Postres de verano

Helado de melón casero con papaya

Ingredientes (para 4 porciones): 1 melón; 1 papaya; 4 cdas. de azúcar; jugo de 1 limón; 1 ramo de hojas de menta fresca y 200 cm3 de vino torrontés. Preparación: sacá bolitas del melón y de la papaya con una cucharita redonda (las que se usan para papas noisette), colocá 24 bolitas de melón y todas las de papaya en una placa y llevá al freezer. Aparte procesá el melón que sobró más lo que quedó en la cáscara junto con el azúcar, el limón y un ramo de hojas de menta. Llevá al freezer. Al momento de servir distribuí primero el helado de melón y menta en cuatro copas, luego las bolitas de fruta congelada y agregá el vino. Serví enseguida con hojas de menta como decoración.

Tarta de mango con coco

Ingredientes (para 8 porciones): para la masa: 125 g de harina; 65 g de manteca fría; 30 g de azúcar; 40 g de coco rallado y 1 huevo; 35 cm3 de agua fría. Para el relleno: 2 mangos; 75 cm3 de jugo de naranja; 30 g + 100 g de azúcar; 3 huevos; 50 g de almidón de maíz; 400 cm3 de leche de coco y 200 cm3 de crema. Para la decoración: tiras de coco tostado (o coco rallado tostado al horno), azúcar impalpable para espolvorear. Preparación: para la masa tamizá la harina en un bowl e incorporá la manteca desmenuzándola con las manos. Agregá el azúcar y el coco rallado y formá la masa con el huevo y el agua hasta obtener un bollo firme. Amasalo apenas, envolvelo en papel film y llevá a la heladera durante 30’. Estirá la masa con un palote y forrá una tartera cuadrada de 24 cm de lado (con fondo desmontable). Cubrí la masa con papel manteca y luego con porotos o garbanzos y horneá a fuego mediano (180ºC) unos 15’. Retirá el papel y las legumbres y terminá la cocción a fuego bajo unos 10 a 15’ más, hasta que esté apenas dorada. Por otra parte, pelá y cortá el mango en rodajas finas. Herví 5’ con el jugo de naranja y 30 g de azúcar y dejá enfriar. Batí los huevos con 100 g de azúcar. Calentá la leche de coco y cuando hierva agregá la crema mezclada con el almidón de maíz. Cociná hasta que espese, dejá entibiar y mezclala con los huevos. Distribuí en la base de la tarta las tajadas de mango escurridas y agregá el jugo a la preparación de huevos. Verté sobre el mango y horneá 30’ a fuego mediano, hasta que apenas esté firme. Dejá enfriar en el horno y decorá con las tiras de coco tostado y espolvoreá con azúcar impalpable.

Semifreddo de mascarpone con salsa de naranjas

Ingredientes (para 4 porciones): 2 huevos; almíbar hecho con 125 g de azúcar, 100 cm3 de agua y 50 cm3 de jugo de mandarina; 1 sobre de gelatina sin sabor diluido en 2 o 3 cdas. de agua frío; 400 g de queso mascarpone o queso crema; 4 naranjas; 2 pomelos; el jugo de 2 mandarinas y 4 cdas. de azúcar. Preparación: batí los huevos, agregá el almíbar en forma de hilo y luego la gelatina sin sabor, continuá batiendo hasta que la preparación se enfríe. Agregá el mascarpone o el queso crema, mezclá y distribuí en cuatro moldes. Llevá a la heladera hasta que estén firmes y luego pasalo al freezer por 1 hora antes de servir. Para las cascaritas de naranja: pelá las naranjas y los pomelos a vivo (sin hollejos), reservá las cáscaras y retirá los gajos. Aparte exprimí los esqueletos de las naranjas y los pomelos para obtener todo el jugo. Conservalos tapados y separados. Retirá toda la parte blanca de las cáscaras de naranja, cortalas en tiritas, colocalas en agua fría, calentá en una olla y cuando suelte el hervor escurrilas y repetí dos veces más la técnica (esto permite que las cascaritas queden tiernas). Luego hervilas 5’ a fuego mínimo con el jugo de mandarina y el azúcar. Agregá los jugos reservados y cociná un momento más para que se reduzca y se espese un poco. Para servir desmoldá los semifreddos, colocá los gajos de naranja y de pomelo alrededor y colocá encima las cascaritas y su almíbar.

Helado de duraznos con duraznos frescos

Ingredientes (para 4 porciones): un almíbar hecho con 150 g de azúcar y 150 cm3 de agua; 100 cm3 de vino rosado; 1 k de duraznos; jugo de 1 limón; 4 cdas. de azúcar y hojas frescas de cedrón o menta. Preparación: agregá el vino al almíbar y dejá cocinar un momento para evaporar el alcohol. Dejá enfriar. Pasá los duraznos por agua hirviendo y pelalos. Cortá cuatro en cubitos y mezclalos con el jugo de limón y el azúcar. Reservá en la heladera. El resto licualo con el almíbar preparado. Colocalo en una bandeja plana en el freezer. A medida que se vaya congelando removelo con un tenedor para que se haga helado, pero que no quede duro (puede quedar como cristales o algo cremoso). Serví en copas altas alternando granita y cubitos de duraznos mezclados con hojitas de menta o cedrón.

Helado de melón casero con papaya

Ingredientes (para 4 porciones): 1 melón; 1 papaya; 4 cdas. de azúcar; jugo de 1 limón; 1 ramo de hojas de menta fresca y 200 cm3 de vino torrontés. Preparación: sacá bolitas del melón y de la papaya con una cucharita redonda (las que se usan para papas noisette), colocá 24 bolitas de melón y todas las de papaya en una placa y llevá al freezer. Aparte procesá el melón que sobró más lo que quedó en la cáscara junto con el azúcar, el limón y un ramo de hojas de menta. Llevá al freezer. Al momento de servir distribuí primero el helado de melón y menta en cuatro copas, luego las bolitas de fruta congelada y agregá el vino. Serví enseguida con hojas de menta como decoración.

Tarta de mango con coco

Ingredientes (para 8 porciones): para la masa: 125 g de harina; 65 g de manteca fría; 30 g de azúcar; 40 g de coco rallado y 1 huevo; 35 cm3 de agua fría. Para el relleno: 2 mangos; 75 cm3 de jugo de naranja; 30 g + 100 g de azúcar; 3 huevos; 50 g de almidón de maíz; 400 cm3 de leche de coco y 200 cm3 de crema. Para la decoración: tiras de coco tostado (o coco rallado tostado al horno), azúcar impalpable para espolvorear. Preparación: para la masa tamizá la harina en un bowl e incorporá la manteca desmenuzándola con las manos. Agregá el azúcar y el coco rallado y formá la masa con el huevo y el agua hasta obtener un bollo firme. Amasalo apenas, envolvelo en papel film y llevá a la heladera durante 30’. Estirá la masa con un palote y forrá una tartera cuadrada de 24 cm de lado (con fondo desmontable). Cubrí la masa con papel manteca y luego con porotos o garbanzos y horneá a fuego mediano (180ºC) unos 15’. Retirá el papel y las legumbres y terminá la cocción a fuego bajo unos 10 a 15’ más, hasta que esté apenas dorada. Por otra parte, pelá y cortá el mango en rodajas finas. Herví 5’ con el jugo de naranja y 30 g de azúcar y dejá enfriar. Batí los huevos con 100 g de azúcar. Calentá la leche de coco y cuando hierva agregá la crema mezclada con el almidón de maíz. Cociná hasta que espese, dejá entibiar y mezclala con los huevos. Distribuí en la base de la tarta las tajadas de mango escurridas y agregá el jugo a la preparación de huevos. Verté sobre el mango y horneá 30’ a fuego mediano, hasta que apenas esté firme. Dejá enfriar en el horno y decorá con las tiras de coco tostado y espolvoreá con azúcar impalpable.

Semifreddo de mascarpone con salsa de naranjas

Ingredientes (para 4 porciones): 2 huevos; almíbar hecho con 125 g de azúcar, 100 cm3 de agua y 50 cm3 de jugo de mandarina; 1 sobre de gelatina sin sabor diluido en 2 o 3 cdas. de agua frío; 400 g de queso mascarpone o queso crema; 4 naranjas; 2 pomelos; el jugo de 2 mandarinas y 4 cdas. de azúcar. Preparación: batí los huevos, agregá el almíbar en forma de hilo y luego la gelatina sin sabor, continuá batiendo hasta que la preparación se enfríe. Agregá el mascarpone o el queso crema, mezclá y distribuí en cuatro moldes. Llevá a la heladera hasta que estén firmes y luego pasalo al freezer por 1 hora antes de servir. Para las cascaritas de naranja: pelá las naranjas y los pomelos a vivo (sin hollejos), reservá las cáscaras y retirá los gajos. Aparte exprimí los esqueletos de las naranjas y los pomelos para obtener todo el jugo. Conservalos tapados y separados. Retirá toda la parte blanca de las cáscaras de naranja, cortalas en tiritas, colocalas en agua fría, calentá en una olla y cuando suelte el hervor escurrilas y repetí dos veces más la técnica (esto permite que las cascaritas queden tiernas). Luego hervilas 5’ a fuego mínimo con el jugo de mandarina y el azúcar. Agregá los jugos reservados y cociná un momento más para que se reduzca y se espese un poco. Para servir desmoldá los semifreddos, colocá los gajos de naranja y de pomelo alrededor y colocá encima las cascaritas y su almíbar.

Helado de duraznos con duraznos frescos

Ingredientes (para 4 porciones): un almíbar hecho con 150 g de azúcar y 150 cm3 de agua; 100 cm3 de vino rosado; 1 k de duraznos; jugo de 1 limón; 4 cdas. de azúcar y hojas frescas de cedrón o menta. Preparación: agregá el vino al almíbar y dejá cocinar un momento para evaporar el alcohol. Dejá enfriar. Pasá los duraznos por agua hirviendo y pelalos. Cortá cuatro en cubitos y mezclalos con el jugo de limón y el azúcar. Reservá en la heladera. El resto licualo con el almíbar preparado. Colocalo en una bandeja plana en el freezer. A medida que se vaya congelando removelo con un tenedor para que se haga helado, pero que no quede duro (puede quedar como cristales o algo cremoso). Serví en copas altas alternando granita y cubitos de duraznos mezclados con hojitas de menta o cedrón.

Los looks de los American Music Awards 2013

La entrega de los American Music Awards 2013 lo tuvo todo: shows en vivo, homenajes, grandes ganadores y por supuesto los mejores looks en la ceremonia que se realizó  en el Teatro Nokia en Los Ángeles.

¿Los destacados de la noche? El Homenaje a Celia Cruz de parte de Jennifer Lopez que cantó tres temas de la reina de la salsa. Pitbull, además de ser el conductor de la noche, se subió a cantar junto a Ke$ha y Katy Perry también se animó al show y presentó su sencillo Unconditionally.

¿La gran premiada? Taylor Swift que fue la ganadora a Mejor Artista del Año y Justin Timberlake que se llevó tres premios entre ellos a Mejor Artista Masculino Pop/Rock mientras que Rihanna se destacó como Mejor Artista Femenino de Soul/R&B'.

Una perlita: La entrada triunfal de Lady Gaga, como nunca falta en los eventos que asiste, vestida de Versace en un caballo (de mentira), que se movía por dos hombres lookeados de blanco.

Una vez más, un evento en que no falta nada, sobre todo glamour… Por eso te mostramos la galería con los mejores looks para que opines. ¿Qué te parecen? 

La entrega de los American Music Awards 2013 lo tuvo todo: shows en vivo, homenajes, grandes ganadores y por supuesto los mejores looks en la ceremonia que se realizó  en el Teatro Nokia en Los Ángeles.

¿Los destacados de la noche? El Homenaje a Celia Cruz de parte de Jennifer Lopez que cantó tres temas de la reina de la salsa. Pitbull, además de ser el conductor de la noche, se subió a cantar junto a Ke$ha y Katy Perry también se animó al show y presentó su sencillo Unconditionally.

¿La gran premiada? Taylor Swift que fue la ganadora a Mejor Artista del Año y Justin Timberlake que se llevó tres premios entre ellos a Mejor Artista Masculino Pop/Rock mientras que Rihanna se destacó como Mejor Artista Femenino de Soul/R&B'.

Una perlita: La entrada triunfal de Lady Gaga, como nunca falta en los eventos que asiste, vestida de Versace en un caballo (de mentira), que se movía por dos hombres lookeados de blanco.

Una vez más, un evento en que no falta nada, sobre todo glamour… Por eso te mostramos la galería con los mejores looks para que opines. ¿Qué te parecen? 

Nuevo fenómeno de fe

Como hace siempre, antes de irse a dor­mir aquella noche de 1999, María José Reynoso (35) se puso a rezar con los ojos cerrados tres Ave María, el Padre Nuestro y el Gloria. Al parpadear vio “una mujer hermosa vestida con un manto blanco y con tres flores a la altura del pecho, una blanca, otra roja y otra amarilla”. Sorprendida y asustada por la repentina aparición, fue a llamar a su marido, Daniel Mandelli (46), para que la viera. Pero cuando volvieron a la habitación, la imagen había desaparecido. “Por largo tiempo llamé a la Virgen y le dije que si necesitaba algo de mí, yo lo iba a cumplir. Llegué a pensar que nunca más la iba a ver y lo tomé como una gracia”, cuenta María José a Para Ti en la primera entrevista que con­cede. Sentada en un sillón de su humilde casa en Centeno (un pueblo de cuatro mil habitantes ubicado a 100 kilómetros de Rosario) recuerda cómo fue su segunda visión: “Once años después, exactamente el 6 de abril de 2010, estaba rezan­do antes de dormir la siesta cuando apareció de nuevo la Virgen, ¡el corazón se me salía del lugar! Me quedé quietita y la escuché: quería darse a conocer como María Rosa Mística, me dijo que estaba derramando bendiciones en Centeno y me  pidió que fuera a buscar una imagen que estaba en la parroquia para que le rezara todos los días el Santo Rosario. Después tiró como una brillantina con las manos, que son bendiciones. Ahí empezó mi misión”, concluye esta mujer que se con­virtió en la última profeta de María en hacerse conocer en el país. Desde aquel momento las apariciones de la Virgen empezaron a hacerse más frecuentes.

De a poco, le fue enseñando a María José a preparar remedios caseros, le dio el don de tener visiones, de dar la oración de sanación (con la que muchos de los fieles caen al suelo sin poder moverse por unos instantes, como pasa con María Livia en Salta; María José dice que es un descanso del espíritu) y el 1° de  julio le encomendó hacer un pozo en un cam­po lindero donde el agua tendría propiedades de sanación (llamativamente tiene un nivel de arsénico de 0,05 microgramos, una cantidad mucho menor al resto del pueblo, donde el agua no es potable). “Aquel día apareció vestida de morado, inclinó su cabeza, me tomó de una mano y con la otra me mostró el lugar donde tenía que hacer la perforación. A las diez de la noche de ese día María descendió para bendecir el agua y me dijo que ahí se iba a encontrar con las personas que sufren tanto corporal como espiritualmente”, recuerda con una sonrisa. Alrededor del pozo se está construyendo el Campo Oratorio, también conocido como El Campito, en un terreno que la comuna de Centeno le otorgó a la Fundación Rosa Mística. Allí se encuentra además una ermita con la imagen de María Rosa Mística, un crucifijo y unas canillas donde los peregri­nos pueden llenar sus recipientes con el agua bendita que emerge del pozo. Miles de fieles de la Argentina y países limítrofes se reúnen en este lugar todos los domingos y los 13 de cada mes (en honor al día de María Rosa Mís­tica, que es el 13 de julio) para rezar el Santo Rosario y pedir milagros. Quienes vivieron esta experiencia aseguran que pueden sentir olor a rosas –aroma con el que se presenta la Virgen–, otros dicen que pudieron verla o que apareció en sus fotos. “Quiero que quede claro que yo no tengo el don de curar, soy sólo un instrumento,  una misionera de la Virgen. Ella intercede a través de mí y mi misión es transmitir sus palabras. Es una cruz pesada, pero la volvería a llevar”, dice con certeza y con los ojos siempre al borde de quebrarse en lágrimas.

¿Siempre fuiste creyente? Desde que ten­go uso de razón, pero no es algo heredado. Mi papá estaba ausente y mi mamá trabajaba todo el día como empleada doméstica y luego como cocinera. En la infancia padecí mucho y siendo muy chiquita le dije a Dios que quería que él fuera mi papá del cielo para que yo también pudiera tener un padre como los demás chicos. Y quería que María fuera mi mamá para que me cuidara ya que la mía no podía. Desde ese momento los empecé a escuchar. A mí nunca me habían hablado de Dios y la Virgen, pero ellos me eligieron a mí antes de que naciera.

¿Cómo es María físicamente? ¡Es normal! Una mamá. Medirá un metro sesenta, es fla­quita, su tez es blanca como la porcelana, tiene ojos color miel, pelo castaño claro por debajo del hombro y lacio. Lo que más me gusta de ella son sus manos, sus pies y su mirada. Tiene manos muy delicadas, con dedos finitos y uñas cortas. Todo lo de ella es hermoso.

¿Siempre se aparece cuando estás sola? No, la veo en cualquier lugar.

¿Ahora está? No. Pero me dijo que vos no creés y que ella (N. de la R.: se refiere a la fotógrafa de Para Ti) más o menos. Me lo dijo y me lo muestra en tus ojos.

MILAGROSA CURACION. Desde que mon­taron El Campito hace tres años, a María Ro­sa Mística le adjudican numerosos milagros. El más impactante para María José fue el de Agustín (5). “El año pasado su mamá, Laura, estaba con mucho dolor porque su primer hijo había fallecido de leucemia cuando tenía dos años. Y tenía miedo porque habían diagnosticado a Agustín con la misma enfermedad y además te­nía un tumor que le abarcaba todo el abdomen. Yo lo fui a ver al sanatorio y sentí una voz que me decía que le pasara el aceite del arcángel San Rafael en el centro del corazón y en la espalda. Yo no recuerdo, pero me comentaron que le dije al padre de Agustín que el nene iba a avanzar a pasos agigantados para bien –recuerda emocionada Reynoso–. A los ocho días desapareció el tumor. Y a los quince días no tenía más leucemia. ¡Un milagro! Su oncóloga no encuentra explicación médica”. Además de este caso, son cientos los  peregrinos que dan testimonio de curaciones tan inesperadas como milagrosas.

Como hace siempre, antes de irse a dor­mir aquella noche de 1999, María José Reynoso (35) se puso a rezar con los ojos cerrados tres Ave María, el Padre Nuestro y el Gloria. Al parpadear vio “una mujer hermosa vestida con un manto blanco y con tres flores a la altura del pecho, una blanca, otra roja y otra amarilla”. Sorprendida y asustada por la repentina aparición, fue a llamar a su marido, Daniel Mandelli (46), para que la viera. Pero cuando volvieron a la habitación, la imagen había desaparecido. “Por largo tiempo llamé a la Virgen y le dije que si necesitaba algo de mí, yo lo iba a cumplir. Llegué a pensar que nunca más la iba a ver y lo tomé como una gracia”, cuenta María José a Para Ti en la primera entrevista que con­cede. Sentada en un sillón de su humilde casa en Centeno (un pueblo de cuatro mil habitantes ubicado a 100 kilómetros de Rosario) recuerda cómo fue su segunda visión: “Once años después, exactamente el 6 de abril de 2010, estaba rezan­do antes de dormir la siesta cuando apareció de nuevo la Virgen, ¡el corazón se me salía del lugar! Me quedé quietita y la escuché: quería darse a conocer como María Rosa Mística, me dijo que estaba derramando bendiciones en Centeno y me  pidió que fuera a buscar una imagen que estaba en la parroquia para que le rezara todos los días el Santo Rosario. Después tiró como una brillantina con las manos, que son bendiciones. Ahí empezó mi misión”, concluye esta mujer que se con­virtió en la última profeta de María en hacerse conocer en el país. Desde aquel momento las apariciones de la Virgen empezaron a hacerse más frecuentes.

De a poco, le fue enseñando a María José a preparar remedios caseros, le dio el don de tener visiones, de dar la oración de sanación (con la que muchos de los fieles caen al suelo sin poder moverse por unos instantes, como pasa con María Livia en Salta; María José dice que es un descanso del espíritu) y el 1° de  julio le encomendó hacer un pozo en un cam­po lindero donde el agua tendría propiedades de sanación (llamativamente tiene un nivel de arsénico de 0,05 microgramos, una cantidad mucho menor al resto del pueblo, donde el agua no es potable). “Aquel día apareció vestida de morado, inclinó su cabeza, me tomó de una mano y con la otra me mostró el lugar donde tenía que hacer la perforación. A las diez de la noche de ese día María descendió para bendecir el agua y me dijo que ahí se iba a encontrar con las personas que sufren tanto corporal como espiritualmente”, recuerda con una sonrisa. Alrededor del pozo se está construyendo el Campo Oratorio, también conocido como El Campito, en un terreno que la comuna de Centeno le otorgó a la Fundación Rosa Mística. Allí se encuentra además una ermita con la imagen de María Rosa Mística, un crucifijo y unas canillas donde los peregri­nos pueden llenar sus recipientes con el agua bendita que emerge del pozo. Miles de fieles de la Argentina y países limítrofes se reúnen en este lugar todos los domingos y los 13 de cada mes (en honor al día de María Rosa Mís­tica, que es el 13 de julio) para rezar el Santo Rosario y pedir milagros. Quienes vivieron esta experiencia aseguran que pueden sentir olor a rosas –aroma con el que se presenta la Virgen–, otros dicen que pudieron verla o que apareció en sus fotos. “Quiero que quede claro que yo no tengo el don de curar, soy sólo un instrumento,  una misionera de la Virgen. Ella intercede a través de mí y mi misión es transmitir sus palabras. Es una cruz pesada, pero la volvería a llevar”, dice con certeza y con los ojos siempre al borde de quebrarse en lágrimas.

¿Siempre fuiste creyente? Desde que ten­go uso de razón, pero no es algo heredado. Mi papá estaba ausente y mi mamá trabajaba todo el día como empleada doméstica y luego como cocinera. En la infancia padecí mucho y siendo muy chiquita le dije a Dios que quería que él fuera mi papá del cielo para que yo también pudiera tener un padre como los demás chicos. Y quería que María fuera mi mamá para que me cuidara ya que la mía no podía. Desde ese momento los empecé a escuchar. A mí nunca me habían hablado de Dios y la Virgen, pero ellos me eligieron a mí antes de que naciera.

¿Cómo es María físicamente? ¡Es normal! Una mamá. Medirá un metro sesenta, es fla­quita, su tez es blanca como la porcelana, tiene ojos color miel, pelo castaño claro por debajo del hombro y lacio. Lo que más me gusta de ella son sus manos, sus pies y su mirada. Tiene manos muy delicadas, con dedos finitos y uñas cortas. Todo lo de ella es hermoso.

¿Siempre se aparece cuando estás sola? No, la veo en cualquier lugar.

¿Ahora está? No. Pero me dijo que vos no creés y que ella (N. de la R.: se refiere a la fotógrafa de Para Ti) más o menos. Me lo dijo y me lo muestra en tus ojos.

MILAGROSA CURACION. Desde que mon­taron El Campito hace tres años, a María Ro­sa Mística le adjudican numerosos milagros. El más impactante para María José fue el de Agustín (5). “El año pasado su mamá, Laura, estaba con mucho dolor porque su primer hijo había fallecido de leucemia cuando tenía dos años. Y tenía miedo porque habían diagnosticado a Agustín con la misma enfermedad y además te­nía un tumor que le abarcaba todo el abdomen. Yo lo fui a ver al sanatorio y sentí una voz que me decía que le pasara el aceite del arcángel San Rafael en el centro del corazón y en la espalda. Yo no recuerdo, pero me comentaron que le dije al padre de Agustín que el nene iba a avanzar a pasos agigantados para bien –recuerda emocionada Reynoso–. A los ocho días desapareció el tumor. Y a los quince días no tenía más leucemia. ¡Un milagro! Su oncóloga no encuentra explicación médica”. Además de este caso, son cientos los  peregrinos que dan testimonio de curaciones tan inesperadas como milagrosas.

Glamour a la cabeza

Las argentinas podremos no tener reyes, ni duques, ni protocolos que ameriten el conocimiento de esos particulares adornos llamados fas­cinator, pero si hay algo que tenemos es un gran sentido de la moda. Tal vez por eso, hace un par de temporadas el público más fashio­nista se da cita en las carreras de caballos que organiza Barón B. Allí, y con una clara inspiración en el Royal Ascot o Epsom Downs de Inglaterra o el Prix de Diane francés, todas se animan a llegar con sus cabezas comple­ tamente decoradas. Desde sencillas vinchas con flores hasta rebuscados y muy elegantes tocados. Pareciera que finalmente hemos lo­grado perderle el respeto a la cabeza, resca­tando esta antigua tradición de inspiración hípica y europea. El Prix de Barón B que se realiza en el Hipódromo de Palermo es, hace ya tres años, la gran vidriera de lo que más se usa. Esta vez los grandes protagonistas no fueron los sombreros sino los fascinators: accesorios que suelen tener plumas y diseños llamativos. Más frecuentes en Europa (donde la tradición indica en varios casos el uso obli­gatorio de sombrero), estos originales tocados son piezas artesanales que combinan moda, tradición y arte. En esta tercera edición se vieron diseños de Laura Noetinger, extravagantes tocados de Gabriella Capucci y nostálgicos modelos vintage.

“Si bien hay fiestas que se prestan a usar acce­sorios en la cabeza, las mujeres en los últimos tiempos rompieron con el tabú que indicaba que ponerse un sombrero era hacer el ridículo, asegura Alejandro García, editor de moda de la revista Para Ti, y agrega: “Las argentinas están descubriendo que un buen sombrero o tocado rinde tanto o más que una cartera o un lindo par de zapatos. Además, es un buen truco para ganar un poco de altura. Llevar algo en la cabeza suma glamour a todo outfit.

MAXIMA REFERENTE

 Si bien es cierto que las argentinas no tenemos la costumbre de usar sombreros, no es parte de nuestra idiosincrasia, en los últimos años la tendencia a los tocados y accesorios ha aumentado y con ella empieza a tomar fuerza un oficio olvidado. “Creo que el tema de los tocados y sombreros está renaciendo”, cuenta la diseñadora de sombre­ros Laura Noetinger. De formación europea, aunque instalada en Buenos Aires desde 2006, Noetinger asegura que en el último tiempo ha aumentado el interés de las argentinas por los sombreros y tocados de todo tipo. “Creo que Máxima se ha vuelto una especie de ícono y los sombreros que usa se vuelven referentes para las argentinas. Ella de alguna manera mostró un camino y ahora el resto de las argen­tinas sienten que los puede usar”, reflexiona la diseñadora, que cuenta con una exclusiva clientela entre la que se encuentra la reina de Holanda.

Más excéntrica y lúdica en sus diseños, Geraldine Koncar, diseñadora de Gabriella Capucci, es otra de las favoritas en cuanto a tocados y sombreros. Jaulas de pájaros, teteras y tazas o flores tropicales son algunas de las propuestas que Koncar lleva a las cabezas de sus clientas.  Además del positivo efecto causado por la reina de Holanda, Koncar asegura que el evento de Barón B también con­tribuye a que las mujeres nos animemos a los accesorios llamativos. Ojo, tampoco hay que caer en ningún exceso: “El fascinator, como el resto de los tocados importantes, está pensado para ciertas ocasiones. No es para usarlo en todo momento, ni en todo evento”. 

Las argentinas podremos no tener reyes, ni duques, ni protocolos que ameriten el conocimiento de esos particulares adornos llamados fas­cinator, pero si hay algo que tenemos es un gran sentido de la moda. Tal vez por eso, hace un par de temporadas el público más fashio­nista se da cita en las carreras de caballos que organiza Barón B. Allí, y con una clara inspiración en el Royal Ascot o Epsom Downs de Inglaterra o el Prix de Diane francés, todas se animan a llegar con sus cabezas comple­ tamente decoradas. Desde sencillas vinchas con flores hasta rebuscados y muy elegantes tocados. Pareciera que finalmente hemos lo­grado perderle el respeto a la cabeza, resca­tando esta antigua tradición de inspiración hípica y europea. El Prix de Barón B que se realiza en el Hipódromo de Palermo es, hace ya tres años, la gran vidriera de lo que más se usa. Esta vez los grandes protagonistas no fueron los sombreros sino los fascinators: accesorios que suelen tener plumas y diseños llamativos. Más frecuentes en Europa (donde la tradición indica en varios casos el uso obli­gatorio de sombrero), estos originales tocados son piezas artesanales que combinan moda, tradición y arte. En esta tercera edición se vieron diseños de Laura Noetinger, extravagantes tocados de Gabriella Capucci y nostálgicos modelos vintage.

“Si bien hay fiestas que se prestan a usar acce­sorios en la cabeza, las mujeres en los últimos tiempos rompieron con el tabú que indicaba que ponerse un sombrero era hacer el ridículo, asegura Alejandro García, editor de moda de la revista Para Ti, y agrega: “Las argentinas están descubriendo que un buen sombrero o tocado rinde tanto o más que una cartera o un lindo par de zapatos. Además, es un buen truco para ganar un poco de altura. Llevar algo en la cabeza suma glamour a todo outfit.

MAXIMA REFERENTE

 Si bien es cierto que las argentinas no tenemos la costumbre de usar sombreros, no es parte de nuestra idiosincrasia, en los últimos años la tendencia a los tocados y accesorios ha aumentado y con ella empieza a tomar fuerza un oficio olvidado. “Creo que el tema de los tocados y sombreros está renaciendo”, cuenta la diseñadora de sombre­ros Laura Noetinger. De formación europea, aunque instalada en Buenos Aires desde 2006, Noetinger asegura que en el último tiempo ha aumentado el interés de las argentinas por los sombreros y tocados de todo tipo. “Creo que Máxima se ha vuelto una especie de ícono y los sombreros que usa se vuelven referentes para las argentinas. Ella de alguna manera mostró un camino y ahora el resto de las argen­tinas sienten que los puede usar”, reflexiona la diseñadora, que cuenta con una exclusiva clientela entre la que se encuentra la reina de Holanda.

Más excéntrica y lúdica en sus diseños, Geraldine Koncar, diseñadora de Gabriella Capucci, es otra de las favoritas en cuanto a tocados y sombreros. Jaulas de pájaros, teteras y tazas o flores tropicales son algunas de las propuestas que Koncar lleva a las cabezas de sus clientas.  Además del positivo efecto causado por la reina de Holanda, Koncar asegura que el evento de Barón B también con­tribuye a que las mujeres nos animemos a los accesorios llamativos. Ojo, tampoco hay que caer en ningún exceso: “El fascinator, como el resto de los tocados importantes, está pensado para ciertas ocasiones. No es para usarlo en todo momento, ni en todo evento”. 

Noche de premios para la música

En una noche llena de show y glam, se realizaron los Premios Grammy Latino. El escenario elegido fue el hotel y casino Mandalay Bay de Las Vegas, en Nevada. Shows en vivo, homenaje y mucha emoción en una gala que premia lo mejor de la música latina.

En la 14 edición de los premios, la alegría también fue argentina. Los Illya Kuryak, nominados a cinco premios, se llevaron el galardón a Mejor Canción Urbana por "Ula, ula" y Vicentico se impuso como Mejor Canción Rock Alternativo por “Creo que me enamoré”. También, Bajofondo, el grupo de tango electrónico de Gustavo Santaolalla, ganó a Mejor Canción Alternativa por "En mi corazón” y el pianista y compositor Carlos Franzetti triunfó en Mejor Composición Clásica Contemporánea con "Zíngaros". 

Entre los invitados estuvo el chileno Benjamín Vicuña que fue junto a Pampita, que  lució un espectacular vestido de Carolina Herrera y zapatos Gucci.

Durante la ceremonia, Ricky Martin se subió al escenario en dos oportunidades. Primero, para interpretar “Más y más” con Draco Rosa, ganador a Album del Año por “Vida”, y luego “Bambú” junto a Miguel Bosé. También Marc Anthony interpreto “Vivir la vida”, nombre del disco que lo hizo ganar “Mejor Grabación del Año”.

También hubo lugar para tributos. Este año, el homenajeado y distinguido como Persona del Año fue el español Miguel Bosé.

¿El más premiado de la noche? El colombiano Carlos Vives, que ganó  a Mejor Canción del Año por “Volver a nacer”, a  Mejor Album de Fusión Tropical y a Mejor Canción Tropical.

Luego de una noche de triunfo, Dante Spinetta que fue acompañado por su pareja, la modelo y actriz Luz Cipriota, se animó a dar el sí en Las Vegas, a través de una simbólica y divertida ceremonia.

¡Mirá todas las fotos en la galería!

 

 

En una noche llena de show y glam, se realizaron los Premios Grammy Latino. El escenario elegido fue el hotel y casino Mandalay Bay de Las Vegas, en Nevada. Shows en vivo, homenaje y mucha emoción en una gala que premia lo mejor de la música latina.

En la 14 edición de los premios, la alegría también fue argentina. Los Illya Kuryak, nominados a cinco premios, se llevaron el galardón a Mejor Canción Urbana por "Ula, ula" y Vicentico se impuso como Mejor Canción Rock Alternativo por “Creo que me enamoré”. También, Bajofondo, el grupo de tango electrónico de Gustavo Santaolalla, ganó a Mejor Canción Alternativa por "En mi corazón” y el pianista y compositor Carlos Franzetti triunfó en Mejor Composición Clásica Contemporánea con "Zíngaros". 

Entre los invitados estuvo el chileno Benjamín Vicuña que fue junto a Pampita, que  lució un espectacular vestido de Carolina Herrera y zapatos Gucci.

Durante la ceremonia, Ricky Martin se subió al escenario en dos oportunidades. Primero, para interpretar “Más y más” con Draco Rosa, ganador a Album del Año por “Vida”, y luego “Bambú” junto a Miguel Bosé. También Marc Anthony interpreto “Vivir la vida”, nombre del disco que lo hizo ganar “Mejor Grabación del Año”.

También hubo lugar para tributos. Este año, el homenajeado y distinguido como Persona del Año fue el español Miguel Bosé.

¿El más premiado de la noche? El colombiano Carlos Vives, que ganó  a Mejor Canción del Año por “Volver a nacer”, a  Mejor Album de Fusión Tropical y a Mejor Canción Tropical.

Luego de una noche de triunfo, Dante Spinetta que fue acompañado por su pareja, la modelo y actriz Luz Cipriota, se animó a dar el sí en Las Vegas, a través de una simbólica y divertida ceremonia.

¡Mirá todas las fotos en la galería!

 

 

El nuevo local de Benito Fernández

A sus tiendas de Recoleta, Palermo y Belgrano, Benito Fernández suma una más: la del Paseo Alcorta. Es la primera que abre en un shopping y también la primera en la que sólo se venden los productos de su marca Benito.

Y el diseñador se animó a jugar con un diseño bien conceptual en el local. “Decidí abrir el local en el shopping porque me parece que es ahí donde la gente hoy consume, más aún lo que es prêt à porter”, aseguró el multifacético diseñador. En este primer local de Benito, eligió dejar de lado la decoración típica de sus otros locales -bien basada en el contenido- para centrarse en el concepto de su marca. “Quería que se transmita la idea de que es una marca abierta, sin prejuicios en la que se puede vestir desde Máxima hasta Leticia Bredice”, explicó el designer que dejó el proyecto en manos del estudio de arquitectos DIZA.

Bienvenidas a la Jungle

Cuarenta metros cuadrados sin paredes, ni vidrieras, ni puertas que lo encierren albergan la nueva colección City Jungle. La mano del diseñador se hace presente incluso en los empapelados que reproducen las estampas de sus textiles, aunque en colores sepia para no opacar el protagonismo de la colección que cuelga en los percheros.

Con un desayuno en el flamante espacio, Benito presentó su local y su colección estival que se pudo ver en algunas de las invitadas. Leticia Bredice, Mariana Arias, Flavia Palmiero, Liz Solari, Natalia Lobos, Cynthia Garrido, fueron algunas de las celebrities que dijeron presente.

A sus tiendas de Recoleta, Palermo y Belgrano, Benito Fernández suma una más: la del Paseo Alcorta. Es la primera que abre en un shopping y también la primera en la que sólo se venden los productos de su marca Benito.

Y el diseñador se animó a jugar con un diseño bien conceptual en el local. “Decidí abrir el local en el shopping porque me parece que es ahí donde la gente hoy consume, más aún lo que es prêt à porter”, aseguró el multifacético diseñador. En este primer local de Benito, eligió dejar de lado la decoración típica de sus otros locales -bien basada en el contenido- para centrarse en el concepto de su marca. “Quería que se transmita la idea de que es una marca abierta, sin prejuicios en la que se puede vestir desde Máxima hasta Leticia Bredice”, explicó el designer que dejó el proyecto en manos del estudio de arquitectos DIZA.

Bienvenidas a la Jungle

Cuarenta metros cuadrados sin paredes, ni vidrieras, ni puertas que lo encierren albergan la nueva colección City Jungle. La mano del diseñador se hace presente incluso en los empapelados que reproducen las estampas de sus textiles, aunque en colores sepia para no opacar el protagonismo de la colección que cuelga en los percheros.

Con un desayuno en el flamante espacio, Benito presentó su local y su colección estival que se pudo ver en algunas de las invitadas. Leticia Bredice, Mariana Arias, Flavia Palmiero, Liz Solari, Natalia Lobos, Cynthia Garrido, fueron algunas de las celebrities que dijeron presente.

Sol a medida

Julieta Pautasso, directora técnica de Beiersdorf Argentina –laboratorio reconocido por sus marcas Nivea y Eucerin– nos cuenta el ABC de los cuidados frente al sol…

* FPS. Son las siglas de Factor de Protección Solar, que a veces pueden presentarse en inglés (SPF). * IP. Significa índice de protección solar (que es sinónimo de FPS), pero se lo conoce también por esta sigla porque precisamente indica un ‘índice de tiempo’. De hecho, el índice de cada fotoprotector se indica en forma numérica en los envases y es un múltiplo del tiempo que la persona puede exponerse al sol sin necesidad de quemarse. Sin protección, sólo podemos estar al sol durante 15 minutos para no sufrir quemaduras, por lo que el número de factor que usemos se multiplicará por 15. * UV. Los rayos ultravioleta son emitidos por el sol y viajan a la tierra en forma de luz de diversos tipos. La luz ultravioleta contiene altos niveles de energía que penetran la piel humana, cambiando la estructura original de las células de la piel. Determinadas células de nuestra piel tienen la tarea de producir la melanina a modo de protección natural contra el daño solar, creando el color marrón. Esta es la forma en que se activa el proceso del bronceado. Los rayos UV están clasificados en 3 regiones: UVA, UVB y UVC de acuerdo a su frecuencia y energía. * UVA. Son rayos de onda larga que causan daño a la piel a largo plazo; penetran profundo y están presentes durante todo el año. * UVB. Son los rayos que queman y son más intensos durante los meses del verano, son de onda media. * UVC. Son rayos de longitud de onda corta y son sumamente agresivos, pero no llegan a traspasar las primeras capas atmosféricas de La Tierra ya que son absorbidos y retenidos allí. * BAJA, MEDIA O ALTA. En Argentina, según la ANMAT (Disposición 957/12) los protectores solares se dividen en estas tres categorías: la protección baja va desde el FPS 6 al 14,9; la media, desde el 15 al 29,9 y la alta entre 30 y 50. * PLUS (+). Indica que la protección es ‘muy alta’, mayor a 50,0 y menor que 100. Lo que sería suficiente para protegernos 12 horas si el fotoprotector no se reabsorbiera (razón por la cual hay que reaplicarlo cada 2 horas). * RESISTENTE AL AGUA. Indica que no ha perdido la capacidad protectora (su FPS) después de 40 minutos de natación o permanencia continuada dentro del agua.

Julieta Pautasso, directora técnica de Beiersdorf Argentina –laboratorio reconocido por sus marcas Nivea y Eucerin– nos cuenta el ABC de los cuidados frente al sol…

* FPS. Son las siglas de Factor de Protección Solar, que a veces pueden presentarse en inglés (SPF). * IP. Significa índice de protección solar (que es sinónimo de FPS), pero se lo conoce también por esta sigla porque precisamente indica un ‘índice de tiempo’. De hecho, el índice de cada fotoprotector se indica en forma numérica en los envases y es un múltiplo del tiempo que la persona puede exponerse al sol sin necesidad de quemarse. Sin protección, sólo podemos estar al sol durante 15 minutos para no sufrir quemaduras, por lo que el número de factor que usemos se multiplicará por 15. * UV. Los rayos ultravioleta son emitidos por el sol y viajan a la tierra en forma de luz de diversos tipos. La luz ultravioleta contiene altos niveles de energía que penetran la piel humana, cambiando la estructura original de las células de la piel. Determinadas células de nuestra piel tienen la tarea de producir la melanina a modo de protección natural contra el daño solar, creando el color marrón. Esta es la forma en que se activa el proceso del bronceado. Los rayos UV están clasificados en 3 regiones: UVA, UVB y UVC de acuerdo a su frecuencia y energía. * UVA. Son rayos de onda larga que causan daño a la piel a largo plazo; penetran profundo y están presentes durante todo el año. * UVB. Son los rayos que queman y son más intensos durante los meses del verano, son de onda media. * UVC. Son rayos de longitud de onda corta y son sumamente agresivos, pero no llegan a traspasar las primeras capas atmosféricas de La Tierra ya que son absorbidos y retenidos allí. * BAJA, MEDIA O ALTA. En Argentina, según la ANMAT (Disposición 957/12) los protectores solares se dividen en estas tres categorías: la protección baja va desde el FPS 6 al 14,9; la media, desde el 15 al 29,9 y la alta entre 30 y 50. * PLUS (+). Indica que la protección es ‘muy alta’, mayor a 50,0 y menor que 100. Lo que sería suficiente para protegernos 12 horas si el fotoprotector no se reabsorbiera (razón por la cual hay que reaplicarlo cada 2 horas). * RESISTENTE AL AGUA. Indica que no ha perdido la capacidad protectora (su FPS) después de 40 minutos de natación o permanencia continuada dentro del agua.