Clara Alonso, for export

Hola Olivia! Qué lástima que no pudiste venir, pero ya nos conoceremos. Te mando un beso grande”. Cada día, a cada paso que da y en cualquier lugar del mundo donde esté, Clara Alonso (25) graba en celulares y todo tipo de dispositivos mensajes como éste para los miles de fans que tiene acá y en todo el mundo. Ni una queja, sólo una gran sonrisa y mucho brillo en sus ojos claros. A este mensaje, la actriz rosarina se lo mandó a mi hija de ocho años que, como muchos chicos de su generación, descubrió a Clara Alonso cuando ya era una chica Disney (debutó en 2007 con High School Musical, la Selección), hacía Zapping Zone y le ponía su voz a Bea, de Pecezuelos. Pero fue el personaje de Angie Carrará, en la exitosa serie de televisión Violetta con Martina Tini Stoessel como protagonista, lo que marcó un antes y un después. Violetta catapultó su carrera en nuestro país y también en el exterior. Desde 2014 está instalada en Europa, donde no paran de ofrecerle proyectos (y suma más y más fans). De hecho, el número de seguidores en las redes sociales explotó cuando desembarcó en Roma, Italia, contratada para hacer Angie y las recetas de Violetta para Disney Channel Italia. También participó en la versión italiana de Patinando con las estrellas, por la RAI, la película Tini, el gran cambio de Violetta y la serie web para la RAI Lontana da Me. Con tanta exposición, no es de extrañar que sume más de un millón de seguidores en Instagram y 2 millones en Facebook. Ella es un fenómeno en las redes sociales. Y mi hija Olivia es una feliz contribuyente: likea los comentarios inspiracionales de la actriz, las fotos que sube con sus amigos y su novio, el español Diego Domínguez (24, que también fue parte del elenco de Violetta), los lugares a los que viaja, las fotos de Vicente, su caniche micro toy, y también aquellas donde despliega su belleza y glamour. Es que además de actuar, bailar y cantar, Clara tiene su perfil fashion: no sólo ha sido convocada por varias marcas para ser su imagen, sino que además suele estar en las front rows de los desfiles top del Fashion Week europeo.

CHICA POPULAR. “Para mí tener seguidores no es sinónimo de éxito ni de calidad de trabajo: es popularidad. Es cierto que la cantidad de seguidores explotó con Violetta, que fue el trabajo más popular y más grande que hice, pero mi carrera creció de manera paulatina. Tener tantos seguidores no significa que seas buena ni fantástica ni que hagas bien tu trabajo, eh. Hay que estudiar y ga­nar siempre en calidad. Pero también se hace viajando, viviendo en otro lado, probando suerte, rompiendo moldes, tocando puertas, teniendo miedo y arriesgándose siempre. Disney me dio la enorme posibilidad de que me viera el mundo entero. En Italia hice cosas diferentes a lo que ve­nía haciendo. Lo más difícil es mostrarle a los demás que una puede ser versátil”.

CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA. El vuelo que la llevará a Europa después de unas cortas vacaciones en Buenos Aires y Punta del Este sale en un par de horas. Clara aún no hizo las valijas. Ya no le estresa tanto. Después de casi tres años viviendo como nómade se volvió una experta en el tema. “Tenía una sola valija cuando fui a instalarme allá. Era pleno invierno, muchos compromisos y tenía muy poco para ponerme. No tenía departamento y cambiaba de hotel cada cuatro días”, cuenta con su voz musical y sin apuro. Por esos días en que cambiaba de hotel cada semana el sueño de Clara Alonso era tener un placard, un lugar donde po­ner el shampoo, un sitio donde sentirse en casa. Vivió en Roma y también en Milán. Ahora está en Madrid, en un departamento que comparte con su novio Diego. Hija de un ingeniero y una pediatra, dice: “A veces me pregunto qué hubiera pasado si me hubiese quedado en Capitán Bermúdez, el pueblo cerca de Rosario donde crecí. ¿Mi carrera fue consecuencia de lo que viví cuando mi familia se mudó a Buenos Aires, de las oportunidades que tuve o de las casualidades?”.

SU VÍNCULO CON LA MODA. “En Milán me convoca­ron para bastantes producciones. Me encanta la moda y me divierte mucho ver la gente lookeada en las semanas  de la moda. La contracara es la delgadez extrema, que nadie se relaje ni un segundo, la presión por el cuerpo. Lo estético también pesa sobre los actores. Y es una lástima porque creo que uno, como actor, se pone más interesante con los años. La belleza no pasa por estar estirada. Durante mucho tiempo a mí me pidieron que me operara las bolsas. ¡Ten­go ojeras desde el colegio! Hacía de todo para taparlas. Pero me amigué con ellas y hoy, a mis 25, digo que no me voy a operar nada de nada”.

SU EXPERIENCIA EN VIOLETTA. “Creo que ninguno de nosotros tenía idea de la dimensión de lo que hacíamos. Yo firmé el contrato sin saber lo que firmaba: venía mi papá a ayudarme porque todavía no tenía representante. Más allá del talento natural que tiene, creo que Tini pudo cantar frente al Papa en Roma por la impunidad que te da la inocencia. En su lugar, yo me habría estresado.

SU RELACIÓN CON DIEGO. “¡Cuando nos conocimos yo no quería estar de novia! Pero me conquistó. Desde noviembre vivimos juntos. En España él es un galán y obvio que lo van a mirar, pero soy cero celosa. Tampoco soy celosa con el trabajo. So­mos muy compañeros y no competimos. Nos ayudamos mucho. Viajamos juntos, compartimos contactos, nos inspiramos. Creo que en la pareja, si a uno le va bien, al otro también”.

FAVORITOS

xUN MÚSICO: Jorge Drexler. xUNA CIUDAD: Roma. xUN DISEÑADOR: Valentino. xUN DÍA PERFECTO: Verano, mucho sol y amigas. xPOR UN DÍA ME GUSTARÍA SER: médica y ayudar a los demás. xUN LIBRO: El perfume, de Patrick Süskind; El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. xUNA PELÍCULA: La vie en rose, con Marion Cotillard. xPLATO FAVORITO: pescado. xUN RECITAL: uno al que fui en San Francisco y que duró tres días: estaban Stevie Wonder, Norah Jones y Regina Spector, entre otros. xUN RESTAURANTE: Temakinho, mix de comida japonesa y brasileña, en Roma.

Hola Olivia! Qué lástima que no pudiste venir, pero ya nos conoceremos. Te mando un beso grande”. Cada día, a cada paso que da y en cualquier lugar del mundo donde esté, Clara Alonso (25) graba en celulares y todo tipo de dispositivos mensajes como éste para los miles de fans que tiene acá y en todo el mundo. Ni una queja, sólo una gran sonrisa y mucho brillo en sus ojos claros. A este mensaje, la actriz rosarina se lo mandó a mi hija de ocho años que, como muchos chicos de su generación, descubrió a Clara Alonso cuando ya era una chica Disney (debutó en 2007 con High School Musical, la Selección), hacía Zapping Zone y le ponía su voz a Bea, de Pecezuelos. Pero fue el personaje de Angie Carrará, en la exitosa serie de televisión Violetta con Martina Tini Stoessel como protagonista, lo que marcó un antes y un después. Violetta catapultó su carrera en nuestro país y también en el exterior. Desde 2014 está instalada en Europa, donde no paran de ofrecerle proyectos (y suma más y más fans). De hecho, el número de seguidores en las redes sociales explotó cuando desembarcó en Roma, Italia, contratada para hacer Angie y las recetas de Violetta para Disney Channel Italia. También participó en la versión italiana de Patinando con las estrellas, por la RAI, la película Tini, el gran cambio de Violetta y la serie web para la RAI Lontana da Me. Con tanta exposición, no es de extrañar que sume más de un millón de seguidores en Instagram y 2 millones en Facebook. Ella es un fenómeno en las redes sociales. Y mi hija Olivia es una feliz contribuyente: likea los comentarios inspiracionales de la actriz, las fotos que sube con sus amigos y su novio, el español Diego Domínguez (24, que también fue parte del elenco de Violetta), los lugares a los que viaja, las fotos de Vicente, su caniche micro toy, y también aquellas donde despliega su belleza y glamour. Es que además de actuar, bailar y cantar, Clara tiene su perfil fashion: no sólo ha sido convocada por varias marcas para ser su imagen, sino que además suele estar en las front rows de los desfiles top del Fashion Week europeo.

CHICA POPULAR. “Para mí tener seguidores no es sinónimo de éxito ni de calidad de trabajo: es popularidad. Es cierto que la cantidad de seguidores explotó con Violetta, que fue el trabajo más popular y más grande que hice, pero mi carrera creció de manera paulatina. Tener tantos seguidores no significa que seas buena ni fantástica ni que hagas bien tu trabajo, eh. Hay que estudiar y ga­nar siempre en calidad. Pero también se hace viajando, viviendo en otro lado, probando suerte, rompiendo moldes, tocando puertas, teniendo miedo y arriesgándose siempre. Disney me dio la enorme posibilidad de que me viera el mundo entero. En Italia hice cosas diferentes a lo que ve­nía haciendo. Lo más difícil es mostrarle a los demás que una puede ser versátil”.

CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA. El vuelo que la llevará a Europa después de unas cortas vacaciones en Buenos Aires y Punta del Este sale en un par de horas. Clara aún no hizo las valijas. Ya no le estresa tanto. Después de casi tres años viviendo como nómade se volvió una experta en el tema. “Tenía una sola valija cuando fui a instalarme allá. Era pleno invierno, muchos compromisos y tenía muy poco para ponerme. No tenía departamento y cambiaba de hotel cada cuatro días”, cuenta con su voz musical y sin apuro. Por esos días en que cambiaba de hotel cada semana el sueño de Clara Alonso era tener un placard, un lugar donde po­ner el shampoo, un sitio donde sentirse en casa. Vivió en Roma y también en Milán. Ahora está en Madrid, en un departamento que comparte con su novio Diego. Hija de un ingeniero y una pediatra, dice: “A veces me pregunto qué hubiera pasado si me hubiese quedado en Capitán Bermúdez, el pueblo cerca de Rosario donde crecí. ¿Mi carrera fue consecuencia de lo que viví cuando mi familia se mudó a Buenos Aires, de las oportunidades que tuve o de las casualidades?”.

SU VÍNCULO CON LA MODA. “En Milán me convoca­ron para bastantes producciones. Me encanta la moda y me divierte mucho ver la gente lookeada en las semanas  de la moda. La contracara es la delgadez extrema, que nadie se relaje ni un segundo, la presión por el cuerpo. Lo estético también pesa sobre los actores. Y es una lástima porque creo que uno, como actor, se pone más interesante con los años. La belleza no pasa por estar estirada. Durante mucho tiempo a mí me pidieron que me operara las bolsas. ¡Ten­go ojeras desde el colegio! Hacía de todo para taparlas. Pero me amigué con ellas y hoy, a mis 25, digo que no me voy a operar nada de nada”.

SU EXPERIENCIA EN VIOLETTA. “Creo que ninguno de nosotros tenía idea de la dimensión de lo que hacíamos. Yo firmé el contrato sin saber lo que firmaba: venía mi papá a ayudarme porque todavía no tenía representante. Más allá del talento natural que tiene, creo que Tini pudo cantar frente al Papa en Roma por la impunidad que te da la inocencia. En su lugar, yo me habría estresado.

SU RELACIÓN CON DIEGO. “¡Cuando nos conocimos yo no quería estar de novia! Pero me conquistó. Desde noviembre vivimos juntos. En España él es un galán y obvio que lo van a mirar, pero soy cero celosa. Tampoco soy celosa con el trabajo. So­mos muy compañeros y no competimos. Nos ayudamos mucho. Viajamos juntos, compartimos contactos, nos inspiramos. Creo que en la pareja, si a uno le va bien, al otro también”.

FAVORITOS

xUN MÚSICO: Jorge Drexler. xUNA CIUDAD: Roma. xUN DISEÑADOR: Valentino. xUN DÍA PERFECTO: Verano, mucho sol y amigas. xPOR UN DÍA ME GUSTARÍA SER: médica y ayudar a los demás. xUN LIBRO: El perfume, de Patrick Süskind; El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. xUNA PELÍCULA: La vie en rose, con Marion Cotillard. xPLATO FAVORITO: pescado. xUN RECITAL: uno al que fui en San Francisco y que duró tres días: estaban Stevie Wonder, Norah Jones y Regina Spector, entre otros. xUN RESTAURANTE: Temakinho, mix de comida japonesa y brasileña, en Roma.

Los looks de los Premios Oscar 2016

 

TENDENCIAS. En la noche de los Premios Oscar 2016, las celebrities se lucieron en la red carpet. El clásico color negro fue el gran elegido de la noche por actrices como Julianne Moore, Kate Winslet, Jennifer Garner y Jennifer Lawrence. Mientras que otras celebs se animaron al color. Alicia Vikander -elegida como Mejor Actriz de Reparto por La Chica Danesa-  fue una de los más llamativas con un diseño en amarillo de Louis Vuitton y Charlize Theron delsumbró en un diseño colorado de Dior. Entre las que se animaron al total white estuvieron Lady Gaga por Brandon Maxwell, Olivia Wilde por Valentino  y Rooney Mara en un increíble diseño de Givenchy.

Pasá y mirá la galería completa. 

 

TENDENCIAS. En la noche de los Premios Oscar 2016, las celebrities se lucieron en la red carpet. El clásico color negro fue el gran elegido de la noche por actrices como Julianne Moore, Kate Winslet, Jennifer Garner y Jennifer Lawrence. Mientras que otras celebs se animaron al color. Alicia Vikander -elegida como Mejor Actriz de Reparto por La Chica Danesa-  fue una de los más llamativas con un diseño en amarillo de Louis Vuitton y Charlize Theron delsumbró en un diseño colorado de Dior. Entre las que se animaron al total white estuvieron Lady Gaga por Brandon Maxwell, Olivia Wilde por Valentino  y Rooney Mara en un increíble diseño de Givenchy.

Pasá y mirá la galería completa. 

Joy Mangano, la inspiración de la película “Joy”

¿Qué necesita una chica común con una buena idea? Confianza, paciencia, trabajo, una abuela que la quiera por sobre todas las cosas y un exmarido con el cual poder formar “la mejor pareja divorciada del mundo”. Al menos con esto Joy Mangano (59) –madre divorciada, humilde y trabajadora– logró “el sueño americano”. Inventó “la mopa milagrosa” –lampazo que se puede escurrir sin necesidad de mojarse las manos–, que comenzó a vender por televisión en 1992, con un éxito inesperado. Actualmente es la directora de un imperio multimillonario e inspiró al director David O. Russell para realizar la película Joy, el nombre del éxito, nominada a los premios Oscar y protagonizada por Jennifer Lawrence. Un relato que funciona como un cuento de hadas moderno donde la magia y el éxito se traducen en esfuerzo, sacrificio y perseverancia.

DETRÁS DEL SUEÑO AMERICANO. Nacida en 1956, en Nueva York, Joy tuvo desde chica un gran interés por la electricidad y la mecánica. Aprendió su primera lección empresarial trabajando en un refugio de animales: “Si tenés una idea, no esperes”. A los 22 años se graduó en Administración y dirección de empresas, se casó con su novio Tony Miranne y tuvo tres hijos. Sin embargo, su matrimonio no funcionó y terminó divorciándose. Así, en 1989 se encontró con una casa y tres hijos que debía sacar adelante. Durante la semana hacía trabajos de limpieza y los fines de semana era camarera. Hasta que un buen día, mientras fregaba el piso, Joy se dio cuenta de que la mopa podía mejorarse e inventó su propia versión. Combinó los aspectos positivos de todas las que ya existían en un nuevo diseño y así nació The miracle mop. La hizo con una tiras de algodón súper absorbentes y un diseño que permitía escurrirla haciendo girar la manga especial y sin ningún esfuerzo. Joy invirtió 100 mil dólares –todos sus ahorros más la hipoteca de su casa– para la fabricación de varios prototipos. Luego se sumergió en la comercialización. Ella misma ofreció su invento casa por casa en la Gran Manzana. Su objetivo, los propietarios de yates que carecían de mopas útiles para limpiar las cubiertas de sus barcos. Sabía que la suya tenía una ventaja frente a las demás: si al escurrirla por la borda se caía al agua, flotaba. No le fue mal, pero era un mercado pequeño. Entonces comenzó a visitar tiendas de cocina y de limpieza y hacía la demostración en vivo. Su producto tenía buena recepción, pero Joy quería llegar a más gente. Sus amigos, preocupados por el dinero que estaba gastando para promocionar su invento, le aconsejaron que desistiera y buscara otro trabajo, pero ella no cedió. Después de idas y vueltas, su golpe de suerte fue en 1992 ya que logró mostrar ella misma su invento por televisión (en el canal de ventas QVC): media hora después del anuncio vendió 18 mil unidades. “Si tenés hijos, te obligás a mantener una actitud positiva y una sonrisa. Cuando empecé a desarrollar mi proyecto hubo momentos en los que me preguntaba cómo iba a hacer para pagar la factura de la luz, pero estaba segura de que lograría lo que quería”, confesó Joy a la revista Forbes y enfatizó: “No sólo tuve que aprender finanzas, también todo lo relacionado con el derecho de patentes y contratos. Hubo gente que trató de robarme la idea y chantajearme, pero tuve la fuerza necesaria para recordarme a mí misma que podía conseguirlo”.

DE LA VIDA REAL AL CINE. Y semejante historia bien merecía una película. El gran desafío para el director David O. Russell –que también dirigió La gran estafa americana y El lado luminoso de la vida– fue lograr contar el alma de Joy. “Cuando alguien es creativo, como David, elige algo que puede parecer común y ordinario y lo transforma en algo extraordinario”, explicó Joy especialmente invitada a la premiere del film. Y agregó: “David construyó su historia usando piezas y experiencias de mi propio viaje personal”. Es que la película no es una biografía de Mangano. Russell evocó a Joy para construir su propia heroína. La talentosa Jennifer Lawrence, que obtuvo el premio como Mejor Actriz de Comedia en los Globos de Oro y la nominación al Oscar por este per sonaje, conoció a la empresaria personalmente.

“La historia de Joy es increíble. Ella es una leyenda viviente que, por suerte, tiene un reconocimiento enorme”, expresó Jennifer Lawrence. El elenco se completa con Robert De Niro, Bradley Cooper, Isabella Rossellini y Edgar Ramírez.

EL IMPERIO MANGANO. Luego de la milagrosa mopa, Joy realizó varios productos para el hogar, como las perchas cubiertas de terciopelo para evitar que la ropa delicada se marque, los nécessaires que se desdoblan, planchas a vapor sin tabla, por mencionar sólo algunos. Entre sus clientes VIP están el chef Todd English, la tenista Serena Williams y la modelo Iman. Actualmente Mangano es la presidenta de su propia compañía, Ingenious Designs, donde sus hijos tienen un lugar: la mayor, Christie, se ocupa del desarrollo de la marca; Bob, del merchandising y marketing y la menor, Jackie, trabaja en la imagen de la marca. Además Tony, su exmarido, es el vicepresidente ejecutivo de cuentas. Sus productos se venden a través del canal de televisión HSN, donde se puede ver a Joy todos los días a partir de la medianoche, durante una hora, mostrando sus inventos, y también en Internet. ¡Y hay más! Desde hace dos años, Mangano lleva adelante una fundación para motivar a futuros emprendedores. “Cuando diseño cada producto, pienso cómo va a ayudar a que la vida de alguien sea un poco más fácil”, asegura en su página web. Y aconseja a los que sueñan con crear algo novedoso: “Confía en tus instintos; encuentra la fuerza dentro tuyo; supera los obstáculos; busca una estrategia y haz que tu sueño se cumpla”. Mucho más que palabras, hechos.

¿Qué necesita una chica común con una buena idea? Confianza, paciencia, trabajo, una abuela que la quiera por sobre todas las cosas y un exmarido con el cual poder formar “la mejor pareja divorciada del mundo”. Al menos con esto Joy Mangano (59) –madre divorciada, humilde y trabajadora– logró “el sueño americano”. Inventó “la mopa milagrosa” –lampazo que se puede escurrir sin necesidad de mojarse las manos–, que comenzó a vender por televisión en 1992, con un éxito inesperado. Actualmente es la directora de un imperio multimillonario e inspiró al director David O. Russell para realizar la película Joy, el nombre del éxito, nominada a los premios Oscar y protagonizada por Jennifer Lawrence. Un relato que funciona como un cuento de hadas moderno donde la magia y el éxito se traducen en esfuerzo, sacrificio y perseverancia.

DETRÁS DEL SUEÑO AMERICANO. Nacida en 1956, en Nueva York, Joy tuvo desde chica un gran interés por la electricidad y la mecánica. Aprendió su primera lección empresarial trabajando en un refugio de animales: “Si tenés una idea, no esperes”. A los 22 años se graduó en Administración y dirección de empresas, se casó con su novio Tony Miranne y tuvo tres hijos. Sin embargo, su matrimonio no funcionó y terminó divorciándose. Así, en 1989 se encontró con una casa y tres hijos que debía sacar adelante. Durante la semana hacía trabajos de limpieza y los fines de semana era camarera. Hasta que un buen día, mientras fregaba el piso, Joy se dio cuenta de que la mopa podía mejorarse e inventó su propia versión. Combinó los aspectos positivos de todas las que ya existían en un nuevo diseño y así nació The miracle mop. La hizo con una tiras de algodón súper absorbentes y un diseño que permitía escurrirla haciendo girar la manga especial y sin ningún esfuerzo. Joy invirtió 100 mil dólares –todos sus ahorros más la hipoteca de su casa– para la fabricación de varios prototipos. Luego se sumergió en la comercialización. Ella misma ofreció su invento casa por casa en la Gran Manzana. Su objetivo, los propietarios de yates que carecían de mopas útiles para limpiar las cubiertas de sus barcos. Sabía que la suya tenía una ventaja frente a las demás: si al escurrirla por la borda se caía al agua, flotaba. No le fue mal, pero era un mercado pequeño. Entonces comenzó a visitar tiendas de cocina y de limpieza y hacía la demostración en vivo. Su producto tenía buena recepción, pero Joy quería llegar a más gente. Sus amigos, preocupados por el dinero que estaba gastando para promocionar su invento, le aconsejaron que desistiera y buscara otro trabajo, pero ella no cedió. Después de idas y vueltas, su golpe de suerte fue en 1992 ya que logró mostrar ella misma su invento por televisión (en el canal de ventas QVC): media hora después del anuncio vendió 18 mil unidades. “Si tenés hijos, te obligás a mantener una actitud positiva y una sonrisa. Cuando empecé a desarrollar mi proyecto hubo momentos en los que me preguntaba cómo iba a hacer para pagar la factura de la luz, pero estaba segura de que lograría lo que quería”, confesó Joy a la revista Forbes y enfatizó: “No sólo tuve que aprender finanzas, también todo lo relacionado con el derecho de patentes y contratos. Hubo gente que trató de robarme la idea y chantajearme, pero tuve la fuerza necesaria para recordarme a mí misma que podía conseguirlo”.

DE LA VIDA REAL AL CINE. Y semejante historia bien merecía una película. El gran desafío para el director David O. Russell –que también dirigió La gran estafa americana y El lado luminoso de la vida– fue lograr contar el alma de Joy. “Cuando alguien es creativo, como David, elige algo que puede parecer común y ordinario y lo transforma en algo extraordinario”, explicó Joy especialmente invitada a la premiere del film. Y agregó: “David construyó su historia usando piezas y experiencias de mi propio viaje personal”. Es que la película no es una biografía de Mangano. Russell evocó a Joy para construir su propia heroína. La talentosa Jennifer Lawrence, que obtuvo el premio como Mejor Actriz de Comedia en los Globos de Oro y la nominación al Oscar por este per sonaje, conoció a la empresaria personalmente.

“La historia de Joy es increíble. Ella es una leyenda viviente que, por suerte, tiene un reconocimiento enorme”, expresó Jennifer Lawrence. El elenco se completa con Robert De Niro, Bradley Cooper, Isabella Rossellini y Edgar Ramírez.

EL IMPERIO MANGANO. Luego de la milagrosa mopa, Joy realizó varios productos para el hogar, como las perchas cubiertas de terciopelo para evitar que la ropa delicada se marque, los nécessaires que se desdoblan, planchas a vapor sin tabla, por mencionar sólo algunos. Entre sus clientes VIP están el chef Todd English, la tenista Serena Williams y la modelo Iman. Actualmente Mangano es la presidenta de su propia compañía, Ingenious Designs, donde sus hijos tienen un lugar: la mayor, Christie, se ocupa del desarrollo de la marca; Bob, del merchandising y marketing y la menor, Jackie, trabaja en la imagen de la marca. Además Tony, su exmarido, es el vicepresidente ejecutivo de cuentas. Sus productos se venden a través del canal de televisión HSN, donde se puede ver a Joy todos los días a partir de la medianoche, durante una hora, mostrando sus inventos, y también en Internet. ¡Y hay más! Desde hace dos años, Mangano lleva adelante una fundación para motivar a futuros emprendedores. “Cuando diseño cada producto, pienso cómo va a ayudar a que la vida de alguien sea un poco más fácil”, asegura en su página web. Y aconseja a los que sueñan con crear algo novedoso: “Confía en tus instintos; encuentra la fuerza dentro tuyo; supera los obstáculos; busca una estrategia y haz que tu sueño se cumpla”. Mucho más que palabras, hechos.

Lena Dunham, desde Los Ángeles

Tenía 24 años y recién había salido de la universidad. Había vuelto a vivir en su habitación de la infancia, en la casa de sus padres. Había tomado un riesgo y le había salido bien: Tiny Furniture, la película indie que había guionado, dirigido, protagonizado y producido con su propia plata (o, bueno, la de los padres, artistas neoyorquinos) tenía buenas críticas y circulaba en el boca en boca de la gente del ambiente del cine y la televisión. Esa era Lena Dunham hace cinco años, cuando HBO la convocó para hacer una serie sobre cómo era ser una chica de veintipico en los tiempos que corren. Girls, el resultado de todo eso, está por empezar su quinta temporada (el 21 de febrero por HBO) y se convirtió en algo así como un fenómeno generacional: llevó a la pantalla la manera de pensar y vivir de los millennials. Mientras todo eso pasaba, Dunham iba dejando de ser esa chica de 24 para convertirse en la mujer que es hoy: una que está cerca de cumplir 30, que está en una relación estable (con el músico Jack Antonoff), que tiene una participación política activa y pública (hace campaña a favor de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton), que se transformó en una referente feminista y que está apunto de dejar atrás el proyecto al que le dedicó casi toda su vida adulta. Lena ya anunció que la sexta temporada de Girls, cuyo guión está siendo escrito ahora mismo, será la última. ¿Cómo va a ser su vida después de Girls? ¿Cómo es la nueva Lena Dunham?

LA CHICA DEL ADIÓS. Viajamos a Los Angeles a averiguarlo, en una entrevista con Lena, a quien conocimos un viernes a la mañana en un hotel de Beverly Hills. Lena llegó maquillada (ese día también tenía entrevistas para televisión) y vestida con un suéter rayado negro y gris con los hombros al aire y un pantalón negro. No era ni una caricatura de sí misma –no va dando saltitos y grititos por ahí, ni es torpe como Hannah, el personaje/alter ego que interpreta en Girls–, ni el otro extremo: es simpática y cordial y el sentido del humor y efervescencia que le conocemos en cámara están también ahí, en persona. El anuncio de que la sexta va a ser la última temporada todavía está fresco y es inevitable empezar por ahí. Dice Lena: “Es un trabajo sin freno y lo estuve haciendo por cinco años. Cuando no estoy filmando, estoy escribiendo y cuando no estoy editando o haciendo prensa. Amo hacerlo, pero me entusiasma la idea de relajarme un poco. Una parte tan grande de mis veintes y de mi vida estuvieron dedicados a esto. No es que estoy pensando en tomarme unas vaca­ciones de dos años, pero sí definitivamente en un cambio de ritmo”.

EL PRÓXIMO PASO. “Cuando termine el programa quiero seguir escribiendo y dirigiendo. Me siento más enfocada en eso que en la idea de seguir actuando. Me encanta hacerlo, pero soy absolutamente consciente de que hay profesionales excelentes en eso y me encantaría dirigirlos y trabajar con ellos. Mi deseo después de Girls es ganarme la vida del otro lado de la cámara”.

EL APRENDIZAJE DE ESTOS AÑOS. “Prácticamente todo, porque entré en esta experiencia sabiendo muy poco. Sabía cuál era mi interés y qué quería hacer, pero no mucho más. Me encontré a mí misma políticamente y como amiga, hermana, hija y persona. Me encontré tratando de aprender a balancear. Todos luchan, pero sobre todo las mujeres, por encontrar el balance entre la vida personal y tratar de estar presentes para la gente que aman, para el trabajo y la familia. Ese fue el gran desafío, mi mayor lucha y la mejor lección. Hacer todo eso y mantener un lugar para mí, para mi privacidad, para poder pensar, soñar y existir”.

¿IGUALDAD DE GÉNEROS?  “Es fácil olvidarse de que el feminismo es en realidad un movimiento político que persigue la igualdad de derechos y pensar que se trata sólo de ser libres de vestirnos como queramos o de acostar- nos con quien queramos sin ser juzgadas por eso. Es esas cosas, sí, pero también es igualdad de sueldos, ayuda sanitaria para mujeres, acceso a la planifi cación familiar y el fin de la violencia doméstica. Esas son las cosas en las que todavía no llegamos a fondo y a menos que lo hagamos no podemos considerar que vivimos en un lugar donde las mujeres son iguales y tienen los mismos privilegios que los hombres. Creo que Hillary Clinton es la persona más calificada para lograr esto en los Estados Unidos.  Dicho esto, trato de ser muy cuidadosa y aclarar que no la voto porque es mujer. ¿Me resulta emocionante que podamos tener nuestra primera presidente mujer? Obvio. Cuando era chica, ni pensaba que se podía tener una presidente mujer. Veía que todos eran hombres y decía: ‘claro, esa es la regla. Barbie es una chica y el presidente es un chico’. Pero apoyo a Hillary por sus creencias, su trayectoria y por su manejo de estos temas.”.

ALCANZAR LAS METAS. “Me siento afortunada por las cosas que pude hacer. No creo que nunca nadie alcance sus metas, porque mientras avanzamos creamos nuevas. Tuve la oportunidad de entrevistar a Gloria Steinem (N. de la R.: un ícono del feminismo) y lo que más me impresionó de ella fue que podría haber dicho: ‘OK, ya cambié el planeta, ahora me voy a relajar y a disfrutar de unos masajes’ (se ríe). Pero no lo está haciendo. Admiro eso”.

Judd Apatow: el padrino

No se puede pensar en comedia hoy sin pensar en Judd Apatow. A veces con perfil bajo y a veces más a la vista, Apatow estuvo y está detrás de varias de las grandes películas y series cómicas (y no tanto) del último tiempo. Virgen a los 40, Ligeramente embarazada, Superbad y Damas en guerra son sólo algunos de los títulos que tienen su apellido en los créditos, como productor, director o guionista. Es también una especie de descubridor de talentos jóvenes. Amy Schumer, la gran revelación del stand up y la comedia del último año, lo tuvo como director en Trainwreck. De la misma manera, pero hace ya cinco años, Apatow se asoció con Lena Dunham cuando ella todavía no era más que una promesa. En Los Angeles también tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre Girls y Lena. Dice Apatow: “Fue maravilloso mirar de cerca el crecimiento de Lena. Cuando la conocí pensé que era una gran escritora y directora, pero todas las cosas que pasaron después –su participación política, la fama, los temas sociales de los que habla–, eso es algo que no anticipé. Recibir los borradores de cada capítulo de Girls y charlarlos con Lena y con tanta gente increíble fue defi nitivamente uno de los puntos altos de mi vida”.

Tenía 24 años y recién había salido de la universidad. Había vuelto a vivir en su habitación de la infancia, en la casa de sus padres. Había tomado un riesgo y le había salido bien: Tiny Furniture, la película indie que había guionado, dirigido, protagonizado y producido con su propia plata (o, bueno, la de los padres, artistas neoyorquinos) tenía buenas críticas y circulaba en el boca en boca de la gente del ambiente del cine y la televisión. Esa era Lena Dunham hace cinco años, cuando HBO la convocó para hacer una serie sobre cómo era ser una chica de veintipico en los tiempos que corren. Girls, el resultado de todo eso, está por empezar su quinta temporada (el 21 de febrero por HBO) y se convirtió en algo así como un fenómeno generacional: llevó a la pantalla la manera de pensar y vivir de los millennials. Mientras todo eso pasaba, Dunham iba dejando de ser esa chica de 24 para convertirse en la mujer que es hoy: una que está cerca de cumplir 30, que está en una relación estable (con el músico Jack Antonoff), que tiene una participación política activa y pública (hace campaña a favor de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton), que se transformó en una referente feminista y que está apunto de dejar atrás el proyecto al que le dedicó casi toda su vida adulta. Lena ya anunció que la sexta temporada de Girls, cuyo guión está siendo escrito ahora mismo, será la última. ¿Cómo va a ser su vida después de Girls? ¿Cómo es la nueva Lena Dunham?

LA CHICA DEL ADIÓS. Viajamos a Los Angeles a averiguarlo, en una entrevista con Lena, a quien conocimos un viernes a la mañana en un hotel de Beverly Hills. Lena llegó maquillada (ese día también tenía entrevistas para televisión) y vestida con un suéter rayado negro y gris con los hombros al aire y un pantalón negro. No era ni una caricatura de sí misma –no va dando saltitos y grititos por ahí, ni es torpe como Hannah, el personaje/alter ego que interpreta en Girls–, ni el otro extremo: es simpática y cordial y el sentido del humor y efervescencia que le conocemos en cámara están también ahí, en persona. El anuncio de que la sexta va a ser la última temporada todavía está fresco y es inevitable empezar por ahí. Dice Lena: “Es un trabajo sin freno y lo estuve haciendo por cinco años. Cuando no estoy filmando, estoy escribiendo y cuando no estoy editando o haciendo prensa. Amo hacerlo, pero me entusiasma la idea de relajarme un poco. Una parte tan grande de mis veintes y de mi vida estuvieron dedicados a esto. No es que estoy pensando en tomarme unas vaca­ciones de dos años, pero sí definitivamente en un cambio de ritmo”.

EL PRÓXIMO PASO. “Cuando termine el programa quiero seguir escribiendo y dirigiendo. Me siento más enfocada en eso que en la idea de seguir actuando. Me encanta hacerlo, pero soy absolutamente consciente de que hay profesionales excelentes en eso y me encantaría dirigirlos y trabajar con ellos. Mi deseo después de Girls es ganarme la vida del otro lado de la cámara”.

EL APRENDIZAJE DE ESTOS AÑOS. “Prácticamente todo, porque entré en esta experiencia sabiendo muy poco. Sabía cuál era mi interés y qué quería hacer, pero no mucho más. Me encontré a mí misma políticamente y como amiga, hermana, hija y persona. Me encontré tratando de aprender a balancear. Todos luchan, pero sobre todo las mujeres, por encontrar el balance entre la vida personal y tratar de estar presentes para la gente que aman, para el trabajo y la familia. Ese fue el gran desafío, mi mayor lucha y la mejor lección. Hacer todo eso y mantener un lugar para mí, para mi privacidad, para poder pensar, soñar y existir”.

¿IGUALDAD DE GÉNEROS?  “Es fácil olvidarse de que el feminismo es en realidad un movimiento político que persigue la igualdad de derechos y pensar que se trata sólo de ser libres de vestirnos como queramos o de acostar- nos con quien queramos sin ser juzgadas por eso. Es esas cosas, sí, pero también es igualdad de sueldos, ayuda sanitaria para mujeres, acceso a la planifi cación familiar y el fin de la violencia doméstica. Esas son las cosas en las que todavía no llegamos a fondo y a menos que lo hagamos no podemos considerar que vivimos en un lugar donde las mujeres son iguales y tienen los mismos privilegios que los hombres. Creo que Hillary Clinton es la persona más calificada para lograr esto en los Estados Unidos.  Dicho esto, trato de ser muy cuidadosa y aclarar que no la voto porque es mujer. ¿Me resulta emocionante que podamos tener nuestra primera presidente mujer? Obvio. Cuando era chica, ni pensaba que se podía tener una presidente mujer. Veía que todos eran hombres y decía: ‘claro, esa es la regla. Barbie es una chica y el presidente es un chico’. Pero apoyo a Hillary por sus creencias, su trayectoria y por su manejo de estos temas.”.

ALCANZAR LAS METAS. “Me siento afortunada por las cosas que pude hacer. No creo que nunca nadie alcance sus metas, porque mientras avanzamos creamos nuevas. Tuve la oportunidad de entrevistar a Gloria Steinem (N. de la R.: un ícono del feminismo) y lo que más me impresionó de ella fue que podría haber dicho: ‘OK, ya cambié el planeta, ahora me voy a relajar y a disfrutar de unos masajes’ (se ríe). Pero no lo está haciendo. Admiro eso”.

Judd Apatow: el padrino

No se puede pensar en comedia hoy sin pensar en Judd Apatow. A veces con perfil bajo y a veces más a la vista, Apatow estuvo y está detrás de varias de las grandes películas y series cómicas (y no tanto) del último tiempo. Virgen a los 40, Ligeramente embarazada, Superbad y Damas en guerra son sólo algunos de los títulos que tienen su apellido en los créditos, como productor, director o guionista. Es también una especie de descubridor de talentos jóvenes. Amy Schumer, la gran revelación del stand up y la comedia del último año, lo tuvo como director en Trainwreck. De la misma manera, pero hace ya cinco años, Apatow se asoció con Lena Dunham cuando ella todavía no era más que una promesa. En Los Angeles también tuvimos la oportunidad de hablar con él sobre Girls y Lena. Dice Apatow: “Fue maravilloso mirar de cerca el crecimiento de Lena. Cuando la conocí pensé que era una gran escritora y directora, pero todas las cosas que pasaron después –su participación política, la fama, los temas sociales de los que habla–, eso es algo que no anticipé. Recibir los borradores de cada capítulo de Girls y charlarlos con Lena y con tanta gente increíble fue defi nitivamente uno de los puntos altos de mi vida”.

Stand up en la red

“Se puede hacer reír siendo mujer”. En un mundo que parece ser mayormente próspero para el género masculino, Magalí Tajes (27) se abre camino como una de las humoristas que más ruido hacen en las redes. Hace tres años y medio que estudia stand up, pero sólo hace cuatro meses que desde la cuenta @magalitajes sube tres videos por día que son vistos por casi 70.000 seguidores en Instagram. “Todo el tiempo estoy pensando en ideas graciosas y, cuando algo me hace reír, sé que le va a causar gracia al resto” –asegura esta standapera con sello propio–. “Los temas siempre son los mismos: el amor, la indiferencia, el enojo y los vínculos, ya sea con amigos o con tu madre. Y uno le va encontrando la vuelta para no repetirse”. Aunque sus chistes sean un éxito viral y también esté actuando en el Espacio Dadá de Plaza Serrano con Chicas de pie (junto a Angie Sammartino, Silvina Rodicio y Manuela Saiz, los viernes a las 22), ella es como cualquier chica de veintitantos. Vive sola en un pequeño departamento de Barrio Norte, se mueve en bici por todos lados, trabaja desde hace seis años como cadete en un estudio contable y está cursando el último año de Psicología en la UBA. “¡Tengo vidas paralelas! Desde que estalló el boom del Instagram me cambió la vida inesperadamente. Ahora me están surgiendo muchas fechas para actuar, me reconocen por la calle y vendí muchísimos Arde la vida, un libro con 33 microrrelatos reflexivos que publiqué el año pasado. Todo autogestivo”, explica sin salir del asombro

FAVORITOS

xPELÍCULA FAVORITA: Cadena de favores. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: Las pastillas del abuelo. xUN GALÁN: Ludovico Di Santo. xMEDIO DE TRANSPORTE: colectivo. xLE TENGO MIEDO A: los fantasmas. xDIBUJO ANIMADO: Los Rugrats. xSI GANASE EL LOTO: me iría de viaje por el mundo. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram. xUNA APP: Cymera, editor de fotos y videos. xMI PEOR DEFECTO: soy muy cabeza dura. xMI MEJOR VIRTUD: estoy en permanente cambio.

"Soy un payaso nato desde chiquito”.  “Estoy entre Beyoncé y David Beckham”, explica Gregorio Rosello (24) haciéndose cargo de ser una de las 155 celebrities que sigue Lionel Messi en Instagram. Sólo aquel día el humorista ganó 8.000 seguidores y no para de sumar fama y fanáticos. Si bien al cierre de esta edición @gregorosello cosecha más de 455.000 seguidores, seguro que para cuando esta revista esté en la calle el número va a ser muchísimo más grande. “La primera clave para ser un buen comediante es estudiar. Los gringos, que son los que inventaron el stand up, decodificaron el humor y descubrieron qué es lo que hace reír a la gente. Como la matemática, se estudian técnicas y estructuras para armar los chistes”, asegura este sex symbol del humor que atribuye su éxito a tener un perfi l consistente y una dosis de talento natural que no se compra ni se aprende: “Es más difícil hacer comedia que drama. Porque una persona puede estudiar stand up, pero para tener éxito también es necesario tener una gracia natural que se tiene o no se tiene. Yo soy un payaso nato desde chiquito”. Quienes disfrutan de sus videos de 15 segundos también pueden ver su unipersonal, No entiendo nada, todos los sábados de febrero y marzo a las 00.30 en el Paseo La Plaza. Durante el show toca diferentes temas, se burla de sí mismo y, sobre todo, se ríe de que muchas mujeres lo dejaron (¡aunque nosotras no le creemos!). De hecho, desde que se convirtió en una celebridad 3.0 es asediado por las chicas como les pasa a Peter Lanzani o a Benjamín Rojas. Y él se hace cargo: “Debo admitir que el Instagram ayuda en materia de conquista. Es una cuestión matemática: me siguen casi 500.000 personas de las cuales 350.000 son mujeres, ¡así que se potencian las chances!”. Fachero, talentoso y súper joven, Gregorio Rosello se ganó el cariño del público desde atrás de la pantalla de su celular y todo indica que nadie lo va a parar.

FAVORITOS. xPELÍCULA FAVORITA: Good will hunting o Pulp Fiction. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: Coldplay. xUNA DIOSA: Megan Fox. XMEDIO DE TRANSPORTE: subte D. x LE TENGO MIEDO A: las películas de terror, no las puedo ver. xDIBUJO ANIMADO: Los Rugrats. xSI GANASE EL LOTO: me iría de viaje al Caribe. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram, aunque también me copa Snapchat. xUNA APP: Google Maps. xMI PEOR DEFECTO: llego tarde a todos lados. xMI MEJOR VIRTUD: el humor.

“Ser gracioso es un vicio”. Aunque parezca que los humoristas dicen y hacen lo primero que se les cruza por la mente, Federico Cyrulnik (33) deja en claro que hacer reír a través de las redes es un trabajo que se toma muy en serio. “Me paso muchas horas mirando el techo y pensando ‘¿y hoy qué hago?’ Lo que más cuesta es que surja una idea graciosa pero, una vez que se prende la lamparita, ¡todo fluye!”, explica este standapero oriundo de una familia mediática. De un carisma nato y un humor heredado del padre, Fede es el hermano menor de Sebastián, reconocido productor televisivo, y de la modelo y conductora Jimena Cyrulnik. Y aunque supo ganarse a su público por mérito propio, no reniega de las bondades de tener un apellido famoso: “Obviamente que la exposición de mi hermana y el laburo de mi hermano en los canales hizo que llamara la atención en el ambiente y, después, me abrió algunas puertas. Pero yo tuve que hacer mi camino y encontrar un lugar propio”. En 2007 se recibió de actor en la escuela de teatro Andamio 90, trabajó durante unos años haciendo improvisación y, desde 2011, se especializa en stand up. “Lo que más me gusta es que te permite escribir tus propios chistes, actuarlos, dirigirlos, editarlos, ¡sos el dueño de absolutamente todo el show!”, confiesa este rubio de ojos claros que hace un año llevó todo su humor al formato de videos de 15 segundos en Instagram. Bajo el usuario @fedecyrulnik hace reír a más de 46.000 personas que lo siguen a diario. “Un video flojo tiene 2.200 likes y uno que la rompe, 7.000. Si me pagaran un peso por like, ¡sería rico!”, ironiza. Si bien algunas marcas le ofrecen contratos a cambio de publicidad en las redes (además tiene Twitter, Facebook y Snapchat), para él el negocio está en hacer conocer su trabajo a la mayor cantidad de gente posible. Actualmente lo pueden ver todos los sábados en F3 Stand Up en Paseo La Plaza (con Fernanda Metilli y Diego Fernández) y en Joven, el unipersonal que lleva por todo el país. Federico se defi ne como un adicto al humor: “Ser gracioso es un vicio, lo necesito semanalmente, me hace bien”.

FAVORITOS. xPELÍCULA FAVORITA: El joven manos de tijera. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: La Bersuit. xUNA DIOSA: Scarlett Johansson. xMEDIO DE TRANSPORTE:bici. xLE TENGO MIEDO A: las arañas. xDIBUJO ANIMADO: Los Simpson. Xsi GANASE EL LOTO: montaría un Sacoa en mi habitación. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram. xUNA APP: iMovie. xMI PEOR DEFECTO: la ansiedad. xMI MEJOR VIRTUD: el humor.

“Se puede hacer reír siendo mujer”. En un mundo que parece ser mayormente próspero para el género masculino, Magalí Tajes (27) se abre camino como una de las humoristas que más ruido hacen en las redes. Hace tres años y medio que estudia stand up, pero sólo hace cuatro meses que desde la cuenta @magalitajes sube tres videos por día que son vistos por casi 70.000 seguidores en Instagram. “Todo el tiempo estoy pensando en ideas graciosas y, cuando algo me hace reír, sé que le va a causar gracia al resto” –asegura esta standapera con sello propio–. “Los temas siempre son los mismos: el amor, la indiferencia, el enojo y los vínculos, ya sea con amigos o con tu madre. Y uno le va encontrando la vuelta para no repetirse”. Aunque sus chistes sean un éxito viral y también esté actuando en el Espacio Dadá de Plaza Serrano con Chicas de pie (junto a Angie Sammartino, Silvina Rodicio y Manuela Saiz, los viernes a las 22), ella es como cualquier chica de veintitantos. Vive sola en un pequeño departamento de Barrio Norte, se mueve en bici por todos lados, trabaja desde hace seis años como cadete en un estudio contable y está cursando el último año de Psicología en la UBA. “¡Tengo vidas paralelas! Desde que estalló el boom del Instagram me cambió la vida inesperadamente. Ahora me están surgiendo muchas fechas para actuar, me reconocen por la calle y vendí muchísimos Arde la vida, un libro con 33 microrrelatos reflexivos que publiqué el año pasado. Todo autogestivo”, explica sin salir del asombro

FAVORITOS

xPELÍCULA FAVORITA: Cadena de favores. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: Las pastillas del abuelo. xUN GALÁN: Ludovico Di Santo. xMEDIO DE TRANSPORTE: colectivo. xLE TENGO MIEDO A: los fantasmas. xDIBUJO ANIMADO: Los Rugrats. xSI GANASE EL LOTO: me iría de viaje por el mundo. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram. xUNA APP: Cymera, editor de fotos y videos. xMI PEOR DEFECTO: soy muy cabeza dura. xMI MEJOR VIRTUD: estoy en permanente cambio.

"Soy un payaso nato desde chiquito”.  “Estoy entre Beyoncé y David Beckham”, explica Gregorio Rosello (24) haciéndose cargo de ser una de las 155 celebrities que sigue Lionel Messi en Instagram. Sólo aquel día el humorista ganó 8.000 seguidores y no para de sumar fama y fanáticos. Si bien al cierre de esta edición @gregorosello cosecha más de 455.000 seguidores, seguro que para cuando esta revista esté en la calle el número va a ser muchísimo más grande. “La primera clave para ser un buen comediante es estudiar. Los gringos, que son los que inventaron el stand up, decodificaron el humor y descubrieron qué es lo que hace reír a la gente. Como la matemática, se estudian técnicas y estructuras para armar los chistes”, asegura este sex symbol del humor que atribuye su éxito a tener un perfi l consistente y una dosis de talento natural que no se compra ni se aprende: “Es más difícil hacer comedia que drama. Porque una persona puede estudiar stand up, pero para tener éxito también es necesario tener una gracia natural que se tiene o no se tiene. Yo soy un payaso nato desde chiquito”. Quienes disfrutan de sus videos de 15 segundos también pueden ver su unipersonal, No entiendo nada, todos los sábados de febrero y marzo a las 00.30 en el Paseo La Plaza. Durante el show toca diferentes temas, se burla de sí mismo y, sobre todo, se ríe de que muchas mujeres lo dejaron (¡aunque nosotras no le creemos!). De hecho, desde que se convirtió en una celebridad 3.0 es asediado por las chicas como les pasa a Peter Lanzani o a Benjamín Rojas. Y él se hace cargo: “Debo admitir que el Instagram ayuda en materia de conquista. Es una cuestión matemática: me siguen casi 500.000 personas de las cuales 350.000 son mujeres, ¡así que se potencian las chances!”. Fachero, talentoso y súper joven, Gregorio Rosello se ganó el cariño del público desde atrás de la pantalla de su celular y todo indica que nadie lo va a parar.

FAVORITOS. xPELÍCULA FAVORITA: Good will hunting o Pulp Fiction. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: Coldplay. xUNA DIOSA: Megan Fox. XMEDIO DE TRANSPORTE: subte D. x LE TENGO MIEDO A: las películas de terror, no las puedo ver. xDIBUJO ANIMADO: Los Rugrats. xSI GANASE EL LOTO: me iría de viaje al Caribe. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram, aunque también me copa Snapchat. xUNA APP: Google Maps. xMI PEOR DEFECTO: llego tarde a todos lados. xMI MEJOR VIRTUD: el humor.

“Ser gracioso es un vicio”. Aunque parezca que los humoristas dicen y hacen lo primero que se les cruza por la mente, Federico Cyrulnik (33) deja en claro que hacer reír a través de las redes es un trabajo que se toma muy en serio. “Me paso muchas horas mirando el techo y pensando ‘¿y hoy qué hago?’ Lo que más cuesta es que surja una idea graciosa pero, una vez que se prende la lamparita, ¡todo fluye!”, explica este standapero oriundo de una familia mediática. De un carisma nato y un humor heredado del padre, Fede es el hermano menor de Sebastián, reconocido productor televisivo, y de la modelo y conductora Jimena Cyrulnik. Y aunque supo ganarse a su público por mérito propio, no reniega de las bondades de tener un apellido famoso: “Obviamente que la exposición de mi hermana y el laburo de mi hermano en los canales hizo que llamara la atención en el ambiente y, después, me abrió algunas puertas. Pero yo tuve que hacer mi camino y encontrar un lugar propio”. En 2007 se recibió de actor en la escuela de teatro Andamio 90, trabajó durante unos años haciendo improvisación y, desde 2011, se especializa en stand up. “Lo que más me gusta es que te permite escribir tus propios chistes, actuarlos, dirigirlos, editarlos, ¡sos el dueño de absolutamente todo el show!”, confiesa este rubio de ojos claros que hace un año llevó todo su humor al formato de videos de 15 segundos en Instagram. Bajo el usuario @fedecyrulnik hace reír a más de 46.000 personas que lo siguen a diario. “Un video flojo tiene 2.200 likes y uno que la rompe, 7.000. Si me pagaran un peso por like, ¡sería rico!”, ironiza. Si bien algunas marcas le ofrecen contratos a cambio de publicidad en las redes (además tiene Twitter, Facebook y Snapchat), para él el negocio está en hacer conocer su trabajo a la mayor cantidad de gente posible. Actualmente lo pueden ver todos los sábados en F3 Stand Up en Paseo La Plaza (con Fernanda Metilli y Diego Fernández) y en Joven, el unipersonal que lleva por todo el país. Federico se defi ne como un adicto al humor: “Ser gracioso es un vicio, lo necesito semanalmente, me hace bien”.

FAVORITOS. xPELÍCULA FAVORITA: El joven manos de tijera. xEL MEJOR RECITAL QUE VI: La Bersuit. xUNA DIOSA: Scarlett Johansson. xMEDIO DE TRANSPORTE:bici. xLE TENGO MIEDO A: las arañas. xDIBUJO ANIMADO: Los Simpson. Xsi GANASE EL LOTO: montaría un Sacoa en mi habitación. xRED SOCIAL QUE MÁS USO: Instagram. xUNA APP: iMovie. xMI PEOR DEFECTO: la ansiedad. xMI MEJOR VIRTUD: el humor.

Olivia Wilde, desde Los Ángeles

Cuando tenía cuatro años, sus padres, periodistas ambos, organizaban tertulias en su casa, en Washington DC, a las que asistían intelectuales y artistas. Una noche, desvelada y desenvuelta entre tantos adultos, le demandó a un señor que estaba sentado en su silla que se levantara. El hombre no se levantó y le indicó que se fuera a su cuarto a dormir. Ese señor era Mick Jagger y esa nena era Olivia Wilde (ahora 31), la actriz que conocimos en Dr. House, entre otras series y películas, y que hoy tiene un rol protagónico en Vinyl, la serie que se va a estrenar el 14 de febrero por HBO. La trama retrata el mundo del rock y las discográficas en la Nueva York de los ‘70. La anécdota –“Mick Jagger me mandó a dormir”– se convirtió en un chiste familiar recurrente. Nadie imaginaba que muchos años después Mick Jagger, productor de Vinyl junto a Martin Scorsese, iba a convertirse en algo así como su jefe. Ahora, en un hotel en Pasadena, Los Angeles, Olivia habla con Para Ti, casual e impecable en jeans, remera blanca de algodón y blazer del mismo color. Se ríe cuando dice que no, que durante las grabaciones de la serie no le mencionó la anécdota a Jagger, que le da vergüenza y que seguramente no se acuerde de que en una cena en los ’80 una nena de cuatro años le quiso sacar su asiento.

Si bien el papel que la catapultó a la fama fue el de Dr. House, donde interpretaba a una médica del equipo de Gregory House, la carrera de actriz de Wilde (que está casada con el actor Jason Sudeikis y tiene un hijo de casi dos años) había empezado mucho antes. En 2004, tuvo un personaje en la serie para adolescentes The OC y en cine tuvo un papel protagónico en Tron: Legacy, entre otras. Con apenas 31 años también tiene experiencia como directora y productora de documentales cortos independientes sobre temas sociales.

Aunque ya tiene una trayectoria recorrida en Hollywood, el de Vinyl es, sin dudas, su rol consagratorio. La serie sigue a Richie Finestra –interpretado por Bobby Can­navale–, dueño de un sello discográfico en un momento complicado: con la llegada de la música disco, el hip hop y otros géneros, la industria del rock empieza a entrar en crisis. La Nueva York que muestra el show es distinta a la de hoy. Está tomada por el crimen y el caos, es sórdida y sucia. Devon, el personaje que interpreta Wilde, es la mujer del protagonista, una exmodelo y chica Warhol que ahora es exclusivamente ama de casa, un rol que no la satisface del todo y aunque con Richie hicieron el pacto de mantenerse sobrios, ella está siempre al borde de caer en los vicios y tentaciones de su vida pasada.

LA MUJER DE… “Me dijeron que Marty (N. de la R.: se refi ere así a Scorsese) quería que fuera la mujer del protagonista. Quería decir que sí porque me parecía el programa más cool de la historia, pero necesitaba saber más. Fui a HBO y dije: “Escuchen, si lo que quieren es un ama de casa aburrida y sufriente, vayan por alguien más. Voy a ver el programa todas las semanas, pero no es para mí”. Se rieron y me dijeron que esperara, que Devon es realmente fascinante. Estoy tan feliz de que tuvieran razón y de que hayan hecho de ella un personaje multidimensional y complejo.

CHICA WARHOL. “Mi personaje es una amalgama entre diferentes personas. Tiene un poco de Edie Sedgwick porque Devon era cercana al mundo de Warhol como ella, pero también algo de Marianne Faithfull, por su conexión con el negocio de la música. También leí muchos libros y biografías y miré muchas películas. Hablé con toda la gente que pude que vivió esa época en Nueva York, desde mis padres hasta Patti Smith”.

LA COLABORACIÓN DE MICK JAGGER.  “Mick colaboró mucho con el diseño de todos los personajes, hasta el vestuario, pelo y maquillaje. Nunca imaginé trabajar con él. Era increíble que alguien que admiro tanto, que fue tan importante en mi juventud, apareciera en el set y me dijera: ‘Me gustó esa escena que hiciste en la cocina’. ¿Qué? ¡¿La miraste?! ¡¿Mirás mis escenas?! (se ríe)”.

LA NUEVA ERA DE LA TELEVISIÓN. “Viví el cambio y lo noté. Antes hacer tele era visto como un paso hacia atrás, ahora ya no es así. Valoro todas mis experiencias y creo que tengo una ética de trabajo fuerte justamente gracias a ellas, pero la libertad creativa que hay hoy en la industria es incomparable”.

Cuando tenía cuatro años, sus padres, periodistas ambos, organizaban tertulias en su casa, en Washington DC, a las que asistían intelectuales y artistas. Una noche, desvelada y desenvuelta entre tantos adultos, le demandó a un señor que estaba sentado en su silla que se levantara. El hombre no se levantó y le indicó que se fuera a su cuarto a dormir. Ese señor era Mick Jagger y esa nena era Olivia Wilde (ahora 31), la actriz que conocimos en Dr. House, entre otras series y películas, y que hoy tiene un rol protagónico en Vinyl, la serie que se va a estrenar el 14 de febrero por HBO. La trama retrata el mundo del rock y las discográficas en la Nueva York de los ‘70. La anécdota –“Mick Jagger me mandó a dormir”– se convirtió en un chiste familiar recurrente. Nadie imaginaba que muchos años después Mick Jagger, productor de Vinyl junto a Martin Scorsese, iba a convertirse en algo así como su jefe. Ahora, en un hotel en Pasadena, Los Angeles, Olivia habla con Para Ti, casual e impecable en jeans, remera blanca de algodón y blazer del mismo color. Se ríe cuando dice que no, que durante las grabaciones de la serie no le mencionó la anécdota a Jagger, que le da vergüenza y que seguramente no se acuerde de que en una cena en los ’80 una nena de cuatro años le quiso sacar su asiento.

Si bien el papel que la catapultó a la fama fue el de Dr. House, donde interpretaba a una médica del equipo de Gregory House, la carrera de actriz de Wilde (que está casada con el actor Jason Sudeikis y tiene un hijo de casi dos años) había empezado mucho antes. En 2004, tuvo un personaje en la serie para adolescentes The OC y en cine tuvo un papel protagónico en Tron: Legacy, entre otras. Con apenas 31 años también tiene experiencia como directora y productora de documentales cortos independientes sobre temas sociales.

Aunque ya tiene una trayectoria recorrida en Hollywood, el de Vinyl es, sin dudas, su rol consagratorio. La serie sigue a Richie Finestra –interpretado por Bobby Can­navale–, dueño de un sello discográfico en un momento complicado: con la llegada de la música disco, el hip hop y otros géneros, la industria del rock empieza a entrar en crisis. La Nueva York que muestra el show es distinta a la de hoy. Está tomada por el crimen y el caos, es sórdida y sucia. Devon, el personaje que interpreta Wilde, es la mujer del protagonista, una exmodelo y chica Warhol que ahora es exclusivamente ama de casa, un rol que no la satisface del todo y aunque con Richie hicieron el pacto de mantenerse sobrios, ella está siempre al borde de caer en los vicios y tentaciones de su vida pasada.

LA MUJER DE… “Me dijeron que Marty (N. de la R.: se refi ere así a Scorsese) quería que fuera la mujer del protagonista. Quería decir que sí porque me parecía el programa más cool de la historia, pero necesitaba saber más. Fui a HBO y dije: “Escuchen, si lo que quieren es un ama de casa aburrida y sufriente, vayan por alguien más. Voy a ver el programa todas las semanas, pero no es para mí”. Se rieron y me dijeron que esperara, que Devon es realmente fascinante. Estoy tan feliz de que tuvieran razón y de que hayan hecho de ella un personaje multidimensional y complejo.

CHICA WARHOL. “Mi personaje es una amalgama entre diferentes personas. Tiene un poco de Edie Sedgwick porque Devon era cercana al mundo de Warhol como ella, pero también algo de Marianne Faithfull, por su conexión con el negocio de la música. También leí muchos libros y biografías y miré muchas películas. Hablé con toda la gente que pude que vivió esa época en Nueva York, desde mis padres hasta Patti Smith”.

LA COLABORACIÓN DE MICK JAGGER.  “Mick colaboró mucho con el diseño de todos los personajes, hasta el vestuario, pelo y maquillaje. Nunca imaginé trabajar con él. Era increíble que alguien que admiro tanto, que fue tan importante en mi juventud, apareciera en el set y me dijera: ‘Me gustó esa escena que hiciste en la cocina’. ¿Qué? ¡¿La miraste?! ¡¿Mirás mis escenas?! (se ríe)”.

LA NUEVA ERA DE LA TELEVISIÓN. “Viví el cambio y lo noté. Antes hacer tele era visto como un paso hacia atrás, ahora ya no es así. Valoro todas mis experiencias y creo que tengo una ética de trabajo fuerte justamente gracias a ellas, pero la libertad creativa que hay hoy en la industria es incomparable”.

El trailer de la película de Adrián Suar y Valeria Bertuccelli

La comedia protagonizada por Adrián Suar y Valeria Bertuccelli, que marca la vuelta de la exitosa dupla de “Un novio para mi mujer”, estrenó su primer trailer oficial.

"Me casé con un boludo"  tiene fecha de estreno para el 17 de marzo y cuenta la historia de una pareja de actores. Florencia (Bertuccelli) descubrirá que a Fabián (Suar), la megaestrella con la que se casó, le faltan “varias luces” y él, al darse cuenta de la desilusión de su mujer, intentará reconquistarla.

¡Mirá!

La comedia protagonizada por Adrián Suar y Valeria Bertuccelli, que marca la vuelta de la exitosa dupla de “Un novio para mi mujer”, estrenó su primer trailer oficial.

"Me casé con un boludo"  tiene fecha de estreno para el 17 de marzo y cuenta la historia de una pareja de actores. Florencia (Bertuccelli) descubrirá que a Fabián (Suar), la megaestrella con la que se casó, le faltan “varias luces” y él, al darse cuenta de la desilusión de su mujer, intentará reconquistarla.

¡Mirá!

Los looks de los Premios Grammy 2016

Se realizó la ceremonia de los premios Grammy desde el Staple´s Center de Los Ángeles. En una noche llena de shows y homenajes, los premios más importantes fueron para Taylor Swift (Mejor álbum del Año  por segunda vez y Mejor Álbum Local por 1989)Ed Sheeran (Mejor canción del año por Thinking out loud) y para el rapero Kendrick Lamar que se alzó con cinco galardones.

En la red carpet, las celebs optaron por looks llamativos, como la osado elección de Taylor Swift y la llegada de Lady Gaga, caracterizada como Ziggy Stardust, el alterego de David Bowie. ¿El tono más elegido? El color negro, para las que optaron por un look sobrio como Adele, Anna Kendricks y Demi Lovato.

Hacemos un recorrido por todos los looks. Mirá. 

Se realizó la ceremonia de los premios Grammy desde el Staple´s Center de Los Ángeles. En una noche llena de shows y homenajes, los premios más importantes fueron para Taylor Swift (Mejor álbum del Año  por segunda vez y Mejor Álbum Local por 1989)Ed Sheeran (Mejor canción del año por Thinking out loud) y para el rapero Kendrick Lamar que se alzó con cinco galardones.

En la red carpet, las celebs optaron por looks llamativos, como la osado elección de Taylor Swift y la llegada de Lady Gaga, caracterizada como Ziggy Stardust, el alterego de David Bowie. ¿El tono más elegido? El color negro, para las que optaron por un look sobrio como Adele, Anna Kendricks y Demi Lovato.

Hacemos un recorrido por todos los looks. Mirá. 

La moda de los BAFTA

Más allá de los ganadores los BAFTA dejaron una red carpet corta pero intensa. La mayoría de las actrices eligieron la sobriedad, la elegancia clásica de vestidos que sientan bien. Mientras que otras arriesgaron con estampados y escotes. Kate Winslet deslumbró con un diseño con escote asimétrico y ceñido, pero esta vez la vimos con el pelo suelto ¡y le queda divino!. La protagonista de 50 sombras de Grey, Dakota Johnson, optó por un sencillo slip dress. Isla Fisher parecía que se había teletransportado desde el Hollywood dorado de los años 40 hasta 2016 con un vestido blanco y su melena pelirroja estilo Rita Hayworth. Alicia Vikander triunfó con un vestido negro de cuero, Julianne Moore eligió el binomio blanco y negro; y Rooney Mara eligió un diseño largo de encaje con micro lentejuelas, tirantes semi caídos y hombros descubiertos. Por último Emilia Clarke, la actriz protagonista de Juego de Tronos, decidió no pasar desapercibida con un diseño colorado vibrante.

Las que se inclinaron por los estampados fueron Bel Powley con su vestido de rayas multicolor y acabado metalizado. También Dree Hemingway con una creación de encaje coral manga larga y cuello. Y Saoirse Ronan, protagonista de Brooklyn, brilló con un strapless con flores bordadas en tonos rosados con hilos metalizados. Ronan acertó con un estilo acorde a su edad, fresco, favorecedor, sin caer en excesos ni barroquismos. ¿Vos con cuál te quedás?

Más allá de los ganadores los BAFTA dejaron una red carpet corta pero intensa. La mayoría de las actrices eligieron la sobriedad, la elegancia clásica de vestidos que sientan bien. Mientras que otras arriesgaron con estampados y escotes. Kate Winslet deslumbró con un diseño con escote asimétrico y ceñido, pero esta vez la vimos con el pelo suelto ¡y le queda divino!. La protagonista de 50 sombras de Grey, Dakota Johnson, optó por un sencillo slip dress. Isla Fisher parecía que se había teletransportado desde el Hollywood dorado de los años 40 hasta 2016 con un vestido blanco y su melena pelirroja estilo Rita Hayworth. Alicia Vikander triunfó con un vestido negro de cuero, Julianne Moore eligió el binomio blanco y negro; y Rooney Mara eligió un diseño largo de encaje con micro lentejuelas, tirantes semi caídos y hombros descubiertos. Por último Emilia Clarke, la actriz protagonista de Juego de Tronos, decidió no pasar desapercibida con un diseño colorado vibrante.

Las que se inclinaron por los estampados fueron Bel Powley con su vestido de rayas multicolor y acabado metalizado. También Dree Hemingway con una creación de encaje coral manga larga y cuello. Y Saoirse Ronan, protagonista de Brooklyn, brilló con un strapless con flores bordadas en tonos rosados con hilos metalizados. Ronan acertó con un estilo acorde a su edad, fresco, favorecedor, sin caer en excesos ni barroquismos. ¿Vos con cuál te quedás?