Los Oscars Para Ti

Y los nominados por la Academia son: Escándalo americano, Gravedad, El club de los desahuciados, Capitán Phillips, El lobo de Wall Street, HER, Nebraska, 12 años de esclavitud y Philomena.

Entre las actrices candidatas –tanto en el rubro Mejor Actriz Principal como de Reparto- están las de siempre –Meryl Streep, Judi Dench– algunas nuevas clásicas –Cate Blanchett, Sandra Bullock, Julia Roberts– y las estrellas jóvenes de la nueva generación de Hollywood: Jennifer Lawrence, Amy Adams y, la revelación de la temporada, Lupita Nyong´o.

Y ellos se sacan chispas: Leonardo Di Caprio, Jared Leto, Michael Fassbender, Bradley Cooper, Christian Bale, Mathew McConaughey… Parece un concurso de belleza masculina… Pero todos compiten en los rubros Mejor Actor Principal y de Reparto.

DE LA REDACCION A LA RED CARPET. Valeria hace rato que hace lobby por Amy Adams. Le encanta que haya salido definitivamente de su rol de princesa de Disney, y la disfrutó en Escándalo americano y HER. Pero, como casi todo el mundo fashionista, su nueva debilidad es Lupita Nyong´o, muy bien en 12 años de esclavitud… pero mucho mejor sobre la alfombra roja. Para Valeria El lobo de Wall Street tiene que ser la Mejor Película y su protagonista, Leo DiCaprio, el Mejor Actor. Dice ¡basta de Jennifer Lawrence! y reclama un Oscar compartido para la dupla de Gravedad:  Sandra Bullock + George Clooney.

Guadalupe elige las interpretaciones femeninas de Agosto –Meryl Streep y Julia Roberts- y recomienda: “No la vean en familia”. Ella se dedicó a los dramas: vio 12 años de esclavitud y Philomena, una película que “la llenó de impotencia” pero conocer la historia de esa mujer que busca a su hijo le encantó.

Unos escritorios más atrás, Mara escucha la charla indiferente y justifica estar al margen de la pelea de los Oscars porque sólo vio films independientes… La queremos. Igual que a Fefa, que bromea que su favorita es Danza con lobos y, como buena madre de ¡5 hijos! su favorita es Frozen, la película de Disney nominada a Mejor Película de Animación.

POLEMICA DE PELICULA. Agustina le tira flores a El lobo de Wall Street, a su director, Martin Scorsese, y a su protagonista, Leonardo DiCaprio. “Es su consagración”, asegura, y no quiere dejar afuera de sus elogios a “el gordito de rulitos”, Jonah Hill, el comediante ahora nominado a Mejor Actor de Reparto. Igual, para ella la ganadora es Capitán Phillips. “Te estremece… Te olvidás que es una película”.

Lucila es nuestra corresponsal en el rubro Mejor Película Extranjera o de lengua no inglesa, y en ese rubro le pone sus fichas a La Cacería (Dinamarca). Y quiere un Oscar para Cate Blanchett.

Martín se enamoró de HER como su protagonista, Joaquin Phoenix, del Sistema Operativo con la voz de Scarlett Johansson. Además, cree que es hora de enviarle a domicilio un Oscar para DiCaprio, premiar a las actrices de Blue Jasmine de Woody Allen (Blanchet, Mejor Actriz, y Sally Hawkins, Mejor Actriz de Reparto) y la Mejor Película Extranjera… La grande bellezza de Italia, “lejos”. Su deseo para el domingo: que “The moon song”, la canción de Karen O para HER, le gane a “Ordinary Love”, el tema de “super U2” en la biopic de Mandela.

Lorena sufrió y la pasó “muy mal” viendo Capitán Phillips… pero es su favorita. Y ya eligió a la dupla actoral de El club de los desahuciados (Dallas Buyers Club) -Mathew McConaughey, Mejor Actor, y Jared Leto. Mejor Actor de Reparto- como los ganadores.

A Paula le gustaría que HER sea “el tapado” que sorprenda en la noche de los Oscar, dice que se quedó con las ganas de ver a Emma Thompson entre las nominadas (por El sueño de Walt), pero celebraría el Oscar para Judi Dench (Philomena). Para ella, El lobo de Wall Street sería “una película más” si no fuera por Leonardo DiCaprio y quiere ver a su compañero de reparto, otra vez Jonah Hill, levantar la estatuilla. 

La canción “The moon song” de Karen O, de la película HER. 

El trailer de Capitán Phillips.

Mathew McConaughey y Jared Leto en El club de los desahuciados.

En El lobo de Wall Street, Di Caprio y McConaughey

 

 

Y los nominados por la Academia son: Escándalo americano, Gravedad, El club de los desahuciados, Capitán Phillips, El lobo de Wall Street, HER, Nebraska, 12 años de esclavitud y Philomena.

Entre las actrices candidatas –tanto en el rubro Mejor Actriz Principal como de Reparto- están las de siempre –Meryl Streep, Judi Dench– algunas nuevas clásicas –Cate Blanchett, Sandra Bullock, Julia Roberts– y las estrellas jóvenes de la nueva generación de Hollywood: Jennifer Lawrence, Amy Adams y, la revelación de la temporada, Lupita Nyong´o.

Y ellos se sacan chispas: Leonardo Di Caprio, Jared Leto, Michael Fassbender, Bradley Cooper, Christian Bale, Mathew McConaughey… Parece un concurso de belleza masculina… Pero todos compiten en los rubros Mejor Actor Principal y de Reparto.

DE LA REDACCION A LA RED CARPET. Valeria hace rato que hace lobby por Amy Adams. Le encanta que haya salido definitivamente de su rol de princesa de Disney, y la disfrutó en Escándalo americano y HER. Pero, como casi todo el mundo fashionista, su nueva debilidad es Lupita Nyong´o, muy bien en 12 años de esclavitud… pero mucho mejor sobre la alfombra roja. Para Valeria El lobo de Wall Street tiene que ser la Mejor Película y su protagonista, Leo DiCaprio, el Mejor Actor. Dice ¡basta de Jennifer Lawrence! y reclama un Oscar compartido para la dupla de Gravedad:  Sandra Bullock + George Clooney.

Guadalupe elige las interpretaciones femeninas de Agosto –Meryl Streep y Julia Roberts- y recomienda: “No la vean en familia”. Ella se dedicó a los dramas: vio 12 años de esclavitud y Philomena, una película que “la llenó de impotencia” pero conocer la historia de esa mujer que busca a su hijo le encantó.

Unos escritorios más atrás, Mara escucha la charla indiferente y justifica estar al margen de la pelea de los Oscars porque sólo vio films independientes… La queremos. Igual que a Fefa, que bromea que su favorita es Danza con lobos y, como buena madre de ¡5 hijos! su favorita es Frozen, la película de Disney nominada a Mejor Película de Animación.

POLEMICA DE PELICULA. Agustina le tira flores a El lobo de Wall Street, a su director, Martin Scorsese, y a su protagonista, Leonardo DiCaprio. “Es su consagración”, asegura, y no quiere dejar afuera de sus elogios a “el gordito de rulitos”, Jonah Hill, el comediante ahora nominado a Mejor Actor de Reparto. Igual, para ella la ganadora es Capitán Phillips. “Te estremece… Te olvidás que es una película”.

Lucila es nuestra corresponsal en el rubro Mejor Película Extranjera o de lengua no inglesa, y en ese rubro le pone sus fichas a La Cacería (Dinamarca). Y quiere un Oscar para Cate Blanchett.

Martín se enamoró de HER como su protagonista, Joaquin Phoenix, del Sistema Operativo con la voz de Scarlett Johansson. Además, cree que es hora de enviarle a domicilio un Oscar para DiCaprio, premiar a las actrices de Blue Jasmine de Woody Allen (Blanchet, Mejor Actriz, y Sally Hawkins, Mejor Actriz de Reparto) y la Mejor Película Extranjera… La grande bellezza de Italia, “lejos”. Su deseo para el domingo: que “The moon song”, la canción de Karen O para HER, le gane a “Ordinary Love”, el tema de “super U2” en la biopic de Mandela.

Lorena sufrió y la pasó “muy mal” viendo Capitán Phillips… pero es su favorita. Y ya eligió a la dupla actoral de El club de los desahuciados (Dallas Buyers Club) -Mathew McConaughey, Mejor Actor, y Jared Leto. Mejor Actor de Reparto- como los ganadores.

A Paula le gustaría que HER sea “el tapado” que sorprenda en la noche de los Oscar, dice que se quedó con las ganas de ver a Emma Thompson entre las nominadas (por El sueño de Walt), pero celebraría el Oscar para Judi Dench (Philomena). Para ella, El lobo de Wall Street sería “una película más” si no fuera por Leonardo DiCaprio y quiere ver a su compañero de reparto, otra vez Jonah Hill, levantar la estatuilla. 

La canción “The moon song” de Karen O, de la película HER. 

El trailer de Capitán Phillips.

Mathew McConaughey y Jared Leto en El club de los desahuciados.

En El lobo de Wall Street, Di Caprio y McConaughey

 

 

Ella los prefiere jovenes

¿Qué estabas haciendo a los 31 años? ¿Tenías una carrera, una familia, ideas formadas, una vida armada? Susan Sa­randon tenía esa edad –y todas esas co­sas– cuando Jonathan Bricklin, su novio actual, aún gateaba y andaba en pañales. Desde 2009 que hay rumores de su relación, pero recién ahora ella lo admitió (o algo así). Ella tiene 67 y él, 36. Desde que la actriz se separó de Tim Robbins –su pareja anterior, con quien estuvo durante 23 años– Su­san y Jonathan son “socios”, literalmente. Juntos tienen un bar de ping pong en Nueva York.  Pero ahora, en una entrevista con la revista AARP, Susan dijo: “Jonathan y yo colabo­ramos en diferentes cosas. Eso quiere decir muchas cosas”. Ambigua, sí. Pero cuando le preguntaron si eso quería decir que estaban en una relación romántica, respondió: “Sí, creo que sí”.

En Estados Unidos hay una palabra para llamar a las mujeres que están con hombres mucho más jóvenes: les dicen cougar, que significa “puma”. No es la primera vez que Sarandon entra en esa categoría. Tim Robbins –padre de dos de sus tres hijos– tenía 12 años menos que ella.

LA MUJER PUMA. ¿Qué tienen en común Leonardo DiCaprio, Clint Eastwood, Michael Douglas, Al Pacino y Johnny Depp? Sí, que son muy buenos actores. Pero, ¿además? Todos ellos tienen novias significativamente más jóvenes.  ¿Qué tienen de diferente con Susan Sarandon? Que el caso de ella llama muchísimo más la atención. Estamos más acostumbrados al com­bo hombre mayor-mujer joven que a la inversa (si bien, hay que decirlo, el caso de Susan tiene el “agravante” de que él parece de 20). Puede ser que antes hubiese menos casos, que los hubiera pero fueran más escondidos o una combinación de ambas. Sin embargo, que las hay… las hay. ¿Qué hace que a una mujer la atraiga un hombre más joven? ¿Es un espejo rejuvenecedor? ¿Es la última chance de divertirse? ¿O puede ser sólo amor, del bueno, del verdadero, del que no pone reparos a la edad? Pasa en Hollywood… ¿Pasa en “la vida real”? Sí, definitivamente. Elena tiene 35 años y una predisposición involuntaria a salir con hombres más jóvenes. “Es algo que se da, no es que lo busque a propósito. En un asado puede haber diez tipos de mi edad y uno de veintipico y yo, sin saberlo, termino pegando onda con ese”, asegura. El caso más extremo fue cuando ella tenía 33 y salió durante un año con un chico de 21.

El término cougar, justamente, remite a una mujer con actitud, que sabe lo que quiere, que avista a su presa y caza con sus garras. “La mujer hoy trabaja, alcanzó cierta igualdad con respecto al hombre y a lo mejor ya no tiene ese mandato psicológico de buscar un hombre que la proteja”, arriesga Marcela (40), que tuvo en el pasado una relación con un hombre 11 años más joven.

¿Será lo de Susan Sarandon una segunda ju­ventud, una forma de revivir tiempos que ya pasaron? ¿Serán auténticas ganas de divertirse, más allá de la edad y las etapas de la vida? ¿O, de nuevo, podemos pensar que es amor, liso y llano, sin segundas intenciones? Ella sabrá. Lo que podemos saber nosotras, mientras tanto, es que es una mujer a la que no le importa demasia­do lo que piensen los demás. En una entrevista con Entertainment Weekly, le preguntaron si le molesta que le digan cougar, y ella respondió: “No, ¡me encanta!”.

¿Qué estabas haciendo a los 31 años? ¿Tenías una carrera, una familia, ideas formadas, una vida armada? Susan Sa­randon tenía esa edad –y todas esas co­sas– cuando Jonathan Bricklin, su novio actual, aún gateaba y andaba en pañales. Desde 2009 que hay rumores de su relación, pero recién ahora ella lo admitió (o algo así). Ella tiene 67 y él, 36. Desde que la actriz se separó de Tim Robbins –su pareja anterior, con quien estuvo durante 23 años– Su­san y Jonathan son “socios”, literalmente. Juntos tienen un bar de ping pong en Nueva York.  Pero ahora, en una entrevista con la revista AARP, Susan dijo: “Jonathan y yo colabo­ramos en diferentes cosas. Eso quiere decir muchas cosas”. Ambigua, sí. Pero cuando le preguntaron si eso quería decir que estaban en una relación romántica, respondió: “Sí, creo que sí”.

En Estados Unidos hay una palabra para llamar a las mujeres que están con hombres mucho más jóvenes: les dicen cougar, que significa “puma”. No es la primera vez que Sarandon entra en esa categoría. Tim Robbins –padre de dos de sus tres hijos– tenía 12 años menos que ella.

LA MUJER PUMA. ¿Qué tienen en común Leonardo DiCaprio, Clint Eastwood, Michael Douglas, Al Pacino y Johnny Depp? Sí, que son muy buenos actores. Pero, ¿además? Todos ellos tienen novias significativamente más jóvenes.  ¿Qué tienen de diferente con Susan Sarandon? Que el caso de ella llama muchísimo más la atención. Estamos más acostumbrados al com­bo hombre mayor-mujer joven que a la inversa (si bien, hay que decirlo, el caso de Susan tiene el “agravante” de que él parece de 20). Puede ser que antes hubiese menos casos, que los hubiera pero fueran más escondidos o una combinación de ambas. Sin embargo, que las hay… las hay. ¿Qué hace que a una mujer la atraiga un hombre más joven? ¿Es un espejo rejuvenecedor? ¿Es la última chance de divertirse? ¿O puede ser sólo amor, del bueno, del verdadero, del que no pone reparos a la edad? Pasa en Hollywood… ¿Pasa en “la vida real”? Sí, definitivamente. Elena tiene 35 años y una predisposición involuntaria a salir con hombres más jóvenes. “Es algo que se da, no es que lo busque a propósito. En un asado puede haber diez tipos de mi edad y uno de veintipico y yo, sin saberlo, termino pegando onda con ese”, asegura. El caso más extremo fue cuando ella tenía 33 y salió durante un año con un chico de 21.

El término cougar, justamente, remite a una mujer con actitud, que sabe lo que quiere, que avista a su presa y caza con sus garras. “La mujer hoy trabaja, alcanzó cierta igualdad con respecto al hombre y a lo mejor ya no tiene ese mandato psicológico de buscar un hombre que la proteja”, arriesga Marcela (40), que tuvo en el pasado una relación con un hombre 11 años más joven.

¿Será lo de Susan Sarandon una segunda ju­ventud, una forma de revivir tiempos que ya pasaron? ¿Serán auténticas ganas de divertirse, más allá de la edad y las etapas de la vida? ¿O, de nuevo, podemos pensar que es amor, liso y llano, sin segundas intenciones? Ella sabrá. Lo que podemos saber nosotras, mientras tanto, es que es una mujer a la que no le importa demasia­do lo que piensen los demás. En una entrevista con Entertainment Weekly, le preguntaron si le molesta que le digan cougar, y ella respondió: “No, ¡me encanta!”.

Sex and the City: una década

El 2014 es un año de grandes aniversarios, y el momento de recordar y volver a admirar series que marcaron un antes y un después en la televisión. Ya pasaron los 20 años de Friends, y hoy es el turno de Sex and the City, cuyo final cumple 10 años, el 22 de febrero.

Fue una serie que, a lo largo de seis temporadas y noventa y cuatro capítulos, convirtió las andanzas de sus cuatro protagonistas, Carrie Bradshaw, Samantha, Charlotte y Miranda, en cuestión universal. Sus historias cautivaron a millones de mujeres alrededor del mundo.

¿SABES TODO DE SEX AND THE CITY?. La serie está basada en el libro homónimo escrito por la periodista Candace Bushnell, columnista del New York Observer, que se dedicó a relatar la vida sexual de los habitantes de Nueva York. Después que sacó a la venta su libro, un best-seller instantáneo, la cadena HBO no tardó en idear la serie, que en sus 6 años de duración fue nominada a 50 premios Emmy y a 24 premios Globo de Oro.

Cuando se convocó al casting, el papel de Samantha Jones se le ofreció a la actriz Kim Cattrall quien lo rechazó dos veces. Tuvo que intervenir el novio del creador de la serie, Darren Star, quien la convenció para que grabara al menos el capítulo piloto. Cynthia Nixon, quien actúa de Miranda en la serie –“la colorada” del grupo- en realidad es rubia y no tiene piercings en sus orejas. Todo fue parte de la construcción del personaje.

Otra curiosidad es que en el contrato de la serie que firmó, Sarah Jessica Parker incluyó una cláusula especial: ella no iba a hacer desnudos totales. Y así se cumplió, por lo que de las cuatro amigas, ella es la que única que no muestra nada más allá de la ropa interior. Cuando quedó embarazada, los productores no quisieron convertir a su personaje en mamá, así que los diseñadores de vestuario tuvieron ver la forma de disimular su panza, y por esa misma razón, la quinta temporada sólo duro 8 capítulos, a la espera de que la actriz tuviese a su bebe. En cambio, en el caso de Cynthia Nixon, que también se quedó embarazada, incorporó su estado a la ficción, y su personaje tuvo un bebé.

LAS PROTAGONISTAS HOY. Una vez terminada la serie, las protagonistas continuaron las historia a través de las películas de la serie: Sex and the City 1 (2008) y la segunda en 2010. En paralelo, algunas lograron despegar su carrera de la serie y otras no. A Sarah Jessica Parker (Carrie Bradshaw), considerada una it girl de Hollywood, se la vio aparecer en varias películas como “La joya de la familia” (2005) , por la que recibió un Globo de Oro y “Novia por contrato” (2006). Además, desde 2009 es dueña de una compañía de producción llamada Pretty Matches, que genera contenidos para HBO y otros canales. Kristin Davis (Charlotte York) participó en algunas películas como “Todo Incluido” (2009), siempre en personajes secundarios y lanzó su propia línea de ropa y accesorios. Cynthia Nixon (Miranda Hobbes) y Kim Cattral (Samantha Jones) fueron las que tuvieron menos despegue después de la serie, con apariciones esporádicas en películas, series e incursionaron en teatro.

NO HAY DOS SIN TRES… Respondiendo a comentarios que Sarah Jessica Parker hizo a la revista InStyle en enero pasado donde aseguró que aún queda un capítulo más en la historia, Michael Patrick King, productor ejecutivo de la serie, abrió la puerta a la posibilidad de una tercera película. “Son cuatro chicas y esas chicas siguen en mi mente. Hay otras historias que contar y personajes que aún no han sido escritos”, dijo, aunque no específico una fecha.

Mientras tanto tendremos que conformarnos con ver los viejos capítulos que continúan siendo parte de la programación de Cosmopolitan o para las generaciones más jóvenes la nueva serie “The Carrie Diaries”, que cuenta la vida del personaje de Carrie Bradshaw en sus años escolares, antes de su ida a vivir a Nueva York y de su encuentro con tres grandes amigas.

Escena del capítulo “Podría, habría, debería”

Escena del capítulo The Way We Were

Escena del último capítulo. Una chica norteamericana en París –Parte 1.

 

 

El 2014 es un año de grandes aniversarios, y el momento de recordar y volver a admirar series que marcaron un antes y un después en la televisión. Ya pasaron los 20 años de Friends, y hoy es el turno de Sex and the City, cuyo final cumple 10 años, el 22 de febrero.

Fue una serie que, a lo largo de seis temporadas y noventa y cuatro capítulos, convirtió las andanzas de sus cuatro protagonistas, Carrie Bradshaw, Samantha, Charlotte y Miranda, en cuestión universal. Sus historias cautivaron a millones de mujeres alrededor del mundo.

¿SABES TODO DE SEX AND THE CITY?. La serie está basada en el libro homónimo escrito por la periodista Candace Bushnell, columnista del New York Observer, que se dedicó a relatar la vida sexual de los habitantes de Nueva York. Después que sacó a la venta su libro, un best-seller instantáneo, la cadena HBO no tardó en idear la serie, que en sus 6 años de duración fue nominada a 50 premios Emmy y a 24 premios Globo de Oro.

Cuando se convocó al casting, el papel de Samantha Jones se le ofreció a la actriz Kim Cattrall quien lo rechazó dos veces. Tuvo que intervenir el novio del creador de la serie, Darren Star, quien la convenció para que grabara al menos el capítulo piloto. Cynthia Nixon, quien actúa de Miranda en la serie –“la colorada” del grupo- en realidad es rubia y no tiene piercings en sus orejas. Todo fue parte de la construcción del personaje.

Otra curiosidad es que en el contrato de la serie que firmó, Sarah Jessica Parker incluyó una cláusula especial: ella no iba a hacer desnudos totales. Y así se cumplió, por lo que de las cuatro amigas, ella es la que única que no muestra nada más allá de la ropa interior. Cuando quedó embarazada, los productores no quisieron convertir a su personaje en mamá, así que los diseñadores de vestuario tuvieron ver la forma de disimular su panza, y por esa misma razón, la quinta temporada sólo duro 8 capítulos, a la espera de que la actriz tuviese a su bebe. En cambio, en el caso de Cynthia Nixon, que también se quedó embarazada, incorporó su estado a la ficción, y su personaje tuvo un bebé.

LAS PROTAGONISTAS HOY. Una vez terminada la serie, las protagonistas continuaron las historia a través de las películas de la serie: Sex and the City 1 (2008) y la segunda en 2010. En paralelo, algunas lograron despegar su carrera de la serie y otras no. A Sarah Jessica Parker (Carrie Bradshaw), considerada una it girl de Hollywood, se la vio aparecer en varias películas como “La joya de la familia” (2005) , por la que recibió un Globo de Oro y “Novia por contrato” (2006). Además, desde 2009 es dueña de una compañía de producción llamada Pretty Matches, que genera contenidos para HBO y otros canales. Kristin Davis (Charlotte York) participó en algunas películas como “Todo Incluido” (2009), siempre en personajes secundarios y lanzó su propia línea de ropa y accesorios. Cynthia Nixon (Miranda Hobbes) y Kim Cattral (Samantha Jones) fueron las que tuvieron menos despegue después de la serie, con apariciones esporádicas en películas, series e incursionaron en teatro.

NO HAY DOS SIN TRES… Respondiendo a comentarios que Sarah Jessica Parker hizo a la revista InStyle en enero pasado donde aseguró que aún queda un capítulo más en la historia, Michael Patrick King, productor ejecutivo de la serie, abrió la puerta a la posibilidad de una tercera película. “Son cuatro chicas y esas chicas siguen en mi mente. Hay otras historias que contar y personajes que aún no han sido escritos”, dijo, aunque no específico una fecha.

Mientras tanto tendremos que conformarnos con ver los viejos capítulos que continúan siendo parte de la programación de Cosmopolitan o para las generaciones más jóvenes la nueva serie “The Carrie Diaries”, que cuenta la vida del personaje de Carrie Bradshaw en sus años escolares, antes de su ida a vivir a Nueva York y de su encuentro con tres grandes amigas.

Escena del capítulo “Podría, habría, debería”

Escena del capítulo The Way We Were

Escena del último capítulo. Una chica norteamericana en París –Parte 1.

 

 

Benito y Violetta: la fórmula del éxito

Un rugido en medio del cemento, así se despachó Benito Fernández en la apertura de BAFWEEK otoño-invierno 2014. Con Martina “Violetta” Stoessel como invitada especial sobre la pasarela, el designer abrió la semana de la moda porteña con una propuesta que supo combinar las estampas y las texturas a su manera, con toques de color.

Verde musgo, colorado y negro se impusieron en la colección de otoño invierno que Benito presentó el Alcorta Shopping bajo el hashtag #BenitoAnimalEnAlcorta.

Te mostramos algunos de los look y los videos de lo que pasó.

El desfile

Martina Stoessel en pasarela

El cierre

 

Un rugido en medio del cemento, así se despachó Benito Fernández en la apertura de BAFWEEK otoño-invierno 2014. Con Martina “Violetta” Stoessel como invitada especial sobre la pasarela, el designer abrió la semana de la moda porteña con una propuesta que supo combinar las estampas y las texturas a su manera, con toques de color.

Verde musgo, colorado y negro se impusieron en la colección de otoño invierno que Benito presentó el Alcorta Shopping bajo el hashtag #BenitoAnimalEnAlcorta.

Te mostramos algunos de los look y los videos de lo que pasó.

El desfile

Martina Stoessel en pasarela

El cierre

 

Jared Leto, el regreso

No hago películas desde hace un tiempo, por eso no sabía si alguna vez iba a volver. Me siento feliz de haberlo hecho y de que ese film haya sido Dallas Bu­yers Club. No puedo imaginar una mejor manera de retornar”, declaró Jared Leto. Después de cinco años alejado de la pantalla, el actor vol­vió por la puerta grande y se despachó con un papel que quedará en el recuerdo. Su trabajo en la multipremiada  Dallas Buyers Club ya le valió un Golden Globe a Mejor Actor de Repar­to y sendas estatuillas en los SAG Awards y Critic’s Choice Awards. En él, Jared le da vida a Rayon, un transexual que marca la diferencia en la vida del homofóbico Ron Woodroof (un inspirado Matthew McConaughey) en los años ‘80. Sólo le queda pendiente el Oscar y ya está nominado, una suerte de gloria actoral que sus fans nunca necesitaron. Con su estilo rockstar y sus increíbles ojos azules se convirtió en imagen de la fragancia Hugo Red de Hugo Boss. Admiradoras no le faltan, Leto se transformó en uno de los solteros más codiciados de la temporada. Y con un prontuario amoroso que incluye a Cameron Diaz, Scarlett Johansson y una seguidilla de modelos, no faltó quien en los últimos eventos le adjudicara romances con Ta­ylor Swift y con la actriz de Games of Thrones, Emilia Clarke, dos de las tantas chicas que se acercaron a felicitarlo por su actuación. Seductor nato, Jared sigue enamorando.

EL CAMALEON. Con 42 años, es un gran co­nocedor de Hollywood. Comenzó desde muy joven y en los ‘90 se transformó en un ídolo juvenil. Films como Leyenda urbana (1998), Girl interrupted (1999) y La habitación del pá­nico (2002, con Jodie Foster) lo pusieron en el centro de la acción. Se dio el gusto de trabajar para Oliver Stone en Alexander (2004) y, aun cuando participó en películas buenas, malas y regulares, su talento jamás fue puesto en duda. Con el paso del tiempo, comenzó a forjarse fama de actor excéntrico y de involucrarse al máximo con sus personajes. Así lo hizo en Dallas Buyers Club, el film que logró sacarlo de su retiro. En sólo tres semanas adelgazó 25 kilos para dar con el physique du rôle requerido. Y para Leto, ningún esfuerzo es demasiado. Cuando interpretó al corredor olímpico Steve Prefontaine en Prefontaine (1997) se convirtió en un atleta más. Lo opuesto vivió por Chapter 27 (2007, la biopic sobre Mark David Chapman, el asesino de John Lennon) por la cual subió 30 kilos y necesitó de una silla de ruedas para movilizarse.

ACTUAR O CANTAR, ESA ES LA CUES­TION. El hijo pródigo regresa. Y es que, en pleno vértigo de la fama –a fines de los ‘90–, Jared optó por bajarse un poco del tren de la actuación y creó junto a su hermano mayor Shan­non la banda de rock alternativo 30 seconds to Mars. Muy por el contrario de lo que sucedió con otros colegas que intentaron hacerse camino rockeando, 30 seconds… generó tal éxito que se convirtió en su prioridad. El actor se aferró al idioma universal de la música.

Por su banda el actor comenzó a dejar pasar trabajos (guiones de chico lindo se agolpaban en su puerta) para componer y darle más tiempo a los ensayos, grabaciones y a la producción de videos. Récord en sus giras y un fenómeno con más 10 millones de álbumes vendidos, 30 seconds to Mars lo hizo recorrer el mundo y llegar a ciuda­des donde pocos de sus colegas hollywoodenses llegaron. Justamente una de esas giras –Love, Lust, Faith and Dreams– lo depositará el 18 de mayo en nuestro país. Leto y su banda tocarán en el Luna Park.

Con el paso de los años, Jared aprendió a equi­librar sus dos profesiones y a sacar lo mejor de cada una. Asistió con su banda a la última en­trega de lo Grammy y seguramente será a ellos a quienes dedique parte del Oscar que está por venir por su faceta actoral. “El trabajo duro tiene retribución”, señaló ante los rumores que asegu­ran que la estatuilla será para él. Las apuestas ya están en marcha y el 2 de marzo en el Dolby Theatre se develará todo. Por si quedaban dudas, Jared Leto está de regreso.

No hago películas desde hace un tiempo, por eso no sabía si alguna vez iba a volver. Me siento feliz de haberlo hecho y de que ese film haya sido Dallas Bu­yers Club. No puedo imaginar una mejor manera de retornar”, declaró Jared Leto. Después de cinco años alejado de la pantalla, el actor vol­vió por la puerta grande y se despachó con un papel que quedará en el recuerdo. Su trabajo en la multipremiada  Dallas Buyers Club ya le valió un Golden Globe a Mejor Actor de Repar­to y sendas estatuillas en los SAG Awards y Critic’s Choice Awards. En él, Jared le da vida a Rayon, un transexual que marca la diferencia en la vida del homofóbico Ron Woodroof (un inspirado Matthew McConaughey) en los años ‘80. Sólo le queda pendiente el Oscar y ya está nominado, una suerte de gloria actoral que sus fans nunca necesitaron. Con su estilo rockstar y sus increíbles ojos azules se convirtió en imagen de la fragancia Hugo Red de Hugo Boss. Admiradoras no le faltan, Leto se transformó en uno de los solteros más codiciados de la temporada. Y con un prontuario amoroso que incluye a Cameron Diaz, Scarlett Johansson y una seguidilla de modelos, no faltó quien en los últimos eventos le adjudicara romances con Ta­ylor Swift y con la actriz de Games of Thrones, Emilia Clarke, dos de las tantas chicas que se acercaron a felicitarlo por su actuación. Seductor nato, Jared sigue enamorando.

EL CAMALEON. Con 42 años, es un gran co­nocedor de Hollywood. Comenzó desde muy joven y en los ‘90 se transformó en un ídolo juvenil. Films como Leyenda urbana (1998), Girl interrupted (1999) y La habitación del pá­nico (2002, con Jodie Foster) lo pusieron en el centro de la acción. Se dio el gusto de trabajar para Oliver Stone en Alexander (2004) y, aun cuando participó en películas buenas, malas y regulares, su talento jamás fue puesto en duda. Con el paso del tiempo, comenzó a forjarse fama de actor excéntrico y de involucrarse al máximo con sus personajes. Así lo hizo en Dallas Buyers Club, el film que logró sacarlo de su retiro. En sólo tres semanas adelgazó 25 kilos para dar con el physique du rôle requerido. Y para Leto, ningún esfuerzo es demasiado. Cuando interpretó al corredor olímpico Steve Prefontaine en Prefontaine (1997) se convirtió en un atleta más. Lo opuesto vivió por Chapter 27 (2007, la biopic sobre Mark David Chapman, el asesino de John Lennon) por la cual subió 30 kilos y necesitó de una silla de ruedas para movilizarse.

ACTUAR O CANTAR, ESA ES LA CUES­TION. El hijo pródigo regresa. Y es que, en pleno vértigo de la fama –a fines de los ‘90–, Jared optó por bajarse un poco del tren de la actuación y creó junto a su hermano mayor Shan­non la banda de rock alternativo 30 seconds to Mars. Muy por el contrario de lo que sucedió con otros colegas que intentaron hacerse camino rockeando, 30 seconds… generó tal éxito que se convirtió en su prioridad. El actor se aferró al idioma universal de la música.

Por su banda el actor comenzó a dejar pasar trabajos (guiones de chico lindo se agolpaban en su puerta) para componer y darle más tiempo a los ensayos, grabaciones y a la producción de videos. Récord en sus giras y un fenómeno con más 10 millones de álbumes vendidos, 30 seconds to Mars lo hizo recorrer el mundo y llegar a ciuda­des donde pocos de sus colegas hollywoodenses llegaron. Justamente una de esas giras –Love, Lust, Faith and Dreams– lo depositará el 18 de mayo en nuestro país. Leto y su banda tocarán en el Luna Park.

Con el paso de los años, Jared aprendió a equi­librar sus dos profesiones y a sacar lo mejor de cada una. Asistió con su banda a la última en­trega de lo Grammy y seguramente será a ellos a quienes dedique parte del Oscar que está por venir por su faceta actoral. “El trabajo duro tiene retribución”, señaló ante los rumores que asegu­ran que la estatuilla será para él. Las apuestas ya están en marcha y el 2 de marzo en el Dolby Theatre se develará todo. Por si quedaban dudas, Jared Leto está de regreso.

Bafta: “Oscars a la inglesa”

Se entregaron los premios BAFTA del cine británico, en el Royal Opera House de Londres, y la gran triunfadora de la noche fue “Gravedad”, del mexicano Alfonso Cuarón, que se llevó 6 premios, incluyendo el de Mejor Director. También ganó en las categorías sonido, música original, efectos especiales, fotografía y mejor película británica. Pero el premio a la Mejor Película fue para “12 años de esclavitud”, del director británico Steve McQueen, protagonizada por Chiwetel Ejiofor, que se llevó el galardón al Mejor Actor.

También recibió dos premios “Escándalo americano”, al Mejor Guión y Jennifer Lawrence ganó el BAFTA a la Mejor Actriz Secundaria. El premio a la Mejor Actriz fue para Cate Blanchett por su interpretación en “Blue Jasmine” de Woody Allen, y se lo dedicó al actor recientemente fallecido Phillip Seymour Hoffman.  

Párrafo aparte para Angelina Jolie y Brad Pitt, que llegaron a tono y con “onda dandy”: ella con un conjunto de Saint Laurent y joyas de Tiffany & Co, y él by Valentino.

La sorpresa de la noche: el príncipe William de Inglaterra fue al evento  para entregar el BAFTA honorífico a Helen Mirren por su trayectoria. La actriz fue su abuela en la ficción en la biopic “The Queen”.

Se entregaron los premios BAFTA del cine británico, en el Royal Opera House de Londres, y la gran triunfadora de la noche fue “Gravedad”, del mexicano Alfonso Cuarón, que se llevó 6 premios, incluyendo el de Mejor Director. También ganó en las categorías sonido, música original, efectos especiales, fotografía y mejor película británica. Pero el premio a la Mejor Película fue para “12 años de esclavitud”, del director británico Steve McQueen, protagonizada por Chiwetel Ejiofor, que se llevó el galardón al Mejor Actor.

También recibió dos premios “Escándalo americano”, al Mejor Guión y Jennifer Lawrence ganó el BAFTA a la Mejor Actriz Secundaria. El premio a la Mejor Actriz fue para Cate Blanchett por su interpretación en “Blue Jasmine” de Woody Allen, y se lo dedicó al actor recientemente fallecido Phillip Seymour Hoffman.  

Párrafo aparte para Angelina Jolie y Brad Pitt, que llegaron a tono y con “onda dandy”: ella con un conjunto de Saint Laurent y joyas de Tiffany & Co, y él by Valentino.

La sorpresa de la noche: el príncipe William de Inglaterra fue al evento  para entregar el BAFTA honorífico a Helen Mirren por su trayectoria. La actriz fue su abuela en la ficción en la biopic “The Queen”.