás todo esto? ¡Vos tenés que publicar!’ Yo no quería, me daba la impresión de que estaba usando la fama de él”, confiesa esta licenciada en Ciencias de la educación (carrera que empezó a los 40 años) y escritora aficionada. “Yo escribo desde jovencita, siempre me gustó. Hice cantidad de talleres literarios, pero fueron las nuevas generaciones de la familia las que me incentivaron a hacer algo con todo esto”, asegura Clarke. El 2015, año que siguió a la muerte de Gustavo, encontró a los Cerati embarcados en la tarea de seleccionar y editar los textos que fueron acompañados por la ilustración de Guadalupe Mujica Cerati (32), la nieta mayor de Lillian, hija de una de las hermanas de Gustavo.

AMOR POR LAS LETRAS.  “Gustavo escribió letras muy buenas: era un gran escritor y una persona muy formada, igual que lo son mis dos hijas, también. A mí siempre me gustó escribir y desde chiquita leí mucho. Igualmente, fue de más grande que empecé con los talleres que me dieron más estilo literario. Hasta ese momento yo escribía desde la imaginación”.

MOMENTOS DIFÍCILES. “He pasado momentos muy, pero muy duros, pero nunca decaigo. Evidentemente eso es algo innato porque  hay gente que tiene todo y aún así se siente triste… Además, yo siento que tengo toda una familia mirándome para la que tengo que estar bien. ¿Qué sería de mis hijos y mis nietos si me vieran llorar todo el día?

EL DÍA DESPUÉS. Cartas, cuadros, fotos. El living de Lillian Clarke está lleno de recuerdos de su hijo que los fanáticos le acercan a diario. “Siempre me traen cartitas y regalos que guardo. Son muy respetuosos, y si no los hago pasar a todos es porque sería mucho, pero sí les agradezco que guarden ese recuerdo de él”, asegura.

DURANTE EL COMA. “Yo le leía y le contaba cosas y me daba cuenta de que él me escuchaba o reconocía porque me apretaba la mano. Sentía que iba a salir adelante porque además lo veía tan perfecto e intacto… Yo sentía que él estaba y me escuchaba, que en cualquier momento iba a despertar. Fue muy bravo. A veces pienso si habremos hecho todo, si quizás no deberíamos haber ido a otro país o probar otras cosas, no lo sé… Siempre estuvimos ahí y creo que en su nivel de conciencia, él sentía eso. Mi mayor consuelo es pensar que Gustavo hizo en su vida lo que quiso, que siempre tuvo nuestro apoyo, que triunfó y vivió y disfrutó de su éxito. Fue reconocido, valorado y dejó su huella, pero además fue una muy linda y buena persona”.

FAMILIA DE ARTISTAS. Hay un tema que atraviesa la obra de Guadalupe Mujica Cerati, que la obsesiona desde su infancia: el Universo. “Siempre digo que Gustavo fue una enorme influencia para mí porque fue justamente de él de quien tomé esa fascinación por el Cosmos y el Universo”, asegura. Diseñadora de indumentaria, astróloga, escultora, ilustradora y especialista en hologramas, su obra está siempre atravesada por ese interés que debe a su tío. Vestuarista de Zero Kill –la banda de Benito Cerati–, artista plástica y ahora ilustradora de libros, el rol de Guadalupe en la publicación de este primer libro de su abuela fue fundamental. “Estuvimos ocho meses trabajando. Cuando terminó, me dio una tristeza horrible. El tema del libro surgió más que nada como una motivación para ella, nunca pensamos en editarlo”, confiesa. A punto de inaugurar la segunda exposición con la obra que se usó para ilustrar el libro, en el nuevo evento Comer y leer (el próximo 9 y 10 de abril) y teniendo una firma de ejemplares pautada para la próxima edición de la Feria del Libro, el proyecto dejó de ser solo un tema familiar.

Matrimonios zombie

Piensen en una gélida convivencia, un territorio funcional a la exigencia de los compromisos familiares y a la crianza de los hijos. Un territorio cómodo, plácido y funcional. Sin conflictos, crisis ni discusiones. Imaginen, en fin, una pareja sin amor o su metáfora bien acabada: un matrimonio zombie. Pura fachada, pura farsa romántica. El término fue acuñado por el psicólogo británico Andrew G. Marshall para hablar de un fenómeno creciente y cada vez más vigente: parejas muertas en la intimidad, con escasa comunicación genuina y, sobre todo, indiferentes. Eso sí, quien viera a esta pareja digna de una “coreo” de Thriller en el día de la familia, en un acto escolar o en una salida de a “cuatro” jamás lo adivinaría. Menos quien asiste al espectáculo virtual de selfies acarameladas en Facebook. Conozco al menos cinco matrimonios que bien podrían vivir en el país de los zombies para siempre. Algunos, incluso, con el acuerdo tácito de derecho a roce con otros (as). Pero no levantemos tan rápido el dedo acusador. Al fin y al cabo, como dicen los psicólogos, siempre hay un beneficio oculto (casi siempre inconsciente) que explica por qué soportar lo que a priori y en pleno siglo XXI parece inconcebible: un matrimonio fake. ¿Pero por qué permanecer casados cuando el amor y la pasión están en franca retirada? ¿Por pura frivolidad? Algo de eso suele haber, pero hay otros motivos aún más profundos. Detrás de cada dupla zombie, además de cierto cariño que suele mantenerse a arañazos, hay un buen equipo: se conocen las manías y la dinámica cotidiana funciona sin grandes compli­caciones y con comodidad. Romper el vínculo les insumiría a los cónyuges perder amigos, recursos o ambas cosas. También influye el temor a la soledad o a enfrentar las obligaciones sin un compañero.  Graciela Moreschi, médica psiquiatra y autora de Por qué estoy contigo, vínculos que nos atrapan (Urano), ahonda en otra razón: a veces se usa lo económico como una excusa porque es lo más tangible, pero en realidad “estas parejas no se quedan por el amor sino porque separarse es desgarrar una parte de la pro­pia vida. También porque se convencen de que todo lo malo que le sucede es culpa del otro, y lo necesitan para depositar sus fracasos”.

MÁSCARAS SILENCIOSAS. ¿Cómo se llega a la zona zombie? ¿Un día nos despertamos y estamos en el país de los muertos vivos? Por supuesto que no: se va arribando de a poco y lentamente. Desconectamos del otro a fuego lento, con cierta amabilidad para evitar una discusión, un planteo o lo que es peor, una ruptura. Si en algo coinciden los especialistas del corazón es en que una señal clara de que se está padeciendo de zombinismo es la ausencia de tensión y discordancia. Lo que se niega justamente es cualquier problema que pueda aparecer. La falta de sexo “salvaje” no necesariamente es un indicador de alarma. Depende de cada pareja y cualquiera que haya vivido un romance de larga duración sabe que la pasión merma con el tiempo y que el amor muta y se transforma. De hecho, explica Moreschi: la falta de creatividad para que la pareja acompañe los cambios y las etapas  de la vida contribuye a que las parejas entren en piloto automático.

SUFRIR O NO SUFRIR: ESA ES LA CUESTIÓN. La línea divisoria entre un vínculo amoroso saludable y otro que no lo es es tan fina y subjetiva que es imposible generalizar.  Para algunas duplas la entrada a la “fase zombie” es la antesala a la separación, para otras implica la posibilidad de redención. Pero claro, primero hay que querer modificar la situación. ¿Cómo? Además de algunos consejos prácticos, lo fundamental es conocer el engranaje psíquico que motoriza cualquier tipo de cambio. Detalla el psicólogo Fernando Ru­bano: “Hay que encontrar primero una fundamen­tación –un porqué– y después un para qué –definir un horizonte feliz posible–. Tenés que saber que vas a necesitar esforzarte y ponerle energía porque no se puede dejar la pareja librada a las ganas, y también que vas a necesitar de mucho atrevimiento. En cuestiones afectivas –sigue este especialista emocional– somos muy temerosos y perezosos. Preferimos la infelicidad que suele naturalizarse e instalarse plácidamente que arriesgar”. Para pensar… 

CONSEJOS. Antizona de confort Z

Por BEATRIZ GOLDBERG, psicóloga y escritora

XPonerle humor a las situaciones cotidianas que a veces son difíciles de sobrellevar.

XEncontrar y fomentar momentos para mantener una vida individual de pareja. A veces lo social es una orquesta de fondo para el encanto, pero no lo es todo. XComunicarse, conversar sobre los deseos y las necesidades de cada uno.

XSalir de la rutina y de todo aquello que la pareja hace de modo automático.

XGenerar pequeños cambios. Si el domingo el plan es almorzar en joggineta proponerle salir o al menos ponerse algo más sugerente.

XVolver a mandarse mensajitos o mails tiernos o graciosos, de acuerdo a los códigos y al lenguaje de cada pareja.

Piensen en una gélida convivencia, un territorio funcional a la exigencia de los compromisos familiares y a la crianza de los hijos. Un territorio cómodo, plácido y funcional. Sin conflictos, crisis ni discusiones. Imaginen, en fin, una pareja sin amor o su metáfora bien acabada: un matrimonio zombie. Pura fachada, pura farsa romántica. El término fue acuñado por el psicólogo británico Andrew G. Marshall para hablar de un fenómeno creciente y cada vez más vigente: parejas muertas en la intimidad, con escasa comunicación genuina y, sobre todo, indiferentes. Eso sí, quien viera a esta pareja digna de una “coreo” de Thriller en el día de la familia, en un acto escolar o en una salida de a “cuatro” jamás lo adivinaría. Menos quien asiste al espectáculo virtual de selfies acarameladas en Facebook. Conozco al menos cinco matrimonios que bien podrían vivir en el país de los zombies para siempre. Algunos, incluso, con el acuerdo tácito de derecho a roce con otros (as). Pero no levantemos tan rápido el dedo acusador. Al fin y al cabo, como dicen los psicólogos, siempre hay un beneficio oculto (casi siempre inconsciente) que explica por qué soportar lo que a priori y en pleno siglo XXI parece inconcebible: un matrimonio fake. ¿Pero por qué permanecer casados cuando el amor y la pasión están en franca retirada? ¿Por pura frivolidad? Algo de eso suele haber, pero hay otros motivos aún más profundos. Detrás de cada dupla zombie, además de cierto cariño que suele mantenerse a arañazos, hay un buen equipo: se conocen las manías y la dinámica cotidiana funciona sin grandes compli­caciones y con comodidad. Romper el vínculo les insumiría a los cónyuges perder amigos, recursos o ambas cosas. También influye el temor a la soledad o a enfrentar las obligaciones sin un compañero.  Graciela Moreschi, médica psiquiatra y autora de Por qué estoy contigo, vínculos que nos atrapan (Urano), ahonda en otra razón: a veces se usa lo económico como una excusa porque es lo más tangible, pero en realidad “estas parejas no se quedan por el amor sino porque separarse es desgarrar una parte de la pro­pia vida. También porque se convencen de que todo lo malo que le sucede es culpa del otro, y lo necesitan para depositar sus fracasos”.

MÁSCARAS SILENCIOSAS. ¿Cómo se llega a la zona zombie? ¿Un día nos despertamos y estamos en el país de los muertos vivos? Por supuesto que no: se va arribando de a poco y lentamente. Desconectamos del otro a fuego lento, con cierta amabilidad para evitar una discusión, un planteo o lo que es peor, una ruptura. Si en algo coinciden los especialistas del corazón es en que una señal clara de que se está padeciendo de zombinismo es la ausencia de tensión y discordancia. Lo que se niega justamente es cualquier problema que pueda aparecer. La falta de sexo “salvaje” no necesariamente es un indicador de alarma. Depende de cada pareja y cualquiera que haya vivido un romance de larga duración sabe que la pasión merma con el tiempo y que el amor muta y se transforma. De hecho, explica Moreschi: la falta de creatividad para que la pareja acompañe los cambios y las etapas  de la vida contribuye a que las parejas entren en piloto automático.

SUFRIR O NO SUFRIR: ESA ES LA CUESTIÓN. La línea divisoria entre un vínculo amoroso saludable y otro que no lo es es tan fina y subjetiva que es imposible generalizar.  Para algunas duplas la entrada a la “fase zombie” es la antesala a la separación, para otras implica la posibilidad de redención. Pero claro, primero hay que querer modificar la situación. ¿Cómo? Además de algunos consejos prácticos, lo fundamental es conocer el engranaje psíquico que motoriza cualquier tipo de cambio. Detalla el psicólogo Fernando Ru­bano: “Hay que encontrar primero una fundamen­tación –un porqué– y después un para qué –definir un horizonte feliz posible–. Tenés que saber que vas a necesitar esforzarte y ponerle energía porque no se puede dejar la pareja librada a las ganas, y también que vas a necesitar de mucho atrevimiento. En cuestiones afectivas –sigue este especialista emocional– somos muy temerosos y perezosos. Preferimos la infelicidad que suele naturalizarse e instalarse plácidamente que arriesgar”. Para pensar… 

CONSEJOS. Antizona de confort Z

Por BEATRIZ GOLDBERG, psicóloga y escritora

XPonerle humor a las situaciones cotidianas que a veces son difíciles de sobrellevar.

XEncontrar y fomentar momentos para mantener una vida individual de pareja. A veces lo social es una orquesta de fondo para el encanto, pero no lo es todo. XComunicarse, conversar sobre los deseos y las necesidades de cada uno.

XSalir de la rutina y de todo aquello que la pareja hace de modo automático.

XGenerar pequeños cambios. Si el domingo el plan es almorzar en joggineta proponerle salir o al menos ponerse algo más sugerente.

XVolver a mandarse mensajitos o mails tiernos o graciosos, de acuerdo a los códigos y al lenguaje de cada pareja.

Michelle Obama en Argentina

LOS LOOKS DE OBAMA. Cuando aterrizó en Ezeiza a la 1 de la madrugada, Michelle Obama bajó del avión Air Force One junto a su marido, el Presidente de Estados Unidos Barack Obama y sus dos hijas.

Para su primera aparición pública, la primera dama optó por un vestido de Narciso Rodríguez, un diseñador norteamericano de origen cubano. El diseño es de mangas tres cuartos, de tono azul marino y cuello cerrado, intervenido con un círculo naranja como una especie de aro de fuego.

En su visita al Centro Metropolitano de Diseño en Barracas (CMD) eligió un diseño estampado en azul klein de Michael Kors de mangas largas, falda con vuelo y lazo al cuello.  ¿Qué te pareció?

EL DISCURSO DE MICHELLE. La primera dama norteamericana encabezó una charla sobre liderazgo en el Centro Metropolitano de Diseño junto a un encuentro con chicas de colegios secundarios en el marco de la inciativa  “Let’s girls learn”, -lanzado por el matrimonio norteamericano para ayudar a chicas adolescentes a tener educación-. Durante el discurso, habló de la necesidad de afianzar los lazos y promover un nuevo espíritu de cooperación. "Estudien para hacer una diferencia en el mundo. Sean líderes en sus trabajos y agente de cambio mundial. Su país es un actor cada vez más importante en el escenario mundial, con una mayor voz en los asuntos mundiales. Pónganse a la altura de las circunstancias y háganse oír", expresó Michelle.

LOS LOOKS DE OBAMA. Cuando aterrizó en Ezeiza a la 1 de la madrugada, Michelle Obama bajó del avión Air Force One junto a su marido, el Presidente de Estados Unidos Barack Obama y sus dos hijas.

Para su primera aparición pública, la primera dama optó por un vestido de Narciso Rodríguez, un diseñador norteamericano de origen cubano. El diseño es de mangas tres cuartos, de tono azul marino y cuello cerrado, intervenido con un círculo naranja como una especie de aro de fuego.

En su visita al Centro Metropolitano de Diseño en Barracas (CMD) eligió un diseño estampado en azul klein de Michael Kors de mangas largas, falda con vuelo y lazo al cuello.  ¿Qué te pareció?

EL DISCURSO DE MICHELLE. La primera dama norteamericana encabezó una charla sobre liderazgo en el Centro Metropolitano de Diseño junto a un encuentro con chicas de colegios secundarios en el marco de la inciativa  “Let’s girls learn”, -lanzado por el matrimonio norteamericano para ayudar a chicas adolescentes a tener educación-. Durante el discurso, habló de la necesidad de afianzar los lazos y promover un nuevo espíritu de cooperación. "Estudien para hacer una diferencia en el mundo. Sean líderes en sus trabajos y agente de cambio mundial. Su país es un actor cada vez más importante en el escenario mundial, con una mayor voz en los asuntos mundiales. Pónganse a la altura de las circunstancias y háganse oír", expresó Michelle.

Los looks de Michelle Obama

El estilo de Michelle Obama es conservador como su posición de primera dama de Estados Unidos lo requiere. Pero su interés por la moda es obvio. Desde su llegada a la casa Blanca, se convirtió en una referente de la moda a nivel mundial. A la hora de vestirse, elige looks descontracturados donde sus hombros y los colores siempre son protagonistas. Entre sus marcas favoritas están J. Crew, H&M y Michael Kors las cuales han visto favorecidas sus ventas con números millonarios.

OUTFITS DE VIAJE. La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, cada vez que realiza un viaje oficial a un país elige un outfit de un diseñador local. Para su visita oficial a Downing Street, en Londres, optó por el diseñador británico Christopher KaneDurante su viaje a Italia apostó por un vestido de la casa italiana MissoniEn Japón, asistió con un diseño en amarillo de Kenzo. Y con un vestido de flores de Bihbu Mohapatra a su llegada en visita oficial a la India. Para la primera visita de un presidente de EE.UU a Cuba en 90 años, eligió un vestido de flores de la venezolana Carolina Herrera blanco con flores en azul y rojo, colores que comparten las banderas de Cuba y EE.UU. Un dato: el diseño no solo ha recibido buenas críticas, sino que se agotó en apenas unas horas.

¿Qué diseñador argentino te gustaría que elija? 

El estilo de Michelle Obama es conservador como su posición de primera dama de Estados Unidos lo requiere. Pero su interés por la moda es obvio. Desde su llegada a la casa Blanca, se convirtió en una referente de la moda a nivel mundial. A la hora de vestirse, elige looks descontracturados donde sus hombros y los colores siempre son protagonistas. Entre sus marcas favoritas están J. Crew, H&M y Michael Kors las cuales han visto favorecidas sus ventas con números millonarios.

OUTFITS DE VIAJE. La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, cada vez que realiza un viaje oficial a un país elige un outfit de un diseñador local. Para su visita oficial a Downing Street, en Londres, optó por el diseñador británico Christopher KaneDurante su viaje a Italia apostó por un vestido de la casa italiana MissoniEn Japón, asistió con un diseño en amarillo de Kenzo. Y con un vestido de flores de Bihbu Mohapatra a su llegada en visita oficial a la India. Para la primera visita de un presidente de EE.UU a Cuba en 90 años, eligió un vestido de flores de la venezolana Carolina Herrera blanco con flores en azul y rojo, colores que comparten las banderas de Cuba y EE.UU. Un dato: el diseño no solo ha recibido buenas críticas, sino que se agotó en apenas unas horas.

¿Qué diseñador argentino te gustaría que elija? 

Nai Awada

Para algunos la familia es lo más preciado del mundo. Para otros, una cruz difícil de llevar. Sin embargo, hay personas a quie­nes su árbol genealógico las catapulta a las portadas de revistas, diarios y programas de chi­mentos sin querer queriendo. A este último grupo de herederos forzosamente famosos pertenece la joven actriz y bailarina Naiara Awada. ¿Les suena el apellido? Esta chica de 22 años es nada más y nada menos que: 1. La hija del actorazo Alejandro Awada (participó en 50 películas, 30 obras de teatro y más de 30 series y unitarios). 2. Hija de la bailarina Me­lanie Alfie (reconocida en el mundo entero). 3. Nieta de los fundadores de la marca Awada. 4. Sobrina de la primera dama Juliana Awada. Y, por ende… ¡ahora se convirtió en la sobrina del presidente de la Nación, Mauricio Macri! “Ya estaba acostumbrada a tener papás famosos, pero para mí es un flash ser la sobrina del Presidente. Pero ojo, Mauricio es el marido de mi tía, nada más. Recién ahora me cayó la ficha de que tengo que cuidarme más que antes”, reflexiona en el living del PH palermitano donde vive con su mamá y su gato, Munay. Allí, en su refugio, asegura que no puede creer cómo le cambió la vida en los últimos días: “Si bien yo vengo estudiando teatro y danza desde los ocho años, voy a castings como cualquier hijo de vecino y ya trabajé en muchos proyectos importantes, recién ahora me empiezan a hacer algunas entrevistas. Es que fui a reemplazar a un bailarín en un show en la fiesta Plop y después salió una nota en Paparazzi titulada ‘La sobrina del Presidente que baila en fiestas gay’. Y eso también lo levantó Rial. ¡La granola del desayuno me quedó en la laringe! (risas)”. Bastó llegar a la revista number one de chimentos para que su nombre em­pezara a circular en los medios, e incluso El Chato Prada tuiteó que la quieren como participante de Bailando por un sueño. En shock. Así está Nai, pero accede a esta nota con Para Ti para que la gente la pueda conocer un poquito más. Lo cierto es que por ahora no le hicieron ninguna propuesta formal para estar en el programa de Marcelo Tinelli, pero sí se están por estrenar tres películas en las que partici­pó: El encuentro de Guayaquil (con Pablo Echarri), Onix y Terror 5. Parece que, además de un apellido ultrafamoso y poderoso, Naiara Awada es dueña de talento y carisma.

INTERÉS POR LA POLÍTICA. “Soy joven y me preocupa lo que pasa en el país, pero me jode que me involu­cren en temas de política como si estuviera obligada a dar mi opinión sobre todo. El otro día me invitaron al programa de Doman y la pasé horrible. Me cuestionaron hasta por qué mi primita Antonia va al Liceo Francés y no a un colegio estatal… ¡Y yo no fui a Intratables! No soy política, hago arte. Yo le mandé mensajes a Juliana contándole todo lo que había salido en la nota de Paparazzi y me dijo ‘quedate tranquila, pero tratá de cuidarte’. Ju me adora. Sé que estoy viviendo un momento complica­do: soy actriz, bailarina, mi viejo dio todas las notas habidas y por haber expresando su ideología política (N. de la R: es kirchnerista). Ya lo exprimieron a él y ahora vienen por mí. Mi ideología política se inclina más hacia la de mi viejo que hacia la de mi tía. Pero soy un poco más neutral. Yo no soy antinada. No me gusta el odio. Hay muchas medidas que tomó el gobierno de Cristina que me gustaron y otras que no. Lo mismo me pasa con el de Mauricio, aunque él acaba de asumir y recién estoy viendo qué onda”.

LA RELACIÓN CON SU TÍA JULIANA. “¡La amo con toda mi alma! Mi papá tiene cuatro hermanos, pero con Ju tengo algo especial. Siempre lo tuve. De hecho, cuando se pelearon con mi papá me re dolió. Yo viví en carne propia en mi familia la sepa­ración que se vive en el país. Pero son dos personas inteligentes, se pudieron juntar en un café. Mi viejo le pidió disculpas por si la había herido con alguna de sus palabras y se amigaron. Ahora están re bien”.

LA NENA DE PAPÁ. Pocas personas ha­blan con tanto amor, dulzura y admi­ración de su padre. Naiara asegura que, además del cariño que le tiene como hija, va a estar infinitamente agradecida porque Alejandro Awada le transmitió la pasión por la actuación. “Mis viejos se separaron cuando yo tenía dos años. Cuando era chica solía acompañar mucho a mi papá a las giras de teatro o a los sets de televisión y me encantaba estar en el camarín entre pestañas postizas, pelucas y actrices pasando letra. Siempre supe que eso era lo que quería hacer”.

SUEÑO DE ACTRIZ. “Me gustaría tra­bajar en el exterior, amo viajar. Me vuelve loca la movida de festivales como Cannes. Si me dejás soñar en grande, te digo que quiero hacer cine en Europa. Y por qué no en Hollywood, ¡todas las actrices soñamos con eso!"

Para algunos la familia es lo más preciado del mundo. Para otros, una cruz difícil de llevar. Sin embargo, hay personas a quie­nes su árbol genealógico las catapulta a las portadas de revistas, diarios y programas de chi­mentos sin querer queriendo. A este último grupo de herederos forzosamente famosos pertenece la joven actriz y bailarina Naiara Awada. ¿Les suena el apellido? Esta chica de 22 años es nada más y nada menos que: 1. La hija del actorazo Alejandro Awada (participó en 50 películas, 30 obras de teatro y más de 30 series y unitarios). 2. Hija de la bailarina Me­lanie Alfie (reconocida en el mundo entero). 3. Nieta de los fundadores de la marca Awada. 4. Sobrina de la primera dama Juliana Awada. Y, por ende… ¡ahora se convirtió en la sobrina del presidente de la Nación, Mauricio Macri! “Ya estaba acostumbrada a tener papás famosos, pero para mí es un flash ser la sobrina del Presidente. Pero ojo, Mauricio es el marido de mi tía, nada más. Recién ahora me cayó la ficha de que tengo que cuidarme más que antes”, reflexiona en el living del PH palermitano donde vive con su mamá y su gato, Munay. Allí, en su refugio, asegura que no puede creer cómo le cambió la vida en los últimos días: “Si bien yo vengo estudiando teatro y danza desde los ocho años, voy a castings como cualquier hijo de vecino y ya trabajé en muchos proyectos importantes, recién ahora me empiezan a hacer algunas entrevistas. Es que fui a reemplazar a un bailarín en un show en la fiesta Plop y después salió una nota en Paparazzi titulada ‘La sobrina del Presidente que baila en fiestas gay’. Y eso también lo levantó Rial. ¡La granola del desayuno me quedó en la laringe! (risas)”. Bastó llegar a la revista number one de chimentos para que su nombre em­pezara a circular en los medios, e incluso El Chato Prada tuiteó que la quieren como participante de Bailando por un sueño. En shock. Así está Nai, pero accede a esta nota con Para Ti para que la gente la pueda conocer un poquito más. Lo cierto es que por ahora no le hicieron ninguna propuesta formal para estar en el programa de Marcelo Tinelli, pero sí se están por estrenar tres películas en las que partici­pó: El encuentro de Guayaquil (con Pablo Echarri), Onix y Terror 5. Parece que, además de un apellido ultrafamoso y poderoso, Naiara Awada es dueña de talento y carisma.

INTERÉS POR LA POLÍTICA. “Soy joven y me preocupa lo que pasa en el país, pero me jode que me involu­cren en temas de política como si estuviera obligada a dar mi opinión sobre todo. El otro día me invitaron al programa de Doman y la pasé horrible. Me cuestionaron hasta por qué mi primita Antonia va al Liceo Francés y no a un colegio estatal… ¡Y yo no fui a Intratables! No soy política, hago arte. Yo le mandé mensajes a Juliana contándole todo lo que había salido en la nota de Paparazzi y me dijo ‘quedate tranquila, pero tratá de cuidarte’. Ju me adora. Sé que estoy viviendo un momento complica­do: soy actriz, bailarina, mi viejo dio todas las notas habidas y por haber expresando su ideología política (N. de la R: es kirchnerista). Ya lo exprimieron a él y ahora vienen por mí. Mi ideología política se inclina más hacia la de mi viejo que hacia la de mi tía. Pero soy un poco más neutral. Yo no soy antinada. No me gusta el odio. Hay muchas medidas que tomó el gobierno de Cristina que me gustaron y otras que no. Lo mismo me pasa con el de Mauricio, aunque él acaba de asumir y recién estoy viendo qué onda”.

LA RELACIÓN CON SU TÍA JULIANA. “¡La amo con toda mi alma! Mi papá tiene cuatro hermanos, pero con Ju tengo algo especial. Siempre lo tuve. De hecho, cuando se pelearon con mi papá me re dolió. Yo viví en carne propia en mi familia la sepa­ración que se vive en el país. Pero son dos personas inteligentes, se pudieron juntar en un café. Mi viejo le pidió disculpas por si la había herido con alguna de sus palabras y se amigaron. Ahora están re bien”.

LA NENA DE PAPÁ. Pocas personas ha­blan con tanto amor, dulzura y admi­ración de su padre. Naiara asegura que, además del cariño que le tiene como hija, va a estar infinitamente agradecida porque Alejandro Awada le transmitió la pasión por la actuación. “Mis viejos se separaron cuando yo tenía dos años. Cuando era chica solía acompañar mucho a mi papá a las giras de teatro o a los sets de televisión y me encantaba estar en el camarín entre pestañas postizas, pelucas y actrices pasando letra. Siempre supe que eso era lo que quería hacer”.

SUEÑO DE ACTRIZ. “Me gustaría tra­bajar en el exterior, amo viajar. Me vuelve loca la movida de festivales como Cannes. Si me dejás soñar en grande, te digo que quiero hacer cine en Europa. Y por qué no en Hollywood, ¡todas las actrices soñamos con eso!"

Ashton Kutcher en Buenos Aires

De la mano de Netflix, Ashton Kutcher llegó a Buenos Aires para la presentación de The Ranch, la serie que protagoniza y se estrena el 1 de abril en la plataforma de series y películas. 

El actor aprovechó su tiempo libre para recorrer Buenos Aires, sacarse selfies y posar con la camiseta argentina.

Hoy, en un evento para un grupo selecto de periodistas en el Hotel Four Season,  tuvimos la posibilidad de entrevistar no solo a Ashton Kutcher sino a los actores Jon Bernthal (The Walking Dead),  Juan Pablo Di Pace y Soni Nicole (Fuller House), Michael Kelly de @HouseofCards y parte del elenco de Orange Is The New Black Shadowhunter. ¡Y obvio, posamos junto a Ashton!

 

¡No te  pierdas la nota la próxima semana en Para Ti!

¿Querés seguirle los pasos a Ashton? Con Google Maps, conocé las aventuras de Ashton en Buenos Aires. #ElMapaDeAshton

 

De la mano de Netflix, Ashton Kutcher llegó a Buenos Aires para la presentación de The Ranch, la serie que protagoniza y se estrena el 1 de abril en la plataforma de series y películas. 

El actor aprovechó su tiempo libre para recorrer Buenos Aires, sacarse selfies y posar con la camiseta argentina.

Hoy, en un evento para un grupo selecto de periodistas en el Hotel Four Season,  tuvimos la posibilidad de entrevistar no solo a Ashton Kutcher sino a los actores Jon Bernthal (The Walking Dead),  Juan Pablo Di Pace y Soni Nicole (Fuller House), Michael Kelly de @HouseofCards y parte del elenco de Orange Is The New Black Shadowhunter. ¡Y obvio, posamos junto a Ashton!

 

¡No te  pierdas la nota la próxima semana en Para Ti!

¿Querés seguirle los pasos a Ashton? Con Google Maps, conocé las aventuras de Ashton en Buenos Aires. #ElMapaDeAshton

 

Los foodies de Instagram

Dicen que los chefs son los rockstars del siglo XXI. Apenas unos años atrás, el terreno de la cocina estaba destinado a las amas de casa o a los chefs profesionales. Hoy, cualquier persona con ganas de comer rico y con un poco de maña puede sentirse cocinero con todas las letras. Cada vez son más los que convierten sus platos de todos los días en verdaderas obras de arte y, orgullosos de sus creaciones, les sacan fotos y las suben a las redes socia- les. Así nacieron los foodies 3.0, un nicho de fanáticos de la comida que hacen furor en Instagram subiendo desde sus desayunos y el café que se toman en la ofi cina hasta recetas elaboradas con el detalle del paso a paso. Este boom no es un fenómeno exclusivo de la Argentina: en el resto del mundo hay muchos que también cosechan seguidores, como el chef saludable de Inglaterra @JamieOliver (4.100.000 followers), la bloguera inglesa Ella Woodward (@deliciouslyella con 758.000 seguidores) o el panadero americano @DominiqueAnsel (con 166.000). En Para Ti hicimos una selección con los foodies argentinos que más nos gustan, más allá de la cantidad de seguidores que tenga cada uno. Los seguimos, nos deleitamos con sus comidas, imitamos sus recetas y aquí te los presentamos.

Mirá la galería de fotos y conocelos.

Dicen que los chefs son los rockstars del siglo XXI. Apenas unos años atrás, el terreno de la cocina estaba destinado a las amas de casa o a los chefs profesionales. Hoy, cualquier persona con ganas de comer rico y con un poco de maña puede sentirse cocinero con todas las letras. Cada vez son más los que convierten sus platos de todos los días en verdaderas obras de arte y, orgullosos de sus creaciones, les sacan fotos y las suben a las redes socia- les. Así nacieron los foodies 3.0, un nicho de fanáticos de la comida que hacen furor en Instagram subiendo desde sus desayunos y el café que se toman en la ofi cina hasta recetas elaboradas con el detalle del paso a paso. Este boom no es un fenómeno exclusivo de la Argentina: en el resto del mundo hay muchos que también cosechan seguidores, como el chef saludable de Inglaterra @JamieOliver (4.100.000 followers), la bloguera inglesa Ella Woodward (@deliciouslyella con 758.000 seguidores) o el panadero americano @DominiqueAnsel (con 166.000). En Para Ti hicimos una selección con los foodies argentinos que más nos gustan, más allá de la cantidad de seguidores que tenga cada uno. Los seguimos, nos deleitamos con sus comidas, imitamos sus recetas y aquí te los presentamos.

Mirá la galería de fotos y conocelos.

Nico Cabré

¿Qué tendrán los hombres malhumorados y agrandados que tanto nos atrae a la mayoría de las mujeres? Después de horas de char­la, debate y análisis con diferentes grupos de amigos e, incluso, con mi madre, he llegado a una conclusión: las mujeres somos un poco masoquistas. “¡¿Qué me importa que me cataloguen como galán?! Esos rótulos hasta pueden ser maliciosos. Yo no me hago cargo de lo que dicen los demás”. Así contesta Nicolás Cabré cuando le preguntamos cómo lleva el mote de “galán”. Claramente, no le causa gracia. Está claro, a Nicolás no le importa quedar bien ni ser políticamente correcto. La poca buena voluntad que alguna vez puso en su rol de entrevistado se fue diluyendo al pasar las preguntas hasta el punto de desesperarse por terminar con nuestra entrevista. Tenía tantas ganas de irse que lo hizo con la ropa de la producción puesta (alegando que siempre lo viste esa marca y no había problema con que se la quede) y la suya en una bolsa. Así y todo, no podemos negar que Nico Cabré tiene “algo” que atrapa. Como actor debutó a los 10 años en La ola está de fiesta y nun­ca más paró de cosechar éxitos. Este año se dio el lujo de no aceptar ninguna novela para dedicarse de lleno a la obra El quilombero  (vaya coincidencia el nombre) en el Lola Membrives. “Hoy por hoy, no me dan ganas de estar encerrado 12 horas en un estudio de grabación. Ahora tengo todo el día libre para estar con mi hija Rufina (N. de la R: de dos años, fruto de su relación con La China Suárez), llevarla al jardín, ir a buscarla. Son los pequeños momentos que me hacen feliz y me ponen bien”. Y, como latin lover, también tiene un currículum extenso y en­vidiable. Estuvo de novio con nada más y nada menos que: Celeste Cid, Florencia Torrente, Soledad Fandiño, Eugenia Tobal (con quien, además, estuvo tres meses casado) y La China Suárez. Sin embargo, él asegura que la mujer que le robó el corazón para siempre tiene dos años y se llama Rufina Cabré.

LA CRIANZA DE RUFINA. “Nosotros nos organizamos para tenerla la misma cantidad de días y vamos ha­blando sobre la marcha para estar juntos en momentos importantes. Por ejemplo, hoy fuimos juntos a que la vacunen. Igual, aunque vivas en pareja, es difícil estar con tu hijo las 24 horas los 7 días de la semana. Yo ahora hago todo con Rufina, de hecho, toda mi vida se organiza a su alrededor”.

SU ROL DE PADRE. “Uno va aprendiendo sobre la marcha y viendo qué le pasa. Trato de vivir la paternidad de la forma más natural posible. Por más que muchos te dicen ‘cuando nazca vas a ver que…’, ¡nada está asegurado! Una vez que tenés a tu hija encima, la ves y la tocás, te cambia el mundo. ¡Cuando la tuve en brazos por primera vez fue una sen­sación rara! La miré y me dije: ‘chau, perdí. Me ganaste’. Soy feliz cuando estoy con ella. Jugamos, vamos a natación, le cambio pañales, la peino, le cocino… Tengo la suerte de tener una hija maravillosa”.

EL QUILOMBERO. Casualidad o causalidad, Nicolás Cabré está priorizando una obra que se llama así. Pero, aunque muchos de sus compañeros aseguren que es conflictivo para trabajar en equipo y los paparazzi no lo quieran, él no se hace cargo de su mala fama. “A mí no me interesa lo que digan. Por mí, tanto los periodistas como mis colegas pueden decir lo que quieran. De hecho, el 100 % de las personas que salen y opinan mal de mí me dan una alegría enorme. Si hablasen bien de mí o si estuvieran de acuerdo con cómo me manejo, querría decir que no entendí nada de lo que me enseñó mi papá”, asegura sin pelos en la lengua. La sinceridad ante todo.

EL AMOR. “La mayoría de mis novias fueron del ambiente. Cuando pasás literalmente 12 horas en un estudio es más probable conocer gente dentro de ese ambiente que de otra manera. No sé si quiero que la próxima sea de otro palo. Eso no lo manejás. No es que estoy pendiente a ver quién sale en la revista para ver con quién me voy a poner de novio. Yo soy súper simple. Me puse de novio con personas, no con actrices o modelos. Ahora hace como dos años que estoy soltero. Y enamorarme n o es algo me quite el sueño. Pero seguramente en algún momento pasará, o no. No pienso mucho en eso”.

DÍA A DÍA. “Hoy disfruto de lo que hago y mañana apare­cerán otras cosas. No soy productor, es medio azaroso lo que va pasando. El futuro no depende de uno. No me arrepiento de nada. De todo se aprende. En la profesión y en la vida”. 

¿Qué tendrán los hombres malhumorados y agrandados que tanto nos atrae a la mayoría de las mujeres? Después de horas de char­la, debate y análisis con diferentes grupos de amigos e, incluso, con mi madre, he llegado a una conclusión: las mujeres somos un poco masoquistas. “¡¿Qué me importa que me cataloguen como galán?! Esos rótulos hasta pueden ser maliciosos. Yo no me hago cargo de lo que dicen los demás”. Así contesta Nicolás Cabré cuando le preguntamos cómo lleva el mote de “galán”. Claramente, no le causa gracia. Está claro, a Nicolás no le importa quedar bien ni ser políticamente correcto. La poca buena voluntad que alguna vez puso en su rol de entrevistado se fue diluyendo al pasar las preguntas hasta el punto de desesperarse por terminar con nuestra entrevista. Tenía tantas ganas de irse que lo hizo con la ropa de la producción puesta (alegando que siempre lo viste esa marca y no había problema con que se la quede) y la suya en una bolsa. Así y todo, no podemos negar que Nico Cabré tiene “algo” que atrapa. Como actor debutó a los 10 años en La ola está de fiesta y nun­ca más paró de cosechar éxitos. Este año se dio el lujo de no aceptar ninguna novela para dedicarse de lleno a la obra El quilombero  (vaya coincidencia el nombre) en el Lola Membrives. “Hoy por hoy, no me dan ganas de estar encerrado 12 horas en un estudio de grabación. Ahora tengo todo el día libre para estar con mi hija Rufina (N. de la R: de dos años, fruto de su relación con La China Suárez), llevarla al jardín, ir a buscarla. Son los pequeños momentos que me hacen feliz y me ponen bien”. Y, como latin lover, también tiene un currículum extenso y en­vidiable. Estuvo de novio con nada más y nada menos que: Celeste Cid, Florencia Torrente, Soledad Fandiño, Eugenia Tobal (con quien, además, estuvo tres meses casado) y La China Suárez. Sin embargo, él asegura que la mujer que le robó el corazón para siempre tiene dos años y se llama Rufina Cabré.

LA CRIANZA DE RUFINA. “Nosotros nos organizamos para tenerla la misma cantidad de días y vamos ha­blando sobre la marcha para estar juntos en momentos importantes. Por ejemplo, hoy fuimos juntos a que la vacunen. Igual, aunque vivas en pareja, es difícil estar con tu hijo las 24 horas los 7 días de la semana. Yo ahora hago todo con Rufina, de hecho, toda mi vida se organiza a su alrededor”.

SU ROL DE PADRE. “Uno va aprendiendo sobre la marcha y viendo qué le pasa. Trato de vivir la paternidad de la forma más natural posible. Por más que muchos te dicen ‘cuando nazca vas a ver que…’, ¡nada está asegurado! Una vez que tenés a tu hija encima, la ves y la tocás, te cambia el mundo. ¡Cuando la tuve en brazos por primera vez fue una sen­sación rara! La miré y me dije: ‘chau, perdí. Me ganaste’. Soy feliz cuando estoy con ella. Jugamos, vamos a natación, le cambio pañales, la peino, le cocino… Tengo la suerte de tener una hija maravillosa”.

EL QUILOMBERO. Casualidad o causalidad, Nicolás Cabré está priorizando una obra que se llama así. Pero, aunque muchos de sus compañeros aseguren que es conflictivo para trabajar en equipo y los paparazzi no lo quieran, él no se hace cargo de su mala fama. “A mí no me interesa lo que digan. Por mí, tanto los periodistas como mis colegas pueden decir lo que quieran. De hecho, el 100 % de las personas que salen y opinan mal de mí me dan una alegría enorme. Si hablasen bien de mí o si estuvieran de acuerdo con cómo me manejo, querría decir que no entendí nada de lo que me enseñó mi papá”, asegura sin pelos en la lengua. La sinceridad ante todo.

EL AMOR. “La mayoría de mis novias fueron del ambiente. Cuando pasás literalmente 12 horas en un estudio es más probable conocer gente dentro de ese ambiente que de otra manera. No sé si quiero que la próxima sea de otro palo. Eso no lo manejás. No es que estoy pendiente a ver quién sale en la revista para ver con quién me voy a poner de novio. Yo soy súper simple. Me puse de novio con personas, no con actrices o modelos. Ahora hace como dos años que estoy soltero. Y enamorarme n o es algo me quite el sueño. Pero seguramente en algún momento pasará, o no. No pienso mucho en eso”.

DÍA A DÍA. “Hoy disfruto de lo que hago y mañana apare­cerán otras cosas. No soy productor, es medio azaroso lo que va pasando. El futuro no depende de uno. No me arrepiento de nada. De todo se aprende. En la profesión y en la vida”.