Efecto wet

Nada de peinados extravagantes ni volumétricos. Esta temporada la pasarela se colmó de peinados a la gomina. Es que el look efecto mojado sigue en pie. Y aunque antes este styling estaba relegado a la temporada estival, ahora poco importa si lo que se muestra es de invierno o verano, porque el foco está puesto en el efecto minimalista: en lo referente al pelo, menos es más. Donna Karan lo peinó con la raya al medio y un rodete bajo para acompañar su colección resort 2015. Alexander Wang lo llevó hacia atrás y lo ató en una cola en la presentación de su ready to wear de primavera. Chanel le dio un estilismo súper masculino y Givenchy lo pegó al rostro dibujando figuras para su último des­file. Claro que Dior y Balenciaga tampoco se quedaron afuera de los peinados mojados. Así, suelto o atado, hacia atrás, para el medio o hacia el costado, el wet look fue cobrando protago­nismo en el mundo fashion. Y con la oleada de actrices que se le animaron en la red carpet y su imposición en las portadas de las principales revistas de moda, ya no quedan dudas de que así es como se usa.

ENGOMINADO. Sí, el peinado “a la gomi­na” tan estereotipado por mafiosos italianos y compadritos tangueros, ahora también entra en nuestra oferta de la peluquería. Incluso quizá esta moda comparta origen con el primer traje de corte masculino creado para la mujer por Yves Saint Laurent, promediando la década del ‘70. Lo cierto es que Bianca Jagger fue pionera en adoptar e imponer ambas tendencias. Dé­cadas más tarde, el pelo mojado vuelve a estar presente entre las celebrities. Slicked back es la forma más frecuente de llevarlo y que además le da un aire de sofisticación a cualquier rostro. Se trata de ese peinado engominado hacia atrás con el pelo suelto, quedando el efecto húmedo sólo en la parte pegada a la cabeza y el resto del pelo más natural y sin producto. Gigi Hadid es una de las principales exponentes de este look, aunque muchas veces lo usa atado con una cola o rodete. También hay otras formas de llevarlo: con una perfecta raya al medio co­mo Tori Garn o hacia el costado, más conocido como side-swept, tal como lo prefi eren Emma Roberts o Gwyneth Paltrow. Volviendo al pelo mojado hacia atrás, podemos dar fe de que es el preferido de la modelo Karolina Kurkova y las actrices Amber Heart, Marion Cotillard –para quien este peinado es casi un sello personal– y Jennifer Lawrence –aun con el pelo corto–. Lo bueno de este estilo es que no requiere mucha preparación, tal como nos cuenta Ignacio Monardez, estilista de Cerini, “es súper simple y moderno. Queda perfecto para asistir a un cóctel o para ir a una fi esta importante”. Para hacerlo, conviene peinar primero el pelo lacio “para que sea más fácil”, asegura Ignacio, y agrega: “tenemos que considerar que sólo aplicaremos producto en la parte superior del pelo, el resto quedará más lánguido y fresco. Lo que necesitamos es tener a mano un producto con un alto poder de fijación –conviene que sea uno de uso profesional–, puede ser gel efecto húmedo o laca en spray. Una vez aplicado, tenemos que peinar el pelo hacia atrás con un peine de dientes anchos, para que el peinado quede descontracturado y evitar los errores que pueden saltar a la vista si buscamos algo demasia- do prolijo”. Claro que si el efecto no queda lo sufi cientemente húmedo o brilloso, te conviene agregar un poco de sérum, una vez terminado el pei- nado. Eso sí, es mejor lavarlo antes de irse a dormir para no estropear la almohada y evitar perder el glamour aun de entrecasa…

 

Nada de peinados extravagantes ni volumétricos. Esta temporada la pasarela se colmó de peinados a la gomina. Es que el look efecto mojado sigue en pie. Y aunque antes este styling estaba relegado a la temporada estival, ahora poco importa si lo que se muestra es de invierno o verano, porque el foco está puesto en el efecto minimalista: en lo referente al pelo, menos es más. Donna Karan lo peinó con la raya al medio y un rodete bajo para acompañar su colección resort 2015. Alexander Wang lo llevó hacia atrás y lo ató en una cola en la presentación de su ready to wear de primavera. Chanel le dio un estilismo súper masculino y Givenchy lo pegó al rostro dibujando figuras para su último des­file. Claro que Dior y Balenciaga tampoco se quedaron afuera de los peinados mojados. Así, suelto o atado, hacia atrás, para el medio o hacia el costado, el wet look fue cobrando protago­nismo en el mundo fashion. Y con la oleada de actrices que se le animaron en la red carpet y su imposición en las portadas de las principales revistas de moda, ya no quedan dudas de que así es como se usa.

ENGOMINADO. Sí, el peinado “a la gomi­na” tan estereotipado por mafiosos italianos y compadritos tangueros, ahora también entra en nuestra oferta de la peluquería. Incluso quizá esta moda comparta origen con el primer traje de corte masculino creado para la mujer por Yves Saint Laurent, promediando la década del ‘70. Lo cierto es que Bianca Jagger fue pionera en adoptar e imponer ambas tendencias. Dé­cadas más tarde, el pelo mojado vuelve a estar presente entre las celebrities. Slicked back es la forma más frecuente de llevarlo y que además le da un aire de sofisticación a cualquier rostro. Se trata de ese peinado engominado hacia atrás con el pelo suelto, quedando el efecto húmedo sólo en la parte pegada a la cabeza y el resto del pelo más natural y sin producto. Gigi Hadid es una de las principales exponentes de este look, aunque muchas veces lo usa atado con una cola o rodete. También hay otras formas de llevarlo: con una perfecta raya al medio co­mo Tori Garn o hacia el costado, más conocido como side-swept, tal como lo prefi eren Emma Roberts o Gwyneth Paltrow. Volviendo al pelo mojado hacia atrás, podemos dar fe de que es el preferido de la modelo Karolina Kurkova y las actrices Amber Heart, Marion Cotillard –para quien este peinado es casi un sello personal– y Jennifer Lawrence –aun con el pelo corto–. Lo bueno de este estilo es que no requiere mucha preparación, tal como nos cuenta Ignacio Monardez, estilista de Cerini, “es súper simple y moderno. Queda perfecto para asistir a un cóctel o para ir a una fi esta importante”. Para hacerlo, conviene peinar primero el pelo lacio “para que sea más fácil”, asegura Ignacio, y agrega: “tenemos que considerar que sólo aplicaremos producto en la parte superior del pelo, el resto quedará más lánguido y fresco. Lo que necesitamos es tener a mano un producto con un alto poder de fijación –conviene que sea uno de uso profesional–, puede ser gel efecto húmedo o laca en spray. Una vez aplicado, tenemos que peinar el pelo hacia atrás con un peine de dientes anchos, para que el peinado quede descontracturado y evitar los errores que pueden saltar a la vista si buscamos algo demasia- do prolijo”. Claro que si el efecto no queda lo sufi cientemente húmedo o brilloso, te conviene agregar un poco de sérum, una vez terminado el pei- nado. Eso sí, es mejor lavarlo antes de irse a dormir para no estropear la almohada y evitar perder el glamour aun de entrecasa…

 

Motorizada

No tengo un registro claro del momento en que empecé a querer una moto. En realidad yo quería ESA moto: la que hace dos meses compré. Admito que el tema empezó más por una apreciación estética que otra cosa, pero después fueron ciertas cuestiones prácticas las que hicieron que dejase de ser una idea delirante para convertirse en una realidad. Siempre me gustaron las Vespa. En mis primeros recuerdos están las fotos que Scott Schumann subía a The Sartorialist, esas imágenes de mujeres italianas elegantísimas montadas sobre sus scooters recorriendo las calles de Milán. Me gustaban las Vespa como me gustan las sillas bkf, la kitchenaid o la cartera Chanel 2.55. Y la verdad, en mi cabeza, la moto era una postal europea, no un medio de transporte que una pudiera considerar en la vida real. El camino que conduce de las fotos de Schumann a la Zanella Styler que hoy duerme en la puerta de mi casa (no es una Vespa, esto es real life) no está muy claro. Posiblemente tenga bastante que ver

con mi mudanza a Palermo –zona tomada por la Styler– y con la aparición de varias versiones democráticas de la moto italiana. Sin embargo, hay un punto de inflexión bastante ridículo que data de fines de agosto del año pasado: el comentario de una de las fotógrafas de Para Ti –Maia Croizet– que me hizo ver que comprar una moto no era algo tan extravagante. Ella me contó que un tiempo atrás había hecho unas fotos con Ronnie Arias, y que él había llegado a la entrevista manejando una. Aparentemente Ronnie (mi BFF) se la había comprado hacía poco y estaba fascinado: por 15 mil pesos tenía una 0 km –divina– que lo llevaba a todos lados en dos minutos y sin gastar un mango. Esa tarde fue la primera vez que pensé seriamente en la idea de comprarme una. Me acuerdo de haber mandado un mensaje sobre mi idea al grupo familiar y haber discutido un rato después con mamá. Fue la primera de muchísimas discusiones que seguirían: tampoco se puede pretender que la gente compre de una cuando jamás manejaste una moto ni demostraste interés en el tema. Sea como fuere, el 10 de enero estaba en el living de una casa en Monte Grande, señando la Styler 125 que ahora manejo.

DEL DICHO AL HECHO. No creo ser muy original. Aun cuando me gustaría ser libre e independiente, me reconozco altamente permeable a las tendencias. Que yo planteara comprar una moto en días en que las scooters parecen pulular por la ciudad, no hace más que ponerme una vez más en ese lugar de fashion victim del que sólo queda reírse. Sin embargo, hay una realidad que quita un poco de frivolidad a la cuestión: la moto es la gran solución al problema del transporte en la ciudad. Pregúntenselo a cualquiera de los señores trajeados que andan sobre dos ruedas, a los motoqueros que llevan mensajería o al chico del delivery. Es así: moverse en moto es rápido y barato. En el tiempo que llevo usando la mía, es lo primero que me sorprendió. Que cada vez haya más motos en la ciudad da la pauta de que evidentemente es una gran opción. El otro punto que me llamó la atención –si bien cada vez más mujeres nos animamos a manejarnos en moto– es que hasta ahora nunca me crucé con otra en el trayecto que va de mi casa a la editorial. Hace algunas semanas que vengo preguntándome por qué será y se me ocurre que puede ser por una falsa creencia de que se necesita fuerza para poder manejar una moto; que nos limite en el tema de la ropa; o simplemente por temor al propio tráfico o a la inseguridad. Sin embargo, la respuesta que más me convence es que a nosotras no se nos ocurre andar en moto. Con dos meses de experiencia, estoy convencida de que si no hay más mujeres sobre dos ruedas es porque jamás se les pasó por la cabeza… En mi caso, soy la segunda de cuatro hijos: tres mujeres y un varón. Me crié en una casa con mayoría femenina, en la cual la Coca Light se impuso a la común y el asado se come con ensalada. Supongo que esa crianza habrá favorecido a que me sintiera capaz de manejar una moto. Aunque debo confesar que conté con un aliado: mi viejo manejaba moto en su juventud, y desde el primer momento percibí que él iba a ponerse de mi lado si quería dar batalla a una madre en contra. Reconozco que la fuerza de los argumentos de mamá combinada con toda la burocracia a la que sabía iba a tener que enfrentarme demoró algunos meses el trámite de la compra. Estuve a punto de claudicar: de septiembre a diciembre la idea estuvo tan en stand by que llegué a renovar el registro de conducir sin pedir la ampliación a moto (¡craso error!). Fue recién a fines de diciembre cuando un anuncio de una moto muy barata resucitó el tema y –con una oportunidad en mano– llamé a papá para ir a verla el fin de semana siguiente. En dos horas atravesamos media provincia de Buenos Aires (mi santo padre vive en San Antonio de Areco y esto era en Monte Grande), señamos la moto e iniciamos los trámites para completar la compra. Más o menos así me convertí en la dueña de una moto que no sabía manejar.

EL MUNDO ES DE LOS AUDACES. Lo que sigue es bastante sencillo. Aprender a manejar una moto que no tiene siquiera cambios es más una cuestión de animarse que otra cosa. Cualquiera que me conoce sabe que esta historia no sería mía si no tuviera detalles como el choque que le hicimos con mi hermano a un mes de tenerla, o la relación que entablé con Fabián y Yanina (los exdueños de la moto) y la suerte que tuve de caer con Carlos (mi flamante mecánico). Aun cuando tuve algunos disgustos y demasiados trámites –de esos que hacen perder todo entusiasmo– el balance a dos meses de tenerla es muy positivo. No sé cómo se sentirá el frío del invierno en una moto, supongo que el tono optimista de esta nota sería más moderado si la hubiera escrito en junio o julio. Pero no le temo a las bajas temperaturas, espero el invierno con casco cerrado y tapado de piel… Quizás para ese entonces ya seamos muchas más.

Cosas que tenés que saber antes de subirte a una moto

Comprar una moto implica una responsabilidad, igual que cualquier otro vehículo. Que las motos sean más accesibles y sencillas de manejar que los autos no quiere decir que cualquiera que conduce pueda manejar una moto. Para poder salir a la calle hay que cumplir con una serie de trámites necesarios e importantes. Los papeles que debés tener en regla son: Patente. Cuando uno compra una moto nueva, la concesionaria suele llevar adelante los trámites del patentamiento. El lugar para inscribir la moto es ARBA, igual que los autos. Si bien el monto dependerá del modelo, una moto como la mía paga $ 100 cada dos meses. Registro. Para manejar una moto se necesita una licencia de categoría A. Esto se tramita en los mismos centros que la licencia de conducir autos y los requisitos y precios dependen de cada municipio. Seguro. Toda moto debe tener obligatoriamente un seguro de responsabilidad civil (contra terceros). No es tan fácil conseguir una aseguradora que tenga la opción de adquirir uno contra robo también, pero si la moto va a estar en la calle, vale la pena. En comparación con el precio del seguro del auto, el de moto puede parecer bastante caro. Además es fundamental comprar un casco antes de salir. Si bien los cascos pueden ser bastante caros, también hay opciones económicas. Lo más importante a la hora de elegir uno es ver que esté certifi cado: muchas veces a diferencia de precio no tiene que ver con seguridad sino con comodidad o estética. También tenés que llevar candado, linga o trabadisco para poder dejar la moto segura en la calle. Por otra parte, igual que los autos, las motos exigen un cierto cuidado. El tema del service es importante, sobre todo por el aceite y los frenos. En mi caso encontré una concesionaria oficial (Viamonte 750) que tiene un taller confiable y muy buena voluntad.

SORTEO.  ¡CASCO PARA TI! Si andás en moto y querés ganarte un casco Strada de Suomy, ingresá a nuestro facebook en Para Ti Online, contestá consigna sobre esta nota y participás.  

No tengo un registro claro del momento en que empecé a querer una moto. En realidad yo quería ESA moto: la que hace dos meses compré. Admito que el tema empezó más por una apreciación estética que otra cosa, pero después fueron ciertas cuestiones prácticas las que hicieron que dejase de ser una idea delirante para convertirse en una realidad. Siempre me gustaron las Vespa. En mis primeros recuerdos están las fotos que Scott Schumann subía a The Sartorialist, esas imágenes de mujeres italianas elegantísimas montadas sobre sus scooters recorriendo las calles de Milán. Me gustaban las Vespa como me gustan las sillas bkf, la kitchenaid o la cartera Chanel 2.55. Y la verdad, en mi cabeza, la moto era una postal europea, no un medio de transporte que una pudiera considerar en la vida real. El camino que conduce de las fotos de Schumann a la Zanella Styler que hoy duerme en la puerta de mi casa (no es una Vespa, esto es real life) no está muy claro. Posiblemente tenga bastante que ver

con mi mudanza a Palermo –zona tomada por la Styler– y con la aparición de varias versiones democráticas de la moto italiana. Sin embargo, hay un punto de inflexión bastante ridículo que data de fines de agosto del año pasado: el comentario de una de las fotógrafas de Para Ti –Maia Croizet– que me hizo ver que comprar una moto no era algo tan extravagante. Ella me contó que un tiempo atrás había hecho unas fotos con Ronnie Arias, y que él había llegado a la entrevista manejando una. Aparentemente Ronnie (mi BFF) se la había comprado hacía poco y estaba fascinado: por 15 mil pesos tenía una 0 km –divina– que lo llevaba a todos lados en dos minutos y sin gastar un mango. Esa tarde fue la primera vez que pensé seriamente en la idea de comprarme una. Me acuerdo de haber mandado un mensaje sobre mi idea al grupo familiar y haber discutido un rato después con mamá. Fue la primera de muchísimas discusiones que seguirían: tampoco se puede pretender que la gente compre de una cuando jamás manejaste una moto ni demostraste interés en el tema. Sea como fuere, el 10 de enero estaba en el living de una casa en Monte Grande, señando la Styler 125 que ahora manejo.

DEL DICHO AL HECHO. No creo ser muy original. Aun cuando me gustaría ser libre e independiente, me reconozco altamente permeable a las tendencias. Que yo planteara comprar una moto en días en que las scooters parecen pulular por la ciudad, no hace más que ponerme una vez más en ese lugar de fashion victim del que sólo queda reírse. Sin embargo, hay una realidad que quita un poco de frivolidad a la cuestión: la moto es la gran solución al problema del transporte en la ciudad. Pregúntenselo a cualquiera de los señores trajeados que andan sobre dos ruedas, a los motoqueros que llevan mensajería o al chico del delivery. Es así: moverse en moto es rápido y barato. En el tiempo que llevo usando la mía, es lo primero que me sorprendió. Que cada vez haya más motos en la ciudad da la pauta de que evidentemente es una gran opción. El otro punto que me llamó la atención –si bien cada vez más mujeres nos animamos a manejarnos en moto– es que hasta ahora nunca me crucé con otra en el trayecto que va de mi casa a la editorial. Hace algunas semanas que vengo preguntándome por qué será y se me ocurre que puede ser por una falsa creencia de que se necesita fuerza para poder manejar una moto; que nos limite en el tema de la ropa; o simplemente por temor al propio tráfico o a la inseguridad. Sin embargo, la respuesta que más me convence es que a nosotras no se nos ocurre andar en moto. Con dos meses de experiencia, estoy convencida de que si no hay más mujeres sobre dos ruedas es porque jamás se les pasó por la cabeza… En mi caso, soy la segunda de cuatro hijos: tres mujeres y un varón. Me crié en una casa con mayoría femenina, en la cual la Coca Light se impuso a la común y el asado se come con ensalada. Supongo que esa crianza habrá favorecido a que me sintiera capaz de manejar una moto. Aunque debo confesar que conté con un aliado: mi viejo manejaba moto en su juventud, y desde el primer momento percibí que él iba a ponerse de mi lado si quería dar batalla a una madre en contra. Reconozco que la fuerza de los argumentos de mamá combinada con toda la burocracia a la que sabía iba a tener que enfrentarme demoró algunos meses el trámite de la compra. Estuve a punto de claudicar: de septiembre a diciembre la idea estuvo tan en stand by que llegué a renovar el registro de conducir sin pedir la ampliación a moto (¡craso error!). Fue recién a fines de diciembre cuando un anuncio de una moto muy barata resucitó el tema y –con una oportunidad en mano– llamé a papá para ir a verla el fin de semana siguiente. En dos horas atravesamos media provincia de Buenos Aires (mi santo padre vive en San Antonio de Areco y esto era en Monte Grande), señamos la moto e iniciamos los trámites para completar la compra. Más o menos así me convertí en la dueña de una moto que no sabía manejar.

EL MUNDO ES DE LOS AUDACES. Lo que sigue es bastante sencillo. Aprender a manejar una moto que no tiene siquiera cambios es más una cuestión de animarse que otra cosa. Cualquiera que me conoce sabe que esta historia no sería mía si no tuviera detalles como el choque que le hicimos con mi hermano a un mes de tenerla, o la relación que entablé con Fabián y Yanina (los exdueños de la moto) y la suerte que tuve de caer con Carlos (mi flamante mecánico). Aun cuando tuve algunos disgustos y demasiados trámites –de esos que hacen perder todo entusiasmo– el balance a dos meses de tenerla es muy positivo. No sé cómo se sentirá el frío del invierno en una moto, supongo que el tono optimista de esta nota sería más moderado si la hubiera escrito en junio o julio. Pero no le temo a las bajas temperaturas, espero el invierno con casco cerrado y tapado de piel… Quizás para ese entonces ya seamos muchas más.

Cosas que tenés que saber antes de subirte a una moto

Comprar una moto implica una responsabilidad, igual que cualquier otro vehículo. Que las motos sean más accesibles y sencillas de manejar que los autos no quiere decir que cualquiera que conduce pueda manejar una moto. Para poder salir a la calle hay que cumplir con una serie de trámites necesarios e importantes. Los papeles que debés tener en regla son: Patente. Cuando uno compra una moto nueva, la concesionaria suele llevar adelante los trámites del patentamiento. El lugar para inscribir la moto es ARBA, igual que los autos. Si bien el monto dependerá del modelo, una moto como la mía paga $ 100 cada dos meses. Registro. Para manejar una moto se necesita una licencia de categoría A. Esto se tramita en los mismos centros que la licencia de conducir autos y los requisitos y precios dependen de cada municipio. Seguro. Toda moto debe tener obligatoriamente un seguro de responsabilidad civil (contra terceros). No es tan fácil conseguir una aseguradora que tenga la opción de adquirir uno contra robo también, pero si la moto va a estar en la calle, vale la pena. En comparación con el precio del seguro del auto, el de moto puede parecer bastante caro. Además es fundamental comprar un casco antes de salir. Si bien los cascos pueden ser bastante caros, también hay opciones económicas. Lo más importante a la hora de elegir uno es ver que esté certifi cado: muchas veces a diferencia de precio no tiene que ver con seguridad sino con comodidad o estética. También tenés que llevar candado, linga o trabadisco para poder dejar la moto segura en la calle. Por otra parte, igual que los autos, las motos exigen un cierto cuidado. El tema del service es importante, sobre todo por el aceite y los frenos. En mi caso encontré una concesionaria oficial (Viamonte 750) que tiene un taller confiable y muy buena voluntad.

SORTEO.  ¡CASCO PARA TI! Si andás en moto y querés ganarte un casco Strada de Suomy, ingresá a nuestro facebook en Para Ti Online, contestá consigna sobre esta nota y participás.  

Neofeminismo en Hollywood

Ella subida al escenario, y con un Oscar en la mano. Ella vestida de gala, enfocada por las cámaras que clonaban su imagen en millones de pantallas alrededor del mundo. Ella ahí, centro de todas las luces y en esos minutos veloces en los que muchos suelen quedar arrasados por la emoción (o por las copas de más) y salen a decir célebres disparates. Pe­ro ella no. Ella –Patricia Arquette, ganadora del Oscar 2015 a la Mejor Actriz de Reparto por la película Boyhood, donde interpreta a una mamá separada a cargo de dos hijos– no hizo nada de lo que suele hacer el resto de las famosas en esas mismas circunstancias. Y eso hizo toda la diferencia, porque en ese instante de esplendor absoluto, se dedicó a hablar no de ella sino de todas ellas. “A todas las mujeres que han dado a luz y pagan sus impuestos, ha llegado el momento de tener el mismo salario y los mismos derechos”, dis­paró Arquette, y la reacción en el Paraíso de la Impostura no se hizo esperar: una exaltadísima Meryl Streep se levantó del asiento al grito de “Yes, yes”, mientras gri­taba y la aplaudía. A su lado, Jennifer López también entraba en éxtasis de aprobación y se dejaba las palmas coloradas de tanto aplaudir. ¿Qué era lo tan revolucionario de su discurso? Pues eso: decir en voz alta que en Hollywood hombres y mujeres no tienen exactamente los mismos derechos, ni la mis­ma remuneración.

Así lo confirma Leonardo D´Espósito, perio­dista cultural y autor de Todo lo que necesitás saber sobre cine (Paidós): “En general, las mujeres cobran menos que los hombres. Puede suceder que una gran estrella esté al nivel de un hombre (sucedió alguna vez con Julia Roberts), pero es la excepción y no la regla. La razón es que cada vez hay menos ‘grandes roles’ para mujeres; en los años ‘30 y ‘40, las estrellas femeninas tenían un lugar que hoy no tienen, porque el público (mayormente adolescente y masculino) se ha volcado a un cine de gran presupuesto y espectáculo que se basa en personajes masculinos”. Pero tal vez lo más interesante del caso es que el discurso preparado por Arquette no le habló sólo a sus colegas “ninguneadas” sino a las mujeres en general. ¿Có­mo fue entonces que esa pecera de glamour que siempre ha sido el star system comenzó a abrirse a temas tan terráqueos como estos del sexismo, la discriminación y el machismo por otros medios? Veamos.

LAS BRUJAS DE HOLLYWOOD. Evi­dentemente, el largo camino recorrido por el feminismo desde sus “inicios formales” hace más de cien años con la irrupción de las sufragistas y las primeras –y a menudo dramáticas– huelgas lideradas por mujeres ha pesado y mucho. De hecho, si hoy tenemos en todo el mundo algo llamado Día Internacional por los Derechos de la Mujer (esas 24 horas en las que todo el mundo nos saluda por algo tan involuntario como nuestra anatomía) es en parte por las trabajadoras de la fábrica Trian­gle Shirtwaist de Nueva York. Ellas pusieron el cuerpo y la vida para cambiar las cosas: hicieron una huelga, terminaron encerradas en sus talleres y prendidas fuego (como las brujas). Hubo 140 muertas y un cambio en las atroces leyes laborales que regían el trabajo femenino. Sin embargo, hay cuestiones que permanecen casi intactas desde entonces. Y es contra esto que cada vez más actrices y conductoras alzan la voz en la industria del cine y de la televisión.

FEMINISMO VAMP. Divinas, hermosas, sexies, talentosas y –además– feministas. Esta es la clase de combinación que el star system de un tiempo a esta parte está comen­zando a fabricar con asombrosa eficacia. Y la razón tal vez sea que es justamente ahí, en el reino de las reinas, donde los absurdos criterios del patriarcado se muestran como lo que en verdad son: usos y costumbres (malos usos y peores costumbres) para que todo siga siendo como hasta ahora. Por eso, ahí la tienen a Jennifer Lawrence burlándose de las instrucciones del director en el rodaje de Los juegos del hambre (“Y si sostenés el arco así y agarrás la flecha y tirás los hombros para atrás, tus lolas se ven más lindas”, imita la actriz frente en un video todavía colgado en la web) o a Cate Blanchett preguntándole directamente a la cámara del canal E! “¿Ha­cés esto con los hombres?” luego de ver cómo el lente recorría toda su estampa, desde los pies hasta la cabeza. Angelina Jolie también se suma a la troupe del llamado neofeminismo o femi­nismo pop, pero con una diferencia notable: lejos de limitar su reclamo a la discrimina­ción por género, pone desde hace tiempo su fama planetaria al servicio de la causa de los niños y de las mujeres Otra más de la lista (sólo que en una variante mucho más joven, porque no tiene ni veinte años) es Chloë Moretz, em­bajadora de buena voluntad de UNICEF y capaz de reconocerse “orgullosamente femi­nista”. Por lo visto, lo que antes aterraba ya no asusta y hasta las mujeres de Hollywood se animan a hacer foco sobre lo mucho que falta lograr en materia de igualdad. Si es o no una moda, sólo el tiempo lo dirá.

Ella subida al escenario, y con un Oscar en la mano. Ella vestida de gala, enfocada por las cámaras que clonaban su imagen en millones de pantallas alrededor del mundo. Ella ahí, centro de todas las luces y en esos minutos veloces en los que muchos suelen quedar arrasados por la emoción (o por las copas de más) y salen a decir célebres disparates. Pe­ro ella no. Ella –Patricia Arquette, ganadora del Oscar 2015 a la Mejor Actriz de Reparto por la película Boyhood, donde interpreta a una mamá separada a cargo de dos hijos– no hizo nada de lo que suele hacer el resto de las famosas en esas mismas circunstancias. Y eso hizo toda la diferencia, porque en ese instante de esplendor absoluto, se dedicó a hablar no de ella sino de todas ellas. “A todas las mujeres que han dado a luz y pagan sus impuestos, ha llegado el momento de tener el mismo salario y los mismos derechos”, dis­paró Arquette, y la reacción en el Paraíso de la Impostura no se hizo esperar: una exaltadísima Meryl Streep se levantó del asiento al grito de “Yes, yes”, mientras gri­taba y la aplaudía. A su lado, Jennifer López también entraba en éxtasis de aprobación y se dejaba las palmas coloradas de tanto aplaudir. ¿Qué era lo tan revolucionario de su discurso? Pues eso: decir en voz alta que en Hollywood hombres y mujeres no tienen exactamente los mismos derechos, ni la mis­ma remuneración.

Así lo confirma Leonardo D´Espósito, perio­dista cultural y autor de Todo lo que necesitás saber sobre cine (Paidós): “En general, las mujeres cobran menos que los hombres. Puede suceder que una gran estrella esté al nivel de un hombre (sucedió alguna vez con Julia Roberts), pero es la excepción y no la regla. La razón es que cada vez hay menos ‘grandes roles’ para mujeres; en los años ‘30 y ‘40, las estrellas femeninas tenían un lugar que hoy no tienen, porque el público (mayormente adolescente y masculino) se ha volcado a un cine de gran presupuesto y espectáculo que se basa en personajes masculinos”. Pero tal vez lo más interesante del caso es que el discurso preparado por Arquette no le habló sólo a sus colegas “ninguneadas” sino a las mujeres en general. ¿Có­mo fue entonces que esa pecera de glamour que siempre ha sido el star system comenzó a abrirse a temas tan terráqueos como estos del sexismo, la discriminación y el machismo por otros medios? Veamos.

LAS BRUJAS DE HOLLYWOOD. Evi­dentemente, el largo camino recorrido por el feminismo desde sus “inicios formales” hace más de cien años con la irrupción de las sufragistas y las primeras –y a menudo dramáticas– huelgas lideradas por mujeres ha pesado y mucho. De hecho, si hoy tenemos en todo el mundo algo llamado Día Internacional por los Derechos de la Mujer (esas 24 horas en las que todo el mundo nos saluda por algo tan involuntario como nuestra anatomía) es en parte por las trabajadoras de la fábrica Trian­gle Shirtwaist de Nueva York. Ellas pusieron el cuerpo y la vida para cambiar las cosas: hicieron una huelga, terminaron encerradas en sus talleres y prendidas fuego (como las brujas). Hubo 140 muertas y un cambio en las atroces leyes laborales que regían el trabajo femenino. Sin embargo, hay cuestiones que permanecen casi intactas desde entonces. Y es contra esto que cada vez más actrices y conductoras alzan la voz en la industria del cine y de la televisión.

FEMINISMO VAMP. Divinas, hermosas, sexies, talentosas y –además– feministas. Esta es la clase de combinación que el star system de un tiempo a esta parte está comen­zando a fabricar con asombrosa eficacia. Y la razón tal vez sea que es justamente ahí, en el reino de las reinas, donde los absurdos criterios del patriarcado se muestran como lo que en verdad son: usos y costumbres (malos usos y peores costumbres) para que todo siga siendo como hasta ahora. Por eso, ahí la tienen a Jennifer Lawrence burlándose de las instrucciones del director en el rodaje de Los juegos del hambre (“Y si sostenés el arco así y agarrás la flecha y tirás los hombros para atrás, tus lolas se ven más lindas”, imita la actriz frente en un video todavía colgado en la web) o a Cate Blanchett preguntándole directamente a la cámara del canal E! “¿Ha­cés esto con los hombres?” luego de ver cómo el lente recorría toda su estampa, desde los pies hasta la cabeza. Angelina Jolie también se suma a la troupe del llamado neofeminismo o femi­nismo pop, pero con una diferencia notable: lejos de limitar su reclamo a la discrimina­ción por género, pone desde hace tiempo su fama planetaria al servicio de la causa de los niños y de las mujeres Otra más de la lista (sólo que en una variante mucho más joven, porque no tiene ni veinte años) es Chloë Moretz, em­bajadora de buena voluntad de UNICEF y capaz de reconocerse “orgullosamente femi­nista”. Por lo visto, lo que antes aterraba ya no asusta y hasta las mujeres de Hollywood se animan a hacer foco sobre lo mucho que falta lograr en materia de igualdad. Si es o no una moda, sólo el tiempo lo dirá.

Jimena Barón

Es una de las chicas prodigio del ambiente artístico. Debutó con tan solo diez años en la película El Faro, y nunca más paró: Gasoleros, Calientes, El sodero de mi vida, Son amores, Los Roldán, Sos mi vida, Por amor a vos, Casi Ángeles, Los Únicos y Sos mi hombre son algunas de las ficciones en las que desplegó todo su histrionismo y desparpajo. Sin embargo, fue en la vida real donde a Jimena Barón (27) le tocó interpretar la historia de amor más emocionante. Corría el 2013 cuando la actriz fetiche de Polka le dijo a la recientemente separada Eugenia Tobal: “¡Vos vas a conseguir novio rápido porque al programa donde trabajás –Pura Química– van todos chicos lindos y deportistas!”. Entre confesiones de chicas solteras, Barón lanzó un: “el otro día vi la entrevista a Da­niel Osvaldo y está re bueno”. Ni lenta ni perezosa, la Tobal auspició de celestina y le hizo llegar el PIN de BlackBerry de la morocha al jugador del Inter. “Quiero aclararte que no soy ningún gato, es un horror lo que hicieron, qué vergüenza. ¡Esto es ‘inremable’!”, le puso los puntos a Osvaldo, que tiraba sus dardos desde Italia. Sin embargo, el flechazo fue inmediato. A la semana de hablar todos los días hasta las cinco de la mañana, él emprendió un viaje relám­pago de dos días a la Argentina, sólo para conocerla. Así fue como llegó el primer beso: “Lo fui a buscar a Ezeiza y en la autopista puse balizas, tiré el auto a un costado y lo besé. Después compramos facturas y fuimos a la casa de la mamá… ¡una locura!”, recuerda Jime muerta de risa. A los cinco meses (“que se me hicieron eternos, ¡parecieron como cinco años!”, aclara), la actriz renunció a su papel en Sos mi hombre, armó las valijas y se fue a vivir con su príncipe azul a Europa. “No me costó tomar la decisión porque lo que estaba viviendo a nivel personal era aún mejor que mi momento laboral”.

Un préstamo por seis meses a Boca Juniors, ¡club de los amores de ambos!, los hizo volver a la Argentina, donde desde su llegada han sido blanco de escándalos, enfrentaron rumores de infi delidad y ella fue vio- lentamente asaltada cuando manejaba su camioneta por Boedo. “Ahora soy una víctima más de la ‘sensación’ de inseguridad. A vivir con miedo, como todos, como les conviene a unos pocos poderosos –tuiteó horas más tarde, justamente el mismo día que estaba prevista la producción de fotos de Para Ti–. Y yo tengo la posibilidad de estar bastante segura. La gente q viaja en colectivo, tren, q laburan de noche… Seguridad para todos, por favor”. Luego de aquel episodio, no hubo manera de reprogramar el shooting, tampoco se dejó ver en público ni acompañó a su marido al último partido. “Estoy bien. Gracias por los mensajes”, agregó en otro tuit para transmitir tranquilidad. El fin de semana tampoco se sintió con ganas y recién el lunes 9 (día del cierre de esta nota) se sintió mejor y con ganas de festejar el primer cumpleaños de su hijo como lo había programado apenas llegó a Buenos Aires.

TENER MÁS HIJOS…  “Por ahora no está en mis planes, primero me gustaría volver a trabajar un poco. Pero uno más sería lindo, en algún momento va a pasar”

VOLVER A LA ARGENTINA.  “Siempre pensé en retomar mi carrera. De hecho ahora voy a hacer alguna participación especial en la tele para sacarme las ganas. En Europa, los primeros seis meses nos dedicamos a viajar por Europa y al toque quedé embarazada. Con Morrison se hizo todo mucho más intenso porque es hiperactivo, ¡no tenía tiempo para nada! Pero ahora que está más grande me dieron ganas de trabajar. Antes de venirnos me compré una batidora Kitchenaid con la idea de empezar a hacer tortas por encargo. Lo tengo pendiente para cuando nos volvamos”

SU RELACION CON DANIEL. “¡Nunca estuve tan enamorada como ahora! Y tampoco siento que alguien haya estado tan enamorado de mí como lo está Dani.  (…) Sinceramente, los celos no están en mi naturaleza. Creo que no hay nada más atractivo para un hombre que su mujer sea segura. Pero él es muy celoso, todos sus hermanos son así, es algo de familia (risas). Confi eso que eso en algún momento nos trajo algún roce, aunque ahora bajó un cambio”.

UNA BOTINERA DIFERENTE. “En la cancha los tipos me paran, me gritan y me sacan fotos (risas). El otro día uno me pidió que le firmara una camiseta autografiada por todos los jugadores. ¡Te lo juro por Dios! (risas). (…)Para los jugadores de fútbol, comprarle de todo a sus mujeres es un mimo enorme a su ego. Porque cuando ellas chapean, automáticamente uno piensa: “¡wow, cuánta guita tiene este hombre!”. Yo no me puedo quejar de los regalos que me hace Dani, pero me da vergüenza mostrar lo que tengo”.

AMORE MIO. Bombón (nadie puede negar el parecido físico con Johnny Depp), millonario y apasionado. Digamos que el check list de Daniel Osvaldo es más que interesante. Sin embargo, hasta los príncipes azules vienen con un “peeeerooo….”. En este caso, cuando conoció a Jimena el jugador estaba recién separado de la modelo italiana Elena Braccini, con quien tenían a Victoria (5) y estaba embarazada (hoy María Elena tiene 2 años). Además, tenía un hijo mayor en la Ar- gentina, Gianluca (8). Sin embargo, la actriz salió a bancar a su pareja. “Al principio me comía el coco, pero nosotros estábamos perdidamente enamorados, así que lo apoyé. Hoy en día soy muy protagonista de la relación que tiene con sus hijos y sus exmujeres. De hecho, antes de venirnos organicé un viaje a esquiar a Abetone con su exmujer italiana, su pareja, Daniel y todos los chicos. En un mes van a venir a visitarnos”. 

Es una de las chicas prodigio del ambiente artístico. Debutó con tan solo diez años en la película El Faro, y nunca más paró: Gasoleros, Calientes, El sodero de mi vida, Son amores, Los Roldán, Sos mi vida, Por amor a vos, Casi Ángeles, Los Únicos y Sos mi hombre son algunas de las ficciones en las que desplegó todo su histrionismo y desparpajo. Sin embargo, fue en la vida real donde a Jimena Barón (27) le tocó interpretar la historia de amor más emocionante. Corría el 2013 cuando la actriz fetiche de Polka le dijo a la recientemente separada Eugenia Tobal: “¡Vos vas a conseguir novio rápido porque al programa donde trabajás –Pura Química– van todos chicos lindos y deportistas!”. Entre confesiones de chicas solteras, Barón lanzó un: “el otro día vi la entrevista a Da­niel Osvaldo y está re bueno”. Ni lenta ni perezosa, la Tobal auspició de celestina y le hizo llegar el PIN de BlackBerry de la morocha al jugador del Inter. “Quiero aclararte que no soy ningún gato, es un horror lo que hicieron, qué vergüenza. ¡Esto es ‘inremable’!”, le puso los puntos a Osvaldo, que tiraba sus dardos desde Italia. Sin embargo, el flechazo fue inmediato. A la semana de hablar todos los días hasta las cinco de la mañana, él emprendió un viaje relám­pago de dos días a la Argentina, sólo para conocerla. Así fue como llegó el primer beso: “Lo fui a buscar a Ezeiza y en la autopista puse balizas, tiré el auto a un costado y lo besé. Después compramos facturas y fuimos a la casa de la mamá… ¡una locura!”, recuerda Jime muerta de risa. A los cinco meses (“que se me hicieron eternos, ¡parecieron como cinco años!”, aclara), la actriz renunció a su papel en Sos mi hombre, armó las valijas y se fue a vivir con su príncipe azul a Europa. “No me costó tomar la decisión porque lo que estaba viviendo a nivel personal era aún mejor que mi momento laboral”.

Un préstamo por seis meses a Boca Juniors, ¡club de los amores de ambos!, los hizo volver a la Argentina, donde desde su llegada han sido blanco de escándalos, enfrentaron rumores de infi delidad y ella fue vio- lentamente asaltada cuando manejaba su camioneta por Boedo. “Ahora soy una víctima más de la ‘sensación’ de inseguridad. A vivir con miedo, como todos, como les conviene a unos pocos poderosos –tuiteó horas más tarde, justamente el mismo día que estaba prevista la producción de fotos de Para Ti–. Y yo tengo la posibilidad de estar bastante segura. La gente q viaja en colectivo, tren, q laburan de noche… Seguridad para todos, por favor”. Luego de aquel episodio, no hubo manera de reprogramar el shooting, tampoco se dejó ver en público ni acompañó a su marido al último partido. “Estoy bien. Gracias por los mensajes”, agregó en otro tuit para transmitir tranquilidad. El fin de semana tampoco se sintió con ganas y recién el lunes 9 (día del cierre de esta nota) se sintió mejor y con ganas de festejar el primer cumpleaños de su hijo como lo había programado apenas llegó a Buenos Aires.

TENER MÁS HIJOS…  “Por ahora no está en mis planes, primero me gustaría volver a trabajar un poco. Pero uno más sería lindo, en algún momento va a pasar”

VOLVER A LA ARGENTINA.  “Siempre pensé en retomar mi carrera. De hecho ahora voy a hacer alguna participación especial en la tele para sacarme las ganas. En Europa, los primeros seis meses nos dedicamos a viajar por Europa y al toque quedé embarazada. Con Morrison se hizo todo mucho más intenso porque es hiperactivo, ¡no tenía tiempo para nada! Pero ahora que está más grande me dieron ganas de trabajar. Antes de venirnos me compré una batidora Kitchenaid con la idea de empezar a hacer tortas por encargo. Lo tengo pendiente para cuando nos volvamos”

SU RELACION CON DANIEL. “¡Nunca estuve tan enamorada como ahora! Y tampoco siento que alguien haya estado tan enamorado de mí como lo está Dani.  (…) Sinceramente, los celos no están en mi naturaleza. Creo que no hay nada más atractivo para un hombre que su mujer sea segura. Pero él es muy celoso, todos sus hermanos son así, es algo de familia (risas). Confi eso que eso en algún momento nos trajo algún roce, aunque ahora bajó un cambio”.

UNA BOTINERA DIFERENTE. “En la cancha los tipos me paran, me gritan y me sacan fotos (risas). El otro día uno me pidió que le firmara una camiseta autografiada por todos los jugadores. ¡Te lo juro por Dios! (risas). (…)Para los jugadores de fútbol, comprarle de todo a sus mujeres es un mimo enorme a su ego. Porque cuando ellas chapean, automáticamente uno piensa: “¡wow, cuánta guita tiene este hombre!”. Yo no me puedo quejar de los regalos que me hace Dani, pero me da vergüenza mostrar lo que tengo”.

AMORE MIO. Bombón (nadie puede negar el parecido físico con Johnny Depp), millonario y apasionado. Digamos que el check list de Daniel Osvaldo es más que interesante. Sin embargo, hasta los príncipes azules vienen con un “peeeerooo….”. En este caso, cuando conoció a Jimena el jugador estaba recién separado de la modelo italiana Elena Braccini, con quien tenían a Victoria (5) y estaba embarazada (hoy María Elena tiene 2 años). Además, tenía un hijo mayor en la Ar- gentina, Gianluca (8). Sin embargo, la actriz salió a bancar a su pareja. “Al principio me comía el coco, pero nosotros estábamos perdidamente enamorados, así que lo apoyé. Hoy en día soy muy protagonista de la relación que tiene con sus hijos y sus exmujeres. De hecho, antes de venirnos organicé un viaje a esquiar a Abetone con su exmujer italiana, su pareja, Daniel y todos los chicos. En un mes van a venir a visitarnos”. 

El make up del N.Y. Fashion Week

Durante la semana de la moda, Maybelline N.Y., juega un papel central a la hora de definir y dar forma a las tendencias en make up para esta nueva temporada. En colaboración con los mejores diseñadores, entre los que se destacan DKNY, Custo Barcelona y Opening Ceremony, el reconocido make up artist Yadim, fue el encargado de liderar los equipos de backstage y de diseñar los maquillajes en los desfiles. Acá te contamos cuáles son los productos destacados que no pueden faltarte para maquillarte este invierno.

OJOS FELINOS. El delineado al mejor estilo cateye, seguirá firme en cuestión de tendencias. Liner Express es el delineador líquido que te va a ayudar a lograrlo sin necesidad de la mano de un experto. A prueba de agua y con una punta de fieltro flexible se desliza suave y uniformemente, te da el máximo control para crear cualquier línea que desees. Además su fórmula de larga duración no se corre y es apto para ojos sensibles.

PIEL RADIANTE. La piel nunca deja de ser protagonista. Si necesitás corregir imperfecciones, Instant Age Rewind The Eraser además de ser una base de maquillaje es un tratamiento de excelente cobertura, que borra arrugas, patas de gallo y manchas de edad. También tiene protección SPF 18 y un aplicador/esponja que distribuye la cantidad justa de producto. Pero, si lo que necesitás es opacar brillos, tu mejor amigo será Super Natural, un polvo compacto que controla el brillo sin resecar la piel. Su textura ultra-liviana no tapa los poros, no es comedogénica y deja un acabado mate y natural.

LABIOS APASIONADOS. La boca sigue destacándose con color. Hydra Extreme es el labial estrella y el tono recomendado no es otro que Hello Pinky, un fucsia brillante que no pasará desapercibido. Además, este labial cuenta con una fórmula enriquecida con jojoba, nutritiva vitamina C y E y colágeno natural de la nueva barra de labios, que hace que tus labios estén más hidratados, suaves y rellenos que nunca.

Durante la semana de la moda, Maybelline N.Y., juega un papel central a la hora de definir y dar forma a las tendencias en make up para esta nueva temporada. En colaboración con los mejores diseñadores, entre los que se destacan DKNY, Custo Barcelona y Opening Ceremony, el reconocido make up artist Yadim, fue el encargado de liderar los equipos de backstage y de diseñar los maquillajes en los desfiles. Acá te contamos cuáles son los productos destacados que no pueden faltarte para maquillarte este invierno.

OJOS FELINOS. El delineado al mejor estilo cateye, seguirá firme en cuestión de tendencias. Liner Express es el delineador líquido que te va a ayudar a lograrlo sin necesidad de la mano de un experto. A prueba de agua y con una punta de fieltro flexible se desliza suave y uniformemente, te da el máximo control para crear cualquier línea que desees. Además su fórmula de larga duración no se corre y es apto para ojos sensibles.

PIEL RADIANTE. La piel nunca deja de ser protagonista. Si necesitás corregir imperfecciones, Instant Age Rewind The Eraser además de ser una base de maquillaje es un tratamiento de excelente cobertura, que borra arrugas, patas de gallo y manchas de edad. También tiene protección SPF 18 y un aplicador/esponja que distribuye la cantidad justa de producto. Pero, si lo que necesitás es opacar brillos, tu mejor amigo será Super Natural, un polvo compacto que controla el brillo sin resecar la piel. Su textura ultra-liviana no tapa los poros, no es comedogénica y deja un acabado mate y natural.

LABIOS APASIONADOS. La boca sigue destacándose con color. Hydra Extreme es el labial estrella y el tono recomendado no es otro que Hello Pinky, un fucsia brillante que no pasará desapercibido. Además, este labial cuenta con una fórmula enriquecida con jojoba, nutritiva vitamina C y E y colágeno natural de la nueva barra de labios, que hace que tus labios estén más hidratados, suaves y rellenos que nunca.

El regreso de Zoolander en el desfile de Valentino

Se realizaba el desfile de Valentino en el jardín de las Tullerías, en París, cuando en la pasarela se comenzó a escuchar Don't you want me de The Human League e  irrumpió -para sorpresa del público- Derek Zoolander (Ben Stiller) y Hansel McDonald (Owen Wilson), los personajes modelos de la película Zoolander (2001). Desfilando a paso firme y posando para los fotógrafos, la aparición marca el regreso a la pantalla grande de la secuela de Zoolander, que tiene fecha de estreno para el 12 de febrero de 2016.

Ben Stiller volvió a encarnar a Derek, con un conjunto brilloso en azul marino bordado con mariposas mientras que Owen Wilson se puso una vez más en la piel de Hansel, el nuevo modelo que le quita el lugar a Derek, y desfiló con un pijama de seda celeste estampado y un saco de la firma. Con la mítica pose: la mirada de acero azul, tirando sus sacos al mismo tiempo y Derek haciendo una selfie en medio del desfile con el celular de un espectador, convirtieron la pasada en un verdadero show.

En el backstage, posaron junto a Anna Wintour, directora de Vogue que podría hacer un cameo en el filme, donde también aparecerá la maquilladora Pat McGrath.

¡Mirá los videos!

Derek se saca una selfie con el celular de un espectador. ¡Mirá!

Se realizaba el desfile de Valentino en el jardín de las Tullerías, en París, cuando en la pasarela se comenzó a escuchar Don't you want me de The Human League e  irrumpió -para sorpresa del público- Derek Zoolander (Ben Stiller) y Hansel McDonald (Owen Wilson), los personajes modelos de la película Zoolander (2001). Desfilando a paso firme y posando para los fotógrafos, la aparición marca el regreso a la pantalla grande de la secuela de Zoolander, que tiene fecha de estreno para el 12 de febrero de 2016.

Ben Stiller volvió a encarnar a Derek, con un conjunto brilloso en azul marino bordado con mariposas mientras que Owen Wilson se puso una vez más en la piel de Hansel, el nuevo modelo que le quita el lugar a Derek, y desfiló con un pijama de seda celeste estampado y un saco de la firma. Con la mítica pose: la mirada de acero azul, tirando sus sacos al mismo tiempo y Derek haciendo una selfie en medio del desfile con el celular de un espectador, convirtieron la pasada en un verdadero show.

En el backstage, posaron junto a Anna Wintour, directora de Vogue que podría hacer un cameo en el filme, donde también aparecerá la maquilladora Pat McGrath.

¡Mirá los videos!

Derek se saca una selfie con el celular de un espectador. ¡Mirá!

Actrices de moda

Qué requisitos privilegian las marcas a la hora de elegir su imagen? En los ‘90 las super models eran las más requeridas, después llegó una invasión de modelos de Europa del Este y más tarde las actrices se hicieron un hueco importante en la industria. Esta última tendencia es la que ahora se impone, tanto en el ámbito internacional como en la Argentina. ¿El motivo? Generan una mayor cercanía e identificación con el público. En esta nota te las presentamos.

REBELDE CON CAUSA. La protagonista de la exitosa telenovela Malparida y “la nieta rebelde” de Mirtha Legrand, Juana Viale (32), es la nueva imagen del invierno 2015 de Markova. Espectacular, provocadora, sensual y sofi sticada, Viale posó para el fotógrafo Nacho Ricci. ¿Por qué Juana? “La elección surgió como una evolución de la mujer Markova, manteniendo los principios de la marca: es elegante pero a la vez sensual, es una madre multifacética e independiente, es delicada con una cuota de rebeldía con la que todas las mujeres se identifi can”, cuenta a Para Ti Mariano Lobera, gerente de Producto y Comunicación de la marca. Y agrega: “Además valoramos que sea argentina y tenga una personalidad fuerte y atrevida, se anima a todo y no le tiene miedo a nada”. La colección, bautizada Rebel chic, propone tres tendencias defi nidas: militar urbano, corte inglés y espíritu femme.

CHICA FIT. La firma de ropa deportiva, tiempo libre y trajes de baño, Class Life, volvió a elegir a la actriz Marcela Kloosterboer (31). “No sólo por su belleza y frescura natural, sino porque es fiel representante de la firma. Vivir al máximo cada día, disfrutarlo con intensidad, amar la vida sana y al aire libre, estar bien para verse bien, son los atributos que transmite”, cuentan desde la marca súper orgullosos de que la actriz que el año pasado protagonizó la tira Señores Papis sea una vez más su imagen. Para este invierno 2015 Class Life propone prendas urban & fi t con una visión futurista a través de estampas con efectos 3D, letras esparcidas y superposiciones de tonos y texturas. Entre sus diseños hay leggings con recortes angulares que replican los movimientos del cuerpo. Súper cómodas.

MUCHA ACTITUD. La actriz Carla Quevedo (26) es nuevamente la imagen de la firma Lee junto al cantante Emmanuel Horvilleur. “La elección de Carla como la de Emmanuel está relacionada con el estilo y la personalidad de cada uno”, dicen desde la firma. Quevedo –que trabajó en películas como El secreto de sus ojos, Abril en Nueva York y 20.000 besos– fue premiada como mejor actriz por Side Effects, en el festival HollyShorts en Los Ángeles. “Carla no es sólo una cara bonita sino que comparte en su estilo de vida el claim que proclama Lee: Move Your Lee”. La colección invierno 2015 incluye el clásico denim azul que se combina con distintas variantes en índigos, y una paleta de colores que va desde los rojos hasta los grises. Además, se suman texturas, avíos, calados y estampas que hacen de cada prenda un ítem único.

ANIVERSARIO ROCKER. Bajo el nombre “Angel in Blue Jeans”, la firma Peuque presentó su colección invierno 2015. Tiene como protagonista a la actriz Luz Cipriota (29), quien el año pasado brilló en Tu cara me suena y pronto la veremos en la película Naturaleza muerta. Según Melina Levy, responsable de Arte de Peuque, “El desarrollo profesional de Luz tanto como su relación afectiva con Dante Spinetta se alinean con el estilo ecléctico y rockero de la fi rma”. Además, Peuque celebra sus 25 años y Luz refl eja lo que se intenta transmitir: “Es una mujer con personalidad, inteligente, activa, urbana, dúctil, alegre, auténtica y extravertida”.

CIEN POR CIENTO SENSUAL. Excess es el nombre de la colección invierno 2015 de Square y su imagen es nuevamente Liz Solari (31), esta vez con el pelo castaño. Si bien ella comenzó su carrera como modelo, hace años que se pasó a la actuación y, radicada en Italia, triunfa tanto en cine como en televisión. “Elegimos otra vez a Liz por su audacia. Ella comenzó su carrera como modelo, pero eligió seguir desafi ándose para lograr hacer lo que realmente amaba, convertirse en una gran actriz”, cuenta Romina Elías, directora creativa de Square. “Liz se involucra, participa y se compromete en todo lo que hace. Constantemente se está reinventando sin perder su autenticidad, estilo, feminidad y sensualidad. Todas estas cualidades coinciden exactamente con nuestro concepto de marca”, afirma. Square propone la fusión de siluetas lady con detalles de rock, de lo que resulta un mix de cálidas texturas y delicados matices.

Qué requisitos privilegian las marcas a la hora de elegir su imagen? En los ‘90 las super models eran las más requeridas, después llegó una invasión de modelos de Europa del Este y más tarde las actrices se hicieron un hueco importante en la industria. Esta última tendencia es la que ahora se impone, tanto en el ámbito internacional como en la Argentina. ¿El motivo? Generan una mayor cercanía e identificación con el público. En esta nota te las presentamos.

REBELDE CON CAUSA. La protagonista de la exitosa telenovela Malparida y “la nieta rebelde” de Mirtha Legrand, Juana Viale (32), es la nueva imagen del invierno 2015 de Markova. Espectacular, provocadora, sensual y sofi sticada, Viale posó para el fotógrafo Nacho Ricci. ¿Por qué Juana? “La elección surgió como una evolución de la mujer Markova, manteniendo los principios de la marca: es elegante pero a la vez sensual, es una madre multifacética e independiente, es delicada con una cuota de rebeldía con la que todas las mujeres se identifi can”, cuenta a Para Ti Mariano Lobera, gerente de Producto y Comunicación de la marca. Y agrega: “Además valoramos que sea argentina y tenga una personalidad fuerte y atrevida, se anima a todo y no le tiene miedo a nada”. La colección, bautizada Rebel chic, propone tres tendencias defi nidas: militar urbano, corte inglés y espíritu femme.

CHICA FIT. La firma de ropa deportiva, tiempo libre y trajes de baño, Class Life, volvió a elegir a la actriz Marcela Kloosterboer (31). “No sólo por su belleza y frescura natural, sino porque es fiel representante de la firma. Vivir al máximo cada día, disfrutarlo con intensidad, amar la vida sana y al aire libre, estar bien para verse bien, son los atributos que transmite”, cuentan desde la marca súper orgullosos de que la actriz que el año pasado protagonizó la tira Señores Papis sea una vez más su imagen. Para este invierno 2015 Class Life propone prendas urban & fi t con una visión futurista a través de estampas con efectos 3D, letras esparcidas y superposiciones de tonos y texturas. Entre sus diseños hay leggings con recortes angulares que replican los movimientos del cuerpo. Súper cómodas.

MUCHA ACTITUD. La actriz Carla Quevedo (26) es nuevamente la imagen de la firma Lee junto al cantante Emmanuel Horvilleur. “La elección de Carla como la de Emmanuel está relacionada con el estilo y la personalidad de cada uno”, dicen desde la firma. Quevedo –que trabajó en películas como El secreto de sus ojos, Abril en Nueva York y 20.000 besos– fue premiada como mejor actriz por Side Effects, en el festival HollyShorts en Los Ángeles. “Carla no es sólo una cara bonita sino que comparte en su estilo de vida el claim que proclama Lee: Move Your Lee”. La colección invierno 2015 incluye el clásico denim azul que se combina con distintas variantes en índigos, y una paleta de colores que va desde los rojos hasta los grises. Además, se suman texturas, avíos, calados y estampas que hacen de cada prenda un ítem único.

ANIVERSARIO ROCKER. Bajo el nombre “Angel in Blue Jeans”, la firma Peuque presentó su colección invierno 2015. Tiene como protagonista a la actriz Luz Cipriota (29), quien el año pasado brilló en Tu cara me suena y pronto la veremos en la película Naturaleza muerta. Según Melina Levy, responsable de Arte de Peuque, “El desarrollo profesional de Luz tanto como su relación afectiva con Dante Spinetta se alinean con el estilo ecléctico y rockero de la fi rma”. Además, Peuque celebra sus 25 años y Luz refl eja lo que se intenta transmitir: “Es una mujer con personalidad, inteligente, activa, urbana, dúctil, alegre, auténtica y extravertida”.

CIEN POR CIENTO SENSUAL. Excess es el nombre de la colección invierno 2015 de Square y su imagen es nuevamente Liz Solari (31), esta vez con el pelo castaño. Si bien ella comenzó su carrera como modelo, hace años que se pasó a la actuación y, radicada en Italia, triunfa tanto en cine como en televisión. “Elegimos otra vez a Liz por su audacia. Ella comenzó su carrera como modelo, pero eligió seguir desafi ándose para lograr hacer lo que realmente amaba, convertirse en una gran actriz”, cuenta Romina Elías, directora creativa de Square. “Liz se involucra, participa y se compromete en todo lo que hace. Constantemente se está reinventando sin perder su autenticidad, estilo, feminidad y sensualidad. Todas estas cualidades coinciden exactamente con nuestro concepto de marca”, afirma. Square propone la fusión de siluetas lady con detalles de rock, de lo que resulta un mix de cálidas texturas y delicados matices.

Emma Watson y Dan Stevens serán La Bella y la Bestia

Primero, fue ella, la misma Emma Watson –reconocida por su papel de Hermione Granger en la saga Harry Potter-, quien confirmó su participación en la nueva versión de Disney del clásico La Bella y la Bestia

Con alegría, a fines de enero, la actriz contó en su cuenta de Facebook  que había sido elegida para protagonizar el filme, que todavía no tiene confirmada fecha de estreno. "Estoy feliz de poder finalmente decirles que estaré interpretando a Bella en la nueva cinta de Disney La Bella y la Bestia. Fue parte importante de mi infancia, casi se siente surrealista llegar a bailar Be Our Guest y cantar Something There”, expresó.

LA ELECCION DE LA BESTIA. Hoy, finalmente, se eligió a quien interpretará a la Bestia y acompañará a Emma Watson. Se trata del actor Dan Stevens, conocido por su papel en la película The Guest y quien hizo varias participaciones en películas como Una noche en el museo: El secreto del faraón y Caminando entre las tumbas. Entre las razones de su elección Disney destacó su grandioso acento y sus increíbles ojos celestes como The Beast. ¿Te gusta la elección?

Además, aunque aún no lo confirmaron desde Disney, se cree que el actor Luke Evans sería  quien le de vida a Gastón, el pretendiente de Bella y villano. La nueva película, que se suma a otras remakes realizadas como Alicia en el país de las maravillas y La cenicienta, será dirigida por Bill Condon –director de las dos últimas sagas de Crepúsculo- y escrita por Stephen Chbosky y Evan Spilotopoulos.

Primero, fue ella, la misma Emma Watson –reconocida por su papel de Hermione Granger en la saga Harry Potter-, quien confirmó su participación en la nueva versión de Disney del clásico La Bella y la Bestia

Con alegría, a fines de enero, la actriz contó en su cuenta de Facebook  que había sido elegida para protagonizar el filme, que todavía no tiene confirmada fecha de estreno. "Estoy feliz de poder finalmente decirles que estaré interpretando a Bella en la nueva cinta de Disney La Bella y la Bestia. Fue parte importante de mi infancia, casi se siente surrealista llegar a bailar Be Our Guest y cantar Something There”, expresó.

LA ELECCION DE LA BESTIA. Hoy, finalmente, se eligió a quien interpretará a la Bestia y acompañará a Emma Watson. Se trata del actor Dan Stevens, conocido por su papel en la película The Guest y quien hizo varias participaciones en películas como Una noche en el museo: El secreto del faraón y Caminando entre las tumbas. Entre las razones de su elección Disney destacó su grandioso acento y sus increíbles ojos celestes como The Beast. ¿Te gusta la elección?

Además, aunque aún no lo confirmaron desde Disney, se cree que el actor Luke Evans sería  quien le de vida a Gastón, el pretendiente de Bella y villano. La nueva película, que se suma a otras remakes realizadas como Alicia en el país de las maravillas y La cenicienta, será dirigida por Bill Condon –director de las dos últimas sagas de Crepúsculo- y escrita por Stephen Chbosky y Evan Spilotopoulos.